PUBLICIDAD
Última actualización web: 06/10/2022

Recibimiento acogedor de invitados no deseados.

Autor/autores: R. Teijeiro
Fecha Publicación: 01/01/2004
Área temática: Psiquiatría general .
Tipo de trabajo:  Conferencia

RESUMEN

La agresión en las unidades de urgencias psiquiátricas son corrientes. Describimos algunas de las técnicas que hemos desarrollado para prevenir estos incidentes basándonos en la filosofía de curar es prevenir.

Palabras clave: Agresión, Prevención, Urgencias psiquiátricas


Para más contenido siga a psiquiatria.com en: Twitter, Facebook y Linkedl.

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-2475

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Recibimiento acogedor de invitados no deseados.

(Hospitality for indesired guests. )

H. Kok*; R. Teijeiro**.

* Terapeuta familiar
** psiquiatra. Zwolse Poort. Zwolle

PALABRAS CLAVE: Agresión, Urgencias psiquiátricas, prevención.

(KEYWORDS: Agressión, Emergency psychiatry, Prevention. )

[9/2/2004]


Resumen

La agresión en las unidades de urgencias psiquiátricas son corrientes. Describimos algunas de las técnicas que hemos desarrollado para prevenir estos incidentes basándonos en la filosofía de curar es prevenir.

Abstract

Agresión in the units of emergency psychiatry is common. We describe some of the techniques that we have developed on order to prevent such incidents, based on the philosophy that prevention is the best cure.

 



Introducción

Los servicios de urgencias psiquiátricas son frecuentemente visitados por esos pacientes que usted no querría de invitados. Nos referimos a esos jóvenes, hombres en su mayoría, con edades entre los 20 y 30 años, a los que se les diagnostica de esquizofrénicos, trastorno bipolar, o trastorno de la personalidad, casi siempre consumidores de drogas y en mucho casos internados por orden judicial. Esos pacientes agresivos que durante la primera semana de su internamiento golpean. Esos no YAVIS si no YUNUS (Young-un-atractive-nonverbale-unintelligent and social low class).

Nos visitan y nos seguirán visitado. Hay incluso quien piensa que su aumento seguirá progresando. Frente a la aplicación de medidas de contención mecánica y aislamiento en las que es fácil caer, les presentamos un modelo para intentar una acogida distinta de nuestros huéspedes.

 

 

El equipo

Hasta ahora se ha venido considerando que un equipo de urgencias psiquiátricas debía de estar formado en su mayoría por hombres ya que estos, además de masa corporal, tienen mayores habilidades para fijar limites, hacer cumplir las normas, ofrecer mayor seguridad, etc. Incluso hay investigaciones al respecto que confirmarían esta hipótesis. Hoy sabemos que hombres rivalizan mas frecuentemente entre si, tienen menor capacidad comunicativa que las mujeres, aumentan la agresión. Un equipo de urgencias psiquiátricas debe ser numeroso, equilibrado respecto al sexo, entrenado en técnicas comunicativas, ofrecer la misma asistencia mañana y tarde, ya que la locura nos se produce a tiempo parcial y todos sabemos que los mayores actos agresivos se producen cuando los pacientes no tienen nada que hacer o el personal esta ausente en el puesto.

La filosofía de tratamiento del equipo es igualmente importante. Mantenemos que el uso de técnicas terapeuticas en las que se produce una interacción comunicativa importante como en la mayoría de las psicoterapias, conduce a un mayor numero de incidentes. Urgencia significa que el paciente ha perdido el control de sus actos y que este deben ser restablecidos hasta un nivel que le permita volver a tomar la responsabilidad de sus actos. La implicaciones de lo anterior es que el método de tratamiento debe ser medico psiquiátrico, estructurador y de apoyo. Lo otro viene después.

 

 

Comunicación con invitados no deseados, ¿ es posible?

Prevenir la aplicación de medidas de contención mecánica y de aislamiento supone el anticiparse a las situaciones que desencadenan su aplicación. El culto europeo al derecho a la autonomía y la capacidad de decidir si mismo, no debe llevar a , como ocurre frecuentemente en el norte de Europa, internar a los pacientes en el ultimo minuto, en deplorable estado, con cuadros clínicos graves. Situación comparable a lo que nosotros definimos como los efectos secundarios de la reforma psiquiátrica en los países del sur, donde muchos pacientes son dejados en manos de dios y sus familias, con los mismos resultados. La psiquiatría de urgencias también debe de estar en la calle, actuando a los primeros síntomas de alteración, elaborando con los pacientes y familias kits de crisis, etc.

A veces solo queda la posibilidad de intervenir. Hágalo explicando siempre por qué.

Facilitamos a todos los pacientes un plan de tratamiento por escrito. Incluso a aquellos pacientes psicóticos y fijados. Pueden destrozarlo y lo destrozan. No importan. Hemos instalado un sistema de plástico irrompible en las habitaciones para que puedan leerlo. Se sorprenderá de lo pronto que el paciente se refiere a él ya que ¡ allí están escritos sus derechos!

Utilizar a la familia es habitual. Implicarla activamente en el tratamiento menos. Visitar juntos al paciente fijado o dejar que ellos lo cuiden mejora la comunicación y acorta la estancia.

 

 

¿Cómo ser un buen anfitrión?

Las posibles interacciones entre paciente y equipo deben “hablarse”desde el momento de entrada en el servicio.

Incluso acordar como se va a actuar si “sale mal”. Sea consecuente en lo acordado ya que esta en juego su credibilidad. Posibles actuaciones se facilitan por escrito, siempre individualizadas, a los pacientes. En casos de pacientes conocidos con los que anteriormente se han producido incidentes solicitamos la “ayuda”de estos para evitar la repetición de los hechos. Funciona.

Saber cuales son sus posibilidades y sus limites evita frustraciones. Saber cuales son las consecuencias de no respetar las normas del juego limita los incidentes.

 

 

¡Continuar hasta que se logra el contacto!

Dentro de una unidad cerrada de agudos, el espacio físico esta limitado, y las posible elecciones son mínimas. Esto origina un conflicto entre el deseo de autonomía y libre elección del paciente, con las limitaciones que le pone el equipo desde la perspectiva de que el paciente no esta en situación de ser totalmente responsable de sus actos . De esta forma se convierte el equipo en “vigilante” y “ayudante”.

Esta contradicción debe explicarse al paciente. Evita incidentes.

Entrenar al equipo en captar las señales de ansiedad de los pacientes internados es de vital importancia para reducir los incidentes. Pacientes agresivos suelen ser pacientes con un nivel elevado de ansiedad y angustia. Anticiparse a que esta, por el sentimiento de perdida de control y/o amenaza, se acabe convirtiendo en una bomba es apagar la mecha a tiempo.

En pacientes psicóticos y/o gravemente agitados en los que aparentemente no hay posibilidad de comunicación por su estado hay que restablecer el contacto lo mas pronto posible. En la practica pasa por la administración de medicación inmediata. Esta es una forma activa de contacto.

 

 

La patología de los equipos

La creencia en la utilidad y aplicación a raja tabla de las normas del servicio es proporcional a su inutilidad. La aplicación de reglas y normas debe tener como fin el uso terapéutico de estas y no facilitar, citemos algún caso, la ingesta de café del equipo. La aplicación estricta a todos los pacientes, bajo la argumentación de no hacer excepciones, es no es mantenible. Todo paciente debe tener su plan individual y el disfrute de prerrogativas es un instrumento de motivación.

La definición de pacientes en términos de manipulador, no se puede confiar en el, etc no solucionan el problema de fondo: ¿por qué tiene este comportamiento? Castigar al paciente sin dar oportunidad a explorar los mecanismos conducen a incidentes.

Equipos reacciona a la agresión con mas agresión. Negarlo conduce a actos de violencia por las dos partes. La única forma de combatirlo es nombrarlo. Digámoslo así: La necesidad de convertir el sentimiento de impotencia en castigo, es humano; pero no tiene efecto terapéutico en el paciente si no todo lo contrario.

La falta de respecto y revalidad entre los miembros del equipo se producen hasta en las mejores casas. La presencia de un paciente difícil en un servicio origina la aparición inmediata del bando de los “valientes” y el de los “miedosos”. Si estos mecanismos no se analizan pueden producirse situaciones en las que la seguridad de todo el equipo se complica.

 

 

Otras medidas preventivas

La responsabilidad del paciente en su recuperación debe estar central. Hay que referir continuamente a sus posibilidades y limites e intentar con el paciente definir en que medida es capaz de recoger la dirección de sus actos. Ofrezca esperanza y tenga compasión.

Intente saber sin en el pasado, durante otros internamientos, se han producido traumáticas para el paciente. Muchos pacientes violentos recaen en viejos patrones mas por el miedo que por “psicopatía” Hablar sobre ello, ofrecer alternativas, explicar que otras formas son posibles, da resultado. Todo el equipo debe estar al tanto de situaciones traumáticas de estos pacientes para evitar su repetición.

La “entrevista de salida” en pacientes recuperados ofrece una información valiosa de lo que el paciente ha vivido durante su estancia en el servicio. Permite encontrar los hilos rojos problemáticos y saber que actuaciones funcionan.

 

 

Bibliografia

1 Nijman, H. L. I. , Duangto, C. , Ravelli, D. P. , Merckelbach, H. L. G. J. , en Vorel. S. K. (1993)
Personeelskenmerken in relatie tot separatie en afzondering. Tijdschrift voor
psychiatrie 36(1994) p. 130-138.

2 Tomasoa, A. , Kuipers, T. (1987), Separaren: therapeuticum of noodmaatregel.
Literatuurstudie, Tijdschrift voor psychiatrie 30 (1988) p. 290-301

3 Nijman, H. L. I. , Allertz, W. F. F. en a Campo, J. L. M. G. (1994), Agressie van patiënten: een
Onderzoek naar agressief gedrag van psychiatrische patiënten op een gesloten opname
Afdeling. Tijdschrift voor psychiatrie 37 (1995) p. 329-342.

4 Reducing the Use of Seclusion and restraint: Findings, Strategies and Recommendations.
Medical Directors Council of the National Association of the State Mental Health
Program Directors, Alexandria, VA, (1999).

5 Engel, C. L. G. , Hofstee, Ch, Achilles R. A. , et al, (2002) Agressie in Kaart, Psychiatrisch
ziekenhuis de Meren.

6 Hrachovec, C. G. (2001). Nederland isoleert zich door separeerbeleid. Geestgrond
19 april(2001).

7 Tardiff, K. , MD. , M. P. H. , Assesment and Management of Violent Patients. American
Psychiatric Press, inc. Washinton, London. p. 33-51.

8 Beer, M. D. , Pereira, S. M. and Paton, C. (2001), Seclusion. Psychiatric Intensive Care. p.
p. 134-155.

9 Goldner, V. , (1997) De Genderdialoog: Passie, machtsubjectiviteit en therapie p 162-255

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar