MENU

PUBLICIDAD

Me Gusta   0 Comentar    0

Actualidad y Artículos | Obesidad   Seguir 1

Noticia | 26/10/2023

La obesidad multiplica por dos el riesgo de padecer IC



0%

Hasta el 70% de los pacientes con obesidad padece hígado graso, una enfermedad hepática por infiltración grasa del hígado asociada a una disfunción metabólica que puede desembocar en una cirrosis. La obesidad multiplica por dos el riesgo de padecer insuficiencia cardiaca, según ha alertado la Dra. Nuria Vilarrasa, especialista en Endocrinolog&...

Estás viendo una versión reducida de este contenido.

Para consultar la información completa debes registrarte gratuitamente.
Tan sólo te llevará unos segundos.
Y si ya estás registrado inicia sesión pulsando aquí.

Hasta el 70% de los pacientes con obesidad padece hígado graso, una enfermedad hepática por infiltración grasa del hígado asociada a una disfunción metabólica que puede desembocar en una cirrosis.


La obesidad multiplica por dos el riesgo de padecer insuficiencia cardiaca, según ha alertado la Dra. Nuria Vilarrasa, especialista en Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario de Bellvitge (Barcelona) y miembro del Área de Obesidad de la SEEN, en la ponencia `Personas con obesidad, personas con gran corazón´, organizada en el marco del 64º Congreso de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), que se celebró en Centro de Convenciones Internacional de Barcelona (CCIB).


Aunque este problema cardiaco puede originarse en todas las personas con obesidad, aquellas que tienen un mayor riesgo son las mayores de 65 años y/o las que padecen hipertensión arterial, diabetes tipo 2, insuficiencia renal crónica, cardiopatía isquémica y fibrilación auricular. "Todavía las cifras son poco conocidas porque está infra diagnosticada, pero aproximadamente un 80% de los pacientes con insuficiencia cardíaca viven con sobrepeso/ obesidad", ha añadido la miembro del área de Obesidad de la SEEN.


En este sentido, la Dra. Vilarrasa ha lamentado la dificultad que hay para detectar la insuficiencia cardiaca en personas con obesidad. "Los síntomas principales como la disnea (falta de aire) y los problemas para realizar actividad física se suelen atribuir a la propia obesidad, en lugar de a la insuficiencia cardiaca", ha matizado la experta.


Por ello, Vilarrasa ha subrayado la importancia de que los profesionales sanitarios que atienden a pacientes con obesidad tengan la sospecha clínica de la insuficiencia cardiaca y les exploren para descartar la presencia de edemas o crepitantes en la auscultación. Asimismo, ante la sospecha es aconsejable realizar otras pruebas como, por ejemplo, un electrocardiograma, la determinación de biomarcadores plasmáticos como el proBNP y para su confirmación una ecocardiografía cardiaca u otras técnicas de imagen.


En el caso de que se detecte una insuficiencia cardiaca es necesario que, además del tratamiento médico, los pacientes se adhieran a una dieta saludable y realización de ejercicio físico, ya que se ha observado que una pérdida de peso del 10% mejora este problema cardiaco e, incluso, puede revertirlo.


La obesidad y el hígado graso


Precisamente, la adopción de hábitos saludables y el consumo de una dieta sana ha sido uno de los puntos más destacados del Dr. Didac Mauricio, vicepresidente segundo de la SEEN, en la ponencia `Nafld in obesity and type 2 diabetes: diagnostic and therapeutic challenges for the endocrinologist´, quien, además, ha avisado de que la obesidad es también un factor de riesgo del hígado graso, una enfermedad hepática esteatósica asociada a una disfunción metabólica que puede desembocar en una cirrosis e, incluso, incrementar el riesgo de tumores hepáticos.


Y es que, se ha calculado que hasta un 70% de los pacientes con obesidad puede desarrollar hígado graso. "Una causa frecuente de aparición del hígado graso es la ingesta excesiva de alcohol, pero en ausencia de esta causa, lo que desencadena esta complicación es el sobrepeso/obesidad, y especialmente la diabetes tipo 2. Sabemos perfectamente que estas enfermedades están asociadas a un estilo de vida poco saludable, en términos de poca actividad física y hábitos dietéticos poco saludables. Por ello, estas personas deben volver a unos hábitos de vida saludables, como tratamiento de base, que permita mejorar las condiciones que lo provocan, esto es la obesidad y la diabetes tipo 2", ha argumentado el experto.


Dicho esto, el Dr. Mauricio ha recomendado también que los profesionales sanitarios, especialmente los endocrinólogos, incorporen en la práctica clínica el cribado del hígado graso en los pacientes obesos y no sólo en aquellos casos son obesidad grave, como actualmente se está haciendo. "Debemos promover el cribado en el resto de población con obesidad, que suele atenderse en Atención Primaria. Además, todos los pacientes con diabetes tipo 2 deberían ser cribados, ya que en ellos la prevalencia de hígado graso es muy elevada (70%-80%), y el riesgo de fibrosis es más alto", ha apostillado.Finalmente, el vicepresidente segundo de la SEEN ha asegurado durante el encuentro que la investigación actual que se está produciendo en fármacos que logran reducir el peso de una manera importante,"traerá pronto nuevas moléculas para su uso en la práctica clínica".


 

Enlaces:
https://www.immedicohospitalario.es/


Palabras clave: obesidad, hígado graso
Url corta de esta página: http://psiqu.com/2-72086

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar


-Publicidad

Síguenos en las redes

vortioxetina antidepresivos
Publicidad

LIBRO RECOMENDADO

Suicidio Prevención

¡Novedad en libros! La visión actual del suicidio, científicamente fundamentada, es que, aunque ...

COMPRAR AQUÍ

VER MÁS LIBROS RECOMENDADOS

Terapia de compasión basada en los estilos de apego

Inicio: 14/08/2024 | Precio: 150€

Ver curso