PUBLICIDAD
Última actualización web: 23/10/2021

Alteración neurocognitiva, síndrome evolutivo o TDAH

Autor/autores: Cano Ruiz, P , Gómez Peinado, A , Cañas Fraile, S , Sánchez García M.
Fecha Publicación: 21/12/2016
Área temática: TDAH - Hiperactividad .
Tipo de trabajo: 

RESUMEN

La neuropsicología, como ciencia de la relación cerebro-conducta, juega un papel fundamental en la comprensión de los procesos y funciones cerebrales que se encuentran alterados en el TDAH. La relación entre TDAH y lesión cerebral constituye uno de los puntos de mayor controversia, continúa siendo investigado como miras a lograr un consenso científico a cerca de ésta relación.

Este concepto fue el producto de una larga tradición conceptual que se originó a partir de los aportes del neurólogo Constantine von Monakow, a mediados del Siglo XIX, cuando introdujo el término diásquisis, refiriéndose a los efectos que se podían vr en el funcionamiento cerebral debido a la presencia de una lesión, sin importar su localización.

Ésta conceptualización holística del efecto de la lesión cerebral estaba contrapuesta al modelo localización que surgió a partir de la mitad del siglo XIX y en el cual se proponía la existencia de centros en el cerebro, responsables por funciones específicas, tales como la memoria motora de la palabra.

Durante las siguientes décadas, el trastorno fue cambiando de nombre, desde “disfunción cerebral mínima” (Wender, 1971) o “trastorno del impulso hiperquinético”, hasta 1980 cuando aparece la tercera edición del Manual de diagnóstico y estadístico de la American Psychiatric Association (DSM?III; APA, 1980) donde surge de forma oficial el trastorno por déficit de atención?hiperactividad (TDAH)
El TDAH se conforma por tres grupos de síntomas principales, los relacionados con las dificultades atencionales, los derivados de exceso de actividad motora y el bajo control de los impulsos.

Pero la exploración de los niños debe ir más allá de la mera presencia de lo puramente nuclear en el TDAH, es decir el Déficit de Atención, la Hiperactividad o la Impulsividad, y ser capaz de discernir las conductas evolutivamente normales en función de la edad del niño, de los síntomas de TDAH, que deberán ir asociados a una disfuncionalidad o al menos interferencia en el funcionamiento normal de los menores afectos, y por supuesto de las comorbilidades que frecuentemente se asocian al problema, haciendo más compleja su expresión clínica, y complicando su diagnostico y futuro tratamiento.

-----

VOLVER

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-5712

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar