PUBLICIDAD
Última actualización web: 08/12/2021

Disfunción ejecutiva: sintomatología que acompaña a la lesión o disfunción del lóbulo frontal.

Autor/autores: Esperanza Bausela Herreras , José Luis Santos Cela
Fecha Publicación: 03/11/2010
Área temática: .
Tipo de trabajo: 

RESUMEN

En este artículo nos vamos a centrar en el síndrome del lóbulo frontal, analizaremos la diversidad sintomatologíca que acompña a este síndrome, profundizando en concreto en la disfunción del sistema ejecutiva. Es por ello, que inicialmente aborderamos la precisión conceptual de este constructo, trataremos de desglosar las diversas dimensiones, ámbitos o capacidades que engloba el mismo, así como el sustrato neurológico al que tradicionalmente se ha vinculado la función ejectiva, desde el clásico estudio de Phineas Gagé, el cortex prefrontal. Para finalmente abordar algunas de las alteraciones que presentan estar personas en este constucto.

Palabras clave: Función ejecutiva; corteza prefrontal; función cognitiva; síndrome frontal.

-----
VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-6568

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

1

Avances en Salud Mental Relacional / Advances in relational mental health
Vol.5, núm.2 - Julio 2006
Órgano Oficial de expresión de la Fundación OMIE
Revista Internacional On-line / An International On-line Journal

DISFUNCIÓN EJECUTIVA: SINTOMATOLOGÍA QUE
ACOMPAñA A LA LESIÓN Y/O DISFUNCIÓN DEL
LÓBULO FRONTAL

Esperanza Bausela Herreras
(Profesora investigadora, Universidad Autónoma de San Luis Potosí (México)
C/ Lope de Vega Nº4, 2D
47010 Valladolid
esperanzabh@yahoo.es (auxiliar)
José Luis Santos Cela
(Profesor Asociado en el área de Personalidad, Eva. y Trat Psic. Dpto. F. Y CC. Educación
Univarsiad de León España)

Resumen: En este artículo nos vamos a centrar en el síndrome del lóbulo frontal,
analizaremos la diversidad sintomatologíca que acompña a este síndrome, profundizando en
concreto en la disfunción del sistema ejecutiva. Es por ello, que inicialmente aborderamos la
precisión conceptual de este constructo, trataremos de desglosar las diversas dimensiones,
ámbitos o capacidades que engloba el mismo, así como el sustrato neurológico al que
tradicionalmente se ha vinculado la función ejectiva, desde el clásico estudio de Phineas
Gagé, el cortex prefrontal. Para finalmente abordar algunas de las alteraciones que presentan
estar personas en este constucto.
Palabras Clave: Función ejecutiva, corteza prefrontal, función cognitiva, síndrome frontal.

Summary: In this I paper we center in the syndrome of the frontal lobule and we analyze the
diversity sintomatology that acompany to it, deepening in the system executive's disorder. For
ASMR Revista Internacional On-line - Dep. Leg. BI-2824-01 - ISSN 1579-3516
CORE Academic, Instituto de Psicoterapia, Manuel Allende 19, 48010 Bilbao (España)
Copyright © 2006

Avances en Salud Mental Relacional / Advances in relational mental health
Vol.5, núm.2 - Julio 2006
Órgano Oficial de expresión de la Fundación OMIE
Revista Internacional On-line / An International On-line Journal

2

this reason, we describe this constructo, we try to remove the diverse dimensions,
environments or capacities that it includes the same one, as well as the neurological basis
which traditionally has been linked with frontal lobule, since the famous and classic study of
Phineas Gagé. Finaly, we study some disordes which are relationaed with this construct.
Words Key: Executive function, prefrontal cortex, cognitive function and frontal syndrome.

1. Conceptualización
En este capítulo nos centramos en la función ejecutiva debido al espectacular avance
de las neurociencias, en general, y de la neuropsicología, en particular, acompañado de un
creciente interés por comprender las funciones y los sustratos neuronales de los procesos
cognitivos más complejos (Muñoz y Tirapu, 2004). En los últimos años los investigadores
han roto con el dualismo cartesiano que ha inundado la investigación durante siglos, para
sentar una premisa fundamental: todo lo que somos y hacemos responde a pautas de la
activadad cerebral. Así, la investigación se ha embarcado a la búsqueda de "El Dorado", de
aquello que nos hace más radicalmente humano y que refleja más nuestra especificidad.
Dentro de las funciones cognitivas de alto nivel ­ o funciones corticales superiores en la
terminología de Luria (1966), entre las que más profusión de artículos e investigación han
generado, figuran las denominadas funciones ejecutivas. En los últimos años ha ido tomando
forma un concepto que ha pasado a la neuropsicología con el nombre de función ejecutiva,
que es la última instancia cerebral en el control, regulación y dirección de la conducta
humana.
De acuerdo con León Carrión y Barroso (1997) en el cerebro humano existe un
pensamiento ejecutivo que es el encargado de que los distintos subsistemas que sirven al
pensamiento actúen coordinadamente activando o desactivando los circuitos cerebrales
funcionales necesarios para facilitar dicho procesos.
El concepto empírico de función ejecutiva se elaboró a partir de la investigación
neuropsicológica realizada en pacientes con lesiones prefrontales, principalmente en la región
dorsolateral, y en animales de experimentación (Fuster, 1989).
Este término ha sido presentado como un concepto análogo a la mayoría de conceptos
teóricos de control presentados por las teorías que tratan de explicar la subordinación de la
conducta al funcionamiento de la corteza cerebral El concepto de función ejeutiva es
relativamente reciente dentro del campo de estudio de las funciones cerebrales. Este concepto
ASMR Revista Internacional On-line - Dep. Leg. BI-2824-01 - ISSN 1579-3516
CORE Academic, Instituto de Psicoterapia, Manuel Allende 19, 48010 Bilbao (España)
Copyright © 2006

3

Avances en Salud Mental Relacional / Advances in relational mental health
Vol.5, núm.2 - Julio 2006
Órgano Oficial de expresión de la Fundación OMIE
Revista Internacional On-line / An International On-line Journal

fue aportado por Fuster (1989), pero probablemente es el propio Luria es que lo esbozara en
su libro Higher Cortical Functions in Man (1966). Luria (1973a) fue el primer autor, que, sin
nombrar el término ­ el cual se debe a Lezak ­ conceptualizó las funciones ejecutivas,
refiriéndose a un grupo de funciones reguladoras del comportamiento humano cuando "cada
actividad humana comienza con una intención definida, dirigida a una meta y regulada por un
programa específico que necesita de un tono cortical constante". Es el primero que plantea los
postulados más innovadores, relacionando las funciones ejecutivas con las funciones
intelectuales. Para el, las funciones intelectuales tienen un primer componente que denomina
intelecto estático o formal que forma parte de aquellas capacidades que intervienen en
actividades como la conceptualización, el juicio o el razonamiento. El segundo componente es
el intelecto dinámico, abarca todas aquellas capacidades necesarias para solucionar cualquier
tipo de problema intelectual, que se descomponen a su vez, en capacidades como:
planteamiento del problema, construcción de la hipótesis resolutiva, ideación de estrategias
para confirmar o desechar la hipótesis y la elección de las tácticas adedecuadas. Todas las
funciones de este intelecto dinámico se resume como "la ejecución de un programa de acción
orientado hacia el futúro". Cuando se produce una alteración del intelecto dinámico "estas
personas no analizan las condiciones del problema, no se percatan de las condiciones
importantes del mismo, incluso no llegan a ello, las conexiones no controlan el curso
subsiguiente de las operaciones intelectuales. El sistema de operaciones que normalmente
conduce a la solución de un problema se desintegra y es reemplazado por una serie de
conexiones fragmentarias sin una estructura jerárquica claramente definida... la ausencia de
un plan para resolver el problema, la omisión de la fase de investigación previa y la
sustitución de verdaderas operaciones intelectuales por actos impulsivos y fragmentarios, son
signos típicos de este tipo de alteraciones" (Luria, 1973b).
Pero es a Lezak (1989), como ya hemos comentado, a quien se debe el concepto de
función ejecutiva del cerebro: Planificación, programación, regulación, y verificación de la
conducta intencional "las funciones ejecutivas comprenden las capacidades mentales
necesarias para formular metas, planificar la manera de lograrla y llevar adelante ese plan de
manera eficaz" (Lezak, 1982, p.281), son por tanto las capacidades que permiten llevar a cabo
una conducta eficaz, creativa y socialmente aceptada.
A su vez, Sholberg y Mateer (1989) consideran que las funciones ejecutivas abarcan
una serie de procesos cognitivos entre los que destacan la anticipación, la elección de
ASMR Revista Internacional On-line - Dep. Leg. BI-2824-01 - ISSN 1579-3516
CORE Academic, Instituto de Psicoterapia, Manuel Allende 19, 48010 Bilbao (España)
Copyright © 2006

Avances en Salud Mental Relacional / Advances in relational mental health
Vol.5, núm.2 - Julio 2006
Órgano Oficial de expresión de la Fundación OMIE
Revista Internacional On-line / An International On-line Journal

4

objetivos, la planificación, la selección de la conducta, la autorregulación, el autocontrol y el
uso de realimentación (feedback).
Barkley (2001) define las funciones ejecutivas como modelo de acción autodirigidos
que permiten la maximización global de las consecuencias sociales, una vez que las
consecuencias inmediatas y demoradas de las distintas alternativas de acción se consideran
simultáneamente.

