PUBLICIDAD
Última actualización web: 30/11/2021

psiquiatria.com blog

Seguir psiquiatria.com blog

La soberbia: Un ejercicio de autoexaltación

Autor/autores: Laura Puig
Fecha Publicación: 17/09/2021
Área temática: Psicología general .

Laura Puig. Psicóloga y psicoterapeuta

Licenciada en Psicòlogía en la UNED 
Máster en terapia de Conducta en la UNED

- Autora de los libros

"Porque 1+1 no siempre son 2: Guía de soporte para las familias reconstituidas".
"La parella. Una qüestió d'actitud".

ACERCA DE LAURA PUIG: Visita su página web y conoce sus publicaciones

 

 

¿Qué es soberbia?
La soberbia es un sentimiento de atribución de superioridad de uno mismo respecto al resto de personas de nuestro entorno. Este sentimiento de superioridad se ve reflejado en la expresión, en la forma –más bien ostentosa- que estas personas hacen con respecto a sus atributos, sus habilidades y sus éxitos.


Las personas soberbias sienten un gran orgullo hacia su persona y menosprecian constantemente a las personas de su entorno. Esta actitud prepotente y despreciativa provoca que las personas de su entorno los acaben rechazando o que, como mínimo, los eviten puesto que esta actitud propicia que no se sientan a gusto cerca de ellos.


¿Qué rasgos caracterizan a las personas soberbias?
Tienen complejo de superioridad , es decir, que tienen una visión sesgada y muy brillante de ellos mismos. Son muy orgullosos, se (auto)idolatran. Este autoconcepto nutre su vanidad.


Sienten una gran necesidad de reconocimiento. Debido a esta necesidad demandan constantemente, y de forma más o menos explícita, muestras de admiración hacia ellos que den feedback a su idea de superioridad. Precisamente, esto pasa a menudo porque la persona soberbia, en el fondo, siente mucha inseguridad y duda de su excelencia y, por este motivo, necesita que su entorno le reafirme.


Están pendientes de la imagen que proyectan e intentan que esa imagen les permita sobresalir por encima de los otros.


Muestran grandilocuencia en su forma de presentarse y de exhibirse, asegurándose de que su interlocutor los reconozca como seres superiores y admirables.


Muestran una actitud altiva y egocéntrica y exhiben sus atributos y los éxitos logrados. Por otra parte, se ocupan de minimizar los éxitos ajenos. El hecho de que otras personas puedan destacar más que ellos en cualquier área o que disfruten de una mejor posición o mayor consideración o prestigio, les incomoda.
Están convencidos de que, casi siempre, tienen la razón y muestran, a menudo, una actitud dictatorial. Pueden tomar decisiones que afectan a los demás sin consensuarlas con ellos y no suelen considerar seriamente aquellos puntos de vista que difieren del suyo .

No poseen sentido de la autocrítica y los cuesta reconocer que se han equivocado. Si pueden evitarlo, nunca reconocen sus errores (los tapan o los obvian) ni rectifican su posicionamiento. De acuerdo con este punto, también los cuesta mucho pedir perdón.


A veces adoptan un comportamiento que puede ser humillante para los demás. Ésta es otra manera que tienen de autoafirmarse como “seres superiores”
Pueden mostrar frialdad afectiva. Les cuesta pedir, recibir y dar afecto


Suelen ser muy críticos en relación a los comportamientos de las otras personas y, a menudo, los tratan con desconsideración y desprecio.


¿Cómo podemos interactuar con ellos?
Es complicado poder reconducir la actitud de personas soberbias ya que, su tendencia, naturalmente, va a ser la de volverse siempre hacia ellos mismos pero, algunos de los puntos que nos pueden resultar útiles son:


Para comenzar deberíamos relativizar su actitud engreída. Debemos tener presente que presumen de todo porque, en muchos casos, son personas inseguras y necesitan reafirmar su valía constantemente. Es muy posible que, detrás esta actitud arrogante, haya una carencia de confianza en ellos mismos.


Debemos tener en cuenta que, esta actitud puede ser el reflejo de que tienen un problema con su autoestima, problema que enmascaran con la exaltación de su ego.


Cuando estemos conversando con ellos, intentaremos reconducir la conversación introduciendo otro tema que no sea su propia adulación, esto probablemente hará que se percaten de nuestro poco interés que por aquello nos están explicando y así, no les estaremos reforzando que sigan hablando de ellos mismos y les haremos entender que no nos interesa que monopolicen la conversación.


A su vez, si el contacto con esa persona es frecuente y no podemos evitarlo, debemos reforzar nuestra autoconfianza y debemos trabajar en la mejora de nuestra autoestima para que la arrogancia y la soberbia de otros no puedan afectarnos.


En conversaciones informales con estas personas, debemos aprovechar para resaltar lo mucho que valoramos calidades como la modestia, la humildad o la discreción .


Debemos evitar el contacto con ellos en la medida que eso nos sea posible, cuando no podamos evitarlos, intentaremos no ofrecerles una escucha activa que siga dando feedback a una conversación en la que solo se habla de ellos.


 

Palabras clave: Rasgos personalidad, psicología, autoestima, psicología clínica, soberbia

VER Vídeo

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-11186

Comentarios de los usuarios


Excelente artículo. Cuanta soberbia en bastantes profesionales de salud mental, (especialmente en siquiatras) lo que es lamentable por el costo que tal comportamiento tiene en el avance, la propuesta y el desarrollo de herramientas para progresar en la comprensión de la nosología mental (entre otros aspectos).

JUAN CARLOS DELGADO VELEZ
Médico - Colombia
Fecha: 15/10/2021



Total valoraciones realizadas: 1 , Valor medio: 5'00

Publicidad

Publica con Nosotros

La publicación en nuestra plataforma es gratuita y gracias a nuestro excelente posicionamiento en la web, tus contenidos tendrán mejor visibilidad.

Publica tu Contenido
PUBLICIDAD
Próximos Cursos Online
Apúntate ahora y obtén hasta un 50% de descuento en la mayoría de nuestros cursos.
Los niños y los aparatos electrónicos

Nuestras Revistas


PUBLICIDAD