PUBLICIDAD-

Psicobiología, neuropsicología y desórdenes emocionales.

Autor/autores: Itziar Iruarrizaga
Fecha Publicación: 02/03/1999
Área temática: Psicología general .
Tipo de trabajo: 

RESUMEN

En la actualidad, el estudio de la conducta y de la actividad mental solamente puede ser entendido desde un enfoque interdisciplinar. Es precisamente desde esta concepción interdisciplinar donde surge el aunar el trabajo y esfuerzo de los distintos autores que firman los diversos artículos aquí se presentan. Por ello, quisiera comenzar la presentación de esta monografía titulada "Psicobiología, Neuropsicología y Desórdenes Emocionales" destacando dos hechos singulares que han permitido su elaboración y posterior publicación.


VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-6383

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

REVISTA ELECTRÓNICA DE PSICOLOGÍA
Vol. 3, No. 2, Julio 1999
ISSN 1137-8492

Psicobiología, neuropsicología y desórdenes emocionales.
Itziar Iruarrizaga
Facultad de Psicología. Universidad Complutense de Madrid

EDITORIAL
Introducción.

Introducción

E n la actualidad, el estudio de la conducta y de la actividad mental solamente
puede ser entendido desde un enfoque interdisciplinar. Es precisamente desde esta
concepción interdisciplinar donde surge el aunar el trabajo y esfuerzo de los distintos
autores que firman los diversos artículos aquí se presentan.
Por ello, quisiera comenzar la presentación de esta monografía titulada "Psicobiología,
Neuropsicología y Desórdenes Emocionales" destacando dos hechos singulares que han
permitido su elaboración y posterior publicación.
En primer lugar, en el año 1994 se crea la Sociedad Española para el Estudio de la
Ansiedad y el Estrés -SEAS. Uno de los principales objetivos de esta sociedad era
promover el desarrollo de actividades científicas y profesionales centradas en el estudio
de la ansiedad, el estrés y áreas relacionadas. Con ello se pretendía crear un foro de
intercambio interdisciplinar, desarrollar e impulsar la investigación, dar a conocer los
nuevos avances científicos y compartir experiencias profesionales.
Nuestro objetivo, y digo nuestro porque con satisfacción he sido testigo de la creación y
del proceso de crecimiento y expansión de la sociedad, se ha cumplido con éxito. En la
actualidad, la SEAS agrupa a más de 300 miembros procedentes de diversas disciplinas
científicas (como son la psicología, la psiquiatría, la medicina, la biología, la
farmacología o la pedagogía), que llevan a cabo su trabajo en los ámbitos universitario y
profesional, y cuya labor investigadora y clínica se centra fundamentalmente en el
campo de la ansiedad, el estrés y otros temas relacionados.
La propia concepción de la SEAS en su creación ha permitido el desarrollo de este foro
de intercambio interdisciplinar. Desde sus comienzos se crearon distintas comisiones de
trabajo -Emociones y salud, Ansiedad y estrés en el ámbito educativo, Emociones y
psicofisiología, Ansiedad y estrés en las adicciones, Estrés postraumático y malos tratos,
Estrés laboral, Psicobiología, farmacología y neuropsicología- con el objetivo de
fomentar el intercambio de conocimientos de los profesionales que trabajan en áreas
afines.
La comisión de "Psicobiología, Farmacología y Neuropsicología", que actualmente
coordino, es una de las comisiones donde más claramente se refleja la colaboración
interdisciplinar de la SEAS. Sus miembros llevan a cabo su actividad clínica y de

investigación en campos de estudio de muy diversa índole, todos ellos punteros en el
marco de las ciencias psicológica y médica. Desde su creación hemos presentado los
resultados de nuestro trabajo tanto en el seno interno de las reuniones periódicas de
nuestra comisión como en las distintas reuniones anuales de la sociedad y en los
congresos de la misma; sin embargo, a finales del pasado año los miembros de la
comisión decidimos ampliar la difusión de nuestro trabajo a otros foros científicos y fue
de esta forma como entroncamos con el segundo hecho singular que ha permitido la
elaboración de esta monografía: el desarrollo del Primer Congreso Virtual de
Psiquiatría.
La organización del Primer Congreso Virtual de Psiquiatría ha constituido un hecho
singular en nuestro país. Sus artífices y Presidentes, los Doctores Jerónimo Saiz,
Demetrio Barcia y Pedro Moreno, han conseguido con éxito una muy difícil empresa al
organizar y coordinar 316 presentaciones científicas provenientes de 38 países, que se
han difundido durante 45 días entre los 2.426 profesionales de la salud mental que se
inscribieron al congreso.
Este Primer Congreso Virtual de Psiquiatría ha supuesto un importante foro de
comunicación científica interdisciplinar en el que ha tenido cabida nuestra Mesa
Redonda titulada "Psicobiología, Neuropsicología y Desórdenes Emocionales".
La Psicobiología, como señala Martínez Selva (1995), se define como aquélla disciplina
científica que estudia las bases biológicas de la conducta, a saber: a) los mecanismos
genéticos y neuroendocrinos que subyacen en el comportamiento; b) los cambios
fisiológicos que preceden, acompañan o suceden a una determinada conducta; y c) la
descripción de las relaciones existentes entre los mecanismos biológicos implicados y
los procesos de la conducta.
La Neuropsicología, como señala Junqué (1994), constituye una rama de las ciencias
que estudian las bases biológicas de la conducta. Su estudio requiere la integración de
los esfuerzos de científicos de, por un lado, numerosas ramas de las ciencias básicas del
sistema nervioso, como la Neuroanatomía, la Neurofisiología y la Neuroquímica,
integrando asimismo los conocimientos de las ciencias médicas como la Neurología y de
técnicas médicas como la Neurorradiología y la Medicina Nuclear, y por otro, las
ciencias conductuales, destacando especialmente las aportaciones de la Psicología
Experimental. Los esfuerzos científicos de estas disciplinas han posibilitado nuevas
concepciones y formulaciones permitiendo, a su vez, el desarrollo de una nueva ciencia,
la Neuropsicología, cuyo objeto central es el estudio del comportamiento humano
basado en la función del cerebro.
En la actualidad, la Psicobiología, la Neuropsicología, la Psicología y la Psiquiatría
mantienen estrechas relaciones de las que se derivan importantes implicaciones en la
investigación básica, en la práctica clínica y en la propia relación entre estas disciplinas
(Iruarrizaga, 1999). Por un lado, la Psicobiología y la Neuropsicología han contribuido
al desarrollo de la Psicología y la Psiquiatría ayudando a esclarecer la relación entre la
presencia de determinadas alteraciones emocionales y cognitivas y las distintas
patologías, permitiendo reconocer los patrones de ejecución asociados con diferentes
trastornos neurológicos y psiquiátricos (Cimino, 1994) y proporcionando información
sobre los modelos neuropatológicos específicos de dichos trastornos (Keefe, 1995). Por
otro, el establecimiento de patrones de déficit diferenciales ha permitido a la Psiquiatría
disponer de criterios diagnósticos que posibilitan distinguir entre entidades nosológicas
clínicamente diferentes (Ardila y Ostrosky-Solís, 1991), discriminar entre formas
heterogéneas de algunos trastornos psiquiátricos (Keefe, 1995) y desarrollar hipótesis
sobre las diferentes etiologías de una misma patología (Shallice, Burgess y Frith, 1991).

La presente monografía se compone de 9 trabajos realizados por profesionales
procedentes de la psicología, la medicina, la psiquiatría y la pedagogía. Esperamos que
su lectura pueda ilustrar sobre los distintos avances y relaciones entre la Psicobiología,
la Neuropsicología y los Desórdenes Emocionales.

Referencias
Ardila, A. y Ostrosky-Solis, F. (1991). Diagnóstico del daño cerebral. Enfoque
neuropsicológico. México: Trillas.
Cimino, C.R. (1994). Principles of neuropsychological interpretation. En R.D.
Vanderploeg (Ed.). Clinician's guide to neuropsychological assessment. Hillsdale,
New Jersey: Lawrence Erlbaum Associates.
Iruarrizaga, I. (1999). Alteraciones neuropsicológicas en el alcoholismo y la
politoxicomanía. Tesis Doctoral. Dpto. Psicología Básica (Procesos Cognitivos).
Facultad de Psicología. Universidad Complutense de Madrid.
Junqué, C. (1994). Métodos de la neuropsicología humana. En C. Junqué y J. Barroso
(Eds.). Neuropsicología. Madrid: Síntesis.
Keefe, R.S.E. (1995). The Contribution of Neuropsychology to Psychiatry. American
Journal of Psychiatry, 152(1), 6-15.
Martínez Selva, J.M. (1995). Psicofisiología. Madrid: Síntesis.
Shallice, T., Burguess, P.W. y Frith, C.D. (1991). Can the neuropsychological casestudy approach be applied to schizophrenia?. Psychological Medicine, 21, 661-673.

Referencia a este artículo según el estilo de la APA:
Itziar Iruarrizaga. Psicobiología, neuropsicología y desórdenes emocionales Psicologia.COM [Online], 3 (2), 7
párrafos. Disponible en: http://www.psiquiatria.com/psicologia/vol3num2/art_2.htm [1 Agosto 1999]
NOTA: la fecha indicada entre corchetes será la del día que se haya visualizado este artículo.

info@psiquiatria.com

Sumario

Principio de página

Página principal

© INTERSALUD, 1999. Reservados todos los derechos. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida sin
la autorización por escrito del titular del copyright.

Comentarios/ Valoraciones de los usuarios



¡Se el primero en comentar!