Última actualización web: 30/10/2020

SÍNDROME DE EKBOM: A PROPÓSITO DE UN CASO

Autor/autores: Belén María Horcajo Marrupe , Anna Maria Boszczyk, Concepción Vicente Martí, Joaquín Gil Sánchez, Marta Roca Carles
Fecha Publicación:
Área temática: Psicosis .
Tipo de trabajo:  Comunicación

Belén Mª Horcajo: 53576330-S Anna María: X8773792M Concepción Vicente Martí:48510718-S Marta Roca Carles: 23049847-Y Joaquín Gil Sánchez: 48510982-A

RESUMEN

Presentamos el caso de un varón nigeriano de 36 años que acude al Servicio de Urgencias por molestias físicas en el abdomen de 5 años de evolución. Atribuye estas molestias a la presencia de un gusano en su hemicuerpo derecho que oye respirar cuando se asoma por el oído.
El parásito le impide la alimentación y las relaciones sexuales interviniendo en la consistencia de su esperma según relata el paciente. muestra manchas negras en los miembros inferiores que considera consecuencia del gusano, y unas heridas en las palmas de las manos a causa de aplicarse calor como método para terminar con él. Se observa cierta hipertimia y la negación de posible causa psiquiátrica de la sintomatología. Afirma consumo habitual de marihuana. Tras descartar causa orgánica y en base a la sintomatología descrita se establece el diagnóstico de síndrome de Ekbom. El síndrome de Ekbom, conocido también como delirio dermatozoico, parasitario, de infestación o “Acarofobia”, es un cuadro psicótico inespecífico en el que los pacientes se consideran a sí mismos infectados por parásitos que se encuentran sobre la piel o debajo de esta. Como conclusión a partir de este caso, nos planteamos la dificultad en el diagnóstico de determinados síndromes debido a la influencia de la transculturalidad.

Palabras clave: Síndrome de Ekbom,psicosis, parásitos, marihuana

-----
VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-7722

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

SÍNDROME DE EKBOM: A PROPÓSITO DE UN CASO
Belén María Horcajo Marrupe, Anna Maria Boszczyk, Concepción Vicente Martí, Joaquín Gil
Sánchez, Marta Roca Carles
HGU Reina Sofía (Murcia)
correo@loquesea. com

RESUMEN
Presentamos el caso de un varón nigeriano de 36 años que acude al Servicio de Urgencias por
molestias físicas en el abdomen de 5 años de evolución. Atribuye estas molestias a la presencia
de un gusano en su hemicuerpo derecho que oye respirar cuando se asoma por el oído. El
parásito le impide la alimentación y las relaciones sexuales interviniendo en la consistencia de
su esperma según relata el paciente. muestra manchas negras en los miembros inferiores que
considera consecuencia del gusano, y unas heridas en las palmas de las manos a causa de
aplicarse calor como método para terminar con él. Se observa cierta hipertimia y la negación de
posible causa psiquiátrica de la sintomatología. Afirma consumo habitual de marihuana. Tras
descartar causa orgánica y en base a la sintomatología descrita se establece el diagnóstico
de síndrome de Ekbom. El síndrome de Ekbom, conocido también como delirio dermatozoico,
parasitario, de infestación o "Acarofobia", es un cuadro psicótico inespecífico en el que los
pacientes se consideran a sí mismos infectados por parásitos que se encuentran sobre la piel o
debajo de esta. Como conclusión a partir de este caso, nos planteamos la dificultad en el
diagnóstico de determinados síndromes debido a la influencia de la transculturalidad .


INTRODUCCIÓN
El síndrome de Ekbom fue descrito inicialmente por Thibierge en 1894, quien lo denominó
«Acarofobia». Años más tarde, Ekbom, lo llamó delirio involutivo o de la «presenilidad» en su
conocido trabajo Der praesenile dermatozoenwhan. Este autor, optó por ese nombre al identificar
su manifestación frecuente en personas mayores, a menudo del sexo femenino y con una
habitual asociación con trastornos cerebrales orgánicos.
Es también conocido como delirio dermatozoico, parasitario o de infestación y consiste en un
cuadro psicótico inespecífico en el que los pacientes se consideran a sí mismos infectados por
parásitos que se encuentran sobre la piel o debajo de esta.
El síndrome de Ekbom se considera un subtipo de trastorno delirante incluido dentro del tipo
somático de los mismos.
En el trastorno delirante tipo somático, conocido también como psicosis hipocondriaca
monosintomática, aparecen ideas delirantes en las que la persona cree tener algún defecto físico
o una enfermedad médica, en ausencia de evidencias objetivas, malinterpretando las
sensaciones subjetivas corporales.
Se puede dividir este tipo somático en delirios relativos a la piel (donde encontraríamos el
síndrome de Ekbom), delirios de deformidad (dismorfofobia), delirios de tipo olfatorio y otros
tipos.
La conducta en el síndrome de Ekbom está dominada por una lucha contra los insectos
imaginarios, provocándose lesiones en su afán por eliminarlos. Utilizan tratamientos
antiinfecciosos y continuas actividades de limpieza, pudiéndose aislar socialmente por temor a
contagiar a sus familiares u otras personas cercanas. Aparece de forma característica "la caja
de cerillas", descrito por Lyell en 1983, que consiste en que el paciente dice que ha logrado
capturar al parásito y lo trae para mostrarlo en aquel recipiente.
Se estima que la prevalencia anual del delirio de parasitosis es de 80 casos por millón de
habitantes, con una incidencia anual de 20 casos por millón. Se encuentra con más frecuencia
en mujeres de edad media. Puede presentarse de forma aislada o formando parte de una gran
variedad de enfermedades, tanto físicas (consumo de tóxicos, déficits vitamínicos y patología
renal o hepática inductora de prurito), como psíquicas (esquizofrenia y otras psicosis, trastornos
afectivos y trastornos ansiosos).

DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL
El primer diagnóstico diferencial a tener en cuenta es el hormigueo (sensaciones de que el
parásito en cuestión se arrastra, pica la piel. . . ). A diferencia de los pacientes con delirios de
infestación, no tienen la firme creencia de que sus síntomas se deban a un parásito. Algunos
afirman explícitamente que ellos no creen que las sensaciones se deban a un ser vivo, mientras
que otros, que han considerado una plaga como una posible causa de los síntomas, no están
convencidos de que éste sea el caso. Por definición, cuando los pacientes no están seguros de
si tienen o no una infestación no podemos considerar que tengan una alteración mental en la
línea de la psicosis. El hormigueo puede ser idiopático o secundario a un diagnóstico neurológico
subyacente.
El segundo diagnóstico diferencial es aquel en el que se presenta el hormigueo y delirios
secundarios al abuso de sustancias. drogas como la cocaína y las anfetaminas pueden inducir
hormigueo y, a veces, un estado delirante similar al ocurrido en el delirio de infestación. Aunque
la mayoría de los consumidores de cocaína son conscientes de que lo que experimentan es una
alucinación inducida por el consumo de drogas, algunos usuarios crónicos de cocaína, rara vez,
pueden desarrollar la ilusión de que están siendo infestados.
Un tercer diagnóstico diferencial sería la manifestación de un trastorno psiquiátrico global.
Algunos pacientes con esquizofrenia pueden tener una falsa ilusión de que están siendo atacados
por "organismos" como resultado de la paranoia. Los pacientes con depresión psicótica pueden
creer que están contaminados o están sucios debido a una infestación de ácaros. Estos pacientes
también presentan, sin embargo, intensos síntomas de la esfera afectiva (estado de ánimo
deprimido, desesperanza, impotencia, culpabilidad excesiva. . . ). El tratamiento en estos casos
debe ir dirigido al diagnóstico subyacente.
Otros diagnósticos que se pueden considerar son las causas sistémicas. Las deficiencias
nutricionales pueden presentarse con síntomas similares a la acarofobia, e incluyen la pelagra,
deficiencia de vitamina b12 y la deficiencia de folato. Los síntomas del síndrome de Ekbom
pueden presentarse en el contexto de una enfermedad cerebrovascular y en trastornos del
sistema nervioso central tales como la demencia, esclerosis múltiple, lesiones en la cabeza y la
atrofia multisistémica. En infecciones del sistema nervioso central como la neurosífilis, la
meningitis y la encefalitis también se han asociado estos síntomas. Las pruebas de laboratorio
apropiadas serán esclarecedoras en la precisión diagnóstica.
Por lo tanto, teniendo en cuenta estas consideraciones, en el diagnóstico del delirio de
parasitosis, primero debemos descartar la presencia de una infección real y de estas causas
médicas y psiquiátricas señaladas. El motivo de consulta principal es el prurito asociado a
excoriaciones. Además, presentan con frecuencia ilusiones interpretativas secundarias al sistema
delirante. Rara vez el paciente es visto en primera instancia por el psiquiatra, siendo los
dermatólogos los que suelen iniciar la evaluación.

TRATAMIENTO
Debido a la naturaleza psiquiátrica del trastorno, lo ideal sería que estos pacientes fueran
tratados por dos profesionales: un dermatólogo y un psiquiatra. Generalmente, sin embargo,
estos pacientes se niegan a ver a un profesional de salud mental, ya que no reconocen que la
causa subyacente de los síntomas sea de naturaleza psiquiátrica.
El primer y más importante paso para ayudar a estos pacientes de manera efectiva es desarrollar
una fuerte alianza terapéutica. Sin este importante vínculo, es poco probable que colaboren en
la toma de medicamentos antipsicóticos, en la realización de pruebas de laboratorio, cultivos o
en cualquier otra forma de ayuda que se les ofrezca.
Confirmado el diagnóstico psicótico, el tratamiento farmacológico idóneo sería un neuroléptico.
Clásicamente se ha observado una buena y específica respuesta al antipsicótico típico pimozida.
Sin embargo, éste no es un tratamiento de primera línea por su perfil de efectos secundarios.
Por otro lado, se han señalado los efectos beneficiosos de otros antipsicóticos: risperidona,
quetiapina, olanzapina y amisulpride.
Estos pacientes buscan asesoramiento de varios profesionales y, en consecuencia, diferentes
especialidades se encuentran involucradas. En nuestra opinión, esta es una oportunidad para
establecer una colaboración multidisciplinar. Probablemente sea la mejor manera de asegurar el
bienestar del paciente.

CASO CLÍNICO
Presentamos el caso de un varón de 36 años, natural de Nigeria, que acude al Servicio de
Urgencias por molestias físicas en el abdomen y tórax de 5-6 años de evolución.
Tras descartar causa orgánica, en la exploración psiquiátrica, atribuye estas molestias a la
presencia de un gusano en su hemicuerpo izquierdo que, recientemente, se ha movido al
derecho. Lo oye respirar cuando se asoma por el oído. El parásito le impide la alimentación y el
mantenimiento de relaciones sexuales ya que interviene en la consistencia de su esperma.
muestra manchas negras en los miembros inferiores que considera consecuencia del gusano, y
unas heridas en las palmas de las manos a causa de, aplicarse calor como método para terminar
con él.

Se observa cierta hipertimia y la negación de posible causa psiquiátrica de la sintomatología.
Afirma consumo habitual de marihuana.
Tras observar la alteración del juicio de realidad y considerar el riesgo que el propio paciente
suponía para él mismo en su intento de "controlar al parásito", se procedió a realizar un ingreso
involuntario en el Servicio de psiquiatría.
Tanto el paciente como el familiar que lo acompañaba, se mostraron en todo momento en
desacuerdo con dicho ingreso. Consideraban que el tratamiento pasaba por "volver a su país y
realizar una especie de conjuro".

CONCLUSIONES
La psiquiatría transcultural es una rama de la psiquiatría muy poco desarrollada aún en España.
En este enfoque, se intenta tratar las enfermedades mentales teniendo en cuenta el contexto
cultural e intentando des-centralizar la mirada del enfoque clásico europeo.
Invitamos, a partir de este caso clínico, a la discusión sobre el papel que en la actualidad tiene
la psiquiatría transcultural en nuestro país.

BIBLIOGRAFÍA
López L. , Pérez S. , Rodas A. F. , Morales M. A. delirio de Parasitosis. comunicación de 4 casos.
Revista Central Dermatología Pascua. Vol. 19, Núm. 1. Ene-Abr 2010.
Zamora F. J. , Benítez C. , Calderón P. , Guisado J. A. , Teva M. I. , Sánchez-Waisen M. R. Un caso de
síndrome de Ekbom. psiquiatría Biológica. 2011; 18(1): 42­44

17º Congreso Virtual de Psiquiatria. com. Interpsiquis
2016 interpsiquis. com - Febrero 2016
Psiquiatria. com

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar
psiquiatria.com - Portal número 1 en salud mental en lengua castellana