PUBLICIDAD
Última actualización web: 05/07/2022

Abuso y maltrato en el adulto mayor.

Autor/autores: Rita Amaral
Fecha Publicación: 01/03/2008
Área temática: Psicogeriatría y Trastornos Mentales Orgánicos .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

En el presente trabajo enfocaremos el Abuso y Maltrato en la Vejez, resaltando y profundizando puntos particulares como el hostigamiento y el maltrato profesional, por ejemplo, no tan expuestos y difundidos como algunos otros. No existe unanimidad en cuanto a la aceptación de una definición de Maltrato ya que cada científico y estudioso del tema propone la suya propia. - La violencia surge como tema de estudio a mediados del siglo XX. Es una problemática que ha existido siempre pero no ha sido percibida por la sociedad y por ende no se han realizado estudios hasta hace 30 años.

La explosión demográfica de las personas mayores, encuentra una sociedad no preparada aún para integrarlas, produciéndose una conflictiva intergeneracional, que trae como consecuencia el agravamientos del Abuso y Maltrato sobre ellas. Debemos destacar que esto se ve acrecentado por los mitos y prejuicios que existen en el imaginario social sobre esta etapa de la vida. Si bien la vejez se ha convertido en un logro histórico por distintos factores convergentes, debe atenderse el hecho de que Abuso y Maltrato queden enmascarados bajo la justificación de ? necesidad de cuidados?, sobre todo en los muy viejos. Sin lugar a dudas hablar de Abuso y Maltrato significa hablar de Calidad de Vida.

Palabras clave: Abuso, maltrato, adulto mayor

-----
Para más contenido siga a psiquiatria.com en: Twitter, Facebook y Linkedl.

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-3856

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Abuso y maltrato en el adulto mayor.

Rita Amaral.

Licenciada en psicología. Montevideo. Uruguay.

Resumen

En el presente trabajo enfocaremos el Abuso y Maltrato en la Vejez, resaltando y profundizando puntos particulares como el hostigamiento y el maltrato profesional, por ejemplo, no tan expuestos y difundidos como algunos otros. No existe unanimidad en cuanto a la aceptación de una definición de Maltrato ya que cada científico y estudioso del tema propone la suya propia. - La violencia surge como tema de estudio a mediados del siglo XX. Es una problemática que ha existido siempre pero no ha sido percibida por la sociedad y por ende no se han realizado estudios hasta hace 30 años. La explosión demográfica de las personas mayores, encuentra una sociedad no preparada aún para integrarlas, produciéndose una conflictiva intergeneracional, que trae como consecuencia el agravamientos del Abuso y Maltrato sobre ellas. Debemos destacar que esto se ve acrecentado por los mitos y prejuicios que existen en el imaginario social sobre esta etapa de la vida. Si bien la vejez se ha convertido en un logro histórico por distintos factores convergentes, debe atenderse el hecho de que Abuso y Maltrato queden enmascarados bajo la justificación de “ necesidad de cuidados”, sobre todo en los muy viejos. Sin lugar a dudas hablar de Abuso y Maltrato significa hablar de Calidad de Vida.

Nos basaremos en la definición sobre el tema, dada por INPEA ( Red Internacional para la prevención del Abuso y Maltrato en la Vejez, 2006) El abuso y maltrato es cualquier daño realizado a una persona Mayor que debilite o afecte su estado físico, psíquico, espiritual o su bienestar social. Los tipos de abuso pueden incluir, pero no se limitan, al abuso físico, sexual emocional, explotación financiera, abandono, intimación, coerción, discriminación y autoabandono. No desconocemos que cada estudioso o investigador del tema, acuña su propia definición.

Comenzaremos por decir que no es una problemática exclusiva de una disciplina, ya que se interceptan varias de ellas, como ser biológicas, físicas, psicológicas, lingüísticas, antropológicas, sociales, económicas, ambientales que son recíprocamente interdependientes.

Es una problemática rizomántica de la cual no se habla pero que todo el mundo sabe que existe, no hablan tampoco las autoridades y en nuestro país no existen datos estadísticos, ni de prevalencia ni de incidencia de la violencia a las personas mayores.

En general, a mediados del siglo pasado se le comenzó a dar importancia a la violencia en el mundo. En la década del 60 se le presta atención a los niños que se encontraban en esa situación, en el 70 a la violencia contra la mujer y en el 80 a la violencia contra los ancianos. Son pocos los países en el mundo a pesar del tiempo transcurrido que tienen estadísticas sobre este fenómeno. Como ej. EEUU, Canada, el Reino Unido y Australia, etc.

Para hablar del tema debemos determinar son los distintos contextos en los que el anciano está inmerso. Tomaremos de base el Esquema ecológico de Bronfenbrenner (1979/1987). La aplicación de este nos permite ver como se instala la violencia: 1)su microsistema ( medio más directo relacionado con la persona), 2) mesosistema (familia, vecindario e instituciones), 3) exosistema (circunstancias sociales, políticas e interrelaciones entre sistemas de apoyo social), 4) macrosistema ( la cultura en la cual vive, con sus valores sociales, creencias y representaciones sociales).

Desde cada uno de estos sistemas que conforman el esquema, surgen situaciones que pueden llevar a situaciones de violencia hacia los adultos mayores.  

Desde el macrosistema donde se ubican las representaciones sociales, surgirían los prejuicios y mitos que sufre toda persona por haber cumplido más de 64 años de edad, lo que Butler (1968) llamó ageism y que Salvarezza le llama viejismo . Este último autor en su reimpresión de la Psicogeriatría del año 2002, toma este concepto en la categoría de creencia, apoyado en Britton (1994); “subyace en el viejismo el espantoso miedo y pavor a envejecer y por lo tanto el deseo de distanciarnos de las personas mayores que constituyen un retrato posible de nosotros mismos en el futuro”.  

Sabemos que los prejuicios determinan que el viejo/a determina que el imaginario lo lleva a modificar su conducta y sus deseos de acuerdo a ellos. Viejo es igual a dependiente, enfermedad, soledad, egoísmo, terquedad o rígidez, perdida de su sexualidad, falta de su creatividad, falta de posibilidades de aprendizaje y que su mundo gira en torno a su cuerpo.

No debemos olvidar que toda nuestra cultura consumista actual está dedicada a la juventud, a los bellos cuerpos, a la velocidad, a la electrónica, todo lo que el viejo no tiene, no sabe y se considera que es incapaz de adquirir nuevos conocimientos.

Toda esta negatividad lleva a la estigmatización y que sean considerados de menor valor que las personas más jóvenes y por ende, que el maltrato no pueda ser percibido como un problema tan serio como el de las personas más jovenes (Kosberg, 2000), más aún si están discapacitadas. También en las representaciones sociales, existe diferencia entre el varón y la mujer . Desde la perspectiva de género la mujer es especialmente vulnerable y las expectativas sociales le impide, buscar ayuda. Con respecto al exosistema, ( circunstancias sociales, políticas, culturales, económicas, servicios públicos y privados e interrelaciones entre sistemas de apoyo social), en los adultos mayores existe muy poco apoyo en nuestro país y no hay un programa de políticas sobre la vejez.  

Con fecha 19 de Agosto de 2004, fue publicada en el diario Oficial la ley nº 17. 796 llamada “ Promoción Integral de los Adulto Mayores”. Hasta hoy, 2008, sigue sin estar reglamentada y por ende, no se aplica.  

Los casos judiciales de violencia y maltrato sobre adultos mayores se aplica la ley de violencia doméstica ley l7514 del 18. 7. 02, por similitud, pero todos sabemos que no es lo mismo el abuso y maltrato del menor, de la mujer y de la franja etaria a la que nos referimos.

Desde hace años se está proyectando crear un Instituto del Adulto Mayor pero aún no existe voluntad política para organizarlo y sin tener presente que el Uruguay es el país más envejecido de América Latina (Berriel, F. y otros, 2006, pág. 21).

Si hablamos de las ciencias de la salud, nos vasta realizar un pequeño racconto sobre como se ha ido estableciendo la gerontología en nuestro País. En la década del 70 en la facultad de Medicina se crea el Departamento de gerontología y geriatría contándose en la actualidad con una cantidad aproximada de 150 médicos gerontólogos geriatras.

En 1991 nace la especialización en Gerodontología, posgrado de odontología geriátrica, en la facultad de Odontología.  

Surge en 1994 el Servicio de psicología de la Vejez, al cual pertenezco como docente, en la facultad de psicología, como un servicio de grado, al igual que en el Instituto superior de Educación Física y la facultad de Enfermería, que además de tener cursos de grado tiene cursos de posgrado sobre Gerongeriatría para enfermeras.


Esta descripción que he realizado tiene como fundamento mostrar el poco desarrollo que ha tenido entre los profesionales la temática de la vejez y realmente son pocos los que se dedican a ella. El resto de profesionales tienen carencias de conocimientos sobre los adultos mayores y es ahí donde se produce el abuso y el maltrato. Autores españoles hablan de un 2% a un 37 % de maltrato profesional.  

Dentro de los maltratos ocasionados por los profesionales de la salud se describen: la sedación excesiva por ejemplo, en los casos de deambulación en el mal de Alzheimer, medicación no indicada por médico, efectuar cambios en tratamientos y medicaciones sin dar explicaciones claras ni buscar la aceptación del paciente. El ocultamiento, la ausencia de comunicación del diagnóstico, pronóstico y tratamiento, el abandono del paciente terminal son otros ejemplos.  

Todas estas situaciones violan los principios de la ética en la salud:

1)BENEFICIENCIA- Presupone que todo acto terapéutico tiene por finalidad hacer el bien y cuidar los intereses del Paciente

2)NO MALEFICIENCIA – se debe evitar o reducir el mínimo riesgo y daños para el afectado.

3)AUTOMONÍA – Requiere que todos los participantes del acto terapéutico consientan informados y voluntariamente al proyecto terapéutico o de investigación a realizarse.

4)JUSTICIA- Todos los recursos, derechos y obligaciones deben ser ecuánimemente distribuidos y respetados para cada uno.


SERVICIOS PÚBLICOS Y PRIVADOS:

Existen servicios públicos que se brindan según la edad del ciudadano, personas que han cumplido con sus obligaciones correctamente toda su vida, al tener determinada edad, no le dan préstamos para vivienda y los créditos se ven acortados en los plazos de tiempo al igual que las tarjetas de crédito donde este se reduce. Esto quiere decir que por cumplir determinada cantidad de años se pierde la condición de ciudadano común. Sin pensar en los cambios demográficos que estamos viviendo y que la franja etaria que más crece, en el mundo, es la de los mayores de 80 años.

El mesosistema comprende las interrelaciones de dos o más entornos en que la persona en desarrollos participa activamente. Y llegamos al microsistema que es el entorno donde el individuo se mueve, junto a su familia, vecindario, instituciones educativas y laborales. Como hemos visto la sociedad, inmersa en distintos sistemas, puede maltratar al adulto mayor por diferentes circunstancias. También puede ser maltratado en su medio familiar o en una casa de salud ( hogar, residencial, etc. ) 

Enunciaré los tipos de violencia más comunes que se practican: física, psicológica, negligencia, abuso sexual, económica.

CARACTERÍSTICAS DE PERSONAS MAYORES EN ALTO riesgo DE SUFRIR VIOLENCIA: 

Se considera vulnerable a las mujeres, como ya lo expresamos por el sexismo existente, pero a su vez son también inculpadas de maltratar porque normalmente cumplen con el rol de cuidadoras.

Hombres ancianos, que han sido violentos y la familia reproduce la forma en que fueron tratadas. Son personas que tienen estilos de afrontamiento pasivos y de evitación más que estrategias activas de intervención frente a los problemas.  

Puede encontrarse violencia en pareja de larga data (uno de los integrantes violenta al otro), o en persona mayor que vive sola pueden ser vulnerables a otras personas. Al igual que las personas mayores dependientes en lo físico, emocional o en lo económico. El anciano puede ser violento con el cuidador, por querer seguir siendo independiente.


CARACTERÍSTICAS DEL CUIDADOR CON ALTO riesgo DE SER violento CUANDO:

Toma sustancias tóxicas lo que lo lleva a cometer abuso económico y ser negligente en su cometido. El cuidador es dependiente del adulto mayores, por sentimientos de culpabilidad, ira o codicia. Viven con la víctima siendo económicamente dependiente de ella y la tarea de cuidador, muchas veces se realiza por esa razón se convierte en una tarea muy estresante.  

Ser inexperto en la función que debe cumplir, por lo cual se siente sobre exigido, cayendo en negligencia o abuso. Tener enfermedades mentales, deficiencias cognitivas o retraso mental lo que lo convierte en no estar capacitado para su función.

El familiar al ocuparse del anciano en familias numerosas, a pesar de haberse adjudicado o asumido dicho rol, con el tiempo surge la ira contra la persona mayor. El cuidador que lleva mucho tiempo cuidando a una persona, posterga su proyecto de vida y su tiempo libre, generando sentimientos de impotencia, rabia, frustración y aislamiento social, instalándose agotamiento profesional ( burn – out ) 

En toda acción de violencia no son solo 2 los actores, sino 3, como hemos visto: el maltratado, el maltratador y el contexto circundante. Estos forman una estructura, en la cual comparten ideas o creencias, conformando el circuito de abuso (C. Ravazzola y otros. ). Para sostener el circuito y mantener la situación incambiada también intervienen otras variables como ser las emociones, la comunicación y el lenguaje. Existe una especie de anestesia, no ven el malestar o las emociones están cambiadas. El viejo siente vergüenza de lo que le pasa, que lo maltraten y se niega a denunciar a su abusador por tratarse de un ser querido, de la familia y siente la vergüenza que debiera sentir el agresor.

El problema de la anestesia es complejo, y como dice un pensador constructivista ( H. Von Foerster, 1995) “ no vemos que no vemos”

Atento a lo expuesto el problema es relacional y lo que debemos cambiar es el tipo de vínculo existente entre los 3 actores que se entrecruzan y es acá donde nosotros podemos actuar introduciendo un cuestionamiento en las ideas, una alternativa y freno en las acciones, o en las emociones, con lo cual introducimos una posibilidad de cambio en el sistema, para lo cual, debemos revisar nuestras creencias, nuestras emociones, nuestras formas propias de comunicación y nuestro lenguaje. Debemos revisar de qué manera, con nuestras actitudes y mensajes, podemos contribuir a que continúen las relaciones abusivas y la violencia, o al revés, contribuir a frenar los abusos y posibilitar UN CAMBIO.

Toda persona debería saber donde derivar un caso de maltrato en los Adultos Mayores. Debemos sensibilizar a la población, como a los profesionales de esta realidad, para lograr cambiar la imagen del viejo y no temerle a la VEJEZ.

 


Bibliografía

BERRIEL, F. y otros: “Sedimentos y trasformaciones en la construcción psicosocial de la Vejez”. En López Gómez, A. (coordinadora) Proyecto género y generaciones. Ed. Trilce. Montevideo, 2006.

DECALMER, P. , GLENDENNING, F. : “ El maltrato a las personas mayores”. Ed. Piados Barcelona, 2000

GAMARRA, J. :” Responsabilidad Civil Médica”. Ed. FCU Montevideo, 2001.

FOERSTER, H. : “Visión y conocimiento: disfunción de segundo orden”. En D. F. Schnitman, Ed. Nuevos paradigmas, cultura y subjetividad, Buenos Aires, Paidós 1995 

KOSBERG, J. : “Prevención del Maltrato de Mayores”, en Iborra Marmolejo, I. Ed. Violencia contra personas mayores. Editorial Ariel, Barcelona. 2005.

RAVAZZOLA, C. : “ Historias infames: los maltratados en las relaciones”. Ed. Piados, Buenos Aires, 1997

SALVAREZZA, L. : “ Psicogeriatría” teoría y clínica. Ed. Piados. 2º Edición, Buenos Aires, 2002

SAVIO, I. Y otros: “Manual de geriatría y Psicogeriatría”, Editorial: Oficina del Libro FÉMUR, Montevideo, 2004.

www. inpea. net international Network for the Prevention of Elder Abuse.  

 


Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar