Última actualización web: 02/06/2020

Nuevas tecnologías de la información y la comunicación aplicadas a salud mental: el uso terapéutico de internet y de los teléfonos inteligentes

Autor/autores: Elisa Gallach-Solano , Pilar Sierra-Sanmiguel, Hmberto Echevarría
Fecha Publicación: 14/08/2015
Área temática: .
Tipo de trabajo:  Artículo de revisión

RESUMEN

Introducción. La tecnología móvil y el acceso a internet están generando un cambio estructural en la atención a la salud y el acceso a la sanidad, particularmente en el ámbito de las enfermedades mental. Existe cada vez mayor evidencia de que internet representa un recurso potente para la gestión de los trastornos psicológicos, en dos sentidos: a través del apoyo al tratamiento básico y mejorando el registro inmediato del estado psicológico. Metodología. Se realizó una búsqueda sistemática de la bibliografía relevante existente durante los últimos 15 años. Resultados. Se clasificó la información en función de la tipología de las herramientas tecnológicas, del ámbito de aplicación y de la eficacia de su aplicación. Conclusiones. La validez de protocolos de las nuevas tecnologías aplicadas a la salud mental ha sido examinada en diferentes poblaciones psiquiátricas y los resultados hasta el momento parecen esperanzadores. Las aplicaciones móviles parecen útiles para evaluar alteraciones del estado emocional y afectivo, establecer sistemas de posicionamiento geográfico para la atención sanitaria, reducir el estigma, proporcionar apoyo interpersonal y disminuir la barrera de acceso a la atención en salud mental, reduciendo costes, desplazamientos, optimizando el tiempo de los profesionales.

Palabras clave: salud mental; aplicaciones e-health; teléfonos inteligentes; PDA; telepsiquiatria; telepsicología


VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-7130

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Gallach-Solano E. Psicologia.com. 2015; 19:13

Revisión teórica
Nuevas tecnologías de la información y la comunicación
aplicadas a salud mental: el uso terapéutico de internet y
de los teléfonos inteligentes
New information technology and communication applied to mental health: the therapeutic use of internet and smart
phones

Elisa Gallach-Solano1, Pilar Sierra-Sanmiguel2, Hmberto Echevarría. Psiquiatra3
Resumen
Introducción. La tecnología móvil y el acceso a internet están generando un cambio
estructural en la atención a la salud y el acceso a la sanidad, particularmente en el ámbito de las
enfermedades mental. Existe cada vez mayor evidencia de que internet representa un recurso
potente para la gestión de los trastornos psicológicos, en dos sentidos: a través del apoyo al
tratamiento básico y mejorando el registro inmediato del estado psicológico.
Metodología. Se realizó una búsqueda sistemática de la bibliografía relevante existente
durante los últimos 15 años.
Resultados. Se clasificó la información en función de la tipología de las herramientas
tecnológicas, del ámbito de aplicación y de la eficacia de su aplicación.
Conclusiones. La validez de protocolos de las nuevas tecnologías aplicadas a la salud mental
ha sido examinada en diferentes poblaciones psiquiátricas y los resultados hasta el momento
parecen esperanzadores. Las aplicaciones móviles parecen útiles para evaluar alteraciones del
estado emocional y afectivo, establecer sistemas de posicionamiento geográfico para la atención
sanitaria, reducir el estigma, proporcionar apoyo interpersonal y disminuir la barrera de acceso
a la atención en salud mental, reduciendo costes, desplazamientos, optimizando el tiempo de los
profesionales.
Palabras claves: Salud Mental, aplicaciones e-health, teléfonos inteligentes, PDA,
Telepsiquiatria, Telepsicología.
Abstract
Introduction. Mobile technology and internet access are generating a structural change in
health care and access to health care, particularly in the field of Mental illnesses. There is
growing evidence that internet is a powerful resource for managing psychological distress in two
ways: through support to basic treatment and the improvement of the immediate registration of
psychological state.
Methodology. A systematic search of the existing relevant literature was conducted over the
past 15 years.
Results. Information depending on the type of technological tools, the scope and effectiveness
in its application qualified.

Psicologia.com ­ ISSN: 1137-8492
© 2015 Gallach-Solano E, Sierra-Sanmiguel P, Echevarría H

1

Gallach-Solano E. 2015; 19:13.

Conclusions. The validity of protocols of new technologies for mental health has been
examined in different psychiatric populations and the results so far look promising. Mobile
applications seem useful to evaluate alterations of emotional and affective state, to establish
geographic positioning systems for healthcare, to reduce stigma, to provide interpersonal
support and to lower the barrier of access to mental health care, reducing costs, specialist travel,
and optimizing professional´s time.
Keywords: Mental Health, e-health applications, smartphones, PDA, Telepsychiatry,
Telepsychology

Recibido: 20/07/2015 ­ Aceptado: 06/08/2015 ­ Publicado: 14/08/2015

* Correspondencia: gallach.eli@gmail.com
1 Psicóloga Clínica. Unidad Trastornos Bipolares. Hospital Universitario y Politécnico La Fe. Valencia
2 Psiquiatra. Unidad Trastornos Bipolares. Hospital Universitario y Politécnico La Fe. Valencia
3 Psiquiatra. Centro de Salud Mental de Vall d´Uixo. Castellón

2

Gallach-Solano E. 2015; 19:13.

Introducción
La telefonía y la red como herramientas de comunicación abierta, horizontal y multidireccional
forman parte ya de la cultura de la globalización y de la libertad de información. Internet está
generando una transformación estructural de las prácticas sociales y culturales así como de la
organización de los sistemas de salud (Rossi, 2006). Poole y colaboradores (2012) revelaron que
al menos un 90 % de la población mundial tiene acceso al servicio de telefonía móvil, siendo la
salud (Litvin, Abrantes and Brown, 2013) es uno de los temas más consultados, estimando en
siete millones el número de búsquedas diarias de temas y términos relacionados con la sanidad
(Thara, 2012). En 2012 (Fosdick, Knusts, Scida et al, 2013) se identificaron más de 40.000
aplicaciones móviles relacionadas con la salud, existiendo cada vez mayor evidencia de que
internet representa un recurso potente para la gestión de los trastornos psicológicos. El
desarrollo de las nuevas TIC aplicadas a la salud podría representar un importante recurso para
garantizar la accesibilidad sanitaria, la continuidad y éxito del tratamiento, facilitando la
disponibilidad de la terapia, el cumplimiento farmacológico y manejando el estigma de la
enfermedad mental a través de la privacidad de la red (Rossi, 2006)
El objetivo de este estudio es conocer el estado actual en el desarrollo, uso y eficacia de las TIC
aplicadas al ámbito de la salud mental así como sus ventajas y limitaciones, a través de la
tecnología móvil y el acceso a redes.
Método
Se realizó una revisión bibliográfica sistemática en las bases de datos Pubmed, Medline y
Embase entre Enero de 2000 y Enero de 2105. Las palabras clave fueron las siguientes mental
health, E-health applications, mobil phone. Se localizaron artículos adicionales a partir de la
bibliografía obtenida. Los criterios de inclusión fueron:


La naturaleza del estudio



El contenido del estudio (salud mental, para evaluación o tratamiento).



El tipo de Tecnología de Información y comunicación: teléfono móvil, videoconferencia,
aplicación, mensajería instantánea, correo-e, mixta.



El objetivo del estudio se ciñe al ámbito clínico

Los criterios de exclusión fueron:


la TIC se desarrolla con objetivos no relacionados específicamente con la salud mental (Ej.:
Desarrollo de aplicaciones para adhesión al tratamiento de personas diabéticas, registro de
cefaleas, programas de gestión, etc.)



El objetivo del estudio se ciñe al ámbito educativo, (formación continua de facultativos y
residentes) de gestión y administración de historia clínica (relación entre atención primaria
y especializada, interconsultas, etc.) o de investigación (supervisión de proyectos).

Se realizó una selección exhaustiva por parte de 3 revisores independientes y se obtuvieron
finalmente 86 estudios, de los que se excluyeron 16 por las razones anteriormente expresadas.

3

Gallach-Solano E. 2015; 19:13.

Figura 1

Posteriormente se efectuó lectura detallada, se clasificó en función del ámbito de aplicación
efectuándose un análisis narrativo.
Tipologia de la tecnología de la información y la comunicación
Todos los artículos examinados, aunque con diferente grado de evidencia, parecen coincidir en
que la atención a través de los TICS es eficaz y aumenta el acceso a la sanidad, tiene una amplia
utilidad y facilita el empoderamiento de los pacientes (McTvish, Chih,Sahd et al, 2012). Tras la
revisión bibliográfica podemos clasificarlas en función del nivel de interacción con el clínico o
terapeuta (Swendensen, Ben-Zeev and Granholm, 2011)


Máximo nivel de interacción: Atención telefónica o videoconferencia



Nivel intermedio: Sincrónicas. Mensajes que aparecen cuando se produce registro de
síntomas positivos



Mínimo nivel: Comunicación asincrónica, como los mensajes de texto (recordatorios de
fármacos, citas, ...)

También en función de su finalidad, Hiltty y colaboradores (2013) nos proponen la siguiente
taxonomía:
a)

Centradas en proporcionar información al paciente. El ejemplo más destacado sería la
plataforma web o los SMS. Su finalidad es informar sobre recursos o recordatorios de citas
médicas o administración de fármacos, que pueden mejorar la adherencia, y el progreso
puede ser supervisado con facilidad.

b)

Aquellas cuyo objetivo permite la evaluación y diagnóstico del paciente, en adelante, EME
(Evaluaciones ecológicas momentáneas) Consiste en aplicaciones (APP) en teléfonos
inteligentes o PDA (Ayudante Digital Personal) para el registro y evaluación sintomática en

4

Gallach-Solano E. 2015; 19:13.

tiempo real varias veces al día, especialmente aquellos que cambian con frecuencia o que
no se pueden recoger bien a través de lápiz y papel, por incumplimiento o por la
imprecisión de la retrospección. La información ecológicamente válida contribuye a la
prevención y a la autogestión de la salud (Garcia-Lizaña, Muñoz-Mayoraga, Yanes-López et
al, 2009).
c)

Herramientas de intervención psicoterapéuticas IME (Intervenciones ecológicas
momentáneas) de apoyo en tiempo real, sincrónicas, o anacrónicas. La investigación con
las IME se ha centrado especialmente en cuadros de ansiedad, trastornos de alimentación,
esquizofrenia y depresión, y en general encuentran beneficios positivos a corto plazo
mejorando la adherencia al tratamiento. Se pueden clasificar en (Hilty, 2013):


Videoconferencia: Es la aplicación tecnológica clásica y de mayor difusión. Depp
(2010) realizó una revisión sistemática para determinar la efectividad de las
intervenciones realizadas a través de la videoconferencia y la conclusión fue que se
obtenían mayores beneficios a través de la videoconferencia que a través de la consulta
tradicional, aunque indicaron que la evidencia era limitada y que era necesario
continuar investigando.



