PUBLICIDAD-

Actualidad y Artículos | Psicología general   Seguir 54

Me Gusta   0 0 Comentar  0 0

Ambientes extremos en la ciencia del movimiento y la psicología del deporte

  • Autor/autores: Costantino Balestra1, Jacek Kot, Shai Efrati...(et.al)



0%
Artículo | 26/12/2018

Si deseamos simplemente describir qué son los entornos extremos, podemos considerarlos principalmente según dos parámetros: temperatura y presión. También se pueden agregar cambios gravitacionales y de radiación.De hecho, ambas dimensiones también están bien vinculadas entre sí. Dependiendo de esos dos parámetros, la hidrataci&o...

Estás viendo una versión reducida de este contenido.

Para consultar la información completa debes registrarte gratuitamente.
Tan sólo te llevará unos segundos.
Y si ya estás registrado inicia sesión pulsando aquí.

Si deseamos simplemente describir qué son los entornos extremos, podemos considerarlos principalmente según dos parámetros: temperatura y presión. También se pueden agregar cambios gravitacionales y de radiación.De hecho, ambas dimensiones también están bien vinculadas entre sí. Dependiendo de esos dos parámetros, la hidratación, las presiones parciales del gas, el esfuerzo, el trabajo respiratorio, el metabolismo, la expresión genética y muchos otros "ingredientes" esenciales de la vida humana y el rendimiento pueden variar ampliamente.Los estudios en humanos en ambientes extremos (hipoxia de altitud, microgravedad, condiciones climáticas extremas hiperbáricas y terrestres) en las últimas décadas han ampliado el conocimiento en fisiología, destacando nuevas vías de regulación, rompiendo conceptos anteriores y ofreciendo nuevos modelos de algunos problemas fisiopatológicos en pacientes (Trivella et al., 2017; Burtscher et al., 2018).Hace algunos años, en el lado fisiológico, los dos parámetros que caracterizan los ambientes extremos se identificaron para provocar la producción de dos elementos particulares: factores inducibles por hipoxia y proteínas de choque térmico. Sorprendentemente, estos dos elementos pueden ser activados por entornos hipobáricos / hipóxicos o hiperbáricos / hiperóxicos. La razón es que, en biología, lo que más se percibe es la fluctuación más que los valores absolutos.Los dos son ubicuos y esenciales para la vida celular. El primero es un factor que desencadena alrededor de 200 genes responsables de la homeostasis vascular, celular y metabólica, así como la apoptosis. De hecho, sus acciones beneficiosas en la lucha contra las células cancerosas se han recomendado recientemente (De Bels et al., 2011; Khalife et al., 2018). El segundo es una familia de proteínas que actúan como chaperonas para otras proteínas y restablecen las estructuras proteicas dañadas (Kopecek et al., 2001; Gjovaag y Dahl, 2006; Hageman et al., 2011).Algunos aspectos psicológicos han sido explorados de forma independiente o en ocasiones combinados con la fisiología. Sin embargo, poco se sabe acerca de la cognición y la plasticidad neuronal en ambientes extremos, aunque la adaptación a los extremos es un asunto integrador que el cuerpo y el cerebro tienen que resolver conjuntamente. ¿Cómo interactúan entre sí las señales del cuerpo periférico, la regulación homeotérmica, el gasto de energía y las funciones psicológicas y cognitivas? Los nuevos puntos de vista sobre cómo los factores externos extremos pueden cambiar las funciones emocionales y cognitivas de la autopercepción y la percepción del entorno que lo rodea, y el impacto que esto tiene en los procesos de toma de decisiones, son temas de interés.Durante mucho tiempo se ha establecido que una ley general se aplica a los humanos en ambientes extremos: la Ley Yerkes-Dodson (Calabrese, 2008). La relación entre la excitación y el rendimiento es conocida y discutida (Balestra et al., 2018), pero rara vez sabemos hasta qué punto existe el efecto positivo sobre el rendimiento / afrontamiento en ambientes extremos (Mair et al., 2011; Rietschel et al. , 2011).No hace mucho, se ha demostrado que los entornos también pueden interactuar con el genoma. De hecho, la epigenética parece ser un punto importante en ambientes extremos, especialmente cuando están involucrados cambios parciales de la presión de oxígeno (Lautridou et al., 2017b; Kiboub et al., 2018b), pero sigue siendo poco investigado.El tema de investigación propuesto ha abordado la mayoría de las reflexiones psicológicas y fisiológicas que se necesitan en entornos extremos, lo que se abre para futuras investigaciones y avances.Los nuevos desafíos también son importantes para cambiar los entornos de gravedad. Aunque los parámetros fisiológicos y psicológicos han sido ampliamente investigados, las funciones cognitivas durante las misiones a largo plazo en el espacio aún no se han evaluado. Por ejemplo, la cognición espacial, incluida la autopercepción, la orientación y la navegación requeridas durante el control del brazo robótico 3D, el acoplamiento de la cita y las actividades extra-vehiculares se ven afectadas por la pérdida de sensores relacionados con la gravedad. Koppelmans et al. (2013) en consecuencia, el siguiente paso desafiante es comprender cómo la toma de decisiones, la cognición espacial, los aspectos emocionales, así como la integración sensorial cortical que apoya la percepción y la orientación auto-corporales son influenciadas por y durante misiones extremadamente cortas o prolongadas. Las formas en que los humanos se han adaptado ancestralmente y cómo nos adaptaremos a los cambios climáticos y ambientales fuertes y rápidos en la Tierra requieren un enfoque integrador en las fronteras entre la cognición, la psicología y la fisiología. Las revisiones, informes y los datos más recientes respaldarán la preparación para la exploración del sistema solar humano, en primer lugar a Marte. Comprender cómo los humanos afrontan los desafíos ambientales o fisiológicos / psicológicos extremos nos ha ayudado a dejar nuestros paradigmas cómodos basados en “estados estables” estables (Balestra, 2012). Los sistemas de medición de hoy nos permiten analizar nuestras reacciones a los estresores intermitentes y seguir las oscilaciones de nuestros mecanismos de afrontamiento. Este nuevo enfoque nos ha llevado a entendimientos inesperados (Lautridou et al., 2017a) ya que la mayoría de los resultados expresados en este tema de investigación son inesperados.


Para acceder al texto completo consulte las características de suscripción de la fuente original:https://www.frontiersin.org

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar

Recomendamos

Suicidio Prevención

¡Novedad en libros! La visión actual del suicidio, científicamente fundamentada, es que, aunque ...

VER MÁS
VER TODO
vortioxetina antidepresivos
Publicidad

Próximos cursos

CFC

Evaluación y psicoterapia del duelo complicado

Inicio: 23/10/2024 |Precio: 150€

Ver curso