PUBLICIDAD
Última actualización web: 08/08/2022

El espectro clínico de la distimia: a propósito de un caso.

Autor/autores: J.M. Montes Rod , A. Conde Bahíllo, J. Saiz Ruiz
Fecha Publicación: 09/05/2010
Área temática: .
Tipo de trabajo: 

RESUMEN

Como se muestra en este caso clínico, la distimia es un trastorno crónico que sufre complicaciones durante su curso tales como episodios depresivos mayores o hipomaníacos. Se discuten las implicaciones de su posible relación con el trastorno bipolar.

Palabras clave: Distimia; Trastorno Bipolar.

-----
Para más contenido siga a psiquiatria.com en: Twitter, Facebook y Linkedl.

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-5916

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

REVISTA ELECTRÓNICA DE PSIQUIATRÍA
Vol. 2, No. 4, Diciembre 1998
ISSN 1137-3148

El espectro clínico de la distimia: a
propósito de un caso.
J. M. Montes Rodríguez*, A. Conde
Bahíllo**, J. Saiz Ruiz
* F.E.A. del Hospital Universitario Príncipe de
Asturias de Alcalá de Henares. Madrid (España).
** M.I.R. del Hospital General de Palencia Río
Carrión. Palencia (España).
*** Jefe del Servicio de Psiquiatría. Hospital
Ramón y Cajal. Madrid (España).

CASO CLÍNICO
[Resumen] [Abstract]
Introdución.
Caso clínico.
Discusión.

Correspondencia:
José Manuel Montes Rodríguez
Centro de Salud Mental de Torrejón
Avenida de la Solana, s/n.
28850 Torrejón de Ardoz. Madrid (España)
Tel.: +34 91 678 06 06
E-mail: josemanuel.montes@globalmed.es

Introducción

La depresión neurótica ha sido un término que tradicionalmente ha hecho alusión a un
subgrupo de depresiones de intensidad leve, con escasa presencia de síntomas
vegetativos o psicomotores y que surgían de forma reactiva a problemas de relación
interpersonal o cualquier tipo de pérdida1. Se presuponía que la etiología del trastorno
era psicogenética, desarrollándose sobre una caracteropatía previa, la cual se
consideraba la base fundamental del trastorno.
El concepto de distimia surgió con el DSM-III reemplazando a la depresión neurótica.
Se clasificó dentro de los trastornos del ánimo debido a que estudios de seguimiento
demostraron que en un porcentaje muy elevado desarrollaban posteriormente
depresiones mayores o incluso un trastorno bipolar2. Además, se ha observado una alta
carga de antecedentes familiares de, tanto depresión mayor, como trastorno bipolar,
entre los pacientes afectos de distimia3. La relación con los trastornos afectivos también
se pone de manifiesto al compartir con los pacientes depresivos el acortamiento de la
latencia REM3 y una respuesta positiva a diversos timolépticos4.
Por todo ello Akiskal ha enfatizado que la distimia es un trastorno perteneciente al
espectro afectivo y que predispone a la aparición de episodios afectivos mayores5. De
confirmarse esta hipótesis, la repercusión sobre su tratamiento y pronóstico es de gran

interés, sobre todo teniendo en cuenta la elevada prevalencia y grado de discapacidad de
este trastorno.
A continuación se presenta un caso clínico que viene a ilustrar esta pertenencia de la
distimia a un espectro afectivo, en el que ésta sería parte de un continuum con el
trastorno bipolar en un extremo.

Caso clínico
Se trata de una paciente que acude por primera vez a un psiquiatra a la edad de 29 años.
El motivo de esa primera consulta es el bajo estado de ánimo -piensa que no disfruta de
la vida- e inseguridad en sus relaciones interpersonales desde prácticamente el inicio de
su adolescencia. Ella misma atribuye este estado a las difíciles relaciones que mantiene
con su madre, a la que considera una persona muy autoritaria y que pretende imponer su
criterio de forma constante. Inicia psicoterapia que abandona al cabo de un año ante la
escasa mejoría que experimenta. Tras ello, sigue diversos tratamientos
psicofarmacológicos fundamentalmente con antidepresivos, tales como amitriptilina,
imipramina o maprotilina. No mantiene ninguno de ellos por un tiempo superior a 10
días, debido a la gran cantidad de efectos secundarios que presenta, incluso a las dosis
tan bajas e infraterapéuticas que se le pautan. Por esta razón, el único tratamiento que
mantiene durante años es la combinación de melitraceno (20 mg/día) y flupentixol (1
mg/día) con el que se siente al menos más tranquila. Sin embargo, sufre bajadas en su
estado de ánimo en relación fundamentalmente con discusiones que mantiene con su
madre por temas nimios, que cada vez se hacen más frecuentes y se extienden a otras
personas de su entorno socio-familiar al sentirse rechazada por ellos. La sintomatología
que presenta en estos periodos de aumento de la tristeza consiste en insomnio,
cansancio, dificultades de concentración y molestias somáticas como cefalea de
características tensionales. Estos periodos remiten de forma espontánea, tras varios
meses, en los que se van atenuando los síntomas lentamente.
Pese a que, con el paso del tiempo, se van acentuando progresivamente tanto la
inseguridad como la sensación de cansancio, no recibe otro tratamiento ya que abandona
el seguimiento psiquiátrico por pensar que no obtiene ningún beneficio del mismo.
Realiza un primer gesto autolítico a los 33 años, previamente a su boda, tras una fuerte
discusión que mantiene con su madre. Durante sus primeros años de matrimonio,
residiendo alejada de su madre, dice experimentar cierta mejoría, se dedica a las tareas
del hogar y tiene dos hijas. Un traslado de su marido que conlleva un nuevo
acercamiento a su madre desemboca en un nuevo intento autolítico a los 45 años. Este
hecho motiva un nuevo contacto psiquiátrico e inicio de tratamiento con diversos
antidepresivos que tampoco tolera. Finalmente, se inicia tratamiento con maprotilina a
dosis crecientes de hasta 150 mg/día. En esta ocasión no se objetiva intolerancia y sí una
respuesta positiva, con una progresiva recuperación del estado de ánimo. Sin embargo, a
las cuatro semanas, su familia comienza a notarla muy activa y habladora, levantándose
a las 5 de la mañana para realizar todas las tareas del hogar, saliendo posteriormente a
hacer deporte, cosa que nunca antes había realizado. Es traída a consulta donde se
objetiva un ánimo expansivo y verborrea. Manifiesta encontrarse en forma, habiéndole
desaparecido la molesta cefalea que había tenido toda su vida. Se suspende el
tratamiento antidepresivo y se pauta valpromida 1000 mg/día y tioridacina 100 mg/día.
La eutimia no se consigue hasta transcurridas 5 semanas. Este estado se mantiene varios
meses después, permaneciendo como único tratamiento el regulador del humor.
Como antecedentes personales psiquiátricos destaca una tía materna que precisó
tratamiento con electrochoque por un cuadro depresivo. Así mismo, su hija sigue
consultas psicológicas por sintomatología depresiva e inseguridad.

Discusión
Del análisis de este caso se pueden extraer varias conclusiones interesantes. Hay que
destacar en primer lugar la vigencia del concepto kraepeliniano de distimia. Para
Kraepelin, lo que caracteriza a la distimia son los síntomas depresivos de bajo grado6,
fundamentalmente de tipo subjetivo (humor y cognición) y la ausencia de signos
objetivos (psicomotores y vegetativos). Este concepto ha sido retomado por Akiskal,
ubicándola un paso más allá del temperamento melancólico, en un continuum, con los
episodios afectivos mayores en el otro extremo.
En el caso que nos ocupa, el motivo de la primera consulta psiquiátrica es el bajo ánimo
presente desde hace varios años, además de la inseguridad en las relaciones
interpersonales. no se aprecian signos objetivos en consonancia con el concepto de
distimia anteriormente esbozado. Esta sintomatología, de difícil separación todavía del
plano de las alteraciones temperamentales, es la base para el desarrollo posterior del
trastorno distímico. Es decir, la existencia de una diatesis para presentar una
disregulación afectiva provoca, al mantenerse en el tiempo determinados factores
ambientales adversos, un trastorno distímico según el modelo de Akiskal. Además,
ilustra perfectamente cómo la permanencia de estos síntomas puede modificar incluso el
carácter, generando rasgos tales como la hipersensibilidad al rechazo que le llevan a
presentar dificultades en la esfera de las relaciones interpersonales7. Ello va a provocar
que, los roces interpersonales o discusiones, sean vivenciados por la paciente con gran
estrés y cristalicen episodios depresivos como se deduce de la sintomatología que
aparece tras estas situaciones. Es decir, la baja autoestima, dependencia e
hipersensibilidad al rechazo derivados del mantenimiento de los síntomas distímicos
impiden a la paciente mantener un adecuado grado de autonomía y afirmación personal,
permitiendo la aparición de situaciones que siente como abandono y que son el caldo de
cultivo para los episodios depresivos posteriores.
Según este esquema, se puede explicar cómo síntomas subdepresivos pueden generar
muchos de los tradicionales trastornos neuróticos. Si en el momento de solicitar ayuda,
la paciente hubiera recibido un adecuado abordaje terapéutico, la carga derivada de este
conflicto interpersonal se hubiera aliviado y con ello se hubieran prevenido las
complicaciones posteriores3.
Desgraciadamente, ni las alteraciones caracteriales, ni los síntomas distímicos, ni
incluso los episodios depresivos recibieron un adecuado abordaje y tratamiento,
perpetuando la situación de la paciente. Esto puede explicar en parte la evolución
crónica de la distimia que se observa en los estudios de seguimiento realizados8.
La necesidad de realizar un tratamiento adecuado de, tanto los síntomas subafectivos a
nivel temperamental, como del trastorno distímico es evidente, y no sólo para prevenir
la cristalización de episodios afectivos mayores, sino también intentos autolíticos de
desenlace fatal. Existen suficientes datos que hablan de la eficacia de los tratamientos
psicofarmacológicos en la distimia, e incluso sugieren la hipótesis que éstos pueden
modificar el sustrato temperamental que da pie a ella3.
Aunque probablemente la distimia sea un concepto heterogéneo, al menos un subgrupo
de ella sí que pertenece al espectro afectivo. Este caso resulta suficientemente ilustrativo
de esta relación, y no sólo por la aparición de episodios de depresión mayor, sino
también por el desencadenamiento de síntomas hipomaniacos. La hipomanía aparece en
el contexto de un tratamiento antidepresivo, por lo que el primer diagnóstico a realizar
siguiendo los criterios DSM-IV9 es el de Trastorno afectivo inducido por antidepresivos

con características maníacas. El desencadenamiento de episodios hipomaníacos en
pacientes distímicos tras recibir tratamiento antidepresivo ya ha sido comunicado
previamente3, así como también de forma espontánea 10.
Este hecho permite por sí solo establecer la conexión de la distimia -o al menos algún
subgrupo de distimia- con el trastorno bipolar, ya que es bastante probable que para
desarrollar una hipomanía, aunque inducida por antidepresivos, sea necesaria la
existencia de una diatesis para este trastorno.
Pero además, la duración del episodio hipomaníaco fue de 5 semanas tras haber retirado
la medicación antidepresiva. Esto obliga a considerar que el diagnóstico más adecuado
es el de Trastorno Bipolar tipo II, al permanecer la sintomatología por un espacio
superior a las 4 semanas tras la retirada del antidepresivo9.
En definitiva, el caso clínico presentado permite incluir algunos subgrupos de distimia
dentro de un espectro afectivo, obligando a considerar la necesidad de un adecuado
tratamiento farmacológico para estos pacientes. Todo ello sin descartar otros abordajes
que pueden resultar de utilidad en otros casos. Resulta por lo tanto necesario realizar
investigaciones que permitan establecer esta distinción.
REFERENCIAS
1. Klerman GL, Endicott J, Spitzer R, Hirschfeld RM. Neurotic depressions:
a systematic analysis of multiple criteria and meanings. Am J Psychiatry
1979;136:57-61.
2. Akiskal HS, Bitar AH, Puzantian VR, Rosenthal TL, Walker PW. The
nosological status of neurotic depression: a prospective three-to four-year
follow-up in light of the primary-secondary and unipolar-bipolar
dichotomies. Arch Gen Psychiatry 1978;35:756-66.
3. Akiskal HS, Rosenthal TL, Haykal RF, Lemmi H, Rosenthal RH, ScottStrauss A. Characterological depressions: clinical and sleep EEG findings
separating `subaffective dysthymias' from `character spectrum disorders'.
Arch Gen Psychiatry 1980;37:777-83.
4. Howland RH: Pharmacotherapy of dysthymia: a review. J Clin
Psychopharmacol 1991;11: 83-92.
5. Akiskal HS. Dysthymia:clinical and external validity. Acta Psychiatr
Scand 1994; 89 Suppl 383:19-23.
6. Burton SW, Akiskal HS, editores. Dysthymic disorder. London: Gaskell;
1990.
7. Akiskal HS. Subaffective disorders: Dysthymic,cyclothymic and bipolar II
disorders in the borderline realm. Psychiatr Clin North Am 1981;15: 9-10.
8. Akiskal HS, Weise RE. The clinical spectrum of so-called `minor'
depressions. Am J Psychother 1992;46:9-22.
9. American Psychiatric Association. Diagnostic and Statistical Manual of
Mental Disorders. 4th ed. Washington D.C.: American Psychiatric
Association; 1994.
10.
Klein DN, Taylor EB, Harding K, Dickstein S. Double depression and
episodic major depression:demographic, clinical familial, personality and
socioenvironmental characteristics and short-term outcome. Am J

Psychiatry 1988;145:1226-31.

Referencia a este artículo según el estilo Vancouver:
Montes JM, Conde A, Saiz J. El espectro clínico de la distimia: a propósito de un caso. Psiquiatría.COM [revista
electrónica] 1998 Diciembre [citado 1 Ene 1999];2(4):[9 pantallas]. Disponible en: URL:
http://www.psiquiatria.com/psiquiatria/vol2num4/art_9.htm
NOTA: la fecha de la cita [citado...] será la del día que se haya visualizado este artículo.

info@psiquiatria.com

Sumario

Principio de página

Página principal

© INTERSALUD, 1998. Reservados todos los derechos. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida sin
la autorización por escrito del titular del copyright.

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar