El estrés temprano confiere vulnerabilidad a lo largo de la vida al alterar una región del cerebro

Noticia | Tratamientos | 2017-06-19

  • Título original: Early life stress confers lifelong stress susceptibility in mice via ventral tegmental area OTX2
  • Fuente: Science
  • Referencia: VOL 356- Num 6343- Pags. 1185-1188
RESUMEN

MADRID, 16 Jun. (EUROPA PRESS)

El estrés de la vida temprana codifica la susceptibilidad de por vida al estrés a través de la programación transcripcional duradera en una región de recompensa cerebral implicada en el estado de ánimo y la depresión, según concluye un estudio realizado por la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai, Estados Unidos, y publicado este jueves en la revista 'Science'. El estudio de Mount Sinai se centra en la epigenética, el estudio de los cambios en la acción de los genes provocados por alteraciones no en el código de ADN que heredamos de nuestros padres, sino por moléculas que regulan cuándo, dónde y en qué grado se activa nuestro material genético. Dicha regulación deriva, en parte, de la función de factores de transcripción, proteínas especializadas que se unen a secuencias de ADN específicas en nuestros genes y fomentan o cierran la expresión de un gen dado. Estudios anteriores en seres humanos y animales han sugerido que el estrés temprano en la vida eleva el riesgo de depresión y otros síndromes psiquiátricos, pero la neurobiología que vincula a los dos ha permanecido esquiva hasta ahora. "Nuestro trabajo identifica una base molecular para el estrés durante una ventana de desarrollo susceptible que programa la respuesta de un ratón al estrés en la edad adulta", detalla la autora principal del estudio, Catherine Peña. "Descubrimos que interrumpir el cuidado materno de los ratones produce cambios en los niveles de cientos de genes en el VTA [el área ventral tegmental] que prepara esta región del cerebro para estar en un estado de depresión, incluso antes de detectar cambios de comportamiento. Esencialmente, esta región del cerebro codifica una vida, de susceptibilidad latente a la depresión que se revela sólo después de encontrar estrés adicional", añade.

IDENTIFICAN EL PRINCIPAL REGULADOR DE CAMBIOS EN GENES CEREBRALES

Específicamente, los investigadores del Monte Sinaí identificaron un papel del factor de transcripción de desarrollo 'orthodenticle homeobox 2' (Otx2) como regulador principal de estos cambios de genes duraderos. El equipo de investigación mostró que los ratones crías que fueron sometidos a estrés en un periodo sensible (desde el día 10-20 postnatal) habían suprimido Otx2 en el VTA. Aunque los niveles de Otx2 finalmente se recuperaron en la edad adulta, la supresión ya había puesto en marcha las alteraciones genéticas que duraron hasta la edad adulta, lo que indica que el estrés de la vida temprana interrumpe la programación de desarrollo específica de la edad orquestada por Otx2. Además, los ratones estresados durante el periodo de tiempo sensible a la vida temprana eran más propensos a sucumbir a un comportamiento similar a la depresión en la edad adulta, pero sólo después de estrés adicional en el adulto. Todos los ratones actuaron normalmente antes del estrés social adicional del adulto, pero un "segundo golpe" de estrés era más probable que desencadenara un comportamiento similar a la depresión para los ratones estresados durante el periodo de tiempo sensible. Para probar la predicción de que Otx2 era realmente responsable de la sensibilidad al estrés, el equipo de investigación desarrolló herramientas virales que se utilizaron para aumentar o disminuir los niveles de Otx2. Así, encontraron que la supresión de Otx2 temprano en la vida era tanto necesaria como suficiente para aumentar la susceptibilidad al estrés adulto. "Anticipamos que sólo seríamos capaces de mejorar o imitar los efectos del estrés de la vida temprana mediante el cambio de los niveles de Otx2 durante el periodo sensible temprano --apunta. Peña--. Esto fue así para los efectos duraderos sobre comportamientos como la depresión, pero para nuestra sorpresa también podríamos cambiar la sensibilidad al estrés durante cortos periodos de tiempo mediante la manipulación de Otx2 en la edad adulta". Aunque se entiende la existencia de periodos críticos de la primera infancia para procesos como el aprendizaje de lenguas, se sabe poco sobre si hay periodos sensibles en la infancia cuando el estrés y la adversidad afectan más al desarrollo del cerebro y particularmente a los sistemas de regulación emocional. Según los autores, este estudio es el primero en utilizar las herramientas del genoma para entender cómo el estrés temprano de la vida altera el desarrollo del VTA, proporcionando nuevas evidencias sobre las ventanas de tiempo sensibles en el desarrollo emocional. Para acceder al texto completo es necesario consultar las características de suscripción de la fuente original: http://science.sciencemag.org/



Url corta de esta página: http://psiqu.com/2-53775
PRÓXIMOS CURSOS ONLINE