PUBLICIDAD
Última actualización web: 26/05/2022

Intervención cognitivo-conductual en pacientes obesos: implantación de un programa de cambios en hábitos de alimentación.

Autor/autores: Mª. Isabel Casado , Nuria Camuñas, Rosario Navlet, Belén Sánchez, Julia Vidal
Fecha Publicación: 15/07/2010
Área temática: .
Tipo de trabajo: 

RESUMEN

La obesidad es un problema de salud que afecta a un porcentaje elevado de la población en los países occidentales. En la actualidad la investigación en este campo apoya un trabajo multidisciplinar que tenga en cuenta no sólo la vertiente física u orgánica asociada, sino también los problemas sociales y psicológicos relacionados con el exceso de peso. Este hecho justifica que en las dos últimas décadas se diseñen e implanten programas multidisciplinares para el control de la obesidad, en los cuales se aúnen los conocimientos médicos, nutricionales y psicológicos.En este trabajo se presenta un programa cognitivo-conductual cuyos objetivos principales son la modificación de hábitos de alimentación no saludables, la reducción del peso y el cambio de factores psicológicos asociados (ansiedad, autoestima, control, pensamientos distorsionados, etc). El programa se ha llevado a cabo de forma grupal entre los meses de febrero a junio de 1996, en el Centro de Salud "Panaderas II" de Fuenlabrada (Madrid). La muestra está formada por 11 sujetos que presentan obesidad moderada (73%) y leve (27%), destacando, con respecto a las variables emocionales asociadas, niveles elevados de ansiedad.Tras su aplicación se consigue una reducción media del sobrepeso de 8'9%. El seguimiento a 6 meses avala la eficacia de la intervención multidisciplinar en este campo.

Palabras clave: Hábitos de alimentación; Obesidad; Programa de intervención; Técnicas cognitivo-conductuales; Ansiedad.

-----
Para más contenido siga a psiquiatria.com en: Twitter, Facebook y Linkedl.

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-6353

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

REVISTA ELECTRÓNICA DE PSICOLOGÍA
Vol. 1, No. 1, Julio 1997
ISSN 1137-8492

Intervención cognitivo-conductual en pacientes obesos:
implantación de un programa de cambios en hábitos de
alimentación.
Mª. Isabel Casado*, Nuria Camuñas**, Rosario Navlet**,
Belén Sánchez**, Julia Vidal**
* Departamento Psicología Básica (Procesos Cognitivos). Facultad
Psicología. Universidad Complutense de Madrid.
** Máster en Intervención en Ansiedad y Estrés. Facultad de Psicología.
Universidad Complutense de Madrid.
Correspondencia:
E-mail: icasado@correo.cop.es

ORIGINALES
[Resumen] [Abstract]
Introducción
Descripción del
programa
Evaluación
pretratamiento
Tratamiento
Evaluación
postratamiento
Aplicación del programa
Muestra
Resultados
postratamiento
Resultados de
seguimiento
Conclusiones

Introducción

La obesidad o el exceso de peso es un problema de salud que afecta en diferentes
grados a un elevado porcentaje de la población mundial occidental, siendo su
prevalencia mayor en mujeres que en varones y aumentando a medida que avanza la
edad y desciende la clase social. Existen diversos criterios de clasificación de la
obesidad: en función de los rasgos morfológicos del tejido adiposo, de su distribución
anatómica, en función de la edad de comienzo, o incluso según la causa (Saldaña y
Rossell, 1988). A pesar de la diversidad de criterios el más utilizado es sin duda el
criterio en función del porcentaje de sobrepeso, según el cual se considera a un sujeto
como obeso cuando supera el 20% del peso ideal en relación con su complexión, talla y
edad. En la actualidad la clasificación más aceptada divide la obesidad en tres niveles:
obesidad leve cuando el sobrepeso se encuentra entre 20-40% sobre el peso ideal;
obesidad moderada cuando está entre el 41-100% sobre el peso ideal; y severa cuando
supera el 100% por encima del peso ideal (Stunkard, 1984).
El supuesto básico sobre el que se apoya cualquier estudio sobre obesidad es que la
mayoría de los casos son consecuencia de un desequilibrio energético entre la cantidad
de calorías ingeridas por el individuo y la cantidad de calorías gastadas. Generalmente,
este desequilibrio energético es producto del consumo de dietas de alto valor calórico y
de una insuficiente actividad física.
La obesidad, lejos de ser un problema estético, es un problema de salud importante por
su papel como uno de los factores de riesgo para el padecimiento de enfermedades como

