Última actualización web: 16/07/2020

Diagnostico diferencial en un caso de Trastorno de Personalidad Múltiple

Autor/autores: Jose AngelRodrigo Manzano , Margarita Guerrero Jimenez , Carmen Maura Carrillo de Albornoz Calahorro.
Fecha Publicación: 05/12/2016
Área temática: Psiquiatría general .
Tipo de trabajo: 

RESUMEN

Descripción del caso. Varón de 44 años que ingresa en Hospital de Día en Julio de 2015, tras el alta en la Unidad de Hospitalización, diagnosticado de Deterioro Cognitivo en Trastorno Mixto de la Personalidad.

El paciente está casado desde 1999 y tiene dos hijos de 12 y 14 años respectivamente.

Los problemas psiquiátricos comienzan en 2008, relacionados con la preocupación por su hija y por el exceso de carga de trabajo para pagar los gastos derivados de la enfermedad de ésta (Síndrome de Duane). Hasta entonces se consideraba una persona feliz en el trabajo y en su familia. Se sentía valorado como trabajador, como pareja y como padre.

Su esposa no es consciente del inicio de la sintomatología. Es cuando comienza a trabajar en la misma empresa, finales de 2013, cuando se entera a través del responsable de que desde 2008 el paciente había protagonizado conductas conflictivas. Lo hacía durante períodos de dos meses aproximadamente, luego se normalizaba hasta que volvía a entrar en otra etapa de inestabilidad. Las dificultades se fueron intensificando con el tiempo. Golpes a objetos, conflictos (especialmente con los superiores), abandono del puesto de trabajo, se esconde en el baño, olvidos... Después de saberlo, su esposa revisa la conducta del marido y recuerda que en 2008 comienza a tener problemas de expresión verbal, para construir las frases correctamente, así como períodos breves en los que se comporta de forma normal pero no habitual en él.

En 2011 el cuadro empeora. Comienza a focalizar los conflictos en uno de los superiores. Su mujer detecta cada vez menor tolerancia a la frustración y respuestas más agresivas y globales, incluso en el domicilio, cuando se habla de esta persona.

En 2013 hay un nuevo empeoramiento. La empresa adopta medidas disciplinarias por las reiteradas conductas inadecuadas. Agrede a dos compañeros mediante sendos puñetazos, motivo por el que se adoptaron medidas disciplinarias (expulsión de tres días en cada caso). En este contexto es cuando la mujer se incorpora a la empresa.

En noviembre de 2013 su hija comienza a ser atendida en la USMC por un cuadro de desadaptación consecutivo a enfermedad física con seis meses de evolución: tristeza, ansiedad con taquicardia, temblores, cefaleas, llanto, no tolera estar sola, insomnio, pérdida de apetito, irritable, dificultades de concentración, rumiaciones relacionadas con su enfermedad (miedo a los episodios de ceguera). Hasta entonces parecía sobrellevar bien su enfermedad.

En mayo de 2014 incapacidad temporal por sintomatología depresiva. Acepta por primera vez el tratamiento especializado. Aunque una leve mejoría se producen numerosos acontecimientos vitales en la familia. Él y su mujer rompen la relación con sus familias de origen. En noviembre tiene una nueva baja y según su esposa protagoniza varias ingestas medicamentosas que no comunica por miedo a una reacción violenta del paciente.

En marzo de 2015, tras sufrir su esposa una hemiparesia, el paciente realiza un intento autolítico mediante venoclisis. Comienzan a atenderle en la USMC.

En dos semanas acuden a la USMC por urgencias en siete ocasiones con demandas crecientes por parte de la esposa. Su facultativo recoge sintomatología depresiva, ideación autolítica, hipotimia, apatía, dificultad para relacionarse, muy baja autoestima, autodepreciación, no se siente merecedor del amor de su esposa y culpabilidad por no ayudar suficientemente a su hija enferma...

-----

VOLVER

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-5669

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar
psiquiatria.com - Portal número 1 en salud mental en lengua castellana