MENU

PUBLICIDAD

Me Gusta   0 Comentar    0

Actualidad y Artículos | Coronavirus   Seguir 3

Noticia | 18/06/2023

Investigadores revelan el impacto de Covid-19 en la salud mental en Europa



0%

En toda Europa, los trastornos de depresión y ansiedad se hicieron más frecuentes tras el inicio de la pandemia, según informa una revisión de pruebas dirigida por investigadores de la University College London. La revisión sistemática, publicada en 'The Lancet Psychiatry', reúne pruebas de 177 estudios realizados en 20 países europeos para evaluar cómo la pandemia de Covid-19 afectó a la salud mental en todo el continente durante los dos primeros años tras el inicio de los cierres.


Los investigadores, dirigidos por un equipo de la Unidad de Investigación de Políticas de Salud Mental NIHR de la UCL y el King's College de Londres, descubrieron que no sólo la gente accedía menos a los servicios de salud mental en las primeras fases de la pandemia al interrumpirse la prestación de servicios, sino que el uso de los servicios en algunas zonas aún no se había recuperado dos años después.


"Descubrimos que la pandemia de Covid-19 tuvo un efecto considerable en la salud mental en toda Europa, pero en general, los impactos no fueron tan sustanciales como mucha gente había predicho al principio, ya que no vimos una 'segunda pandemia' de problemas de salud mental", ha explicado el autor principal, Nafiso Ahmed.


"Aunque puede que no se haya producido un aumento importante de los problemas de salud mental a nivel de población, para muchas personas la pandemia ha tenido consecuencias devastadoras para su salud mental. Es vital que sigamos mejorando los servicios de salud mental en la medida de lo posible, y que trabajemos con personas con experiencia vivida de enfermedad mental para entender cómo satisfacer sus necesidades", ha añadido Ahmed.


Los investigadores detectaron un ligero aumento de los problemas comunes de salud mental, como la depresión y la ansiedad, tras el inicio de la pandemia, lo que, según ellos, podría interpretarse como una respuesta aguda a un acontecimiento mundial que causó trastornos generalizados, miedo, dificultades económicas y dolor.


Descubrieron que este aumento se revirtió con bastante rapidez, pero siguió fluctuando a lo largo de la pandemia, lo que puede haber correspondido en parte a la introducción de nuevos cierres.


El equipo del estudio descubrió que, al principio de la pandemia, hubo un periodo inicial de menos diagnósticos nuevos de enfermedades mentales, lo que probablemente se debió a que menos personas accedieron a los servicios de salud mental, que se vieron interrumpidos durante la transición a ser prestados a distancia.


El uso de los servicios aumentó más tarde, en 2020, y a lo largo de 2021, aunque las tasas de uso no volvieron a los niveles anteriores a la pandemia en muchos servicios. El uso de los servicios de urgencias pediátricas (específicamente para la salud mental) y los servicios comunitarios de salud mental para adultos en edad laboral acabaron superando los niveles anteriores a la pandemia.


La autora principal, Sonia Johnson, ha afirmado que "la disparidad que encontramos entre el aumento de la prevalencia de los problemas de salud mental y la reducción del uso de los servicios sugiere que la brecha preexistente en el tratamiento de los problemas de salud mental puede haber aumentado, lo que podría tener repercusiones potenciales a largo plazo".


"A nivel mundial, la prestación de servicios de salud mental ha ido durante mucho tiempo por detrás de la demanda, y en los últimos años esta demanda ha seguido aumentando sin que se haya incrementado suficientemente la prestación de servicios; aunque la pandemia puede haber desempeñado un papel en el empeoramiento de esta brecha en el tratamiento, los factores sociales pueden desempeñar un papel más importante en el impulso de las tasas de enfermedad mental que la propia pandemia", ha subrayado Johnson.


Los investigadores no hallaron un patrón claro de mejora o empeoramiento de los problemas de salud mental en las personas con enfermedades preexistentes, probablemente debido a una gran variación entre las distintas personas con circunstancias diferentes, aunque sí encontraron algunas pruebas de empeoramiento de los síntomas en niños y jóvenes con problemas de salud mental preexistentes.


El comportamiento suicida no pareció cambiar significativamente en general, cuando se compararon los niveles prepandémicos con varios puntos temporales en 2020 y 2021.


Los investigadores advierten que, aunque su estudio era una visión global de las pruebas existentes, todavía hay pocas pruebas sobre una gama más amplia de problemas de salud mental, como la psicosis o el trastorno bipolar, o para grupos de alto riesgo, como las personas de minorías étnicas o las que se vieron más directamente afectadas por Covid-19, por lo que la revisión podría haber pasado por alto tendencias para ciertos grupos. Los autores afirman que es necesario seguir investigando para comprender el impacto a largo plazo de la pandemia en la salud mental.

Fuente: Europa Press
Palabras clave: covid 19, investigadores, salud mental
Url corta de esta página: http://psiqu.com/2-70983

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar


-Publicidad

Síguenos en las redes

página antidepresivos
Publicidad

LIBRO RECOMENDADO

Suicidio Prevención

¡Novedad en libros! La visión actual del suicidio, científicamente fundamentada, es que, aunque ...

COMPRAR AQUÍ

VER MÁS LIBROS RECOMENDADOS

Intervención psicológica en intentos de suicidio

Inicio: 17/07/2024 |Precio: 120€

Ver curso