PUBLICIDAD
Última actualización web: 08/12/2021

ESTRÉS Y RECURSOS DE AFRONTAMIENTO EN LA SOCIEDAD CONTEMPORÁNEA.

Autor/autores: Enrique Echeburúa
Fecha Publicación: 16/03/2016
Área temática: .
Tipo de trabajo: 

RESUMEN

Se puede definir el estrés como una situación en el que las exigencias a las que tiene que hacer frente una persona desbordan sus recursos o habilidades. Las personas evalúan simultáneamente las exigencias ambientales y sus estrategias de afrontamiento. Esta evaluación puede cambiar con el tiempo en función de la modificación de las demandas o de la mejora de las habilidades. En este artículo se analizan los diferentes tipos de estrés y las consecuencias negativas del estrés crónico para la salud. Asimismo se compara el papel de los acontecimientos de vida estresantes en relación con la tensión crónica diaria. Se examinan asimismo la vulnerabilidad o la resistencia al estrés en función de las diferencias individuales de personalidad. El síndrome del desgaste profesional (burn-out) se caracteriza por fatiga, falta de motivación, sensación de ineficacia e incluso por cambios de conducta y tiene como resultado una disminución del rendimiento.  Se sugieren vías para hacer frente al estrés. e

Palabras clave: estrés; suceso estresante; burn-out, habilidades de afrontamiento; vulnerabilidad; resiliencia

-----
VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-7158

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Avances en Salud Mental Relacional
Advances in Relational Mental Health
Vol. 15 - Núm. 1 - 2016
Revista Internacional On-Line / An International On-Line Journal

ESTRÉS Y RECURSOS DE AFRONTAMIENTO EN LA SOCIEDAD
CONTEMPORÁNEA.
STRESS AND COPING RESOURCES IN CONTEMPORARY SOCIETY.
Enrique Echeburúa (Facultad de Psicología. Universidad del País Vasco UPV/EHU Avda. de
Tolosa, 70 20018 San Sebastián Tel. 943 018 329)
enrique.echeburua@ehu.eus
RESUMEN
Se puede definir el estrés como una situación en el que las exigencias a las que tiene que hacer frente
una persona desbordan sus recursos o habilidades. Las personas evalúan simultáneamente las
exigencias ambientales y sus estrategias de afrontamiento. Esta evaluación puede cambiar con el
tiempo en función de la modificación de las demandas o de la mejora de las habilidades. En este
artículo se analizan los diferentes tipos de estrés y las consecuencias negativas del estrés crónico para
la salud. Asimismo se compara el papel de los acontecimientos de vida estresantes en relación con la
tensión crónica diaria. Se examinan asimismo la vulnerabilidad o la resistencia al estrés en función de
las diferencias individuales de personalidad. El síndrome del desgaste profesional (burn-out) se
caracteriza por fatiga, falta de motivación, sensación de ineficacia e incluso por cambios de conducta
y tiene como resultado una disminución del rendimiento. Se sugieren vías para hacer frente al estrés.
Palabras-clave: Estrés, suceso estresante, burn-out, habilidades de afrontamiento, vulnerabilidad,
resiliencia.
ABSTRACT
Stress may be defined as a situation where demands on a person exceed that person's resources or
ability to cope. Appraisals are determined simultaneously by perceiving environmental demands and
personal resources. They can change over time due to coping effectiveness, altered requirements, or
improvements in personal abilities. This paper examines the different types of stress and the negative
consequences of chronic stress for health. The role of specific stressful life events is compared to daily
hassles. Types of personality concern how people respond to stress. Vulnerability or resilience to stress
are examined in function of personality individual differences. Burnout is a type of psychological
stress. Occupational
burnout or job
burnout is
characterized
by exhaustion,
lack
of enthusiasm and motivation, feelings of ineffectiveness, and also may have the dimension
of frustration or cynicism, and as a result reduced efficacy within the workplace. Suggestions for
coping with stress are commented on.
Keywords: Stress, stressor, burnout, coping skills, vulnerability, resilience.

© 2016. CORE Academic, Instituto de Psicoterapia.

-1-

Estrés y recursos de afrontamiento
en la sociedad contemporánea

INTRODUCCIÓN

Todas las personas emiten unas conductas fisiológicas y psicológicas en respuesta a situaciones de
cambio o ante acontecimientos inesperados. El estrés -un término ambiguo y polisémico- refleja la
percepción de desbordamiento para hacer frente a los estímulos que una persona se ve obligada a
afrontar. El estrés puede provenir de muchas fuentes y, en general, se genera a partir de una
descompensación entre las demandas ambientales y los recursos psicológicos disponibles para afrontarlas
(Sandín, 2008).
Cuando una persona está sujeta a una situación potencialmente amenazante, se pone en marcha un
proceso cognitivo que consta de los siguientes componentes (Lazarus, 1993; Lazarus y Folkman, 1984):
a) Una evaluación primaria de los acontecimientos y de la situación en términos de su importancia para
el bienestar personal. Esta evaluación está sujeta a diferencias individuales en el significado de los
estímulos, de modo que en unas personas habrá percepción de amenaza o miedo donde en otras
hay meramente estímulos placenteros (por ejemplo, si se trata de montar en teleférico o de subirse
a un helicóptero para disfrutar de las cataratas del Iguazú).
El carácter más o menos amenazante de una situación depende del grado de peligro, de la duración
y de la inminencia del peligro, así como del conocimiento del origen del peligro.
b) Una evaluación secundaria de los recursos disponibles para hacer frente a estímulos o a situaciones
amenazantes, es decir, de las estrategias de afrontamiento (entre otras, de las habilidades de
solución de problemas), de los recursos materiales y del apoyo social. La percepción de indefensión
es extraordinariamente paralizante. Por ello, hay una fobia a volar en avión, pero rara vez a conducir
en automóvil. Perder el empleo puede ser estresante o no en función de esta variable.

c) Por último, el afrontamiento es el proceso de poner en marcha dichos recursos disponibles y de
seleccionar las respuestas más adecuadas para hacer frente a las demandas estresantes, así como
para suprimir el estado emocional del estrés.

En resumen, las reacciones de estrés surgen ante determinadas situaciones estresantes (estresores) que
desbordan la capacidad de afrontamiento de la persona. Los estresores pueden ser de distintos tipos:
psicológicos (una personalidad obsesiva o dependiente emocionalmente, con una intensa ansiedad
anticipatoria), psicosociales (una experiencia emocional adversa, un descontento laboral crónico o un tipo
de vida muy insatisfactorio) o fisiológicos (una enfermedad crónica o invalidante) (Aldwin, 2007).

TIPOS DE ESTRÉS

Es habitual referirse al estrés reduciendo el término a las secuelas negativas que puede acarrear el proceso
de desadaptación a los requerimientos del medio, pero un cierto grado de estrés o excitación es esencial

ASMR. 2016 - Vol. 15 - Núm. 1

-2-

Estrés y recursos de afrontamiento
en la sociedad contemporánea

para nuestra salud y rendimiento. Solo existe una forma de no tener estrés: estar muerto. Sin el impulso
que proporciona el estrés, las personas no son capaces de conseguir nada.

La relación entre el estrés y el rendimiento se distribuye con arreglo a una curva (Selye, 1983).

a) Fase positiva del estrés o eustrés. El estrés va unido a una elevación de la salud y del rendimiento. Es
un buen carburante vital. La optimización del nivel de estrés se concentra en administrar la fatiga, la
salud, la energía y la motivación de forma adecuada para culminar con éxito la superación de una
determinada situación complicada.
El estrés positivo está relacionado con la vitalidad y el vigor físico, el entusiasmo, la lucidez mental, la
resistencia a la enfermedad, las relaciones humanas adecuadas y la alta productividad. En definitiva,
el eustrés está asociado a la mejor creatividad del ser humano.
b) Fase negativa del estrés o distrés. Al seguir aumentando el estrés, disminuyen la salud y el
rendimiento. El distrés surge cuando hay un desequilibrio entre las demandas del entorno y los
recursos del individuo, sobre todo si el desfase es muy grande o se prolonga en el tiempo. En estos
casos las personas no saben manejarse en situaciones de incertidumbre.
Los hombres son más susceptibles a los desafíos que cuestionan sus logros, su poder y su posición
social; las mujeres, a las cuestiones que afectan a sus relaciones interpersonales.
Los resultados del estrés negativo pueden ser la fatiga crónica, la irritabilidad, las dificultades de
concentración, el pesimismo y la indecisión, las dificultades de comunicación y la disminución de la
productividad, así como una situación de desinterés creciente.
La posición de una persona en la curva de estrés es dinámica y varía en función de numerosos factores,
que incluyen la hora del día, la naturaleza de los estresores, el apoyo social y la eficacia de los mecanismos
adaptativos.

Si bien cada persona posee distintos umbrales de estrés y las características cinéticas de la curva difieren
de un sujeto a otro, todas las personas tienen un punto crítico traspasado el cual el estrés deja de ser un
recurso para convertirse en un obstáculo para el rendimiento e incluso para la salud.

CONSECUENCIAS DEL ESTRÉS NEGATIVO (DISTRÉS) PARA LA SALUD

El estrés crónico, es decir, el que no está limitado a una mera situación temporal específica, puede ser
causante de malestar emocional (ansiedad, depresión, insomnio, irritabilidad, etcétera), pero también de
alteraciones físicas, tales como las enfermedades coronarias, las alteraciones del sistema inmunológico,
las afecciones cutáneas o la fatiga crónica. En otras ocasiones el estrés puede no causar una enfermedad
física directa, pero empeora la condición de quien ya la sufre (Neufel, 1984).

ASMR. 2016 - Vol. 15 - Núm. 1

-3-

Estrés y recursos de afrontamiento
en la sociedad contemporánea

Las emociones negativas asociadas al estrés pueden variar en función de la dimensión agudo/crónico. El
estrés agudo está relacionado con el miedo/ansiedad; el crónico, con la depresión (Sandín, 2008).

La relación entre el estrés y las enfermedades es multidireccional. Así ocurre, por ejemplo, en el caso de
las enfermedades coronarias. Un problema cardiovascular puede generar estrés en el paciente, pero el
estrés puede llevar a que una persona fume más, tenga una dieta inadecuada o consuma drogas, que le
ponen en una situación de mayor riesgo para sufrir un accidente cardiovascular.

En el caso de la obesidad, muchos individuos estresados no solo comen en exceso, sino que tienen una
dieta desequilibrada. En numerosos casos, la alimentación inadecuada y/o excesiva se une a la falta de
ejercicio, produciendo obesidad. Pero la obesidad (como ocurre también con las afecciones cutáneas,
como el acné o las dermatitis) no es solo un síntoma de estrés, sino también una fuente del mismo. Las
personas obesas o con problemas cutáneos pierden a menudo su autoestima, lo que les hace más
vulnerables al estrés.

A su vez, el estrés crónico puede suprimir la respuesta inmunológica del organismo en proporción directa
a la intensidad del estresor, lo que debilita el sistema inmunitario y lo hace más vulnerable ante las
infecciones. La actuación del cortisol en forma de inmunosupresión surge sobre todo cuando la persona
no dispone de estrategias de afrontamiento para hacer frente a la situación de estrés, es decir, cuando no
tiene más remedio que soportar el estrés. Por el contrario, la capacidad para ejercer cierto control sobre
el estrés reduce el efecto inmunodepresor.

Por último, la incapacidad o imposibilidad de hacer frente al estrés de una forma adaptativa puede llevar
a la adopción de estrategias de afrontamiento insanas, como el consumo abusivo de alcohol, una dieta
inadecuada, el tabaquismo o el abuso de psicofármacos o estimulantes, que no hacen sino empeorar las
condiciones de salud de la persona y le dificultan hacer frente con éxito a las situaciones estresantes.

ESTRÉS PSICOSOCIAL: ¿SUCESOS DE VIDA ESTRESANTES (CAMBIOS VITALES) O TENSIÓN CRÓNICA?

Según Holmes y Rahe (1967), los sucesos de vida estresantes (sobre todo, si son recientes) son definidos
como experiencias objetivas que alteran o suponen una amenaza a las actividades habituales de la
persona, causando un reajuste sustancial en su estilo de vida. En realidad, suponen cambios vitales y
permiten calcular los factores de riesgo, así como establecer una correlación entre los acontecimientos
generadores de estrés y la aparición de síntomas y enfermedades. La premisa subyacente es que la
enfermedad es producto de una resistencia física disminuida y que la resistencia disminuida es, a su vez,
resultado de los esfuerzos de adaptación de la persona (González de Rivera, 1989).

ASMR. 2016 - Vol. 15 - Núm. 1

-4-

Estrés y recursos de afrontamiento
en la sociedad contemporánea

Entre los sucesos más estresantes figuran los que se relacionan con la vida afectivo-emocional (muerte de
la pareja, divorcio), el cambio brusco del tipo de vida habitual (encarcelamiento, despido del trabajo o
jubilación indeseada) o las enfermedades. El potencial estresante de un suceso vital está en función de la
cantidad de cambio vital negativo que conlleva (Sandín, 2008).

Una limitación de este enfoque es que los sucesos son más o menos estresantes dependiendo de cómo
se perciben por parte de las personas afectadas. Un divorcio puede cambiar a peor la vida de una persona
o puede suponerle una liberación cuando la relación está ya muy deteriorada. Una jubilación puede
generar una sensación de inutilidad en quien ha hecho del trabajo una fuente de motivación fundamental,
pero puede ser la apertura a una vida nueva más creativa en otra persona con una actividad laboral
rutinaria y sin alicientes (sobre todo, si cuenta con una salud y una situación económica aceptables).

Un aspecto muy importante en la respuesta de estrés es la tensión crónica derivada de un tipo de vida
insatisfactorio. Es decir, las tensiones menores pero constantes en el estilo de vida habitual (disputas
familiares, hartazgo laboral, decepciones, etcétera) pueden llegar a ejercer una influencia mucho mayor
sobre el estrés que acontecimientos intensos pero puntuales. Así, en la tensión crónica, que supone un
estilo de respuesta del organismo ante la vida diaria, pesan las adversidades cotidianas, la percepción de
la realidad distorsionada y las estrategias de afrontamiento fallidas o insanas (vida sedentaria, comer con
prisa, padecer problemas de sueño, etcétera). Hay estrategias que pueden resultar inadaptativas o sanas
en función de las circunstancias. Así, la negación como estrategia de afrontamiento puede ser adaptativa
durante la fase de cuidados hospitalarios en pacientes con un infarto, pero contraproducente si se utiliza
como estrategia en el proceso de convalecencia o de recuperación. Por ello, el estrés es más una
experiencia vivida que una situación o un estímulo objetivamente nocivo (Valdés, 1997).

En la tensión crónica influye la sobrecarga o estimulación excesiva, en la que el organismo está sometido
a más exigencias de las que puede satisfacer en función de diversos factores, tales como las urgencias de
tiempo, la responsabilidad excesiva, la falta de apoyo familiar y social o las expectativas excesivas de uno
mismo y de los que le rodean. Esta tensión se vive como más problemática cuando la autoestima es baja.

En definitiva, lo que cabe preguntarse es si son importantes los sucesos dramáticos ocasionales o los
pequeños pero constantes acontecimientos cotidianos y si son significativos los eventos dramáticos solo
en la medida en que afectan a los pequeños sucesos cotidianos.

Por último, en la tensión crónica puede influir también el denominado estrés de privación, es decir, la
subestimulación de nuestros procesos mentales o emocionales, debida, por ejemplo, al desempeño de
tareas rutinarias, sin motivaciones adicionales, o a la inacción en la jubilación. Un estado de privación
emocional puede provocar aburrimiento y/o soledad y, en último término, una pérdida de la autoestima.

ASMR. 2016 - Vol. 15 - Núm. 1

-5-

Estrés y recursos de afrontamiento
en la sociedad contemporánea

PERSONALIDADES VULNERABLES Y PERSONALIDADES RESISTENTES AL ESTRÉS

Se ha observado que hay ciertos patrones de personalidad (Tipo A) que son más proclives a sufrir estrés
y a padecer enfermedades coronarias. Más que una tipología de personalidad, se trata de un hecho de
observación clínica (Friedman, 1996; Friedman y Rosenman, 1959).

Los denominados sujetos de Tipo A se caracterizan por mostrar una ambición excesiva con objetivos
no siempre concretos y un aumento poco razonable de la dedicación laboral. El sujeto, que suele
mostrar distorsiones cognitivas ("miedo a no valer bastante", "temor a no disponer de tiempo
suficiente para conseguir un bienestar material"), puede estar implicado en una batalla sin fin por el
éxito, que, una vez alcanzado, no va seguido de una sensación de recompensa o de alivio real de la
tensión. El agotamiento físico es una consecuencia de este tipo de actuación.

Otros componentes de este patrón de conducta son la competitividad para la obtención de un estatus
o el reconocimiento de los compañeros, la urgencia de tiempo, la hostilidad/irritabilidad y la falta de
expresión de las emociones (alexitimia). En suma, la competitividad, la sobrecarga laboral y la
impaciencia/hostilidad son las dimensiones fundamentales del patrón de conducta de Tipo A.

Por el contrario, hay algunas características de personalidad que son potenciadoras de la salud y, por
tanto, facilitan la resistencia al estrés, tales como el optimismo, la percepción de control sobre el
entorno, la extraversión (que facilita el apoyo social), la resiliencia y la autoestima. Estas personas
pueden considerar los estresores más como un desafío que como una amenaza (Sandín, 2008; SeiffgeKrenke, 1995).

En cualquier caso, no se debe caer en un reduccionismo ni se puede omitir cuando se estudia el estrés
otras variables, junto a las dimensiones de personalidad, como el apoyo social o las estrategias de
afrontamiento activas y pasivas. Por ello, el riesgo de estrés es alto cuando la persona tiene un patrón
de conducta de Tipo A, cuando ha experimentado sucesos de vida estresantes o una tensión crónica,
cuando presenta una personalidad vulnerable (inestabilidad emocional) y cuando dispone de
habilidades de afrontamiento escasas o ineficaces (Carver, Scheier y Weintraub, 1989).

¿HAY PROFESIONES DE RIESGO EN RELACIÓN CON EL ESTRÉS? EL BURN-OUT (DESGASTE
PROFESSIONAL)

Las fuentes de estrés en el trabajo son muy variables: la indefinición de objetivos organizados, la
carencia de recursos para acometerlos, las estructuras jerárquicas no definidas y la sobrecarga o la falta
de trabajo. También son agentes determinantes de estrés la programación de cometidos muy rígida, la
falta de control sobre el trabajo, el estancamiento de la carrera profesional o las escasas posibilidades de
promoción, así como las variables individuales de personalidad (Kung y Chan, 2014).

ASMR. 2016 - Vol. 15 - Núm. 1

-6-

Estrés y recursos de afrontamiento
en la sociedad contemporánea

Son profesiones que generan gran estrés aquellas que suponen asumir grandes responsabilidades
(ejecutivos, empresarios, etcétera) o que conllevan un peligro para la vida de la propia persona o de
terceros, como es el caso de pilotos de avión, cirujanos o médicos de urgencias o intensivistas, policías,
etcétera.

La clave del estrés está en desempeñar puestos en donde las personas deben adaptarse continuamente
a situaciones imprevistas y de emergencia. El problema no radica en el nivel de responsabilidad, sino en
tener que decidir con rapidez. No obstante, cuanto mayor es la responsabilidad, mayor es el riesgo de
estrés. La situación se puede compensar si el desempeño profesional es satisfactorio o se cuenta con una
vida de ocio rica y con un apoyo social efectivo, pero no siempre ocurre así.

Las profesiones que exigen entrega, implicación, idealismo y servicio a los demás son las más proclives a
generar este tipo de estrés ocupacional. El burn-out (síndrome del desgaste profesional) se enmarca en
los trastornos adaptativos crónicos y surge cuando el estrés se prolonga en el tiempo sin esperanza de
solución. El burn-out se asocia a mayores tasas de divorcio, depresión, suicidio, cambio de trabajo y abuso
de alcohol y drogas, así como a menores expectativas en la esperanza de vida (Gómez, 2008).

EL BURN-OUT EN LOS PROFESORES

La profesión docente, sobre todo en enseñanzas medias con alumnos de 12-16 años, constituye una
actividad de riesgo para la salud por la sobrecarga emocional que conlleva. De hecho, los profesores
toman más bajas por enfermedad, presentan más episodios de ansiedad y depresión y consumen más
tranquilizantes que la población general. Según estudio de UGT en 2004, el 23% de las bajas laborales
de profesores de enseñanza media y secundaria tienen su origen en el estrés/ansiedad/depresión.
Además hay muchos profesores con depresión y estrés en tratamiento que no están de baja (Rodríguez
Mantilla y Fernández Díaz, 2012).

El estrés en los profesores se puede manifestar físicamente (dolores de espalda, problemas
gastrointestinales, trastornos del sueño, alteraciones cardiovasculares) o psíquicamente (depresión o
ansiedad, desarrollo de actitudes negativas, sensación de falta de realización personal) (Eslamdost,
Mirjamali, Yousefi y Abedimahzoun, 2014).

Las razones del estrés están relacionadas con el tipo de tareas (tareas repetitivas, nuevas exigencias
profesionales, burocracia asfixiante o adaptación a las nuevas tecnologías), con problemas con los
alumnos (baja motivación, alumnos inmigrantes no integrados, falta de disciplina, déficits escolares y
ritmos de aprendizaje diferentes, problemas psicopatológicos), con las relaciones con las familias, sobre
todo cuando estas son desestructuradas, o con la falta de reconocimiento social. En otras ocasiones la
pertenencia de los alumnos a sectores sociales desfavorecidos o marginales es una fuente de estrés
adicional (Caballero Domínguez, Hederich Martínez y Palacio Sañudo, 2010; Sass, Hannaway, Xu, Figlio
y Feng, 2012).

ASMR. 2016 - Vol. 15 - Núm. 1

-7-

Estrés y recursos de afrontamiento
en la sociedad contemporánea

El síndrome del burn-out se instala a partir de falta de ilusiones, desmotivación, apatía, carencia de
expectativas de promoción, agotamiento físico y mental, falta de energía, pérdida de autoestima y
dificultad para cumplir con las tareas. En estas circunstancias los profesores se sienten alicaídos y faltos
de incentivos. En último término, el burn-out refleja el desequilibrio entre las expectativas personales y la
realidad laboral (Amimo, 2012).

EL BURN-OUT EN LOS MÉDICOS

La mayor incidencia del burn-out entre los médicos se da a partir de los 5 años de realizar la misma tarea.
La edad media de los médicos que lo sufren se sitúa en torno a los 48-50 años.

El desgaste profesional se distingue por tres factores: agotamiento emocional; despersonalización y
actitud fría en relación con los pacientes; y baja estima profesional (sentimientos de incompetencia)
(Jones, Wells, Gao, Cassidy y Davie, 2013; Pereda-Torales, Celedonio, Vázquez y Yánez Zamora, 2009).

El burn-out se puede revelar en forma de manifestaciones físicas (fatiga crónica, tensión muscular,
alteraciones del sueño), de alteraciones psíquicas (desmotivación, cinismo, hipercrítica hacia los
compañeros, irritabilidad, baja autoestima), de problemas clínicos (abuso de alcohol, automedicación,
depresión), de cambios de conducta (absentismo laboral, bajo rendimiento, distanciamiento afectivo) o
de disfunciones en las relaciones sociales (conflictos en el trabajo o problemas familiares) (Cañadas de la
Fuente, San Luis, Lozano, Vargas, García y de la Fuente, 2014).

CONCLUSIONES

¿Hay actualmente más trastornos mentales porque vivimos sometidos a presiones extremas por parte de
una sociedad acelerada y estresante? No parece probable. Entre los cientos de miles de generaciones que
han poblado la Tierra, no cabe duda de que somos la más afortunada; somos extraordinariamente
privilegiados por vivir aquí y ahora. Las generaciones anteriores sufrían a diario catástrofes inimaginables
por la mayoría de nosotros. La vida siempre ha sido estresante por una u otra razón, y siempre lo será. De
hecho, si nuestras inquietudes mentales nos preocupan tanto como lo hacen, es porque no tenemos que
preocuparnos por nuestra próxima comida o por la amenaza de ser devorados por un animal salvaje.

El reto de la educación es dotar a la persona de habilidades personales que permitan elevar su resistencia
al estrés, así como su umbral al mismo, eliminando a la vez el estrés innecesario. Ello implica desarrollar
estrategias adaptativas para hacer frente a las situaciones de imperfección o de incertidumbre que depara
la vida (adaptación activa focalizada en el problema), así como recursos psicológicos que puedan servir
para atenuar y hacer frente a las emociones negativas derivadas de las situaciones inevitables (ansiedad,
ira, tristeza, etcétera) (adaptación pasiva focalizada en la emoción) (Valdés y Flores, 1985).

Por lo que al estilo de vida actual se refiere, los problemas de estrés suelen ser el resultado de la falta de
equilibrio entre la actividad física y mental, a causa de nuestro de estilo de vida sedentario combinado con
ASMR. 2016 - Vol. 15 - Núm. 1

-8-

Estrés y recursos de afrontamiento
en la sociedad contemporánea

altos niveles de estrés permanentes. La respuesta de estrés prepara al organismo para la acción física. El
sistema neurovegetativo (activación del simpático e inhibición del parasimpático) y el sistema endocrino
(liberación de catecolaminas y cortisol fundamentalmente) disponen al cuerpo para la reacción de lucha
o huida, que, por definición, debe concluir en actividad física. Por tanto, el modo más eficaz de neutralizar
la respuesta de estrés es mediante la actividad física o las diversas técnicas de relajación, que favorecen
la salud física y el bienestar emocional (Hetherington y Blechman, 2014).

Asimismo las actitudes positivas y realistas para afrontar la vida, así como la aceptación de las fortalezas y
debilidades de uno mismo, junto con un cierto sentido del humor, facilitan el afrontamiento con éxito del
estrés. El intento de solucionar los conflictos, la relativización del valor del trabajo, la entrega a un ocio
creativo o solidario y el apoyo familiar y social se relacionan con un aumento de la autoestima y son
elementos disolventes del estrés.

En concreto, el apoyo social puede reforzar la capacidad de la persona para hacer frente al estresor o
amortiguar la experiencia del estrés una vez que este se ha puesto en marcha, así como mejorar la
autoestima y los afectos positivos de la persona. Por el contrario, las relaciones disfuncionales perjudican
el afrontamiento del estrés (Sandín, 2008).

REFERENCIAS
Aldwin, C.M. (2007). Stress, coping, and development: An integrative perspective (2nd. edit.). New York:
Guilford.
Amimo, C.A. (2012). Are you experiencing teacher burnout? A synthesis of research reveals
conventional prevention and spiritual healing. Education Research Journal, 2, 338-344.
Caballero Domínguez, C., Hederich Martínez, C. y Palacio Sañudo, J.E. (2010). El burnout académico:
delimitación del síndrome y factores asociados con su aparición. Revista Latinoamericana de
Psicología, 42, 131-146.
Cañadas de la Fuente, G.A., San Luis, C., Lozano, L.M., Vargas, C., García, I. y de la Fuente, E.I. (2014).
Evidencia de validez factorial del Maslach Burnout Inventory y estudio de los niveles de burnout en
profesionales sanitarios. Revista Latinoamericana de Psicología, 46, 44-52.
Carver, C.S., Scheier, M.F. y Weintraub, J.K. (1989). Assessing coping strategies: A theoretically based
approach. Journal of Personality and Social Psychology, 56, 267-283.
Eslamdost, M., Mirjamali, E. Yousefi, M. y Abedimahzoun, M. (2014). An Investigation Social ­
Economic Status, Organizational Commitment and Occupational Burnout in School Teachers' City of
Rasht. Mediterranean Journal of Social Sciences, 5, 2685-2693.
Friedman, M. (1996). Type A Behavior: Its Diagnosis and Treatment. New York: Plenum Press.

ASMR. 2016 - Vol. 15 - Núm. 1

-9-

Estrés y recursos de afrontamiento
en la sociedad contemporánea

Friedman, M. y Rosenman, R.H. (1959). Association of specific overt behavior patterns with blood and
cardiovascular findings: Blood cholesterol level, blood clotting time, incidence of arcus senilis, and
clinical coronary artery disease. Journal of American medical Association, 162, 1286-1296.
Gómez, I.C. (2008). Salud laboral: una revisión a la luz de las nuevas condiciones del trabajo. Universitas
Psychologica, 6, 105-113.
González de Rivera, J.L. (1989). Factores de estrés y enfermedad. Psiquis, 10, 11-20.
Hetherington, E.M. y Blechman, E.A. (2014). Stress, coping, and resiliency in children and families. New
York: Psychology Press (Taylor and Francis Group).
Holmes, T. y Rahe, R.H. (1967). The social readjustment rating scale. Journal of Psychosomatic
Research, 11, 213-218.
Jones, M.C., Wells, M., Gao, C., Cassidy, B. y Davie, J. (2013). Work stress and well-being in oncology
settings: a multidisciplinary study of health care professionals. PsychoOncology, 22, 46-53.
Kung, C. y Chan, C. (2014). Differential roles of positive and negative perfectionism in predicting
occupational eustress and distress. Personality and Individual Differences, 58, 76-81.
Lazarus, R.S. (1993). Coping theory and research: Past, present, and future. Psychosomatic Medicine,
55, 234-247.
Lazarus, R.S. y Folkman, S. (1984). Stress, Appraisal, and Coping. New York: Springer.
Neufel, R.W.J. (1984). Psicopatología del estrés. Barcelona: Toray.
Pereda-Torales, L., Celedonio, F.G., Vázquez, M.T. y Yánez Zamora, M.I. (2009). Síndrome de Burnout
en médicos y personal paramédico. Salud Mental, 32, 399-404.
Rodríguez Mantilla, J.M. y Fernández Díaz, M.J. (2012). El síndrome de Burnout en el profesorado de
Secundaria y su relación con variables personales y profesionales. Revista Española de Pedagogía, 70,
259-277.
Sandín, B. (2008). El estrés. En A. Belloch, B. Sandín y F. Ramos (Eds.), Manual de psicopatología (vol.
2º) (pp. 3-42). Madrid: McGraw-Hill.
Sass, T.R., Hannaway, J., Xu, Z., Figlio, D.N. y Feng, L. (2012). Value added of teachers in high-poverty
schools and lower poverty schools. Journal of Urban Economics, 72, 104-122.
Selye, H. (1983). The stress concept: Past, present and future. En C.L. Cooper (Ed.), Stress research (pp.
1-20). New York: Wiley.
Seiffge-Krenke, I. (1995). Stress, coping, and relationships in adolescence. NY: L. Erlbaum Associates.
Valdés, M. (1997). El estrés. Madrid: Acento Editorial.
Valdés, M. y Flores, T. (1985). Psicobiología del estrés. Barcelona: Martínez Roca.
ASMR. 2016 - Vol. 15 - Núm. 1

-10-

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar