PUBLICIDAD
Última actualización web: 29/06/2022

Descripción de la tipología corporal en relación con los distintos esquemas actitudinales.

Autor/autores: José María García Montes
Fecha Publicación: 01/03/2007
Área temática: Psicología general .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

Todos tenemos una forma bien definida de caminar que nos caracteriza y da personalidad. Este esquema corporal está íntegramente solidario a nuestra psique. De un modo u otro, el cuerpo reacciona al estado mental, y mas aun, es el resultado del comportamiento de la persona.

Cada persona adopta una actitud corporal que le es propia y que se desprende de su vivencia psicocomportamental. Todo gesto está impregnado de psiquismo. Nosotros como fisioterapeutas sabemos que, la repetición del gesto influye a corto o largo plazo sobre la forma del cuerpo, lo que nos permite pensar que el comportamiento psicológico influye sobre la morfología del individuo.

Palabras clave: Behavior, Comportamiento, Fisioterapeuta, Physiotherapy, Psiquismo, Psychic character

-----
Para más contenido siga a psiquiatria.com en: Twitter, Facebook y Linkedl.

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-3460

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Descripción de la tipología corporal en relación con los distintos esquemas actitudinales.

Israel Fornieles Ortiz*; Rubén Fernández García**; José Maria García Montes***.

* Fisioterapeuta en el centro AQUAE, Roquetas de Mar. Almería 

** Fisioterapeuta, Doctor en psicología. Universidad de Almería. Departamento de Enfermería y Fisioterapia.  

*** Fisioterapeuta

PALABRAS CLAVE: Psiquismo, Comportamiento, Fisioterapeuta.

(KEYWORDS: Psychic character, Behavior, Physiotherapy. )

Resumen

Todos tenemos una forma bien definida de caminar que nos caracteriza y da personalidad. Este esquema corporal está íntegramente solidario a nuestra psique. De un modo u otro, el cuerpo reacciona al estado mental, y mas aun, es el resultado del comportamiento de la persona. Cada persona adopta una actitud corporal que le es propia y que se desprende de su vivencia psicocomportamental. Todo gesto está impregnado de psiquismo. Nosotros como fisioterapeutas sabemos que, la repetición del gesto influye a corto o largo plazo sobre la forma del cuerpo, lo que nos permite pensar que el comportamiento psicológico influye sobre la morfología del individuo.

Abstract

All we have an affluent form defined to walk that it characterizes and it gives personality to us. This corporal scheme is completely shared in common to ours psique. Of a way or another one, the body reacts to the mental state, and still more, it is the result of the behaviours of the person. Each person adopts a corporal attitude that is to him own and that is come off its psicocomportamental experience. All gesture is impregnated of psychic character. We as physiotherapeutic we know that, the repetition of the gesture influences to short or long term the form of the body, which allows us to think that the psychological behaviour influences the morphology of the individual.



Objetivos

Los objetivos de esta revisión intentan poner de manifiesto la siguiente reflexión; cada persona adopta una actitud corporal que le es propia y que se desprende de su vivencia psicocomportamental.

Se debe de prestar importancia a los efectos psicológicos que se desprenden de la actitud corporal de cada individuo. La comunicación no verbal es importante para cualquier terapeuta a la hora de hacer mejor la terapia, y para obtener un mejor tratamiento por medio del análisis psicológico.


Material y método

Como material y método utilizamos reflexiones sobre el comportamiento del cuerpo en relación con la historia psico-emocional de la persona.

Uno se estos estudiosos fue William Reich, discípulo de Freud, fue quien introdujo en psicoterapia el concepto de “coraza muscular”, definida como una “tensión muscular crónica” que compromete la musculatura profunda, relacionada con episodios vividos durante la infancia y que tiene una función defensiva.  

Se denomina también “historia congelada” porque con el tiempo la persona olvida, pierde conciencia del sentimiento almacenado en el cuerpo; y son estos sentimientos y emociones no expresados y olvidados los que limitan nuestra manera particular de sentir y actuar en el presente, y que se plasma en la “postura corporal” como cuando decimos: Yo soy…… tímido, autoritario, seductor, arrogante, temeroso.

Esto significa que la postura del cuerpo implicará un modo de moverse, de caminar, de sentir, de relacionarse, de pensar, de respirar, de ser.  

Toda “coraza” es una defensa anacrónica, que nos impide encontrar nuevas formas de respuesta diferente, más acorde a las situaciones del presente y que sin embargo están impedidas por estos patrones habituales de respuesta. Es nuestra prisión y esta se traduce en nuestro comportamiento y nuestra postura.


Desarrollo del tema

1. - Definición de los estados comportamentales.

“Todo gesto esta impregnado de psiquismo” Esta es la frase que se desprende de la obra sobre ella coordinación motriz de Piret-Bèziers.

Por otro lado los fisioterapeutas sabemos que, la repetición del gesto influye a corto o largo plazo, sobre la forma del cuerpo, lo que nos permite pensar que el comportamiento psicológico influye en la morfología.

Cada individuo adopta una actitud corporal que le es propie y que se desprende de su vivencia psicocomportamental.

Por lo cual, es posible, a partir de una lectura del cuerpo, hacerse una idea del comportamiento de un individuo y de su manera de comunicarse con el medio.

Godelieve Struyf nos dice que el hecho de esto no permite en ningún caso su definición, pero si nos informa sobre sus carencias y sus aspiraciones actuales.

En el plano de la personalidad, una persona en demanda de afecto, adopta una posición enrollada a nivel del tronco, mientras que otra, cuya motivación es la acción, estará propulsada hacia delante.

Desde el punto de vista relacional, una persona cuya motivación es la de comunicar, adopta una actitud corporal en apertura de miembros y de cinturas escapular y pélvica. A la inversa, sabemos que una persona reservada tiene tendencia a mantenerse retirada y adopta una actitud replegada de miembros y cinturas.

En un primer tiempo, esta motivación no se marca a nivel del cuerpo más que por la activación de ciertos músculos reunidos en una misma familia muscular, para dar al cuerpo cierta actitud.

Los músculos de una familia muscular a fuerza de activación, aumentan su tono de reposo, para luego reclutar otros músculos a cuyas aponeurosis se encuentran unidos. Todos estos músculos retrayéndose, terminan por formar verdaderas cadenas de tensión miofasciales que aprisionan el cuerpo entero en una actitud dada.

Esta idea se ve reflejada en la obra del psicoanalista americano Stanley Keleman, titulada: “anatomía emocional”.

Aquí el autor nos define diferentes tipos morfológicos, siendo cada uno de ellos el reflejo de un comportamiento psico-emocional dado.

Existen seis tipologías en relación con sus cadenas musculares correspondientes, a saber:

1. cerebral/cadena muscular postero-madial

2. impulsivo/cadenas postero-anterior mas la antero-posterior

3. emotivo/cadena antero-posterior

4. afectivo/cadena antero-mediana

5. extravertido/cadena postero-lateral

6. intravertido/cadena antero-lateral

· Impulsivo/ postero anterior-antero posterior.

Estos sujetos van en busca del ideal y están dotados de una gran intuición. En esta personalidad, la emoción domina y engendra la reacción. Son sujetos nerviosos.


· Cerebral/cadena muscular postero-madial.

Los individuos de esta tipología, no tienen mucha conciencia corporal y maltratan su cuerpo y aceptan difícilmente cuidarse por sí mismos. Estos pacientes generalmente dicen “vengo para que me quiten el este dolor, pero yo no haré nada, ni quiero saber nada”. Entre otras particularidades podemos decir que tienen una hipertonía muscular generalizada de la cual no son conscientes. Ven a consulta muy tarde, cuando los síntomas reveladores están ya instalados.

· Extravertido-Intravertido /cadena postero-lateral y antero-lateral.

Estos sujetos tienden a expresar sus sentimientos casi sin tapujos. Muestran de forma abierta y transparente lo que sienten, mostrándolos sin ningún pudor.

Siendo los de tipología introvertido contrarios totalmente; no muestran sus sentimientos tan abiertamente, y son menos cercanos al terapeuta.

· Afectivo/tipología antero-medial y antero lateral.

Se encuentra en estos la necesidad de afecto o de reconocimiento, pero esta vez asociada a un comportamiento relacional de tipo introvertido.

Este sujeto desarrolla una tendencia al aislamiento y al repliegue de sí. Estos sujetos no buscan ya ser amados por los demás, se cierran a la comunicación.


Discusión y conclusiones

Para la mayoría de nosotros, la postura no encierra ningún significado, pero para un psicoanalista esta muchas veces constituye una clave de primer orden sobre la naturaleza de sus problemas.

La postura es la clave no verbal más difícil de descubrir, y su observación nos aporta infinidad de matices psico-comportamentales de la persona a la cual vamos a tratar.

Albert Scheflen descubrió que, con sorprendente frecuencia, las personas imitan las actitudes corporales de los demás. Este denomina a este fenómeno posturas congruentes. Cree que siempre que dos personas comparten un mismo punto de vista, suelen compartir también una misma postura.

La psicoterapeuta Frieda Fromm-Reichmann asumía a veces la postura de su paciente para tratar de obtener una idea más clara sobre los sentimientos de éste.

Después de estudiar a diferentes autores que antes que nosotros se interesaron por esta relación, se puede decir que a partir de una lectura del cuerpo, nos podemos hacer una idea del comportamiento del individuo y de su manera de comunicarse con el medio.

La postura no es solamente una clave acerca del carácter, es también una expresión de la actitud.

Este es un hecho del cual nos podemos aprovechar en beneficio de la terapia, haciendo mas productiva esta, ya que este conocimiento del psiquismo del individuo a tratar, nos dará las pautas de tratamiento con mayor grado de empatía, y en consecuencia, más provechosas.

Enumeramos las tipologías que hemos encontrado en relación con diferentes formas de comportamiento, basándonos en observaciones concebidas desde un punto de vista físico.


Bibliografía

1. French, S. (2006) Fisioterapia: un enfoque psicosocial. Madrid: Interamericana

2. Denys-Struyf, G. (1996) Respir-acciones. Alicante: Lencina-Verdú editores independientes

3. Davis, F. (1998) La comunicación no verbal. Madrid: Alianza Editorial

4. Mezieres, F. (1997) Gymnstique statique. Paris, imprimerie polyglotte vuivert.

5. Rouviere, H. y Delmas, A. (1992) Atlas de anatomía. Paris: Masson.

6. Busquet, L. (2006) Tronco y columna cervical. Madrid: Paidotribo.

7. Busquet, L. (2006) Cifosis, escoliosis, lordosis y deformaciones torácicas. Madrid: Paidotribo.

8. Busquet, L. (2006) La pubalgia. Madrid: Paidotribo.

9. Busquet, L. (2006) Miembros inferiores. Madrid: Paidotribo.

10. Busquet, L. (2006) tratamiento del cráneo. Madrid: Paidotribo.

11. Busquet, L. (2006) La cadena visceral. Madrid: Paidotribo.

 

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar