PUBLICIDAD
Última actualización web: 26/06/2022

Histeria colectiva México 2007.

Autor/autores: Alan Freddy Carrasco Dávila
Fecha Publicación: 01/03/2008
Área temática: Psiquiatría general .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

Una noticia fuera de lo común se divulgó a través de los diferentes medios de comunicación en México durante el primer semestre del 2007, se trataba de una enfermedad cuyo origen no tiene explicación biológica, la cual afectó a varias centenas de adolescentes que se encontraban internadas en el colegio católico "Villa de las niñas", presentaban entre otros síntomas: nauseas, vomito, fiebre y dolores musculares que les impedían caminar, además de estar sometidas a un aislamiento y a una carga académica y laboral muy estresante, pudiendo tener contacto con sus familiares únicamente en dos ocasiones por año.

Este problema de salud no es nuevo, se ha presentado en diversas lugares a lo largo de la historia, constituyendo un serio problema económico debido a que en muchas ocasiones los hospitales, agencias gubernamentales, empresas o escuelas deben permanecer cerrados por un tiempo indeterminado, mientras se llevan a cabo las investigaciones por el ministerio de salud. En el caso que nos ocupa, después de muchas especulaciones por parte de médicos, autoridades de salud y educación, ministros religiosos y la prensa, que pasaron desde la brujería hasta una enfermedad infecto-contagiosa. Se concluyó que debido a su rápida expansión de signos y síntomas sin base biológica alguna, se trataba de un caso de histeria colectiva, y ésta es la historia que se vivió en la "Villa de las niñas" en Chalco, México.

Palabras clave: Adolescentes, Aislamiento, Diagnóstico, Enfermedad psicogénica de masas, Escuela, Histeria colectiva, Síntomas

-----
Para más contenido siga a psiquiatria.com en: Twitter, Facebook y Linkedl.

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-3771

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Histeria colectiva México 2007.

Alan Freddy Carrasco Dávila.

Centro de Investigaciones Universales. Veracruz de Ignacio de la Llave. México

PALABRAS CLAVE: Adolescentes, escuela, aislamiento, histeria colectiva, Síntomas, diagnóstico, enfermedad psicogénica de masas.

Resumen

Una noticia fuera de lo común se divulgó a través de los diferentes medios de comunicación en México durante el primer semestre del 2007, se trataba de una enfermedad cuyo origen no tiene explicación biológica, la cual afectó a varias centenas de adolescentes que se encontraban internadas en el colegio católico "Villa de las niñas", presentaban entre otros síntomas: nauseas, vomito, fiebre y dolores musculares que les impedían caminar, además de estar sometidas a un aislamiento y a una carga académica y laboral muy estresante, pudiendo tener contacto con sus familiares únicamente en dos ocasiones por año. Este problema de salud no es nuevo, se ha presentado en diversas lugares a lo largo de la historia, constituyendo un serio problema económico debido a que en muchas ocasiones los hospitales, agencias gubernamentales, empresas o escuelas deben permanecer cerrados por un tiempo indeterminado, mientras se llevan a cabo las investigaciones por el ministerio de salud. En el caso que nos ocupa, después de muchas especulaciones por parte de médicos, autoridades de salud y educación, ministros religiosos y la prensa, que pasaron desde la brujería hasta una enfermedad infecto-contagiosa. Se concluyó que debido a su rápida expansión de signos y síntomas sin base biológica alguna, se trataba de un caso de histeria colectiva, y ésta es la historia que se vivió en la "Villa de las niñas" en Chalco, México.



La “Villa de las niñas” Chalco Estado de México

La Villa de las Niñas, de Hermanas de María es una Institución misionera de Fondo Internacional fundada en 1964 en Corea con el objetivo de apoyar a las niñas de familias en condiciones de extrema pobreza, huérfanas e indigentes que por cuestión económica no tienen acceso a la educación.
A nivel mundial opera en cinco países: Corea, Filipinas, Brasil, Guatemala y México.  
México cuenta con dos planteles: Villa de las Niñas en Chalco, Estado de México y Villa de los Niños en Guadalajara, Jalisco.
La "Villa de las Niñas" de Chalco, en el Estado de México, es la primera en México y la Séptima fundada por las Hermanas de María, cuyo objetivo es ofrecer educación integral a niñas de escasos recursos.  
Esta Villa sirve en la actualidad a 4, 000 Niñas pobres, provenientes de toda la República Mexicana. Las alumnas de "Villa de las Niñas" Chalco reciben educación Secundaria y Bachillerato, incorporado a la Secretaría de Educación Cultura y Bienestar Social del Estado de México.
Entrenamiento en diversas áreas como:
Secundaria:

* Bordado, Corte y Confección, Mecanografía, Computación y Programación, Cocina
Bachillerato Tecnológico en 2 años:
* Supervisora de industria del Vestido, Contabilidad, Secretaria Ejecutiva, Computación
Además de servicios y actividades que se realizan en la "Villa de las Niñas"
* Música, Oración, Deporte (Fútbol, Básquetbol, Natación, Tiro con Arco, Atletismo,
Handball, Voleibol, Tae Kwan Do, danza), Trabajo (Jardinería, Agronomía,
Manualidades, Dibujo.

Para poder ingresar al internado, las niñas deben haber cursado la primaria y tener entre 12 y 14 años. El sistema educativo implica disciplina y las jóvenes deben participar en las tareas de la Villa, como el aseo del lugar y la siembra y cosecha de frutas y verduras.  
En julio de 2003 un total de 270 adolescentes conformaron la primera Generación de Preparatoria de Villa de las Niñas en culminar sus estudios medios superiores en un plan educativo de 2 años. En este mismo periodo las alumnas egresadas también obtienen el grado de Supervisora de Industria del Vestido, Secretaria Ejecutiva, Técnica en Contabilidad o Técnica en Computación.
La Villa de las Niñas es una asociación civil formada por la orden religiosa Hermanas de María, que opera gratuitamente como escuela y albergue para niñas de escasos recursos, en donde además se les procuran diversas atenciones como vestido, alimentación, educación deportiva, técnica y académica para ofrecerles una formación integral.
Fundada en México en 1990, por Monseñor Aloysius Schwarts, la Villa de las Niñas cuenta con instalaciones completas y un cuerpo docente dedicado a las más de 4 mil niñas que integran la comunidad estudiantil de Villa de las Niñas para cumplir su sueño de preparación y superación.
La Villa de las Niñas recibe periódicamente apoyo económico, calzado, así como equipo audiovisual con fines educativos y de entretenimiento.


Notas periodísticas

En los últimos días del mes de marzo de 2007 y durante el mes de abril del mismo año, empezaron a circular en los distintos medios de comunicación (impresos, visuales o electrónicos), una noticia que conmocionó a la opinión pública mexicana primero y posteriormente a la internacional, en una escuela de monjas coreanas ubicada en el Estado de México, se presentaba una rara enfermedad que no era plenamente identificada por los médicos y que podía tratarse de una epidemia sin explicación biológica de grandes consecuencias. A continuación se trascriben diversas notas periodísticas que describen lo que sucedía en “La villa de las Niñas”.

. - México: Enfermaban de histeria y soledad las niñas internas en un albergue de Chalco. (1)

Karina Álvarez 01/Abril/2007 CHALCO, MÉXICO 
Prohibido el afecto: Un albergue mexiquense enfrenta una inusitada epidemia, cuyo origen no tiene explicación biológica.
Durante su estancia en el internado "Villa de las Niñas" una maestra observó diversas restricciones, las más importantes: jamás abrazar o demostrar afecto a las menores 
La estancia de la maestra Rocío en el internado "Villa de las Niñas", donde impartía la materia de español a seis grupos de 60 alumnas, comenzó en septiembre del 2006 y concluyó el 20 de marzo de 2007, cuando la directora le pidió su renuncia a ella y a 10 profesores más. El motivo, según le dijeron, fue porque no quisieron llenar una hoja en donde, o escribían su conformidad con la institución o redactaban su renuncia.  
En anonimato, platicó a Excélsior las estrictas reglas del colegio, tanto para los maestros como para las alumnas. "Para dar su clase, los maestros no pueden tomar asiento ni un momento, no cuentan con escritorio ni silla, sólo con una mesita para poner sus papeles o libros, ni siquiera pueden descansar en los pupitres de las menores", dijo.  
Pero las mayores restricciones son acercarse a las adolescentes, dar consejos, recibir recados o cartas provenientes de ellas. Y lo más importante: jamás abrazarlas o demostrarles afecto.  
Cuando las niñas comenzaron a enfermarse, una de las características fue que no podían caminar; el primer caso, según contó la maestra, se dio en octubre de 2006, pero los profesores se dieron cuenta hasta marzo de 2007, pues la ausencia de las pequeñas en clase era cada vez mayor.  
"A las niñas las escondían en los pisos de arriba de los edificios; las monjas cargaban a las niñas y a veces las escondían. Fue entonces cuando los profesores de primero y tercero de secundaria notaron las ausencias, ya que faltaban hasta siete niñas por salón", explicó.  
Lo que preocupaba a los profesores era si existía maltrato: "Escuchábamos los gritos de las madres hacia las niñas, no de todas, pero había una en especial que les gritaba muy feo, ellas le tenían pánico".  

Un albergue mexiquense enfrenta una inusitada epidemia, cuyo origen no tiene explicación biológica María Inés Sánchez 31/03/2007 CHALCO, México. (1).
El lunes 5 de marzo un inusual reporte llegó a las oficinas de la Secretaría de Salud del Estado de México. El documento notificaba el aparente brote de una infección respiratoria aguda entre 40 niñas y adolescentes internadas en el albergue Villa de las Niñas, ubicado en esta localidad.  
Se sospechaba de un contagio por estreptococo beta hemolítico, bacteria que presuntamente había desencadenado fiebre reumática en las menores.  
Ellas presentaban un raro cuadro clínico con síntomas como mareos, alta temperatura, vómito, dolor muscular e, incluso, incapacidad para caminar. Todo había iniciado en los primeros días de febrero de 2007.  
Especialistas del Centro Nacional de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades, del Departamento de epidemiología Aplicada (de la Dirección General de epidemiología del gobierno del estado) y del Centro Nacional para la Salud de la infancia y la adolescencia se trasladaron hasta el lugar, ubicado en el kilómetro dos de la carretera Chalco-Tláhuac.  
Víctor Manuel Torres Meza, subdirector epidemiológico de la Secretaría de Salud mexiquense, recuerda que los expertos hicieron pruebas en busca de la bacteria, pero ninguna resultó positiva.  
Fue entonces que se pensó en una epidemia de brucelosis (una enfermedad que se contagia de los animales al ser humano y que provoca fiebre, sudoración, tos y dolores articulares o musculares, entre otros), de leptospirosis (un mal caracterizado por fiebres agudas que puede ser mortal si afecta al hígado, los riñones o el sistema nervioso central) o bien de riquetsiosis (infección transmitida por artrópodos hematófagos como las garrapatas).  
Varias niñas fueron llevadas a los hospitales General de La Perla, Adolfo López Mateos y el Infantil "Federico Gómez", de la Ciudad de México, donde se les volvieron a aplicar exámenes médicos, en esta ocasión de alta tecnología (entre ellos electro-miografías, las cuales permiten un análisis avanzado del sistema nervioso periférico).  
De nuevo, todos los resultados fueron negativos para las enfermedades que se tenían como sospechosas. "Sin embargo, lo que empezó a llamar la atención desde ese fin de semana (en que se empezaron a aplicar los exámenes) fue que cuando las niñas estuvieron internadas (en los hospitales) evolucionaron rápida y satisfactoriamente y no tuvieron ninguna manifestación de la sintomatología que se había presentado en el sitio (en la Villa de las Niñas)". Así, se pensó en otra causa.

El sorprendente diagnóstico. (1).
Agotadas las posibilidades de una epidemia causada por un agente biológico, los médicos pensaron en otra enfermedad y dieron paso a exámenes psico-sociales.  
Éstos arrojaron un diagnóstico sorprendente: la fiebre, el dolor y la incapacidad de caminar de las menores enfermas (que para entonces habían pasado de 40 a por lo menos 500) tenían un origen psíquico. . . emocional. "Crisis conversiva epidémica" fue el diagnóstico. Los doctores también la llaman "histeria colectiva o de masas". Torres Meza indica que casos como éste suelen ser frecuentes en internados, instituciones, zonas escolares o regiones de desplazados sometidos a altos niveles de estrés.  
Un caso similar al de la Villa de las Niñas se reportó en Sinaloa en 1999, en una secundaria en la que los jóvenes mostraron ansiedad excesiva, estrés postraumático y diversas fobias.  
La "crisis conversiva epidémica" es una enfermedad psicosomática (es decir, que no tiene un origen fisiológico, sino mental) que se transmite por vía auditiva y visual. En ella, el paciente imita el comportamiento patológico de alguien con quien interactúa. La mayoría de las niñas que fueron llevadas a hospitales ya han sido dadas de alta.


En busca de las causas. (1).
Los expertos atribuyen la "histeria colectiva" registrada en la Villa de las Niñas al posible alto grado de exigencia y disciplina al que son sometidas las menores, aunque aún no se tiene una causa definida. La hipótesis se sustenta en que las menores mejoraron significativamente mientras estuvieron internadas en los hospitales, alejadas del internado.  
Por lo pronto, las adolescentes afectadas han iniciado un tratamiento basado en el consumo de ácido fólico, mediante el cual se busca reducir su ansiedad. No obstante, de acuerdo con la doctora Edith Ortega, este suplemento no ataca de fondo la enfermedad, por lo que sugiere un estudio más amplio.  

De vuelta en casa (1).
Hasta el viernes 30 de marzo, al menos 33 menores originarias del poblado de Atzizintla, Puebla, habían sido retiradas del internado y llevadas a sus hogares.  
Verónica Xiquess, administradora de la Villa de las Niñas, aseguró que las internas pueden ser sacadas por sus padres en el momento en que lo deseen. No obstante, rehusó dar una cifra exacta sobre el número de señoritas que han dejado el lugar.  
El pasado 23 de marzo, algunos padres de jovencitas que vivían en el centro de apoyo acudieron al lugar acompañados por la directora del DIF municipal, Juana Navarro Ávila, pero en ese momento les fue negado el acceso. No fue sino hasta después de varios intentos que las menores les fueron entregadas.  
Margie Cheong, madre superiora y directora del centro, se ha negado a dar información sobre el estado de las menores. En este momento, la búsqueda de qué originó la histeria colectiva continúa.  

"Ya no quiero regresar" (1).
Alondra de la Rosa, de 13 años, prefiere trabajar que volver al internado “Villa de las Niñas”. Para ella, según informó su madre, Lucía Elia Escobar Muñoz, fue una experiencia desagradable, pues pasó hambre, sufría presiones psicológicas y era castigada cuando no cumplía con sus deberes. De ser una niña alegre y fuerte, ahora se siente enferma y aunque en materia escolar su madre asegura que avanzó, la experiencia vivida en los ocho meses que estuvo en el internado le han dejado huellas de soledad, por lo que incluso asegura que la menor escribía cartas que arrojaba por arriba de la barda que rodea el internado con el fin de pedir ayuda.  
Escobar Muñoz indicó que las reglas dentro de la institución son duras, pues asegura que las niñas son obligadas a correr varios kilómetros todos los días, sin importar el clima. Cuando se empezaron a enfermar les hicieron hacer 50 sentadillas diarias y aunque ellas se quejaban de que no podían incorporarse o moverse, las obligaban y, si no, las castigaban. Quienes no cumplían eran obligadas a realizar dobles jornadas de limpieza con los animales del lugar, señaló.  
Recordó que su hija una vez le contó que debido a que pasaba hambre, tenía que comerse las migajas de las charolas que había en la cocina, pero fue sorprendida por una de las monjas encargadas del lugar, por lo que fue obligada a comerlas pero con el cloro que se les ponía para lavarlas. Negó que las religiosas golpeen a las niñas; sin embargo, afirma que en las familias, como les llaman a los grupos de 45 menores en que se organiza el albergue, las personas encargadas de vigilar que cumplan con sus deberes y la limpieza les jalan el pelo y les gritan.  
La menor ha manifestado a su madre que sufría de soledad y lloraba, pues desde que entró al internado no pudo recibir visitas y la única aprobada en el año es hasta mayo, "pero ella sabía que yo iba a luchar por ella y la iba a sacar de ahí". Ahora Alondra presenta problemas en las rodillas, por lo que debe entrar a un tratamiento que no puede costear su madre. Lucía Elia lamenta que por su necesidad haya mandado a su hija a ese internado, "pues aunque no nos falta para comer, no puedo costear sus estudios y en ese lugar la calidad de su preparación académica es buena, pero no a costa de su salud".  

Ven combinación de disciplina y afecto. (1).
Como un colegio de excelencia, por encima de cualquier escuela de gobierno, considera el monseñor de Chalco, Luis Artemio Flores, el internado Villa de las Niñas, pues allí se promueven "los valores humanos, éticos y cristianos".  
Para el prelado, en este internado, que busca la excelencia y la calidad, "a las niñas se les nota contentas y satisfechas, y su autoestima crece mucho". Explica que dentro del modelo de enseñanza hay cursos para que los maestros aprendan a educar a los niños y destacó que algunas de las egresadas reciben becas al concluir sus estudios en el internado para que continúen la educación superior. "Se podría decir que hay una disciplina militar, en el buen sentido, es decir, de orden, convicción y valores", destaca al hablar de esta institución inaugurada hace 17 años. "Hay una educación integral y la prueba es que han obtenido los primeros lugares en todos los concursos". En la Villa, dice, las niñas viven una experiencia fraternal, "y las religiosas han dedicado gran parte de su cariño y de su amor a esto".  
La embajada de Corea, por su parte, dijo que aun cuando en el plantel trabajan tres monjas surcoreanas, entre ellas la madre superiora Margie Cheong, el tema sólo compete a las autoridades del Estado de México. "Nosotros sólo ayudamos con ropa, zapatos o algún donativo que llega de Corea", comentó Yi Chongyul, consejero de comunicación internacional de la embajada. — Karina Álvarez y Carlos Uriegas 

La raíz del mal. (1).
La falta de afecto puede detonar en los menores de edad crisis emocionales que los orillen a enfermedades psicosomáticas. Esto quiere decir que los problemas psicológicos pueden volverse males físicos. Para María Martina Jurado Baizabal, coordinadora de psicología de la Facultad de Medicina de la UNAM, la explicación sobre la enfermedad que aqueja a las menores del internado Villa de las Niñas es la siguiente: 
La reacción psicosomática que las menores han padecido la han manifestado por medio de su cuerpo, el cual se utiliza como una vía para proyectar una inconformidad emocional.  
Si ellas tienen una reacción psicosomática quiere decir que tienen un problema psicológico que se manifiesta mediante fiebres y otros síntomas.  
El problema psicológico puede surgir por falta de seguridad, fuertes angustias, o separación del vínculo materno o paterno. Algunos niños que sufren una separación abrupta llegan a tener sensación de abandono. Las reacciones de angustia se dan en niñas más frágiles.  
Si a un niño se le pide hacer algo de una manera afectuosa, la respuesta generalmente es positiva; pero si la petición no lleva ningún estímulo, el niño tendrá un desfasamiento.  
Es muy parecido a lo que se llama fobia escolar, en la cual los niños sufren y les da mucho miedo separarse de sus padres para asistir a la escuela.


Crisis conversiva epidémica o histeria colectiva. (1).
El padecimiento remite al análisis de las histéricas realizado por Sigmund Freud: la represión sexual se traducía en otras manifestaciones somáticas, es decir, físicas.  
Cuando un niño tiene una gran necesidad afectiva, ésta se puede convertir en una sintomatología somática. Cuando se habla de conversión se refiere a que un problema psicológico se convierten en físico. Cuando se habla de crisis conversiva se alude a la conversión que hacían esas histéricas. Sin embargo, todos utilizamos reacciones de este tipo para enfrentar situaciones de tensión. Estas actitudes se contagian, pero no en un sentido bacteriológico, sino en el sentido de repetir conductas.  
Esta es una enfermedad inconsciente, y no es razonada por las niñas; es sólo una forma de reaccionar de la mente ante una situación que no puede tolerar ni solucionar.  
Desde el punto psicológico, lo primero que se debe hacer en el caso de la Villa de las Niñas es: 

• Que los padres las visiten más seguido.  
• Si la necesidad de afecto se viera cubierta, desaparecerían este tipo de situaciones.  
• Buscar culpables no soluciona nada. Hay niños que pueden adaptarse muy bien a un régimen estricto, pero existen otros que no.  

La psicóloga María Martina Jurado explica que el internado se enfoca hacia cuestiones académicas, aunque también "probablemente se enfoca a las cuestiones personales, en cuanto a la obtención de metas y de éxitos. Son niñas muy educadas, pero lo que pasa es que están teniendo reacciones ante una falta emocional. Aunque tengan varias actividades académicas, en la institución falta afecto y quienes lo deben dar son los padres", considera.  

Otras hipótesis. (1).
En muchas ocasiones se pueden dar situaciones de poder, en las que existen grupos de niñas que son más fuertes y tratan de someter a las demás. Tal vez haya algún tipo de amenazas y exista angustia de las menores que se han enfermado. Puede ser que haya sometimiento y situaciones de mucha presión y amenazas dentro de la misma comunidad de niñas.  
Karina Álvarez. nuevoexcelsior. com. mx

. - Denuncian ‘histeria colectiva’ en niñas de plantel. (2).

Nuestros países - 04/02/2007 El Diario/LA PRENSA OnLine
México/EFE — Las monjas coreanas de un internado mexicano pueden haber causado trastornos sicológicos a sus alumnas por las severas medidas disciplinarias que aplican para administrar su plantel educativo, denuncia ayer el diario Excélsior.
En los últimos días la prensa mexicana se hizo eco del caso de unas niñas que asisten al internado “Villa de las niñas”, en el municipio de Chalco, en el estado de México (centro), las cuales presentaron simultáneamente un extraño trastorno psicológico que les produce la pérdida del habla en algunos casos y la incapacidad de caminar.
Las menores, unas seiscientas de un total de 4. 500 niñas de bajos recursos que atiende el internado, han sido llevadas a hospitales de la zona desde octubre pasado con mareos, náuseas, vómito y problemas musculares.
Varios expertos en el tema, como el ex-ministro de Salud de México Jesús Kumate Rodríguez, han señalado que se podría tratar de un caso de “histeria colectiva".
Una ex-alumna del plantel, que Excélsior identifica como Blanca, de 14 años, narra que las monjas de la orden “Hermanas de María" imponen un estricto orden a sus alumnas, que incluye una serie de castigos como correr sin zapatos las 40 hectáreas de terreno de la escuela y dormir en el corral de los borregos toda la noche.
“A veces nos desmayábamos de tanto correr, creo que por lo mismo, muchas niñas se ahogaban en las noches”, indica la alumna al rotativo.
Además, las niñas debían bañarse con agua fría y limpiar establos utilizando nada más que sus manos.
Entre las reglas de presentación personal destaca la prohibición de peinados con raya y la obligación de llevar una diadema a cuatro dedos de distancia de la frente y un uniforme de color rosa, señala el diario.
Las monjas objetan que las niñas tengan posesiones personales y les demandan obtener calificaciones de mínimo nueve (sobre una escala de 10) y para reforzar la idea de la homogeneidad de las alumnas, se les pide olvidar la fecha de su cumpleaños, porque el único día que se festeja es el aniversario del internado, el 15 de agosto.
Las noticias de las niñas enfermas llevaron este sábado a unos cien padres de familia a exigir que les dejaran ver a sus hijas, algo que es prohibido por el reglamento del colegio, el cual acepta visitas solamente hasta el primero de mayo, día en que inicia el periodo vacacional. Sin embargo las monjas cedieron a la petición de los padres de familia, pero únicamente bajo estricta vigilancia y por espacio de cinco minutos.

 

. - El extraño caso de la villa de las niñas. (3).

09 de abril 2007. SobreNatural. NET
Parecen felices, pero detrás de estos muros aún no se sabe con certeza el origen del extraño padecimiento de por lo menos 600 menores internas en esta escuela católica conocida como La villa de las niñas. Sostenerse en pie es una hazaña.
“Se te debilitan mucho los pies y al momento de caminar se te doblan y pues no podemos caminar y nosotros tuvimos que estar mucho tiempo en reposo, para que se nos quitara, para que se nos compusieran los pies y pues ahora son muy poquitas las que todavía están enfermas”, expresó Valeria.  
Ellas mismas relatan cómo viven algunas de sus compañeras que están inmovilizadas de la cintura para abajo.  
“Nos pican las rodillas o también es en el talón, y algunas se arrastran”, indicó Julieta Castañeda, de 14 años.  
El primer caso surgió en octubre de 2006 y a finales de febrero de 2007 se agudizó.  
Cuando salió a luz pública la situación de las niñas de esta villa, los padres y familiares acudieron al lugar ubicado en Chalco, Estado de México.  
La sorpresa no fue sólo encontrarlas enfermas sino con la idea de que no quieren irse del lugar.  
“Por mí, yo me la llevaba ahora mismo, porque esos fueron mis planes que traía ahora, llevármela, pero si ella está contenta, si ella dice que no se va, pues respeto su decisión”, comentó la madre de niña enferma.  
La madre Margie Cheong, de origen coreano, es responsable de la institución. Asegura que el padecimiento de las niñas es de origen psicológico. El diagnóstico de fiebre reumática se descartó. “Después de recibir esto yo hablé con todas las niñas para animarlas que es psicológico, que psicológico quiere decir también nos afecta a nuestra salud, psicológico también necesita apoyo”, manifestó la madre Margie.  
Las internas tiene su propia versión.  
“Es que no se sabe qué es lo que tenemos, dicen que es psicológico, pero quién sabe, no creo”, señaló Yadira García, de 12 años.  
“A la madre le dije que me sentía mal y luego de inmediato me atendieron, me dijeron que me calmara, porque estaba desesperada y dije, por qué me pasó a mí y entonces pasó la madre y me dijo que me calmara, que me tranquilizara, porque esto pues era una enfermedad y yo le dije, bueno y ya estaba en reposo”, relató Jimena, de 13 años.  
Al conocerse la noticia, ex alumnas del internado denunciaron abusos por parte de las monjas, como el obligarlas a dormir en un corral de ovejas, lo cual fue rechazado por la directora del colegio.  
Génesis Mauries, una antigua estudiante, dijo que le habían tratado una bola en el cuello con una crema hecha de yerbas coreanas, para luego enterarse fuera del colegio que padecía cáncer.  
Cinco profesores han dejado este lugar, sus declaraciones sobre maltrato a las menores de la villa fue descalificadas por la madre responsable.  
“Quiero culpar, no puedo culpar, pero culpo a esos maestros despedidos que están dando la espalda ante la televisión y están hablando mal de la institución”, declaró la madre Margie Cheong.  
La villa de las niñas alberga a más de tres mil adolescentes de escasos recursos. Sólo tienen permitido ir a casa cada seis meses. En los últimos meses, 300 menores han abandonado el lugar.

- Persiste el misterio sobre la enfermedad en “Villa de las Niñas”. (4).

Ciudad de México, México, abr. 5, 2007. - Persiste el misterio sobre una enfermedad que afecta a decenas de niñas en el internado “Hermanos de María, Villa de los Niños”, en Chalco, Estado de México.  
El instituto, ubicado en una de las zonas pobres de México, es dirigido por una congregación católica de monjas de Corea del Sur. Unas 600 alumnas, de un total de aproximadamente cuatro mil que viven y estudian ahí padecen una extraña enfermedad que les impide caminar. Todo apunta a que esta enfermedad es provocada por un gran estrés derivado del estricto trato de las monjas asiáticas y de los tipos de tratamientos a los que someten a sus alumnas.  
No sólo es el estricto horario, sino que un padre de familia entrega a su hija adolescente en agosto y la vuelve a ver hasta diciembre. No tienen derecho ni a hablarles por teléfono.  
No tienen acceso a internet, no pueden ver la televisión y de contacto con varones, ni hablar.  
Y cuando están enfermas, no se les atiende adecuadamente. Todo esto, de acuerdo con los testimonios de algunas alumnas que han logrado salir con ayuda de sus maestros y maestras.  
"Llega tanto mi desesperación que a veces me pongo a llorar porque no puedo caminar", narra Maricela de la Cruz, alumna.  
"O sea que nos parábamos y nos desvanecíamos", agrega.  
Un profesor anónimo narra: "No podían caminar, pero bueno pensé que era falta de algún mineral de alguna vitamina".  
Otra profesora añade: "Se les dio atención médica hasta el momento que también las madres estaban enfermas".  
"A escondidas algunas nos dieron sus teléfonos sus cartas para enviarles a sus familiares", dice la maestra Mary.  
Según la autoridad, todo inició con el reporte de parte de las religiosas coreanas al subdirector de epidemiología de la Secretaría de Salud del Estado de México, el doctor Víctor Manuel Torres Meza.  
El 5 de marzo sólo existían 40 casos. Los síntomas que presentaban las jovencitas que cursan distintos grados desde primaria, secundaria hasta preparatoria eran dolor de garganta, de cabeza, fiebre y dificultades al caminar con la denominada “Marcha de tijera”.  
Las niñas fueron enviadas a distintos hospitales en el Estado de México y el Distrito Federal donde les practicaron varias pruebas y se descartaron daños de tipo orgánico. También se hicieron estudios por parte de una brigada del internado que confirman que no hay contaminación de agua o de alimentos, pero el caso sigue abierto.  
“A partir del próximo lunes 9 de abril de 2007 nuestros expertos de salud mental, del hospital Infantil de México, del Instituto Mexicano de psiquiatría y del hospital Navarro estarán haciendo una serie de baterías para encontrar el factor desencadenante de una situación que está provocando una manifestación física. Ya agotamos esta primera etapa que es el origen orgánico, con toda una serie de datos que nosotros tenemos documentados, tenemos la certeza de que no es una enfermedad transmisible”, explica el doctor Víctor Manuel Torres, subdirector de epidemiología de la Secretaría de Salud del Estado de México.  
Médicos de la UNAM que atienden a varias de las menores afectadas adelantaron su diagnóstico; estrés colectivo, que suele presentarse en lugares cerrados.  
"La forma coloquial de llamarlo es histeria. ¿cómo se caracteriza este tipo de trastornos? Por alteraciones físicas que no tienen una explicación médica, se presenta las más de las veces ante una situación de estrés importante, la persona deja de hablar enmudece, no puede mover alguna parte de su cuerpo o no puede caminar", dice por su parte el médico psiquiatra de la UNAM, Antonio Jaimez Albarrán.  
La monja Margie Cheong, directora del internado, relató cómo en octubre pasado comenzó esta extraña enfermedad. Al principio las pocas niñas que presentaron síntomas fueron revisadas por los médicos y cómo en los exámenes no apareció nada, fueron enviadas a su casa.  
Según la religiosa, a finales de febrero, las alumnas reportaron que los maestros las hostigaban y que en ese momento los profesores fueron despedidos. Sin embargo eso no detuvo la enfermedad y poco después, 200 niñas presentaron los síntomas.  
La madre Cheong cuenta que pidió a la primera dama Margarita Zavala, ayuda del IMSS y que poco después un médico revisó a las alumnas y diagnosticó una probable epidemia de fiebre reumática. Luego de esto, la religiosa habló con un funcionario de la secretaría de Salud, para informarle la situación. Según la directora más de 40 médicos revisaron las instalaciones y no encontraron nada irregular, en ese momento la alarma aumentó y los padres comenzaron a llevarse a las niñas.  
Margie Cheong aseguró que la conclusión es que no se trata de una infección viral, y que al parecer el padecimiento es de tipo psicológico.  
Finalmente aseguró que el próximo 8 de abril abrirán las puertas de la villa de las niñas para que los familiares puedan visitar el lugar, ver a sus hijas y recibir una explicación profesional.

-Extraña enfermedad en el Estado de México. (3).

Unas 600 alumnas de un internado juvenil administrado por religiosas coreanas . . . en el estado de México, en el centro del país, padecen una extraña enfermedad que les impide caminar, según fuentes locales.  
Las monjas que administran Villa de las Niñas, donde residen 3. 500 alumnas, abrieron las puertas del internado, un mes antes de lo previsto en el reglamento, a causa de la presión generada en la comunidad por la extraña enfermedad que afecta a las chicas.  
Cientos de padres de familia de escasos recursos llegaron en las últimas horas al internado, en el municipio de Chalco, a 50 kilómetros de la Ciudad de México, para conocer la situación de sus hijas, a las que sólo pueden visitar dos veces al año.  
La crisis comenzó en febrero pasado, cuando se multiplicaron los casos de niñas y jovencitas que quedaron impedidas de caminar, algunas perdieron el habla y otras sufren vómitos, mareos y desmayos.  
En fuentes médicas creció la hipótesis de que se trata de una "histeria colectiva", ya que estudios clínicos realizados a algunas de las jóvenes, con síntomas parecidos a fiebre reumática, descartan la presencia de virus o bacterias.  
La madre superiora del internado, Margie Cheong, rechazó que las internas sufran maltratos físicos y psicológicos, como algunas de ellas denunciaron.  
También argumentó que no avisó a los familiares sobre la enfermedad de sus hijas pues en un principio se creyó se trataba de una epidemia, la cual sólo puede ser declarada por el ministerio de Salud.  
En su defensa, Cheong, dio a conocer a la prensa local una comunicación que, según dijo, mantuvo por correo electrónico con la doctora Vesta Richardson, directora del Centro Nacional para la Salud de la infancia, quien le manifestó que la práctica de un juego que alumnas realizaban a escondidas de las monjas "pudo ser un mecanismo desencadenante" de la crisis colectiva.  
Para el director del Programa de atención a Víctimas de Desastres Naturales y Humanos de la UNAM, Jorge Álvarez, esa hipótesis es "una barbaridad", por lo que recomendó buscar las causas del mal generalizado en la disciplina que se inculca a las jóvenes.  
Aunque algunas alumnas entrevistadas por la prensa local dijeron que las monjas coreanas -de la orden Hermanas de María- las someten a duros trabajos y castigos, muchas otras defendieron a las religiosas, manifestaron su intención de permanecer en el colegio y calificaron su padecimiento como algo "pasajero".  
Cheong argumentó que en dos décadas en Villa de las Niñas, fallecieron tres alumnas, una al caerle un rayo y dos más por enfermedad, y pidió no juzgar al internado "sólo por estar administrado por monjas coreanas".  
El ministerio de Salud de México ordenó que las jóvenes internas sean sometidas a exámenes psicológicos para esclarecer el extraño trastorno que sufren.


. - Alerta en México por histeria colectiva. (5).

El internado Villa de las niñas se ubica en la población de Chalco
Hoy Online. Quito. Ecuador. Domingo 8 de Abril de 2007.
Ciudad de México. - Las autoridades de salud de México lanzaron una investigación sobre un estricto internado católico de religiosas surcoreanas, donde unas 600 niñas sin aparentes problemas de salud dejaron de caminar, en un caso que las autoridades definieron como de “histeria masiva”. El fenómeno, que se manifiesta con atrofia muscular y mareos, se inició en octubre de 2006 afectando a dos niñas; cuatro meses después ya eran 200 las menores enfermas, a las que se sumaron otras 400 en marzo pasado.
“Los médicos que han hecho análisis dicen que es una imitación entre ellas, es psicológico; finalmente, lo que nos impresiona mucho, nos impacta mucho, es que sí sufren en no caminar, entonces los padres están espantados, están perdiendo la razón porque están muy enojados y molestos por ver a sus hijas así”, dijo Margie Cheong, la religiosa que dirige el colegio.
El internado Villa de las niñas, que se ubica en la población de Chalco, en el estado de México (centro), es dirigido por la congregación religiosa de Corea del Sur Hermanas de María, un grupo católico que aplica una estricta disciplina en la que destacan solo dos salidas al año para las jóvenes y la prohibición de responder correspondencia.
Otro factor que ha irritado a las familias de las menores es la utilización de remedios naturistas y de medicina oriental para tratar los padecimientos. (AFP)

. - De histeria a enfermedad viral e intoxicación. (6).  

Escrito por Mario Ruiz | Villa de las niñas | Sensibilad Química Múltiple 
Jueves, 26 de Abril de 2007 
Se cree que los síntomas de las casi 600 niñas son compatibles con: Guillian Barré, miositis y cuarta enfermedad. También se han encontrado evidencias sobre el consumo de alimentos caducados.
Chalco. El diputado local José Dolores Garduño explicó que en su carácter de médico atendió a tres de las niñas que presentan debilidad en los miembros inferiores y concluyó que no se trata de una enfermedad psicosomática, sino de un problema viral.
En un comunicado, el legislador del Partido Acción Nacional (PAN) explicó que los síntomas de las casi 600 niñas presentaban son compatibles con tres posibles enfermedades: Guillian Barré, miositis y cuarta enfermedad.
"No se trata de insalubridad, estamos hablando de una enfermedad infecto-contagiosa" insistió, por tanto, deben tomarse medidas sanitarias para evitar contagios incluso en las familias de las menores, dijo.
Ante esta situación, diputados de la Comisión de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología, de la LVI Legislatura del estado de México, acordaron solicitar a las secretarías de Educación, Salud y a Derechos Humanos de la entidad, un informe sobre el asunto del internado Villa de las Niñas. Lo anterior con el propósito de que la sociedad tenga información veraz y se eviten especulaciones irresponsables.
La presidenta de esa comisión, Selma Noemí Montenegro Andrade, visitó las instalaciones de ese colegio y constató las condiciones de higiene, limpieza y orden, a las que calificó de "adecuadas".
En ese sentido, consideró importante contar con información veraz y concreta del asunto, para no afectar un proyecto educativo que tiene 17 años en la formación académica de niñas de escasos recursos económicos.
Por otro lado, diputados integrantes de la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales, presentarán un punto de acuerdo para solicitar la comparecencia del comisionado de Derechos Humanos en el estado de México, Jaime Almazán Delgado.
El objetivo, dijo el diputado Carlos Alberto Pérez Cuevas, del PAN, es que el ombusman presente un informe detallado en torno a la queja iniciada por el caso Villa de las Niñas de Chalco.
Asimismo, refirió que se citó al Procurador General de Justicia del Estado de México, Abel Villicaña Estrada, para que con la intervención de peritos inicie una indagatoria sobre responsabilidades o conductas ilícitas que pudieran existir en torno al caso.
Pérez Cuevas aseguró que de continuar "la desinformación y acusaciones infundadas sobre lo ocurrido en la Villa de las Niñas", las asociaciones y personas que subsidian este proyecto social podrían dejar de brindar el apoyo que requiere la institución.

Recae una de las menores de Villa de las Niñas. (6).
René Ramón, corresponsal 
Chalco, Méx. María Brisa, de 14 años de edad, una de las menores de Villa de las Niñas que estuvo internada y después fue dada de alta por un mal de origen psicogénico que le impedía caminar, recayó de nuevo, y presenta los mismos síntomas de hace seis semanas, náuseas, fiebre, dolores de cabeza y falta de motricidad en las piernas.
Brisa cursaba el tercer grado de secundaria en la Villa de las Niñas cuando enfermó, al igual que otras 600 niñas del internado, y tuvo que ingresar al hospital general de Chalco.
La madre de la menor dijo no creer el diagnóstico médico que dio a conocer el equipo de especialistas que sostiene que el mal es causado por el trastorno psicogénico de la marcha y visitó el tiradero municipal de Temamatla, donde encontró alimentos caducos de origen asiático que consumían las niñas.  
A pesar de que la Secretaría de Salud se responsabilizó por la situación de las 600 enfermas, en realidad son los familiares quienes se hacen cargo de los gastos médicos. En el caso de María Brisa, dijo la madre, ella ha tenido que pagar todo.

Confirma alumna que consumían polvo para bebidas caducado en internado. (6).
Diario La Jornada.
Los sobres caducados fueron tirados en un basurero público. Su madre insistió en que el médico que le dio atención a la menor consideró que presentaba “fiebre reumática y colesterol muy elevado”
Chalco, Méx. /LA JORNADA. - María Guadalupe Zavala Martínez, de 15 años de edad, acudió a la Villa de las Niñas, en Chalco, estado de México, a recoger sus papeles para estudiar la secundaria en otro lugar, pues decidió ya no regresar a Villa de las Niñas, el internado donde enfermaron cerca de 600 alumnos desde finales de febrero.
Su madre insistió en que el médico que le dio atención a la menor consideró que presentaba “fiebre reumática y colesterol muy elevado”, pero las dos se negaron a proporcionar el hospital o laboratorio donde les dieron el dictamen.
“Eso no se lo puedo decir”, dijo la mujer al tiempo que apretaba contra su pecho los estudios médicos que confirmarían su dicho.
La mujer dio gracias a Dios porque su hija se está recuperando, pues cuando la sacó hace unas semanas no podía caminar; ahora, explicó, “va estar en tratamiento un año” con medicamento, del cual sólo accedió a decir que son tabletas.
“La ilusión de ella era estudiar aquí, en esta escuela, porque quería que le hiciera su fiesta de 15 años”, y para ahorrar dinero ella puso un poco de su esfuerzo para entrar (al internado) pese a que durante el año sólo la veríamos tres veces.
Vecina de San Pablo Atlazalpa, a unos dos kilómetros del internado, la menor confirmó que en Villa de las Niñas sí consumían Kin-light, el polvo comercializado por la empresa Coca Cola para elaborar bebidas sin calorías que les daban las monjas de la congregación religiosa Hermanas de María, a pesar de que el producto había caducado desde 2003.
Sobres de ese producto fueron desechados en los primeros días de marzo en el tiradero municipal de Temamatla, a unos siete kilómetros de este lugar.
Dijo que ahora su esfuerzo está enfocado en obtener todos los documentos oficiales de su hija, pues no iba a regresar. “mejor así”, concluyó.


Definiciones

. - Introducción. (7).

En la época de Hipócrates, se proponía que el útero era un órgano que se desplazaba por el interior del cuerpo. A este desplazamiento se le atribuían los trastornos sintomáticos, esto es, la sofocación o las convulsiones.
La etimología de la palabra recoge, por tanto, esa idea: la histeria como una enfermedad del útero y, por lo tanto, propia de la mujer, que causa trastorno en el comportamiento psicológico.
A lo largo del siglo XIX y desde hacía cerca de mil años atrás, los médicos trataban a sus enfermas por medio de masajes de clítoris hasta que conseguían alcanzar el orgasmo, momento en que aplacaban su mal. A partir de 1880 los casos se fueron multiplicando convirtiéndose en excesivos.
Durante la década de 1890, época en que hubo una epidemia de histeria, los médicos creyeron encontrar el medio efectivo para calmar la enfermedad: el uso de vibradores y consoladores; desde antiguo se conocía el mal suponiendo que todo partía de lo que los griegos llamaron útero ardiente debido a la ansiedad de las mujeres, su estado de irritabilidad, las fantasías sexuales y, sobre todo, una excesiva lubricación vaginal. Lo achacaban al estado de frustración en que se encontraban.
Al ser una enfermedad, las mujeres acudían periódicamente a recibir tratamiento médico, dándose así por aceptada la práctica y encontrando en muchas ocasiones en la consulta lo que no conseguían en su casa.
En la actualidad ha quedado descartada esta postura, considerándose que no existe relación alguna con el útero ni que es una entidad exclusiva de las mujeres.

. - histeria.

Por histeria se concibe un trastorno psiquiátrico son diferentes formas de presentación. De conformidad con los síntomas preponderantes podemos referirnos a:
Histeria conversiva: Presentando por ejemplo los siguientes síntomas físicos: parálisis de un miembro, ceguera.  
Histeria Disociativa: se identifica por el dominio de síntomas psíquicos.  
En la actualidad se considera la existencia de factores biológicos, conductuales, genéticos, neurofisiológicos y psico-dinámicos en su desarrollo.  
Debido a la existencia de infinidad de maneras, la terapéutica se basa en el tipo de problema histérico de que se trate, por lo general el tratamiento más difundido es la psicoterapia psicoanalítica, acompañado de fármacos en los casos más graves.

(7). Wikipedia la enciclopedia online, define a la histeria como (del francés hystérie, y éste del griego, «útero») una afección psicológica que pertenece al grupo de las neurosis y que padece el uno por ciento de la población mundial. Se encuadra dentro de los trastornos de conversión y se manifiesta en el paciente en forma de una angustia al suponer que padece diversos problemas físicos o psíquicos. En tanto que neurosis, no se acompaña nunca de una ruptura con la realidad (como en el delirio) ni de una desorganización de la personalidad. Técnicamente, se denomina conversión histérica.
El cerebro histérico no está enfermo, pero ciertas regiones son, manifiestamente, sede de una actividad anormal, y determinados circuitos parecen encontrarse transitoriamente bloqueados por una especie de parálisis funcional.

- Síntomas. (7).

Los síntomas histéricos, de naturaleza física o psíquica, se manifiestan con un aspecto paroxístico, intermitente o duradero; frecuentemente, son reversibles. Destacan los trastornos motores, sensitivos y sensoriales.
Los trastornos motores son convulsiones o parálisis. Tradicionalmente, la crisis empieza por un aura, conformada por dolores abdominales, palpitaciones, sensación de atragantamiento y alteraciones visuales (ceguera parcial o completa). A continuación, se experimenta una aparente pérdida del conocimiento y en una caída controlada. Luego sobreviene la fase epileptoide, compuesta de paro respiratorio, tetanización, convulsiones y, finalmente, una resolución en forma de fatiga general y respiración ruidosa. Como fase final, se producen contorsiones (movimientos desordenados y gritos) y un periodo de trance, con remedo de escenas eróticas o violentas. El final de la crisis implica el retorno de la conciencia, acompañado de contracciones leves y expresión de palabras o frases inconexas relativas a temas pasionales.  

- diagnóstico. (7).

Dos son los elementos indispensables para el diagnóstico de un síntoma histérico: primero, estos déficit’s de tono neurológico acontecen sin ninguna patología orgánica en el sistema nervioso, central o periférico, y segundo, acontecen en relación con situaciones de estrés o de conflicto psíquico. Todos los exámenes que se efectúan dan resultados normales, lo que no siempre tranquiliza a los pacientes, cuya ansiedad a menudo se agudiza, y resulta frustrante para los médicos, que se sienten impotentes o burlados por dolencias imaginarias. Estos trastornos no son simulados intencionadamente por el paciente, que se muestra seguro de su experiencia subjetiva de hallarse paralizado, ciego o amnésico.

. - histeria colectiva. (8).

Aunque la histeria colectiva se mantiene viva en el siglo veintiuno, su diagnóstico aún suele resultar molesto. Frente a la concluyente evidencia en contra, a menudo se la niega emocionalmente afirmando que es un fenómeno que solamente les ocurre a los demás.  
En el siglo veintiuno, hay un nuevo hombre de la bolsa merodeando en el mismo sub-mundo sombrío que alguna vez fuera dominio de espectros y duendes: la histeria colectiva. Olores fantasmales, enfermedades misteriosas y el pánico al terrorismo están minando la ciencia y costándole — en pérdidas de productividad y salarios— millones de dólares a las empresas y a los trabajadores. Conocida por el término enfermedad psicogénica de masas —más formal (y políticamente correcto)— la histeria colectiva se refiere a la rápida expansión de síntomas y signos de enfermedades sin base biológica alguna.  
Constituye un problema serio no reconocido que crea una carga financiera en los servicios de emergencias, agencias gubernamentales y las escuelas o lugares de trabajo afectados (que muchas veces deben permanecer cerrados durante días o semanas). Mientras tanto, los contribuyentes deben sobrellevar el peso mientras los funcionarios de Salud Pública y Medioambiente hacen sus investigaciones. El miedo y la incertidumbre a menudo llevan a otros trastornos de ansiedad y problemas de salud relativos al estrés. Existen muchos ejemplos recientes.

. - enfermedad psicogénica. (9).

La enfermedad psicogénica es la producida por engramas. En rigor, las enfermedades psicogénicas engrámicas son todas las que la psiquiatría, por un error terminológico, ha catalogado como enfermedades psicosomáticas. Las enfermedades psicogénicas engrámicas se clasifican, a su vez, en orgánicas y no orgánicas, según que afecten o no al organismo físico. Son enfermedades psicogénicas engrámicas orgánicas, úlceras, alergias, soriasis, etc. , y enfermedades psicogénicas engrámicas no orgánica

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar