Última actualización web: 17/05/2021

Personality dimensions and problematic Internet use: Sex, game and shopping.

Autor/autores: Lourdes Estévez , Carmen Bayón, Alberto Fdez Liria, Javier de la Cruz
Fecha Publicación: 28/05/2010
Área temática: .
Tipo de trabajo: 

RESUMEN

Dentro de las dependencias sin sustancia la única recogida en clasificaciones oficiales (ICD-10 y DSM-IV) es el juego patológico. Sin embargo, las conductas problemáticas en relación con el Internet, el ejercicio físico, el trabajo, el sexo, compras deben ser estudiadas con detenimiento por las importantes y significativas implicaciones. El estudio de la personalidad en las adicciones sin sustancia es un área en la que se debe profundizar con el fin de ampliar nuestro conocimiento sobre mecanismos implicados en la etiología de estas conductas. Objetivo: Estudiar los rasgos de personalidad de sujetos que presentan un uso problemático de la red en una muestra autoselecionada a través de Internet. Material y métodos: Una muestra consecutiva de sujetos que conectaron con la web "adictosainternet.com" durante tres meses. Respondieron a los cuestionarios que evalúan la adicción a Internet, la utilización de servicios y forma de utilizarlos y la presencia de otras conductas asociadas. Y el Inventario del Temperamento y el Carácter TCI-R. Resultados: El porcentaje de sujetos con problema de uso de la red fue un 8.8%, y en situación de riesgo un 38.7%. Los rasgos de personalidad que se asociaron fueron puntuaciones bajas en Autodirección y en Cooperación. El grupo de sujetos que tenían conductas problema fuera de la red presentó puntuaciones más elevadas en Evitación de riesgo en comparación con los que la conducta problema es sólo en la red. Conclusiones: El uso problemático de Internet se asocia con un elevado riesgo de trastorno de personalidad. Dimensiones temperamentales podrían diferenciar la forma de utilización de la red.

Palabras clave: Uso problemático a Internet; Dimensiones de la personalidad; Inventario del temperamento y carácter de Cloninger.

-----
VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-6079

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Dimensiones de personalidad en el uso problemático de internet: sexo, juego y
compras.
(Personality dimensions and problematic Internet use: Sex, game and shopping.)
FUENTE: PSIQUIATRIA.COM. 2003; 7(5)

Lourdes Estévez*; Carmen Bayón**; Alberto Fdez Liria***; Javier de la Cruz****.
(*)Psiquiatra. Hospital 12 de Octibre (Madrid)
(**)Psiquiatra. Centro de Salud Mental de Alcobendas. Hospital La Paz (Madrid)
(***) Psiquiatra. Servicios de Salud Mental del Área 3 de Madrid Hospital Universitario Príncipe de Asturias. Universidad de Alcalá.
(****) Epidemiólogo Clínico. Hospital 12 de Octibre (Madrid)
E-mail: mestevezv@medynet.com
PALABRAS CLAVE: Uso problemático a Internet, Dimensiones de la personalidad, Inventario del temperamento y carácter de Cloninger.
KEYWORDS: Problematic Internet Use, Personality dimensions, Inventory pf temperament and character-revised the Cloninger.)

Resumen
Dentro de las dependencias sin sustancia la única recogida en clasificaciones oficiales (ICD-10 y DSM-IV) es el
juego patológico. Sin embargo, las conductas problemáticas en relación con el Internet, el ejercicio físico, el
trabajo, el sexo, compras deben ser estudiadas con detenimiento por las importantes y significativas
implicaciones. El estudio de la personalidad en las adicciones sin sustancia es un área en la que se debe
profundizar con el fin de ampliar nuestro conocimiento sobre mecanismos implicados en la etiología de estas
conductas.
Objetivo: Estudiar los rasgos de personalidad de sujetos que presentan un uso problemático de la red en una
muestra autoselecionada a través de Internet.
Material y métodos: Una muestra consecutiva de sujetos que conectaron con la web "adictosainternet.com"
durante tres meses. Respondieron a los cuestionarios que evalúan la adicción a Internet, la utilización de servicios
y forma de utilizarlos y la presencia de otras conductas asociadas. Y el Inventario del Temperamento y el Carácter
TCI-R. Resultados: El porcentaje de sujetos con problema de uso de la red fue un 8.8%, y en situación de riesgo
un 38.7%. Los rasgos de personalidad que se asociaron fueron puntuaciones bajas en Autodirección y en
Cooperación. El grupo de sujetos que tenían conductas problema fuera de la red presentó puntuaciones más
elevadas en Evitación de riesgo en comparación con los que la conducta problema es sólo en la red.
Conclusiones: El uso problemático de Internet se asocia con un elevado riesgo de trastorno de personalidad.
Dimensiones temperamentales podrían diferenciar la forma de utilización de la red.
Abstract
Among the behavioral addictions pathological gambling is the only one that is reflected in official classifications
(DSM-IV, ICD-10). However, pathological behaviours related to internet use,work, physical exercise, sex and
shopping should be studied deeply due to thear significative implications. Moreover, the study of personality in
these behaviours could help us to advance our knowledge about the etiology, risk factors and natural history
associated to them. In this article, we describe the results of a sample of subjetcs who connected to ourweb page
and who acknowledged problematic Intenet use behaviour. Low scores in self-directedness and cooperativeness
were associated with internet use. Subjects who showed problematic behaviours off-live were characterised by
higher score in Harm avoidance compared to subjects who showed only problematic behaviours on-line. Our study
indicates that persons exhibiting problematic internet use are likely to have a comorbid personality disorder.

Introducción.
La personalidad en las adicciones sin sustancia es un tema en estudio como lo son en sí mismas las propias
adicciones sin sustancia. Dentro de las dependencias sin sustancia (adicciones psicológicas) la única que reconoce
la Organización Mundial de la Salud (1) y la asociación psiquiátrica americana (2) es el juego patológico que esta
incluida en el T. del control de los impulsos. La adicción a Internet, al ejercicio físico, trabajo, al sexo, el juego, las
compras compulsivas...etc deben ser estudiadas con detenimiento por las importantes y significativas
implicaciones sociales, familiares y especialmente personales.

Las cifras de estos trastornos en general no son nada precisas ni claras (muchos conceptos y pocos datos por usar
la expresión de Gold y Heffner (3), por ejemplo en Internet calculan que alrededor de un 6 a 10% de usuarios
pueden presentar un problema de adicción(4).
Desde 1996 se puede encontrar en la literatura un debate acerca de la posible existencia de un síndrome de
adicción a Internet (IAD), entidad que algunos autores, especialmente Griffiths, consideran muy similar a las
adicciones causadas por el alcohol, las drogas o el juego patológico (5).
.A lo largo de estos años se han propuesto diferentes nombres: Dependencia de la red, desorden de adicción a
Internet ­ Internet Addiction Disorder-(IAD, Goldberg,1995), uso compulsivo de Internet (Morahan-Martin y
Schumacker,1997), o uso patológico de Internet ­Pathological Internet Use (PIU)- (Young y Rodgers, 1998b)(6),
esta variedad terminológica refleja las diversas conceptualizaciones o puntos de vista que coexisten en relación
con el uso problemático de Internet.
K. Young (7), define la adicción a Internet como un trastorno caracterizado por una pauta de uso anómala, unos
tiempos de conexión anormalmente altos, aislamiento del entorno y desatención a las obligaciones laborales,
académicas y de la vida social. Adapta los criterios diagnósticos del DSM-IV (APA,1994)(2) del juego patológico a
términos relacionados con Internet y diseña un breve cuestionario de 8 ítems en el que a partir de 5 respuestas
afirmativas se considera suficiente para definir la existencia de uso problemático a Internet.
Aunque otros autores como Brenner plantean que es prematuro utilizar el término adicción y cuestionan la
metodología de los trabajos por el hecho de obtener la información de voluntarios de la red que representan sólo
a subgrupos muy específicos (8).
No hay estudios epidemiológicos en población general sobre la adicción a Internet. En España del único dato que
disponemos es el del estudio realizado por la Universidad Politécnica de Catalunya del 2001,(9) que recoge una
muestra on-line de 1332, y consideran que un 16% hacen un uso abusivo de la red". De confirmarse estos datos
estaríamos hablando de un problema de gran trascendencia sanitaria, sobre todo si se cumplen las previsiones
sobre el rápido aumento del número de personas conectadas y este crecimiento sigue incorporando usuarios de
características parecidas a los que ya lo son.
Internet presenta una serie de características que le son especificas, y hacen que la interacción y la comunicación
sean distintas a las de vida cotidiana y que pueden facilitar su uso adictivo. Entre las diferencias más importantes
destacan el anonimato, la ausencia de comunicación no verbal, el distanciamiento físico y el tiempo (10). La red
permite al sujeto sustituirse a sí mismo, poder ejercer todas sus fantasías, especialmente las sexuales, adoptar
otras identidades y crear realidades alternativas sin las barreras del contacto directo y con la protección que da el
anonimato (11).

Tipos de uso problemático de Internet
Probablemente los utilizadores problemáticos de Internet no constituyen una categoría homogénea. Suler señala
la existencia de dos modelos básicos en la adicción a Internet: El primero constituido por sujetos muy aficionados
e interesados por sus ordenadores que utilizan la red para recoger información, jugar en solitario, obtener nuevos
programas, etc. pero sin establecer ningún tipo de contacto interpersonal. El segundo estaría constituido por
aquellos sujetos que frecuentan los Chats, MOODS y listas de correo. Tienen en común la búsqueda de
estimulación social. Las necesidades de filiación, ser reconocido, poderoso o amado subyacen en este tipo de
utilización de la red (12).
Además existe, probablemente, un grupo importante de individuos que utilizan la red como un instrumento al
servicio de sus síntomas previos, lo que se ha denominado "un uso patológico especifico de Internet". Según
Davis (13): "Serían aquellas personas con antecedentes previos de otras conductas adictivas (juego patológico,
uso excesivo de pornografía, compras compulsivas, etc.), en los que Internet se convierte en el vehículo de los
síntomas y exacerbación de las situaciones previas".
A estos grupos son a los que nos vamos a referir en este trabajo y a Internet como un medio que proporciona una
oportunidad para los jugadores patológicos y otros tipos de disfunciones conductuales.
Al referirnos a las adicciones sexuales es importante señalar que Internet ha supuesto un emergente de diferentes
tipos o formas de adicción. La red permite el acceso a webs de temas eróticos, a la búsqueda de tipos particulares
de imágenes pornograficas y facilita la comunicación directa con individuos de especiales predilecciones o
perversiones sexuales ­sex chat room-. Es decir, el ciberespacio ofrece un vehículo para que los sujetos puedan
expresar ( y actuar) sus preferencias sexuales. Conceptualizado como una realidad pseudovirtual o fantasías
externalizadas interactivas, el cybersexo permite a las personas que desarrollen sus fantasías sexuales, que
adopten otras identidades, que seguro se habrían auto extinguido de no existir el refuerzo poderoso que genera el
proceso inmediato del feedback on-line (14).

Stein (15) señala que desde el punto de vista fenomenológico nos encontramos con un nuevo trastorno que es la
adicción a Internet y con nuevas categorías psicopatologicas como "la sexualidad patológica", aparece más
comúnmente en varones y y los pacientes presentan diferentes conductas que incluyen la masturbación
compulsiva, uso excesivo de teléfono erótico o revistas o uso patológico de servicios de "sex workers".
Igual que en las otras conductas presenta una alta comorbilidad con trastornos del ánimo, ansiedad y abuso de
sustancias. Se considera un trastorno del control de los impulsos "sexualidad impulsiva",con síntomas
gratificantes y elementos egodistonicos. Aunque otros autores, Coleman, (16) prefieren el concepto de
"sexualidad compulsiva" basándose en la idea que existe fenomenológica y psicológicamente un solapamiento
entre esta entidad y el Trastorno Obsesivo-compulsivo.
La adicción a las compras también se presenta asociada con trastornos del eje I, particularmente trastornos del
ánimo, de abuso de sustancias o en el espectro de los trastornos obsesivo-compulsivos (17,18). Se estima una
prevalencia entre un 2 y un 8%, con una alta comorbilidad con los trastornos del eje II (19). En el DSM-IV se
puede clasificar como un trastorno del control de los impulsos no especificado al igual que las adicciones sexuales
no parafílicas, y en cuanto al juego patológico este, esta incluido en el apartado de T. del control de los impulsos.
Algunos autores señalan importantes semejanzas con los T. Obsesivo-compulsivos, especialmente la respuesta al
tratamiento con inhibidores de la recaptación de serotonina (20,21).

Sea cual sea su clasificación (en el TCI o en TOC) se podría sostener desde el punto de vista fenomenológico la
existencia de un continuum dimensional con dos rasgos opuestos en los extremos: compulsividad e impulsividad
donde se situarían estos trastornos (22). El extremo de la compulsividad, caracterizado por la evitación del riesgo,
mientras que en el otro extremo, el de la impulsividad con una infravaloración del riesgo. Ambos comporten la
incapacidad de inhibir conductas repetitivas y, la existencia de malestar subjetivo y objetivo antes de la
realización así como el alivio o placer cuando se ha realizado la conducta. Otros autores difieren de estos
planteamientos (23).
También en el juego patológico la prevalencia con los trastornos de personalidad es alta; en un estudio de 30
individuos con J. patológico un 59% presentaban rasgos de personalidad obsesiva-compulsiva, un 50%
personalidad evitativa y esquizoide y esquizotipica en un 33 y 30% (24).
Estos estudios inducen a investigar las diferencias y similitudes de los rasgos de personalidad que subyacen en
este tipo de conductas o adicciones sin sustancia. Kim and Grant (21) utilizando el modelo biosocial de
personalidad propuesto por Cloninger (25) hipotetizaron que los jugadores patológicos puntuarían más alto en
Búsqueda de novedad que los sujetos con un TOC o normales y más bajo en evitación del riesgo. Y en
Dependencia de la recompensa tendrían puntuaciones elevadas ambos grupos comparados con el grupo control.
Los hallazgos más importantes de este estudio mostraron que la impulsividad en los jugadores patológicos es un
rasgo significativo (BN más elevada que en los otros grupo), puntuaciones significativamente más bajas en
evitación del riesgo que el grupo de TOC, pero elevadas en comparación con el grupo control, o sea se
caracterizan por "timidez, aprensión, pesimismo y fatiga".
El hecho que en los jugadores sea más baja esta dimensión que en los individuos con TOC sugiere, que la
obsesión de los jugadores puede estar más relacionada con la urgencia por jugar que con la duda de los
obsesivos. Respecto a la dimensión de la Dependencia de la recompensa no había diferencias entre los tres
grupos.

Uso Problemático a Internet
Algunos elementos a los que las personas son adictas en la red, son a los mismos que sin ella: el juego, las
compras y el sexo. Por lo que podríamos preguntarnos sí ¿es la tecnología o la conducta que la tecnología permite
a los sujetos realmente engancharse?. Ahora bien, Internet representa un moderno medio de comunicación que
proporciona medios alternativos de expresión e interacción.
El uso problemático de Internet podría ser, en resumen un uso adictivo de un comportamiento normal (utilizar la
red), un modo de practicar otras adicciones (juego, sexo...), un vehículo de expresión de otras patologías
(trastornos afectivos...) o un modo de compensar déficits (de socialización...)
Así entendidas las cosas podrían ser factores de riesgo para el uso problemático de la red las carencias
psicológicas primarias como la falta de relaciones u objetivos, las dificultades en el establecimiento de relaciones
interpersonales, la pobreza en las habilidades sociales, la timidez, la soledad y la ausencia de autoestima.
A pesar del interés y la preocupación por "El uso problemático a Internet" poco se ha investigado sobre las

características vinculadas al riesgo de la población que pueden sufrir una dependencia a Internet. Loytsker y Aiello
(1997) encontraron altos niveles de propensión al aburrimiento, soledad, ansiedad social, tendencia a estar
dentro de uno mismo, como predictores de la adicción a Internet.
Un estudio interesante realizado sobre la personalidad de los adictos a Internet es el de Young y Rodgers (26).
Administraron el cuestionario 16 P F a un grupo de personas auto seleccionadas, 259 dependientes a Internet
según el cuestionario diseñado por la misma autora. Encontraron puntuaciones altas en distintas dimensiones que
se refieren a la excesiva dependencia en los otros y no únicamente en Internet, fuertes preferencias por las
actividades solitarias, tendencia a restringir sus contactos sociales.
Se caracterizan por tener un pensamiento abstracto con menor conformidad a las normas o reglas sociales y más
reactivos emocionalmente en las relaciones con los otros. Las personas dependientes a Internet suelen ser en
general sensitivas, alertas y solitarias. Esta tendencia hacia la introversión también fue encontrada por Petrie y
Gunn (27).

Nuestro trabajo
Nuestro trabajo pretende estudiar las características de una muestra de usuarios de Internet, que han contactado
espontáneamente con nuestra pagina web y que, según sus propias declaraciones y de acuerdo con lo
previamente publicado nos parece que presentan riesgo de padecer o padecen problemas relacionados con su uso
de Internet.
El objetivo principal del estudio es comparar con la población general, las características de la personalidad de
estos sujetos en función de las conductas, a través de la red y fuera de la red, en relación con el sexo, compras y
juegos.
Nuestra hipótesis es que determinados rasgos de temperamento y carácter pueden actuar como factores de
vulnerabilidad, actuando como predisponentes. Algunos de estos rasgos podrían ser comunes con otras adicciones
o trastornos psiquiátricos, como la impulsividad, la disforia, la intolerancia a los estímulos displacenteros y la
búsqueda exagerada de sensaciones nuevas. De confirmarse, esto podría tener importancia no sólo para el
conocimiento del fenómeno sino también para el diseño de estrategias de tratamiento.

Material y métodos
Se estudia una población de personas que contactan, a través de la red con una página diseñada al efecto,
llamada "adictosainternet.com". El objetivo de la pagina es proporcionarnos un contacto con personas que hacen
un uso problemático de Internet para poder estudiar tanto las características de este uso como la concurrencia de
algunos hipotéticos factores de riesgo en los antecedentes declarados (cuestionario 2) y de sus rasgos de
personalidad (cuestionario 3).
Este sistema de reclutamiento nos pareció que ofrecía la ventaja de permitirnos el contacto con una gran cantidad
de personas que reunían las características requeridas en muy poco tiempo y con un gasto asumible. Obviamente,
al trabajar sólo con personas que acceden espontánea y voluntariamente a nuestra pagina, no nos permite
obtener datos sobre prevalencia.
La página proporciona información sobre los investigadores y el propósito y la metodología del estudio. A
continuación da paso a la posibilidad de acceder al primero de los cuestionarios:
El primer cuestionario es TEST DE ADICCIÓN A INTERNET. (M.C. Orman, 1996) de 9 items que clasifica a los
respondedores en tres grupos : 0-3 sin problemas.
4-6 en situación de riesgo
y 7-9 usuarios con problemas.
Al segundo cuestionario sólo podían acceder aquellos que hubieran alcanzado niveles de uso de riesgo o
problemático en el primero. Se trata de una encuesta diseñada por los investigadores que valora los servicios
utilizados en la red, modalidad de uso, consumo de tóxicos (alcohol, nicotina, cocaína etc), y conductas
problemáticas con respecto al trabajo, ejercicio físico, comida, conducción peligrosa etc..
El 3º, INVENTARIO DEL TEMPERAMENTO Y CARÁCTER (TCI-R), DE 240 ITEMS, que evalúa 4 dimensiones del
temperamento y 3 dimensiones del carácter. Se trata de un cuestionario autoaplicable.

Análisis de los datos
Se presentan los datos de uso problemático de la red (cuestionario 1) para todos los que accedieron a la página,
uso de servicios en la red y conductas problemáticas fuera de la red (cuestionario 2) para los clasificados como
usuarios "de riesgo" o "con problemas", en forma de distribución de frecuencias globales y estratificadas por sexo
y edad.
Se combinan las conductas, a través de la red y fuera de la red, en relación con el sexo, compras y juego
obteniéndose tres variables con, cada una, cuatro categorías excluyentes en función de sí el individuo considera
tener un uso problemático: I) dentro y fuera de la red, II) sólo en la red, III) sólo fuera de la red, IV) no uso
problemático en la conducta de interés (sexo, compras o juego) pero si lo tienen en otros usos de Internet. Se
presentan, para cada una de estas tres variables, distribuciones de frecuencia globales y estratificadas por sexo,
edad, estado civil y nivel educativo. Las proporciones se comparan con la prueba de la X2.
Asimismo, se compara las puntuaciones obtenidas en las siete dimensiones del TCI-R para las distintas categorías
de uso problemático en relación con el sexo, compras y juego, y para una población de referencia. Se presenta la
diferencia de medias y su significación estadística estimada con la prueba de la t de Student.

Resultados
Período de reclutamiento: Los datos corresponden a los meses de julio, agosto y septiembre del año 2001.
Se recogieron cerca de 10000 entradas en la pagina, aunque no todas ellas se tradujeron en la cumplimentación
de los cuestionarios lo que suponía una dedicación superior a los 50 minutos si se contestaba a los tres.
El número de cuestionarios valido de analizados ha sido de 2573, de los que el 52.5% no cumplían criterios de
riesgo o adicción por lo que no respondieron al 2 y 3º test.
Un 38.7% alcanzaban las puntuaciones que permiten considerarlos como usuarios de riesgo y un 8,8%
puntuaciones que permitirían calificarlos como de uso problemático. La Consistencia interna del Test de Adicción a
Internet: el coeficiente alfa de Cronbach esta en el rango de consistencia buena (0.7).
Y que el 71.4% de los que contestaron son varones entre los que un 7.7% están en el grupo "problema" frente al
11.6% de las mujeres. En el grupo de "riesgo" las proporciones son 39 vs 37%. El 62% de ambos grupos
mantienen una conexión de más de 30 horas semanales.
El 78% de la muestra es menor de 35 años. El grupo de 14 a 18 es significativamente superior a los otros, tanto
en riesgo como en el uso problemático a Internet. El uso de Internet está en relación directa con la educación e
inversa con la edad.
El 2º test fue contestado por 893; o sea un 27% no lo contestaron aunque sí estaban en el rango de puntuaciones
de riesgo o problema. La distribución por sexo es de 69% varones y el 31% mujeres. En cuanto a las edades las
distribución es similar en los tres cuestionarios.
Tipo de servicios: El e-mail y el chat son los servicios utilizados mayoritariamente, 95 y 79% respectivamente.
Hay diferencias por sexos en cuanto a los servicios más usados: las mujeres hacen un mayor uso de los juegos
solitarios (39%) chats (36%), y juegos de apuestas (35%) y los hombres especialmente de las paginas o servicios
de sexo (84%), seguido de compras (78%), y banca electrónica (76%).
Cerca del 60% del grupo de sujetos "de riesgo y problema" acceden con una frecuencia "de más de una vez al
día" a las páginas de sexo. En relación con las compras on-line un 25% las realiza de forma abusiva, mientras que
con el juego de apuestas las cifras decaen a un 7%.
La tabla 1. muestra la distribución por edades, genero y T. de ad. a Internet. en las conductas del estudio (sexo,
juego y compras) a través de la red:

Tabla 1

Otras conductas problema: El 41% reconocía tener problemas de adicción al trabajo, un 44% al sexo, el 36% al
teléfono móvil y el 11% a la conducción peligrosa.
Tabla 2. muestra la distribución por edades y genero de las conductas del estudio (sexo, juego y compras) fuera
de la red:

Tabla 2

Descripción: Conductas en relación con el sexo, compras y juego a través de la red y fuera de la red
Se han dividido en cuatro categorías excluyentes:
. Categoría I: esta formado por los individuos que consideran tener problemas de "uso excesivo" en una de las
conductas del estudio, tanto en la red como fuera de ella.
. Categoría II: son aquellos sujetos que solo mantienen el "uso problemático" a través de Internet.
. Categoría III: lo forman aquellos individuos que únicamente consideran mantener un "uso excesivo" de su
conducta fuera de la red.
. Categoría IV: esta formado por los individuos que no consideran tener un uso problemático en las conductas
relacionadas con el sexo, compras o juego, pero si lo tienen en otros usos de Internet.

Nos hubiese gustado dividir el juego en los tres apartados que recogíamos en el cuestionario: juego de apuestas,
solitarios e interactivos, pero los grupos que nos encontrábamos al analizar el TCI eran demasiado pequeños para
realizar el análisis estadístico. Dentro del grupo de 893 si había diferencias:
Juego de apuestas : 6%.

Solitarios :25%
Interactivos:36%
38Solitarios :25%
La edad media de los individuos que componen los grupos de Compras y Sexo es igual, 27 años, (26.6 a 28.1).
Sin existir diferencias entre las cuatro categorías.
Los sujetos que utilizan la actividad del juego (solitarios e interactivos) dentro de la red son más jóvenes (24.7 de
media). (p<0.001). En cambio el grupo que mantiene la conducta solo fuera de la red (juego de apuestas) es el
más mayor (32 de media) (p<0.001).
Respecto a la distribución según el genero en el grupo del Sexo, los individuos que componen la categoría III
(fuera de la red) la proporción de mujeres es tres veces mayor que en el I, con una diferencia significativa
(p<0.001)

En el Juego fuera de la red la proporción de hombres es cuatro veces mayor que la de mujeres.
En los tres grupos predomina como estado civil el de solteros (63%), siendo la distribución igual en todas las
categorías. Excepto en el grupo del "Juego en la red" donde la proporción de solteros ascienden hasta el 80%
(p<0.001).
El nivel educativo es mayor en aquellos individuos que vehiculizan su conducta a través de la red (las categorías I
y II) en el grupo del sexo (62 y 59% respectivamente), a diferencia de aquellos que no hacen uso de la red
(46%). (p<0.05).
Igual sucede en el grupo de las Compras, el nivel educativo es también superior en las categorías I y II (61.9% y
67%) respecto al III. (p<0,03).
Mientras que en el grupo del Juego, el nivel educativo es superior en la categoría III (65%) respecto a la II
(p<0,02).
La distribución en el Test de adicción a Internet es igual en las en las tres conductas, y en las cuatro categorías.
Los individuos en situación de "Riesgo" suponen el 80% y en situación de "problema" un 20%.
Análisis de la personalidad:
Contestaron el TCI-R 192 sujetos de los 893 que podrían haberlo hecho, es preciso señalar que este cuestionario
supone más de 40 minutos de dedicación. Un 65% hombres y un 35% mujeres. Menores de 35 anos el 77%.

Al comparar la población en estudio con la población general, obtenemos que la población en estudio se
caracteriza por un perfil explosivo temperamental, es decir tienen puntuaciones elevadas en Búsqueda de
novedad y Evitación del riesgo y puntuaciones bajas en Dependencia de la recompensa.
El perfil caracterial es característico de un perfil de trastorno de personalidad de acuerdo a estudios comparando
el modelo de Cloninger con el DSM-III-R, es decir, los trastornos de personalidad se caracterizan por
puntuaciones bajas en autodirección y cooperación (28). En contra de lo obtenido en otros estudios estos sujetos
además tienen puntuaciones elevadas en Trascendencia.
Existen diferencias entre las mujeres y los hombres al compararlos con la población general, las mujeres
puntuaban más alto en Evitación del Riesgo (p<0.001).
Con respecto a los perfiles de personalidad de los sujetos que hacen un uso excesivo o problemático
predominantemente en la red o fuera de ella de actividades en relación con el sexo, se diferencian según las
categorías en las que les hemos dividido en:
El primer grupo presenta puntuaciones más altas en Búsqueda de novedad y Evitación de riesgo. Diferencias
significativas en Dependencia de la recompensa (puntuaciones más bajas). No existen diferencias significativas en
Persistencia ni Autodirección, Cooperación ni Trascendencia.

El grupo que mantiene esta conducta únicamente a través de la red presenta puntuaciones más bajas en
Dependencia de la recompensa (p<0.001), en CO (p<0.005) y en T (p<0.001).
El tercer grupo, fuera de la red se diferencian por presentar puntuaciones más altas en ER (p<0.001) y más bajas
en CO (p<0.001).

El cuarto grupo, presenta puntuaciones bajas en CO (p<0.001) y más altas en T (p<0.001).
Respecto a la conducta relacionada con las compras compulsivas, el primer grupo presenta puntuaciones más
altas en BN (p<0.05) y más bajas en AD (p<0.001).
El grupo exclusivamente a través de la red difiere en: puntuaciones más bajas en DR (p<0.001), AD (p<0.001),
CO (p<0.05) y más altas en T (p<0.001).

Los individuos que mantienen esta actividad de forma compulsiva únicamente fuera de la red tienen puntuaciones
más altas en ER (p<0.001) y más bajas en CO (p<0.05).
El cuarto grupo, presenta puntuaciones más altas en BN (p<0.05), en ER (p<0.001) y en T (p<0.001).
En relación con la conducta patológica del Juego (apuestas, solitarios e interactivos), el grupo que lo practica en
ambos medios presenta puntuaciones más bajas en AD (p<0.001) y el que no lo practica es similar a este excepto
que presenta puntuaciones más elevadas en Evitación del riesgo (p<0.001).
El grupo que solo juega a través de Internet presenta puntuaciones más altas en Búsqueda de novedad (p<0.05)
y más bajas en Dependencia de la recompensa (p<0.001).

Discusión
La población del estudio que completo el TCI-R se caracteriza en cuanto al temperamento por un perfil explosivo,
sujetos disforicos, oportunistas, distantes u hostiles. Los hallazgos respecto al carácter sugieren que son sujetos
inmaduros, frágiles con tendencia a proyectar la culpa, baja autoestima y autoeficacia ( puntuaciones bajas en
AD). Además al tener puntuaciones también bajas en Cooperación sugiere que no han desarrollado capacidad
para aceptar y respetar a los demás, ser empaticos y compasivos.
En general, en los individuos que hacen un uso excesivo a través de la red o fuera de ella en las tres conductas
"problema" (sexo, compras o juego), predomina la excitabilidad y la continua búsqueda de placer junto con la
impulsividad. La combinación de puntuaciones altas en Búsqueda de novedad y Evitación del riesgo corresponde
al temperamento Bordeline; están sujetos continuamente a conflictos internos de aproximación y evitación que se
manifiestan por conductas neuróticas con rumiaciones sobre los impulsos iniciales y por ánimo disforico
relacionado con la dificultad de satisfacer las necesidades simultaneas de estimulación y de seguridad.
Esta combinación (alta BN y ER) supone un impedimento para el desarrollo y consolidación del carácter, por lo
que los individuos con este perfil tienden a ser inmaduros y distímicos.
Por el contrario el grupo que solo hace un uso excesivo a través de la red se caracterizan por ser sujetos con más
problemas en las relaciones interpersonales, poco comunicativos, independientes e indiferentes al rechazo o
desdén y con frialdad afectiva (puntuaciones bajas en ER). Además tienen altas puntuaciones en Trascendencia,

lo que supone una tendencia a la abstracción, pensamiento mágico, fantasioso y poco convencionales. Otra
característica que podría definir este segundo grupo es las puntuaciones bajas en Cooperación por l,o que no han
desarrollado la empatia, la compasión y el pensar en los otros. Podrían ser diagnosticados de rasgos narcisistas
y/o antisociales.
Los sujetos que en cambio solo practican estas conductas fuera de la red entran dentro de lo que podríamos
considerar el polo más compulsivo; Diferencias significativas en Evitación del riesgo (p<0.001), ansiosos,
rumiadores, fatigables y pesimistas.
No existen diferentes perfiles de personalidad entre los individuos que realizan una u otra conducta, pero sí en
relación con el medio en el que esta se lleva a cabo.
En el trabajo de Donald (29) sobre compradores compulsivos los resultados muestran que estos sufren más
trastornos psiquiátricos (ansiedad, trastornos del control de impulsos, t. de alimentación, abuso de sustancias) y
sobre todo trastorno Depresivo Mayor, que los compradores normales así como sus familiares de primer grado
presentaban altos rangos de psicopatología, depresión, alcoholismo, trastornos por uso de drogas y compradores
compulsivos. En general en los estudios de Compradores compulsivos, estos tienen puntuaciones altas en las
dimensiones de depresión, ansiedad y obsesividad y bajas en las medidas de autoestima (30,31).
Nuestros hallazgos difieren en el grupo de jugadores con los del trabajo de Kim and Gran (21); las puntuaciones
en Evitación del riesgo son más elevadas y significativamente más bajas en Dependencia de la recompensa.
Puede que esto sea debido a que nuestra muestra se caracteriza principalmente por tener un problema de
conducta en la red, y este sea un grupo cuya actividad este dirigida hacia los juegos solitarios o interactivos más
que hacia los juegos de apuestas, o porque el grupo que mantienen la conducta fuera de la red es pequeño
(n=20) y no hemos podido obtener datos para su comparación.
Estos son hallazgos preliminares que forman parte del desarrollo de un estudio de la personalidad en individuos
que reconocieron presentar un uso problemático a Internet. La implantación y el desarrollo de la red han
provocado numerosos beneficios en la sociedad actual al mejorar y facilitar la comunicación y obtención de
información. Sin embargo, este desarrollo no está exento de aspectos negativos entre ellos el riesgo de adicción
en sujetos vulnerables. Es necesario establecer la delimitación psicopatológica del uso problemático a Internet y
establecer los criterios diagnósticos de la adicción y su relación con otros trastornos.
Investigaciones recientes señalan que la adicción a Internet es un nuevo subtipo de trastorno del control de los
impulsos. Treuer y cols (33) lo consideran un problema sobre todo de aparición en jóvenes estudiantes, mezcla de
características obsesivo-like y sintomatología de descontrol de los impusos. Shapira(34) encuentra una alta tasa
de comorbilidad entre el uso problemático de internet y otros trastornos psiquiátricos; realizan un estudio en una
muestra de 20 pacientes diagnosticados de uso problemático de internet. Todos los sujetos tenían un diagnóstico
del eje I: 79% un trastorno bipolar y 50% un trastorno del control de impulso. Los autores plantean que el uso
problemático de Internet debe ser considerado más como un síntoma asociado a patología psiquiátrica ya
conocida que una entidad nosológica per se.

Son estudios interesantes de los que no debemos sacar conclusiones precipitadas puesto que las muestras son
pequeñas. Otra de las limitaciones de los trabajos presentados hasta el momento actual es el medio utilizado para
su realización, a través de la red como es el nuestro, son trabajos con carácter exploratorio en los que el tamaño
de la muestra puede ser suficientemente amplio y conseguido en poco tiempo, permiten además la posibilidad de
conducir investigaciones trans-culturales, la oportunidad de estudiar poblaciones específicas y el carecer de
limitación de horario y de lugar, pero el hecho de obtener la información de voluntarios de la red representa sólo a
subgrupos muy específicos; Este procedimiento supone que no exista un concepto de dependencia objetivo que
sirva de guía, puesto que cada sujeto interpreta el término "adicto" o el reconocimiento de tal "adicción" desde su
propia perspectiva sin la objetividad que facilita la entrevista personal.
Los resultados de nuestro estudio subrayan la importancia que este problema puede alcanzar en un futuro
próximo. Una muestra en la que el 16% son menores de 18 años, nos hace pensar en la necesidad de valorar de
una manera fiable y en profundidad la magnitud de esta nueva patología y así, poder establecer estrategias de
prevención en los grupos de riesgo.

Conclusiones
Un 8.8%, de las personas que contactaron con nuestra página se sitúan en el rango de "problema" y en situación
de riesgo en 38.7% del total. No se trata de cifras de prevalencia, ya que es una muestra autoseleccionada
precisamente por una operación que entraña el uso de la red (entrar en la página y contestar los cuestionarios).
Parece un fenómeno frecuente (al menos es muy fácil capturar casos)Afecta a más varones, pero en las mujeres
es más grave (como otras dependencias)3. Afecta más a personas más Predominan las mujeres (p<0,001) en

actividades de sexo y compras fuera de la red. En el juego la proporción de hombres es cuatro veces superior.
Existe un perfil temperamental que caracteriza a los sujetos con este tipo de conducta. Además tienen un elevado
riesgo de presentar un t. de personalidad. Este perfil no es especifico de esta conducta.
Ciertas dimensiones de personalidad se asocian más a un determinado tipo de actividades dentro de esta
conducta.
Predominan las mujeres (p<0,001) en actividades de sexo y compras fuera de la red. En el juego la proporción de
hombres es cuatro veces superior.
Nos encontramos en un terreno abierto a la investigación donde queda mucho por decir. Es importante superar la
metodología basada en formularios alojados en paginas "web" y pasar a investigar en muestras reales, o sea en
individuos que están haciendo un uso problemático de la red.
Agradecimientos: Se agradece a Paloma Ferrando, de la Unidad de Epidemiología Clínica del Hospital 12 de
Octubre, su colaboración en el análisis de los datos.
Y a Javier Alvear,(NAO Grupo de Comunicación, S.L) por el trabajo su trabajo realizado en el diseño y
mantenimiento de la pagina web "adictosainternet.com".

Bibliografía
1. OMS. Decima revisión de la Clasificación Internacional de Enfermedades. Trastornos mentales del
comportamiento y desarrollo. Madrid: Meditor,1993.
2. DSM-IV. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Barcelona: Masson, 1995.
3. Gold S, Heffner C. Sexual Addiction: Many conceptions, minimal date. Clinical Psychology Rewiew,
1998.vol.18.3,pp.367-381.
4. Young. Psychology of computer use: XL. Addictive use of the Internet: A case that breaks the stereotype.
Psychological Reports. 1996;79:899-902.
5. Griffiths MD. Internet addictions: an issue for clinical psychology? Clinical Psychology Forun. 1996;97:32-36.
6. Young, K.S. y Rodgers, R. C. The relationships between depression and Internet addiction. CyberPsychology
and Behavior, 1998; 1: 25-28.
7. Young K S. Internet addiction: The emergence of a new clinical disorder. In:: Paper presented at the 104th
annual convention of the American Psychological Association, Toronto, Canada. 1996.
8. Brenner V. Pychology of computer use: XLVII.Parameters of Internet use, abuse and addiction: The first 90
days of the Internet usage survey. Psychological Reports. 1997;80:879-882.
9. Gracia M. Estudio sobre conductas patológicas en Internet. El Periodico. 28-08-2001.
10. McKenna K, Bargh J. Plam 9 from cyberspace: The implications of the Internet for personality and social
psychology. Personality and Social Psychology Review,2000;4:57-75.
11. Estévez L, Bayón C, Pascual A, Garcia E. "Adicción a Internet. Presentación de un caso clinico". Archivos de
Psiquiatría 2001; 64: 81-90.
12. Suler J. Why is this eating my life? Computer and cyberspace addiction at the "Palace" .1996. World Wide
Web,www1.rider.edu/-suler/psycyber/eatlife.htm.
13. Davis RA. A cognitive-behavioralmodel
www.victoriapoint.com/Y2K-anxiety.htm.

for

pathological

Internet

use

(PIU).

Catalyst.

1999.

14. Bingham J, Piotrowski C. On-line sexual addiction: a conntemporary enigma. Psychological Reports,
1996,;79:257-258.
15. Stein DJ, Black DW, Shapira NA, Spitzer RL. Hipersexual disorder and preoccupation with Internet
pornography. Am J Psychiatry 2001; 158:10, 1590-1594.

16. Coleman E. The obsessive-compulsive model for describing compulsive sexual behavior. Am j Preventive
Psychiatry Neurol. 1990;2:9-14.
17. McElroy SL, Keck PE, Pope HG, Smith JM, Strakowski SM. Compulsive buying: a report of 20 cases. J Clin
Psychiatry 1994;55:242-248.
18. Christenson GA, Faber RJ, De Zwaan M. Compulsive buying: descriptive characteristics and psychiatric
comorbidity. J Clin Psychiatry 1994;55:5-11.
19. Schlosser S, Black DW, Repertinger S, Freet D. Compulsive buying: demography phenomenology, and
comorbidity in 46 subjets. Gen Hosp Psychiatry 1994;16:205-212.
20. Hollander E. Buchalter AJ. DeCaria CM.Pathological gambling. Psychiatric Clinics of North America. 2000 Sep.
23(3):629-42.
21. Kim SW, Grand JE. Personality dimensions in pathological gambling disorder and obsessive-compulsive
disorder. Psychiatry Research. 2001;104:205-212.
22. Stein DJ, Hollander E, Anthony DT, y cols: Serotonergic medications for sexual obsessions, sexual addictions
and paraphilias. J Clin Psychiatry 1992; 53:267-271.

23. Saiz J, Montes JM, Ibañez A, Navío M. Trastorno de control de impulsos y espectro obsesivo-compulsivo. En
Aula Medica. Ciclo vital y trastornos psiquiátricos graves. 2002.
24. Black DW, Moyer T. Clinical features and psychiatric comorbidity of subjects with pathological gambling
behavior. Psychiatric Services 1998;49:1434-1439.
25. Cloninger CR., Svrakic DM, Przybeck TR. A psychobiological model of temperament and character. Archives of
General Psychiatry 1993; 50: 977-991.
26. Young, K.S. y Rodgers, R.C. Internet addiction: Personality traits associated with its development. 69th
Annual meeting of the Eastern Psychological Association. 1998
27. Petrie, H. y Gunn, D. Internet "addiction": the effects of sex, age, depression and introversion. British
Psychological Society London Conference. 1998
28. Svrakic DM, Whitehead, C, Przybeck TR, Cloninger CR. Differential diagnosis of personality disorders by the
seven factor model of temperament and character. Archives of General Psychiatry, 1993; 50: 991-999.
29. Donald W, Black DW, Repertinger S, Gaffney GR, Gabel J. Family history and psychiatric comorbidity in
persons with compulsive buying: preliminary findings. Am J Psychitry. 1998;155(7)960-963.
30. Black DW. Compulsive buying a review. J Clin Psychiatry 1996;57 (suppl 8):50-55.
31. Black DW, Belsare G, Schlosser S. "Clinical features, psychiatric comorbidity, and health-related quality of life
in persons reporting compulsive computer use behavior". J Clin Psychiatry 1999; 60: 839-44
32. Griffiths, M.D. Does Internet "addiction" exist?: Some case study evidence. Cyberpsychology and behavior
2000. 3 (2), 211-218.
33. Treuer T, Fábian Z, Füredi J. Internet addiction associated with features of impulse control disorder: is it a real
psychiatric disorder?. J. Affect Disorders. 2001; 66:283.
34. Shapira NA, Goldsmith TD, Keck PE Jr, Khosla UM. "Psychiatric features of individuals with problematic
internet use". J. Affect Disorders. 2000;57:267-72 .

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar