Actualidad y Artículos | Psiquiatría general   Seguir 91

Me Gusta   0 0 Comentar  0 0

Dos de cada cinco profesionales sanitarios sufren burnout



0%
Noticia | 17/03/2023

El burnout es el resultado del estrés crónico en el lugar de trabajo que no se ha manejado con éxito.


Se caracteriza por agotamiento, aumento de la distancia mental con respecto al trabajo y sensación de ineficacia y falta de realización.


El síndrome de burnout entre los profesionales sanitarios representa un problema significativo. Entre el 30 y el 40 % de las enfermeras lo padecen; el 38,2 % de los médicos presentaron uno o más síntomas de agotamiento en 2020; y su prevalencia se sitúa por encima del 40 % en los profesionales de atención primaria españoles, según la mayoría de estudios,,, por lo que, dos de cada cinco profesionales sanitarios sufriría algún síntoma del síndrome de burnout, realidad que se ha puesto de manifiesto en la Jornada de Trastornos Afectivos, organizada por Lundbeck el pasado jueves en Barcelona.


Precisamente, los profesionales de atención primaria, urgencias y medicina interna presentan algunas de las tasas más altas de este síndrome de desgaste profesional, ya que “en las especialidades con mayor demanda, y en las que existe mayor complejidad y gravedad de los pacientes, se da más grado de burnout”, aclara la doctora Rosa Gutiérrez Labrador, Jefe de Sección de Psiquiatría en el Hospital Universitario Infanta Sofía (Madrid) y especialista en medicina del trabajo y en prevención de riesgos psicosociales.


Además, ser mujer, joven, tener un trabajo de nivel inferior, menos años de experiencia, menor nivel educativo y/o trabajar en turnos rotativos se asocian con mayores síntomas de burnout entre los profesionales sanitarios.


Reconocido por la OMS en 2019, el burnout o síndrome de desgaste profesional es el “resultado del estrés crónico en el lugar de trabajo que no se ha manejado con éxito”, según la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11). Se caracteriza por sentimientos de falta de energía o agotamiento; aumento de la distancia mental con respecto al trabajo, o sentimientos negativos o cínicos con respecto al trabajo; y una sensación de ineficacia y falta de realización. El burnout se refiere específicamente a fenómenos en el contexto ocupacional y no debe aplicarse para describir experiencias en otras áreas de la vida.


El burnout es, además, un factor de riesgo para el desarrollo de patologías psiquiátricas como depresión, trastornos de ansiedad, uso de sustancias y trastorno de estrés postraumático, entre otros. 


“La fase de mayor gravedad del burnout es casi indistinguible, sintomáticamente, del trastorno depresivo porque comparten sintomatología afectiva, cognitiva y somática”, explica la Jefe de Sección de Psiquiatría en el Hospital Universitario Infanta Sofía, quien destaca que, “según la bibliografía, del 38% de los profesionales que podrían sufrir burnout, el 7% recibe también un diagnóstico de depresión y, de ese 7%, tan solo un 10% busca ayuda profesional para el tratamiento de ese trastorno depresivo”.


Consecuencias del burnout


El burnout conlleva consecuencias negativas tanto para la salud y bienestar de los profesionales sanitarios como para la calidad de la atención que se presta a los pacientes. Entre las primeras, repercusiones personales como manifestaciones psicosomáticas -fatiga crónica, cefalea, trastornos del sueño y gastrointestinales, problemas cardiovasculares-; conductuales -aumento de conductas violentas y de comportamientos de riesgo relacionados con el control de impulsos, conducta suicida-; emocionales -distanciamiento afectivo, impaciencia, irritabilidad, desconfianza y actitudes defensivas- y cognitivas -dificultad para concentrarse con diminución de memoria, peor razonamiento abstracto, déficit en la elaboración de juicios-,, que disminuyen el rendimiento y dan lugar a un aumento de errores médicos.


“Se han descrito hasta 12 patologías que son más frecuentes entre en los profesionales sanitarios con burnout, entre ellas, enfermedades cardiovasculares, asmáticas y musculoesqueléticas, e, incluso, se habla de un aumento de la mortalidad en menores de 40 años”, puntualiza la Dra. Gutiérrrez Labrador.


Además, el burnout produce también repercusiones laborales10,11, tales como insatisfacción y deterioro del ambiente laboral, disminución de la calidad del trabajo, absentismo laboral, reconversión profesional y abandono de la profesión. Por tanto, además del coste humano, el burnout se asocia también con un elevado coste económico.


Factores que influyen en el burnout de los profesionales sanitarios


Para la Dra. Gutiérrez Labrador, “hay dos factores fundamentales que influyen en el síndrome de burnout de los profesionales sanitarios, por un lado, la organización y la carga de trabajo y, por otro, la dificultad para conciliar la vida personal y la laboral”.


En palabras de la doctora Verónica Olmo Dorado, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria en el Centro de Salud Torreblanca (Sevilla) y coordinadora del Grupo de Trabajo de Salud Mental de SEMERGEN, “el síndrome de burnout tiene un origen multifactorial, en el que intervienen el estrés crónico, las dificultades en la relación médico-paciente, el sufrimiento del paciente, las carencias de formación psicológica, la falta de apoyo social y el tiempo de consulta, así como las altas exigencias institucionales y las demandas del paciente, sin olvidar algunos rasgos de personalidad, como baja estabilidad emocional, ansiedad, perfeccionismo, idealismo y excesiva implicación en el trabajo, que se asocian de manera significativa con puntuaciones elevadas de burnout”.


En este sentido, la Dra. Gutiérrez Labrador señala que “las altas tasas de burnout entre los profesionales sanitarios sugieren que es el sistema de trabajo, más que la personalidad, el principal factor causal de este síndrome de desgaste profesional”.


Prevención y abordaje 


La prevención del burnout se debe plantear desde dos esferas, que tienen que ver con “la introducción de cambios organizativos y con el aumento de la resiliencia de los profesionales”, en opinión de la Dra. Gutiérrez Labrador


Para la Dra. Olmo Dorado, “la prevención del síndrome de burnout en el médico de familia precisa de medidas a nivel institucional que disminuyan los principales factores que generan estrés; conseguir una distancia adecuada entre las demandas institucionales y las de los pacientes; ajustar el grado de implicación emocional a la tarea que se esté llevando a cabo; y disminuir la autoexigencia, hiperresponsabilidad, competitividad y expectativas”.


Además, abordar los factores psicológicos y sociales, con formación en técnicas de afrontamiento, manejo de las emociones y mejora del autocuidado, puede mejorar la resiliencia del médico y disminuir la ansiedad y los efectos del estrés crónico laboral. “Mejorar la gestión de la organización de los centros, adecuando el tiempo por paciente de las consultas, disminuyendo la carga de trabajo y permitiendo mayor capacidad de autogestión, el reconocimiento de los esfuerzos y buenos resultados y la mejora de los salarios son otros aspectos que se deben considerar”, matiza la Dra. Olmo.


“El abordaje de este síndrome ocupacional busca la recuperación del profesional, aumentado su autoestima y seguridad y planteándole la posibilidad de un afrontamiento de los problemas más claro, realista y eficiente. Se han planteado terapias cognitivo-conductuales, técnicas de relajación, mindfulness, distintas alternativas para mejorar la resiliencia y compensar esas dificultades de agotamiento, de afrontamiento evitativo, de valoración del propio trabajo clínico”, explica la Dra. Gutiérrez Labrador.


Burnout, una realidad más allá de los sanitarios


El síndrome de burnout es también una realidad en otros sectores profesionales, “con una prevalencia de alrededor del 7-8 % entre la población general trabajadora”, afirma la Dra. Gutiérrez Labrador.


Como explica la coordinadora del Grupo de Salud Mental de SEMERGEN, “las profesiones en las que se observa un mayor grado de burnout son las de la enseñanza, psicología, servicios sociales y profesionales de la salud”.


La sintomatología es común a todos los trabajadores afectados por el síndrome de burnout. “Estos síntomas van desde las cefaleas, irritabilidad, crisis psicológicas, falta de motivación, insatisfacción, fatiga física, baja autoestima, hasta depresión, trastornos del sueño, actitudes negativas con respecto a sus compañeros de trabajo, compromiso nulo y deseos de abandonar el trabajo que desemboca en absentismo”, detalla la Dra. Verónica Olmo.


Para la psiquiatra Gutiérrez Labrador, “lo que vemos en consulta son cuadros depresivos, trastornos de ansiedad, trastornos por somatización, abuso de sustancias, que el paciente relaciona con la situación de estrés laboral que está viviendo”, por lo que considera que “el estilo de liderazgo tiene que cambiar en las empresas hacia un modelo en el que el bienestar de los trabajadores sea importante, algo fundamental para prevenir el burnout”.


Palabras clave: burnout, sanitarios
Url corta de esta página: http://psiqu.com/2-70054

Comentarios de los usuarios


Estimadas compañeras y vecina, este como tantos otros, es un comportamiento desajustado motivado por factores sociales?, en este caso laborales o profesionales, siendo esta la única óptica o mirada monocolor de abordaje de este problema tan frecuente y que tanto nos ocupa y preocupa. Estresores sociales de los que por educación formal o académica deberíamos de estar mas preparados o ser mas tolerantes para afrontarlos que otros colectivos profesionales. Pero la realidad es muy tozuda y los hechos nos dicen que estamos mas expuestos a pesar de ser uno de los colectivos mas educados para ello. Hablamos con frecuencia de los factores biológicos en la base de muchos comportamientos crónicos desajustados, pero en este caso desde la Ciencia especializada psiquiátrica, se decide interpretarlo exclusivamente desde lo social, como suele ser habitual, perdiéndose una gran parte de la realidad y que no nos ayudará para entenderlo en su globalidad. A pesar de que se conocen todo el perfil de rasgos de personalidad que nos convierte en mas vulnerables para estas respuestas desajustadas, siempre nos olvidamos del temperamento con el que nacemos y que ante estresores crónicos nos hace mas vulnerables. Debemos entender nuestra propia naturaleza estresada, desde ahí los cambios son mas fáciles y menos perjudiciales, ya que cambiar el entorno social de nuestra sistema social moderno es prácticamente imposible, por la ley de lo + lucrativo. Saludos alegres del neandertal hiperactivo de Sevilla

Jose Luis Frias Pulido
Médico - España
Fecha: 19/03/2023



No hay ningun comentario, se el primero en comentar

Recomendamos

GOLDBERG, STAHL. PSICOFARMACOLOGÍA PRÁCTICA

Goldberg y Stephen M. Stahl. Prologo de Alan F. Schatzberg. Durante las últimas cuatro décadas, l...

VER MÁS
VER TODO
página antidepresivos
Publicidad

Próximos cursos


Nutrición, Microflora y Salud Mental

Precio: 200€

Ver curso