Última actualización web: 14/04/2021

Risk assessment for sexual offense recidivism.

Autor/autores: A. Adonay , P. Pizarro
Fecha Publicación: 19/05/2010
Área temática: .
Tipo de trabajo: 

RESUMEN

El objetivo de este artículo es dar a conocer procedimientos e instrumentos de evaluación utilizados con agresores sexuales y disponibles en la actualidad. Además se hace hincapié en la necesidad de diseñar y / o adaptar protocolos extranjeros en nuestro país con el propósito de estandarizar rigurosamente los procedimientos de evaluación para condenados por delitos sexuales.

Palabras clave: Evaluación riesgo; Agresores sexuales; Reincidencia; Escalas.

-----
VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-6009

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Evaluación del riesgo de reincidencia para agresores sexuales.
(Risk assessment for sexual offense recidivism.)
FUENTE: PSIQUIATRIA.COM. 2006; 10(4)

Adonay A. Pizarro. P.1
1 Psicólogo. Universidad Santo Tomás
Magíster Psicología Clínica. Universidad de Chile. Psicólogo Penitenciario. Gendarmeria Chile / Centro de Detención Preventiva. Vallenar
PALABRAS CLAVE: Evaluación riesgo, Agresores sexuales, Reincidencia, Escalas.
KEYWORDS: Sex offender, Risk assessment, Recidivism, Scales.)

Resumen
El objetivo de este artículo es dar a conocer procedimientos e instrumentos de evaluación utilizados con agresores
sexuales y disponibles en la actualidad. Además se hace hincapié en la necesidad de diseñar y / o adaptar
protocolos extranjeros en nuestro país con el propósito de estandarizar rigurosamente los procedimientos de
evaluación para condenados por delitos sexuales.
Abstract
The objective of this article is to review the psychological instruments and procedures used today for the clinical
assessment of sexual offenders. Additionally, I stress the necessity of designing and/or adapting foreign
evaluative clinical protocols with the purpose of standardizing the evaluative procedures addressed to convicted
sexual offenders.

Introducción
Actualmente se sabe que durante un período de 4 a 5 años aproximadamente entre un 10-15% de los agresores
(ofensores, delincuentes, abusadores) sexuales cometen un nuevo delito sexual (Hanson & Bussière, 1998). Las
evaluaciones de riesgo son informes profesionales que se proponen predecir la probabilidad de que un individuo
particular con antecedentes penales de ofensa sexual sea reincidente en un nuevo delito sexual u otro delito
violento o criminal en el futuro. A menudo estas evaluaciones de riesgo contienen también recomendaciones para
manejar y disminuir las condiciones que contribuyen a ese riesgo. En este artículo se explora brevemente el
estado del arte de las evaluaciones de riesgo para agresores sexuales junto a una revisión de los principales
instrumentos y procedimientos utilizados en los sistemas penitenciarios y de libertad vigilada de Estados Unidos y
Canadá.
En los últimos años se han diseñado metodológicamente escalas y protocolos de evaluación que valoran el riesgo
de cometer delitos sexuales con el propósito de proporcionar información valiosa a las policías, tribunales, recintos
penales y el público general sobre cuales individuos condenados por delitos sexuales presentan un mayor riesgo
para la sociedad. Las evaluaciones de riesgo responden dos preguntas claves (Hanson, 1998). Primero, ¿Cuál es
la probabilidad que un agresor sexual cometa un nuevo delito? Segundo, ¿Qué se puede hacer para disminuir esta
probabilidad? Aunque responder estas preguntas con exactitud ciertamente es imposible, ciertamente las nefastas
consecuencias debidas a decisiones incorrectas, justifican una atención cuidadosa respecto a los métodos más
apropiados para una evaluación de riesgo.
Resulta importante señalar que los clásicos instrumentos de evaluación psicológica tales como las pruebas
proyectivas de personalidad, tales como el Test de Rorschach, Test de Apercepción Temática, Test de Relaciones
Objetales o pruebas gráficas (por ejemplo HTP), y los populares tests de inteligencia (WAIS, RAVEN, entre otros),
actualmente están siendo complementados por protocolos y escalas de evaluación criminológica / forense en
busca de procedimientos cada vez más normalizados, válidos y confiables.
Estas novedosas escalas se han diseñado en un comienzo para evaluar comportamientos psicopáticos y
personalidades antisociales, tal es el caso de la conocida Escala de Calificación de la Psicopatía creada por Robert
Hare en 1985 y adaptada en nuestro país para su uso en población reclusa por Abalos, Esquivel y Gallardo
(2004). También existe la Self ­ Report Psychopathy Scale (SRP-II, Hare, 1985), una medida de autoinforme de

40 ítems que evalúa factores de riesgo para la delincuencia. Incluso existe una escala para identificar psicopatía
infantil: La Psychopathy Screening Device, (Doyle & McCarty, 2000) diseñada para evaluar tres dimensiones de la
psicopatía con niños: estilo interpersonal impasible, bajo control de impulsos y narcisismo patológico.
Últimamente, se han creado una serie de instrumentos de evaluación del riesgo violencia. Dentro de ellas se
destaca la HCR-20 Guía para la valoración del riesgo de comportamientos violentos adaptada al español por
Hilterman & Andrés (2005). Fue Diseñada inicialmente en Canadá por Webster y colaboradores (1995),
actualmente se ha convertido en un popular instrumento para predecir el riesgo de comportamientos violentos en
poblaciones penitenciarias y psiquiátricas. Este instrumento se basa en factores de riesgo empíricamente
validados, dividido en tres dimensiones temporales: pasado (históricos), presente (clínicos) y futuros
(ambientales). En resumen la HCR-20 proporciona una guía estructurada para ayudar a los profesionales a la hora
de tomar decisiones sobre libertad condicional y beneficios penitenciarios sobre la base de un concienzudo listado
de factores de riesgo realizado en función de investigaciones pretéritas y el consenso de expertos.
A continuación se detallan los factores de riesgo de reincidencia en delitos sexuales, los principales métodos de
evaluación de riesgo sumado una revisión de los más populares instrumentos de evaluación y sus características
generales de una manera sintética y abreviada para dar a conocer al lector los instrumentos disponibles en la
actualidad.

Factores de riesgo
Los informes profesionales de riesgo adquieren una mayor probabilidad de proporcionar evaluaciones válidas
cuando consideran los agentes relacionados directamente con el riesgo de reincidencia. Estos factores de riesgo
han sido informados en la literatura principalmente a través de estudios de seguimiento donde se es comparada la
tasa de reciba con alguna determinada característica del agresor (por ejemplo, estar casado) versus la tasa de
recidiva de una característica distinta del agresor (por ejemplo, estar soltero). Cabe mencionar eso sí que ningún
factor de riesgo por sí mismo esta suficientemente relacionado con la reincidencia, razón por la cual los
evaluadores consideran una amplia gama de factores de riesgo. Generalmente, para las evaluaciones de riesgo se
consideran factores de riesgo para la reincidencia general y factores de riesgo para la reincidencia sexual.
Predictores para la reincidencia general: Los agresores sexuales son más proclives a reincidir en un delito nosexual que en un delito sexual. Después de 4-5 años la tasa de reincidencia observada para las ofensas sexuales
varían entre un 10% - 15%, contra una taza de 10% - 15% para violencia no-sexual y aproximadamente un 40%
para cualquier tipo de reincidencia (Hanson & Bussière, 1998). Por consiguiente, los evaluadores necesitan
considerar cuidadosamente los objetivos de la valoración de riesgo (por ejemplo, sexual, violento o cualquier
reincidencia). En líneas generales, los factores que predicen la reincidencia no-sexual entre los agresores sexuales
son muy parecidos a los factores que predicen la reincidencia entre los ofensores no-sexuales. Para ambos
grupos, los predictores más fuertes son: a) historia delictiva, 2) delincuencia juvenil, 3) trastorno antisocial de la
personalidad antisocial, 4) edad, 5) minoría racial, y 6) abuso de drogas. Una bajo nivel intelectual y problemas
emocionales presentan una baja influencia para estos delitos.
Predictores para reincidencia sexual: Los indicadores más potentes de reincidencia en una agresión sexual citados
por Hanson y Bussière (1998) son las variables relacionadas con: a) desviación sexual, tales como las
preferencias sexuales anticonvencionales, b) delitos sexuales anteriores, c) inicio temprano del delito sexual, y d)
diversidad de crímenes sexuales. El predictor más fuerte de reincidencia encontrado fue el interés sexual en niños
medido a través de una evaluación falométrica o pletismografía peneana. Esta técnica médica mide la excitación
sexual desviada o parafilias. Básicamente, consiste en aplicar una venda elástica alrededor del pene del sujeto,
midiendo a través de esta venda la variación respecto a la erección del sujeto antes y después de mostrarle una
serie de estímulos sexualmente desviados y no sexualmente desviados. Los estímulos a los que es sometido el
agresor sexual incluyen videos, diapositivas, o grabaciones audio de situaciones que evocan grados variables de
excitación sexual desviada tales como, escenas de violación, niños desnudos, o actos violencia hacia mujeres
durante una relación sexual. El falométro es ampliamente usado en Inglaterra, Alemania, Estados Unidos y
Canadá.
La respuesta al tratamiento es otro factor importante en la valoración de riesgo. Aunque hay un debate sobre que
hasta que punto el tratamiento es eficaz en reducir el riesgo de reincidencia, está claro que los ofensores que no
completan el tratamiento presentan mayor riesgo que los ofensores que han completado programas de
tratamiento. Hanson (2000) recomienda a los terapeutas dirigir sus esfuerzos hacia los siguientes focos de
intervención, que a su vez son también factores de riesgo de ofensa y re-ofensa sexual:
· Deficiencias en la intimidad: Las actuales líneas de investigación apoyan la noción que los agresores sexuales
presentan relaciones intimas por definición, problemáticas. Ellos a menudo informan muy poca satisfacción en sus
relaciones íntimas, carencia de empatía por las mujeres, y se empecinan en relaciones sexuales sin compromiso. ·

Influencias sociales negativas: Entre la población criminal general, el grupo de pares delincuentes es uno de los
predictores más fuertes de reincidencia y agresión sexual. En el caso de organizaciones a favor de pedofilia, el
apoyo social hacia las ofensas sexuales puede ser explícito. Sin embargo, en la mayoría de los casos, las
influencias sociales tienen una influencia indirecta sobre los delitos sexuales dado que generalmente promueven
actitudes antisociales, tales como un pobre control conductual, abuso de drogas, y estrategias de afrontamiento
disfuncionales.
· Actitudes de tolerancia hacia las ofensas sexuales: Las actitudes o valores tolerantes hacia un atentado sexual
se han visto también relacionados con la reincidencia de una ofensa sexual. Se ha comprobado que hombres
agresores sexuales quienes aprueban "mitos de violación" o actitudes que justifican estos comportamientos tienen
mayor riesgo de reincidencia. Entre los mitos de violación más comunes se encuentran: "a muchas mujeres les
gustaría en secreto ser violadas", "cuando las mujeres usan mini faldas, ellas se están buscando problemas" y
"muchas veces cuando las mujeres dicen "no" ellas se están haciéndoles las difíciles y quieren decir sí". Por otro
lado los mitos y distorsiones cognitivas de violadores y abusadores de niños más habituales son: "algunos niños
son bastante maduros para disfrutar del sexo con adultos", "a algunos niños les gusta provocar sexualmente, "un
niño que no pone resistencia cuando es manoseado sexualmente se siente bien conque lo toquen" y "algunos
niños están tan deseosos de tener sexo que es difícil apartarse de ellos".
· Problemas con el autoregulación emocional y sexual: Uno de los factores de riesgo más distintivos para
delincuentes sexuales es su problema en la autoregulación sexual. Los agresores sexuales se perciben a sí
mismos con fuertes impulsos sexuales, y con incapacidad de regularlos por ellos mismos. El sexo es
supervalorado en la búsqueda de felicidad. Ellos creen que la actividad sexual (normal o desviada) aumenta su
estatus social y mitiga el estrés de su vida.
Según la teoría de prevención de recaídas, un detonante habitual para una agresión sexual es el ánimo o el
estrés. En cambio el nivel de angustia subjetiva no parece ser importante en la predicción de reincidencia. No
obstante, lo que realmente parece ser importante son los mecanismos usados por los agresores sexuales para
regular sus sentimientos emocionales y sexuales. La investigación ha encontrado, por ejemplo, que los
delincuentes sexuales tienen una mayor probabilidad de presentar fantasías sexualmente desviadas después de
acontecimientos estresantes. Por lo tanto, se esperaría que los agresores sexuales tengan mayor riesgo de reofensa cuando: a) muchas circunstancias, incluyendo el ánimo negativo, despierta en ellos imágenes sexuales; y
b) si cuando ellos se sienten decepcionados o frustrados necesitan satisfacer sus impulsos sexuales rápidamente.
· Autoregulación general: Además de los problemas con la autorregulación emocional y sexual, los agresores
sexuales también presentan problemas con la autorregulación general. El comportamiento impulsivo es tan
frecuente entre la población de delincuentes que algunos teóricos han propuesto que "el bajo autocontrol" es el
elemento central de todo el comportamiento criminal. Los delincuentes en general tienden a fumar, beber y tomar
medicamentos o drogas en exceso, conducir a exceso de velocidad, desertar de la escuela, e involucrarse en
múltiples relaciones sexuales breves desde temprana edad.
Las escalas que predicen reincidencia criminal, tales como la Escala de Calificación de la Psicopatía (Hare, 1985) y
Level of Service Inventory -Revised (LSI-R), contienen numerosos ítems vinculados a la impulsividad y estilo de
vida inestable. En líneas generales, los factores relacionados con la criminalidad también predicen la re-ofensa
sexual entre agresores sexuales. Aunque los ofensores sexuales pueden tener menos problemas que otros grupos
de delincuentes con el estilo de vida inestable, su pobre control conductual puede contribuir directamente con la
ofensa sexual. Algunos delincuentes impulsivamente cometen delitos sexuales cuando tienen la oportunidad (por
ejemplo, encontrase con una víctima femenina desprotegida durante el curso de un robo). El deficiente
autocontrol también puede tener una influencia indirecta en la reincidencia entre sujetos con un patrón
establecido de desviación sexual. Ellos requieren habilidades de auto-manejo para cumplir a las demandas del
tratamiento y de supervisión comunitaria, y para mantener cambios conductuales en su vida durante el largo
plazo.
Estas deficiencias típicas entre los agresores sexuales son consideradas en un instrumento de evaluación diseñado
por los investigadores Hanson y Harris (2000) y bautizada por ellos como Sex Offender Need Assessment Rating
(SONAR), un método para medir los cambios en los niveles de riesgo.

Métodos y procedimientos de evaluación de riesgo
La evaluación del riesgo puede ser usada en distintas fases del proceso judicial penal o durante el
encarcelamiento. Los escenarios más frecuentemente utilizados incluyen; tribunales de justicias, informes
presentenciales, sentencias, clasificación presidiaria, reclasificación presidiaria, accesos a beneficios intra y
extrapenitenciarios y libertad condicional o vigilada.

Como se mencionó en un comienzo, el propósito de una evaluación de riesgo es predecir un futuro delito y
manejar el riesgo del agresor a lo largo del proceso de justicia delincuencial. Por evaluación de riesgo
entenderemos el proceso donde los agresores sexuales son evaluados considerando las variables empíricamente
validadas y reconocidas en la literatura por su importancia en el aumento de la probabilidad de un nuevo
compromiso delincuencial. Estas variables, reconocidas como factores de riesgo se subdividen en factores
estáticos y factores dinámicos. Ambos factores comparten en común el tener una relación causal (directa o
indirecta) con la conducta delictiva, sin embargo, los factores estáticos son históricos e invariables, mientras los
factores dinámicos son actuales y cambiables. Ejemplos de factores estáticos incluyen la edad de inicio de la
ofensa, historial de condenas anteriores, género, tipo de víctima, y motivación al comprometerse en delitos
anteriores. Por otro lado, ejemplos de factores dinámicos incluyen situación económica actual, estado civil,
actitudes a favor del delito, distorsiones cognitivas, desviaciones sexuales, condición familiar, actividades de ocio,
grupo de pares delincuentes, abuso de drogas, y empleo. También existen ejemplos de factores no relacionados
empíricamente tales como, autoestima, depresión, y miedo entre otros.
Como señalan Gordon y Don (2004) la evaluación comprensiva de riesgo en delincuentes sexuales es un proceso
complejo, que requiere un conocimiento acabado de los factores de riesgo estáticos y dinámicos junto al empleo
de un variado número de métodos de evaluación, donde se cuentan entrevistas clínicas, pruebas psicométricas y
fisiológicas de evaluación, observación minuciosa y una recolección de información histórica y anamnésica
detallada. Para estos efectos, el evaluador debe tener claro el tipo de riesgo que esta siendo evaluado (por
ejemplo, probabilidad de re-ofensa) y su significado en términos categoríales, tales como "bajo", "medio" y "alto".
Específicamente en el contexto penitenciario recomiendo seguir la siguiente secuencia de siete pasos, durante una
evaluación de riesgo de reincidencia para ofensores sexuales:
(1) Estudio minucioso del expediente penal del convicto: como primer paso es recomendable interiorizarse sobre
los detalles y por menores del proceso judicial. Esto incluye enfocar la atención en las circunstancias en que se
desarrolló el delito, informes periciales, declaración de carabineros y/o detectives, víctima(s), testigo(s),
imputado, atenuantes, agravantes y resolución judicial. Además es de utilidad revisar sus condenas anteriores y
prontuario penal (si es que lo tiene), grado de peligrosidad, y beneficios solicitados por el interno.
(2) Entrevista clínica-criminológica: su objetivo es revisar los aspectos psicológicos, sociales y delincuenciales de
mayor relevancia. Dentro de ellos conviene recopilar antecedentes tales como la descripción del delito cometido
por parte del convicto, lo cual permite contrastar su versión del delito con los antecedentes observados
anteriormente en su expediente. También se sugiere obtener información respecto a sus antecedentes familiares,
escolares y ocupacionales, matrimonio e hijos, actitudes y conducta/desviación sexual, historia médica, historia
criminal, uso de alcohol y drogas, frecuencia y tipos de visitas, relación con internos y funcionarios, actitud hacia
el encarcelamiento, concepción, personal, social, psicológica y moral, y beneficios postulados y/o obtenidos junto
a sus proyecciones futuras.
(3) Aplicación de tests psicológicos: incluyen la aplicación de instrumentos de evaluación de personalidad a través
del Test de Rorschach, Test de Apercepción Temática, MMPI, Inventario Millon de Estilos de Personalidad, pruebas
gráficas, entre otras. También es común la utilización de algún instrumento de estimación del nivel intelectual del
convicto.
(4) Administración de escalas de evaluación de riesgo: son protocolos estandarizados de evaluación del riesgo de
violencia sexual futura, basados en estudios empíricos. Algunos de estos instrumentos son revisados en la sección
siguiente.
(5) Evaluación familiar y social: esta evaluación complementaría es realizada por un(a) asistente social de la
unidad y transmitida por un informe o vía oral. Generalmente contiene los siguientes antecedentes: situación
familiar actual, tipo de familia de origen, redes de apoyo social, lugar de residencia, empleo, influencias sociales,
intervenciones sociales realizadas, entre otros aspectos.
(6) Consulta de registros e información colateral: corresponde a una indagación sobre antecedentes e información
complementaria. Se puede consultar a funcionarios de Gendarmeria de Chile y sistema estadístico sobre el tipo de
trabajo realizado por el interno durante su permanencia en el recinto penal, participación en la escuela, talleres
realizados, conducta bimestral, tiempo acumulado por conducta sobresaliente, quebrantamientos, castigos, etc.
(7) Integración de los resultados y redacción de informe: una vez realizada una exhaustiva recolección de
información, conviene generar una evaluación comprensiva global integrando todos los datos obtenidos. Estos
datos son sintetizados en un informe psicológico, en lo posible no muy extenso y con un lenguaje tampoco
excesivamente técnico para ser transmitido y comprendido en las instancias necesitadas. Los principales
contenidos de un informe psicológico clínico, criminológico y penitenciario incluyen: identificación del interno,
instrumentos aplicados, historia personal y delincuencial, funciones intelectuales, personalidad, elementos
psicopatológicos, actitud frente al delito / elementos criminológicos, grado de riesgo de reincidencia, focos de

intervención psicológica, conclusión y sugerencias.

Instrumentos de evaluación del riesgo
Los instrumentos de evaluación de riesgo han proliferado enormemente en las últimas dos décadas. Incluso en
países desarrollados es común que cada unidad carcelaria pueda tener un instrumento de evaluación específico
respecto a sus focos de intervención o sus necesidades resolutivas específicas.
A continuación se revisarán los más populares protocolos de evaluación disponibles en Estados Unidos y Canadá.
Dentro de las más conocidas escalas se encuentra la Level of Service Inventory -Revised (LSI-R). Creada por el
National Institute of Corrections (NIC) en Estados Unidos para evaluar el riesgo de un convicto para la seguridad
pública. Más allá del uso convencional de la historia delictiva / estática y los factores demográficos, el LSI-R
(Andrews & Bonta, 1995) es usado como una herramienta de clasificación del riesgo introduciendo factores
dinámicos y mayormente actualizados durante el proceso de valoración de riesgo. Su objetivo es clasificar el
riesgo de nuevos delitos sexuales de un sujeto que postula a libertad provisional, como a su vez determinar el
nivel de vigilancia apropiado después de cumplida su condena. El LSI-R incluye 54 ítems que se ordenan en las
diez siguiente áreas que están relacionadas con la conducta delictiva futura: 1) historia delictiva, 2) educación y
empleo, 3) estado financiero, 4) familia y matrimonio, 5) alojamiento, 6) ocio y recreación, 7) amistades, 8)
alcohol y drogas, 9) emocional y personal, y 10) actitud y orientación. A través de un proceso de entrevista, se
evalúan a los agresores sexuales a través de éstos ítems, los cuales requieren una respuesta "si/no", o usando
una escala de puntaje estructurada que va del valor de 0 a 3. Basado en estas respuestas, el entrevistador ubica
al agresor en cada ítem, sumando los ítems totales, y determinando el riesgo global del agresor.
La STATIC-99 creada en Canadá, lleva este nombre porque evalúa solamente factores de riesgo estáticos
(invariables) que la literatura a demostrado están correlacionados con la reincidencia de delitos sexuales en
varones adultos y porque fue diseñada por Hanson y Thornton en el año 1999. Es una de las escalas mayormente
estudiadas, siendo revisada y codificada exhaustivamente el año 2003 por Harris y colaboradores; encontrándose
en este instrumento una alta confiabilidad y validez. La escala inicial revisa los siguientes ítems: 1) agresiones
sexuales anteriores (cargos y sentencias), 2) condenas anteriores, 3) agresiones sin contacto, 4) índices de
violencia no sexual, 5) violencia no sexual previa, 6) parentesco con las víctimas, 7) desconocimiento de la
víctima, 8) víctima mujer, 9) juventud y 10) ausencia de compromiso amoroso. Los puntajes de la STATIC-99 son
transformados en categorías de riesgo; bajo, medio bajo, medio alto y alto.
Una de las primeras escalas realizadas para medir el riesgo de delitos sexuales, creada por Hanson en 1997, y
denominada como Rapid Risk Assessment Sexual Offense Recidivism (RRASOR) mide también exclusivamente
factores de riesgo estáticos. Esta escala de rápida aplicación fue diseñada para ser utilizada con varones adultos
que hayan sido declarados culpables por tribunales de por lo menos un delito sexual. Contiene cuatro ítems:
agresiones sexuales anteriores, edad del agresor al cometer el delito, género de la víctima, y relación con la
víctima. Los ítems de la víctima se codifican basándose en toda la información disponible (expediente, registros
oficiales, notas del caso, autoinforme del ofensor, etc.). Minnesota Sex Offender Screening Tool­Revised
(MnSOST-R) es una escala que incluye variables múltidimensionales (estáticas y dinámicas). Douglas y
colaboradores (2003) describen el desarrollo, confiabilidad, y validez, así como también los puntos de corte y
niveles de riesgo recomendados para este instrumento. En su versión revisada, se incluyeron grandes tasas de
sujetos violadores y abusadores sexuales extra-familiares, población para que el instrumento fue desarrollada. El
MnSOST-R está usándose actualmente por el Departamento Correccional de Minnesota como una herramienta de
tamizaje (screening) en sujetos con rasgos de personalidad sexual psicopática y las personas sexualmente
riesgosas ante la ley.
Otra escala canadiense bastantemente difundida es la Sex Offender Need Assessment Rating (SONAR). Esta
escala fue desarrollada por Hanson y Harris (2000) basada en la teoría cognitiva social de Bandura. La SONAR
incluye cinco factores relativamente estables (deficiencias en la intimidad, influencias sociales negativas, actitudes
de tolerancia hacia las agresiones sexuales, autoregulación sexual y autoregulación general) y cuatro factores
dinámicos (abuso de drogas, animo negativo, ira, acceso a víctimas). Las propiedades psicométricas de esta
escala se analizaron mostrando una consistencia interna adecuada y una moderada habilidad para discriminar
entre los criminales reincidentes y no-criminales reincidentes.
Para la evaluación de las necesidades y progresos en el tratamiento fue creada la Sex Offender Treatment Needs
and Progress Scale (McGrath & Cumming, 2003). Esta escala fue diseñada para ayudar a médicos, psicólogos y
asistentes sociales penitenciarios, y funcionarios de libertad vigilada a identificar y monitorear las necesidades de
tratamiento, vigilancia y progreso en su tratamiento con agresores sexuales varones mayores de 18 años. Puede
usarse en escenarios carcelarios y comunitarios. La escala consiste en 22 factores de riesgo relacionados teórica y
empíricamente con delitos sexuales. Cada uno de estos factores de riesgo es potencialmente susceptible al cambio

y por consiguiente es normalmente un foco de intervención con los agresores sexuales. Las puntuaciones de cada
individuo se anotan en cada ítem listado en la escala usando la tabla de puntuación y los criterios detallados en un
manual. Esta escala posee 22 ítems, divididos en seis subescalas: (1) desviación sexual, (2) criminalidad, (3)
autocontrol, (4) cooperación con el tratamiento y vigilancia, (5) estilo de vida estable, y (6) apoyo social. Cada
ítem de esta escala, esta diseñada para reflejar en cada individuo su necesidad de tratamiento por cada factor de
riesgo. El puntaje total proporciona una estimación del nivel global de la necesidad de tratamiento de cada
individuo. Teóricamente se asocian también los puntajes totales más altos con los niveles más altos de riesgo de
reincidencia para un delito sexual.

Otro instrumento disponible fue creado por McGrath & Hoke (2001) y denominado Vermont Assessment Sex
Offender Risk Scale (VASOR). Se trata de una escala de valoración de riesgo para agresores sexuales varones
mayores de 18 años. Originalmente fue creado para los funcionarios de libertad provisional como un coayudante
en la toma de decisiones, sumado al juicio clínico y aplicación de otras herramientas clínicas adicionales. Se trata
de un instrumento experimental compuesto de dos subescalas. La primera de 13 ítems esta diseñada para medir
la probabilidad de riesgo de reincidencia de delitos sexuales y una segunda de 6 ítems que evalúa la historia de
violencia de un sujeto y la severidad del delito. Las categorías de riesgo pueden ser usadas para deliberar sobre
beneficios carcelarios. Por ejemplo, ofensores que registran una baja puntuación pueden ser considerados aptos
para libertad vigilada y tratamiento comunitario, en cambio, ofensores que puntean altos puntajes no son
considerados aptos para vigilancia ni tratamiento.
Finalmente, se encuentra disponible para la evaluación de adolescentes el Juvenile Sex Offender Assessment
Protocol-II (J-SOAP-II) creada en Canadá por Prentky y Righthand (2003). Este instrumento es una escala
experimental del tipo lista de chequeo (checklist) cuyo propósito es revisar sistemáticamente los factores de
riesgo que han sido identificado por la literatura científica estar asociados a los delitos sexuales. Fue diseñada
para ser usada con jóvenes entre 12 y 18 años quienes han sido juzgados y condenados por ofensas sexuales,
como también con jóvenes no prontuariados con historial de conducta sexual coercitiva. El J-SOAP-II desarrolló 4
subescalas y 28 ítems. Estas escalas intentan abarcar dos áreas relevantes a la hora de evaluar factores de riesgo
en la población juvenil: área estática y dinámica. El área estática, la constituyen los factores históricos tales
como, la edad de inicio del delito y la historia delictiva anterior. Estos son indicadores que pueden usarse para
evaluar el riesgo potencial de reincidencia a largo plazo. Dentro de la área estática se encuentra la Escala 1:
Manejo y Preocupación Sexual y la Escala 2: Conducta Impulsiva y Antisocial. El área dinámica en cambio se
centra en los factores de riesgo modificables. Estos indicadores dinámicos incluyen los factores de riesgo
susceptibles de ser cambiados por una intervención, por ejemplo el abuso de drogas o el desempleo. Dentro del
área dinámica se encuentra la Escala 3: Tratamiento y la Escala 4: Adaptación Social.
La adaptación y validación de estas escalas al castellano aún es una tarea pendiente. Por el momento no se
encuentran disponibles en España, Latinoamérica y tampoco en Chile. El único instrumento en esta área de
evaluación disponible en nuestro idioma es el SVR-20. Manual de Valoracion del Riesgo de Violencia Sexual (Boer
y cols., 1997) adaptada al español por Hilterman & Andrés-Pueyo (2005) en la Universidad de Barcelona por el
Grupo de Estudios Avanzados en Violencia. Se trata de un método o procedimiento de evaluación del riesgo de
violencia sexual. Incluye un conjunto de 20 factores que, en opinión de los autores deberían ser considerados en
cualquier valoración minimamente completa de riesgo de violencia sexual son detallados en la tabla 1.

Tabla 1: Principales factores de riesgo de violencia sexual

Fuente: Boer, D. P., Hart, S., Kropp, P. R. y Webster, Ch. D. (2005). SVR-20. Manual de Valoración del Riesgo de
Violencia Sexual. Adaptada al español por Hilterman y Andrés-Pueyo. Publicaciones y Ediciones Universidad de
Barcelona, España.
El uso del SVR-20 es apropiado en los casos en que un individuo ha cometido o presuntamente a cometido un
acto sexual violento. Su utilización en contextos penitenciarios permite la elaboración de programas de
tratamiento y prevención de recaídas, así como, determinar la adecuación o las condiciones para establecer visitas
familiares, permisos temporales, libertad condicional y beneficios penitenciarios

Discusión
En Latinoamérica, la evaluación jurídica, forense y penitenciaria se ve enfrentada a grandes desafíos durante los
próximos años, debido a la escasez de literatura científica y formación especializada en estas importantes áreas
(Tapias, 2004). Si a esto le sumamos el lento desarrollo de instrumentos estandarizados de evaluación que
permitan ir progresando en la eficacia de los procedimientos nos encontramos con un terreno fértil de estudio e
investigación.
Existen algunos aspectos para reflexionar y discutir una vez revisado el tema que nos compromete. Respecto a los
aspectos críticos, conviene primeramente considerar las limitaciones respecto al uso de escalas de evaluación de
riesgo. Por ejemplo, estos protocolos son incapaces de determinar si un sujeto ha cometido un acto de violencia
en el pasado, ni tampoco determinar si alguien "encaja en el perfil de agresor sexual", ya que este perfil no existe
(Boer y cols., 1997). Habitualmente, los factores de riesgo incorporados en estas escalas están relacionados con
el riesgo de violencia futura en sujetos que ya han cometido un delito o agresión sexual. Igualmente, no existen
escalas enfocadas exclusivamente a determinados tipos específicos de delincuentes sexuales tales como pedófilos,
sodomitas, abusadores sexuales y perpetradores sexuales violentos, por ejemplo. Otra limitante es que algunas
de las escalas antes presentadas están aún en procesos experimentales o sujetos todavía a reformulación. La
evaluación de riesgo para adolescentes presenta también un menor avance respecto al riesgo medido en adultos.
Finalmente, no existen estudios e investigaciones que consideren las necesidades y variables sociales,
contextuales y culturales de Chile o países de Latinoamérica.

No obstante, estas limitantes, las evaluaciones de riesgo de violencia sexual son instrumentos de gran utilidad
para predecir una ofensa y reofensa sexual futura. Entre sus ventajas y beneficios más sobresalientes figuran: (a)
contrastar a un sujeto con los factores de riesgo individualizados por las investigaciones como críticos, (b) ayudar
al profesional a ordenar la información clínica y en su toma de decisiones, (c) establecer las necesidades de
tratamiento de un interno y los focos de intervención psicoterapéutica específica a realizar, y (d) realizar un
seguimiento y/o evolución del sujeto, dado que es recomendable aplicar estos instrumentos cada seis meses con
el propósito de observar los cambios transcurridos en el tiempo.
Aunque se aleja de los objetivos de este artículo, conviene detenerse un momento a considerar los sistemas de
tratamiento y mecanismos judiciales de libertad vigilada en la legislación canadiense y norteamericana. Con
relación al tratamiento, estas legislaciones incluyen dentro del sistema carcelario procedimientos de evaluación,
intervención psicosocial y monitoreo protocolizados (por ejemplo el Programa de Tratamiento y Monitoreo para
Agresores Sexuales, Departamento de Correccionales, Estado de Colorado, Estados Unidos), lo cual asegura un
tratamiento sistemático y permite el seguimiento de sus resultados a través de estudios longitudinales. Por otro
lado, la legislación de estos países incluye para los agresores sexuales de "alto riesgo" lo que se denomina
condena indeterminada, la cual establece normativas para el cumplimiento de penas de duración indeterminada.
En estos procedimientos, tal como señala Boer y colaboradores (2005) la valoración del riesgo es de suma
importancia, dado que ayuda a determinar si un sujeto cumple los criterios requeridos para el cumplimiento de la
condena o si una vez cumplido el tiempo de condena es apto para salir en libertad o para establecer condiciones
de supervisión post cumplimiento de condena. En Chile, países Latinoamericanos y en España no existen
condenas indeterminadas, sin embargo, existen algunas figuras legales en nuestro país, tales como libertad
condicional y rebaja de condena, entre otras donde resulta necesario realizar valoraciones de riesgo para estimar
el grado de riesgo de peligrosidad, violencia y reincidencia sexual o criminal.
En resumen, la investigación permanente de las características esenciales de los agresores sexuales, sus
principales factores de riesgo de reincidencia y los progresos en su tratamiento son y serán de gran importancia
para reducir la violencia sexual. Los estudios estadísticos que analizan los factores que desencadenan directa o
indirectamente los delitos sexuales y los instrumentos de evaluación sistemática del riesgo de reincidencia
continúan avanzando. Los significativos adelantos en esta área de investigación hacen mirar el futuro con
optimismo.

Bibliografía
1. Andres-Pueyo, A. & Redondo, S. (2001). Aportaciones psicológicas a la predicción de la conducta violenta:
reflexiones y estado de la cuestión. Departamento de Personalidad, Grupo de Estudios Avanzados de Violencia
(GEAV), Universidad de Barcelona, España.
2. Andrews, D. A., & Bonta, J. (1995). LSI-R: The Level of Service Inventory- Revised. Multi-Health Systems, Inc.
Toronto.
3. Abalos, C., Esquivel, N. & Gallardo, C. (2004). Adaptación de la Escala de Calificación de la Psicopatía Revisada
(PCL-R) de Robert Hare en población reclusa del Centro de Detención Preventiva de San Miguel. Memoria para
optar al título de Psicólogo, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Chile.
4. Austin, J., Coleman, D., Peyton, J. & Dedel K. (2003). Reliability and validity study of the LSI-R risk assessment
instrument. The Institute on Crime, Justice and Corrections at The George Washington University.
5. Boer, D. P., Hart, S. D., Kropp, P. R., & Webster, C. D. (1997). Manual for the Sexual Violence Risk-20. The
British Columbia Institute Against Family Violence. Vancouver, B.C.
6. Boer, D. P., Hart, S., Kropp, P. R. y Webster, Ch. D. (2005). SVR-20. Manual de Valoración del Riesgo de
Violencia Sexual. Adaptada al español por Hilterman y Andrés-Pueyo. Publicaciones y Ediciones Universidad de
Barcelona, España.
7. Colorado Sex Offender Management Board (2003). Handbook: Sexually Violent Predator Assessment Screening
Instrument for Felons. DCJ's Office of Research and Statistics (ORS), United States.
8. Douglas L. Epperson, D., Kaul, J., Goldman, R. & Alexander, W. (2003). Minnesota Sex Offender Screening
Tool­Revised (MnSOST-R) Technical paper: Development, validation, and recommended risk level cut scores.
Minnesota Department of Corrections.
9. Doyle, S.R. & McCarty, C.A. (2000). Psychopathy Screening Device (Technical Report) [On-line]. Disponible en:

http://www.fasttrackproject.org/
10. Folino, J. O. & Escobar, F. (2004). Nuevos aportes a la evaluación del riesgo de violencia. Revista Médica
Universidad de Barcelona, Vol. 7 (20), pp. 99 ­ 105.
11. Gordon, H. & Don, G. (2004). Psychiatric aspects of the assessment and treatment of sex offenders. Advances
in Psychiatric Treatment, Vol. 10, pp. 73­80.
12. Hanson, R. K. (1997). The development of a Brief Actuarial Risk Scale for Sexual Offense Recidivism.
Department of the Solicitor General of Canada.
13. Hanson, R. K. (1998). What do we know about sex offender risk assessment? Psychology, Public Policy, and
Law, Vol. 4, pp. 50-72.
14. Hanson, R. K. (2000). Risk assessment. Association for the Treatment of Sexual Abusers. United States.
15. Hanson, K. & Bussière, M. T. (1998). Predicting Relapse: A meta-Analysis of Sexual Offender Recidivism
Studies. Journal of Consulting and Clinical Psychology, Vol. 66 (2), pp 348-362.
16. Hanson, R. K. & Bussière, M. T. (1998). Predicting relapse: A meta-analysis of sexual offender recidivism
studies. Journal of Consulting and Clinical Psychology, Vol. 66, (2), pp. 348-362.
17. Hanson, R. K. & Harris, A. (2000). Sex Offender Need Assessment Rating (SONAR). Corrections Research
Department of the Solicitor General of Canada.
18. Hanson, R. K. & Thornton, D. (1999). Static 99: Improving actuarial risk assessments for sex offenders.
Ministry of the Solicitor General of Canada or Her Majesty's Prison Service.
19. Hare, R.(1984). Escala de calificación de la psicopatía. Psychology Departament University of British Columbia,
Vancouver, Canada.
20. Harris, A., Phenix, R., Hanson, K. & Thornton, D. (2003). STATIC-99 Coding Rules Revised ­ 2003.
Corrections Solicitor General Canada.
21. McGrath, R. J. & Cumming, G. F. (2003). Sex Offender Treatment Needs and Progress Scale Manual. Center
for Sex Offender Management´s, United States.
22. McGrath, R. J. & Hoke, S. E. (2003). Vermont Assessment of Sex Offender Risk Manual. Center for Sex
Offender Management´s., United States.
23. Prentky, R. & Righthand, S. (2003). Juvenile Sex Offender Assessment Protocol ­ II (J-SOAP-II) Manual.
Office of Juvenile Justice and Delinquency Prevention´s Juvenile Justice Clearinghouse, United States.
24. Tapias, A. (2004). Aproximaciones técnico tecnológicas para evaluación de psicopatología en el medio forense.
Revista Colombiana de Psicología, N° 13, 50 ­ 56.
25. Webster, C. D., Eaves, D., Douglas, K. S. & Wintrup (1995). The HCR-20 scheme: the assessment of
dangerousness and risk. Simon Fraser University and British Columbia Forensic Psychiatric Services Commission,
Canada.
26. Webster, C. D., Eaves, D., Douglas, K. S. & Wintrup (2005). HCR-20 Guía para la valoración del riesgo de
comportamientos violentos. Adaptada al español por Hilterman y Andrés-Pueyo. Publicaciones y Ediciones
Universidad de Barcelona, España.

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar
psiquiatria.com - Portal número 1 en salud mental en lengua castellana