Última actualización web: 02/06/2020

El hombre agresor de su pareja: un actor desconocido. Aproximación a un modelo teórico de tipologías de hombres maltratadores

Autor/autores: Javier Barría Muñoz
Fecha Publicación: 18/06/2015
Área temática: .
Tipo de trabajo:  Artículo original

RESUMEN

El presente trabajo muestra una aproximación a un Modelo Teórico-Empírico de Tipologías de Hombres maltratadores basado en un tamaño de muestra significativo de un total de 832 hombres, de 18 a 78 años, de los quince centros de Arica a Punta Arenas que implementan el programa ?Hombres por una vida sin violencia? (HEPVA) del Servicio Nacional de la Mujer. Los hallazgos muestran que los hombres maltratadores son un grupo distinguible de la población de varones no maltratadores. Entre las características principales de este grupo están: la dificultad de expresión de la ira y su control interno y externo, el predominio de estilos de apego temeroso/desorganizado y preocupado, y creencias machistas y misóginas en relación a la mujer y a la violencia. La investigación se basa en la continuidad de las investigaciones tipológicas basadas en análisis de clúster que viene unida a la necesidad de contar con un cuerpo empírico que permitan dialogar distintos enfoques de investigación y tratamiento de agresores hacia sus parejas.

Palabras clave: tipología de hombres maltratadores; violencia de género; hombres de maltratan a su pareja; control coercitivo violento


VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-7122

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Barría Muñoz J. Psicologia.com. 2015; 19:7

Artículo original
El hombre agresor de su pareja: un actor desconocido.
Aproximación a un modelo teórico de tipologías de
hombres maltratadores
The man aggressor partner: An unknown actor. Approach to a mheoretical Model of types of men batterers

Javier Barría Muñoz1
Resumen
El presente trabajo muestra una aproximación a un Modelo Teórico-Empírico de Tipologías de
Hombres maltratadores basado en un tamaño de muestra significativo de un total de 832
hombres, de 18 a 78 años, de los quince centros de Arica a Punta Arenas que implementan el
programa "Hombres por una vida sin violencia" (HEPVA) del Servicio Nacional de la Mujer. Los
hallazgos muestran que los hombres maltratadores son un grupo distinguible de la población de
varones no maltratadores. Entre las características principales de este grupo están: la dificultad
de expresión de la ira y su control interno y externo, el predominio de estilos de apego
temeroso/desorganizado y preocupado, y creencias machistas y misóginas en relación a la mujer
y a la violencia. La investigación se basa en la continuidad de las investigaciones tipológicas
basadas en análisis de clúster que viene unida a la necesidad de contar con un cuerpo empírico
que permitan dialogar distintos enfoques de investigación y tratamiento de agresores hacia sus
parejas.
Palabra claves: Tipología de hombres maltratadores, Violencia de género, Hombres de
maltratan a su pareja, Control coercitivo violento.
Abstract
This paper presents an approach to a Theoretical and Empirical Typologies of batterers Men
Model based on significant sample size of about 832 men, 18 to 78, fifteen centers Arica to Punta
Arenas implementing the program "men for a life without violence "(HEPVA) of the National
Service for Women. The findings show that male abusers are a distinct group from the
population of non-abusive males. The main characteristics of this group are: the difficulty of
expression of anger and its internal and external control, the preponderance of styles fearful /
disorganized and preoccupied attachment, and misogynistic and sexist beliefs about women and
violence. The research is based on the continuity of typological research based on cluster
analysis that comes attached to the need for an empirical body that allow discuss different
approaches to research and treatment of offenders towards their partners.
Keywords: Types of male abusers, Domestic violence, Men abuse their partners, Violent
coercive control.
Recibido: 08/10/2014 ­ Aceptado: 17/10/2014 ­ Publicado: 18/06/2015

* Correspondencia: javier.barria@ucv.cl
1 Doctor en Psicoterapia y Etiología Clínica Universidad de Chile-Pontificia. Universidad Católica de Chile.
Psicólogo y Trabajador Social.
Psicologia.com ­ ISSN: 1137-8492
© 2015 Barría Muñoz J

1

Barría Muñoz J. 2015; 19:7.

Introducción
La violencia intrafamiliar es uno de los problemas más graves de nuestra sociedad. Adopta
múltiples modalidades incluyendo el maltrato psicológico, económico, abuso sexual, y el
maltrato físico, llegando en su extremo más cruel en el homicidio de la pareja íntima (Calvete,
2012). Sin embargo, la figura del hombre como perpetrador de la violencia se mantiene
escasamente estudiada, como lo manifiesta el meta-análisis donde se revisan 944
investigaciones sobre violencia intrafamiliar, el 93,5% estaban centradas en las víctimas:
preferentemente mujeres, y solo el 6,5 % de las investigaciones restantes se enfocaban en los
hombres maltratadores, y en sus modalidades de tratamiento (Carrasco-Portiño, Vives-Cases,
Gil-González, & Álvarez-Dardet, 2007).
La violencia intrafamiliar es una enfermedad social, que requiere de un diagnóstico y
tratamiento. Una de las modalidades de investigación que se han seguido, es el levantamiento de
perfiles del hombre maltratador para establecer un diagnóstico de atención de acuerdo a la
gravedad de la violencia producida (Cavanaugh & Gelles, 2005).
No obstante, no se ha llegado a un consenso entre los investigadores sobre un perfil común que
reúna las características suficientes que puedan generar un diagnóstico diferencial y una
tipología única (Loinaz, Echeburúa, & Torrubia, 2010). Tampoco se ha podido establecer, si los
maltratadores son una población distinguible de los hombres sin historia de violencia con su
pareja (Ferrer, Bosch, García, Manassero, & Gili, 2004).
Una forma de abordar la complejidad de la problemática de la violencia de pareja, fue optar por
un paradigma de investigación multiaxial o multidimensional. La perspectiva multiaxial ha sido
asumida especialmente en España, donde se ha entendido que la violencia de pareja podría ser
el efecto de una serie de factores de riesgo, o variables causales, tales como: las características
psicopatológicas y de personalidad, las creencias y las distorsiones cognitivas en relación a
violencia y feminidad, y las formas de resolución de conflicto, entre otras (Echeburúa, Amor, &
Corral, 2009; Echauri, 2010; Loinaz, 2008).
La perspectiva multiaxial fue la elegida para la presente investigación con el propósito de
despejar dos incógnitas adicionales. La primera, establecer si existen diferencias entre la
población masculina que ejerce maltrato y la población de hombres que no tienen historia de
maltrato hacia su parejas, y la segunda, es incluir variables intervinientes, como son los
trastornos de personalidad y el apego, en relación a la gravedad producida por la violencia del
sujeto.
Una de las dificultades que presentan las investigaciones en Latinoamérica, es que los
programas de atención con hombres maltratadores y su judicatura están en una fase piloto
como política social, como es el caso de Chile que comenzó a atender con un programa nacional
especializado en el año 2011 (Barría & Macchiavello, 2012). A su vez, la escasa literatura
latinoamericana con hombres maltratadores sólo se ha basado en la experiencia clínica
particular (Corsi, Dohmen & Sotés, 1994), o han incluido una sola variable de análisis: la
personalidad (Aguilera, 2004) o entrevistas en profundidad que indagan violencia y creencias
hacia la violencia y género (Madrigal, 2010).

2

Barría Muñoz J. 2015; 19:7.

Factores de riesgo asociados al maltratador
Se propone una hipótesis teórica, sobre la participación de los hombres en la violencia
doméstica, la cual sería un continuo que iría desde la no violencia a la violencia. Por lo cual, se
denominó: Teoría del continuo No Violencia - Violencia Masculina". Esta teoría se basa en el
dato empírico estimativo, que la proporción de hombres que no ejercen violencia hacia su pareja
es de 5 a 1, es decir, de cada cuatro parejas que se forman, una sufre violencia,
aproximadamente entre el 25 al 30% de las parejas, sufren algún tipo de violencia (SERNAM,
2012).
Los grupos de hombres van desde los sujetos que no tienen historia de violencia previa, a los
cuales se considerarán como igualitarios, pacíficos, y respetuosos. Pasando por un segundo
grupo donde estarían los micro-machistas, que no estarían exentos de conflictos, pero donde
existe una mayor probabilidad de abandonar la violencia como forma de mediación de conflicto.
Los grupos tercero y cuarto, serían los machistas, violentos psicológicos, físicos y sexuales, que
se considerarían como hombres dominantes, violentos, e irrespetuosos. Estando en la cúspide
de la pirámide los delincuentes, antisociales, asesinos y femicidas.
La propuesta teórica del continuo "Violencia - No Violencia Masculina", implica asumir un
paradigma multiaxial donde están relacionados factores de riesgo asociadas al maltratador que
facilitarían la violencia perpetrada hacia las mujeres, y que actuarían como variables causales o
intervinientes. A su vez, permite entender la lógica psico-jurídica de la intervención con
hombres maltratadores, quienes estarían dentro de un espectro sociopático, con
responsabilidad jurídica frente a sus actos, ya que su conducta abusadora estaría poniendo en
riesgo la vida de su pareja íntima y demás miembros de su familia (Hamel & Nicoll, 2006), por
lo cual hay que detenerla y reeducar hacia formas pacíficas de resolución de conflictos
(Echeburúa & Fernández-Montalvo, 2009).
Grafico N° 1. Factores de Riesgo asociados al maltratador
FACTORES RELACIONALES Y DE LA HISTORIA
FAMILIAR






Insatisfacción de la relación de pareja
Necesidad de poder y control
Estilos de interacción desadaptados
Déficit de habilidades sociales y de comunicación
Características de la familia de origen (exposición a
violencia)

FACTORES PSICOPATOLÓGICOS
Y AFECTIVOS







Ira, Hostilidad
Depresión
Baja autoestima
Dependencia
Características antisociales y psicopáticas
Inestabilidad emocional

VIOLENCIA DOMÉSTICA:
VARIABLES ASOCIADAS AL MALTRATADOR
FACTORES CONTEXTUALES
USO Y ABUSO DE SUSTANCIAS
· Atribución externa de la responsabilidad
· Minimización y justificación de la violencia
· Cesantía
· Principalmente alcohol
· Actitudes y creencias distorsionadas sobre
· Estrés por bajos ingresos
la mujer y los roles de género
· Religión
· Celos
FACTORES COGNITIVOS

Como vemos en el Gráfico N°1, los factores de riesgo multicausales asociadas al maltratador se
pueden englobar de la siguiente forma. Primeramente existen Factores Relacionales y de la

3

Barría Muñoz J. 2015; 19:7.

Historia Familiar: como haber presenciado o sufrido abuso en la niñez (Dekeseredy &
Dragiewicz, 2007; Blaquez, Moreno, & García-Baamonde, 2010); y por lo tanto, antecedentes de
violencia transgeneracional en la familia de ambos (Cabrera & Granero, 2010); actitudes en
favor de la justificación de actos violentos (Bosch, Ferrer, & Gilli, 1999); que se justifican desde
la posesividad y el control que el Hombre maltratador ejerce sobre su mujer, sintiéndose su
"propietario" (Dutton & Haring, 1999; Dutton, Corvo & Hamel, 2009); por actos de
"desobediencia" de la mujer según las creencias sexistas del hombre (Wardham, 1996; Gondolf,
1997; Zarza & Frojan, 2005).
En segundo lugar, existen factores Psicopatológicos y Afectivos: como son la
Inestabilidad emocional, que implica un déficit en el control de las emociones, baja tolerancia a
la frustración con reacciones incontroladas y desproporcionadas a los estímulos, e inseguridad.
La Impulsividad y agresividad, se entiende como una disposición afectiva y conductual
suspicaz y afectable por los sentimientos por parte del maltratador, quien además sería sensible
y dependiente a la relación de pareja. Tiende a interpretar los hechos en su perjuicio, e incluso
existiría una tendencia a la celotipia y a la paranoia. Una Alta conflictividad consigo mismo, un
alto nivel de ansiedad, que produce al sujeto un intenso malestar psíquico, sobreexcitación y
posibilidad de reacciones explosivas (Vargas, 2010; Castellanos, Lachica, Molina & Villanueva,
2004).
Estilos de apego inseguro o ambivalente. Babcock, Jacobson, Gottman, & Yerinton (2000),
examinaron las diferencias en las relaciones de los hombres violentos, los estilos de apego y la
regulación emocional. Encontraron, que los hombres violentos desean cercanía con su pareja,
pero también distancia y libertad, sin embargo, no quieren lo mismo para sus esposas y es
probable que les dificulte el ser abandonados o abandonar a su pareja. Babcock et al. (2000)
hipotetizan que un estilo de apego ambivalente, más la conducta ansiosa del hombre podría
llegar a ser una fuente de violencia cuando empieza a tener miedo por la pérdida de su relación
de pareja.
Robinson (2005) menciona que el apego no explica la conducta violenta, pero permite entender
los procesos psicológicos y emocionales presentes, tales como: déficit cognitivos y reactancia
emocional, además de cierta tendencia a la impulsividad. Los adultos con estilo de apego
ansioso-evitativo, tienden a llevarse no tan bien con los demás, debido al uso ineficiente de
estrategias de afrontamiento, es menos probable que se vean como agradables, y apreciados, y
tienden a ver a otros como menos bien intencionados (Holtzworth-Monroe & Stuart, 1994).
Dutton (1999) en su hipótesis de la personalidad del maltratador había descrito que los
cónyuges violentos tienden al estilo de apego ansioso-ambivalente. Estos adultos informan que
tienden a la soledad, al temor y al miedo al perder a sus cónyuges (Robinson, 2005). Además,
existe evidencia que los hombres violentos están mucho más preocupados por el abandono en
las relaciones, son más dependientes y tienden a experimentar niveles más altos de los celos que
hombres con otros estilos de apego (Holtzworth-Monroe & Stuart, 1994).
En tercer lugar, están los factores asociados al uso y abuso de sustancias y drogas: el alcohol y
el abuso de drogas, están implicadas en relaciones violentas, tanto entre las víctimas y los
autores (Dutton, 1999). En cuarto lugar están los factores cognitivos: Distorsiones cognitivas
ligadas a la creencia sobre la Dominancia, necesidad de imponer las propias opiniones y que las
cosas se hagan a su modo, a menudo ligada al orgullo y amor propio con intolerancia a la
humillación y al desaire (Quinteros & carbajosa, 2008).En quinto lugar existirían factores de
contexto, de carácter distal, como por ejemplo el estrés por bajos ingresos y el desempleo
(Magdol, Moffitt, Caspi, Fagan & Silva, 1997).

4

Barría Muñoz J. 2015; 19:7.

Tipologías de hombres Maltratadores
Una de las controversias entre los investigadores es que no existe un perfil único. Hay un
consenso a partir de la evidencia empírica de dos a tres tipos de maltratadores. Como vemos en
la Tabla N° 1, están a) los maltratadores sólo violentos con su familia, y b) los maltratadores
violentos generales. Existe un grupo intermedio que no todos los investigadores lo informan,
que sería el grupo de maltratadores ciclotímicos o inestables emocionalmente.
Los primeros esfuerzos de clasificación empíricos-deductivos se generaron a partir de las
experiencias clínicas y de consultas de los profesionales que comenzaban a trabajar con
hombres agresores y sus familias (Holztworth-Munroe & Stuart, 1994), siendo un avance
importante el establecimiento de perfiles diferenciales psicopatológicos y de trastornos de
personalidad a partir de instrumentos como el MMPI (Minnesota multiphasic personality
inventory) y del MCMI (Millon Clinical Multiaxial Inventory) (Amor, Echeburúa, Loinaz,
2009). Estos estudios, se centraron en establecer tipologías en base a tres dimensiones: la
gravedad de la violencia, la generalidad de la violencia (hacia su mujer, niños y demás personas)
y la presencia de psicopatología clínica y trastornos de personalidad (Johnson & Ferraro, 2000).
La primera tipología más citada, es la de Dutton y Golant (1997) quienes separan a los
maltratadores en tres categorías: a) Tipo A: Maltratador Básico, b) Tipo B: Maltratador
Hipercontrolador y c) Tipo C: Maltratador Psicópata (citados en Quinteros y Carbajosa, 2008).
La segunda tipología más citada, es la de Holztworth-Munroe y Stuart (1994), quienes a partir
de un análisis de 15 investigaciones, llegaron a la conclusión que hay tres subtipos de
hombres que maltratan: a) Violentos sólo en la familia (FO). Establecieron, que
aproximadamente el 50% de los maltratadores son Violentos solo con su familia, con una violencia de
baja severidad y generalidad, con baja implicación delictiva por parte del agresor y niveles bajos de
abuso de alcohol e intensidad moderada de la ira, que vendría siendo similar al maltratador básico
informado por Dutton y Golant (1997). Una segunda categoría de maltratadores son: b) los
Disfóricos/Borderline ((DB). Un 25% de las muestras analizadas, la constituían sujetos violentos contra
la pareja, más severos que los FO, con una violencia extrafamiliar e implicación delictiva baja o
moderada. Este subtipo padecería, además del trastorno de personalidad borderline o esquizoide,
niveles moderados de abuso de alcohol y altos niveles de depresión e ira. Un tercer grupo, lo
constituyen los c) Violentos en general (GVA). Un 25% de la muestra, presentaban niveles
moderados a alto de violencia hacia su pareja, con una implicación delictiva y características de la
personalidad antisocial, con consumo abusivo de alcohol, y niveles moderados de ira y bajos de
depresión, que vendría siendo similar al Maltratador Psicópata de Dutton y Golant ( 1997).
Posteriormente, Cavanaugh y Gelles (2005) establecieron una categorización de los
maltratadores a partir del riesgo potencial del agresor hacia la víctima. Se establecen tres
niveles: a) Agresores de bajo riesgo, a lo menos el 50% de las muestras de maltratadores
presentan menos patología y similar al resto de la población. Un segundo grupo b) Agresores de
riesgo moderado, con presencia moderada de violencia, con moderado a bajo control de la ira, y
con moderado a alto nivel de psicopatología. Este grupo, es similar al informado por
disfórico/límite de Holztworth-Monroe y Stuart, y los hipercontroladores de Dutton. Un tercer
grupo, o de alto riesgo, con una larga historia de violencia intra y extrafamiliar, con
consecuencias asociados al abuso y el maltrato, que permiten reconsiderar una de las primeras
teorías tipológicas de Dutton (1988) sobre antisociales, con un alto nivel de psicopatología, con
un alto riesgo incluso de femicidio.

5

Barría Muñoz J. 2015; 19:7.

Tabla 1. Síntesis de tipologías de Maltratadores a partir de Riesgo del Agresor
Agresores de Bajo Riesgo

Agresores de riesgo
moderado

Agresores de Alto Riesgo

Gondolf (1988)

Tipo III-típica

Tipos I y II

Jacobson & Gottman (1995)

Pitbull

Cobra.

Holtzworth-Munroe y Stuart
(1994)

Violento solo con su familia

Disfórico-límite

Violencia Generalizada

Hamberger, Lohr, Bonge, y
Tolin (1996).

No patológica

Pasivo-agresivodependientes

Antisociales

Dutton & Golant (1997)

Cíclico

Hipercontroladores

Psicopático

Johnson (1995)

Terrorista Intimo, violencia
solo con la pareja

Saunders (2003)

Solo en la familia

Echeburúa et al (1997,1999,
2009)

Solamente violento con la
familia

Bajo la gravedad de la
violencia

Bajo la gravedad de la
violencia

Moderado gravedad de la
violencia

Alta severidad de la violencia

Baja frecuencia de la
violencia

Baja frecuencia de la violencia

de frecuencia moderada de
la violencia

de alta frecuencia de la
violencia

Poco o nada de la
psicopatología

Poco o nada de la
psicopatología

de moderada a alta
psicopatología

Los altos niveles de
psicopatología

Por lo general, sin
antecedentes penales

Por lo general, sin
antecedentes penales

Violencia Generalizada

Emocionalmente Volátiles

Generalizado

Generalizado

Por lo general, tienen
antecedentes penales

Fuente: Cavanaugh y Gelles (2005); Quinteros y Carbajosa (2008).

Como vemos en la Tabla N°1, los maltratadores de bajo riesgo y de riesgo moderado que han
realizado maltratos físicos o psicológicos ocasionales a su pareja, tienen un mejor pronóstico de
revertir sus conductas violentas (Hanson & Wallace-Capretta, 2005), sin embargo los agresores
de alto riesgo o antisociales se cuestiona que si una terapia psicoeducativa sea suficiente
(Dutton, 1988) y que como señalan Hamel y Nicholl (2006) un hombre antisocial o con
violencia generalizada, tiene que estar sometido a otras medidas restrictivas (de tipo penal) que
permitan su control conductual de manera más efectiva.
Una tercera modalidad, desde un enfoque fisiológico, es la propuesta de Gottman y Levenson
(citados en Quinteros & Carbajosa, 2008), quienes midieron la respuesta cardiaca de hombres
golpeadores, en reposo y durante un conflicto, identificaron dos grupos; Maltratador Tipo I o
Cobra, y maltratador tipo II o Pitbull. Se produce, lo que denominaron, ensamblaje fisiológico:
el contagio de la aceleración fisiológica del uno al otro. Este ensamblaje fisiológico, cuando se

6

Barría Muñoz J. 2015; 19:7.

analizan con detalle las emociones subyacentes, no es simétrico, sino que existen sutiles
diferencias en la devolución y el contagio de elementos negativos de las mujeres y de los
hombres. Las emociones negativas que predominan entre los hombres son ira y desprecio,
mientras que las correspondientes de la mujer son tristeza y miedo.

Método
Diseño: Se diseñó una investigación no experimental y transeccional, de carácter descriptivo y
correlacional.
Muestra: La muestra incluyó a la totalidad de la cohorte atendida entre los meses de Enero
2012 a Enero de 2013 de los usuarios del programa "Hombres por una Vida sin Violencia"
(HEPVA) del Servicio Nacional de la Mujer de las 15 ciudades capitales regionales de Chile. La
muestra quedó conformada por 832 sujetos que cumplían los requisitos de ser mayor de 18 años
y que hayan sido derivados por violencia física o psicológica de Fiscalía, Tribunales de Familia,
Juzgados de Garantía, Instituciones del estado, FFAA, Instituciones de Educación, Salud y
empresas en general. Además se incorporaron a la muestra, los sujetos ingresados al programa
por demanda espontánea que asisten en forma voluntaria al programa, y una muestra control de
100 de sujetos sin historia de violencia previa.
Técnicas de Recolección de datos. Para este estudio fueron utilizados cinco instrumentos.
El IMAFE Inventario de Creencias en Relación a la Femeneidad y Masculinidad.
El inventario de creencias en relación a la femeneidad y masculinidad, mide los papeles de
género a partir de la evaluación de características masculinas y femeninas de personalidad,
machismo y sumisión (Lara, 1993, citado en Gil, 2005). Consta de cuatro escalas de las cuales se
caracterizan seis perfiles, masculino, femenino, machismo, androginia, indiferenciación o sin
extremos y sumisión. La escala de 60 ítemes fue sometida a prueba de consistencia interna
mediante el cálculo del coeficiente Alfa de Cronbach, obteniéndose un coeficiente estandarizado
de .78, lo cual indica un buen nivel de consistencia interna.
Escala de Tácticas de Conflicto CTS-2 (Conflict Tactics Scales-2). Se utilizó la versión
española de la CTS-2, adaptada por Loinaz (2009), la cual fue chequeada con la versión
original de Straus, Hamby, Mc Coy y Sugarman (1996). Mide el grado en que una pareja se
ven envueltos mutuamente en ataques físicos o psicológicos, así como el uso del razonamiento
y la negociación para resolver conflictos (Straus et al., 1996). Tiene 78 ítemes: 39 para cada
miembro de la pareja. La escala de 39 ítemes, correspondientes a las categorías de análisis del

maltratador, fue sometida a prueba de consistencia interna mediante el cálculo del coeficiente
Alfa de Cronbach, obteniéndose un coeficiente estandarizado de .91, lo cual indica un alto
nivel de consistencia interna.
Inventario de Expresión de la Ira Estado-Rasgo (STAXI-2) (Spielberger, 1988; versión
española de Miguel-Tobal, Casado, Cano y Spielberger 2001). El instrumento consta de 49
ítemes relacionados. La primera subescala de 14 ítem, Ira-estado, mide la intensidad de la
emoción de la ira en un momento determinado. La segunda escala de 10 referidos a la Irarasgo, mide la disposición para sentir ira habitualmente. Y la tercera escala, de 24 ítems, mide la
Expresión y control de la ira. La escala de 49 ítemes, correspondientes a las categorías de
análisis del maltratador, fue sometida a prueba de consistencia interna mediante el cálculo del
coeficiente Alfa de Cronbach, obteniéndose un coeficiente estandarizado de .934, lo cual indica
un alto nivel de consistencia interna,

7

Barría Muñoz J. 2015; 19:7.

Escala de Experiencia en Relaciones Cercanas (ECR). Se utilizó en forma definitiva la
versión de Figueredo y Gaxiola (2007) y revisada con la versión de Fraley (2006). La escala de
49 ítemes, correspondientes a las categorías de análisis del maltratador y de la población sin
historia de violencia. Fue sometida a prueba de consistencia interna mediante el cálculo del
coeficiente Alfa de Cronbach, obteniéndose un coeficiente estandarizado de .791, lo cual indica
un buen nivel de consistencia interna.
Inventario Clínico Multiaxial de Millon (MCMI-III) (Millon, 1997; versión española de
TEA Ediciones). Es un auto-informe de solo 175 ítems con un formato verdadero-falso, que
evalúa diferentes aspectos de la personalidad a través de 26 escalas (Cardenal, Sánchez y OrtizTallo, 2007). De ellas, 11 corresponden a patrones clínicos de personalidad: Esquizoide,
Evitativa, depresiva, Dependiente, Histriónica, Narcisista, Antisocial, Agresivo-sádica,
Compulsiva, Negativa (Pasivo-agresiva) y Autodestructivo; 3 a una patología grave de la
personalidad: Esquizotípica, Límite y Paranoide; 7 a síndromes clínicos: Ansiedad, Trastorno
Somatomorfo (histeriforme), Bipolaridad, Distimia, dependencia al alcohol, Abuso de
sustancias, y Trastorno de estrés Posttraumático; y tres síndromes clínicos graves Trastorno
del Pensamiento (psicoticismo), Depresión mayor y Trastorno delirante. Asimismo, dispone de
4 escalas de fiabilidad y validez: Validez, Sinceridad, Deseabilidad y Distorsión. Los coeficientes
alfa de consistencia interna de la versión española para las diferentes escalas oscilan, en general,
entre 0,70 y 0,90 (Cardenal, Sánchez, y Ortiz-Tallo, 2007).
Cuestionario General sobre Violencia (Barría & Macchiavello, 2011, 2012). El
Cuestionario General sobre Violencia de Barría y Macchiavello (2011, 2012). Los ítemes
obtienen antecedentes sobre las variables tales como: a) antecedentes sociodemográficos; b)
Antecedentes Delictuales; c) Historia Familiar; d) relación de pareja; e) relación de pareja y
familia nuclear actual; f) efecto de la violencia en los niños, g) Estado de salud; h) Resolver el
problema: aceptación del problema de la violencia, acciones que está dispuesta a hacer para el
cambio, efectos si no deja la violencia.
Procedimiento. La batería de instrumentos fueron aplicados por los equipos técnicos de cada
ciudad donde se ejecuta el programa "Hombres por una vida sin violencia". Los instrumentos
se aplicaron en las 4 primeras sesiones, que sirven de diagnóstico integral del sujeto.

Resultados
El análisis de los datos se centró en la elaboración de una teoría unificada que permita
discriminar las tipologías actuales a partir de porcentajes de participación de los grupos de
maltratadores y no maltratadores por clúster, en relación al riesgo expresado en las tácticas de
conflictos usadas. Se pueden distinguir dos grupos: el 49% corresponden a alto y extremo riesgo
y el 51% a medio y bajo riesgo, el grupo de control de hombres sin historia de maltrato se
incluiría en el grupo de bajo riesgo.

8

Barría Muñoz J. 2015; 19:7.

Grafico N° 2. Distribución Normal de la Violencia Cronificada

Grupo 1

Hombres con
escala inicial de
ejercicio de la
violencia contra
su pareja

Grupo 2

Maltratadores
cronificados con
Trastornos de
Personalidad
Narcisista,
Compulsivo y
Autodestructivos

Grupo 3

Maltratadores
Cronificados,
Inestables
emocionalmente

Grupo 4

Maltratadores
cronificados con
bajos índices de
Trastornos de
personalidad,
Con
funcionamiento

Grupo 5

Maltratadores
con
antecedentes
delictuales

En el Grafico N° 2, podemos apreciar que el ejercicio de la violencia se distribuye
normalmente, estando en la esquina izquierda con un 18% de la muestra, los hombres que
están iniciando una escalada de violencia (Grupo 1), por lo tanto, marcan puntajes altos de
violencia física y psicológica en la escala de tácticas de conflicto. Son principalmente de
demanda espontánea y derivados del Tribunal de Familia. Se cree, que en grandes poblaciones
está frecuencia aumenta levemente en un 20% de los hombres. Son un grupo contradictorio,
porque aparecen de alta peligrosidad, se han auto-denunciado de haber infringido violencia
grave hacia su pareja, y ellos mismos han solicitado ayuda, pero también desertan en un número
superior al 60%.
En la esquina derecha, también se ubicó al grupo de maltratadores con antecedentes delictuales
(Grupo 5) que se encuentran repartidos entre los derivados por fiscalía y espontáneos, con un
porcentaje del 8%. Existiría acuerdo con el grupo de violentos en general encontrados en los
análisis de Holtzworth-Munroe (2004) y Dutton (1999), sin embargo, existe una discrepancia
basada en que este grupo aparece utilizando violencia psicológica y baja frecuencia de violencia
física, por lo cual, sería una continuación de los hombres con violencia cronificada.
Los grupos dos, tres y cuatro, de derecha a izquierda, corresponden al 67% de la muestra de
maltratadores, son violentos solo con su pareja, no tienen antecedentes delictuales y el ejercicio
de la violencia se encuentra cronificado. La hipótesis que la violencia se encuentra cronificada,
se basa en la información que desde el inicio del primer episodio de violencia al presente sobre
el 70% tiene más de 5 años de ocurrencia. En la investigación de Barría y Macchiavello (2012),
se encontró que el ejercicio de la violencia era primordialmente psicológica.
Sin embargo, revisando la pregunta desde cuanto tiempo de iniciada la relación de pareja se
produjo el primer episodio de violencia, el 52,8% menciona que inicio la violencia entre el
pololeo y los 6 primeros meses de iniciado la relación de pareja. Por lo tanto, éste grupo refleja
una violencia cronificada, predominantemente machista y misógina, y donde la principal
estrategia de resolución de conflictos es la violencia psicológica para mantener los privilegios
masculinos, concordante con el concepto de "terrorismo íntimo" descrito por Jhonson (2006).