la hipertensión, diabetes, artritis o los trastornos cardiovasculares en general. Pero
además de su relación con las enfermedades físicas, la obesidad se presenta en la
sociedad occidental, "obsesionada" por la delgadez, como un factor de riesgo para
problemas de naturaleza psicológica como depresión, ansiedad, hostilidad, aislamiento,
etc. Estos problemas pueden, a su vez, derivar hacia otros trastornos de la conducta
alimentaria como la anorexia y la bulimia (Hearherton, Nichols, Mahamedi y Keel,
1995; Bruce y Wilfley, 1996). Por ello, en las últimas décadas han proliferado
programas y estudios para el tratamiento de la obesidad bajo una visión multidisciplinar
de este problema (Stuart, 1967; Agras y Werne, 1981; Brownell, Heckerman y
Westlake, 1979; Stunkard y Penick, 1979; Stunkard, 1982; Saldaña, 1991; Kaplan,
Thompson y Searson, 1995).
En esta línea, la O.M.S. adoptó en 1988 medidas para la mejora de la nutrición, y en su
Octavo Programa General de Trabajo para el período 1990-1995 estimuló a adoptar
estilos de vida más sanos y apoya la investigación multidisciplinar encaminada a
diferenciar los factores sociales y de comportamiento que influyen en la elección de una
dieta equilibrada.
Esta visión multidisciplinar se plasma en la importancia concedida a la influencia de los
factores cognitivos y comportamentales en el desarrollo y mantenimiento del problema
de la obesidad. Por ello, los tratamientos actuales se centran no sólo en la educación
sobre nutrición y el aumento de la actividad física, sino también en la evaluación y
modificación de las variables cognitivas y conductuales asociadas. La pérdida de peso
lograda a través exclusivamente del seguimiento de dietas hipocalóricas presenta un
elevado índice de fracaso, tanto por las dificultades de una adhesión mantenida del
tratamiento, como por la recuperación del sobrepeso una vez conseguida la meta.
Apoyando esta línea multicausal de la obesidad, es importante en el diseño de un
programa de intervención, tener en cuenta toda una amplia gama de variables: hábitos de
alimentación, cadenas conductuales que favorecen la ingesta fuera de horas, niveles de
ansiedad, una autoimagen deteriorada que no encaja con los actuales cánones de belleza,
la falta de recursos y estrategias para hacer frente a los problemas cotidianos, la falta de
habilidades sociales para formar parte de un grupo de amigos, pensamientos
distorsionados relacionados con la comida y el peso, etc. Todos estos elementos pueden
favorecer el consumo de alimentos en su mayoría hipercalóricos, dando lugar a un
patrón de respuestas caracterizadas por aspectos cognitivos displacenteros de tensión
(pensamientos de culpabilidad, pensamientos negativos sobre uno mismo, pensamientos
irracionales relacionados con la comida, aspectos motores como la ingesta compulsiva
de alimentos y aspectos fisiológicos de alta activación).
Bajo este marco multicausal el objetivo de cualquier intervención para el tratamiento de
la obesidad debe de ir más allá que la reducción de peso a través de la implantación, por
parte de un especialista, de una dieta hipocalórica que los pacientes deben seguir con
"fuerza de voluntad". Es imprescindible la introducción de distintas técnicas cuyo
objetivo principal sea la modificación de hábitos de alimentación que permitan un
mayor adhesión al tratamiento y un cambio de actitud ante su problema. Con este
objetivo se elabora un programa cognitivo conductual para la modificación de hábitos de
alimentación que a continuación describimos.

Descripción del programa
Sin obviar la importancia de alcanzar pérdidas de peso, el objetivo prioritario del
presente programa es la modificación de hábitos de alimentación poco saludables y de

los factores psicológicos asociados a la obesidad (ansiedad, autoestima, autocontrol,
pensamientos distorsionados, etc.).
El programa, de aplicación grupal, se divide en tres fases: evaluación pretratamiento,
tratamiento y evaluación postratamiento. Dichas fases a su vez se dividen en varios
apartados:
Evaluación pretratamiento:
Entrevista estructurada sobre Hábitos de Alimentación.
Inventario de Situaciones y Respuestas de Ansiedad -ISRA(Miguel Tobal y Cano Vindel, 1986, 1988, 1994).
Medidas de peso.
Tratamiento:
Sesiones informativas.
Elaboración de menús.
Autocontrol.
Relajación.
Reestructuración cognitiva.
Solución de Problemas.
Evaluación postratamiento:
Entrevista estructurada sobre Hábitos de Alimentación.
Inventario de Situaciones y Respuestas de Ansiedad -ISRA(Miguel Tobal y Cano Vindel, 1986, 1988, 1994).
Medidas de peso.

Evaluación pretratamiento
En esta primera fase, antes del comienzo del tratamiento propiamente dicho, se realiza la
evaluación de tres aspectos: hábitos alimenticios de cada uno de los componentes del
grupo, niveles de ansiedad y peso. Esta evaluación se lleva a cabo de forma individual a
lo largo de dos sesiones.
Entrevista estructurada sobre Hábitos de Alimentación.
Esta entrevista ha sido elaborada para recoger información detallada sobre los hábitos de
alimentación de cada uno de los pacientes con el objetivo de identificar aquellas
variables o elementos inadecuados para su posterior modificación. Entre las conductas
evaluadas podemos reseñar: tiempo total empleado en comer, intervalos entre"
bocados", frecuencia y duración de la masticación para cada porción, cantidad de
alimento en cada porción, "picoteo" entre las principales comidas (frecuencia, cantidad y
tipo de alimento), condiciones ambientales de las comidas (lugar de las comidas,
compañía, realización de actividades paralelas, etc), preparación más frecuente de los
alimentos (hervidos, asados, fritos, etc), variables cognitivas y emocionales asociadas al
incumplimiento de la dieta (sentimientos de fracaso, culpabilidad, ansiedad, etc)
Inventario de Situaciones y Respuestas de Ansiedad -ISRA- (Miguel Tobal y Cano
Vindel, 1986, 1988, 1994).
El ISRA es un inventario con formato S-R que consta de 22 situaciones y 24 respuestas
de ansiedad. El sujeto debe evaluar la frecuencia con que se manifiesta una serie de
respuestas de ansiedad, ante cada una de las 22 situaciones que se le presentan. En total

el sujeto debe responder a 224 ítems (interacción situación x respuesta).
Por medio del ISRA obtenemos puntuaciones en 8 escalas: Las tres primeras
correspondientes a los tres componentes de respuesta de ansiedad: ansiedad cognitiva,
fisiológica y motora. En cuarto lugar, nos proporciona la medida del Rasgo o nivel
general de ansiedad, y finalmente las cuatro últimas corresponden a áreas situacionales
que reflejan niveles de ansiedad ante diferentes categorías de situaciones: ansiedad ante
la evaluación, ansiedad interpersonal, ansiedad fóbica y ansiedad ante las situaciones de
la vida cotidiana.
Medidas del peso corporal
En esta fase se registra una primera medida inicial o pretratamiento del peso que nos
permite establecer el índice de sobrepeso de cada paciente.
Además de esta medida inicial del peso, a lo largo del programa los pacientes son
pesados semanalmente en el centro de salud antes de cada sesión de tratamiento (a la
misma hora, con el mismo instrumento de medida y con vestimenta similar).

Tratamiento
El tratamiento, propiamente dicho, se centra en el aprendizaje de una serie de técnicas
cognitivo-conductuales dirigidas a la mejora de sus hábitos de alimentación y a la
modificación de distintas variables psicológicas asociadas.
Para cubrir dichos objetivos generales en el tratamiento podemos distinguir la
utilización de distintas técnicas:








Información sobre la obesidad.
Elaboración de menús.
Entrenamiento en técnicas de autocontrol.
Entrenamiento en relajación.
Habilidades sociales.
Reestructuración cognitiva.
Solución de problemas.

Información sobre obesidad
Como punto de partida de la fase de tratamiento los pacientes reciben información, a lo
largo de tres sesiones, acerca de su trastorno y de las variables asociadas al mismo, con
un doble objetivo:
a. Fomentar la adhesión al tratamiento por parte del paciente,
incrementando su grado de motivación, responsabilidad e implicación
activa en la prevención y control del peso corporal.
b. Educación nutricional centrada en el aprendizaje de las características de
una dieta equilibrada y en manejo de tablas de calorías de los alimentos más
comunes.
La información se centra en los siguientes aspectos:


Información sobre la obesidad y tipos de tratamientos que existen desde el campo






de la medicina (quirúrgicos, farmacológicos y dietéticos) y de la psicología
(tratamientos cognitivos y conductuales).
Explicación sobre la influencia de las distintas variables cognitivas y conductuales
en la adquisición y mantenimiento de la obesidad: emociones (ansiedad, ira,
depresión, etc.), afrontamiento de problemas de la vida cotidiana, hábitos de vida
poco saludables (sedentarismo).
Educación nutricional y control de calorías.
Explicación detallada de los objetivos de las distintas técnicas de que consta el
programa haciendo especial hincapié en le procedimiento y puesta en marcha de
las mismas.

Elaboración de menús
Partiendo de una buena educación en nutrición con el manejo de tablas de calorías de los
distintos alimentos se pretende conseguir que los pacientes obesos sean capaces de
elaborar programaciones personales de sus dietas. Los propios pacientes informan que el
seguimiento de una dieta preestablecida es uno de los factores más importantes del
abandono de la misma. En el seguimiento de una dieta, el acto de comer se halla bajo el
control de la ingesta de determinados alimentos hipocalóricos, eliminando de su
repertorio aquellos más apetecibles y deseables. De ahí que las altas tasas de abandono
de las mismas se deban a un carácter estricto y monótono, produciendo un descenso
paulatino del grado de motivación de los pacientes, lo que podría llevar a una reducción
del tiempo dedicado a la consecución de la misma. Este último hecho puede producir, en
el caso de alcanzar el peso deseado, una recuperación rápida del mismo e incluso un
aumento del peso registrado antes del inicio de la dieta, lo que llevaría a que el sujeto
mantuviera una postura escéptica de cara al inicio de un futuro tratamiento.
El aprendizaje de elaboración de menús tiene como objetivo que los pacientes
programen personalmente su dieta, haciendo especial énfasis en el tipo de alimento
consumido y en la preparación del mismo. Sin embargo, no se establecen cantidades a
consumir. Creemos que es importante que el sujeto no "pase hambre" ni esté sometido al
constante pesaje de los alimentos, factores que inciden de forma muy directa en el
abandono de cualquier esfuerzo para perder peso.
Autocontrol
Es importante que el paciente se implique de forma activa en su tratamiento. Para la
consecución del incremento del autocontrol sobre las conductas de ingesta se utilizaron
las siguientes técnicas:
- Autorregistro de consumo de alimentos y situaciones en las que se consumen.
El objetivo principal es tomar conciencia de lo que comen en cada momento y de
las variables que controlan la ingesta.
- Autorregistro de actividad.
Es importante que junto a la reducción de la ingesta de calorías se establezca un
aumento paulatino de la actividad física.
- Establecimiento de metas y submetas adecuadas.
Es importante que el paciente establezca una meta final realista y adecuada a sus
características. Así mismo, para mantener un buen grado de motivación y de
adhesión al tratamiento es imprescindible marcar submetas u objetivos parciales
en la consecución del objetivo final (obtención del peso deseado).

- Control estimular
El control estimular está dirigido tanto al consumo de alimentos como a la
situación misma de la ingesta (comer despacio, en bocados pequeños, llevar a la
mesa el plato ya servido, utilizar platos pequeños, comer siempre sentados,
levantarse de la mesa al terminar, evitar disponer de alimentos "peligrosos", etc.).
- Autorrefuerzo.
Para mantener la motivación es importante que los pacientes aprendan a reforzar
su esfuerzo y la consecución de las submetas establecidas con la utilización de
distintos reforzadores (externos e internos).
- Registro semanal del peso.
Cada paciente debe llevar la anotación semanal de su peso y la elaboración de
gráficas de seguimiento.
Relajación
La conducta de ingesta se convierte en ocasiones en un método para reducir los niveles
de ansiedad producidos por otras situaciones, o por la propia conducta de ingesta o de
pérdida de control sobre la misma. Con el objetivo de dotar al paciente de una forma
alternativa de reducir la ansiedad, se ha utilizado la técnica de Relajación Muscular
Progresiva de Jacobson (1938). El entrenamiento es llevado a cabo en cinco sesiones de
periodicidad semanal que debe ser completado con la practica diaria en casa por parte de
los pacientes.
En las cuatro primeras sesiones se entrena a los pacientes en la relajación de una serie de
grupos musculares por medio de ejercicios de tensión-relajación. En cada sesión se
entrena uno de los siguientes grupos musculares: extremidades superiores; área facial,
cuello y hombros; tórax y abdomen; extremidades inferiores. La quinta sesión se destina
a la práctica de una relajación completa en la que no se incluye ejercicios de tensión
muscular.
Un punto importante en el que debe centrarse esta fase es motivar a los pacientes para la
práctica diaria en casa consiguiendo que la relajación se convierta en un hábito y forme
parte de sus actividades diarias.
Entrenamiento en técnicas de respiración.
De forma complementaria se entrena a los integrantes del grupo en técnicas de
respiración con el objetivo principal de dotar al paciente de otra técnica eficaz de
relajación como apoyo a la relajación muscular y que puede resultar, en algunas
ocasiones, más práctica y/o rápida.
Entrenamiento en habilidades sociales -EHSEl EHS tiene como objetivo central dotar a los participantes del grupo de habilidades
asertivas para la consecución de sus metas: aprender a comer en situaciones sociales,
pedir menús hipocalóricos, rechazar alimentos "peligrosos", etc.
En el entrenamiento se incluye un conjunto de técnicas -modelado, ensayo conductual,
retroalimentación y refuerzo- orientadas a la consecución de los siguientes objetivos
específicos:


Aprender a decir "NO" en situaciones sociales.




Responder a las críticas.
Responder a un cumplido.

- Modelado.
Lo que se pretende con esta técnica es la adquisición de conductas nuevas, la
inhibición o desinhibición de conductas existentes y la facilitación de aquellas
conductas que aún formando parte del repertorio conductual de los sujetos, no son
capaces de ponerlas en marcha de una forma efectiva. Para ello, uno o varios
terapeutas exhibieron las conductas objeto de entrenamiento en presencia del
grupo.
- Ensayo Conductual "Role-playing".
A través de esta técnica lo que se pretende es que el sujeto practique y ensaye las
conductas que anteriormente fueron llevadas a cabo por los terapeutas.
- Retroalimentación
El paciente debe recibir información inmediata sobre la ejecución manifiesta de
sus conductas de manera que se vaya adquiriendo progresivamente un nivel de
ejecución más idóneo.
- Refuerzo
Su empleo esta destinado al incremento del nivel de motivación de los pacientes, a
aumentar la tasa de respuestas adecuadas y mantener los logros alcanzados hasta
el momento.
Reestructuración cognitiva.
Son muchos los pensamientos negativos, irracionales y/o deformados asociados a la
conducta de ingesta en la obesidad. La técnica de reestructuración cognitiva es utilizada
con el objetivo de aprender a detectar, analizar y cambiar dichos pensamientos.
En primer lugar se explica a los pacientes la importancia de los pensamientos
deformados y cómo estos influyen en la conducta de ingesta.
Para llevar a cabo esta tarea se utilizaron como ejemplo algunos de los pensamientos
negativos más comunes en obesos, según Mahoney y Mahoney (1976): "Me estoy
sacrificando y estoy perdiendo muy poco peso", "No tengo fuerza de voluntad", "Me he
comido un dulce, lo he estropeado todo". En adelante los propios pacientes deben
detectar sus propios pensamientos irracionales para trabajar con ellos en grupo,
discutiendo su naturaleza irracional y restituyéndolos por otros más realistas y positivos.
Entrenamiento en Solución de Problemas.
El entrenamiento se lleva a cabo siguiendo las fases propuestas por D`Zurilla y
Goldfried (1971). El objetivo principal es doble: en primer lugar, aprender a plantear los
problemas como respuestas inadecuadas y no como situaciones imposibles; y, en
segundo lugar, conseguir la interrupción de cadenas conductuales que favorecen la
ingesta especialmente fuera de horas.
Se comienza explicando de forma sencilla las cinco fases de la técnica de Solución de
Problemas, utilizando para ello, continuos ejemplos de la vida diaria:
1. Identificar las situaciones problemáticas: ¿quién está implicado?, ¿qué
sucede para que sea un problema?, ¿por qué me molesta?, ¿por qué sucede
el problema?, ¿cómo sucede?, estados de ánimo que implica, etc.

2. Definir el problema: ¿dónde se presenta?, ¿cuándo y cómo se presenta?,
¿qué hago an él?, ¿qué me gustaría conseguir?. Una vez perfilado el
problema detalladamente se explica la importancia de intentar distintas
formas de pensar en el mismo, creando una nueva visión del problema.
3. Listado de alternativas. Se utiliza la estrategia denominada "Tempestad o
lluvia de ideas" con el objetivo de generar el mayor número posible de
alternativas de solución sin valorar aún su eficacia o posibilidad de puesta
en marcha.
4. Selección de alternativas. Una vez elaborado el listado de posibles
soluciones se debe elegir una de ellas teniendo en cuenta básicamente dos
criterios: las consecuencias positivas y negativas derivadas de su puesta en
marcha y su viabilidad.
5. Evaluar resultados. Una vez seleccionada y ejecutada la alternativa escogida
como solución al problema, es necesario analizar las consecuencias. Si el
resultado ha sido el esperado es importante repasar los pasos dados para
experiencias futuras. Si, por el contrario, las consecuencias no han sido las
esperadas y el problema persiste, es necesario volver a repetir el proceso,
especialmente la elección de la alternativa de solución.
Los pacientes deben ir practicando la técnica con sus problemas cotidianos, exponiendo
el procedimiento y sus resultados de forma grupal. Esta práctica escalonada sirve de
apoyo para aumentar la confianza en sí mismos en la resolución de problemas
cotidianos.

Evaluación postratamiento
Para estudiar los cambios producidos tras la fase de tratamiento, se evalúan de nuevo las
variables de ansiedad y hábitos de alimentación con los mismos instrumentos utilizados
en la fase de evaluación pretratamiento: Inventario de Situaciones y Respuestas de
Ansiedad -ISRA- y la Entrevista estructurada sobre Hábitos de Alimentación.
Así mismo se toma una última medida de peso que se tomará como índice de peso final
o peso postratamiento.

Aplicación del programa
El programa de cambio de hábitos de alimentación que ha sido descrito se ha llevado a
cabo de forma grupal entre los meses de febrero a junio de 1996 en el Centro de Salud
"Panaderas II" de Fuenlabrada (Madrid), bajo el marco de un convenio de colaboración
entre el Master en Intervención en la Ansiedad y el Estrés de la Facultad de Psicología
de la Universidad Complutense de Madrid y la Gerencia de Atención Primaria del Area
9 del INSALUD de Madrid, contando con la colaboración del grupo médico y de
enfermería del mencionado centro.
La duración total del programa fue de 17 sesiones de periodicidad semanal, de duración
aproximada de 1h. y 45 min. cada una.

Muestra
La muestra está formada por 11 sujetos, 10 mujeres y 1 varón, con edades comprendidas
entre los 37 y 60 años, siendo la edad media de 48 años. El nivel socioeconómico y

cultural es medio-bajo y bajo. Con respecto a los datos sobre obesidad, el 73% de la
muestra presenta obesidad moderada y el 27% leve, según la clasificación de Stunkard
(1984).
Los pacientes son seleccionados y derivados de forma voluntaria a este programa por el
Servicio de Medicina General del Centro de Salud "Panaderas II". El criterio de
selección viene determinado no ya por la gravedad de la obesidad presentada sino por el
riesgo que dicha variable supone es estos pacientes por el padecimiento de otras
patologías asociadas, principalmente cardiovasculares. Todos ellos presentaban como
elemento común haber comenzado y abandonado en sucesivas ocasiones distintas dietas,
con los sucesivos fracasos en el descenso de peso.
En la Tabla 1 se resumen las características más relevantes de la muestra: sexo, edad,
altura, peso inicial antes de comenzar las sesiones de tratamiento, peso deseado que cada
paciente quiere alcanzar, peso ideal según su altura y complexión, porcentaje de
sobrepeso sobre el peso ideal y finalmente el tipo de obesidad.

Tabla 1. Descripción de la muestra
SEXO EDAD ALTURA

PESO
PESO
PESO
%
TIPO DE
INICIAL DESEADO IDEAL SOBREPESO OBESIDAD

M

46

1'51

69'000

55

45'900

50'30%

MODERADA

M

52

1'52

76'000

60

46'800

62'30%

MODERADA

M

40

1'62

104'400

80

55'800

87'00%

MODERADA

M

37

1'59

67'000

58

53'100

26'10%

LEVE

M

60

1'63

108'600

80

56'700

91,59%

MODERADA

M

38

1'52

76'200

60

46'800

62'81%

MODERADA

M

40

1'66

93'00

70

59'400

56'50%

MODERADA

M

44

1'53

60,200

55

47'700

26'20%

LEVE

V

40

1'63

90'700

75

56'700

59'90%

MODERADA

M

38

1'63

77'000

65

56'700

35'80%

LEVE

M

38

1'60

87'400

70

54'000

61'80%

MODERADA

Resultados postratamiento
A continuación presentaremos los resultados referidos a las modificaciones en las tres
variables objeto de nuestro estudio: hábitos de alimentación, peso y niveles de ansiedad.
1. Hábitos de alimentación.
Con respecto a los hábitos de alimentación (ver Tabla 2), se producen modificaciones
importantes en algunas de las conductas más relevantes asociadas a la obesidad:
disminución de la conducta de picar entre horas, aumento del tiempo empleado para la
ingesta, modificación adecuada en cuanto a la preparación de los alimentos y aumento
de la conducta de masticación para cada porción. Es especialmente relevante la

modificación en la preparación de alimentos, aspecto en el cual el cambio ha sido más
unánime. Con respecto a la conducta de picar entre horas, si bien el descenso no es muy
llamativo, es necesario reflejar que de forma cualitativa la modificación sí es importante,
ya que el tipo de alimentos consumidos entre horas ha pasado de ser prioritariamente
frutos secos, dulces o fritos, a alimentos como frutas, verduras o bebidas como zumos y
café.
En general, podemos decir que la mayoría de los integrantes del grupo han logrado una
reeducación de hábitos y conductas no saludables asociadas a la ingesta. Sin embargo,
es necesario puntualizar que las modificaciones no se dan de forma regular entre los
distintos componentes del grupo. Mientras que algunos individuos consiguen adecuarse
casi en su totalidad a los cambios propuestos, en la gran mayoría de los pacientes se van
produciendo cambios paulatinos con distinta intensidad en las diferentes conductas. Es
de reseñar igualmente, que en dos casos las modificaciones no son relevantes o son muy
escasas.
Estos cambios se han reflejado de forma directa en el descenso de peso, como podremos
observar al analizar dicha variable. Los sujetos que más modificaciones han realizado
sobre sus hábitos de alimentación son los que han bajado más su peso, mientras que en
los dos casos reseñados, en los que apenas se producen modificaciones sobre sus
hábitos, no se consigue reducción alguna del peso inicial.

Tabla 2. Modificación de hábitos de alimentación
HÁBITOS DE ALIMENTACIÓN
Picar entre horas

36,40%

27,30%

< 30'

69,60%

9,40%

> 30'

30,40%

90,60%

72,80%

81,90%

Hervidos, asados,
plancha

63,60%

100%

Fritos

36,40%

0%

63%

18.10%

Tiempo empleado
en comer
Poner la mesa
Preparación de los
alimentos

PRETRATAMIENTO POSTRATAMIENTO

Comer casi sin masticar
2. Peso.

Debido al escaso número de sujetos que componen la muestra y a la gran diferencia
intersujeto, tanto de los datos iniciales como de los resultados postratamiento, los datos
se presentan de forma individual.
Como puede observarse en la Tabla 3, los descensos en el porcentaje de sobrepeso
oscilan entre -2'1% y 18'9%. Dividiendo por categorías podemos observar que: 5 sujetos
obtienen descensos de sobrepeso superiores al 10%, 4 sujetos obtienen descensos de
sobrepeso inferiores al 10%, 1 sujeto no varía de peso y 1 sujeto aumenta su sobrepeso
en 2'1%
Con recpecto al peso es importante tener en cuenta una variable añadida: en todos los
casos existe una diferencia entre el peso ideal y el peso deseado al que quiere llegar cada
uno de los sujetos que conforman el grupo. El peso deseado por los pacientes es siempre

superior al peso ideal con diferencias que oscilan entre 4'9 kgrs y 24'200 kgrs. Esta
variable es de gran importancia al analizar los resultados finales, ya que la meta de
descenso marcada en todos los casos es el peso deseado y no el peso ideal. Teniendo en
cuenta este dato, puede observarse cómo el peso postratamiento de algunos de los
sujetos se encuentra muy cercano a la consecución de su meta.
En la figura 1, podemos ver la modificación del sobrepeso del grupo a lo largo del
programa.

Tabla 3. Modificación de peso
%
%
%
PESO
PESO
PESO
SUJETOS
SOBREPESO SOBREPESO DESCENSO
INICIAL FINAL DESEADO
INICIAL
FINAL
SOBREPESO
1

69'000

63'800

55

50'30%

38'90%

11'4%

2

76'000

71'600

60

62'30%

52'90%

9'4%

3

104'400

104'400

80

87'00%

87'00%

0%

4

67'000

60'000

58

26'10%

12'90%

13'2%

5

108'600

103'400

80

91'59%

82'80%

8'79%

6

76'200

71'400

60

62'81%

52'50%

10'31%

7

93'000

86'000

70

56'50%

44'70%

11'8%

8

60'200

56'800

55

26'20%

19'00%

7'2%

9

90'700

80'000

75

59'90%

41'00%

18'9%

10

77'000

78'000

65

35'80%

37'90%

-2'1%

11

87'400

82'600

70

61'80%

52'90%

8'9%

Media

82'68

78

66'2

56'3%

47'4%

8'89%

Gráfica 1: Medias del porcentaje de sobrepeso por sesiones (N=11)

3. Niveles de ansiedad.
De forma general observamos (ver Tabla 4) una disminución en los niveles de ansiedad,
pasando de niveles de ansiedad severa (superior al centil 75) a moderada (centil 25 a
centil 75) en los tres sistemas de respuesta (cognitivo, fisiológico y motor) y en rasgo
general de ansiedad. Es importante señalar que el descenso más marcado se produce en
ansiedad motora, reflejando por tanto una reducción de la conducta de ingesta en
situaciones de ansiedad. Respecto a las modificaciones obtenidas en las distintas áreas
situacionales se aprecian descensos en ansiedad de evaluación, ansiedad interpersonal y
ansiedad de la vida cotidiana. Es de destacar el descenso en esta última escala por su
relación con un aumento del control de ansiedad frente a la ingesta y un mejor
afrontamiento de los problemas cotidianos.

Tabla 4. Inventario de Situaciones y Respuestas de Ansiedad -ISRA-.
Medias de las puntuaciones directas transformadas a puntuaciones
centiles
Escalas del ISRA

Medidas pretratamiento

Medidas postratamiento

Ansiedad cognitiva

85

75

Ansiedad Fisiológica

85

65

Ansiedad Motora

80

50

Rasgo general de ansiedad

85

75

Ansiedad de Evaluación

75

70

Ansiedad Interpersonal

70

65

Ansiedad Fóbica

85

85

Ansiedad de la vida
cotidian

90

75

Gráfica 2

Gráfico 2

Gráfica 3

Resultados de seguimiento
Se ha llevado a cabo un seguimiento del peso a los seis meses de finalizado el programa.
Este tipo de datos es importante, especialmente si tenemos en cuenta que todos los
integrantes de nuestro programa, tras cada uno de los intentos anteriores para reducir
peso, habían no sólo recuperado el peso perdido, sino que incluso habían conseguido
ganancias adicionales en períodos muy cortos de tiempo (aproximadamente en 3 meses).
Como puede observarse en la siguiente tabla, en seis sujetos se registran descensos de
peso que oscilan entre 300 grs y 3'600 kgrs; tres sujetos mantienen el peso conseguido
tras el programa y solamente dos sujetos aumentan su peso en 1'100 kgrs y 4'000 kgrs.
Como era de esperar, el mayor aumento corresponde al sujeto que también aumentó de
peso durante el programa.
Con respecto a las variaciones del peso es necesario tener en cuenta que esta variable
puede presentar oscilaciones puntuales debidas a variables circunstanciales. En este
sentido, y tomando como criterio para establecer nuevos cambios una oscilación
superior a 2 Kgrs, podemos concluir que el 82% de la muestra mantiene su peso a los 6
meses de finalizado el tratamiento. Dada la historia previa de fracasos en estos sujetos
en el mantenimiento del peso perdido por métodos tradicionales (seguimiento de dietas
hipocalóricas prescritas) podemos considerar los resultados como muy exitosos.

Tabla 5. Medida del peso tras un seguimiento de seis meses
PESO FINAL TRAS

PESO A LOS SEIS

CAMBIOS

SUJETOS

EL PROGRAMA

MESES

1

63'800

63'500

DESCENSO

2

71'600

70'000

DESCENSO

3

104'400

104'400

MANTENIMIENTO

4

60'00

58'000

DESCENSO

5

103'400

103'400

MANTENIMIENTO

6

71'400

72'500

AUMENTO

7

86'000

85'100

DESCENSO

8

56'800

56'000

DESCENSO

9

80'000

76'400

DESCENSO

10

78'000

82'000

AUMENTO

11

82'600

82'600

MANTENIMIENTO

Con respecto a los hábitos de alimentación, un dato relevante a reseñar es que todos los
sujetos han dejado de elaborar menús nuevos, ajustándose algunas semanas a los menús
que elaboraron durante el programa y, con mayor frecuencia, sin seguimiento de menús
prestablecidos. Sin embargo, sí mantienen las modificaciones conseguidas durante el
tratamiento sobre los hábitos de alimentación (picar entre horas, tiempo empleado en
comer, preparación de alimentos, etc.). Así mismo, siguen practicando las técnicas de
autocontrol, especialmente aquellas centradas en el control estimular.

Conclusiones
Tras la aplicación del presente programa cognitivo-conductual podemos señalar, en
primer lugar, que en términos generales se ha mostrado eficaz en cuanto a su objetivo
principal: la modificación de hábitos de alimentación. Sin embargo, dichas
modificaciones presentan como característica a destacar su falta de homogeneidad o su
variabilidad intersujetos. Estas diferencias individuales parecen ser una característica
habitual en los programas de esta naturaleza (Vera y Fernández, 1989) reflejándose de
forma directa en las diferencias en cuanto al descenso de peso. Así por ejemplo, en
nuestro programa, de los 11 integrantes del grupo, 9 sujetos consiguen descensos en el
porcentaje de sobrepeso que oscilan entre un 18'9% y un 7'2% y 2 sujetos no consiguen
descenso alguno.
A través de los autorregistros de alimentación, se ha podido observar cómo existe una
relación muy estrecha entre la modificación de hábitos de alimentación y el descenso de
peso. Aquellos sujetos que más modificaciones realizan sobre sus hábitos son los que
registran una mayor pérdida de peso, mientras que los sujetos que no consiguen
descensos son aquellos que no modifican significativamente dichos hábitos.
Centrándonos en el descenso de peso logrado tras la aplicación de este programa
quisiéramos hacer algunas matizaciones:
Es importante la distinción entre peso deseado por el sujeto y peso ideal que
puede ser marcado por distintos índices. Sin duda, el peso deseado debe ser
el punto de partida de cualquier intervención en la reducción de peso. Si el





sujeto parte de una meta que cree imposible de alcanzar, su adhesión al
tratamiento será escasa y las posibilidades de abandono serán muy altas. Si
observamos la tabla de descenso de peso podemos comprobar que alguno
de los sujetos están muy cercanos a alcanzar su meta al final del programa.
Tras el seguimento posterior de seis meses, un sujeto ha alcanzado su peso
deseado, y dos sujetos lo sobrepasan en menos de 2 kgrs con lo que su meta
a partir de ese momento pasa de ser el descenso al mantenimiento.
En segundo lugar, es importante hacer de nuevo hincapié en alguna de las
características de la muestra. Todos los integrantes del grupo habían
realizado sucesivos intentos de reducir peso a través de distintas dietas,
habiendo fracasado sucesivamente en todas ellas. Los descensos de peso
habían sido escasos, y la recuperación del mismo tras el abandono de la
dieta había sido muy rápido, superando siempre el peso anterior. Este dato
es relevante, no sólo por los descensos de peso conseguidos durante el
programa, sino especialmente por el mantenimento o descenso del peso
conseguido por la mayor parte de los sujetos tras seis meses de seguimiento.
Pero quizá una de las variables más importantes no señaladas hasta ahora es
la calidad de vida. Todos los sujetos de nuestro programa que consiguen
descensos de peso verbalizan de manera muy especial su satisfacción por
haber conseguido bajar de peso "sin esfuerzo", "sin régimen", "sin pasar
hambre" y consiguiendo por primera vez no encontrarse "deprimidos" o
"irritables". La ausencia de estos efectos emocionales colaterales al
tratamiento es una características que incide en la menor tasa de abandono
que estos programas presentan comparados con los tratamientos
tradicionales (Agras y Werne, 1981; Brownell et al., 1979; Stunkard y
Penick, 1979; Stunkard, 1982). Por el contrario los sujetos informan de una
mejora en su calidad de vida, lo que implica una mayor probabilidad de que
esos cambios se conviertan en verdaderos hábitos.

Podemos concluir, por tanto, que con la implantación de programas de esta naturaleza
en los que se combina educación nutricional y técnicas psicológicas destinadas a la
modificación de las variables asociadas a la obesidad, se cubren de forma satisfactoria
los objetivos propuestos, teniendo en cuenta que se está trabajando en un campo
caracterizado por la falta de motivación de los pacientes, que en un índice muy elevado
han experimentado sucesivos fracasos. Por ello sería de especial importancia incidir en
la promoción de hábitos de alimentación saludables y en la educación nutricional desde
la infancia. En definitiva, lograr transformar la intervención en este área desde el
tratamiento a la prevención y promoción de hábitos y técnicas de afrontamiento
dirigidas al problema del sobrepeso.

Referencias
Agras, S., y Werne, J. (1981). Disorders of eating. En S. M. Turner, K. S.
Calhoun y H. E. Adams (Eds.). Handbook of Clinical Behavior Therapy. New
York: Wiley-Interscience Publication.
Brownell, K. D., Heckerman, C. L., y Westlake, R. J. (1979). The behavioral
control of obesity. A descriptive analysis of a lange-scale program. Journal of
Clinical Pychology, 35, 864-869.
Bruce, B., y Wilfley, D. (1996). Binge eating among the overweight population:

a serious and prevalent problem. Journal of the American Dietetic Association,
96(1), 58-61
D'Zurilla, T. J., y Goldfried, M. R. (1971). Problem solving and behavior
modification. Journal of Abnormal Psychology, 78, 107-126.
Hearherton, T. F.; Nichols, P.; Mahamedi, F., y Keel, P. (1995). Body weight,
dieting, and eating disorders symptoms among college students, 1982 to 1992.
American Journal of Psychiatry, 152(11), 1623-1629.
Jacobson, E. (1938). Progressive relaxation: a physiological and clinical
investigation of muscular states and their significance in psychology and
medical practice. Chicago: University of Chicago Press.
Kaplan, C. A.; Thompson, A. E., y Searson, S. M. (1995). Cognitive behaviour
therapy in children and adolescents. Archives of Disease in Childhood, 73(5),
472-475.
Mahoney, M. J., y Mahoney, K. (1976). Permanent weight control: A total
solution to the dieter's dilemma. New York: Norton.
Miguel-Tobal, J. J., y Cano, A. (1986). Inventario de Situaciones y Respuestas
de Ansiedad. ISRA. Madrid. TEA.
Miguel-Tobal, J. J., y Cano, A. (1988). Inventario de Situaciones y Respuestas
de Ansiedad. ISRA. (2a. ed.). Madrid. TEA.
Miguel-Tobal, J. J.. y Cano, A. (1994). Inventario de Situaciones y Respuestas
de Ansiedad. ISRA. (3a. ed.). Madrid. TEA.
Saldaña, C. (1991). Intervención en obesidad en niños y adolescentes. En G.
Buela-Casal, y V. E. Caballo. Manual de psicología clínica aplicada. Madrid:
Siglo XXI.
Saldaña, C., y Rosell, R. (1988). Obesidad. Barcelona: Martínez Roca.
Stuart, R. B. (1967). Behavioral control of overeating. Behaviour and Therapy,
5, 356-357.
Stunkard, A. J. (1982). Obesity. En A. S. Bellack, M. Hersen, y A. E. Kazdin
(eds.). International Handbook of Behavior Modification and Therapy. New
York: Pleum Press.
Stunkard, A. J. (1984). The current status of treatment for obesity in adults. En
A. J. Stunkard, y E Stellar (comps.). Eating and its disorfers. New York: Raven
Press.
Stunkard, A. J., y Penick, S.B. (1979). Behavior modification in the treatment
of obesity: the problem of maintaing weigh loss. Archives of General
Psichiatry, 36, 801-806.
Vera, M. N., y Fernández, M. C. (1989). Prevención y tratamiento de la
obesidad. Barcelona: Martínez Roca.

Referencia a este artículo según el estilo de la APA:
Casado, M. I., Camuñas, N., Navlet, R., Sánchez, B., Vidal, J. (1997). Intervención cognitivo-conductual en pacientes
obesos: implantación de un programa de cambios de hábitos de alimentación. Psicologia.COM [Online], 1 (1), 79
párrafos. Disponible en: http://www.psiquiatria.com/psicologia/vol1num1/art_2.htm [1 Agosto 1997]

NOTA: la fecha indicada entre corchetes será la del día que se haya visualizado este artículo.

info@psiquiatria.com

Sumario

Principio de página

Página principal

© INTERSALUD, 1997. Reservados todos los derechos. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida sin
la autorización por escrito del titular del copyright.

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar