PUBLICIDAD
Última actualización web: 30/11/2021

Diferenciando entre las Profesiones de Psicólogos y de Psiquiatras: Un estudio de campo en Vizcaya.

Autor/autores: Luis Yllá , María S. Hidalgo
Fecha Publicación: 20/12/2010
Área temática: .
Tipo de trabajo: 

RESUMEN

Se investigó la distincción que la población hace entre psiquiátras y psicólogos en un estudio de investigación llevado a cabo entre la población de Vizcaya con 400 entrevistas estructuradas en una muestra al azar, estratificada proporcionalmente según la edad, el sexo y la residencia para representar a la población de Vizcaya de edades comprendidas entre 16 y 65. El 43.5% de los sujetos de bajo estatus consultaría a psicólogos, y el 18.8% lo haría a un médico. En contrapunto, los sujetos de alto estatus preferirían ponerse en manos de un psiquiátra (13%) y mostraban un menor uso del psicólogo. Los adultos jóvenes se caracterizan por ir casi exclusivamente al psicólogo. En comparación, al psiquiatra se le da un rol médico (tratamiento de trastornos físicos, enfermedad mental, poder de dar recetas) y se le identifica con la locura y la enfermedad, mientras que al psicólogo se le asocia con conducta y problemas de la vida cotidiana, fuera del sistema de asistencia sanitaria y asignado al rol de consejero.

Palabras clave: Psiquiatras; Psicólogos; Profesión.

-----
VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-6692

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Vol.
2,
núm.
2Julio
2003

Revista Internacional On-line / An International On-line Journal

PSIQUIATRÍA COMUNITARIA
Diferenciando entre las Profesiones de Psicólogos y de Psiquiatras: Un estudio de campo en
Vizcaya.
Luis Yllá, María S. Hidalgo
Departamento de Neurociencias, Universidad del Pais Vasco, Escuela de Medicina,
Bilbao, España.
Correspondencia:

e-mail: y13438@terra.es

Resumen
Se investigó la distincción que la población hace entre psiquiátras y psicólogos en un estudio de investigación
llevado a cabo entre la población de Vizcaya con 400 entrevistas estructuradas en una muestra al azar,
estratificada proporcionalmente según la edad, el sexo y la residencia para representar a la población de
Vizcaya de edades comprendidas entre 16 y 65. El 43.5% de los sujetos de bajo estatus consultaría a
psicólogos, y el 18.8% lo haría a un médico. En contrapunto, los sujetos de alto estatus preferirían ponerse en
manos de un psiquiátra (13%) y mostraban un menor uso del psicólogo. Los adultos jóvenes se caracterizan
por ir casi exclusivamente al psicólogo. En comparación, al psiquiatra se le da un rol médico (tratamiento de
trastornos físicos, enfermedad mental, poder de dar recetas) y se le identifica con la locura y la enfermedad,
mientras que al psicólogo se le asocia con conducta y problemas de la vida cotidiana, fuera del sistema de
asistencia sanitaria y asignado al rol de consejero.
PALABRAS CLAVE: Psiquiatras. Psicólogos. Profesión.
Summary
The distinction that the population makes between psychiatrists and psychologists was investigated in an
investigation study carried out amongst the population of Biscay (Vizcaya) with 400 structured interviews of a
random sample, proportionally stratified according to age, sex and residence in order to represent the
population of Biscay (Vizcaya) of ages between 16 and 65. 43.5% of the subjects of a low socio-economic
status would consult a psychologist, and 18.8% would consult a doctor. On the other hand, the subjects with
a high socio-economic status would prefer to put themselves in the hands of a psychiatrist (13%) and showed
a lesser use of psychologists. The young adults were characterised as going almost exclusively for a
psychologist. In comparison, the psychiatrist is given a more medical role (treatment of physical disorders,
the ability to give prescriptions) and are identified with madness and illness, while the psychologist is
associated with behaviour and with problems of daily life, outside of the health service system and given the
role of an adviser.
KEY WORDS: Psychologists, Psychiatrists, Professions.

Introducción
Aunque los psiquiatras y los psicólogos - en particular en su especialidad clínica - trabajan juntos en centros
de salud mental, el público en general no diferencia suficientemente su rol para tener una idea clara de los
papeles que juegan estas dos profesiones. De hecho, a lo largo de nuestra experiencia como profesionales en
psicología y psiquiatría, y, por supuesto, como indivíduos que pertenecen a un grupo de población específico en este caso, la ciudad de Bilbao - hemos hallado que la población en cuestión está con frecuencia confundida
acerca de los roles profesionales del psicólogo y del psiquiatra, y a menudo tiene dificultad en decidir hacia
cual de los dos profesionales dirigirse en casos de enfermedades o de problemas específicos. El hecho de que
también haya campos en los que las tareas de ambas profesiones se combinan (por ejemplo, la psicoterapia)
aumenta aún más la confusión.

Por otro lado, también hay otras profesiones que ofrecen ayuda psicológica. Greenblatt (Greenblatt, 1982)
señala que en una población de gente con problemas y trastornos mentales, el 42% consultó a curas, el 29%
a medicos generalistas, el 18% a psiquiatras o psicólogos y el 10% a varias otras organizaciones oficiales. De
todos ellos, el 58% pensaba que habían recibido una asistencia adecuada.
La relación entre la psiquiatría y la psicología clínica ha ido cambiando al mismo ritmo que esta última se ha
ido organizando como disciplina profesional, y ha asumido la tarea del diagnóstico y de la evaluación de las
terapias y de los cambios comportamentales así como la evaluación de resultados y la investigación. Esto no
ha sido una tarea fácil, y se ha dicho que la psicología en general, y la psicología clínica en particular, ha
experimentado una crisis y una desvalorización estos últimos años motivada principalmente por la intensa
biologización de la psiquiatría.
Chung y Prasher (Chung et al.) en un estudio entre estudiantes no hallaron diferencias entre hombres y
mujeres cuando se les preguntaba qué imágen tenían de los psiquiatras y, en cualquier caso, la imágen
mejoraba después de un curso de psiquiatría en la universidad. De hecho, la imágen que la gente tiene del
psiquiatra depende de varios factores, a veces tan sólo indirectamente relacionados con la psiquiatría como,
por ejemplo, los estereotipos del psiquiatra retratados en las películas que describe Clara (Clara, 1995). Pero,
en cualquier caso, no hay duda de que la responsabilidad de la imágen pública de los psiquiátras depende de
los pisquiatras mismos, como lo ha señalado Bourne(Bourne, 1978) en 1978.
En un estudio que llevamos a cabo entre la población de Vizcaya fuimos capaces de mostrar que la imágen del
psiquiatra y las actitudes hacia los enfermos mentales era bastante negativa y autoritaria en general.
Más recientemente, un estudio por Guimón (Guimón, 1990) ha mostrado que el 16% de los familiares de los
estudiantes de los últimos cursos de medicina o de los recien licenciados que habían elegido la especialidad de
psiquiatría eran infelices con la elección del estudiante/doctor, lo cual indica que incluso en los noventa hay
mucha gente con una baja opinión de los psiquiatras y de su especialidad.
Material y Métodos
En el contexto de un estudio más amplio, intentamos definir la imágen que la población de Vizcaya tiene del
psicólogo y del psiquiátra. Esta investigación de campo se llevó a cabo entre la población general de Vizcaya,
utilizando 400 entrevistas estructuradas en una muestra al azar, estratificada proporcionalmente según la
edad, el sexo y la residencia por medio del sistema de azar, para representar la población de edades
comprendidas entre 16 y 65. Se recogía la información durante un período ininterrumpido de 3 semanas. El
error estadístico oscila entre + 5% con un nivel de confiance del 95%. Las entrevistas también se llevaban a
cabo de forma independiente entre los estudiantes de los cuatro cursos de psicología de la Universidad de
Deusto (565 estudiantes) con el error estadístico oscilando entre + 2,4% y un nivel de confianza también del
95%. Todos los análisis se realizaban con SPSS. El estudio estaba diseñado y llevado a cabo por nosotros.
Discusión

