Última actualización web: 21/04/2021

Madame Bobary

Seguir

Autor/autores: Pamela Paredes , Marina Romance Aladren , Marta Mota RIvas , Sonia Salvador Coscujuela Salvador Coscujuela , Laura Quijada Ruiz
Fecha Publicación: 01/04/2019
Área temática: Psicosis .
Tipo de trabajo:  Comunicación

HUMS

RESUMEN

Mujer de 48 años que inicia hace una semana con viajes frecuentes a la ciudad, compras excesivas, mayor interés por la vida de famosos , su esposo la trae a urgencias porque Ana le pide el divorcio teniendo como motivo nueva relación con presentador de la televisión , con quien ha comenzado una relación discreta por mensajes en redes sociales desde hace 4 años, así como el encontrarse sintiendo una tremenda frustración por su vida en el pueblo, y su rol como esposa que ya no le satisface más, reivindicando en todo momento querer Disfrutar de su vida y finalmente llegar a estar con su prometido.

Palabras clave: Neurosis , Hipomania , erotomania

-----
VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-9534

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

"MADAME BOVARY": ASPECTOS FENOMENOLÓGICOS Y CONSIDERACIONES TERAPÉUTICAS DEL delirio EROTOMANIACO. A PROPÓSITO DE UN CASO
Pamela Paredes
Marina Romance
Marta Mota
Sonia Salvador
Laura Quijada Ruíz
Panelita92@hotmail. com
neurosis , Hipomania , erotomania

RESUMEN
Presentamos el caso clínico de una mujer con delirio erotomaníaco con la finalidad de realizar
una revisión fenomenológica de los aspectos más importantes de este tipo de delirio, que nos
permita aproximarnos al manejo terapéutico adecuado, dadas las repercusiones de los mismos
a nivel socio-familiar.

INTRODUCCIÓN
Según el Manual diagnóstico y estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-IV-TR), el delirio
erotomaníaco es un subtipo de trastorno delirante en el que el tema central es la idea delirante
de que una persona está enamorada del sujeto. La idea delirante suele referirse a un amor
romántico idealizado, a una unión espiritual más que a una mera atracción sexual. En la
literatura psiquiátrica, desde la antigüedad, los delirios erotomaníacos estaban protagonizados
básicamente por mujeres1. Kraepelin incluye los delirios erotomaniacos en los delirios
paranoicos o paranoia. Se describe como un delirio lucido, generalmente con ausencia de
alucinaciones, con conservacion de la actividad psiquica, con evolucion extensiva de las
interpretaciones delirantes, incurable pero sin evolucion demencial.

En el siglo XIX Clerambault describe la erotomania como la ilusion delirante de ser amado, trazando un
cuadro clinico minucioso con tres fases: esperanza, despecho y rencor2.


CASO CLÍNICO
Eva es una mujer 48 años casada desde hace más de 20 años , la menor de 6 hermanos,
buena relación familiar, madre de 2 hijos, trabaja como cuidadora de personas, buen
rendimiento laboral. Tiene como antecedentes médicos un diagnóstico sin confirmar de Lupus
Eritematoso sistémico. Una visita puntual en salud mental hace 20 años por un cuadro
adaptativo que fue tratado con escitalopram, y apoyo psicológico con remisión del cuadro al
cabo de unos meses.
Es traída por su esposo y sobrino a la Urgencia debido a que últimamente la encuentran más
nerviosa, eufórica, deshinibida, y con conductas no observadas con anterioridad (compras de
atuendos, mayor preocupación por su imagen corporal, varias salidas a centros comerciales);
hace una semana son conocedores de que Eva ha mantenido contacto de una forma insistente
y acosadora con presentador de TV, desde hace 4 años. Esta figura pública para Eva es un
amigo cercano con el que mantiene una relación íntima , le escribe SMS por redes sociales, se
arregla, maquilla y peina cuando este sale en TV en su horario habitual, sale temprano de
casa en busca de su domicilio. faltando al trabajo y abandonando actividades diarias por este
motivo. Debido a la repercusión de su conducta se acuerda ingreso hospitalario.
Durante las siguientes entrevistas la paciente se muestra tranquila, colaboradora, impresiona
la contención verbal y autocontrol que tiene para ocultar ideación delirante. Cuando la
entrevistamos apreciamos lo introvertido de su personalidad y la entrega total con la que
realizaba su trabajo y su rol de madre.
Al hablar sobre el objeto amado, Eva comenta con mucho recelo y discreción que es solo un
amigo, que conoció hace 4 años en una reunión familiar , y aunque no lo reconoce como
motivo para su ruptura con su esposo de 22 años verbaliza que se mudará de su actual
domicilio en un pueblo cercano para por fin cumplir con su deseo de vivir en una gran ciudad.
Se inicia el tratamiento farmacológico con un ansiolítico y olanzapina 10 mg por la noche; se
realizan pruebas sanguíneas e imagenológicas que son normales. El perfil autoinmune también
resulta sin alteraciones .

