PUBLICIDAD
Última actualización web: 02/12/2021

¿Qué hay de nuevo sobre el cannabis?.

Autor/autores: L.A. Núñez
Fecha Publicación: 14/06/2010
Área temática: .
Tipo de trabajo: 

RESUMEN

-----

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-6190

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

¿Qué hay de nuevo sobre el cannabis?
FUENTE: PSIQUIATRIA.COM. 1999; 3(1)

L. A. Núñez
Clínica San Francisco Javier
Pamplona (España)
Correspondencia:
Dr. Luis Alfonso Núñez Domínguez
Clínica San Francisco Javier
Avda. baja Navarra, 52 - 31002 Pamplona (España)
Tel. +34 948 23 16 00
E-mail: land@abc.ibernet.com

Resumen
A raíz de la identificación de los receptores cannabinoicos en 1984 por Mechoulan y la posterior clonación y
localización de los mismos por Henkerham en 1992, hemos asistido a una época de interés por parte de la
comunidad científica hacia el cannabis, su consumo y sus consecuencias. Son numerosos los grupos de
investigadores involucrados en el estudio de los mecanismos de acción del cannabis y sus derivados endógenos
(anandamida) y las relaciones del sistema cannabinoico endógeno con otros sistemas (por ejemplo, con el sistema
opioide o dopaminérgico).
Sintetizando un poco, podríamos centrar dicho interés científico en dos vías: la primera de ellas, con clara
repercusión social, es la derivada de las posibilidades terapéuticas del uso del cannabis (en concreto, del THC) en
diversas patologías orgánicas (vómitos causados por tratamientos oncológicos, dolores de diverso origen, etc.),
que llevaron a algunos grupos a acuñar la desafortunada expresión del "porro terapéutico". La otra vía de
investigación predominante es la que estudia las interrelaciones existentes entre el consumo de cannabis y las
psicosis, más en concreto con la esquizofrenia. A esta última nos vamos a referir en adelante.
Durante los días 14, 15 y 17 de Febrero del presente año un congreso que tenía por título "Inaugural International
Cannabis and Psychosis Conference" tuvo lugar en Melbourne. En él se dieron cita todos los investigadores más
importantes del mundo en el momento actual acerca de este aspecto del abuso de sustancias.
Resumiendo un poco lo allí hablado podríamos decir que:
La prevalencia del consumo de cannabis entre los adolescentes ronda el 30 % en forma de consumo habitual y
entre la población psiquiátrica en torno al 25-30 %, sobre todo entre esquizofrénicos. Los efectos a largo plazo del
cannabis sobre las funciones cognitivas aún permanecen en duda, aunque existe un estudio con 200 sujetos que
pronto va a ser publicado, con resultados muy concretos. Parece ser que los ex consumidores presentan mayor
grado de psicopatología que los no consumidores. La psicosis cannábica, aunque rara, existe, pero necesita ser
delimitada con mayor claridad. El consumo de cannabis es un factor de alto riesgo en poblaciones vulnerables
(antecedentes familiares de psicosis, personalidad esquizotípica) para la aparición de una esquizofrenia. No está
claro que pueda llegar a ser un factor no sólo desencadenante, sino también causal. La teoría de la
automedicación es aplicable al consumo de cannabis por los esquizofrénicos. Dicho consumo provoca un
importante deterioro en la evolución de estos pacientes, en forma de más ingresos, más recaídas y peor
respuesta al tratamiento. Se está avanzando mucho en el estudio de la interrelación entre los sistemas
dopaminérgico y cannabinoico en el sistema nervioso central. Dichos estudios (algunos en cerebros de humanos)
muestran alteraciones en ambos sistemas en sujetos esquizofrénicos. Algunas de estas aseveraciones estaban
basadas en estudios que pronto van a ser publicadas en distintas revistas psiquiátricas de difusión mundial. Otros
estudios, con pequeñas muestras de pacientes, van a ser ampliados y los datos reanalizados con posterioridad.
Por lo dicho en este congreso, no parece que el cannabis sea una sustancia inocua, mucho menos para los sujetos
que ya presentan algún tipo de trastorno mental. Ello debería llevarnos a plantear la necesidad de revisar los
conceptos que maneja la sociedad acerca de esta sustancia y situar en su justa medida los riesgos que conlleva el
uso indiscriminado de la misma.

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar