PUBLICIDAD
Última actualización web: 04/12/2021

Antagonizaciones rápidas de derivados opiáceos.

Autor/autores: Julio Bobes
Fecha Publicación: 11/05/2010
Área temática: .
Tipo de trabajo: 

RESUMEN

Han transcurrido casi dos décadas desde los descubrimientos relacionados con la capacidad de la clonidina para antagonizar la hiperactividad noradrenérgica a nivel del locus coeruleus, consecuente al síndrome de abstinencia a opiáceos. Eran los primeros 14 casos, publicados por Gold (1), los que permitían deducir, a partir de sus evidencias, que existía la posibilidad de contrarrestar el síndrome de abstinencia con sustancias alfa-2 agonistas.

-----

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-5943

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

REVISTA ELECTRÓNICA DE PSIQUIATRÍA
Vol. 2, No. 1, Marzo 1998
ISSN 1137-3148

Antagonizaciones rápidas de derivados
opiáceos.
J. Bobes

EDITORIAL

Han

transcurrido casi dos décadas desde los descubrimientos relacionados con la
capacidad de la clonidina para antagonizar la hiperactividad noradrenérgica a nivel del
locus coeruleus, consecuente al síndrome de abstinencia a opiáceos. Eran los primeros
14 casos, publicados por Gold (1), los que permitían deducir, a partir de sus evidencias,
que existía la posibilidad de contrarrestar el síndrome de abstinencia con sustancias alfa2 agonistas.
Una década más tarde, fundamentalmente la escuela de Viena, a través de Loimer (2, 3,
4); comunica un procedimiento para conseguir esta antagonización de forma corta o
rápida.
En estos últimos 10 años, después de las formulaciones de Loimer (2, 3, 4) para
conseguir desintoxicaciones de adictos a opiáceos de forma rápida, han acontecido
diversos hechos que merecen, a mi juicio, una especial atención.
En primer término hay que destacar que las dosis propuestas por Loimer (2, 3, 4) han
podido ajustarse mejor a las situaciones de los distintos contextos asistenciales y a la
pureza de la heroína consumida en los diferentes países. Así, la mayor parte de las dosis
para conseguir antagonizaciones rápidas han ido aminorándose, especialmente para los
consumidores que no superan consumos de 2 gr heroína/día.
En segundo lugar ha habido un interesantísimo desarrollo de nuevas sustancias con
capacidad alfa-2 estimulante con mejor perfil de tolerancia y, al menos, igual eficacia
que la clonidina, como es el caso de la lofexidina, que prácticamente han desplazado en
el mercado británico el uso de clonidina.
Podríamos señalar, en tercer término, el gran interés que han cobrado en este campo de
la antagonización rápida, otras sustancias antagonistas de los receptores imidazolínicos
de tipo I, monoxidina y sobre todo rilmenidina, que han demostrado poseer la misma
eficacia comparativa, pero con un perfil cardiovascular más favorable que la clonidina.
Este tipo de sustancias parecen actuar en el locus coeruleus a través de los receptores del
subtipo alfa-2 D.
Por otra parte, resulta totalmente necesario destacar la aparición de grupos clínicos, en
nuestro país, que han practicado este tipo de intervenciones y han alcanzado una gran
experiencia (Alava, Asturias, Canarias, Cataluña, Lugo, etc.). Estos grupos de clínicos
han sido capaces de demostrar que las antagonizaciones rápidas resultan practicables en
nuestro país con gran eficacia, eficiencia y efectividad, resultando ser muy tolerables

para los heroinómanos actuales.
De nuestra experiencia se deduce, claramente, que las tasas de retención en programas
de mantenimiento con naltrexona son similares a los 6 meses para los grupos de
pacientes que han sido desintoxicados por procedimientos tradicionales y por
procedimientos de antagonización rápida, incluso los perfiles, clínicos y
sociodemográficos, de ambos grupos son muy similares al inicio de la desintoxicación
Tras 10 años de evaluaciones empíricas, han comenzado a aparecer las primeras
publicaciones con series amplias y en revistas del máximo prestigio (5, 6, 7, 8).
En este campo no puede ocultarse la gran impronta que ha tenido el registro y
comercialización con carácter multinacinonal, por parte de un psicólogo (9), de una
patente farmacológica, administrada y controlada con carácter invasivo. Este proceso de
intervención bajo patente de un procedimiento médico ha conllevado diferentes
dificultades legales, deontológicas, y, sobre todo, económicas para pacientes y
familiares.
Respecto a este último punto han surgido al unísono análisis de distintos autores (10, 11,
12, 13, 14) situados en diferentes continentes (americano y europeo) que han señalado
algunas de las dificultades, no tanto del procedimiento farmacológico, sino de la forma
de conducirse la organización CITA al respecto. Estos análisis y reflexiones han sido
publicados recientemente en revistas del máximo prestigio médico, como es el caso de
JAMA y The Lancet.
Tras la lectura de las críticas hacia un procedimiento médico patentado y franquiciado
por un psicólogo, y sobre todo del que se desconocen evaluaciones sólidas, se ha abierto
un período muy interesante que podríamos denominar "a la búsqueda del respondedor a
antagonizaciones rápidas, sin métodos invasivos" y a la definición del paciente que, por
contra, ha de ser desintoxicado o bien por procedimientos tradicionales o con
procedimientos invasivos.
Al respecto, recientemente, ha sido desarrollado un symposium monográfico en Londres
con participación de diferentes expertos en ambas modalidades de antagonización
rápida, de distintos países y, tras el desarrollo del mencionado symposium, se convenía
entre los diferentes investigadores que: un porcentaje muy sustancial de pacientes son
susceptibles de ser antagonizados rápidamente, incluso a domicilio, mientras que los
pacientes de altos consumos de heroína, con elevado deterioro orgánico, sin soporte
familiar, etc. deberían ser orientados hacia desintoxicaciones rápidas bajo anestesia.
A modo de conclusión podríamos asumir que este tipo de antagonizaciones rápidas ya
no son discutibles, en cuanto a su eficacia y tolerancia, y que básicamente cabe
perfeccionar el rigor de la metodología con estudios bien randomizados, a largo plazo,
comparativos, estudios en torno a las dosis y estudios de nuevos fármacos con mejor
perfil de efectos secundarios, así como la incorporación de nuevas sustancias al
procedimiento, que mejoren la clínica digestiva, como es el caso de la somatoestatina.
Por último los clínicos tendremos que terminar de definir quiénes son los pacientes que
presentan perfil más idóneo para ser desintoxicados ambulatoriamente, incluso a
domicilio, y cuál es el perfil del paciente candidato a ser desintoxicado bajo anestesia,
intubación, etc.
Con este editorial básicamente se pretende contribuir a clarificar el estado actual de la
indicación de antagonizaciones rápidas en pacientes heroinómanos y las posibilidades de

nuevos desarrollos, perfeccionamiento de los procedimientos y mejor definición del
perfil del "buen respondedor".
REFERENCIAS
1. Gold MS, Pottash AC, Sweeny DR, Klebe HD. Opiate withdrawal using
clonidine. JAMA 1980;243:343-6.
2. Loimer N, Schmid R, Presslich O, Lenz K. Naloxone treatment for opiate
withdrawal syndrome. Br J Psychiatry 1988;155:851-2.
3. Loimer N, Lenz D, Schmid RW, Presslich O. Technique for greatly
shortening the transition from methdone to naltrexone maintenance of
patients addicted to opiates. Am J Psychiatry 1991;148:933-5.
4. Loimer N, Hofmann P, Chaudhry H. Ultrashort noninvasive opiate
detoxification. Am H Psychiatry 1993;150:839.
5. Seoane A, Carrasco G, Cabré L, Puiggros A, Hernández E, Alvarez M, et
al. Efficacy and safety of two new methods of rapid intravenous
detoxifications in heroin addicts previously treated without success. Br J
Psychiatry 1997;171:340-5.
6. Carreño JE, Sánchez J, Ortíz R, Calvo R, Alvarez CE, Pérez SF. Pautas de
inducción rápida. Modelos ambulatorios en Asturias. Psiquiatr Biol
1996;3(6):207-16.
7. Gutiérrez M, Ballesteros J, Figueirido JL, Elizagárate E. Las
desintoxicaciones ultracortas con antagonistas opiáceos. En: Casas M,
Gutiérrez M, San L, editores. Avances en drogodependencias.
Tratamiento farmacológico, 1. Barcelona: Ediciones en Neurociencias;
1995.
8. Dorta MA, Guigou G, Dávila G, Martin L. Desintoxicación ultracorta de
opiáceos en régimen ambulatorio con terapia combinada de guanfacina
naltrexona. En: Libro de Actas de las XXII Jornadas Nacionales
Socidrogalcohol; 1995; Santiago de Compostela.
9. Legarda JJ, Gossop M. A 24-h inpatient detoxification treatment for
heroin addicts: a prelyminary investigation. Drug Alcohol Depend
1994;35: 91-3.
10. O'Connor PG, Kosten TR. Rapid and utrarapid opioid detoxification
techniques. JAMA 1998;279:229-34.
11. Kosten TR, Krystal JH, Charney DS, Price LH, Morgan CH, Kleber HD.
Rapid detoxification from opioid dependence. Am J Psychiatry
1989;146:1349.
12. Brewer C, Rezae H, Bailey C. Opioid withdrawal and naltrexone
induction in 48-72 hours with minimal drop-out, using a modification of
the naltrexone-clonidine technique. Br J Psychiatry 1988;153:340-3.
13. Brewer C. Ultra-rapid, antagonist-precipitated opiate detoxification under
general anaesthesia or sedation. Addict Biol 1997;2:291-302.
14. Brewer C, Williams J, Carreño E, Bobes J. Unethical promotion of rapid
opiate detoxification under anaesthesia (RODA). Lancet 1998;351(9097).

Referencia a este artículo según el estilo Vancouver:
Bobes J. Antagonizaciones rápidas de derivados opiáceos [editorial]. Psiquiatría.COM [revista electrónica] 1998
Marzo [citado 1 Abr 1998];2(1):[7 pantallas]. Disponible en: URL:
http://www.psiquiatria.com/psiquiatria/vol2num1/art_1.htm
NOTA: la fecha de la cita [citado...] será la del día que se haya visualizado este artículo.

info@psiquiatria.com

Sumario

Principio de página

Página principal

© INTERSALUD, 1998. Reservados todos los derechos. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida sin
la autorización por escrito del titular del copyright.

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar