MENU

PUBLICIDAD

Me Gusta   0 Comentar    0

Actualidad y Artículos | Historia   Seguir 4

Artículo | 27/11/2008

Teoría de la evolución darwiniana: Una hipótesis en receso. VIII Meta de la evolución.

  • Autor/autores: Fernando Ruiz Rey.

    ,Artículo,


0%

Se afirma que la teoría de la evolución describe procesos que no tienen meta alguna, la evolución es un proceso ciego sin propósito. Esta conocida característica de la teoría de la evolución requiere sin embargo, un pequeño análisis para entender adecuadamente su sentido. La teoría de la evolución, como toda teoría, asume ciertos puntos básicos de los cuales parte para construir una explicación del tema al que se refiere, en el caso de la teoría de la evolución darwiniana su objeto es explicar la aparición de las variadas formas de seres orgánicos que pueblan el planeta; en otras palabras, la teoría intenta explicar el origen de las especies de los seres vivos actuales.

Supuestos de la teoría

Darwin consideró la vida como dada, aunque posteriormente el movimiento evolucionista propuso que la aparición de la vida misma es debida a un proceso evolutivo (físico-químico); naturalmente no se pueden invocar para esta evolución los principios del proceso darwiniano, que como hemos dicho comienza con la aceptación de la presencia de la vida; su objeto no es el origen de la vida, sino el origen de las especies. El segundo axioma fundamental de la teoría es que la vida tiende a perpetuarse naturalmente, mediante la reproducción, lo que es básicamente aceptable, pero en Darwin toma una centralidad primaria en la descripción del sentido y propósito de la existencia de la vida; con el supuesto agregado que esta propagación de la vida es exponencial, en aumento progresivo de los organismos, limitado sólo por las condiciones ecológicas (espacio, alimentos, interacción con otros seres orgánicos, etc.). No se trata entonces de la sobrevida del organismo individual en sí, gracias al instinto primario de sobrevivencia (emergido también para asegurar la reproductividad del individuo), sino de la vida en general en la tierra.



El tercer supuesto constitutivo de la teoría es la ocurrencia de variaciones espontáneas, más tarde consideradas primariamente como consecuencias de mutaciones. Darwin observó variaciones en especies de animales en la naturaleza y en la selección artificial realizada en la crianza de animales y cultivo de plantas, y asumió que estas variaciones dentro de las especies se acumulan gradualmente gracias a la herencia, de tal modo que con el transcurrir del tiempo geológico llegan a conformar nuevas formas orgánicas, nuevas especies. Este es básicamente un supuesto, ya que Darwin nunca observó variaciones que generen nuevas especies; no se trata de una evidencia empírica, sino simplemente de una conjetura que Darwin le otorga un papel fundamental como explicación causal de la evolución de las especies.



Darwin completa su teoría evolutiva considerando que los organismos vivos tienen que vivir en su medio específico para sobrevivir, y como la reproducción genera un número creciente de organismos, no todos pueden sobrevivir y propagarse; sólo los mejor adaptados sobreviven a este proceso natural de selección. La selección natural constituye otro supuesto fundamental en la teoría.



La teoría acopla la selección natural con la ocurrencia de pequeñas variaciones beneficiosas, de tal modo, que los supuestos se afirman mutuamente para ganar fuerza explicativa. La aparición de nuevas especies orgánicas son el resultado de este acoplamiento; las variaciones espontáneas, modeladas por la selección natural dan cuenta de la aparición de las nuevas formas orgánicas que van sobreviviendo y reproduciéndose, y adaptándose a nuevos nichos del ambiente.



Los dos mecanismos básicos propuestos por Darwin para explicar la evolución de las especies son simplemente supuestos. Esto es claramente obvio en la ocurrencia de variaciones capaces de generar nuevas estructuras funcionales; no existe ninguna evidencia empírica de que esta afirmación sea una realidad observable en la naturaleza. En cuanto a la selección natural, es intuitivamente aceptable que los seres vivos más fuertes sobrevivan y tengan más oportunidades de reproducirse, pero en Darwin este mecanismo toma un carácter diferente y más específico cuando se propone que filtra las variaciones, sancionando positivamente las ventajosas y eliminando las perjudiciales para la sobreviva y reproducción de los individuos afectados, posibilitando su adaptación y especiación. A este nivel la selección natural cobra un carácter un tanto hipotético, aunque, siendo la selección natural en función de las variaciones, el peso de lo hipotético radica primariamente en las variaciones espontáneas supuestamente capaces de generar nuevas estructuras orgánicas funcionales.

Meta de la teoría

Se puede argumentar que el proceso de la evolución darwiniana no es en realidad perfectamente ciego como se sostiene, ya que en su estructura dinámica está inscrita una meta: la reproducción para la conservación de la vida de los individuos, o de los grupos de individuos, o de los genes y sus vehículos (individuos), según sea la interpretación que se le dé a la teoría. De este modo, para la teoría darwiniana los organismos vivos son seres cuyas operaciones en última instancia están dirigidas a la conservación de la vida, que es el motor de la teoría, la meta del proceso; una vida que se centra en la supervivencia generacional –o replicación--; todo lo demás depende de su concordancia con esta meta.



El logro de la meta de la teoría se hizo aún más mecánica e impersonal con el advenimiento de la genética y la centralidad de los genes; ya no se trata más de la transmisión y preservación de la vida en sí, de individuos y de grupos, sino que de la replicabilidad de moléculas –genes--, operando mecánicamente en la oscuridad de la conciencia. Como hemos visto en artículos anteriores, las consecuencias de este giro esclaviza a todos los seres vivos, y muy particularmente al hombre, transformándolos en meros vehículos de transmisión de genes; la vida del ser humano no tiene otro propósito evolutivo que la preservación genética de la cual el hombre no está siquiera consciente. Nada vale en la vida humana si no está en concordancia con esta meta evolutiva, la búsqueda de la verdad, del conocimiento, del bien, de la belleza, quedan subsumidos en el propósito de la simple replicación genética, sin otra consideración. Stevens & Price, lo escriben claramente: “Desde el punto de vista biológico, el propósito final de nuestra existencia es la perpetuación de nuestros genes.” (1:11). No nos debe causar sorpresa entonces, que la teoría de la evolución darwiniana haya despertado desde sus inicios, resistencia en los que no aceptan esta visión reduccionista del ser humano, un esclavo inconciente de las insensibles e inclementes fuerzas naturales expresadas como lo sostiene el neodarwinismo, en la replicación genética.



La teoría darwiniana está construida de modo que el avance de la complejidad de formas de los seres orgánicos (especies) no constituye la meta del proceso evolutivo, la especiación es simplemente un subproducto de la reproductividad favorecida por las variaciones y el filtro modulador de la selección natural. Pero como hemos visto, la posibilidad de la emergencia de nuevas formas está implícita en uno de los supuestos de la teoría: variaciones espontáneas para Darwin o, mutaciones genéticas para el neodarwinismo, capaces de avanzar la especiación.



Sin embargo, la teoría de la evolución propone que las variaciones/mutaciones ocurren sin la meta específica de generar nuevas formas de vida, simplemente ocurren (para Darwin), y por razones de carácter físico-químico o cuántico (para las mutaciones del neodarwinismo). La causa eficiente de las mutaciones hay que buscarla en las leyes naturales del mundo físico, un proceso sin teleología, sin meta, sólo producto de la combinación del azar y de la necesidad natural. En palabras del darwinista Ruse: “El darwinismo es evolución mediante la selección natural trabajando sobre mutaciones fortuitas”... “La no direccionalidad [de la evolución] es consecuencia secundaria de la selección natural. Este es un mecanismo relativista y oportunista. Lo que tiene éxito es lo que tiene éxito.” (2:83) Pero, si bien es cierto que las mutaciones ocurrirían sin la meta de generar nuevas formas orgánicas, la selección natural, aunque oportunista, claramente selecciona lo beneficioso para la sobrevivencia, no es una selección arbitraria y ciega, sino que sanciona positivamente lo que se adapta; se trata de una selección dirigida a la sobrevivencia, y esto puede considerarse como meta del proceso: la preservación de la reproductividad; persistencia de la vida transgeneracional. En algunos escritos de Darwin se encuentra bien esbozado la teleología envuelta en el trabajo de la selección natural, escribe el naturalista: “…no se preocupa por la simple apariencia externa; se puede decir que revisa con severa mirada, todo nervio, vaso y músculo; todo hábito, instinto y trazo de constitución,-- la maquinaria total de organización. No hay aquí capricho, ni favoritismo: el bien será preservado y el mal estrictamente destruido…Podemos entonces maravillarnos que las producciones de la naturaleza llevan el sello de una perfección más alta que los productos de la selección artificial del hombre. Con la naturaleza la selección más gradual, constante, sin error, profunda, --perfecta adaptación a las condiciones de la existencia [sic].” (3:224-225)



De modo que la teoría de la evolución darwiniana propuesta como un proceso totalmente ciego, en verdad tiene cierta teleología, en cuanto está estructurada para la replicabilidad y, además está subrepticiamente incluida en uno de sus supuestos: las variaciones/mutaciones ventajosas, que se suponen capaces de aportar complejidad y especiación.



Hay que agregar que Darwin propone su teoría no teleológica de la evolución, con una intención muy obvia, con una meta sumamente clara, esto es, explicar el origen de las especies. Este proceso en la generación de la teoría no se considera en la teoría misma que propone mecanismos no teleológicos gobernando el curso de la evolución de los seres vivos, incluyendo al hombre y su comportamiento. Esta curiosa omisión que se repite constantemente cuando los intelectuales evolucionarios afirman la falta de meta de la teoría evolutiva darwiniana, tiene dramáticas consecuencias para la teoría, porque fracasa en sus explicaciones de la creatividad libre, voluntaria y teleológica de la acción humana que son esenciales en la generación de la teoría (de cualquier teoría), y característicos de la conducta humana. Como hemos visto en los artículos anteriores, la omisión de esta dimensión humana básica, incapacita las intenciones absolutistas en la aplicación de la teoría. Quizás es oportuno recordar aquí la citada e irónica reflexión del filósofo inglés Alfred North Whitehead: “Los científicos animados por el propósito de probar que ellos no tienen propósito, constituye un interesante tema de estudio.”



Pero dejando de lado esta situación ambigua de la proposición darwiniana y sus consecuencias, y tomando solamente su intención explícita, se puede decir que el proceso evolutivo ocurre sin el propósito específico de generar la especiación de los seres orgánicos. La meta de la evolución es sin propósito fuera de la conservación de la vida sin otra consideración que la capacidad de adaptación y potencial de reproducción.

A esta estructuración de la teoría que la priva de propósitos biológicos específicos hay que agregar otro factor que contribuye fundamentalmente a la falta de dirección teleológica. Las mutaciones ocurren fortuitamente (con respecto a metas biológicas específicas) --aunque causadas por efectos físico-químicos--, lo que significa que la dimensión de las mutaciones constituye una variable al azar de la teoría. Algo similar ocurre con la selección natural basada en el ambiente total en que viven los organismos, este medio cambia espontáneamente en forma no previsible y sin consideración alguna a las necesidades de los organismos; cuando ocurren variaciones beneficiosas que abren al organismo a otros nichos ambientales, el ambiente cambia en función a la mutación, igualmente en forma fortuita. De modo que tenemos las dos variables más importantes de la teoría de la evolución darwiniana: la selección natural dependiente del ambiente y las mutaciones, operando ambas al azar; constituyen variables fortuitas. Esta característica estocástica de la teoría recalca la ausencia de meta en la evolución, y le otorga a la tesis una increíble flexibilidad para explicar cualquier cambio evolutivo acaecido; pero al mismo tiempo, le resta capacidad predictiva, no puede predecir nada, ya que el curso evolutivo depende del azar. Por estas características se ha señalado que la teoría de la evolución darwiniana, no es una teoría propiamente científica, al no ser intrínsicamente susceptible de falsación.

Teleología de los organismos vivos

Los organismos vivos actúan en prosecución de metas, al igual que los múltiples y diversos sistemas biológicos que los constituyen; estos sistemas operan para realizar funciones específicas que se integran en el funcionamiento del organismo en su totalidad. En las acciones biológicas, a nivel micro y macroscópico, hay una dirección determinada de la actividad, lograr funciones biológicas específicas que se integran para la vida de los organismos, que en sí mismos actúan con metas y propósitos. Los procesos biológicos funcionan en servicio de la vida de los organismos; estos procesos, aún a nivel físico-químico, se caracterizan por una actividad organizada para construir las complejidades propias de las estructuras funcionales orgánicas. En cambio, los procesos inorgánicos, desde lo atómico hasta lo cósmico, son movidos por sus propias leyes, sin la ayuda de acciones colaterales como se aprecia claramente en lo biológico con la integración funcional de múltiples sistemas; en el área inorgánica los procesos ocurren con la sola ‘meta’ --si así se puede hablar--, de alcanzar un punto final, un estado de equilibrio energético, del que no se puede salir sin ayuda externa, un estado en que nada nuevo ocurre, una situación sin destino.



Las características de la actividad biológica constituyen un verdadero desafío para las explicaciones evolucionistas que simplemente rechazan cualquier concepción teleológica, aceptando sólo las causas eficientes propuestas por las leyes de la físico-química y el azar. Los adherentes al pensamiento evolucionario darwiniano aceptan que el mundo biológico tiene apariencia de funcionar de un modo teleológico, pero, siendo meramente materia sujeta a leyes naturales, no puede tener metas ni propósitos emergentes de sí misma. Dawkins refuta el conocido argumento del obispo Paley que sostenía que así como el reloj necesita un relojero que lo construya, el ojo también necesita un diseñador: para que funcione: Dios; escribe Dawkins: “Aún con las apariencias de lo contrario, el único relojero en la naturaleza son las fuerzas de la física, aunque utilizadas de un modo muy especial”…”La selección natural, el proceso inconciente y ciego que descubrió Darwin, y que ahora sabemos es la explicación de la existencia y del aparente propósito de toda forma de vida, no tiene propósito en mente. No tiene mente, ni imaginación. No planifica para el futuro. No tiene visión, ni previsión, ni vista del todo. Puede decirse que juega el rol de relojero en la naturaleza, es el relojero ciego.” (4;5) Se podría replicar a Dawkins que la teleología a la que se refiere puede no encontrarse en la selección natural considerada aisladamente, pero si en función de las variaciones que están impregnadas de teleología al postularse capaces de generar estructuras completamente nuevas y funcionales.



La explicación de las funciones biológicas que ofrece el pensamiento evolucionario es simple y llanamente reducir la actividad biológica a procesos estrictamente físico-químicos en el contexto del azar. El mundo de los seres vivos es un mundo gobernado por las leyes naturales que rigen el comportamiento de lo inorgánico. En rigor entonces, desde la perspectiva darwinista no hay diferencia entre lo vivo y lo inerte, sólo la compleja organización de la materia biológica que explicaría la apariencia teleológica de lo biológico.



La idea de apariencia teleológica de lo biológico se ha extendido, consecuentemente con la teoría, hasta incluso la actividad mental humana. Se ha argumentado que la dirección del pensar, del sentir y de toda actividad consciente del hombre es sólo una ilusión, porque en el fondo toda actividad mental no es más que una expresión de los procesos neurológicos cerebrales regidos por las leyes naturales de la fisicoquímica. Si criticamos como reduccionistas las explicaciones evolucionarias de los sistemas bioquímicos, esta extensión del argumento a la actividad humana mental resulta de un reduccionismo extremo y absurdo; constituye la negación misma de la credibilidad de la tesis presentada (de cualquier tesis), al desaparecer la relación con la verdad para caer en un ámbito en que todo es ilusorio, en el que no se sabe en verdad nada, ni se puede nunca saber nada; sólo ‘conocimiento’ adaptativo comandado desde la profundidad más recóndita del inconciente fisicoquímico. Se cae en buenas cuentas en la irracionalidad, y ésta, irónicamente arrastra consigo a la teoría, desvirtuándola completamente. Es oportuna aquí una cita de Ruse: “El darwinismo, la apoteosis de una teoría materialista, está obligada a ser reduccionista.” (2:77)

Bibliografía

1. Stevens A, Price J (2000). Evolutionary Psychiatry: A New Beginning. Rutledge. Taylor & Francis Group. London and Philadelphia.



2. Ruse, Michael (2000). Can a Darwinian Be a Christian? Cambridge University Press.



3. Darwin, Charles (1856). Charles Darwin’s “Natural Selection”. RC editor, 1974. Cambridge: Cambridge University Press



4. Dawkins, Michael (1986). The Blind Watchmaker. New York. Norton.


Palabras clave: Teoría de la evolución, Darwinismo, Teleología darwiniana, Reduccionismo darwiniano.
,Artículo,
Url corta de esta página: http://psiqu.com/2-16737

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar


-Publicidad

Síguenos en las redes

desvenlafaxina antidepresivos
Publicidad

LIBRO RECOMENDADO

GOLDBERG, STAHL. PSICOFARMACOLOGÍA PRÁCTICA

Goldberg y Stephen M. Stahl. Prologo de Alan F. Schatzberg. Durante las últimas cuatro décadas, l...

COMPRAR AQUÍ

VER MÁS LIBROS RECOMENDADOS
CFC

Psiquiatría Forense y Criminología Clínica

Inicio: 16/10/2024 |Precio: 120€

Ver curso