Última actualización web: 03/12/2020

Trastorno obsesivo-compulsivo en la infancia y adolescencia: Psicopatología, manifestaciones clínicas e intervenció

Autor/autores: José Luis Pedreira Massa , E. Felipe
Fecha Publicación: 09/06/2010
Área temática: Psiquiatría general .
Tipo de trabajo:  Comunicación

RESUMEN

Existe un claro consenso acerca de la frecuencia con que se inicia el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) en la adolescencia e incluso en la infancia. Pero contamos con pocosestudios que hagan una descripción clara de su psicopatología y su clínica, aspecto aún más importante en los niños debido fundamentalmente a que en la infancia suelen ser normales las conductas repetitivas y reiteradas. Es por ello por lo que debemos clarificar las formas clínicas en las que estos trastornos pueden presentarse en la infancia y adolescencia para poder realizar un diagnóstico preciso y la intervención más pertinente. Las formas clínicas de presentación suelen ser como

a) Conductas obsesivo-compulsivas tanto en los Trastornos psicóticos como en las formas deficitarias. En ambos casos bien como clínica propiamente dicha o como una "salida" obtenida por el tratamiento psicoterapeútico al que el niño ha sido sometido.

b) Trastornos con componentes ansioso tipo obsesivo-compulsivos, entre los que tenemos reactividad frente al estrés "tics" y el trastorno Obsesivo-compulsivo propiamente dicho.

c) Ideas obsesivas presentes en los Trastornos Afectivos.

d) Asociados a Trastornos Fóbicos. Aspecto fundamental ya que en el caso de los niños existe una importante confusión y solapamiento entre ambos trastornos. Se presentaran casos paradigmáticos de cada una de las presentaciónes clínicas consideradas.

Palabras clave: Trastornos obsesivo-compulsivos; Infancia; Psicopatología; Psicosis; Psicosomática.

-----
VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-6174

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Trastorno obsesivo-compulsivo en la infancia y adolescencia: psicopatología,
manifestaciones clínicas e intervención.
FUENTE: PSIQUIATRIA. COM. 2001; 5(2)

J. L. Pedreira Massa* y E. Felipe**
* Paidopsiquiatra. Sección psiquiatría Infantil. hospital Infantil Universitario Niño Jesús, Madrid (España).
** Psicóloga Clínico. Facultad psicología de la Universidad de Salamanca (España).
PALABRAS CLAVE: Trastornos obsesivo-compulsivos, infancia, psicopatología, psicosis, psicosomática.
KEYWORDS: OBSESSIVE-COMPULSIVE DISORDER. CHILDREN. PSYCHOPATHOLOGY. PSYCHOSIS. PSYCHOSOMATIC. )

Resumen
Existe un claro consenso acerca de la frecuencia con que se inicia el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) en la
adolescencia e incluso en la infancia. Pero contamos con pocos estudios que hagan una descripción clara de su
psicopatología y su clínica, aspecto aún más importante en los niños debido fundamentalmente a que en la
infancia suelen ser normales las conductas repetitivas y reiteradas. Es por ello por lo que debemos clarificar las
formas clínicas en las que estos trastornos pueden presentarse en la infancia y adolescencia para poder realizar
un diagnóstico preciso y la intervención más pertinente.
Las formas clínicas de presentación suelen ser como a) Conductas obsesivo-compulsivas tanto en los Trastornos
psicóticos como en las formas deficitarias. En ambos casos bien como clínica propiamente dicha o como una
"salida" obtenida por el tratamiento psicoterapeútico al que el niño ha sido sometido. b) Trastornos con
componentes ansioso tipo obsesivo-compulsivos, entre los que tenemos reactividad frente al estrés "tics" y el
trastorno Obsesivo-compulsivo propiamente dicho. c) Ideas obsesivas presentes en los Trastornos Afectivos. d)
Asociados a Trastornos Fóbicos. Aspecto fundamental ya que en el caso de los niños existe una importante
confusión y solapamiento entre ambos trastornos.
Se presentaran casos paradigmáticos de cada una de las presentaciónes clínicas consideradas.

Abstract
There is a clear consensus on the frequency with which an Obsessive-Compulsive Disorder (OCD) initiates in
adolescence and in infancy. There exist a scarce amount of research which gives a clear description of the
psychopathology and the clinical view, an aspect which is even more important in children, due to the fact that
during infancy it is usually normal to see repetitive behaviours. Because of this we must clarify the different
clinical features in which these disorders can appear during infancy and adolescence, which in turn will allow us to
give a precise diagnostic and the most appropiate type of treatment. The observation of clinical features are
usually seen as a) Obsessive-compulsive behaviours both in psychotic disorders and their or cognitive handicap.
In both cases, as the clinical view or as an achieved "way out" by the psychotherapeutic treatment which the child
was involved in. b) Disorders with anxiety components such as obsessive-compulsive, with those who have
reactivity from stress, tics and from the conspicuous OCD. c) Obsessive ideas in Affective Disorders or Mood
Disorders. d) Associated with Eating Disorders, Gilles de la Tourette Syndrome, Somatoform Disorders and/or
Phobic Disorders, a fundamental aspect, since in children there is an important confusion and overlap between
both disorders. Presented here you will see paradimagtic cases of each one of the clinical views considered.

Hasta la década de los 70 no se comenzó a estudiar con seriedad, en niños/as y adolescentes, los Trastornos
obsesivo-compulsivos (TOC). Existe un cierto consenso respecto al inicio de este trastorno en la adolescencia y
aún en la infancia. Pero hay escasos trabajos publicados e incluso en los textos de psicopatología infantil no es
infrecuente encontrar que se haya obviado el tema.
Si realizamos una revisión histórica de los autores que se han dedicado al estudio de esta entidad psicopatológica,
hemos de comenzar por un autor pionero en introducir en un texto de Psiquiatria infantil un capítulo dedicado al
tema de las obsesiones: Augusto Vidal Parera en 1908 (1). Desde entonces los textos de Psiquiatria han
marginardo relativamente el tema o lo han reducido a un breve apunte.
Desde el siglo XVII contamos con descripciones de la histeria en el niño. El primer estudio de conjunto se debe a
Landor y está fechado en 1873. E. Dupré describe la "mitomanía" infantil. En sus escritos Freud, en lo
concerniente al niño, sólo identificó el "histerismo" y la "fobia infantil" (2).

K. Jaspers (3) piensa que al hombre le es necesario un alto grado de conciencia de su propia vida para que se
manifiesten las representaciones obsesivas; dicho de otra forma, no se encontrarían más que en individuos ya
diferenciados, por lo que no se observarían en la infancia. Otros autores consideran que el síndrome obsesivo no
aparece antes de la pubertad. Los Trastornos obsesivos-compulsivos pueden desarrollarse tempranamente, pero
el verdadero síndrome obsesivo no puede sentirse subjetivamente por debajo de cierta edad y cierto nivel de
maduración mental, que se podría situar alrededor de los 7 años.
Kanner en 1935 (4) hizo una revisión del tema y señaló una tendencia al aislamiento social de los niños obsesivos
y la frecuente implicación excesiva de las familias en sus rituales. También señaló la similitud de ciertos
comportamientos compulsivos con los tics.
Despert en 1955 describió un grupo de 68 casos, siendo el primer estudio realizado con una población infantil
clínica numerosa.
Anna Freud (1965) (5) ve diferencias en el TOC significativas entre niños y adultos. Según esta autora en los
adultos el síntoma obsesivo formaría parte de una estructura de personalidad relacionada genéticamente con él.
En los niños, el síntoma obsesivo se daría de forma aislada o asociada a otros síntomas o características de
personalidad no afines a aquel.
Judd (1965) (6) formuló una serie de características que pudieran constituirse en criterios de inclusión para
seleccionar a niños con TOC:
- presencia de síntomas obsesivos y compulsivos bien definidos
- tales síntomas deben constituir la patología principal, y
- los síntomas en cuestión deben ser lo suficientemente graves para interferir en el funcionamiento normal del
niño.
Otra cuestión a considerar es la gravedad, aspecto fundamental ya que se ha puesto de manifiesto la existencia
de obsesiones y compulsiones en la población normal que son similares, en cuanto a la forma y el contenido, a las
descritas en poblaciones clínicas. Las diferencias fundamentales son cuantitativas, luego lo importante no es su
existencia, sino el grado en que dichas obsesiones y/o compulsiones causen malestar a la persona o interfieran en
su vida cotidiana.
Este aspecto es fundamental a la hora de ser considerado, debido a que en la infancia y adolescencia es normal la
existencia de conductas repetitivas y reiteradas. Es el caso de las "reacciones circulares" de Baldwin, que Piaget
(7) retomó y lo incluyó en el desarrollo sensoriomotor. Ya que, según Kessler (1972), la edad de 2 años, el
periodo comprendido entre los 7 y 8 y el inicio de la adolescencia, constituyen periodos de máxima frecuencia de
comportamientos repetitivos.
Toro (1995) (8-9) distingue los rituales normales de los patológicos con las siguientes características clínicas:
1- El ritual obsesivo-compulsivo va acompañado de ansiedad; el ritual normal es experimentado como placentero,
como experiencia lúdica.
2- La interrupción del ritual obsesivo produce irritabilidad y desencadena la agresividad del niño; la interrupción
del ritual normal no las provoca.
3- El ritual obsesivo interfiere en la organización de la vida cotidiana, en el funcionamiento corriente del del niño e
incluso en su desarrollo general; el ritual normal carece de consecuencias negativas.
4- El ritual obsesivo suele ser finalista, en el sentido de suprimir o mitigar, mediante su práctica, sentimientos,
actos o cualquier otro fenómeno negativo; el ritual normal sólo tienen finalidad lúdica o práctica.
5- El ritual obsesivo suele ser juzgado como un perturbador por padres y maestros; el ritual normal no es
percibido así.
La descripción sintomática debe hacerse siempre ligada al contexto, teniendo en cuenta el momento evolutivo, ya
que cualquier manifestación estereotipada o ritualizada según este momento puede ser considerada normal o
anormal.
En cuanto a la epidemiología, no existen estudios suficientemente extensos (9-11). En población general, los
estudios hablan de una prevalencia entre 0, 3-3, 6%. En poblaciones clínicas, más abundantes, los estudios hablan
de prvalencias entre 0, 2 y 16, 9%. Por los datos vemos que hay graves problemas metodológicos en los estudios,
relativos a los criterios de diagnóstico de caso, al tamaño muestral, al lugar de procedencia de la muestra
(población clínica o general), a la formación de los profesionales, entre otros sesgos posibles.
En cuanto a la proporción por sexos, hay el doble de varones que de niñas, en los adultos la proporción es similar.
En relación al orden de nacimientos, existe un mayor porcentaje de hijos/as primogénitos e hijos/as únicos. No se
han encontrado diferencias significativas entre TOC y nivel socioeconómico.

Capstick y Seldrup (1977) encontraron una incidencia superior de partos distócicos entre los niños/as
diagnosticados de TOC, hecho que lleva con frecuencia a la separación madre-hijo, lo cual induce a los autores a
proponer una teoria según la cual la ansiedad de separación sería un factor atiológico muy importante. Tal
ansiedad de separación, se reproduciría en la edad adulta ante situaciones similares de tipo ambiental que evocan
al conflicto original.
Ultimos estudios (12-13) aseguran encontrar una asociación significativa entre la presencia de toxinas
estreptocócicas tipo beta hemolíticas y la clínica obsesiva en la infancia y la adolescencia. Este hallazgo apunta a
una orientación clínica y terapéutica de gran relevancia y novedad que deberá confirmarse en estudios
posteriores, pero que presentan una nueva perspectiva para el estudio de los TOC en la infancia y la adolescencia.

Se ha seleccionado población clínica procedente de una Unidad de Salud Mental Infantil específica (atención 0-16
años), que presta atención territorializada a una población de 23. 000 habitantes comprendidos en ese rango de
edad, los casos que presentaban clínica Obsesivo-compulsiva, según criterios CIE-10 (14), durante el periodo de
un año.
Como instrumentos se ha utilizado la HICPIA (15) como entrevista clínica semiestructurada y para evaluar los
TOC se ha empleado la versión castellana de la escala Yale-Brown, realizada por Pedreira (1. 995) (15, 16).
Posteriormente se agruparon los casos por los diagnósticos clínicos más relevantes de tipo estructural, es decir
psicosis, neurosis y otro tipo de procesos. Tras ello se seleccionaron algunos casos que, a nuestro parecer,
resultaban paradigmáticos de los grupos que exponemos a continuación.

Descripción de casos paradigmáticos:
CASO 4661
trastorno obsesivo compulsivo propiamente dicho, con aspectos afectivos y fóbicos.
Varón, 11 años, acude a consulta en julio del 96 derivado por su pediatra de atención Primaria. En el P-10 indica
"alteración del comportamiento".
Convive con sus padres y una hermana mayor. Escolarizado en 4º E. G. B.
Acude a la primera consulta acompañado de su madre. Dice que es escrupuloso, "no me gusta que le tosan
encima, no me gusta lo que está chupado de otros, tampoco que me echen el aliento", no le gusta que le toquen
las cosas.
Según sus padres es introvertido, tiene fobia a la comida, "tapa el plato para que no le caigan gérmenes", todo
debe estar muy limpio para que coma. Obediente, retraido, pocas relaciones interpersonales, inseguro y con baja
autoestima.
Desde hace 4-5 años no come con la familia en la mesa, se lleva el alimento a su cuarto. Importante sufrimiento.
Lleva siempre un cubierto encima y no come nada fuera de casa lo que le supone una importante limitación social.
Es capaz de ver una película una y otra vez sin cansarse. Colección de coches.
Ante la comida, cuando se le obliga a comer pasa el tiempo soplando y tosiendo.
Con respecto a su historia evolutiva no hay ningún aspecto que destacar.
I. D. neurosis Obsesiva
Intervención acordada: psicoterapia y psicofarmacología.
CASO 4630
Conductas compulsivas de rascado con las que se logra reducir la ansiedad, en personalidad con rasgos obsesivos.
Varón, 11 años, acude a consulta en junio del 96, derivado por su pediatra de atención Primaria por presentar
exceso de rascado que la madre piensa que ya es un hábito. Previamente a esta primera consulta hay una
interconsulta con los servicios pediátricos.
Este niño sufre una enfermedad de hígado (Colestasis intrahepática) que le obliga a tener revisiones médicas
contínuas, con pruebas, aspecto que el niño no acepta y lo vive mal.
Convive con sus padres y otro hermano menor. Escolarizado en 5º E. G. B. con muy buenos resultados.
En el último tercio del embarazo la madre sufre una varicela, con lo que a las 24 horas de nacer el niño éste sufre
varicela e ictericia. Como consecuencia se le diagnostica la enfermedad de hígado antes descrita.
Rascados contínuos, sobre todo en situaciones en las que no está haciendo nada. Problemas de sueño.
Satisfacción en el rascado.
aislamiento social, los niños le insultan. En el colegio suele provocar situaciones con los otros crios, pero luego es
incapaz de enfrentarse con ellos, lo que hace es retirarse.
nervioso e intranquilo, le cansan enseguida las cosas, ante el fracaso no insiste. No acepta que se le lleve la

contraria.
Ante situaciones de aburrimiento y enfado: "sólo pienso en rascarme".
I. D. Factores psíquicos en afección orgánica; conductas compulsivas
Intervención acordada: psicoterapia y psicofarmacología
CASO 4640
Funcionamiento obsesivo de la personalidad con conductas de comprobación y rumiaciones, ante una situación
importante de estrés postraumático.
Varón, 7 años, acude a consulta en julio del 96, derivado por su pediatra de atención Primaria por presentar
sintomatología psicosomática y ansiosa.
Convive con sus padres y una hermana mayor. Escolarizado en 2º E. G. B.
Nos es descrito como un niño tímido, retraido y miedoso, que le cuesta relacionarse, "se queda parado". miedo al
rechazo. Se inventaba dolores de cabeza y de barriga, con tos nerviosa. Contínuamente pendiente de su padre y
con dificultades de sueño.
Nos refieren situación familiar complicada en la que el padre es llevado a comisaria por encontrarle en el negocio
unos ordenadores robados. El niño lo presenció todo y no le explicaron nada de lo que ocurrió. El padre estuvo
dos días en comisaria hasta que se solucionó todo.
Funcionamiento alexitímico importante en la familia.
De la historia evolutiva destacar hemorragias durante el 3 y 6º mes de embarazo de la madre. Durante el
embarazo muerte de la madre y enfermedad de una tia y del padre (familia materna).
I. D. estrés postraumático
Intervención acordada: psicoterapia y psicoterapia.
CASO 2188
Niño con perfil evolutivo de una psicosis infantil, que tras intervención presenta como "salida" un trastorno
obsesivo compulsivo.
Varón, 14 años, acude a consulta en abril del 96, derivado por su pediatra de atención Primaria. Conocido del
Centro desde septiembre del 86, con un diagnóstico de psicosis Infantil, manifestaba dificultades madurativas
manifiestas alrededor de los 3 años con presentación disarmónica y afectando sobre todo a las áreas motrices y
de lenguaje. A tratamiento con psicoterapia durante 10 años. Es dado de alta en 1991 al conseguirse una mayor
estructuración del Yo e integración familiar y social.
En la actualidad: Cuesta la toma de decisiones y decir que no. aislamiento social, cuenta mentiras. miedo a la
oscuridad, enuresis nocturna, no le gustan los cambios. Intranquilidad ante situaciones nuevas. Dificultades
interpersonales con los pares.
Convive con sus padres y una hermana mayor. Escolarizado en 2º de E. S. O.
Pensamientos catastrofistas, con temores. Reiteración de conductas y pensamiento, pensamiento viscoso.
ansiedad situacional. Preocupaciones continuas en relación a muchos aspectos que no parecen tener relación: pis,
instituto, amigos, oscuridad.
Reacciones fóbico-obsesivas, en el curso de una psicosis infantil de buena evolución.
Intervención terapéutica: Psicofarmacología y psicoterapia.

A) Problemas generales:
1- Frecuencia de los síntomas de aspecto neurótico: Desde la generalización de la utilización de los actuales
sistemas de clasificación de los trastornos mentales, tanto la serie DSM americana (17) como la CIE-10 de la OMS
(14), la desaparición de la neurosis como categoría clínica dificulta poder establecer cualquier aproximación
epidemiológica. El uso del término "trastorno", aunque ha obtenido una gran difusión y aceptación, contribuyendo
a una cierta homogeneidad terminológica, no ha sido totalmente aceptado por los profesionales que poseen una
base psicopatológica relevante (18-19). La sustitución de los estudios de tipo estructural por los meramente
descriptivos ha terminado por originar una confusión metodológica y, por lo tanto, un verdadero obstáculo a la
hora de la investigación, por más que parezca y aparezca una serie de coinicidencias en la nomenclatura de los
procesos y en los trabajos de investigación.
En el caso concreto de los TOC en la infancia y la adolescencia los síntomas que aparecen en la descripción son,
en gran mayoría, de la serie neurótica. Por lo tanto pueden aparecer en multitud de procesos clínicos y, sobre
todo, con características evolutivas en el tiempo.
2- Discontinuidad entre síntomas infantiles y patología del adulto (20-22):
2. 1. Los síntomas de una serie neurótica en la infancia no son, en general, mensajeros de la neurosis
correspondiente en la edad adulta. P. e. que exista clínica correspondiente a una neurosis obsesiva en la infancia
no se correspionde totalmente con una neurosis obsesiva en la edad adulta, pudiendo representar una formación
reactiva o una defensa al desarrollo de otro proceso psicopatológico más severo.
2. 2. Si seguimos la evolución de una neurosis caracterizada, se observa un desarrollo en dos tiempos separados

por un periodo en el que el sujeto se encuentra desprovisto de sintomatología.
Según una investigación dirigida por Rosenberg (22) en la Universidad de Detroit, diversos marcadores
neurobiológicos recientemente evaluados en el TOC varían de forma llamativa entre la infancia y la edad adulta, lo
que aporta datos fundamentales para comprender cómo influyen los factores del desarrollo en la psicopatología de
este trastorno. Según este autor aproximadamente el 80% de los pacientes con TOC los síntomas se inician en la
infancia, sea diagnosticado o no el trastorno en esta etapa de la vida. De hecho los neuromarcadores específicos
presentes en un niño/a que padece este trastorno pueden desaparecer en el momento que alcanza la edad adulta,
ya que estos marcadores son reemplazados por otros mñás importantes. Uno de estos marcadores descritos por
Rosenberg es el incremento del tamaño del tálamo en los niños/as afectos de TOC y que disminuye al iniciarse la
edad adulta, pese a la persistencia de los síntomas propios de este trastorno.
Se puede concluir que las regiones encefálicas más implicadas en la fisiopatología del TOC son exactamente
aquéllas que experimentan cambios del neurodesarrollo llamativos durante la adolescencia. Por ello la respuesta
terapéutica no es unívoca en el TOC, pero sí que se demuestra que en la psicopatología de este trastorno están
implicados componentes del desarrollo que es necesario identificar.
3- Evaluación de los síntomas: Es esencial evaluar su significación pronóstica (23-24):
3. 1. Caracteres clínicos de los síntomas: Es interesante delimitar en la evaluación clínica la intensidad, frecuencia
y persistencia con posterioridad a la edad en que son más habituales como rasgos evolutivos.
3. 2. Criterios económicos y dinámicos, nos permiten preveer el grado de evolución de los síntomas. Freud (25)
habla de la aptitud o ineptitud del niño para progresar en su desarrollo, proponiendo el valor pronóstico de los
síntomas en función de:
- anomalías del desarrollo
- tipo de angustias y conflictos
- características generales del niño
- mecanismos de defensa utilizados
4- Estados neuróticos y neurosis propiamente dicha (18-24): Son dos situaciones que no son exactamente
superponibles ni sinónimas conceptualmente. Que un sujeto presente síntomas neuróticos (p. e. rituales marcados
o "manias") no implica que padezca una neurosis clínica (p. e. neurosis obsesiva o fóbica, en el caso anteriormente
citado), sin embargo podría perfectamente puntuar en escalas de evaluación de trastornos mentales (p. e. en la
escala de Layton o en la Yale-Brown, en el caso precedente).
5- Mezcla de Trastornos neuróticos en la infancia: A lo largo de la etapa infantil existen una sucesión normal de
trastornos de tipo neurótico que se entremezclan. Así existen miedos sin que sean propiamente una fobia, o
rituales sin que sean necesariamente un TOC y ambos coexistir de tal forma y manera que dificultan un
diagnóstico clínico de neurosis, mientras que pudieran obtener un diagnóstico de caso con co-morbilidad en
cualquiera de los sistemas de clasificación de los trastornos mentales al uso (26), sin embargo se eliminaría la
perspectiva de la psicopatología del desarrollo, . por lo tanto se necesita una sutiliza mayor e incorporar esta
perspectiva en los sistemas de clasificación como se hace en el sistema multiaxial en la infancia y la adolescencia
basado en el CIE-10 (27).
6- Relación con los Trastornos neuróticos de los padres: Las figuras parentales cuando padecen algún tipo de
trastorno neurótico, aunque sea sólo una serie de características sintomáticas, establecen unos mecanismos de
comunicación y un patrón relacional que comporta un sustrato neurótico que el niño/a incorpora y "repite" y/o
amplifica evolutivamente, representando como el positivado de la película parental. En algunos casos se ha
definido como "el niño síntoma de la neurosis de los padres" (28). El papel de las figuras parentales se termina de
configurar con un patrón que se repite en este tipo de pacientes: padre "devaluado" con cierta rigidez pero
bastante inconsistente aunque se exprese con actitudes autoritarias hacia la familia o hacia el proceso educativo;
la madre se presenta como una figura dominante pero de forma soterrada, exigente pero con gran nivel de
ansiedad, expresa su deseo de superación por medio de este/a hijo (sobre todo si es varón o el primero de la
fratria sea cual fuere su sexo) obteniendo así su seguridad y fortaleza en el seno de la familia (29).

7- Eclosión de las neurosis (S. Lebovici) (30):
7. 1. neurosis histéricas durante el periodo de latencia.
7. 2. neurosis obsesivas en la pubertad o, cuanto menos, hasta el final del periodo de latencia.
7. 3. neurosis fóbicas al comienzo de la edad adulta (incluso en la adolescencia).
7. 4. neurosis de angustia. No hay solución de continuidad a lo largo del proceso evolutivo.
En general para la perspectiva psicoanalítica se precisa un grado de madurez del yo para poder desarrollar una
neurosis clínica, en concreto se señala la fase de resolución de la conflictiva edípica (28, 30), por lo que no es

extraño que este autor delimite incluso con tipologías clínicas las diversas formas clínicas de neurosis en la
infancia.
Lo que resulta relevante es apreciar que el sentimiento de culpa del sujeto infantil ante los conflictos del
desarrollo, tato los internos como con el mundo externo, se suavizan por medio de los rituales obsesivos que, en
opinión de A. Freud (25) serían rituales de limpieza, ceremonias al acostarse más o menos barrocas, acciones
repetitivas, preguntas o demandas contínuas con afán dilatorio, empleo de palabras o movimientos con un sentido
mágico. En cuanto al patrón defensivo de las neurosis obsesivo-compulsivas en la infancia y la adolescencia (31)
hay que considerar que al mecanismo de represión, común con toda la estructura neurótica, se debe unir el
desplazamiento hacia otro objeto del mundo externo, la compensación en cuanto mitigar la emergencia del
sentimiento de culpa y la regresión hacia puntos de fijación pre-edípicos, en concreto en la fase anal
(retener/compartir, valor del dinero en su valor real versus valor de intercambio, control/impulsividad).

B) neurosis obsesiva o TOC de cierta severidad:
Cuadro clínico caracterizado por (8, 9, 11, 14, 17-19, 25, 30-36):
1- Síntomas:
1. 1 Irrupciones repetitivas y lancinantes de pensamientos, representaciones o grupos de representaciones
asociadas a sentimientos penosos contra los cuales se defiende el sujeto:
1. 1. 1. bien por mecanismos mentales que tienen por objeto desechar, conjurar o dominar sus pensamientos y
representaciones, ideas de conjuro, rumiaciones, mitomanía. .
1. 1. 2. bien con comportamientos con el mismo significado: rituales, comprobaciones. . .
1. 2. La angustia que acompaña a los pensamientos y las representaciones obsesivas es frecuentemente muy viva,
sobreviniendo bajo la forma de crisis agudas y pudiendo abocar en sentimientos de despersonalización.
1. 3. En todos los casos el sujeto permanece consciente de la morbosidad de sus trastornos y conserva una
percepción clara de la realidad sin confusión mental.
2- Un fondo de personalidad neurótica: tendencia a los escrúpulos, a la abulia, a la duda, tendencia a las crisis de
conciencia moral, timidez e inhibición en los contactos sociales, tendencia a la introspección y el autoanálisis de la
vida interior.

C) Manifestaciones obsesivas en la infancia:
Siguiendo a S. Lebovici y R. Diatkine (19) podemos observar según la edad, los síntomas siguientes:
1- En la primera infancia, los ritos aparecen desde el primer año; de forma repetitiva, el niño hace caer un objeto
para que sea recogido.
2- Durante el segundo año, los ritos acompañan al aprendizaje esfinteriano, el niño rehusa hacer sus necesidades
en otro orinal que el suyo, procurando que sea colocado en un cierto lugar, con tal o cual juguete junto a él.
3- A partir del tercer año, ritos al acostarse, el niño exige que sus juguetes sean colocados de una cierta manera,
que su madre venga varias veces a decirle buenas noches, que le traiga un vaso de agua. . .
4- Durante el periodo edípico, la sintomatología obsesiva cede paso, generalmente a la de otra de tipo fobico.
Pero podemos ver que persisten algunos riruales, especialmente, los de la hora de acostarse.
5- Durante el periodo de latencia, el Yo en este periodo es específicamente obsesivo. Distinguimos tres
eventualidades:
5. 1. Se discute el valor obsesivo de los síntomas, en apariencia benignos
5. 2. Tras alteraciones del comportamiento aparecen signos de la serie obsesiva o un cuadro de caracter obsesivo
5. 3. El niño/a presenta un cuadro genuino de obsesión frecuentemente asociada a fobias, que lo invalidan
gravemente.
6- Durante la adolescencia hallamos:
6. 1. Preocupaciones metafísicas, escrúpulos excesivos, una masturbación compulsiva y culpabilizada
6. 2. La eclosión de una neurosis obsesiva tal como la que se observa en el adulto

6. 3. Manifestaciones obsesivas de aspecto raro, racionalizadas o
despersonalización, que más bien hacen pensar en una evolución psicótica
acompañadas de experiencias de

6. 4. Ciertos comportamientos antisociales de aspecto compulsivo (cleptomanía, fuga, exhibicionismo)
6. 5. Más rara vez rasgos de caracter obsesivo.

D) Estados neuróticos de la infancia:
Son manifestaciones obsesivas que nos permiten hablar de estados neuróticos son (35-38):
1) Rasgos de caracter obsesivo; meticulosidad, parsimonia acompañándose de un cierto grado de sentimiento de
contrariedad interna y de sufrimiento psíquico. 2) Síntomas obsesivos, caracterizados por su aspecto compulsivo
que se acompañan de angustia, de un sentimiento de contrariedad, pero con una conciencia clara y sin romper el
contacto con la realidad.
3) Es habitual cierto grado de inhibición intelectual enmascarado con frecuencia por el éxito escolar. También es
frecuente la inhibición de las relaciones interpersonales, retraimiento social.

E) Manifestaciones clínicas del TOC y Comorbilidad
En primer lugar hemos de hacer una descripción de los aspectos psicopatológicas de la sintomatología obsesiva,
como:
1. Enmascaración de una psicosis depresiva
2. Tentativa de curación de una psicosis esquizofrénica
3. depresión neurótica como tentativa de elaboración de la posición depresiva
4. neurosis con defensas obsesivas estructuradas rigidamente en la que la depresión es negada y no aparece por
la defensa maniaca.
De igual forma nos gustaría delimitar que entendemos por co-morbilidad lo que se explicita en la literatura
fundamentalmente de origen sajón, pero que presenta muy serias dudas metodológicas y conceptuales en la
psicopatología del desarollo (39). En general co-mobilidad hace referencia a una coincidencia azarosa y no a una
generalización ni mucho menos a relaciones causa-efecto entre los procesos reseñados. La co-morbilidad es una
de las consecuencias del uso indiscriminado y poco sutil de los sistemas de clasificación de los trastornos mentales
(p. e. no utilización de los criterios de exclusión de los propios sistemas de clasificación (40)).
1- trastorno psicótico: Conductas obsesivo-compulsivas tanto en los Trastornos psicóticos como en las formas
deficitarias. En ambos casos bien como clínica propiamente dicha o como una "salida" obtenida por el tratamiento
psicoterapeútico al que el niño ha sido sometido, de forma precoz y con buenos resultados, ya que representa el
perfil de mejor pronóstico de los posibles (34, 37, 38, 41-44).
Abunda en la literatura científica la conceptualización de los síntomas obsesivos-compulsivos como prevención de
una desintegración de tipo psicótico (20, 21, 24, 34, 37, 38). Las obsesiones se constituyen, desde esta perspectiva,
en una tentativa para adquirir cierto grado de seguridad a través de medios mágicos (conducta controladora y
ritualista excesiva).
En la infancia y adolescencia las conductas obsesivo-compulsivas pueden aparecer vinculadas a los trastornos
psicóticos, presentando lazos estructurales y elaboradores comunes, de dos maneras fundamentalmente:
a) Prepsicosis de la infancia que parece hacerse obsesiva en la adolescencia. Aquí cabe hacerse la pregunta:
¿Incluir en este marco evolutivo los casos de niños autistas, que salen bruscamente de su mutismo y de su
mundo, aparentemente desprovistos de comunicación, a través de comportamientos ritualizados? En esta
apartado cabrían los casos de niños diagnosticados de psicosis infantil a los que la intervención psicoterapeútica
lleva hacia esta forma de comunicación, es decir, como una "salida" del tratamiento (41-43).
b) Instalación de la neurosis de caracter obsesivo en la adolescencia en sujetos que hasta ese momento habrían
podido clasificarse en el marco de la prepsicosis (según la reconstrucción de su biografía) (44).
2- Trastornos afectivos: Las ideas obsesivas se encuentran, casi siempre, presentes en los Trastornos afectivos y
del humor (11, 18-20, 34-38, 44). Se expresan como ideas recurrentes de contenido depresivo (p. e. de muerte,
inseguridad, desamparo, soledad. . . ). A ello se une los sentimientos de baja autoestima con importantes dudas
acerca del valor de los realizado hasta ese momento en su vida. Se manifiestan en forma de preguntas constantes
y reiterativas sobre "sus" temas con un contenido acerca de los peligros en el proceso de vinculación y en la

estabilidad del vínculo afectivo, con temores relevantes de pérdida y/o muerte. Con el fin de obtener una cierta
seguridad aparecen los rituales que, a muy corto plazo, denotan la expresión de la gran inseguridad y la baja
autoestima. En general se podría decir que estas situaciones pueden estar basadas en contenidos de la realidad,
pero son magnificados, amplificados y actúa la generalización de forma relevante como distorsionadora de esa
realidad, lo que hace que aparezca con una cierta permanencia a lo largo del tiempo, aunque haya cursado con
una mejoría clínica del cuadro depresivo (45).
3- Trastornos de ansiedad: En la infancia es frecuente la clínica fobo-obsesiva, en ocasiones es difícil discernir
entre ritual obsesivo y una evitación defensiva en las fobias, ya que existe un solapamiento entre ambos tipos de
clínica en la infancia (26). De igual forma no es extraño que aparezcan síntomas de expresión corporalizada
siendo los tics-síndrome de Gilles de la Tourette su expresión más relevante (11, 18-20, 34-38, 44).
También es frecuente la reactividad frente a situaciones de estrés con síntomas como "tics" y síntomas obsesivocompulsivos propiamente dichos, este tipo de reactividad es muy frecuente en los síndromes de estrés
postraumático en la infancia (46).
La ansiedad que se detecta suele ser de dos tipos fundamentales: ansiedad difusa y ansiedad de separación,
sobre todo ésta última dada la perspectiva vincular que incluye en la infancia y la adolescencia (47).
4- Toc y síndromes complejos: Los síntomas obsesivos que aparecen en los síndromes complejos son tanto de la
serie obsesiva (ideación y rumiación) como de la serie compulsiva (conductas e impulsividad), tampoco es
extraño su aparición en forma de clínica fobo-obsesiva.
Es frecuente la asociación con manifestaciones de la clínica psicosomática, sobre todo con las somatizaciones, ya
que existe un cierto parecido entre la anancastia típica del obsesivo y la alexitimia tan descrita en la clínica
psicosomática (48).
El trastorno obsesivo, especialmente en adolescentes, obliga, una vez diagnosticado, a verificar la existencia de
clínica alimentaria (TCA) como forma de expresión y/o dominante del proceso psicopatológico subyacente al TCA.
La ideación sobre el cuerpo, la imagen corporal, la dieta, la compulsividad de los atracones y/o vómitos, que
configura lo que algunos autores denominan "ideación anoréxica", no son más que una forma de expresión de la
ideación obsesiva referida a un tema concreto, en este caso el comportamiento alimentario (49, 50).

F) Evaluación clínica de los TOC:
En los últimos tiempos la evaluación de los TOC ha sufrido una reconsideración fundamental de la que es
necesario hacerse eco:
1º La historia clínica detallada y la observación clínica, continúa siendo la base fundamental para el diagnóstico.
La formación psicopatológica y la experiencia clínica resultan fundamentales para llevar a cabo este importante
instrumento de evaluación clínica mezcla aderezada de técnica y arte, al decir de los clásicos (15).
2º La utilización de escalas diagnósticas: Las escalas de evaluación general pueden ser de orientación, la de
Achenbach & Edelbrock ofrecen una serie de características que la hacen ideal: abarca un gran espectro de
síntomas, a todo el rango de edades, puede ser aplicada a informantes múltiples (padres, maestros y al propio/a
adolescente) y tienen validación en español (51). En cuanto a las escalas específicas hemos de señalar que la
inicial escala de Layton ha dado paso a la más precisa escala Yale-Brown (52). Ambas tienen adaptación española
(16) y poseen un diseño de cara a la aplicación diagnóstica y terapéutica (anexos I y II). Para todas ellas se
precisa entrenamiento y experiencia clínica, pues una cosa es que puntúen en las escalas y otra muy diferente es
que los sujetos padezcan un TOC.
3º Las pruebas biológicas y de exploración funcional: Los estudios neurofisiológicos (EEG, Potenciales Evocados)
apenas han dado resultados específicos, siendo más la expresión de clínica acompañante (p. e. epilepsías, déficit
sensoriales) que de los propios TOC. La aparición de los estudios experimentales de tomografías con emisión de
positrones (PET) han evidenciado varios datos de interés en cuanto a la perfusión y consumo metabólico de
determinadas áreas cerebrales en este tipo de trastornos que con tratamiento farmacológico han vuelto a una
relativo consumo más normalizado (53). Estas áreas cerebrales de mayor consumo de glucosa y perfusión en los
TOC se localizan en unas zonas en las que coinciden la mayoría de los trabajos, como son las correspondientes al
núcleo caudado y en menor medida en otras zonas. Como bien resume Vallejo (54): las zonas en las que más
anomalías se han detectado han sido las zonas orbitarias del lóbulo frontal, el cortex cingular y los gánglios de la
base, especialmente el núcleo caudado. En general estos hallazgos han sido de hiperactivación, con una
restitución a la normalidad tras el tratamiento, aunque estos hallazgos no reflejan necesariamente la alteración
primaria puesto que podrían corresponderse con mecanismos secundarios de tipo compensatorio (52-56).
Estudios recientes de neuroimagen desarrollados por Rosenberg (22) en 21 niños/as diagnosticados de TOC con

edades comprendidas entre 8-17 años y 21 niños/as de un grupo control pareados caso a caso, concluyó que en
el momento inicial los niños/as más pequeños con TOC presentaban un mayor volumen talámico de forma
significativa. Aunque el tamaño del tálamo se vaya normalizando hasta los 17 años, no quiere decir que el TOC
desaparezca. Lo que quieren decir estos datos es que no existe una lesión ni una localización fundamentales para
el TOC, sin embargo una lesión concreta puede adquirir importancia dependiendo del momento del desarrollo.
También se comprobó que los niños/as con el tálamo de mayor tamaño en el momento inicial del TOC, tuvieron
más probabilidades de respuesta terapéutica.
De igual forma Rosenberg (22) afectaciones de la corteza prefrontal, sobre todo la ventral, y de los gánglios
basales, sobre todo el núcleo caudado, resultan ser relevantes en la regulación de la inhibición nerviosa de la
respuesta conductual, hecho que podría estar en relación con la dificultad de los pacientes afectos de TOC para
poder bloquear los pensamientos no deseados y los comportamientos impulsivos. Este autor ha constatado con
PET que las concentraciones de glutamato en el núcleo caudado de los pacientes con TOC es superior a los
controles, la importancia reside en la gran cantidad de aferencias glutaminérgicas del núcleo caudado y el impacto
de esta sustancia sobre la liberación de serotonina, dopamina y otros neurotransmisores de importancia en los
TOC. Entre glutamato y serotonina existe una reacción inversa, a mayor tasa de glutamato menor de serotonina,
lo que tiene especial importancia a la hora de la elección terapéutica.

escala DE YALE BROWN (1986)
traducción y adaptación: J. L. Pedreira (autorizado por el autor).
Para cada ítem se deber poner un círculo en el número que identifique mejor las características del niño/a.

VALORACION escala PARA TOC YALE-BROWN
Las puntuaciones se obtendrán directamente de pasar la escala a los propios niños/as:
< 10: síntomas leves, transitorios o propios de la etapa evolutiva. Basta con aclaración familiar y al propio niño/a
y un discreto seguimiento.
11-25: La clínica que presenta es moderada. Necesita una clara orientación conductual y/ psicoterapia de apoyo,
en algunos casos se precisa valorar la prescripción psicofarmacológica.
> 26: TOC de importancia. Precisa tratamiento farmacológico y psicoterapia individual con orientación familiar.

cuestionario DE LAYTON

1. - ¿Muchas veces sientes que tienes que hacer algunas cosas aunque realmente sepas que no tienes por qué
hacerlas?
2. - ¿Tus pensamientos o expresiones siempre las mantienes demasiado en tu mente?
3. - ¿Siempre tienes la idea de que tus padres o hermanos/as puedan tener un accidente o que les pueda pasar
algo?
4. - ¿Tienes pensamientos o ideas de que a ti o a alguien de tu familia le suceda algún daño físico -ideas que van y
vienen sinrazón-?
5. - ¿Tienes que inspeccionar las cosas muchas veces?
6. - ¿Siempre tienes que comprobar los grifos o interruptores de la luz después de cerrados?
7. - ¿Siempre tienes que inspeccionar las puertas, armarios o ventanas para estar seguro de que están realmente
cerradas?
8. - ¿Detestas la suciedad y las cosas sucias?
9. - ¿Siempre piensas que si algunas cosas han sido usadas o tocadas por los demás ya no sirven para ti?
10. - ¿Te molesta tocar a alguien o que te toquen?
11. - ¿Sientes que el sudor o la saliva son peligrosas y te pueden contaminar a ti o tus ropas?
12. - ¿Te preocupa dejar por ahí sueltos alfileres, horquillas u otros objetos punzantes?
13. - ¿Te preocupa que puedas encontrar cosas rotas o dañadas?
14. - ¿Te pone nervioso encontrar en tu casa cuchillos, hachas u otros objetos punzantes?
15. - ¿Te preocupa un poco el no estar demasiado limpio?
16. - ¿Eres exigente en tener tus manos limpias?
17. - ¿Siempre limpias tu habitación o tus juguetes, a pesar de que no estén realmente sucios, para que ellos esté
relucientes?
18. - ¿Pones cuidado para que tus vestidos estén siempre pulcros y limpios durante todo el tiempo que estás
jugando?
19. - ¿Tienes un sitio especial para poner tus cosas?
20. - ¿Cuando pones las cosas por la noche tienen que quedar siempre en su sitio?
21. - ¿Tienes mucho cuidado para que tu habitación esté siempre pulcra, limpia?
22. - ¿Te enfadas si otro niño confunde tu mesa?
23. - ¿Tienes mucho cuidado de tener pulcro tus ejercicios y pulcra tu escritura?
24. - ¿Siempre haces tus ejercicios muy correctamente para estar seguro que están perfectos?
25. - ¿Dedicas mucho tiempo comprobando tu trabajo escolar para estar seguro que está correctamente?

26. - ¿Te gusta hacer las cosas correctamente?
27. - ¿Colocas tus ropas de casa y de calle en un determinado orden?
28. - ¿Te molestas si no puedes hacer tu trabajo del colegio a su hora y ordenadamente?

29. - ¿Siempre tienes que hacer las cosas un cierto número de veces hasta que te parezcan que están lo bastante
correctas?
30. - ¿Siempre tienes que contar muchas veces o ir contando números?
31. - ¿Siempre tienes problemas para terminar tu trabajo escolar porque tú tienes que hacerlo de nuevo?
32. - ¿Tienes un número especial o favorito que te gusta contar muchas veces o hacer algo justo ese número de
veces?
33. - ¿Tienes a menudo mala conciencia (remordimientos)?
34. - ¿Te preocupa mucho si no hacer algunas cosas tal como tú quisieras?
35. - ¿Siempre das una insuficiente respuesta en clase aunque antes tú prepares correctamente qué vas a decir?
36. - ¿Tienes problema para poner en marcha tu mente?
37. - ¿Miras mucho las cosas que haces porque no estás seguro de que las hayas hecho correctamente?
38. - ¿Guardas muchas cosas en tu habitación que no necesitas?
39. - ¿Está tu habitación llena con juguetes viejos, cajas, juegos o ropas porque tú piensas que puedes
necesitarlas algún día?
40. - ¿Guardas todas las gratificaciones o dinero que te da tu familia?
41. - ¿Te pasas mucho tiempo contando y ordenando tu dinero?
42. - ¿Tienes juegos especiales que te dan "buena suerte", por ejemplo, no pisar raya?
43. - ¿Cambias o coges un determinado camino para evitar la "mala suerte"?
44. -¿Tienes números o palabras especiales para decir en su momento y evitar así la mala suerte?

(Versión española: Benjumea, P. y Mojarro, MD. )
R-1.
R-2.
R-3.
R-4.
R-5.

Mis pensamientos y hábitos son bastante sensatos y razonables.
Esto es justamente una costumbre, yo lo hago sin pensarlo.
Yo frecuentemente lo hago. Pero no me molesta. Y no intento frenarlo.
Yo sé que esto no es necesario. Que no tengo que hacerlo. Y yo intento detenerlo.
Hacer esto me molesta mucho y yo intento detenerlo por todos los medios.

I-1.
I-2.
I-3.
I-4.

Esto no me impide hacer o pensar otras cosas (actividades).
Me impide un poco hacer o pensar otras cosas, ocupa algo de mi tiempo.
Me detiene de hacer o pensar otras cosas. Quitándome parte de mi tiempo.
Me detiene de hacer o pensar gran cantidad de cosas. Quitándome mucho tiempo.

Los TOC en la infancia y la adolescencia representan un cuadro clínico complejo, muy polimorfo en la presentación
y cuyo pronóstico es de cierta severidad a medio y largo plazo.
La fenomenología fundamental hace referencia a ideas recurrentes de tipo obsesivo que originan angustia y/o en
la realización de actos repetitivos de forma compulsiva que pretendiendo enjugar la angustia no lo consiguen o
incluso la incrementan.
La evaluación de los TOC debe realizarse en un contexto clínico que incluya:
1) La investigación de alguna situación que pudiera considerarse en el concpeto de síndrome de estrés
postraumático y/o la presencia de acontecimientos vitales estresantes en un periodo no superior a los seis meses
de antelación a la presentación de la clínica.
2) Es necesario investigar el tiempo "ocupado" en las ideaciones obsesivas y/o en los actos compulsivos.

3) El nivel de ansiedad y grado de invalidez social para desarrollar las actividades habituales para su edad y nivel
de desarrollo.
4) tipo de vivencia y de reacción del sistema familiar a la clínica presentada por el niño/a o adolescente.
Otro aspecto fundamental para comprender los TOC en la infancia y la adolescencia consiste en contemplar en la
evaluación clínica la etapa del desarrollo, lo que incluye el grado de madurez yóica suficiente (al menos debe estar
en la fase de resolución edípica/operaciones concretas) y el tipo de organización defensiva o utilización de
mecanism

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar
psiquiatria.com - Portal número 1 en salud mental en lengua castellana