Los mensajes telefónicos SMS: Se considera tecnología de gama baja. Se utiliza
para difundir mensajes a grandes poblaciones. Especialmente indicados para la
promoción de la salud y proporcionar apoyo psicoterapéutico específico (PalmierClaus, 2013)



Programas adaptados-individualizados automáticos: Investigadores de la
Universidad de Míchigan (Boop, Miklowitz, Goowing, 2010) estudiaron las diferentes
modalidades TBI (teléfonos, teléfonos inteligentes, plataformas web, videoconferencia,
etc.). Se trata de Intervenciones Tecnológicas Conductuales realizadas para abordar
objetivos conductuales, cognitivos y emocionales e intervenir sobre la salud mental,
física y la conducta a través de autoevaluación y autorregistro, psicoeducación,
establecimiento de objetivos,
desarrollo de habilidades y retroalimentación
Granholm, Ben Zevv, Link, Bradshaw, Holden; Hailey, Roine, Ohinmaa (2012,2008)
incorporaron un sistema mixto para 720 pacientes adultos, My Compass ,que recogía
información sobre sintomatología ansiosa, depresiva, autoeficacia y funcionalidad, y
proporcionaba instrucciones específicas con mensajes breves y
módulos
psicoeducativos. Los resultados demostraron que se producía una mejora significativa
tanto de variables clínicas como cognitivas y funcionales. Estos recursos, apoyan la
terapia, favorecen la adherencia y mejoran los resultados.



Programas sensibles al contexto. Tecnología PAM Aplicaciones inteligentes
que ofrecen información y apoyo en tiempo real utilizando sensores de movimiento,
luz, geolocalizadores, acelerómetros... (Mohr, Burns, Schueller, Calrk, Klikman, 2013)
Facilitan el proceso del autorregistro y el empoderamiento. Son especialmente útiles
para el control de la hipertensión, la diabetes, dolor crónico (Lallo, Lindsay, Rivera,
Agarwal, Stinson, 2014), trastornos de alimentación, etc. Osmani y col (2013)
investigaron las ventajas del uso de los TIC y concluyeron que la recogida de variables
fisiológicas permite detectar cambios en la rutina diaria y en la conducta y son de
crucial importancia para la detección precoz de pródromos. (Morh; Prociow, Crowe,
2013,2010)



Las redes sociales,facebock, twiter, etc. Palmier- Claus y otros (2013) realizaron un
ensayo controlado con 1592 pacientes con enfermedad mental grave para analizar el

5

Gallach-Solano E. 2015; 19:13.

uso de los teléfonos inteligentes y concluyeron que éstos acceden a la red un 12%
menos que la población general. En Australia (Alvarez-Jimenez, Gleeson, Bendall,
Lederman, Wadley,Killackey, Mc Gorry, 2012) se utiliza la aplicación Couch 5K para
motivar al ejercicio de jóvenes con primeros episodios usuarios de salud mental. Se
pretende que mejoren su salud física, facilitando la pérdida de peso, disminuyendo
factores cardiotóxicos, la diabetes, y la comorbilidad en general, generada por el
sedentarismo y por los efectos secundarios de los fármacos. (Killackey, Anda, Gibbs,
Alvarez-Jimenez, Thompson, Sun y Baksheev, 2011).
Las aplicaciones combinadas EME/IME facilitan el registro automático, (respuesta
psicoglavánica, movimientos, etc.) permiten detectar situaciones de riesgo para los pacientes y
ofrecen técnicas de aprendizaje automático y retroalimentación personalizada (Donker, 2013).
Actualmente presentan un gran potencial en la atención a la salud mental.
Aplicaciones específicas en grandes síndromes diagnósticos
Esquizofrenia y otros sindromes del espectro psicótico
Las TIC se han desarrollado en este ámbito para promover el autorregistro de conductas
desadaptadas y la posibilidad de modificar
comportamientos, mejorar la adherencia
terapéutica, participar en el apoyo informal y mejorar la alianza terapéutica. El programa MATS
(Swendsen, 2011) consiste en un sistema de mensajería instantánea que obtiene datos sobre
severidad de síntomas, interacción social y adherencia. Las conclusiones del estudio piloto
realizado con 53 pacientes reflejaron que el uso de esta aplicación aumentaba el número de
interacciones sociales reduciéndose significativamente la gravedad de las alucinaciones
(Palmier-Claus, 2013).
También se han evaluado las intervenciones basadas en la red como estrategia adicional para
complementar la atención, disminuir el estigma y aumentar la inclusión social. Con ellas se
pueden superar el reto de la intervención temprana, mejorando la adherencia terapéutica y
facilitando el mantenimiento de los efectos del tratamiento. (Alvarez, 2012).
La tecnología es particularmente relevante cuando se dirige a jóvenes porque usualmente son
los primeros en adoptar, conocer y explorar las novedades electrónicas. (Reid, Kauer, Hearps,
Crooke, Khor, Sanci, Patton, 2013) En primeros episodios, éstos presentan poca conciencia de
enfermedad, no suelen reconocer síntomas y son resistentes a demandar ayuda especializada.
Por su parte, los facultativos refieren dificultades para la detección y manejo del tiempo en los
procesos diagnósticos. Por ello, el control diario de psicopatología puede ayudar a la reducción
de síntomas y permitir un mayor y mejor ajuste en la prestación de servicios de salud mental. El
Programa australiano MOBILTYPE (Reid, 2013) fue diseñado con esta finalidad. Participaron
163 jóvenes que controlaban cuatro veces por día su estado de ánimo y estrés, estrategias de
afrontamiento, actividades, alimentación y sueño, patrón de ejercicio físico y consumo de
tóxicos. Los resultados demostraron un mejor manejo del episodio, el autocontrol y los
pacientes relataron que el uso de la aplicación resultaba útil y cómoda. En síntesis, parece que
las técnicas de autorregistro resultan eficaces para mejorar la autoconciencia del estado
emocional, y para promover conductas saludables a través de mensajes motivadores. Estas
aplicaciones permiten realizar intervenciones breves y de baja intensidad, así como otras de
naturaleza cognitivo-conductual cuando sea necesario (Killackey, 2011).

6

Gallach-Solano E. 2015; 19:13.

Trastorno bipolar y otros trastornos afectivos
La gestión del trastorno bipolar, su curso crónico y necesidad de tratamiento prolongado con
alto riesgo de hospitalización, recaídas y numerosos episodios críticos, se puede beneficiar de las
nuevas TIC (Bopp, 2010). Una de las principales razones por las que puede disminuir el efecto
de la intervención facultativa (médica y psicológica) es por causa del retraso en la intervención
prodrómica. El registro y autorregistro de sintomatología afectiva podría paliar este problema.
La creación de registros diarios, facilitaria un abordaje precoz y evitaria, recaídas y
hospitalizaciones (Prociow, Crowe, 2010). Este tipo de programas pueden ayudar a los pacientes
a controlar su actividad y proporcionarles una red de apoyo social (Herber; Wenze, Armey,
Miller,2013, 2014).
Otra importante utilidad tiene por objetivo garantizar la adherencia terapéutica, definida como
el grado en el que una persona sigue las pautas recomendadas por un profesional de la salud,
desde la adhesión a la terapia, al tratamiento farmacológico y la asistencia (Prociow, 2010). La
deserción del paciente, el pobre compromiso y el incumplimiento de tareas pueden reducir el
éxito y la eficacia del tratamiento, dificultar la eficacia de los programas y generar un mal uso de
recursos, del tiempo de profesionales y pacientes e incrementar el coste asociado, prediciendo
resultados negativos en terapia, recaídas, hospitalizaciones, deterioro funcional y tendencias
suicidas (Proudfoot, Clarke, Birch, Whitton, Parker, Manicavasagar et al, 2013). Se trató de
establecer el procedimiento más útil para fomentar la adherencia terapéutica comparando PDA
con mensajes de conductas de autocontrol, mensajes de texto para gestión de casos y
entrenamiento funcional entre sesiones. Los resultados revelaron que los mensajes de
autocontrol eran los más eficaces, que producían pocos abandonos entre los participantes y
generaban una alta satisfacción en la utilización.
El programa que mayor desarrollo ha tenido en este ámbito ha sido la aplicación Monarca,
(Bardram, Frost, Szanto, Faurholt-Jepsen, Vinberg, Christensen, 2013), consistente en un
programa de evaluación EME + IME en el que se introdujeron pautas cognitivo conductuales
dirigidas a creencias desadaptadas sobre la enfermedad y factores de riesgo junto con mensajes
breves de intervención ante la omisión de una toma de medicación o falta a una cita
programada. Se realizó un ensayo controlado con 78 pacientes, que participaron de forma
voluntaria. Se comparó el tratamiento estándar (terapia farmacológica y terapia psicológica
basada en la evidencia y citas regulares) con el tratamiento basado en el Programa Monarca.
Los resultados a los 6 meses reflejaron cambios en el estado emocional de los pacientes, en el
funcionamiento social, el estrés percibido, calidad de vida, una mayor adherencia al
tratamiento, menor estrés y mejor funcionamiento cognitivo.
Otras aplicaciones similares como programa BID (Morris, Kathawala, Leen, Gorestein,Guilak,
Labjard, Deleeuw, 2010), MATS (Faurholt-Jepsen, Frost, Vinberg, Christensen, Bardram,
Kessing, 2014) y otros, incluyen evaluación preliminar y estrategias cognitivo conductuales para
el manejo de la enfermedad. Parece que la psicoeducación a través de los TIC ha demostrado ser
factible y aceptable para los pacientes y tiene un impacto positivo en las conductas de
autocuidado, particularmente adecuada para la intervención temprana.
Uno de los programas (Bockting, Kok, Vader Kamp, Smith, Van Valen, Schoevers et al, 2011),
que se ha visto implicado en mayor número de investigaciones es el Programa My Compass,
destinado a mejorar sintomatología afectiva, emocional y funcionamiento psicosocial. Un total
de 720 pacientes voluntarios participaron en un ensayo controlado aleatorio durante tres meses
donde se compararon las puntuaciones clínicas de pacientes en condición My Compass con el
tratamiento tradicional. Los resultados finales mostraron que el grupo de My compass mostró
una mejoría mayor, significativa en todas las variables. La intervención basada en la terapia

7

Gallach-Solano E. 2015; 19:13.

cognitivo conductual, usando un teléfono y una plataforma web es eficaz y aceptable para los
usuarios y produce beneficios persistentes, mostrándose especialmente útil en el alivio de la
sintomatología depresiva
También se ha tratado de determinar la eficacia de la Terapia Cognitivo Conductual realizada a
través de una App en trastornos ansioso-depresivos. Los autores (Cardi, Clarke, Treasure, 2013)
concluyen que la intervención basada en internet que incluye monitorización podría ser útil para
reducir la recurrencia y la combinación de mensajes de feedback y autoayuda y una herramienta
de fácil implementación con bajo coste para un amplio grupo de enfermedades mentales de
carácter recurrente.
Las aplicaciones móviles también han mostrado su eficacia en la prevención de conducta
suicida. Las notas suicidas constituyen fuentes de información muy potentes sobre el estado
psicopatologíco. Los SMS se consideran marcadores de la gravedad del intento. La diferencia
entre una nota manuscrita y un mensaje es que éste llega de forma inmediata al receptor. En
ellos se puede valorar: aislamiento de la persona, los tiempos, precauciones contra el
descubrimiento y acciones para obtener ayuda durante o después del intento Se realizó un
ensayo controlado para comprobar si una intervención breve a través del móvil podría prevenir
el suicidio (Wade, 2010; Rizvi, Dimeff, Skutch, Carrol, Linehan, 2011). Este estudio concluyó
que es eficaz en reducción de ideación suicida, depresión y apoyo social.
Como conclusión, la accesibilidad, el anonimato y la difusión generalizada que proporcionan las
TIC representan herramientas útiles para la prestación de atención a la salud en los trastornos
mentales más prevalentes, favoreciendo la reducción sintomatológica y el empoderamiento.
Otros síndromes: trastornos de alimentación, abuso y dependencia, personalidad
Las TIC también han explorado otros ámbitos con idénticas finalidades, mejorar adherencia al
tratamiento, prevenir recaídas, facilitar la competencia y eficacia personal y mejorar
sintomatología clínica. Rizvi y colaboradores (2011) comprobaron la eficacia de una aplicación
destinada al manejo de emociones en pacientes con trastorno de personalidad en una muestra
de 22 sujetos entrenados durante 6 semanas. Los resultados indicaron un alto nivel de
generalización de su entrenamiento en autoeficacia, disminuyendo la intensidad emocional, la
sintomatología depresiva y la necesidad de consumir tóxicos.
La integración de la tecnología móvil en el abordaje de trastornos de alimentación parece
particularmente difícil debido a la falta de eficacia con tratamientos habituales, el riesgo médico
asociado a la enfermedad y la alta resistencia al cambio. Este autor demostró que el uso de las
TIC, específicamente con SMS en una muestra de 3 mujeres con trastornos de
alimentación,mejora la adherencia al tratamiento cognitivo conductual y contribuye a la
prevención de recaídas.
También se han utilizado las nuevas tecnología inteligentes para prevenir recaídas en pacientes
diagnosticados de abuso y consumo de tóxicos y alcohol (McTavish, Chih, Shah, Gutafson, 2012)
y posteriormente se validó su eficacia. El programa ACHESS (Marsch, 2012; Opoku, Agyaponga,
Milnesa, Marcellino, McLoughilina and Farrena, 2013) incluye recursos de afrontamiento a
recaída, ofrece oportunidades de dar y recibir apoyo social en las relaciones y recursos para
desarrollar y mantener la motivación interna. También en un metanalisis sobre 5 ensayos
controlados, Ehrenreich y colaboradores (2011) concluyeron con alto nivel de evidencia que las
aplicaciones móviles pueden ser utilizadas con éxito para orientar la abstinencia al tabaco con
mayor eficacia que el tratamiento habitual cognitivo conductual. En síntesis, las nuevas
tecnologías de la información y la comunicación constituyen una oportunidad para la
evaluación, prevención, tratamiento y recuperación de los trastornos por uso y abuso de

8

Gallach-Solano E. 2015; 19:13.

sustancias. Permiten evaluaciones instantáneas sobre consumo y sobre factores de riesgo,
permitiendo la autogestión y la valoración de la autoeficacia percibida y por lo tanto, el
empoderamiento, disminuyendo los recursos asistenciales y favoreciendo la abstinencia.
Utilidad y eficacia terapéutica
La validez de estos protocolos ha sido examinada en diferentes poblaciones psiquiátricas y los
resultados hasta el momento parecen esperanzadores. Las TIC parecen útiles para evaluar
alteraciones del estado emocional y afectivo, establecer sistemas de posicionamiento geográfico
para la atención sanitaria, reducir el estigma, proporcionar apoyo interpersonal y disminuir la
barrera de acceso a la atención en salud mental, reduciendo costes, desplazamiento y
optimizando el tiempo de los profesionales (Bauer, 2012). Igualmente han demostrado su
utilidad para mejorar la comprensión del curso de la enfermedad, obtener información clínica
y para optimizar la atención con intervenciones individualizadas.
Se han realizado metaanalisis para determinar la eficacia de dichas intervenciones en estudios
controlados y no controlados (Boop, 2010). Se seleccionaron 65 estudios de forma
independiente x 3 investigadores y sintetizaron en función del ámbito de aplicación y se
calificaron: optimo, con posibilidad de éxito, sin éxito y resultados confusos. La calidad de los
estudios era mayor en intervenciones basada en la red que en las basadas en videoconferencia
(Depp, 2012). La evidencia de los beneficios era alentadora, pero limitada.
Existe un sólido consenso para determinar la principal ventaja de la aplicación de las TIC a la
salud mental, motivar a los pacientes para la adhesión al tratamiento farmacológico (Nobis,
Lher, Ebert,Berking, Herber, Baumeister, Becker, Snoeck y Riper, 2013) y por tanto, lograr una
mayor eficacia farmacológica y psicoterapéutica y favorecer la remisión sintomatologíca.
Otras ventajas adicionales quedan expresadas en la siguiente tabla
Tabla 1: Descripción de ventajas del empleo de TIC en el ámbito de la salud mental

9

Gallach-Solano E. 2015; 19:13.

Limitaciones
Hasta 2011 no se publicaron los primeros ensayos controlados sobre la eficacia de herramientas
móviles y su aplicación en salud mental. Christiensen y colaboradores estudiaron el 2013 las
dificultades a presentadas por uso de la tecnología móvil y determinaron que el estado actual de
las investigaciones no permitía una respuesta favorable contundente respecto a su uso. Algunas
desventajas constituyen limitaciones parciales o definitivas de naturaleza metodológica, técnica,
ética (Garcia-Lizana, 2009)
Metodológicas
Dudas sobre la eficiencia: se requiere mucho tiempo respecto al tiempo de preparación, a la
programación, a la revisión, a la elaboración de protocolos, etc. Se precisa la realización de
ensayos controlados aleatorios que permitan confirmar la eficacia de dichas evaluaciones e
intervenciones. No todas las aplicaciones han sido validadas según los parámetros de la
medicina basada en la evidencia y en cualquier caso, la mayoría de ellas requieren
investigaciones adicionales. (Cloug, Casey, 2011). Los pacientes pueden ser ambivalentes acerca
de la tecnología, pueden utilizarla temporalmente y finalmente preferir el contacto tradicional
(García-Lizana, 2009 ) Son "esclavas" de sí mismas: dependencia de la red, bloqueo de
programas, pérdida de conexión, localizaciones sin acceso la red, baterías agotadas, receptor de
GPS no trabaja en espacios interiores, que pueden generar pérdidas de información
significativas (Morris, 2010) .Ello genera dependencia tecnológica y problemas de adaptación a
una vida tecnológicamente asistida. La adherencia, uno de los principales objetivos de
aplicabilidad, disminuye con el tiempo aumentando la probabilidad de responder al azar
(Sweden, 2011; Osmani, Lukovich, Maxhuni, Grunerbl y Mayora, 2010).
Técnicas
También la aceptabilidad y viabilidad en el uso de los TIC puede estar afectado por diversos
factores como la monotonía del contenido, el recuerdo de las crisis, los avances, la percepción de
amenaza y la sinceridad al recoger la información (Pelletier, Rowe, Bordelau, Lupien, 2013), por
lo que algunos investigadores proponen la participación de usuarios y familiares en el diseño de
las aplicaciones. Su uso puede ser complejo para tecnófobos o para personas con problemas de
alfabetización y exige cierta competencia técnica (Rossi, 2006) El uso de las nuevas tecnologías,
SMS, videoconferencias, aplicaciones, plataformas web, nunca podrá reemplazar en eficacia, a
medio y largo plazo la intervención tradicional. La relación terapéutica continúa siendo
terapéutica en sí misma.
Éticas
Constituye la principal limitación. Los usuarios en la valoración de la aplicabilidad, los
problemas de vulneración de la confidencialidad y la intimidad, refieren cierta desconfianza
respecto al uso de datos que el por parte del terapéuta, reticencias de los pacientes respecto a
sentirse vigilados por el teléfono, especialmente en ciertas patologías (Donker, 2013). Facilita la
participación en redes sociales, sin embargo, restringe la conducta y amenaza la autonomía del
paciente. Por otro lado, la inmediatez requerida en el feedback, está condicionada la jornada
laboral de los proveedores de salud. La aplicación puede crear distancia física entre el terapeuta
y paciente y por tanto, disminuir la alianza terapéutica (Shapiro, 2010).

10

Gallach-Solano E. 2015; 19:13.

Conclusiones
El uso de las tecnologías móviles en Salud Mental ha proporcionado nuevas perspectivas para la
comprensión de la etiología y la expresión de diversos trastornos mentales, demostrando ser
factible, válida y barata. Permite personalizar las intervenciones, mejorando la adhesión de los
pacientes al tratamiento farmacológico y psicológico. Son necesarias futuras investigaciones
para determinar eficacia, rentabilidad, protocolos éticos y de seguridad en las aplicaciones
móviles y de internet cuando se investiga o interviene con la salud: efectividad, facilitad de uso y
aceptabilidad a largo plazo.
Los teléfonos móviles ofrecen cada vez más mayores oportunidades de generar cambios en el
comportamiento de los pacientes en tiempo real con al menos, igual eficacia que la consulta
tradicional (Shapiro, 2010). Su uso está cada vez más extendido para la gestión de la salud en
general, la promoción de la salud psicológica, la evaluación, y la psicoeducación y otro tipos de
intervenciones (Pelletier, 2013) siendo la terapia cognitivo-conductual la que parece adaptarse
mejor con gran eficacia terapéutica . Los ámbitos donde se han producido los principales
desarrollos son los trastornos mentales graves, especialmente esquizofrenia y trastornos
bipolares, trastornos de ansiedad y depresión y abuso y dependencia de alcohol y tóxicos siendo
de especial utilidad entre la población joven.
Las aplicaciones móviles parecen útiles para evaluar alteraciones del estado emocional y
afectivo, establecer sistemas de posicionamiento geográfico para la atención sanitaria reducir el
estigma, proporcionar apoyo interpersonal y disminuye la barrera de acceso a la atención en
salud mental, reduciendo costes, desplazamiento, optimizando el tiempo de los profesionales,
aunque persisten algunas cuestiones por resolver, como es el caso de la confidencialidad. (Bush,
2012)
En definitiva, suponen un nuevo reto en el campo de la Salud Mental en el que es necesario
continuar investigando a través de estudios controlados que avalen su eficacia, eficiencia y
aplicabilidad.
Referencias
Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias (AETS) (2009) Instituto de Salud Carlos III.
Ministerio de Ciencia e Innovación. García Lizana, F, Muñoz Mayoraga I, Yanes López V,
Serrano Aguilar, P. Las tecnologías de la información y la comunicación en salud mental
(telepsiquiatría)I PE 57/9. Madrid, AETS. Instituto de Salud Carlos III.
Álvarez-Jiménez M, Gleeson JF, Bendall S, Lederman R, Wadley G, Killackey E, McGorry PD (2012)
Internet-based interventions for psychosis: a sneak-peek into the future. Psychiatr Clin North
Am.Sep; 35(3):735-47.
Bardram,J; Frost,M. and Szántó , K. (2012) The MONARCA Self-Assessment System ­ A
PersuasivePersonal Monitoring System for Bipolar Patients.
Bauer S, Moessner (2012) M. Technology-enhanced monitoring in psychotherapy and e-mental
health. J Ment Health. 2012 Aug;21(4):355-63
Bockting, C. LH ; Kok, G.D; van der Kamp, L. ; Smit, F. ; Van Valen, E; Schoevers, R.;Van Marwijk, H
; Cuijpers, P.; , Riper H.; , Dekker, J.; Beck, A. T.(2011) Disrupting the rhythm of depression
using Mobile Cognitive Therapy for recurrent depression: randomized controlled trial design

11

Gallach-Solano E. 2015; 19:13.

and protocol .BMC Psiquiatria , 11:12.
Bopp JM, Miklowitz DJ, Goodwin GM (2010) The longitudinal course of bipolar disorder as revealed
through weekly text messaging: a feasibility study. Bipolar Disord. ; 12 (3): 327-334.
Bush NE, Skopp N, Smolenski D, Crumpton R, Fairall J.(2013) Behavioral screening measures
delivered with a smartphone app: psychometric properties and user preference. J Nerv Ment
Dis. Nov (11):991-5.
Cardi, V;Clarke, A.;Treasure, (2013) J. The use of guided self-helt incorporating a mobile component
people with eating disorders: A pilot study. Psychological Medicine. 21 : 315-322.
Clough, B.A.; Casey., L.M.(2011) Technological adjuncts to increase adherence to therapy: A review.
Psychology Review 31 : 697­710.
Depp CA, Kim DH, de Dios LV, Wang V, Ceglowski J (2012) A Pilot Study of Mood Ratings Captured
by Mobile Phone Versus Paper-and-Pencil Mood Charts in Bipolar Disorder. J Dual Diagn. Jan
1; 8(4):326-332.
Depp CA, Mausbach B, Granholm E, Cardenas V, Ben-Zeev D, Patterson TL, Lebowitz BD, Jeste DV.
(2010) Mobile interventions for severe mental illness: design and preliminary data from three
approaches. J Nerv Ment Dis. Oct; 198(10):715-21.
Donker T, Petrie K, Proudfoot J, Clarke J, Birch MR, Christensen H. (2013) Smartphones for smarter
delivery of mental health programs: a systematic review.

J Med Internet Res. Nov 15;

15(11):247.
Ehrenreich B, Righter B, Rocke DA, Dixon L, Himelhoch S.(2011) Are mobile phones and handheld
computers being used to enhance delivery of psychiatric treatment? A systematic review. J Nerv
Ment Dis. Nov;199(11):886-91
Faurholt-Jepsen M, Vinberg M, Christensen EM (2013) Daily electronic self monitoring of subjective
and objective symptoms in bipolar disorder--the MONARCA trial protocol (MONitoring,
treAtment and pRediCtion of bipolar disorder episodes): a randomised controlled single blind
trial. BMJ En prensa.
Faurholt-Jepsen, M.; Frost; Vinberg, M.; EllenMargretheChristensen, E-M. Bardramb,J. VedelKessing
; L. (2014) Smartphone data as objective measures of bipolar disorder symptoms Psychiatry
.The Clinic for Affective Disorders . En prensa
Fosdick SE, Knust KN, Scida K, Crooks RM.(2013) Bipolar electrochemistry. Angew Chem Int Ed
Engl. Sep 27; 52(40):10438-56.
Granholm, E.; Dror Ben-Zeev, D. ; Peter C. Link, P. C.;, Kristen R. Bradshaw, K. R. ;L. Holden, J.L.
(2012) .Mobile Assessment and Treatment for Schizophrenia (MATS): A Pilot Trial of An
Interactive Text-Messaging Intervention for Medication Adherence, Socialization, and Auditory
Hallucinations Schizophrenia Bulletin , vol. 38 no. 3 pp. 414­425.
Hailey D, Roine R, Ohinmaa A. (2008)The effectiveness of telemental health applications: a review.
Canadian Journal of Psychiatry 53(11): 769-778.
Heber, E.; Ebert, DD; Lehr, D; Nobis, S.;Berking, M.; Riper, H. (2013) Efficacy and cost-effectiveness
of a web-based and mobile stress-management intervention for employees: design of a

12

Gallach-Solano E. 2015; 19:13.

randomized controlled trial BMC Public Health , 13:655.
Hilty DM, Ferrer DC, Parish MB, Johnston B, Callahan EJ, Yellowlees PM.(2013) The effectiveness of
telemental health: a 2013 review. Telemed J E Health. Jun;19(6):444-54.
Hilty,D.M

.;Yelloweless,P.M

;

Cobbs

,M.D.H.C

B.A,;

Bourgeois,

J.A.M.D.

Neufeld,J.D.

PH.D.;Nesbitt,T.S. (2006) Models of Telepsychiatric Consultation­Liaison Service to Rural
Primary Care Psychosomatics. 47:2, March-April .
Killackey E, Anda AL, Gibbs M, Alvarez-Jimenez M, Thompson A, Sun P, Baksheev GN. (2011) Using
internet enabled mobile devices and social networking technologies to promote exercise as an
intervention for young first episode psychosis patients. BMC Psychiatry. May 12; 11-80.
Kuhn E, Greene C, Hoffman J, Nguyen T, Wald L, Schmidt J, Ramsey KM, Ruzek J. (2014)
Preliminary evaluation of PTSD Coach, a smartphone app for post-traumatic stress symptoms.
Mil Med. Jan;179(1):12-8
Lallo, C;Lindsay, J.;Rivera, J.;Agarwal, A; Stinson, J.(2014) "There´s a pain app for that ": Review of
patient-targeted smartphone applications form pain management. Cl. J. of Pain. Nov.
Litvin E.B.; Abrantes A.M. and Brown, R.A.(2013) Computer and mobile technology-based
interventions for substance use disorders: An organizing framework. Additive Behaviors 58 :
1747-1756
Marsch, LA (2012) Leveraging technology to enhance addiction treatment and recovery .J Addict
Dis:31(3):313-318.
McTavish FM, Chih MY, Shah D, Gustafson DH.(2012) How Patients Recovering From Alcoholism
Use a Smartphone Intervention. J Dual Diagn. 8(4):294-304
Mohr DC, Burns MN, Schueller SM, Clarke G, Klinkman M. (2013) Behavioral
intervention technologies: evidence review and recommendations for future
Research in mental health. Gen Hosp Psychiatry. Jul-Aug ;35(4):332-8.
Morris ME, Kathawala Q, Leen TK, Gorenstein EE, Guilak F, Labhard M, Deleeuw W.(2010) Mobile
therapy: case study evaluations of a cell phone application for emotional self -awareness. J Med
Internet Res. 2010 Apr 30; 12(2)
Nobis, S,Lehr, D, Ebert, DD, Berking, M,Heber, E. Baumeister, H.,Becker, A, Snoek, F. and Riper,
H.(2013) Efficacy and cost-effectiveness of a web-based intervention with mobile phone support
to treat depressive symptoms in adults with diabetes mellitus type 1 and type 2: design of a
randomised controlled trial . BMC Psychiatry , 13:306.
Opoku , V.I.; Agyaponga,, Milnesa,J., Marcellino, McLoughlina, M. and Farrena , C.K (2013)
Perception of patients with alcohol use disorder and comorbid depression about the usefulness
of supportive text messages Technology and Health Care 21 , 31­39 31 .
Osmani, V.; Lukowicz, P.; Maxhuni, A.; Grünerbl, A.;Mayora, O.(2013)

Monitoring activity of

patients with bipolar disorder using smart phones. MoMM , 2-4 December, 2013, Vienna,
Austria. ACM 978-1-4503-2106-8/13/1.

13

Gallach-Solano E. 2015; 19:13.

Palmier-Claus JE, Rogers A, Ainsworth J, Machin M, Barrowclough C, Laverty L, Barkus E, Kapur S,
Wykes T, Lewis SW.(2013) Integrating mobile-phone based assessment for psychosis into
people's everyday lives and clinical care: a qualitative study. BMC Psychiatry. Jan 23;13 :34.
Pelletier JF, Rowe M, François N, Bordeleau J, Lupien S.(2013) No personalization without
participation: on the active contribution of psychiatric patients to the development of a mobile
application for mental health. BMC Med Inform Decis Mars-Jul 27;13:78.
Poole, R., Simpson, S. A. and Smith, D. J (2012) .Internet-based psychoeducation for bipolar disorder:
a qualitative analysis of feasibility, acceptability and impact. BMC Psychiatry 2012, 12:139
Prociow P, Wac K, Crowe J. (2012) Mobile psychiatry: towards improving the care for bipolar
disorder. Int J Ment Health Syst. May 29;6(1):5.
Prociow PA, Crowe JA. Development of mobile psychiatry for bipolar disorder patients.(2010) Conf
Proc IEEE Eng Med Biol Soc. ; 5484-7.
Prociow PA, Crowe JA.(2010) Towards personalised ambient monitoring of mental health via mobile
technologies. Technol Health Care;18(4-5):275-84.
Proudfoot J, Clarke J, Birch MR, Whitton AE, Parker G, Manicavasagar V, Harrison V, Christensen H,
Hadzi-Pavlovic D.(2013) Impact of a mobile phone and web program on symptom and
functional outcomes for people with mild-to-moderate depression, anxiety and stress: a
randomised controlled trial. BMC Psychiatry. Nov 18;13:312.
Proudfoot J.(2013) The future is in our hands: the role of mobile phones in the Prevention

and

management of mental disorders. Aust N Z J Psychiatry, Feb; 47(2):111-3.
Reid SC, Kauer SD, Hearps SJ, Crooke AH, Khor AS, Sanci LA, Patton GC.(2013) A mobile phone
application for the assessment and management of youth mental health problems in primary
care: health service outcomes from a randomised controlled trial of mobiletype. BMC Fam
Pract. Jun 19;14(1):84.
Reid SC, Kauer SD, Khor AS, Hearps SJ, Sanci LA, Kennedy AD, Patton GC. (2012). Using a mobile
phone application in youth mental health - an evaluation study. Aust Fam Physician. Sep;
41(9):711-4.
Rizvi, R.; Dimeff, L.A., Skutch, L.Carroll, D.; Linehan, L.L.(2011) A Pilot Study of the DBT Coach: An
Interactive Mobile Phone Application for Individuals With Borderline Personality Disorder and
Substance Use Disorder .Behavior Therapy 42 :589­600.
Rossi, P.(2006) Medicine in the internet age. The rise of the network society. Neurología Funcional
;21(1):9-13
Shapiro JR, Bauer S, Andrews E,(2010) Mobile therapy: use of text-messaging in the treatment of
bulimia nervosa. Int J Eat Disord. ; 43 (6): 513-519.
Swendsen J, Ben-Zeev D, Granholm E.(2011) Real-time electronic ambulatory monitoring of
substance use and symptom expression in schizophrenia. Am J Psychiatry; 168 (2): 202-209.
Thara R.(2012) Using mobile telepsychiatry to close the mental health gap. Curr Psychiatry Rep,
Jun;14(3):167-8

14

Gallach-Solano E. 2015; 19:13.

Wade, A.(2010) Use of internet to assist in the treatment of depression and anxiety: a systematic
review. Prim. Care Companion J. Clin Psychiatry, 12(4)
Wenze SJ, Armey MF, Miller IW.(2014) Feasibility and Acceptability of a Mobile Intervention to
Improve Treatment Adherence in Bipolar Disorder: A Pilot Study. Behav Modif. Jan 8.

Cite este artículo de la siguiente forma (estilo de Vancouver):
Gallach-Solano E, Sierra-Sanmiguel P, Echevarría H. Nuevas tecnologías de la información y la
comunicación aplicadas a salud mental: el uso terapéutico de internet y de los telefonos
inteligentes. Psicologia.com [Internet]. 2015 [citado 14 Ago 2015];19:13. Disponible en:
http://www.psiquiatria.com/revistas/index.php/psicologiacom/article/view/1689/

15

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar
psiquiatria.com - Portal número 1 en salud mental en lengua castellana