Temperamento, carácter, impulsividad: una aproximación al modelo psicobiológico de personalidad de Cloninger

Artículo | Tratamientos | 2001-02-19

  • Autor(es): M. Mateos Agut, J. M. Ruiz Molina y Jesús de la Gándara.
RESUMEN

Introducción

En los últimos años Robert C. Cloninger y sus colaboradores han desarrollado un modelo psicobiológico de la personalidad, que esta teniendo una gran relevancia en la comunidad científica, a juzgar por la importante producción científica que ha suscitado en muy distintas áreas clínicas o de investigación básica y social.
Éste modelo ha mostrado una gran aplicabilidad clínica por su carácter comprensivo, pues intenta integrar el substrato biológico de la personalidad, heredado en una parte importante, con los elementos sobreañadidos durante el desarrollo y por la experiencia socio-cultural, acercando paradigmas aparentemente antagónicos, como son los biológicos, los conductuales o los psicodinámicos. Pero también intenta superar la dicotomía existente entre las descripciones dimensionales y categoriales de la personalidad, desarrollando lo que él denominó una teoría biosocial unificada de la personalidad.
Es un modelo con fines clínicos, que busca distinguir la personalidad normal de la patológica, pero también sirve para describir la personalidad normal.
Partiendo de los trabajos de Eysenk, Cloninger elige inicialmente un modelo dimensional, para dar respuesta a los problemas que plantea el diagnóstico y su aplicabilidad a la clínica de los trastornos de la personalidad, aunque incluirá factores como el significado de la experiencia subjetiva o la historia vital del individuo; aspectos que tampoco son contemplados por las clasificaciones psiquiátricas actuales.

Foto Introducción

Esta decisión supone una posición crítica frente a aquella que defiende la discontinuidad de algunos de los diagnósticos psiquiátricos, ya que sus categorías no pueden dar cuenta de muchos de los hechos observados en la clínica diaria. Se trata de un problema que, por otra parte, está planteado desde que se realizaron las primeras clasificaciones psiquiátricas modernas, ya que encuentran verdaderas dificultades para mantener una clara distinción entre los trastornos afectivos y la esquizofrenia, o entre los diagnósticos del llamado espectro TOC, o los que se plantean entre las adicciones y los trastornos de control de los impulsos, etc., y que muchos autores han intentado abordar con diferentes resultados.
Lo cierto es que ninguno de los modelos al uso ha podido resolver estas contradicciones, y como resalta C. Bayón en un reciente artículo (1), la práctica clínica, ya sea en la intervención farmacológica como en la psico-social o conductual, tiene un carácter inespecífico que parece regirse más por una comprensión dimensional, que por la categorial enunciada, ya que los fármacos son utilizados para tratar síntomas que son comunes a varias categorías diagnósticas, y las técnicas psicoterapéuticas se aplican de igual manera.
Esta dificultad es aún más acusada en lo relativo a los trastornos de personalidad, sobre todo, debido a la falta de acuerdo en cuanto a cuáles deben ser los descriptores de ésta. Las distintas clasificaciones no consiguen definir unos límites precisos del campo, al tiempo que los diagnósticos sobre un mismo sujeto se multiplican, como consecuencia de que utilizamos distintos paradigmas para definir los distintos grupos de trastornos, produciéndose la sensación de que al mirar un único fenómeno con distintos instrumentos, se superponen distintas formas de percibir el mismo hecho.
Abundando en ello, es frecuente que intuyamos una relación entre algunos trastornos psiquiátricos y determinados rasgos de personalidad, pero cuando la sometemos a estudio riguroso, esta relación carecen de especificidad, añadiéndose más interrogantes a nuestro quehacer.
Lo que subyace en la propuesta de Cloninger, es la creencia de que es necesaria una nueva forma de clasificar, que permita abarcar la descripción de todos los pacientes que se ven en la clínica, y el opta por definir un número limitado de dimensiones capaces de dar cuenta de los fenómenos observados, y en las que los sujetos se situarían en un punto determinado de cada dimensión. Y propone que un grupo de factores con un gran peso genético en su origen y relacionados con módulos o sistemas identificables en el cerebro, interactúan con múltiples factores sociales y ambientales durante el desarrollo para influir en la conducta final. De esta manera la patogenia de los trastornos psiquiátricos sería sumamente compleja y dependería de la interacción continua y recíproca de factores de riesgo ambientales con los factores genéticos (1). La confusión actual tendría su origen en que como los trastornos psiquiátricos solo se diferencian cuantitativamente en la configuración de los antecedentes causales, no se puede esperar una asociación consistente entre la configuración genética o la expresión neurobiológica y los trastornos psiquiátricos.
Como apuntamos antes, para desarrollar su modelo, Cloninger intuye que puede existir una convergencia de distintas líneas de investigación, que permitirían integrar métodos categóricos y dimensionales de diagnosticar los trastornos de la personalidad, y se basa en la observación de determinados hechos (5):
Él observa el avance habido en varias líneas de investigación, y piensa que permitiría integrar los métodos categóricos y los dimensionales. Por un lado se han desarrollado criterios explícitos para definir las categorías tradicionales de los trastornos de personalidad, dando lugar a entrevistas estructuradas. Por otro, se han desarrollado escalas para calcular las dimensiones cuantitativas de la personalidad, por medio del análisis factorial. Este procedimiento se realiza aplicando baterías de pruebas objetivas a distintas poblaciones, comparando después las respuestas y utilizando el análisis factorial para determinar los factores comunes que distinguen a los grupos entre sí (2). De esta manera y basándose en la existencia de unas pautas generales del comportamiento que se repiten en los individuos, podemos saber como se sitúa cada persona a lo largo de las dimensiones ya definidas, y por tanto predecir de alguna manera su conducta o los resultados de un tratamiento.
No obstante, aunque esta línea de investigación psicométrica ha obtenido notables resultados, en cuanto a su estabilidad y capacidad predictiva, aún no ha sido posible establecer un consenso en cuanto al número y contenido de las dimensiones necesarias para describir los trastornos de la personalidad o la personalidad normal, que permita su aplicabilidad a la clínica (9).
Y así vemos que las dimensiones Neuroticismo y Extraversión descritas por Eysenck son recogidas con estos u otros nombres en todas las descripciones existentes. Sin embargo, la dimensión denominada psicoticismo por Eynsenk, reserva por Tellegen o disposición hacia la experiencia (curiosidad intelectual) por Costa y McCrae, no ha tenido tanta suerte.
De todas maneras, el modelo de 5 factores de Costa y MacCrae, ha recibido un importante consenso en estos últimos años por parte de los investigadores. Esta propuesta incluye otros 2 factores, además de los antes enunciados, que se denominan Fiabilidad (regularidad) y Amabilidad (benignidad).
Aceptando este principio Eysenckiano de que la personalidad puede ser descrita por un número reducido de dimensiones, Cloninger (5) plantea algunas objeciones a estos modelos:

1. El contenido de los factores es heterogéneo:
Los elementos que componen las dimensiones de un determinado modelo, pueden estar repartidas entre las dimensiones de otro modelo, o estar descritas solo parcialmente.
2. El contenido de los factores es clínicamente heterogéneo:
Como ilustra la dimensión neuroticismo, en la que los rasgos inherentes a la personalidad están contaminados por elementos procedentes de un grupo de síntomas, como son la angustia, la hostilidad o la depresión.
3. El contenido de los factores es etiológicamente heterogéneo:
Cuando se aplican drogas que actúan a nivel del GABA, bajan las puntuaciones en la escala Neuroticismo, pero también en Introversión, lo que apunta hacia que ambas dimensiones no son etiológicamente independientes, sino que comparten determinantes biológicos.
4. Su escasa utilidad clínica
Pues no son capaces de captar algunos aspectos de la personalidad que son importantes para describir los trastornos de la personalidad, como son la autonomía individual, los valores morales, y otros aspectos relacionados con la madurez y la auto-directividad.

Entonces plantea que “la estructura fenotípica de la personalidad difiere de la estructura biogenética subyacente, porque la variación conductual observada es el resultado de la interacción de influencias genéticas y medioambientales”. Así, “aunque extroversión y psicoticismo están compuestos por elementos genéticamente independientes, comparten factores medioambientales comunes”. Este hecho explicaría la confusión existente, que permite la proliferación de modelos alternativos.
A partir de estas conclusiones, Cloninger comenzó a desarrollar un modelo psicobiológico de la personalidad que se ajustara a esta hipótesis causal. De manera que rescata dos antiguos conceptos: los de carácter y temperamento, aunque cronológicamente lo realiza en dos momentos distintos.
Primero, en la segunda parte de la década de los ochenta, describió tres dimensiones de personalidad que constituirían el Temperamento, que se postularon genéticamente independientes entre sí y que denominó:
(1) búsqueda de novedades,
(2) evitación del daño y
(3) dependencia de la recompensa.

Para elaborarlas realizó una síntesis de estudios:
· de gemelos y de familias,
· de desarrollo longitudinal,
· neurofarmacológicos
· neuroconductuales,
· de aprendizaje en humanos y otros animales,
· psicométricos de personalidad en individuos y en pares de gemelos.
Lo que le permitió elaborar un cuestionario autoaplicado 100 ítems que se llamó Cuestionario Tridimensional de la Personalidad (TPQ) (4), para medir las dimensiones citadas y tras su aplicación a distintas poblaciones someterlo al análisis factorial.
Este cuestionario tuvo inicialmente una notable aceptación, dando lugar a numerosos estudios, sin embargo este modelo resultó insuficiente para medir la variabililidad entre los individuos, pues:
1. Por un lado sus dimensiones no explicaban bien algunas observaciones obtenidas con otros modelos, como los aspectos relacionados con la popularidad social, la cooperación social y la compasión, la autoaceptación y la autoestima o la abstracción.
2. Por otra parte, aunque estas tres dimensiones distinguían entre los subtipos de trastornos de personalidad, no eran capaces de diferenciar a los individuos que presentaban un trastorno de personalidad o que tenían un pobre ajuste social de los individuos bien adaptados con perfiles de personalidad extremos. Además, no era capaz de abarcar todo el campo de la personalidad y sus trastornos: algunos factores medidos en otros modelos dimensionales no podían ser explicados por el TPQ y tampoco tenía sensibilidad para detectar los trastornos paranoico y esquizotípico del DSM.
Para subsanar estas dificultades, y basándose en una síntesis de información sobre el desarrollo social y cognoscitivo y descripciones del desarrollo de personalidad en la y psicología humanística y transpersonal, posteriormente en 1993, añadió otras cuatro dimensiones (5):
(1) persistencia (que completaría el espectro temperamental),
y tres dimensiones que describen los aspectos caracteriales:
(2) auto-directividad,
(3) cooperatividad,
(4) y auto-transcendencia.
El cuestionario que permite medir las 7 dimensiones resultantes se compone de 240 ítems, y recibió el nombre de Cuestionario del Temperamento y el Carácter (TCI)

En resumen:

Foto parrafo

Fundamentos del modelo del temperamento y el carácter

Para desarrollar su modelo, Cloninger (5) toma prestado el concepto de personalidad desarrollado por Allport, que la define como: "la organización dinámica de aquellos sistemas psico-físicos que determinan la adaptación individual al ambiente". Y como Thorpe define el aprendizaje como “la organización de la conducta como resultado de la experiencia individual”.
A partir de ello, afirma que lo que diferencia la personalidad de los individuos son los distintos sistemas adaptativos que participan en la recepción, el procesamiento, y el almacenamiento de la información que reciben a partir de la experiencia.
Esta adaptación, por tanto, se realiza gracias a la información que podamos recuperar de las experiencias precedentes, pero esta información se encuentra almacenada en dos niveles distintos, o dos tipos de sistemas de memoria que tienen funciones distintas:
1. Un sistema de memoria denominado memoria explícita o episódica: que implica el recuerdo de las experiencias personales identificables con uno mismo (por ejemplo: ayer compré el periódico), y que por tanto, está relacionado con las experiencias conscientes sobre los hechos y eventos, y se representa en forma de palabras, imágenes, o símbolos que tienen significados explícitos, y relaciones funcionales entre sí. Podemos recuperar esta información conscientemente, expresarla verbalmente, y actuar intencionalmente a partir de ella.
2. Un sistema de memoria que se ha denominado memoria implícita o semántica: relacionada con la ejecución de operaciones rutinarias, como puede ser montar en bicicleta o escribir a máquina. Estas operaciones, pueden ser realizadas muy eficazmente, con muy poca intervención de la consciencia en la ejecución o en los episodios de aprendizaje sobre los cuales se basó dicha habilidad. Almacena los recuerdos inconscientes e implícitos, y contiene la memoria procesual, incluyendo los procesos perceptuales presemánticos que se representan en códigos visuospaciales concretos, en estructuras en formación y en valencias afectivas. Estos procesos perceptuales pueden operar independiente de los procesos abstractos conceptuales, intencionales, o declaratorios.
Por tanto:
1. LOS RECUERDOS CONSCIENTES SE BASAN EN LOS CONCEPTOS
2. LOS RECUERDOS INCONSCIENTES SON LA UTILIZACIÓN DE PERCEPCIONES.
Estos sistemas de memoria parecen tener su substrato biológico en dos sistemas neurológicos bien diferenciados:
La información conceptual se procesa y se guardaría en un sistema cortico-limbo-diencefálico, que incluye:
· las áreas sensoriales del cortex,
· la corteza entorhinal,
· la amígdala,
· el hipocampo,
· los núcleos medios del tálamo,
· el cortex vetromedial prefrontal,
· y el cerebro basál anterior.
Mientras que la memoria perceptual, que se rige por hábitos inconscientes, se guarda en un sistema cortico-estriatal, que incluye:
· las áreas sensoriales corticales,
· el núcleo caudado
· y el putamen.
De manera que lo que parece diferenciar ambos sistemas es fundamentalmente la actuación del hipocampo, pues para la consolidación de los recuerdos explícitos que pueden recuperarse intencionalmente, se requiere la asociación del procesamiento del hipocámpico y del almacenamiento a largo plazo en el cortex.
Sin embargo la retención de los recuerdos implícitos, que se recuperan involuntariamente sin traer a la conciencia los eventos de las experiencias originales, no requiere el referido procesamiento. Este aprendizaje asociativo, es un condicionamiento operante de hábitos y respuestas afectivas, que requiere experiencias perceptivas directas de los eventos, pero no incluye llamadas conscientes o el reconocimiento de las contingencias que modifican la conducta.
En contraste, el aprendizaje conceptual es consciente y abstractamente simbólico, como lo es el aprendizaje verbal, en el que la comunicación simbólica puede alterar las expectativas sobre el ambiente y la conducta.
Desde esta perspectiva, y tras el análisis factorial, Cloninger describe:
· CUATRO DIMENSIONES DE LA PERSONALIDAD QUE INCLUYEN AUTOMATISMO: las respuestas preconceptuales a los estímulos percibidos, que reflejan inclinaciones probablemente heredables en los procesos de información del sistema de memoria de perceptual. Estas dimensiones constituirían los factores del TEMPERAMENTO.
· Y TRES FACTORES QUE PARECEN ESTAR BASADOS EN LOS CONCEPTOS que constituirían las dimensiones del CARÁCTER.
Estos dos componentes de la personalidad están organizados jerárquicamente, y como ya se ha dicho, implican diferentes sistemas de aprendizaje y memoria, aunque se hallan altamente interrelacionados tanto dimámicamente, como a través de la evolución de los aprendizajes basados en conceptos o intuiciones hacia aprendizajes de inclinaciones preconceptuales involucradas en temperamento..

Foto Fundamentos del modelo del temperamento y el carácter
Foto parrafo
Foto Temperamento

Temperamento

Es la predisposición con la que nacemos y está regulado principalmente por factores constitucionales.
Se refiere a los aspectos de la personalidad que:
1. Están ligados a sistemas neurobiológicos definidos, heredables moderadamente (40-65 % de la varianza de personalidad) de forma independiente (8).
2. Se manifiestan precozmente en la vida, pudiéndose observar ya en la infancia temprana.
3. Se mantienen estables a lo largo de la vida y no están influidos por el ambiente social, prediciendo moderadamente la conducta de la adolescencia y del adulto (10).
4. Implica las respuestas automáticas a estímulos emocionales, por lo que incluye aprendizajes preconceptuales o inclinaciones inconscientes, determinando:
· hábitos,
· emociones,
· reacciones automáticas a la experiencia
5. Están basados en los principios de condicionamiento de la conducta.
6. Están regulados principalmente por el sistema límbico.
Cloninger (5) propone que la estructura del temperamento es un sistema complejo, organizado jerárquicamente, y que puede descomponerse en subsistemas estables.
Filogenéticamente primero apareció:
1. un sistema de inhibición conductual (Evitación del Daño) en todos los animales,
2. luego se agregó un sistema de activación (búsqueda de novedades) en animales más avanzados,
3. y más tarde se agregaron subsistemas para el mantenimiento conductual (Dependencia de la Recompensa y Persistencia) en los reptiles y los mamíferos.

Dimensiones del temperamento

1. BÚSQUEDA DE NOVEDADES:
Se trata de una inclinación heredable hacia una intensa excitación como respuesta estímulos que indican potenciales recompensas o alivio del dolor. Como consecuencia, aparecen conductas exploratorias cuya finalidad es alcanzar posibles premios y evitar la monotonía o los posibles castigos. Los dos polos de la dimensión se expresarían de la siguiente manera:

Foto Dimensiones del temperamento

- Esta en relación con los sistemas de activación, (es una función conductual de la actividad dopaminérgica mesolímbica)
- Posiblemente regulada por la dopamina.

Foto parrafo
Foto parrafo

2. EVITACIÓN DEL DAÑO:
Implica una inclinación heredable a responder intensamente a las señales de estímulos aversivos, aprendiendo así a inhibir la respuesta con la finalidad de evitar el castigo, la novedad frustración por la falta de recompensa.

Foto parrafo

- Al igual que la dimensión neuroticismo de Eynsenck, esta en relación con los sistemas de inhibición, (sistema septohipocámpico, y proyecciones serotoninérgicas de los núcleos del Rafe).
- Esta regulado por la serotonina.
- Las benzodiazepinas pueden reducir las conductas evitativas mediante la inhibición, a través del GABA, de las proyecciones serotoninérgicas de los núcleos del Rafe.

Foto parrafo

3. DEPENDENCIA DE LA RECOMPENSA:
Es una inclinación heredable a responder intensamente a los signos de recompensa y a mantener o resistir la extinción de la conducta que ha sido previamente asociada con premios o con la evitación de castigos, y se manifiesta:

Foto parrafo

- Esta en relación con los sistemas de mantenimiento de la conducta.
- Aunque los fundamentos biológicos son menos claros, algunos datos parecen indicar que estaría regulada por la noradrenalina.

Foto parrafo

4. PERSISTENCIA
Originalmente, en el desarrollo del TPQ (precursor del TCI), se pensó que era una subescala de la dimensión Dependencia de la Recompensa, y medía la perseverancia en la conducta a pesar de la frustración y fatiga; pero no correlacionaba con los otros componentes escala (sentimentalismo, dependencia social, y dependencia de la aprobación), por lo que en el desarrollo del TCI, emergió como una dimensión independiente. (7, 10)

Foto parrafo

Como se ha indicado anteriormente, estas dimensiones están reguladas por un conjunto de redes neuroquímicas específicas que modulan la activación, el mantenimiento y la inhibición de las respuestas ante la experiencia. Cada uno de estos complejos sistemas abarca numerosas áreas cerebrales y substratos bioquímicos, aunque algunos neurotransmisores parecen desempeñar un papel específico en cada uno de los sistemas (dopamina para sistema de activación, serotonina en la inhibición y noradrenalina para mantenimiento) (3, 6).

Un estudio (8) realizado sobre una población de gemelos permitió concluir que estos cuatro factores del temperamento:
· tienen una heredabilidad de entre 50% y 65% y
· son genéticamente homogéneos e independientes unos de otros.
· aunque existe entre ellos una conexión funcional
Así, las diferencias individuales en dichos sistemas y sus diferentes conexiones funcionales constituyen la base de las diferencias en las respuestas y disposiciones conductuales entre unos individuos y otros.

Carácter

El carácter proporciona una descripción del psiquismo del sujeto como una estructura de auto-conceptos y relaciones objetales que están modulados por el conocimiento de uno mismo y por el simbolismo (5).
El carácter hace referencia a los autoconceptos que influyen en nuestras intenciones y actitudes, es lo que hacemos con nosotros mismos de manera intencional y básicamente se produce por la socialización
Se desarrolla por medio del aprendizaje introspectivo o por la reorganización de los auto-conceptos.
La introspección es la aprehensión de relaciones, e incluye la organización conceptual de la percepción. En consecuencia, el aprendizaje introspectivo supone el desarrollo de una nueva respuesta adaptativa como resultado de una reorganización conceptual súbita de la experiencia.
En los seres humanos, el aprendizaje introspectivo incluye:
1. el aprendizaje verbal,
2. la adquisición de repertorios de aprendizaje o de cómo aprender,
3. y la conceptualización abstracta que influye en las metas, en las conductas y en las esperanzas.
De manera que algunas percepciones se trasforman en símbolos abstractos (conceptos), y por consiguiente, las características de la relación estímulo-respuesta depende de la importancia conceptual dada a los estímulos percibidos.
El carácter, entonces, puede describirse como la inclinación a responder a los estímulos en función de los diferentes conceptos que los sujetos tienen sobre lo que “yo soy”, sobre “qué somos nosotros”, y sobre “por qué estamos aquí”.
La capacidad para iniciar, mantener o detener las conductas como respuestas automáticas inconscientes esta inicialmente determinada por los factores del temperamento, pero éstos pueden modificarse y condicionarse como resultado de los cambios en la valoración que hacemos de los estímulos. Esta valoración esta determinada por el concepto que tenemos de nuestra identidad.
Desde esta perspectiva, el desarrollo de la personalidad es un proceso epigenético reiterativo en el que los factores heredables del temperamento motivan aprendizajes introspectivos de auto-conceptos que a su vez modifican la valoración que hacemos de los estímulos percibidos a los que respondemos inicialmente. De esta manera, se influencian el temperamento y el carácter en su desarrollo y motivan la conducta final.

· Las dimensiones del carácter se heredan en una medida muy escasa,
· están moderadamente influidas por el ambiente sociocultural, y en particular por el ambiente familiar.
· Están reguladas por el hipocampo y el neocortex.
· Sus dimensiones se afianzan con el desarrollo y la relación con el entorno.

Estas escalas describen el grado en que una persona se percibe a sí misma como:
· un individuo independiente, es decir seguro de sí mismo (autodirigido),
· como parte integral de la sociedad (cooperativo),
· y como parte integrante del universo entendido como un todo interdependiente (autotrascendente)
· Se denominan:
· auto-dirección,
· cooperación
· transcendencia.
Cloninger, para su elaboración, se basa en el conocimiento actual sobre la neuropsicología del aprendizaje y la memoria, y en las teorías de la psicología humanista de la personalidad.

Dimensiones del carácter

<B>1. AUTO-DIRECTIVIDAD</B>
Mide la habilidad de un individuo para controlar, regular y adaptar su conducta, ajustándose a una situación de acuerdo con unas metas y valores escogidos individualmente.
Abarca aspectos tomados de la psicología humanística como:
· hasta que punto una persona identifica su imagen del Self de una forma integrada, como un individuo completo con una finalidad, en lugar de verse un conjunto desorganizado de reacciones impulsivas,
· la fuerza intencional de los individuos para afirmarse o comprometerse con unas determinadas metas particulares o propósitos,
· la habilidad para elegir entre opciones alternativas,
· la capacidad de cambiar en función de la experiencia y de acuerdo con la propia historia,
· y se refiere también a la responsabilidad individual ante lo que uno hace.
Sus puntuaciones en el TCI se manifiestan de la siguiente manera:

Foto Dimensiones del carácter

La auto-directividad puede formularse como un proceso de desarrollo con varias fases que han quedado descritas en las distintas subescalas de esta dimensión:

Foto parrafo
Foto parrafo
Foto parrafo

La auto-directividad esta relacionada con una autoestima positiva en edades tempranas, y esta a su vez con la presencia de unos padres capaces de mostrar un afecto consistente y de animar al niño a adquirir autonomía.
Los individuos con ajuste pobre y sentimientos de inferioridad o incapacidad son a menudo reactivos y niegan, reprimen, o ignoran sus faltas, deseando siempre ser mejores que los demás. Frente a ellos, los sujetos con buen ajuste pueden reconocer y admitir verdades poco halagüeñas sobre sí mismos. Y así observamos que la autoestima positiva y la capacidad para aceptar las limitaciones individuales correlacionan con la responsabilidad y los recursos.
Una puntuación baja en auto-directividad es la característica común de todas las categorías de los trastornos de la personalidad (11). Sin tener en cuenta otros rasgos de la personalidad u otras circunstancias, el trastorno de personalidad es probable que esté presente si el sujeto puntúa bajo en auto-directividad, y viceversa.

<B>2. COOPERATIVIDAD</B>

Mide las diferencias individuales en la capacidad de aceptar e identificarse con otras personas. Este factor se diseñó para medir los aspectos del carácter relacionados con la amabilidad versus el egoísmo agresivo y la hostilidad.

Foto parrafo

Se basa en los trabajos de Rogers, que describe a las personas cooperativas como aquellas que muestran:
- aceptación incondicional al otro,
- empatía con los sentimientos de otros,
- buena disposición para ayudar a otros a lograr sus metas sin una dominación egoísta.
En resumen, puede formularse la cooperatividad como un proceso de desarrollo compuesto por varios aspectos o fases. Éstas fases quedan reflejadas en las siguientes subescalas:

Foto parrafo
Foto parrafo
Foto parrafo

En consecuencia, los individuos no cooperativos tienden a ver el mundo y a los otros como ajenos y hostiles. En contraste, los individuos cooperativos se sienten componentes sinérgicos de una comunidad favorable y útil, que se organiza sobre los principios de la compasión y el respeto recíproco.
Todas las categorías de los trastornos de personalidad están asociadas a una baja Cooperatividad, relación que es más consistente cuando los individuos tienen puntuaciones altas o sólo ligeramente bajas en Auto-directividad (11).

<B>3. AUTO-TRASCENDENCIA</B>
Se ha considerado que las personas que tienen un concepto trascendente de la vida y meditan tienen una mayor satisfacción en la vida, una comunicación sexual más frecuente, y una mayor efectividad personal, que va desarrollándose a lo largo de la maduración.
Por Auto-transcendencia entendemos la identificación del individuo con un todo, del cual procede, y del que es una parte esencial. Esto incluye un estado de “conciencia de unidad” en el que no existe ningún Yo individual, porque no hay ninguna distinción significativa entre Yo y el otro, y la persona es absolutamente consciente de ser una parte integrada de la evolución del cosmos. Esta perspectiva unitaria puede describirse como una aceptación, identificación, o unión espiritual con la naturaleza y su origen.
Los rasgos del carácter asociados a la espiritualidad o a la trascendencia no han sido anteriormente objeto de la investigación sistemática. Cloninger se apoya en las descripciones de las vidas de los místicos y santos, y en las descripciones de la psicología transpersonal sobre experiencias subjetivas y los cambios la conducta de las personas que logran el estado de “nirvana” como resultado de técnicas de meditación para describir esta dimensión.
La auto-tanscendencia es un proceso en desarrollo que tiene múltiples aspectos, que podemos simplificar en unas pocas fases basándonos experiencias básicas y conductas que se han descrito en un amplio espectro de personas y culturas:

Foto parrafo
Foto parrafo

Cloninger y Cols. (11) encontraron que:
1. Los pacientes psiquiátricos ingresados puntuaban más bajo en auto-trascendencia que un grupo de adultos de la población general
2. A diferencia de las escalas de auto-directividad y cooperatividad que presentaban puntuaciones bajas en todos los individuos con trastorno de personalidad, esta escala no fue capaz de diferenciar a los pacientes con trastorno de la personalidad de aquéllos que no lo tenían
3. Solo correlacionaron significativamente los criterios de trastorno esquizoide con una auto-trascendencia baja, por lo que esta escala se consideró útil para diferenciar a los pacientes esquizoides de los pacientes esquizotípicos, ya que estos últimos tienden a respaldar preguntas sobre la percepción extrasensorial y otros aspectos de la auto-transcendencia.
Para estos autores, los fenómenos medidos por esta dimensión son particularmente importantes para describir el ajuste y la satisfacción de los individuos mayores de 35 años, aunque sus características no estén recogidas en las descripciones de los trastornos de personalidad DSM. No obstante, señalan que es necesario proseguir un estudio sistemático de la Auto-transcendencia en muestras de poblaciones clínicas y generales para determinar su importancia clínica.

Foto parrafo
Foto parrafo
Foto Referencias

Referencias

1. Bayón C; Cloninger, CR: Los siete ratones ciegos y el elefante de la psicopatología. Arch Neurobiol (Madr) 1998; 61 (3): 169-174
2. Catarineu, S; Gili, M: Modelos psicológicos y psicobiológicos de la personalidad. En Trastornos de la personalidad: Evaluación y tratamiento. Perspectiva psicobiológica. Bernardo M y Roca M (Ed.) Ed. Masson. Barcelona 1998
3. Cloninger CR. A unified biosocial theory of personality and its role in the development of anxiety states. Psychiatr Dev. 1986;3:167-226.
4. Cloninger CR, Svrakic DM, Przybeck TR. The Tridimensional Personality Questionnaire: US normative data. Psychol Rep. 1991; 69:1047-1057.
5. Cloninger, CR; Svrakic, DM; Przybeck TR: A Psychobiological Model of Temperament and Character. Arch Gen Psychiatry. 1993;50:975-990
6. Cloninger CR, Gilligan SB. Neurogenetic mechanisms of learning: a phylogenetic perspective. J Psychiatr Res. 1987;21:457-472.
7. Cloninger CR, Sigvardsson S. Bohman M. Childhood personality predicts alcohol abuse in young adults. Alcoholism. 1988;12:494-505.
8. Heath AC, Cloninger CR, Martin NG Testing a model for the genetic structure of personality: a comparison of the personality systems of Cloninger and Eysenck. J Pers Soc Psychol 1994 Apr;66 (4):762-75
9. Tobeña A: De la psicometría a la psicogenética en la identificación de los temperamentos desadaptativos. Ponencia presentada en el Simposio: la Personalidad, del Rasgo al Síndrome. Libro de Actas. II Congreso Nacional de Psiquiatría. Valencia. 1997
10. Sigvardsson S, Bohman M, Cloninger CR. Structure and stability of childhood personality: prediction of later social adjustment. J Child Psychol Psychiatry. 1987;28:929-946.
11. Svrakic DM, Whitehead C, Przybeck TR, Cloninger CR. Differential diagnosis of personality disorders by the seven-factor model of temperament and character. Arch Gen Psychiatry. 1993; 50:991 -999.

ANEXO

ÍTEMS DE LAS DIFERENTES SUBESCALAS DEL TCI

  1. ESCALAS DEL TEMPERAMENTO

Subescalas

Ítems del TCI correspondientes a la dimensión Búsqueda de Novedades (40)

NS1

(11 ítems)

  1. A menudo hago cosas nuevas simplemente por diversión o experimentar una emoción fuerte, aunque la mayoría de la gente piense que es una perdida de tiempo

  1. Prefiero las antiguas formas de hacer las cosas, "ensayadas y correctas" que intentar formas nuevas y perfeccionadas

  1. En las conversaciones suelo ser mejor escuchando que hablando

  1. Me gusta más estar en casa, que viajar o explorar nuevos lugares

  1. Tengo fama de ser alguien muy práctico que no se guía por las emociones

  1. Por lo general necesito muy buenas razones prácticas para aceptar que cambie mi manera de hacer las cosas

  1. Odio cambiar mi forma de hacer las cosas, aunque me digan que hay otras formas nuevas y mejores de hacerlas

  1. Prefiero iniciar una conversación a esperar que los otros me hablen

  1. Me gusta explorar nuevas formas de hacer las cosas

  1. Soy más lento que la mayoría de la gente para que me apasione ante nuevas ideas y actividades

  1. Cuando nada nuevo sucede, suelo empezar a buscar algo que sea excitante o novedoso

NS2

(10 ítems)

  1. Con frecuencia hago las cosas en función de cómo me siento en ese momento, sin pensar en cómo se hicieron en el pasado

  1. Me es difícil mantener los mismos intereses durante mucho tiempo, porque mi atención se desvía con frecuencia hacia otras cosas

  1. Me gusta pensar sobre las cosas durante mucho tiempo antes de tomar decisiones

  1. Suelo pensar detalladamente sobre todos los hechos antes de tomar una decisión

  1. Odio tomar decisiones basadas en mi primera impresión

  1. Suelo guiarme por intuición, corazonadas o instintos, sin considerar todos los detalles

  1. Me gusta estar atento a todos los detalles en todo lo que hago

  1. Me gusta tomar decisiones rápidas, para hacer lo que hay que hacer

  1. Casi siempre pienso en todos lo detalles y hechos antes de tomar una decisión, aunque los demás me pidan una decisión rápida

  1. Me gusta leer todo lo que tengo que firmar

NS3

(9 ítems)

  1. Soy más reservado y controlado que la mayoría de la gente

  1. A menudo gasto dinero hasta quedarme sin nada, o me endeudo por pedir demasiados créditos

  1. Me cuesta disfrutar gastando dinero en mí mismo, incluso aunque tenga ahorrado mucho

  1. Prefiero gastar dinero a ahorrarlo

  1. Ahorrar dinero se me da mejor que a mucha gente

  1. Debido a que suelo gastar demasiado dinero de forma impulsiva me cuesta ahorrar, incluso para planes especiales como unas vacaciones

  1. Me divierte comprar cosas

  1. Disfruto más ahorrando que gastando en ocio o diversión

  1. Algunas personas piensan que soy demasiado tacaño o mirado con el dinero

NS4

(10 ítems)

  1. Siempre que puedo me gusta ser muy organizado y poner normas a la gente

  1. Pierdo la paciencia control con más rapidez que la mayoría de la gente

  1. Me gusta que la gente pueda hacer lo que quiera sin reglas estrictas o normas

  1. Por lo general consigo que la gente me crea, incluso cuando sé que estoy exagerando o diciendo cosas que no son ciertas

  1. Generalmente me sale bien deformar la verdad para contar una historia divertida o gastar una broma a alguien

  1. Aunque para la mayoría de la gente no sea importante, yo insisto en hacer las cosas de una forma ordenada y meticulosa

  1. Casi nunca me apasiono tanto como para perder el control de mí mismo

  1. Suelo romper las normas cuando pienso que no voy a ser castigado

  1. No tengo habilidad para librarme de problemas cuando me sorprenden haciendo algo equivocado

  1. Me cuesta mucho mentir aunque sea para no herir los sentimientos de los otros

Sub-escalas

Ítems del TCI correspondientes a la dimensión Evitación del Daño (35)

HA1

(11 ítems)

  1. Suelo confiar en que todo irá bien, incluso en situaciones que preocuparían a la mayoría de la gente

  1. Con frecuencia tengo que dejar lo que estoy haciendo porque empiezo a preocuparme por si alguna cosa sale mal

  1. Pienso que tendré muy buena suerte en el futuro

  1. Siempre pienso que las cosas saldrán bien, sea cual sea el problema

  1. Generalmente me preocupa más que a la mayoría de la gente que algo pueda ir mal en el futuro

  1. Me recupero muy rápidamente cuando me avergüenzan o humillan

  1. Acostumbro a mantenerme relajado y despreocupado incluso cuando casi todo el mundo tiene miedo

  1. Con frecuencia interrumpo lo que estoy haciendo porque me preocupo sin razón, aunque mis amigos me digan que todo irá bien

  1. Nunca me preocupo de las cosas terribles que puedan ocurrir en el futuro

  1. Generalmente tengo buena suerte en todo lo que intento hacer

  1. A no ser que sea muy cuidadoso las cosas me suelen ir mal

HA2

(7 ítems)

  1. A menudo me siento tenso y preocupado en situaciones poco familiares, incluso cuando otros sienten que no hay motivo para preocuparse

  1. La mayor parte del tiempo preferiria hacer algo un poco arriesgado (como conducir en una zona montañosa con curvas escarpadas), que estar quieto e inactivo durante unas horas

  1. Suelo estar tranquilo y seguro en situaciones que la mayoría de la gente encontraría peligrosas físicamente

  1. A menudo me siento tenso y preocupado en situaciones poco familiares, aunque otros piensen que no hay peligro alguno

  1. La mayor parte del tiempo preferiría hacer algo arriesgado (como lanzarme en paracaídas o en ala delta) antes que tener que estar quieto e inactivo durante unas horas

  1. Normalmente me siento seguro haciendo cosas que los demás considerarían peligrosas (como conducir un coche velozmente por una carretera mojada o helada)

  1. Me suelo sentir tenso y preocupado cuando tengo que hacer algo nuevo y poco familiar

HA3

(8 ítems)

  1. Con frecuencia evito conocer a extraños porque me encuentro inseguro ante la gente que no conozco

  1. Cuando tengo que conocer a gente nueva soy más tímido que la mayoría

  1. Probablemente me encontraría relajado y a gusto conociendo a gente extraña, aunque me adviertan que son poco cordiales

  1. Me resulta fácil organizar mis pensamientos mientras estoy hablando con alguien

  1. Me siento muy seguro y confiado en la mayoría de las situaciones sociales

  1. No soy tímido con los extraños

  1. Pienso que me encontraría confiado y relajado conociendo a extraños, aunque me dijeran que ellos están enfadados conmigo

  1. Suelo permanecer alejado de las situaciones sociales en las que tengo que conocer a gente extraña, aunque me aseguren que serán amistosos

HA4

(9 ítems)

  1. Tengo menos energía y me canso antes que la mayoría de la gente

  1. Me recupero mas lentamente que la mayor parte de la gente de las enfermedades leves o de las situaciones tensas

  1. Suelo necesitar siestas o períodos de descanso extras porque me canso con facilidad

  1. Necesito descanso extra, apoyo o que me reafirmen para recuperarme de enfermedades leves o tensiones

  1. Me es muy difícil adaptarme a cambios en mi manera de hacer las cosas, porque me pongo nervioso, me preocupo o me canso

  1. Tengo más energía y me canso menos rápidamente que la mayoría de la gente

  1. Me recupero más rápidamente que la mayoría de la gente de las enfermedades leves y de las situaciones tensas

  1. Suelo poder rendir "a tope" todo el día sin tener que esforzarme

  1. Me suelo sentir con más energía y confianza que la mayoría de la gente incluso después de tensiones o enfermedades leves

 

Subescalas

Ítems del TCI correspondientes a la dimensión Dependencia de la Recompensa (24)

RD1

(10 ítems)

  1. Con frecuencia me siento conmovido por la poesía o por un buen discurso

  1. Me gusta agradar a la gente todo lo que puedo

  1. Soy más sentimental que la mayoría de la gente

  1. Siento que es más importante ser afectivo y comprensivo con la gente, que ser práctico e inflexible

  1. Me conmueven intensamente los ruegos sentimentales (por ej. cuando alguien me pide ayuda para los niños minusválidos)

  1. Las películas y canciones tristes me parecen bastante aburridas

  1. A menudo cedo a los deseos de mis amigos

  1. Tengo mucha facilidad para llorar con las películas tristes

  1. A la gente le resulta fácil acudir a mí buscando ayuda, simpatía y comprensión

  1. Normalmente me tomo tiempo para considerar si lo que estoy haciendo es correcto o incorrecto

RD3

(8 ítems)

  1. Me gusta hablar de mis experiencias y sentimientos de forma abierta con los amigos, en lugar de guardármelos para mí mismo

  1. No me importa estar solo todo el tiempo

  1. Me gusta guardarme los problemas para mí

  1. La mayor parte del tiempo me gustaría tener a mi lado amigos íntimos y afectuosos

  1. A mis amigos les resulta difícil conocer mis sentimientos porque nunca les hablo sobre mis pensamientos privados

  1. En general me gusta permanecer solo y aislado de los demás

  1. Incluso estando con amigos prefiero no abrirme mucho

  1. Si me encuentro preocupado, suelo sentirme mejor estando con amigos que estando solo

RD4

(6 ítems)

  1. Suelo hacer las cosas a mi manera, en lugar de amoldarme a los deseos de los demás

  1. No me preocupa mucho si le gusto a otra gente o si les gusta mi manera de hacer las cosas

  1. Pienso que no es inteligente ayudar a la gente débil que no pueden valerse por sí misma

  1. Con frecuencia la gente piensa que soy demasiado independiente porque no hago lo que ellos quieren

  1. No suelo cambiar mi manera de actuar por complacer a los otros

  1. Los derechos individuales son más importantes que las necesidades de un grupo

Sub-escalas

Ítems del TCI correspondientes a la dimensión Persistencia (8)

RD2

(8 ítems)

  1. Probablemente podría conseguir mas logros, pero no veo la necesidad de exigirme más allá de lo estrictamente necesario

  1. Suelo tener tanta determinación que continúo trabajando después de que otras personas ya se han dado por vencidas

  1. Soy más trabajador que la mayoría de la gente

  1. Generalmente me esfuerzo más que el resto de la gente, porque quiero hacer las cosas lo mejor que puedo

  1. Estoy satisfecho con mis logros y tengo pocos deseos de superarme

  1. A menudo dejo un trabajo si lleva más tiempo del que yo pensaba

  1. Soy más perfeccionista que la mayoría de la gente

  1. A menudo me esfuerzo hasta el punto de llegar a estar exhausto o intento hacer más de lo que realmente puedo

 

 

 

 

 

 

2. ECALAS DEL CARÁCTER

Subescalas

Ítems del TCI correspondientes a la dimensión Autodirectivisad (44)

S1

(8 ítems)

  1. Siento con frecuencia que soy víctima de las circunstancias

  1. Rara vez me siento libre para elegir lo que quiero hacer

  1. Mis actitudes están determinadas por influencias que se encuentran fuera de mi control

  1. Hay gente que me controla mucho

  1. A menudo las circunstancias me obligan a hacer cosas contra mi deseo

  1. Suelo tener libertad para elegir lo que haré

  1. Mis acciones muy están determinadas por influencias que están fuera de mí control

  1. A menudo otras personas y circunstancias son responsables de mis problemas

S2

(8 ítems)

  1. Con frecuencia pienso que mi vida tiene poco sentido o razón de ser

  1. Con frecuencia no soy capaz de hacer las cosas de acuerdo con la importancia que tienen para mí, por falta de tiempo

  1. Cada día intento avanzar un paso más hacia mis metas

  1. Tengo poco tiempo para buscar soluciones a largo plazo a mis problemas

  1. Pienso que no tengo una meta en mi vida

  1. Paso la mayor parte del tiempo haciendo cosas que parecen necesarias para otra gente, pero que no son importantes para mí

  1. Mi conducta está guiada por ciertas metas que he establecido en mi vida

  1. Sé lo que quiero hacer en mi vida

S3

(5 ítems)

  1. A menudo espero que alguien me dé una solución a mis problemas

  1. A menudo no puedo afrontar los problemas porque no sé lo que hay que hacer

  1. Prefiero esperar que alguien tome el liderazgo para hacer las cosas

  1. La mayoría de la gente parece ser más ingeniosa que yo

  1. Suelo enfrentarme a las situaciones difíciles como si fueran oportunidades o desafíos

S4

(11 ítems)

  1. Con frecuencia deseo ser más inteligente que el resto de la gente

  1. A menudo desearía ser el más fuerte de todos

  1. Con frecuencia deseo permanecer joven para siempre

  1. Con frecuencia desearía tener poderes especiales como Superman

  1. No quiero ser más rico que el resto de la gente

  1. Con frecuencia desearía poder parar el paso del tiempo

  1. No me importa que otras personas sepan más que yo sobre algo

  1. A menudo desearía ser más poderoso que



    Url corta de esta página: http://psiqu.com/2-1075
    PRÓXIMOS CURSOS ONLINE
    Más Cursos Online Inteligencia emocional