A medida que se trabaja el vínculo terapéutico se va sintiendo más cómoda al hablar de su
amigo; lo conoció en una boda de su prima hace 4 años, "fue la primera vez que nos vimos,
yo era y soy una mujer casada y no le permití más allá que un acercamiento amistoso" a partir
de ahí hemos mantenido contacto, le envío SMS aunque no me responda "el no es de escribir,
yo lo conozco" "pero así también nos comunicamos" insisto y "lo he ido a buscar varias veces
porque sabía que eso era lo que el realmente queria", hasta que un domingo caminando por
la calle junto con mi tía lo vi aproximarse, "me dijo quitémonos las gafas y digámonos la
verdad, sepárate de tu marido y vente conmigo", comenta querer hacer las cosas paso a paso,
no apresurarse, "tenemos una conexión, pero yo soy una mujer casada", aunque sé que tengo
una arma "seduzco a todos los hombres". Debido a la gran sedación y a la persistencia al cabo
de 2 semanas de comportamientos dentro de la unidad bizarros (se realiza peinados
excesivamente complejos, en los espacios comunes está pendiente del televisor a cada
momento) se decide el cambio a Paliperidona subiendo la dosis hasta 12 mg con buena
tolerancia y disminución de la sedación.
Familiares observan una normalización de su conducta durante los permisos prolongados; van
cediendo comportamientos sutiles, paciente consigue realizar critica de conducta y de los
pensamientos que lo propiciaron, tendiendo el delirio a minimizarse pero sin desaparecer, con
conciencia parcial de enfermedad; se realizan entrevistas familiares donde se brinda
psicoeducación.
se acuerda que al alta hospitalaria se continuará con medicación y realizará psicoterapia a
nivel ambulatorio. Paciente acepta el plan terapéutico y accede a que su pareja la acompañe
y supervise la toma del tratamiento. Tras varios meses de seguimiento la paciente continua
con buena adherencia a la medicación, no ha tenido nuevas recaídas aunque se ha separado
de su pareja y persiste la ideación de tener una arma de seducción especial.

DISCUSIÓN
El caso presentado corresponde a un típico caso de delirio de clerambault o delirio
erotomaníaco, con un tiempo de evolución de 4 años desde el primer encuentro y que ha
repercutido significativamente en la vida familiar de la paciente. Si realizamos una revisión de
los aspectos fenomenológicos descritos por Kraepelin vemos que existe al inicio una
percepción delirante, autoreferencial, de tipo apreciación amorosa, (Interpretación desde de
la vivencia de ser objeto de deseo, de amor y pretensión sexual) con una reciprocidad afectiva
inmediata.

La evolución es dada por las interpretaciones de "signos de entendimiento secretos" sutiles
con gran significado para la persona que poco a poco va extendiéndose al ámbito social "a los
otros", que puede llevar a paranoia de perjuicio; que en el caso de nuestra paciente se
encuentra presente; cabe recalcar que la extensión social comenzaba a ser incipiente, también
se observa junto con ellos fenómenos de falsificación de recuerdos. Todos los acontecimientos
anteriores giran en torno a las señales sutiles que el objeto de deseo manda a la persona para
concretar su relación amorosa3.
En una fase posterior se añaden, no pocas veces, sensaciones de ensueño falseadas, como la
sensación de haber recibido un beso en sueños y otras similares, Por sobre-compensación, el
paciente se muestra atrevido, enérgico, poseído de una pasión imparable, reivindicadora de
la conquista amatoria; observado en nuestra paciente y sus conductas deshinibidas e
hipersexuales. Finalmente la persona decide ir más lejos; busca, acosa, persigue al objeto
amado, lo que puede terminar en las cosas no se desarrollan favorablemente", surgiendo
complicaciones en la relación erotomaníaca entre el paciente y el objeto, pasando de objeto
de amor, a perseguido por el objeto (paranoia persecutoria).
Lo que nos lleva a plantearnos si en realidad el delirio erotomaníaco llega a desaparecer,
probablemente este no tenga final, que persiste siempre aunque con mayor o menor
intensidad, manteniéndose el vinculo paciente-objeto.
O que puede terminar con la venganza por parte del paciente (en la fase de rencor) con
posibilidad de heteroagresividad (celotipia). También se ha descrito una evolución hacia la
paranoia cambiando el tema delirante desde el delirio perjudicial de perjuicio,
el delirio megalomanía hasta un delirio de reivindicación. La resolución se puede dar en las de tipo
reactivo en donde se recuerda los sucesos como un sueño en donde desaparecen los síntomas
psicóticos activos pero persiste la impronta psicótica en la personalidad del paciente.
el tratamiento farmacológico favorece la reducción de los síntomas psicóticos activos y la
psicoterapia usando la confrontación pueden en algunos casos ayudar a la encapsulación del
delirio como es el caso de nuestra paciente3, 4.

CONCLUSIONES
Los delirios erotomaníacos son mas prevaleces en mujeres, en ellos se pueden distinguir 3
fases "esperanza, despecho y rencor". Las alteraciones conductuales y la repercusión en la
vida familiar y social de los pacientes con estos delirios es importante y significativa, aunque
no se observa un deterioro cognitiva ni funcional. La evolución de este tipo de delirios puede
seguir varios caminos desde la remisión por un cuadro autolimitado hasta el completo cambio
de la temática delirante. en la 3 fase existe un riesgo real de heteroagresividad. El tratamiento
con antipsicóticos y apoyo psicoterapéutico es fundamental para reducir los síntomas
psicóticos activos y reducir o encapsular el delirio para evitar la repercusión socio-familiar
observada.

BIBLIOGRAFÍA
1. P. Ordoñez . El delirio Erotomaníaco en el film de Almodóvar "Hable con ella"
Erotomanic delusion in Almodovar's film "Hable con ella" Rev Clin Med

Fam vol. 2 no. 7 Albacete jun. 2009
2. Ma. G Sorribes, A. Pedros, M. Barberan, P. Martinez. delirio de Clerambault: entre un deseo
de amor irreductible y la atenuacion de un delirio erotomaniaco. Respuesta clinica con
neuroleptico de liberacion prolongada. A proposito de un caso. Rev. Asoc. Esp. Neuropsiq. ,
2013; 33 (120), 779-786
3. J. L. Día Sahún, psicopatología del delirio erótico. delirio de ser amado. "Délire d´être aimé".
La erotomanía: de Kraepelin al DSM-IV
4. E. Kraepelin. Introducción a la clínica psiquiátrica. Prólogo Castilla del Pino, Edición de
Manuel Desviat. "Clásicos de la psiquiatria". Editorial Nieva. 1988.

XX Congreso Virtual Internacional de Psiquiatría
www. interpsiquis. com- abril 2019. Psiquiatria. com

Comentarios de los usuarios


Un caso clínico muy interesante. Los delirios erotomaniacos son muy reacios a tomar medicación y conseguir eso a veces es el punto más difícil del tratamiento. Es fundamental fortalecer la relación terapéutica para conseguirlo. Muchas gracias por el caso.

Pedro Moreno Gea
Psiquiatría - España
Fecha: 31/03/2019



psiquiatria.com - Portal número 1 en salud mental en lengua castellana