2. Dimensiones de la función ejecutiva
En términos genéricos, pues, las funciones ejecutivas hacen referencia a una
constelación de capacidades cognitivas implicadas en la resolución de situaciones novedosas,
imprevistas o cambiantes y, de forma consensuada, pueden agruparse en una serie de
componentes (Lezak, 1995; Stuss y Levine, 2000): (i) Las capacides necesarias para formular
metas, diseño de planes (ii) las facultades implicadas en la planificación de los procesos y las
estrategias para lograr los objetivos, (iii) las habiliades implicadas en la ejecución de los
planes (iv) el reconocimiento del logro/no logro y de la necesidad de alterar la actividad,
deternerla y generar nuevos planes de acción, (v) inhibición de respuestas inadecuadas, (vi)
adecuada selección de conductas y su organización en el espacio y en el tiempo, (vii)
flexibilidad cognitiva en la monitorización de estrategias, (viii) supervisión de las conductas
en función de estados motivacionales y afectivos, y (ix) toma de decisiones.
Benedet (1986) considera la necesidad de diferenciar por un lado las denominaciones
del tipo metacognición, metamemoria, metacomponentes que hacen más hincapié en los
aspectos relacionados con el conocimiento y la conciencia de los propios procesos cognitivos
y de sus limitaciones, y por otro las denominaciones del tipo control cognitivo, procesos
ejecutivos, control ejecutivo, que ponen más el acento en los aspectos ejecutivos del proceso
de solución de un problema, desde la toma de conciencia de ese problema, hasta su solución
final.
Son un conjunto de habilidades cognoscitivas necesarias para realizar tareas como:
planificación secuencial de actividades, programación y corrección de acuerdo con un plan;
anticipación de eventos; autorregulación a través de los mecanismos de monitorización pre,
per y postfuncionales; flexibilidad cognitiva y ponderación del tiempo y del espacio, entre
otros; capacidad de atender a diversos estímulos de forma simúltanea; capacidad de responder
de acuerdo al contexto; resistencia a la distracción e inhibición de conductas inapropiadas
ASMR Revista Internacional On-line - Dep. Leg. BI-2824-01 - ISSN 1579-3516
CORE Academic, Instituto de Psicoterapia, Manuel Allende 19, 48010 Bilbao (España)
Copyright © 2006

5

Avances en Salud Mental Relacional / Advances in relational mental health
Vol.5, núm.2 - Julio 2006
Órgano Oficial de expresión de la Fundación OMIE
Revista Internacional On-line / An International On-line Journal

compondrían las funciones cognitivas complejas. Otros autores, piensan que las funciones
ejecutivas reponderían más a un "proceso de control central" y no necesariamente a procesos
cognitivos complejos (Denckla, 1996a, b; Etchepareborda, 2000a).

3. Función ejecutiva y función cognitiva
El concepto neuropsicológico de funciones ejecutivas es menos "cognitivo" que el
concepto de control ejecutivo procedente de las teorías del procesamiento de la información.
A finales de la década de los setenta, este mismo tema va a ser objeto de un interés creciente
en el seno de la psicología del procesamiento de la información. Así, Brown y Loache (1978)
denominan metacognición al control que posee un individuo sobre sus propios procesos
cognitivos. Los metacomponentes de la subcategoría componencial (Sternberg, 1985) son los
llamados procesos ejecutivos. Estos componentes de orden superior, son los procesos
ejecutivos que se usan para planificar, dirigir y evaluar la conducta, y que poseen un carácter
interactivo e impide que pueda ser evaluado por separado. Algunos de estos
metacomponentes son (Melcón y Manga, 2002): reconocimiento de la existencia de un
problema, definición de la naturaleza del problema, selección de los pasos necesarios para
resolver el problema, combinación de los pasos dentro de una estrategia eficaz, representación
de la información, localización de las fuentes necesarias para la localización del problema,
supervisión de la solución y evaluación de la solución.
Lezak (1989) destaca, además, la diferencia que existe entre las funciones ejecutivas y
las funciones cognitivas, resaltando que mientras que las funciones ejecutivas permanecen
intactas, una persona puede sufrir péridas cognitivas considerables y continuar siendo
independiente, constructivamente autosuficiente y productiva. Cuando se alteran las funciones
ejecutivas, el sujeto ya no es capaz de autocuidarse, de realizar trabajos para sí o para otros, ni
poder mantener relacionales sociales normales, independientemente de cómo conserve sus
capacidades cognitivas. Como pincipio básico de los déficits cognitivos usualmente atañen a
funciones específicas o áreas funcionales, mientras que la alteración ejecutiva se manifiesta de
una manera más general, afectando a todos los aspectos de la conducta.
En resumen, la mayoría de los autores (Kolb y Wishaw, 1990; León-Carrión y
Barroso, 1997; Lezak, 1995) coinciden en incluir en el sistema ejecutivo aquellas capacidades
cognitivas empleadas en situaciones en las que el sujeto debe realizar una acción finalístia, no
rutinaria o poco aprendida, que exige inhibir respuestas habituales, que requiere planificación
ASMR Revista Internacional On-line - Dep. Leg. BI-2824-01 - ISSN 1579-3516
CORE Academic, Instituto de Psicoterapia, Manuel Allende 19, 48010 Bilbao (España)
Copyright © 2006

6

Avances en Salud Mental Relacional / Advances in relational mental health
Vol.5, núm.2 - Julio 2006
Órgano Oficial de expresión de la Fundación OMIE
Revista Internacional On-line / An International On-line Journal

y toma de decisiones y que precisa del ejercicio de la atención consciente. Son consideradas
como un conjunto de habilidades cognitivas que operan para dar lugar a la consecución de un
fin establecido con anticipación (Baddeley y Della, 1998; Lezak, 1995). Estas funciones son
primordiales en todos los comportamientos necesarios para mantener la autonomía personal,
asi mismo, fundamentan la personalidad y el mantenimiento del comportamiento: la
conciencia, la empatía y la sensibilidad social.

4. Sustrato neurológico de la función ejecutiva: Corteza prefrontal
El cortex prefrontal realiza un control supramodular sobre las funciones mentales
básicas localizadas en estructuras basales o retorrolándicas. Este control se lleva a cabo a
través de las funciones ejecutivas, que también se distribuyen de manera jerárquica,
existiendo una relación interactiva entre ellas (Muñoz y Tirapu, 2004). Fuster (1999) ha
defendido la idea de una representación jerárquica en la mediación del lóbulo frontal en la
ejecución de las acciones: desde las neuronas motoras, los núcleos motores, el cerebelo, el
tálamo, los ganglios basales y el córtex frontal. Al mismo tiempo, este último también se
organizaría jeraquicamente: (i) El córtex motor primario mediaría en la representación y
ejecución de movimientos esqueléticos, (ii) el córtex premotor actuaría en la programación de
los movimientos más complejos, que impican meta y trayectoria, y (iii) el cortex prefontal,
donde se produce la representación de mayor nivel, actuaría a través de la distribución de
redes de neuronas cuya actividad puede verse "limitada" por la coincidencia temporal de la
actividad y el input a traves de tres funciones cognitivas básicas: (a) la memoria a corto plazo
motora y la preparación para la acción, (b) la memoria perceptiva a corto plazo, para la
retención de la información sensorial relevante, en el córtex dosrolateral. Y (c) el control
inhibitorio de la interferencia para eliminar aquello que es irrelevante, en el cortex orbital.

5. Disfunción ejecutiva y síndrome frontal
En el campo de la neuropsicología ha habido siempre un interés por el estudio de las
funciones ejecutivas dentro del "síndrome frontal", pero desde comienzos de la década de los
sesenta, paralelamente a los avances en el conocimiento de esta región cortical, el interés se
ha intensificado considerablemente.
En el contexto clínico se ha acuñado el término de síndrome disejecutivo para definir
una constelación de alteraciones cognitivo conductuales relacionadas con la afectación de las
ASMR Revista Internacional On-line - Dep. Leg. BI-2824-01 - ISSN 1579-3516
CORE Academic, Instituto de Psicoterapia, Manuel Allende 19, 48010 Bilbao (España)
Copyright © 2006

7

Avances en Salud Mental Relacional / Advances in relational mental health
Vol.5, núm.2 - Julio 2006
Órgano Oficial de expresión de la Fundación OMIE
Revista Internacional On-line / An International On-line Journal

funciones ejecutivas. Así, se ha acuñado el témino "síndrome disejecutivo" para definir en
primer lugar, las dificultades que exhiben algunos pacientes con una marcada dificultad para
centrase en la tarea y finalizarla sin un control ambiental externo (Baddeley y Wilson, 1988).
En segundo lugar, presentan dificultades en el establecimiento de nuevos repertorios
conductuales y una falta de capacidad para utilizar estrategias operativas. En tercer lugar,
muestran limitaciones en la productividad y creatividad, y en la flexibilidad cognitiva. En
cuarto lugar, la conducta de los sujetos afectados por alteraciones en el funcionamiento
ejecutivo pone de manifiesto una incapacidad para la abstracción de ideas y muestra
dificultades para anticipar las consecuencias de su comportamiento, lo que provoca una mayor
impulsividad o incapacidad para posponer una respuesta.
Barkley (1997) define este síndrome como "la incapacidad de seguir una secuencia
desconocida de actos dirigidos a un fin determinado, evidenciando, por otra parte, la
imposibilidad de poner en juego las diferentes variables que intervienen y de decidir con
relación a lo juzgado". Presentaría como características diferentes síntomas, con ligeras
variaciones, según los investigadores. Así, según Pistoia, Abad y Etchepareborda (2004): (i)
Dificultad en el manejo de la dirección de la atención (dificultad en inhibir estímulos
irrelevantes), (ii) dificultad en el reconocimiento de patrones de prioridad (falta de
reconocimiento de las jerarquias y significado de los estímulos ­ análisis y síntesis-), (iii)
impedimento de formular una intención: Dificultad en reconocer y seleccionar las metas
adecuadas para la resolución de un problema, y (iv) imposibilidad de establecer un plan de
consecución de logros (falta de análisis sobre las actividades necesarias para la consecución
de un fin), y, (v) dificultades para la ejecución de un plan, no logrando la monitorización ni la
posible modificación de la tarea según lo planificado. Para Baddeley y Wilson (1988)
comprende las siguientes características: (i) Dificultad para centrarse en una tarea y finalizarla
sin un control ambiental externo, (ii) presencia de un comportamiento rígido, perseverante, a
veces con conductas estereotipadas, (iii) dificultades en el establecimiento de nuevos
repertorios condutuales, junto con una falta de capacidad para utilizar estrategias operativas, y
(iv) limitaciones en la productividad y la creatividad con falta de flexibilidad cognitiva. Por
último, la conducta de las personas afectadas por alteraciones en el funcionamiento ejecutivo
pone de manifiesto una incapacidad para la abstracción y dificultades para anticipar las
consecuencias de su comportamiento.

ASMR Revista Internacional On-line - Dep. Leg. BI-2824-01 - ISSN 1579-3516
CORE Academic, Instituto de Psicoterapia, Manuel Allende 19, 48010 Bilbao (España)
Copyright © 2006

Avances en Salud Mental Relacional / Advances in relational mental health
Vol.5, núm.2 - Julio 2006
Órgano Oficial de expresión de la Fundación OMIE
Revista Internacional On-line / An International On-line Journal

8

Rylander, ya señalaba en 1939, que "el sindrome frontal produce alteraciones en la
atención, incremento de la distracción, dificultad para captar una realidad compleja [...]: Los
sujetos son capaces de resolver adecuadamente tareas rutinarias, pero incapaces de resolver
tareas novedosas".
Las alteraciones de la función ejecutiva se han vinculado tradicionalmente a las
disfunciones del lóbulo frontal (Barroso y León Carrión, 2002) no obstante, debemos ser
prudentes, tal y como señala Stuss (1992), ya que un abordaje estrictamente localizacionista
parece ser inapropiado. Así, recientes estudios lesionales (Lipska, Weinberger y Kolb, 2000),
clínicos (Igarashi, Oguni, Osawa, Awaya, Kato, Mimura y col. 2002) y de neuroimagen
(Campo, Maestú, Ortiz, Capilla, Fernández y Amo, prensa) han evidenciado la implicación de
otras estructuras corticales y subcorticales en la ejecución de estas atreas. Estos hallazgos
retan la idea tradicional localizacionista, apoyando la hipótesis de que el áutentico sustrato de
las funcones ejecutivas no es la corteza prefrontal, sino circuitos neuronales ampliamente
distribuidos en los que participaría, entre otros, la corteza prefrontal (Campo et al., prensa)
Sin duda alguna, el caso más famosos de la neuropsicología, sobre el estudio de la
lesión del daño frontal es el caso de Phyneas Gage. J.M. Harlow, médico de profesión, en
1868 (Walsh, 1986) describe uno de los primeros casos sobre los cambios producidos en la
conducta después de sufrir una lesión en la parte anterior del cerebro, que ejemplifica
claramente la relación existente entre los lóbulos frontales y los que con posterioridad se
denominaría funcionamiento ejecutivo. Los estudios de pacientes como Gage han motivado la
idea de que el daño frontal altera la capacidad para planificar y organizar, lo cual, a su vez, ha
llevado a una concepción "ejecutiva" de la función frontal. Dentro de la neuropsicología
moderna, esta idea se atribuyó por primera vez a Luria (1966), quien propuso que los lóbulos
frontales eran responsables de programar y regular el comportamiento, y de verificar si una
actividad dada era apropiada para una situación. Del mismo modo, Stuss y Benson (1986) han
sugerido que el sistema ejecutivo frontal comprende una serie de procesos componentes, cada
uno de los cuales pueden influir en dosis sistemas funcionales básicos: el impulso y la
secuenciación. Estos procesos, a su vez, alimentan y moderan una gama de sistemas diversos
que están fuera de los lóbulos frontales.
Para Jurado y Junque (1996), la conducta manifiesta por pacientes con lesión frontal,
se asemejaría a la de los individuos con personalidad antisocial en el sentido de la incapacidad

ASMR Revista Internacional On-line - Dep. Leg. BI-2824-01 - ISSN 1579-3516
CORE Academic, Instituto de Psicoterapia, Manuel Allende 19, 48010 Bilbao (España)
Copyright © 2006

Avances en Salud Mental Relacional / Advances in relational mental health
Vol.5, núm.2 - Julio 2006
Órgano Oficial de expresión de la Fundación OMIE
Revista Internacional On-line / An International On-line Journal

9

para inhibir la conducta socialmente incorrecta, aún reconociendo cual es la conducta
correcta, asociándose el daño del lóbulo frontal principalmente con la disfunción ejecutiva.

6. Evaluación: dimensiones e instrumentos
De toda esta variedad de síntomas que acompñana las alteraciones y/o disfunciones del
lóbulo frontal, quiza, seán las alteraciones de la función ejecutiva, las más incapitantes, de ahí
que profundicemos un poco más en este síntoma asociado a una lesión frontal. En resumen, y
en palabras de Luria, el síndrome frontal se caracteriza por una contradicción inherente:
perseveración potencial del intelecto formal (estático) y alteración profunda de la dinámica
intelectual.
-

El funcionamiento de los lóbulos frontales se asocia con los niveles más elevados

de la función cortical, entre ellos, aquellos inherentes a la actividad intelectual, tales
como, una conducta orientada a una meta y la planificación conductual autodirigida.
Estos pacientes presentan grandes limitaciones en las funciones intelectuales superiores
(Rylander, 1939) respecto a determinadas funciones cognitivas, como la planificación
(Ruiz, Muñoz y Tirapu, 2001), control y modificación de la conducta, el aprendizaje de
temas complejos y la secuenciación temporal de tareas motoras, las dificultades en la
interacción social, las limitaciones en la formulación de estrategias y planes que
implican la comprobación de hipótesis, la memoria operativa espacial, la construcción de
esquemas categóricos y la solución de problemas.
-

Con frecuencia suelen presentar dificultades en la autorregulación de la conducta,

en la capacidad de utilizar experiencias pasadas y en la capacidad de regular la conducta
a través de la instrucción verbal propia o de otro (Milner, 1964). Una lesión en el lóbulo
frontal puede originar trastornos en la formación de programas de comportamiento y/o
alteraciones en la regulación de la actividad mental. Puede alterarse también, la
capacidad del sujeto para verificar el curso de su pensamiento y analizar los resultados
de sus actos.
-

Para Parkin (1999) el daño de los lóbulos frontales podría estar asociado con dos

tipos de dificultades comportamentales: la rigidez comportamental ­ conocida como
perseveración - y la tendencia a la distracción (Muñoz, 1997). Estos pacientes tienden a
perseverar en patrones de respuesta estereotipados (Brass, Derrfuss, Matthes y Von
Cramon, 2003), manifestando una gran dificultad para suprimir la tendencia
ASMR Revista Internacional On-line - Dep. Leg. BI-2824-01 - ISSN 1579-3516
CORE Academic, Instituto de Psicoterapia, Manuel Allende 19, 48010 Bilbao (España)
Copyright © 2006

Avances en Salud Mental Relacional / Advances in relational mental health
Vol.5, núm.2 - Julio 2006
Órgano Oficial de expresión de la Fundación OMIE
Revista Internacional On-line / An International On-line Journal

10

sobraprendida de reaccionar ante las palabras vistas mediante su lectura, teniendo una
mayor interferencia en pruebas como el Stroop (Adair, Schwartz, Na, Roper, Gilmore y
Heilman, 1997). Son personas que perseveran en su respuesta a una serie de situaciones
de test variadas, particularmente aquellas en las que cambian lo que se les pide. El mejor
ejemplo de este fenómeno se observa en el Test de Clasificación de las Cartas de
Wisconsin (Kolb y Whishaw, 1986). Presenta, además, dificultades para responder
adecuadamente a diferentes consignas propuestas, según la demanda, denominándose
flexibilidad cognitiva.
De acuerdo con Phillips (1997), las tareas destinadas a la evaluación de las funciones
ejecutivas deben reunir tres criterios: que sean novedosas, que exijan cierto esfuerzo y que
requieran el concurso de los procesos de la memoria de trabajo para su resolución.
Entre los ámbitos que debe incluir la evaluación del funcionamiento del lóbulo frontal,
Harmony y Alcaraz (1987) señalan los siguientes: (i) la habilidad para iniciar y mantener una
serie de asociaciones dirigidas, (ii) la habilidad para mantener una serie de interferencias, (iii)
la habilidad para cambiar una estructura conceptual a otra, y (iv) la habilidad para mantener
una serie de actividades motoras alternantes. En la Tabla I se recogen de forma más específica
las diferentes funciones consideradas ejecutivas, así como exploraciones que sirven de
ejemplo para su evaluación (Estévez, García y Barraquer, 2000).
Tabla I. Relación de ejemplos exploratorios de funciones ejecutivas (adaptado de Estévez et al., 2000)

FUNCIÓN
EXPLORACIÓN
Formación de conceptos y solución de Twenty Questions Test
problemas
Wisconsisn Card Sorting Test
Flexibilidad mental
Wisconsisn Card Sorting Test
Test de senderos (Trail Making Test) (TMT A
y B)
D ­ KEPS (Delis ­ Kaplan executive function
system)
Test de uso de objetos
Impulisividad
Test de emparejameinto de figuras familiares
(MFFT)
Abstracción ­ razonamiento
Wisconsisn Card Sorting Test
Test de Raven
Comprensión de proverbios
Prueba de Categorías de Halstead
Planificación
Torre de Londres, Hanoi y Toronto
Fluencia verbal
Test de fluencia verbal oral y escrita
Fluencia de diseños
Test de Fluencia visual
ASMR Revista Internacional On-line - Dep. Leg. BI-2824-01 - ISSN 1579-3516
CORE Academic, Instituto de Psicoterapia, Manuel Allende 19, 48010 Bilbao (España)
Copyright © 2006

Avances en Salud Mental Relacional / Advances in relational mental health
Vol.5, núm.2 - Julio 2006
Órgano Oficial de expresión de la Fundación OMIE
Revista Internacional On-line / An International On-line Journal

11

Invention of Design
Design Fluency Test
Five - Point Test
Modulación ­ Inhibición de respuestas
Go / No ­ Go paradigm
Stroop Test
Control mental
Contar hacia atrás...
Problemas en la vida cotidiana por trastornos Behavioral Assessment of the Dysexecutive
ejecutivos
System (BADS)
Función visoperceptiva
Cubos de Necker
Test de Organización visual
7. Conclusiones
Los efectos de las lesiones prefrontales son extremadamente variables, no existe un
patrón de deterioro que de manera confiable esté asociado con daño prefrontal. La
variabilidad puede ser explicada por el hecho de que las lesiones de diferentes regiones de la
cortez prefrontal están asociadas con ciertos grupos de síntomas, aunque esta asociación no es
del todo absoluta. Truelle, Le Gall, Joseph, Aubin (1995) establecieron una relación entre la
clínica y las diversas zonas del córtex. Así, la simplificación esta vinculada con lesiones
prefrontales, la desautomatización asociada con lesiones premotoras y la deshinibición
asociada o involucrada con la región orbitomedial. Diversos autores (Alegri y Harris, 2001;
Denis, 2003) han conceptualizado tres síntomas prefrontales asociados a tres zonas
específicas: La región dorsolateral interviene en la conducta ejecutiva, la orbitofrontal en la
conducta social y la medial con la motivación. Esta diversidad, así como las múltiples
funciones que incluye este constructo, función ejecutiva, nos obliga a ser prudentes a la hora
de establecer generalizaciones entorno al diágnostico y en la posterior rehabilitación
neuropsicológica.

8. Referencias Bibliográficas
Adair, J.C., Scwartz, R.L., Na, D.L., Roper, S.N., Gilmore, R.L. y Heilman, K.M. (1997).
Interruption

of

frontal

lobe

executive

function

with

cortical

stimulation.

Electroencephalography and Clinical Neuropshysichology, 102 (1), 25.
Allegri, R.F. y Harris, P. (2001). La corteza prefrontal en los mecanismos atencionales y la
memoria. Revista de Neurología, 32 (5), 449 ­ 453.
Baddeley, A. y Della Salla, S. (1998). Working memory and executive control. In A.C.
Robert, T.W. Robbins y L. Weiskrantz, L. (Eds.), The prefrontal cortex executive and
cognitive functions. Nueva York: Oxford University Press.
ASMR Revista Internacional On-line - Dep. Leg. BI-2824-01 - ISSN 1579-3516
CORE Academic, Instituto de Psicoterapia, Manuel Allende 19, 48010 Bilbao (España)
Copyright © 2006

Avances en Salud Mental Relacional / Advances in relational mental health
Vol.5, núm.2 - Julio 2006
Órgano Oficial de expresión de la Fundación OMIE
Revista Internacional On-line / An International On-line Journal

12

Baddeley, A.D. y Wilson, B. (1988). Frontal amnesia and dysexecutive syndrome. Brain and
Cognition, 7, 212 ­ 230.
Barkley, R.A. (1997). Behavioral, inhibition, sustained attention and executive functions.
Constructing a unifying theory of ADHD. Psychological Bulletin, 121, 65 ­ 94.
Barkley, R.A. (2001). The executive functions and self ­ regulation: An evolutionary
neuropsychological perspective. Neuropsychology Review, 11, 1 ­ 29.
Barroso, J.M. y León ­ Carrión, J. (2002). Funciones ejecutivas: control, planificación y
organización del conocimiento. Revista de Psicología General y Aplicada, 55 (1), 27 ­
44.
Benedet, M.J. (1986). Evaluación neuropsicológica. Bilbao: Desclée de Brouwer.
Brass, M., Derrfuss, J., Matthes - Von Cramon, G. y Von Cramon, Y. (2003). Imitative
Response Tendencies in Patients With Frontal Brain Lesions. Neuropsychology, 17
(2), 265 ­ 271.
Brown, A.L. y De Loache, J.S. (1978). Skills, plans and self ­ regulation. En R. Siegler (Ed.),
Children's thinking: what develops?. Hillsdale: Erlbaum.
Campo, P., Maestú, F., Ortiz, T., Capilla, A., Fernández, A. y Amo, C. (en prensa). Time
modulated prefrontal and parietal activity during the maintennance of integrated
information as reveald by mangnetoencephalography. Cerebro Cortex.
Denckla, M.B. (1996a). A theory and model of executive function: a neuropsychological
perspective. In G.R. Lyon y N.A. Krasnegor (Eds.), Attention, memory and executive
functions (pp. 117 ­ 142). Baltimore: PH Brookes.
Denckla, M.B. (1996b). Biological correlates of learning and attention: What is relevant to
learning disability and attention ­ deficit hyperactivity disorder?. Journal of
Developmental and Behavioral Pediatrics, 17 (2), 114 ­ 119.
Dennis, G. (2003). Principios de neuropsicología humana. México: McGraw ­ Hill.
Estevez, A., García, C. y Barraquer, Ll. (2000). Los lóbulos frontales: el cerebro ejecutivo.
Revista Neurología, 31 (6), 566-577.
Etchepareborda, M.C (2000a). Evaluación y clasificación del trastorno por déficit de atención
con hiperactividad. Revista de Neurología, 1, 171 ­ 180.
Fuster, J.M. (1989). The Prefrontal Cortex: Anatomy, Physiology, and Neuropsycholgy of the
Frontal Lobe (2nd ed.). Nueva York: Raven Press.

ASMR Revista Internacional On-line - Dep. Leg. BI-2824-01 - ISSN 1579-3516
CORE Academic, Instituto de Psicoterapia, Manuel Allende 19, 48010 Bilbao (España)
Copyright © 2006

Avances en Salud Mental Relacional / Advances in relational mental health
Vol.5, núm.2 - Julio 2006
Órgano Oficial de expresión de la Fundación OMIE
Revista Internacional On-line / An International On-line Journal

13

Fuster, J.M. (1999). Synopsis of function and dysfunction of the frontal lobe. Acta Psychiatry
Scand., 99, 51 ­ 57.
Harmony, T. y Álcaraz, V.M. (1987). Daño cerebral. Diagnóstico y tratamiento. México:
Trillas.
Igarashi, K., Oguni, H., Osawa, M., Awaya, Y., Kato, M., Mimura, M. y Kashima, H. (2002).
Wisconsin card sorting test in children with temporal lobe epilepsy. Brain and
Development, 24 (3), 174 ­ 178.
Jurado, M.A. y Junque, C. (1996). Psicopatía y neuropsicología del córtex prefrontal. Actas
Luso-Españolas de Neuropsicología y Psiquiatría, 24, 148 ­155.
Kolb, B. y Whihaw, I.Q. (1990). Fundamentals of human neuropsychology (3 rd ed.). Nueva
York: Freeman.
Kolb, B. y Whishaw, I.Q. (1986). Fundamentos de neuropsicología humana. Barcelona:
Labor.
León-Carrión, J. y Barroso, J.M. (1997). Neuropsicología del pensamiento. Control ejecutivo
y lóbulo frontal. Kronos: Sevilla.
Lezak, M.D. (1982). The problem of assessing executive functions. International Journal of
Psychology, 17, 281-297.
Lezak, M.D. (1989). Assesment of psychosocial dysfunctions resulting head trauma. En M.D.
Lezak (Ed.), Assessment of behavioral consequences of head trauma. Nueva York:
Alan R. Liss.
Lezak, M.D. (1995). Neuropsychological Assessment (3rd. Ed.). Oxford: Oxford University
Press (original publicate in 1976).
Lipska, B.K., Weinberger, D.R. y Kolb, B. (2000). Synaptic pathology in prefrontal cortex
and nucleus accumbens of adult rats with neonatal hipocampal damage. San Juan:
Puerto Rico.
Luria, A, R (1966). Higher cortical functions in man. New York: Basic Books (original
publicated in 1962).
Luria, A. R. (1973a). Desarrollo y difunción de la función directiva del habla. En A.R. Luria
et al. (Eds.), Lenguaje y psiquiatria (pp. 9 ­ 46). Madrid: Fundamentos.
Luria, A. R. (1973b). The frontal lobes and the regulation of behavior. En K.H. Priban y A.R.
Luria (eds.), Psychophysiology of the frontal lobes (pp. 3 - 26). Nueva York:
Academic Press.
ASMR Revista Internacional On-line - Dep. Leg. BI-2824-01 - ISSN 1579-3516
CORE Academic, Instituto de Psicoterapia, Manuel Allende 19, 48010 Bilbao (España)
Copyright © 2006

Avances en Salud Mental Relacional / Advances in relational mental health
Vol.5, núm.2 - Julio 2006
Órgano Oficial de expresión de la Fundación OMIE
Revista Internacional On-line / An International On-line Journal

14

Melcón, M.A. y Manga, D. (2002). Alternativas a las escalas de Wechsler en la evaluación
neuropsicológica de los procesos cognitivos. Polibea, 63, 28 ­ 33.
Milner, B. (1964). Some effects of frontal lobectomy in man. En J.M. Qwarren y K. Akert
(Eds.), The frontal granular cortex and behavior (pp. 331 ­ 334). Nueva York:
McGraw ­ Hill.
Muñoz, J.M. (1997). Evaluación de los déficits neurocognoscitivos asociados al traumatismo
craneoencefálico. Tesis doctoral Inédita, Universidad Complutense de Madrid,
Madrid.
Muñoz, J.M. y Tirapu, J. (2004). Rehabilitación de las funciones ejecutivas. Revista de
Neurología, 38 (7), 656 ­ 663.
Parkin, A.J. (1999). Exploraciones en Neuropsicología cognitiva. Madrid: Editorial Médica
Panamericana.
Phillips, L.H. (1997). Do "Frontal test" measure executive function?. Issues of assement and
evidence from Fluency Test. En P. Rabbit (Ed.), Methodology of frontal and executive
functions. Nueva York: Psychology Press.
Pistoia, M., Abad ­ Mas, L. y Etchepareborda, M.C. (2004). Abordaje psicopedagógico del
trastorno de atención con hiperactividad con el modelo de entrenamiento de las
funciones ejecutivas. Revista de Neurología 38 (1), 49 ­ 55.
Ruiz, M.J., Muñoz, J.M. Y Tirapu, J. (2001). Memoria y lóbulos frontales. Revista de
Psicología General y Aplicada, 54 (2), 193 ­ 206.
Rylander, G. (1939). Personality changes after operations on the frontal lobes. Londres,
Oxford: Oxford University Press.
Sholberg, M.M. y Mateer, C.A. (1989). Remediation of executive functions impairments. In
M.M. Sholberg, y C.A. Mateer., Introduction to cognitive rehabilitation (pp. 232 ­
263). Nueva York: Guildford Press.
Sternberg, R.J. (1985). Beyon IQ: a triarchic theory of human intelligence. Nueva York:
Cambridge University Press.
Stuss, D. T. (1992). Biological and psychological development of executive functions. Brain
and Cognition, 20, 8 ­ 23.
Stuss, D. T. y Benson, D. F. (1986). The frontal lobes. Nueva York: Raven Press.
Stuss, D.T. y Levine, B. (2000). Adult clinical neuropsychology: Lessons from studies of the
frontal lobes. Annual Review Psychology, 43, 401 ­ 433.
ASMR Revista Internacional On-line - Dep. Leg. BI-2824-01 - ISSN 1579-3516
CORE Academic, Instituto de Psicoterapia, Manuel Allende 19, 48010 Bilbao (España)
Copyright © 2006

15

Avances en Salud Mental Relacional / Advances in relational mental health
Vol.5, núm.2 - Julio 2006
Órgano Oficial de expresión de la Fundación OMIE
Revista Internacional On-line / An International On-line Journal

Truelle, J.L., Le Gall, D., Joseph, P.A. y Aubin, G. (1995). Movement disturbances following
frontal lobe lesions: Qualitative analysis of gesture and motor programming.
Neuropsychiatry, Neuropsychology and Behavioral Neurology, 8 (1), 14 ­ 19.
Walsh, K.W. (1986). Neuropsicología Clínica. Madrid: Alhambra Universidad.

ASMR Revista Internacional On-line - Dep. Leg. BI-2824-01 - ISSN 1579-3516
CORE Academic, Instituto de Psicoterapia, Manuel Allende 19, 48010 Bilbao (España)
Copyright © 2006

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar