Expertos urgen a abordar los traumas que suponen para los niños las migraciones forzadas

Noticia | Tratamientos | 2016-10-18

RESUMEN

BARCELONA, 17 Oct. (EUROPA PRESS) - El psiquiatra y director del Instituto Docente Sant Pere Claver, Lluís Mauri, y el también psiquiatra y jefe del Departamento de Salud Mental Sant Pere Claver, David Clusa, han alertado este lunes del riesgo que supone para la salud mental de los niños refugiados que no se aborde pronto la situación traumática que han vivido, ya que es más eficaz hacerlo de pequeños que de adolescentes o adultos. En una atención a los medios con motivo de las jornadas que ha organizado su fundación sanitaria sobre la atención a la salud mental de los refugiados, se han mostrado preocupados por los problemas que pueden sufrir estos niños, que viven de una forma especialmente traumática las situaciones de alto riesgo vital que comporta el viaje de los inmigrantes forzados. La entidad ha detectado que el 20% de las personas que atiende su Servicio de Atención Psicopatológica y Psicosocial a inmigrantes y refugiados (Sappir) sufren un trastorno por estrés postraumático conocido como Síndrome de Ulises, expuesto por el psiquiatra Joseba Achotegui, y que se debe a las dificultades y situaciones de el alto riesgo vital, de "muerte inminente", que han sufrido en el viaje. El psiquiatra y precursor del concepto de 'resiliencia', Boris Cyrulnik, ha señalado que para poder tener de adulto resiliencia y poder retomar un nuevo desarrollo después de un trauma psíquico, como es el de la migración forzada, es necesario estar envuelto en un entorno rico a nivel afectivo y sensorial en los primeros meses de vida. En los bebés que carecen de este entorno se ha apreciado que tienen el lóbulo frontal del cerebro atrofiado, ha apuntado, y se encontrarán en un futuro con más dificultades para recuperarse de traumas como el del viaje de los migrantes, ante lo que Mauri ha señalado la necesidad de un abordaje multidisciplinar que incluya la psiquiatría transcultural. Clusa ha advertido que los inmigrantes que llegan a Europa son personas jóvenes, con estudios, en los que la familia ha puesto toda su esperanza, y después de un viaje durísimo son sometidos a una gran presión: "Finalmente llegan a las puertas de nuestros países y los sometemos a estar encerrados en una especie de jaulas", ha lamentado. Las personas que atienden desde hace más de 20 años en Barcelona --con 160 usuarios en 2015--, sienten esta presión en todos los ámbitos de su vida, como la imposibilidad de trabajar por falta de papeles, que dificulta la construcción de la propia identidad, y han añadido que el 40% de los atendidos tienen menos de 30 años, otro 40% tienen entre 30 y 40 años y el 20% restante son mayores de 40, según los datos de la memoria de 2015.

TODOS LOS TRAUMAS POSIBLES

Cyrulnik ha destacado que a la actual migración por guerras y razones económicas, la seguirá en el futuro las migraciones que generarán las sequías del cambio climático, y ha alertado de que los inmigrantes "tienen todos los traumas posibles": han sido expulsados de su país, durante su viaje los agreden y los roban, y al llegar al destino están mal acogidos. Si bien los niños que viajan con su familia tienen menos problemas, los que viajan solos tienen más complicado hacer un proceso de resiliencia, porque no conocen la lengua y no cuentan con el apoyo familiar, y ha añadido que no es una buena solución concentrar a las personas según su procedencia, porque hace que haya conflictos entre colectivos cuando las cosas no van bien. Ha defendido la integración por encima de la asimilación, teniendo la primera respeto e interés por la cultura de procedencia de las persona, y al ser preguntado por el hecho de que muchos de que muchos jóvenes radicalizados que han atentado en Europa eran de una segunda generación de inmigrantes, ha destacado que se trata de jóvenes que han crecido bien pero al ser adultos chocan con el fracaso y el paro.

PERSONAS PSICÓPATAS

De entre los 10.000 jóvenes radicalizados que se detectaron en Francia y Bélgica, hay cerca de 100 personas psicópatas, una cifra muy baja pero que son "los que dan más miedo", mientras que ha señalado que en muchos casos son musulmanes conversos que en realidad no conocen la religión. De estos 10.000, el 40% son hijos de cristianos, entre los que ha destacado como curiosidad que hay algunos descendientes de republicanos españoles que se han convertido al Islam, mientras que otro 40% son familias musulmanas que en un inicio no tienen ningún problema socioeconómico pero después descubren en el yihadismo una forma de convertirse en "héroe", mientras que el resto son hijos de padres ateos.



Url corta de esta página: http://psiqu.com/2-52037
PRÓXIMOS CURSOS ONLINE
Más Cursos Online El duelo y la muerte