9

Barría Muñoz J. 2015; 19:7.

Por lo tanto, la violencia cronificada no se puede atribuir solo atribuir a la hipótesis de la
diferencia de género, ya que como veremos a continuación la muestra de trastornos de
personalidad y síndromes clínicos son un 100% mayor que en poblaciones normales. Dutton y
Bodnarchuk (2005), plantean que en poblaciones normales los trastornos de personalidad
corresponden a un 20%, en cambio, en la muestra de maltratadores alcanza al 37%. El segundo
grupo, se divide en tres subgrupos reconocibles:


El primer grupo (Grupo 3), el análisis de clúster los agrupó dentro de cuadros de trastornos
del ánimo (distimia, depresión, bipolaridad, personalidad autodestructiva), por lo cual
correspondería a un grupo inestable emocionalmente. Se hipotetiza que éste grupo es de
alto a extremo riesgo, y requiere de atención farmacológica, adicional a la psicoterapia.



El segundo grupo (Grupo 2), presenta trastornos de personalidad, especialmente el T.P
Narcisista, T.P Compulsiva y el T.P autodestructiva, lo cual correspondería a un grupo con
déficit en la empatía. Son un grupo funcionalmente adaptados.



Un tercer grupo (Grupo 4), presenta un bajo nivel de trastornos de personalidad que
correspondería al grupo de derivación de fiscalía y de hombres no maltratadores. Se
requiere, seguir realizando investigaciones con este grupo cronificado que presenta bajos
indicadores de trastornos. Se hipotetiza que este grupo podría presentar rasgos de control
sobre su emocionalidad y agresividad al estilo de un psicópata frío como lo describe Dutton
(1999).

En la esquina derecha está el grupo de baja frecuencia de violencia (Grupo 1), correspondiente al
grupo control y un porcentaje del 6% de demanda espontánea y tribunales de familia. Este
grupo, en los reportes de autoinforme del CTS-2, no aparecen como perpetradores de violencia
física, sino psicológica. Pareciera que se asustaran con el incremento violento de las discusiones,
y quieren prevenir posibles agresiones físicas más graves.

Discusión
Hacia una propuesta de Tipologías de hombres maltratadores, aproximaciones desde un
enfoque multiaxial
La gran dificultad que tiene la construcción de tipologías, es que existe una idea dominante
como la expresada por Bonino (2008), que existen tantos maltratadores como hombres
existentes, por lo tanto, preguntarse por posibles tipologías en un sinsentido. Sin embargo,
existe otro grupo de investigaciones (Loinaz, et al. 2010; Dutton, 1999; Echeburúa et al, 2008;
Barría y Machiavello, 2012), que están haciendo un esfuerzo por superar esta idea simplista y
generar un enfoque coherente, empíricamente fundado, para poder intervenir terapéuticamente
en forma eficiente.
Se ha demostrado que el enfoque de construcción de tipologías, tiene una coherencia empírica y
una continuidad teórica, que permite señalar que los maltratadores son un grupo homogéneo y
distinto de la población de hombres sin historia de violencia. Entre los hallazgos más
importantes que permiten afirmar la distinción están que existen características comunes, tales
como: La dificultad de expresión de la ira y su control interno y externo, un predominio de
Estilos de apego Temeroso/desorganizado y preocupado, y creencias machistas y misóginas en
relación a la mujer y a la violencia.
Dificultad de expresión de la ira y su control interno y externo: la ira es precognitiva,
es un mecanismo biológico de evaluación de peligros o situaciones amenazantes que permiten al

10

Barría Muñoz J. 2015; 19:7.

organismo anticiparse al riesgo. Está presente en una amplia variedad de trastornos de
personalidad y síndrome clínicos (Miguel-Tobal et al., 2001). Sin embargo, el enfoque de la
psicopatología aunque aporta elementos muy importantes para entender el comportamiento del
hombre agresor, requiere de la comprensión de éste desde una visión socio-cognitiva.
Existe una ideología masculina idealizada de cómo debería ser un Hombre dentro de la cultura
occidental, por ejemplo, un verdadero hombre: debería controlar sus emociones, ser siempre
racional, si se le presenta una pelea nunca rehuir; debe tener una carrera exitosa y ganar mucho
dinero; capaz de mantener una familia; duro y fuerte; y nunca fallar (Kaufman, 1997). Por

tanto, existe un aprendizaje socio-cognitivo de la expresión de la ira, que está dada entre los
jóvenes en el roce y el despliegue físico, y la descarga de la tensión. Por lo tanto, se plantea
que al hombre se le ha enseñado a expresar solo una emoción: "la ira" y en ese sentido es
monotemático, expresa un amplio abanico de emociones solo a través de la ira: tensión,
miedo, pena, vergüenza, cariño, solo por medio de la ira.
Predominio de Estilos de apego Temeroso/desorganizado y preocupado: como
menciona Guidano (1997) y Nardi, Bellantuono, y Moltedo (2010), el hombre es un animal
intersubjetivo, vive esencialmente en dos esferas: en una esfera existencial, principalmente
experiencial-emotiva y en una esfera de explicación (narrativa) de su experiencia,
principalmente en el lenguaje. Vive sintonizado con los otros, por lo tanto las perturbaciones
emocionales más intensas en el decurso de la vida del sujeto serán la mantención y ruptura de
las relaciones afectivas significativas.
Desde éstas afirmaciones, se planteó la hipótesis que la teoría del apego podría ser central en la
distinción entre maltratadores y No maltratadores, en tanto que investigaciones (Babcock,
2006) señalan la predominancia de los estilos de apegos desorganizados y preocupados, a su vez
Dutton (1999) había señalado que el estilo desorganizado podía explicar hasta el ochenta y ocho
por ciento de la violencia ejercida por el maltratador. Esto implica, que sujetos con estilos de
apego preocupados, son fóbicos, celosos, y requieren en forma insistente la cercanía de la pareja
(Jhonson, 2005; Lecannelier, Ascanio, Flores, & Hoffmann, 2011). A su vez, los desorganizados,
establecen relaciones amor-odio, con necesidad de independencia y cercanía, enviando señales
equivocas a la pareja, paranoides, y demandantes de sexo hacia su pareja (Guzmán y Contreras,
2012). A su vez, las investigaciones de Fonagy (2005) demuestran una relación con los
trastornos bordeline de la personalidad.
Creencias machistas y misóginas en relación a la mujer y a la violencia: Como se
planteó anteriormente, las creencias misóginas deben tomarse con prudencia, porque no
representan un odio propiamente tal hacia la mujer, sino autoafirmaciones de lo que son los
roles asignados de hombre y mujer, que son propias de la identidad. Por lo tanto, no se
concuerda con el enfoque cognitivo, por ejemplo de Echeburúa (2008) que el machismo o la
misoginia sean "creencias" o "creencias erróneas", sino como se ha visto en Garda (2004);
Bourdieu (2000) y Kaufman (1997) son aspectos de la identidad del sujeto. Estas "creencias"
son parte de la configuración de la identidad masculina, que entran en crisis frente a la protesta
femenina. Por lo tanto, ¿Qué molesta al sujeto?, al maltratador le incomoda la oposición de la
mujer. El maltratador no intenta dialogar, el realiza un monólogo y una interpretación de una
vía: la de él. Dentro de la cultura patriarcal, se da por supuesto el dominio del hombre, por lo
tanto en estos sujetos con escaso repertorio emocional y narrativo la oposición emerge como
una violación a la identidad del sujeto.

11

Barría Muñoz J. 2015; 19:7.

Ocho tipologías en una línea de continuo Maltratador-No Maltratador
La síntesis tipológica en hombres maltratadores, se ha ido creando en una lógica de establecer
una línea de riesgo hacia la pareja de: bajo, mediado y alto riesgo (Gondolf, 1988; Jacobson &
Gottman, 1995; Dutton & Golant, 1997). La línea más general, gruesa y obvia es la que propone
Echeburúa et al. (2004), que no realiza una investigación empírica de tipologías sino una
extraordinaria síntesis. Concluye que a partir de las investigaciones antes nombradas se
podrían inferir dos grupos; los violentos solo con la pareja o intrafamiliares, y los maltratadores
con comportamientos antisociales, por lo cual son agresivos extrafamiliares y en diversos
contextos. Esta distinción general no permite verificar si existen otros grupos presentes, porque
adolece de deficiencias como falta de grupos de control, o comparaciones con otros tipos de
muestras.
Por lo cual, se propone una nueva tipología con una sólida base empírica (750 maltratadores) y
con la presencia de un grupo control (100 no maltratadores), que permite inferir una primera
línea divisoria de tres grupos, con sus correspondientes subdivisiones.
a)

No maltratadores/o sin historia de violencia. Este grupo no presenta trastornos de
personalidad. Tienen un buen manejo de la ira y control interno-externo de la expresión
verbal de ésta. Con estilo de apego preferentemente seguro y con creencias de tolerancia y
aceptación del género. Corresponde al grupo de Bajo y sin riesgo de violencia hacia su
pareja íntima.
Por lo tanto se infiere que existen dos subgrupos:
1. Hombres con máxima empatía. Se concuerda con Baron-Cohen (2011) que existe
un subgrupo que denominaremos de máxima empatía. Se hipotetiza que su
probabilidad de actuar en forma agresiva en muy baja, pueden ser sacerdotes, budistas,
personas que han renunciado a la violencia de distintas formas. Se propone que este
grupo es menos de 8% de los hombres no maltratadores.
El segundo gran subgrupo que se propone a partir de los datos empíricos, le
denominamos:
2. Hombres Sin historia de violencia previa y con empatía promedial. Se
plantea que no están exentos de los conflictos, pero si se producen pueden ser
ocasionales y con una alta probabilidad de buscar formas de mediación pacíficas. Se
cree que este grupo accede en mayor cantidad a las terapias de familia, u otras terapias
individuales, por propia iniciativa. Además se asume que es un grupo promedio, con
una asertividad promedio, que constituyen la mayoría o el 92% de los No maltratadores.
De acuerdo al análisis de clúster, podrían corresponder a los sujetos que si inician una
escalada de violencia pero se auto denuncian y solicitan ayuda terapéutica.

b)

Maltratadores solo con su pareja intima: En este grupo se encontraron cuatro
subdivisiones a) Inestables emocionalmente, b) Con trastornos de personalidad y c) con
rasgos psicopáticos, d) sin trastornos de personalidad.
3.

Hombres Inestables emocionalmente. Con presencia trastornos clínicos de
depresión mayor, consumo de alcohol, y con Trastornos de la personalidad Negativista
y depresiva. Existen escasas investigaciones que relacionen Depresión y violencia, por
lo cual se hipotetiza que la importancia de la depresión es su comorbilidad.

12

Barría Muñoz J. 2015; 19:7.

La depresión, está a la base de otros trastornos, tales como: ansiedad, consumo de
alcohol, trastornos de personalidad Negativista y estrés postraumático. Este grupo
correlaciona como de alto a extremo riesgo. Es difícil de distinguir lo destructivo que
puede ser para la relación de pareja, vivir con un sujeto con un trastorno del ánimo
que es una enfermedad crónica de la cual el sujeto no controla necesariamente sus
emociones. Sujetos que no están tratados medicamente, y que niegan la enfermedad, y
que se solapa en otras comorbilidades como la adicción y la negatividad.
Hombres con presencia de trastornos de personalidad: especialmente
Narcisimo, Obsesivo compulsivo, Histrionismo, ansiedad, trastorno Somatomorfo y
del pensamiento. Los trastornos de personalidad que más correlacionan con la
violencia son el Narcisimo, y los Trastornos obsesivos compulsivos, en primer lugar, y
luego el trastorno Histriónico.
4.

Los
maltratadores
obsesivo-compulsivos,
han
sido
parcialmente
diagnosticados. A este tipo de maltratador, fue denominado como Hipercontroladores
por Dutton (1999). A su vez, se cree que éste grupo su principal dificultad está en el
déficit en la empatía, en la grandilocuencia, y en el ritualismo.

5.

Los maltratadores Narcisistas, son incapaces de ponerse en el lugar de las
necesidades del otro, además de ser incapaz de crear relaciones íntimas duraderas, y
con una marcada pobreza de emociones (Baron-Cohen, 2011).
Es interesante, que los trastornos del pensamiento y somatomorfo, estén
correlacionados con estos grupos, que pueden ser sintomatología de celos patológicos
y preocupación extrema. Además estos dos subtipos (Obsesivo-compulsivo y
Narcisista) correlaciona con los mayores porcentajes de violencia física y psicológica

c)

6.

Con estructura psicopática. Este grupo también ha sido parcialmente
diagnosticado por Dutton (1999). Son sujetos crueles, fríos emocionalmente. De
acuerdo a Baron-Cohen (2011) estarían dentro de los sujetos con empatía "0",
asociados a delitos graves antisociales y asesinatos. Aunque su porcentaje no supera el
6%, lo que llama la atención es que se encuentran ocultos entre los sujetos que no
presentan trastornos de la personalidad o que son capaces de esconder o mentir de
manera tal que los instrumentos psicométricos no los detectan.

7.

Hombres iracundos Sin trastornos de personalidad: aunque este grupo no
muestra la presencia de trastornos de la personalidad, presenta problemas de control y
expresión de la ira, principalmente, apego temeroso y preocupado, y misoginia y
machismo, que los hacen distintos de los sujetos sin historia de violencia.

8. Delincuentes habituales, antisociales en general, homicidas y asesinos.
Este grupo también ha sido parcialmente diagnosticado (Dutton, 1999), pero accede a
programas masivos del estado en una tasa inferior al 3%. Básicamente son antisociales con
antecedentes de robo, hurto o tráfico de drogas.

A continuación, en el gráfico N° 3, se mostrará un resumen de las tipologías que emergen de la
presente investigación y que fueron descritos anteriormente a modo de Modelo Teórico. Se
incluye información sobre la presencia o ausencia de trastornos de personalidad y otros cuadros
clínicos, estilos de apego, control interno y externo de la ira, y creencias en relación a
masculinidad y feminidad. Debajo de la tabla se muestra la distribución normal con la
proporción poblacional estimada de hombres maltratadores y no maltratadores.

13

Barría Muñoz J. 2015; 19:7.

Gráfico N° 3. Modelo Tipológico de Hombres Maltratadores y su distribución
Normal
Violentos en
general
No maltratadores

Con Máxima
Empatía

Con
Empatía
promedial

No presentan trastornos de
la personalidad

Con buen manejo de la ira y
control interno y externo

Con estilos de apego
preferentemente seguro

Con creencias de tolerancia
y acepción del género
(androginia)

Maltratadores solo con su pareja Intima

Sin trastornos
de
personalidad

Inestables
emocional-mente

Con presencia de
Trastornos de
Personalidad

Con baja
presencia de
Trastornos de
personalidad

Delincuentes
habituales,
antisociales y
Asesinos

Iracundos, con
baja regulación
de la ira

Depresión mayor,
consumo de
alcohol y
Negativista y
Trastorno de la
personalidad
depresiva

Compulsivo,
narcisismo,
histriónicos,
ansiedad y
trastornos
Somatomorfo y
del pensamiento

Se presume un
grupo con manejo
y frialdad de su
emocionalidad
con estructuras
psicópata de la
personalidad

Esta población
accede en un
porcentaje
menor al 8% de
usuarios de
programas
sociales
implementados
por el estado

Con dificultades en la expresión verbal y física de la ira y
en su control interno y externo

Con estilo de apego temeroso/desorganizado y preocupado

Con creencia machistas y misóginas en relación a la mujer y a la violencia

14

Barría Muñoz J. 2015; 19:7.

Referencias
Aguilera, A. (2004). Características psicológicas del hombre golpeador de su compañera permanente, residente
en la ciudad de Bucaramanga. Revista Médica Universidad Autónoma de Bucaramanga; 7 (20), 73-83.
Aldarondo, E. y Mederos, F. (2002) Programs for Men Who Batter: Intervention and Prevention Strategies in
a Diverse Society. Civic Research Institute, Inc., Kingston, NJ.
Amor, P., Echeburua, E., y Loinaz, I. (2009). ¿Se puede establecer una clasificación tipológica de los hombres
violentos contra su pareja. International Journal of Clinical and Health Psychology; 9 (3), 519-539.
Babcock, J., Jacobson, N., Gottman, J., y Yerington, T. (2000). Attachment, emotional regulation, and the
function of marital violence: differences between secure, preoccupied, and dismissing violent and noviolent.
Journal of Family Violence, 15 (4), 391-409.
Baron-Cohen, S. (2012). Empatía Cero. Nueva teoría de la crueldad: alianza editorial.
Barría, J. y Macchiavello, A. (2012). Anatomía de los hombres que ejercen violencia hacia sus parejas: primer
levantamiento de datos para el diseño de un perfil del hombre maltratador. Disponible en revista psicologia.com
vol. 16 (2012): http://www.psiquiatria.com/revistas/index.php/psicologiacom/article/view/1470/
Barría, J. & Macchiavello A. (2012). Hombres que ejercen maltrato hacia sus parejas: un actor desconocido
primera aproximación a los datos para el diseño de un perfil. Revista de Familias y Terapias, 33 (12): 54-65.
Blaquez, M., Moreno, J., & García-Baamonde, M. (2010). Revisión teórica del maltrato psicológico en la
violencia conyugal. Psicología y Salud, 20 (1), 65-75.
Bonino, L. (2008). Hombres y violencia de género. Más allá de los maltratadores y de los factores de riesgo.
Ministerio de Trabajo e Inmigración, Subdirección General de Información Administrativa y Publicaciones,
España.
Boira, S., Del Castillo, M., Pablo Carbajosa, P., y Marcuello, C. (2012). Contexto del tratamiento y alianza
terapéutica: Factores críticos en la intervención con maltratadores por orden judicial. Documento en espera de
publicación.
Bosch, E. & Ferrer, V. (2000). Causas Psicosociales de la violencia de género; el papel de las creencias
misóginas. Comunicación presentada al congreso interdisciplinar sobre la violencia de género. 9 noviembre al 01
de
diciembre.
Málaga
(espanya).
Disponible
en:
http://www.uib.es/servei/comunicacio/sc/projectes/arxiu/nousprojectes/genere/genero.pdf
Bosch, E., Ferrer, V., & Gilli, M. (1999). Discriminación y violencia hacia las mujeres, capitulo 1. Historia de la
misoginia. Barcelona: Antrophos-UIB.
Bourdieu, p. (2000). La Dominación Masculina. Barcelona: Anagrama.
Cabral, B. & García, C. (1997). De cómo en la arqueología de la violencia nos tropezamos con el género.
Disponible en : www.saber.ula.ve/bitstream/.../16339/1/arqueologia-violencia.pdf
Cabrera, M. & Granero, M. (2010). La transmisión generacional de la violencia de género: análisis cualitativo de
las variables implicadas. 11° congreso virtual de Psiquiatría. Interpsiquis. Disponible en:
http://hdl.handle.net/10401/1096
Cantera, L. (2004). Más allá del género: Nuevos enfoques de nuevas dimensiones y direcciones de la violencia en
la pareja. Tesis para optar al Grado de Doctor en Psicología Social, Universidad Autónoma de Barcelona.
Disponible en: http://www.tdr.cesca.es/TESIS_UAB/AVAILABLE/TDX-1010105-171441/lce1de1.pdf
Cardenal, V., Sánchez, M., & Ortiz-Tallo (2007). Los Trastornos de personalidad según el modelo de Millon: Una
Propuesta integradora. Clínica y Salud, 18 (3): 305-324.
Carrasco, Vives, C., Gil, D. & Álvarez, C. (2007). ¿Qué sabemos sobre los hombres que maltratan a su pareja?.
Una revisión sistemática. Revista Panamericana de Salud Publica; 22 (1), 55-63.
Castellano, M., Lachica, E., Molina, A., & Villanueva, H. (2004). Violencia contra la mujer. El perfil del agresor:
criterios de valoración del riesgo. Cuadernos de Medicina Forense; 35, 15-28.

15

Barría Muñoz J. 2015; 19:7.

Cavanaugh, R. & Gelles, R. (2005).The Utility of Male Domestic Violence Offender Typologies New Directions
for Research, Policy, and Practice. Journal of Interpersonal Violence; 20 (2), 155-166.
Corsi, J., Dohmen, M., & Sotés, M. (1995) Violencia masculina en la pareja. Una aproximación al diagnóstico y a
los modelos de intervención. Buenos Aires: Editorial Paidós.
Dekeseredy, W., & Dragiewicz, M. (2007). Understanding the complexities of feminist perspectives on woman
abuse: A commentary on Donald G. Dutton's Rethinking domestic violence. Violence Against Women, 13, pp.
874-884.
Dutton, D. (1999). El Golpeador. Un Perfil Psicológico. Editorial Paidós.
Dutton, D. & Bodnarchuk (2005). 1. Trough a Psychological lens. Personality Disorder and Spouse Assault. En
Current Controversies on Family Violence (Loseke, D & Cavanaugh).
Dutton, D. & Haring, M. (1999). Perpetrator personality effects on post-separation victim reactions in abusive
relationships. Journal of Family Violence; 14 (2), 193-204.
Dutton, D., Corvo, K., & Hamel, J. (2009). The Gender Paradigm in Domestic Violence Research and Practice
Part 2: The Information Website of the American Bar Association. Aggression and Violent Behavior, 14,1, 3038.
Echauri, J. (2010). Eficacia de un Programa de Tratamiento Psicológico para hombres maltratadores en la
relación de pareja. Tesis para optar al grado de Doctor en Psicología, Universidad de Navarra, España.
Documento No publicado.
Echeburúa, E. & Corral, P. (2004). Violencia en la pareja. Instituto de Victimología, Madrid. Disponible en:
http://www.institutodevictimologia.com/Formacion11e.pdf
Echeburúa, E., Amor, P., & Corral, P.(2009). Hombres violentos contra la pareja: trastornos mentales y perfiles
psicológicos. Pensamiento Psicológico; 6 (13), 27-36.
Echeburúa, E., & Fernández-Montalvo, J. (2009). Evaluación de un programa de tratamiento en prisión de
hombres condenados por violencia grave contra la pareja. International Journal of Clinical and Health
Psychology; 9 (1), 5-20.
Esbec, E. & Echeburúa, E. (2010). Violencia y trastornos de la personalidad: implicaciones clínicas y forenses.
Actas Españolas de Psiquiatría, 38 (5): 249-261.
Ferrer, V., Bosch, E., Ramis, C., Torres, E. & Navarro, C. (2006). La violencia contra las mujeres en la pareja:
creencias y actitudes en estudiantes universitarios/as. Psicothema; 18 (3), 359-366.
Ferrer, V., Bosch, E.. García, M., Manassero, A., & Gili, M. (2004). Estudio meta-analítico de características
diferenciales entre maltratadores y no maltratadores: el caso de la psicopatología y el consumo de alcohol o
drogas. Psykhe; 13 (1), 141-156.
Fonagy, P. (2005). Apegos Patológicos y Acción Terapéutica. Revista de Psicoanálisis, 4. Disponible en:
http://www.aperturas.org/articulos.php?id=104&a=Apegos-patologicos-y-accion-terapeutica
Gondolf, E. (1997). Characteristics of Batterers in a Multi-site Evaluation of Batterer Intervention Systems.
Minnesota Center Against Violence and Abuse: Providing research, education, and Access to violence related
resources. http://www.mincava.umn.edu/documents/gondolf/batchar.html#id2370976
Guidano, V. (1997). Relación entre vínculo y significado personal desde una perspectiva narrativa para explicar
el proceso de cambio. Curso-Taller organizado por la Sociedad de Terapia Cognitiva Posnacionalista,
Universidad Diego Portales. Transcripción de Angélica Carrasco, revisada y corregida por Augusto Zagmutt.
Disponible
en:
http://posracionalismo.cl/wpcontent/uploads/2010/03/relacion_entre_vinculo_y_significadosignificado_persona_una_perspectiva_narrat
iva.pdf
Guzmán, M. & Contreras, P. (2012). Estilos de Apego en Relaciones de Pareja y su Asociación con la Satisfacción
Marital. Psykhe, 21 (1): 69-82.
Hamel, & Nicholls (2006). Approaches to domestic violence a gender-neutral guide for research and treatment.
Springer Publishing.

16

Barría Muñoz J. 2015; 19:7.

Hanson, R. & Wallace-Capretta, S. (2005). A Multi-Site Study of Treatment for Abusive Men 2000 ­ 2005.
Public Works and Government Services Canada.http://www.eurowrc.org/11.men_violent/men-programen/06.men_program.htm
Holtzworth-Munroe & Stuart (1994). Typologies of Male Batterers: Three Subtypes and the Differences Among
Them. Psychological Bulletin I, 16(3), 476 ­ 497.
Johnson & Ferraro (2000). Research on Domestic Violence in the 1990s: Making Distinctions. Journal of
Marriage and the Family, 62(4), 948 - 963.
Kaufman, M (1997). Theorizing Masculinities, capítulo "Men, Feminism, and Mens's Contradictory 1
Experiences of Power". Thousand Oaks, Sage Publications: 142-165.
Lecannelier, F., Ascanio, L., & Flores, F. (2011). Apego y Psicopatología: Una Revisión actualizada sobre los
Modelos Etiológicos del Apego Desorganizado. Terapia Psicológica, 29 (1): 107-116.
Loinaz, I., Ortiz-Tallo, M. & Sánchez, l. (2011). Clasificación Multiaxial de agresores de pareja en centros
penitenciarios. International Journal of Clinical and Health Psychology; 11(2), 249-268.
Loinaz, I., Echeburúa, E., & Torrubia, R. (2010). Tipología de agresores contra la pareja en prisión.
Psicothema; 22 (1), 106-111.
Loinaz, I. (2008). Aproximación Teórica y empírica al estudio de las tipologías de agresores de pareja.
Ministerio del Interior. Madrid: Secretaría General Técnica.
Madrigal, L. (2010). Los hombres asumimos nuestra responsabilidad: Las masculinidades en la prevención de la
violencia de género. Disponible en: kolectivoporoto.googlepages.com/HombresPVG.pdf
Miguel, J., Casado, M., Cano, A., & Spielberger (2001). Inventario de Expresión de Ira Estado-Rasgo. Tea
Ediciones. Madrid.
Millon, Th., & Davis R. (2007). Inventario Clínico Multialxial de Millon III. Tea Ediciones.
Millon, Th., Grossman, S., Millon, C., Meagher, S., & Rammath (2006). Trastornos de Personalidad en la Vida
Moderna. Masson S.A.
Magdol, Moffitt, Caspi, Fagan & Silva (1997). Gender Differences in Partner Violence in a Birth Cohort of 21Year-Olds: Bridging the Gap Between Clinical and Epidemiological Approaches. Journal of Consulting and
Clinical Psychology. 65, (1), 68-78.
Nardi, B., Bellantuono, C. & Moltedo, A. (2010). Una aproximación adaptativo-evolutiva a las organizaciones de
significado personal (O.S.P) de Vittorio Guidano: Nuevas perspectivas en la psicoterapia Postracionalista.
Gaceta Psiquiatría Universitaria, 6 (1): 63-70.
Quinteros, A. & Carbajosa, P. (2008). Hombres Maltratadores. Tratamiento Psicológico de Agresores. Grupo 5
Acción y Gestión Social, S.L. LDM Editorial.
Robinson, L. (2005). Investigating a batterer typology: the role of personality characteristics,
attachment, and family of origin dynamics. Submitted to Texas A&M University in parcial fulfillment of
the requirements for the negree of Doctor of Philosophy. The University of Texas at Austin.
Sánchez, R. (2003). Theodore Millon, una teoría de la personalidad y su patología. Psico-USF, 8, (2), 163-173.
Straus, M., Hamby, S., Mccoy, S. & Sugarman, D. (1996). The Revised Conflict Tactics Scale: Development
and preliminary psychometric data. Journal of Family Issues, 17(3): 283-316.
Vargas, J. (2010). Psicología del hombre que ejerce violencia contra la pareja y la familia. Revista el Cotidiano.
164, (1), 53-60. Disponible en: http://redalyc.uaemex.mx/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=32515894008
Wardham. B. (1996). The Myth of male Violence?. Journal XY: men, sex, politics, 6 (1). 26-30.
Zarza, M. & Frojan, M. (2005). Estudio de la violencia doméstica en una muestra de mujeres latinas residentes
en Estados Unidos. Anales de Psicología; 21 (1), 18-26.

17

Barría Muñoz J. 2015; 19:7.

Cite este artículo de la siguiente forma (estilo de Vancouver):
Barría Muñoz J. El hombre agresor de su pareja: Un actor desconocido. Aproximación a un
modelo teórico de tipologías de hombres maltratadores. Psicologia.com [Internet]. 2015 [citado
18 Jun 2015];19:7. Disponible en:
http://www.psiquiatria.com/revist

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar
psiquiatria.com - Portal número 1 en salud mental en lengua castellana