Llevamos a cabo un estudio de la distinción que la población de Vizcaya hace entre psicólogos y psiquiátras y,
según el supuesto de que pudieran existir algunas diferencias de interés, comparamos nuestra muestra de
población general con estudiantes de psicología de la Universidad de Deusto (Bilbao, Vizcaya). Los resultados
globales están así perfilados para indicar las escasas diferencias de énfasis.
Los estudiantes de psicología diferencian con claridad el rol del psicólogo del de psiquiátra señalando la
mayoría que estas diferencias residen básicamente en el enfoque adoptado : fármacos por los psiquiátras y
terapias exclusivamente psicológicas por los psicólogos. Estas opiniones son constantes en todo el grupo
aunque por supuesto existe una mayor inconsciencia entre los estudiantes de los primeros cursos.
El conocimiento de lo que constituye un psicólogo y la aceptación asociada está mejorando significativamente
en nuestro contexto y está incluso ganado terreno a los psiquiátras. Se identifica especialmente al psicólogo
como alguién que ayuda a " resolver los problemas ", asociando así a los psicólogos más con los sanos que
con los enfermos mentales. Por otro lado, aquellos que provienen de un contexto socio-cultural más bajo
tendrían, en proporción, más tendencia a consultar a un psicólogo mientras que aquellos que provienen de las
clases más altas tenderían a visitar a un psiquiátra si fuese necesario. En nuestro sistema, los psiquiatras
gozan de una posición social más elevada y son más caros que los psicólogos, lo que sin duda explica la
diferencia a la que nos referimos.
Es más probable que los psicólogos sean consultados en los casos de depresión, probablemente porque en
España, la palabra " depresión " ha sido hasta tal punto popularizada que ya no lleva las graves connotaciones
que tan frecuentemente tiene y se utiliza también como una categoría para todo para referirse a cualquier
trastorno nervioso como a un problema situacional : pensamos que esto coincide con la idea del psicólogo
como alguién que ayuda a resolver problemas. Las mujeres prefieren más a menudo procedimientos
psicológicos a los que se supone que utilizan los médicos y creemos que esto es probablemente porque las
mujeres en general están más abiertas a su " vida interior " que los hombres y tienen por lo tanto una mayor

capacidad de insight.
Precisamente porque los estudiantes están estudiando psicología, tienden a elegir profesionales de su campo ;
esto está acentuado por el hecho de que, en este pais, incluso a nivel universitario, los psicólogos están
implicados en algún tipo de conflicto de clase con los psiquiatras.
Debido a que los cursos en psicología son relativamente nuevos aquí, apenas sorprende que las personas
mayores tiendan a consultar a médicos, en particular a aquellos que no son psiquiatras, a causa de un grado
de escepticismo que siempre se ha sentido hacia estos últimos. Por otro lado, el hecho de que aquellos que
han utilizado los servicios de un psicólogo en algún momento tienden a considerarlos de gran valor, indica que
estos profesionales están sin lugar a duda ofreciendo un buen servicio, y ganando prestigio de forma gradual.
REFERENCES
Bourne, P. G. (1978). The psychiatrist responsability and the public trust. Am J Psychiatry(135), 174-177.
Chung, M. G., & Prasher, V. P. Differences in attitudes among medical students towards psychiatry in one
english University. Psychol Rep(77), 843-847.
Clara, A. (1995). The image ofthe psychiatrists in motion pictures. Acta Psychiatr Belg(95), 7-15.
Greenblatt, M. (1982). Papel del profeional de salud mental comunitaria. In A. M. Freedman & H. I.
Kaplan & B. J. Sadock (Eds.), Trtado de Psiquiatría. Barcelona: Salvat.
Guimon, J. (1990). Psiquiatras : De brujos a burocratas. Barcelona: Salvat Editores.
ASMR Revista Internacional On-line - Dep. Leg. BI-2824-01 - ISSN (en trámite)
CORE Academic, Instituto de Psicoterapia, Manuel Allende 19, 48010 Bilbao (España)
Copyright © 2002

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar