PUBLICIDAD
Última actualización web: 19/05/2022

La promoción del eustrés.

Autor/autores: J.M Gutiérrez García
Fecha Publicación: 01/02/1998
Área temática: Trastornos de ansiedad .
Tipo de trabajo: 

RESUMEN

Se describe la ambigüedad conceptual del término estrés, haciendo hincapié en la pertinencia de la utilización técnica del binomio EUSTRÉS/distrés, para evitar que estrés conlleve en todos los casos una connotación negativa. Se intenta promover el enfoque positivo de los trastornos de desajuste psicofisiológico por medio del uso de los "eustresores". Finalmente, se avanzan los conceptos clave de un nuevo modelo de comprensión y análisis de las situaciones de estrés

Palabras clave: Estrés; Eustrés; Eustresores.

-----
Para más contenido siga a psiquiatria.com en: Twitter, Facebook y Linkedl.

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-6361

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

REVISTA ELECTRÓNICA DE PSICOLOGÍA
Vol. 2, No. 1, Enero 1998
ISSN 1137-8492

La promoción del eustrés
J. M. Gutiérrez García

ORIGINALES
[Resumen] [Abstract]

Psicólogo. Especialista en Ergonomía y Psicosociología (E+PS)
Correspondencia:
Gabinete de Psicología EUSTRÉS
C/ J.B. Uriarte, 53 - 48960 Galdakao, Bizcaia (España)
Tel.: +34 (9)4 457 07 34
E-mail: eustres@redestb.es

Estrés y eustrés
La patologización del
estrés
El eustrés y los
eustresores

Estrés y eustrés

"El estrés es la respuesta inespecífica del cuerpo a cualquier demanda, ya
sea causada por, ya tenga por resultado condiciones agradables o
desagradables. Durante ambos, eustrés ("buen estrés") y distrés ("mal
estrés") el cuerpo experimenta en la práctica las mismas respuestas
inespecíficas a los diversos estímulos positivos o negativos que actúan
sobre él. Sin embargo, el hecho de que el eustrés cause mucho menos daño
que el distrés demuestra gráficamente que es el "cómo te lo tomes" lo que
determina, en último término, si uno puede adaptarse al cambio de forma
exitosa". (Traducción directa de Selye, H. (1978), publicación original en
1956).
Estas son las palabras del "patriarca" del estrés, Hans Selye, dictadas hace más de
cuarenta años. Ya entonces, el uso del término "stress" (sólo en los últimos años
castellanizado como "estrés") se extendía conociendo un éxito sin precedentes. En este
lapso de tiempo, su utilización ha sobrepasado su aplicación biológica inicial, se ha
diversificado su análisis y han surgido varias escuelas o corrientes de opinión
pertenecientes a disciplinas diversas respecto a cómo encarar la comprensión global de
su génesis y desarrollo, su prevención y las posibles intervenciones para la disminución
o supresión de sus negativos correlatos fisiológicos, en los casos más graves.
Su empleo, incluso, ha trascendido a los ámbitos no especializados, y hoy todo el mundo
utiliza esta palabra para referirse al agobio que produce una excesiva cantidad de trabajo
o a la desmesurada presión que se puede sufrir en cualquier situación comprometida. En
definitiva, el término -basado en unos u otros marcos teóricos- ha funcionado muy bien.
Sin embargo, no ha ocurrido otro tanto con los subconjuntos en que Selye dividía el
conjunto total. El uso de eustrés y distrés (formas castellanizadas de "eustress" y
"distress") se ha reducido a una aparición fugaz en los capítulos iniciales de todas las
obras referidas al tema; después se obvian de forma consciente. Los propios estudiosos y
teóricos del tema han optado por considerar sólo el aspecto más "urgente" del mismo: el

distrés, que conlleva importantes consecuencias negativas para el individuo que lo sufre.
Es este aspecto el que ha recibido más atención en la investigación científica, y
habitualmente se ha entendido en este sentido el término genérico de estrés (Peiró,
1993).
De esa denominación incorrecta se deriva un fenómeno de sinécdoque : es decir,
designamos el todo con el nombre de una de sus partes (Casares, 1994). Hoy, todos
hablamos de estrés, incluso a nivel técnico, con la mente puesta en las secuelas
negativas que puede acarrear el proceso de desadaptación al que, en cada caso, nos
refiramos. Hemos conseguido convertir a distrés y estrés en meros sinónimos. Hemos
conseguido patologizar el estrés.

La patologización del estrés
El término "stress" es de origen anglosajón. Significa "tensión, presión, coacción". Así,
"to be under stress" se puede traducir como "sufrir una tensión nerviosa". En este último
sentido, stress es casi homónimo de otro término inglés: "strain", que indica "tensión,
tirantez". La frase "the stresses and strains of modern life" puede traducirse como "las
presiones de la vida moderna" (HarperCollins, 1994). Como vemos, ambos vocablos
aluden a conceptos similares, aunque convendría explicitar sus diferencias.
El uso más destacado de "strain" se da en el campo terminológico de la Física,
empleándose al hablar de la presión o tirantez a que es sometido un cuerpo por una
fuerza determinada (la tensión de una cuerda o de un músculo, por ejemplo).
El abuso que en los últimos tiempos se ha hecho del término "stress", desprovisto en
principio de componentes psicológicos directos, ha conseguido enlazarlo
indefectiblemente con la presión, tensión o coacción percibidas en cualquier situación de
adaptación insuficiente. No olvidemos, por otra parte, que "stress" tiene en la lengua
inglesa otras acepciones: "énfasis, hincapié" (de ahí la pequeña jerigonza en el abstract
del presente artículo); incluso, en un entorno filológico/lingüístico, significa "acento".
El término "stress", "al no encontrar una traducción satisfactoria en otros idiomas, pasó
como tal a formar parte del lenguaje científico universal" (Donalisio, 1996). Y de ahí al
castellanizado eustrés sólo hay un paso. "Strain", por el contrario, no consiguió traspasar
la barrera idiomática, y hoy sólo se cita en medios psicológicos para aludir a los
correlatos fisiológicos del distrés (cifr. Stotland, y Pendleton, 1989; Luecken et al.,
1997).
Omar (1995) abunda en este sentido atribuyendo al escaso conocimiento del inglés por
parte de H. Selye la elección del término "stress"; según esta autora, el mismo Selye
quiso corregirse posteriormente (entendiendo como más adecuado el término "strain"),
pero el inesperado auge de su acepción lo hizo imposible. El mismo reconoce que el
término ha tenido una gran aceptación "en todos los idiomas extranjeros, incluidos
aquellos en los que ninguna palabra de este tipo existía previamente" (Selye, 1975b).
Podemos así percibir, tras esta breve reseña etimológica, que para los angloparlantes la
imagen simbólica que responde al concepto de "stress" tiene más matices que para
nosotros, ya que al traducirla hemos importado exclusivamente la acepción más
psicologizada y grave del término.
Estrés es, por tanto, un término neutro. Con el vocablo estrés sucede lo mismo que con
los vocablos "humor", "gana", y otros. Su correcta comprensión requiere de un adjetivo

que los caracterice adecuadamente: ¡qué buen/mal humor tiene!, ¡lo haré de buena/mala
gana!
También el estrés necesita de un adjetivo. O, en su defecto, del apropiado prefijo
calificativo: distrés cuando nos referimos a las consecuencias perjudiciales de una
excesiva activación psicofisiológica, y eustrés cuando hacemos alusión a la adecuada
activación necesaria para culminar con éxito una determinada prueba o situación
complicada.
Es cierto que la prefijación con vocablos griegos puede complicar su uso habitual, pero
ello no sería más difícil que en otros casos. El prefijo eu- ( = bien, bueno) ya se utiliza
en castellano en palabras como eucaristía, eufemismo, eufonía, euforia, eugenesia,
eutanasia, etc. El prefijo dis- (
= imperfección, dificultad) tiene una extensa y
evidente aplicación.
En la terminología bio-médica, plagada de neologismos y cultismos, se invoca con cierta
frecuencia el prefijo eu- en términos como eugónico, eumenorrea, eupepsia, eupirexia,
eupnea, etc.
Basándonos en ese uso profesionalizado de neologismos propio de la medicina,
insistimos en la necesidad de retomar, al menos en su empleo técnico, las acepciones
correctas de los términos a los que nos refiramos en cada momento. Y no sólo por
corrección gramatical o prurito estilista.
El enfoque exclusivamente negativo que actualmente se hace del estrés (cuando se
utiliza como sinónimo de distrés), empeña a los especialistas en la búsqueda de los
factores etiológicos del malestar del individuo inadaptado. Se trata, por tanto, de
identificar y aislar para luego reducir y, en último término, paliar.
Es triste comprobar que, ya que no la pulcritud y concisión de los conceptos, parece que
la ciencia médica sí ha logrado contagiar a la psicológica la visión patologizante de
muchos de sus antiguos postulados (recuérdese que la Medicina Preventiva tiene una
muy corta historia).
Y, sin embargo, esta coloración nosotáxica, quizá supeditada a la observación rutinaria
de los correlatos fisiopatológicos de las enfermedades, es extraña a la Psicología Clínica
y, más aún, a la del Trabajo y Organizaciones.
¿Por qué no hablamos de la activación positiva, de la adecuada excitación que permite al
individuo dar todo lo que lleva dentro, aquélla que necesita para sobrellevar e incluso
culminar situaciones aparentemente irresolubles de forma exitosa? ¿Por qué no se
buscan los factores que actúan en la resolución positiva de los conflictos, en la salida
triunfante de las crisis?
Los especialistas hemos de fomentar los buenos hábitos preexistentes o educar en
aquéllos que necesitemos implantar para que sea el propio sujeto quien produzca el
cambio definitivo, quien se encargue de saber transformar, en la medida de lo posible, el
estrés malo en bueno, el distrés en eustrés.
Por todo lo anteriormente expuesto, valoramos muy negativamente el ambiente de
conformismo y lenidad que se advierte en la comunidad científica para con el
tratamiento equívoco (léase ambigüedad conceptual) del término "estrés". Entendemos
que la definición precisa, dentro del ámbito teórico-profesional, es siempre el primer e
imprescindible paso para un posterior análisis pertinente.

Añadiremos, por cierto, que tan importante como no intercambiar los nombres-concepto
es uniformizar el enunciado correcto de los mismos. En una publicación técnica del
Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (Nogareda, 1994) se hace
múltiple referencia al concepto de "eutrés" (sic, por "eustrés"). Este tipo de neologismos
sólo contribuye a profundizar aún más en la confusión terminológica reinante.

El eustrés y los eustresores
Al establecer las distinciones conceptuales anteriores estamos expresando la necesidad
de una corrección que se sitúa por encima de la mera terminología. La propuesta que
hacemos va mucho más allá de la mera denominación de los constructos empleados.
Intentamos establecer un nuevo enfoque POSITIVO de las situaciones de desajuste, de
tal forma que se potencien aspectos muy reducidos o desdeñados con las anteriores
estructuras y se reconduzcan alternativas de intervención/prevención que parecen, al
presente, en situación de "punto muerto" (Mason, 1975).
Todo lo anterior merece ser profundizado con mayor espacio y detenimiento del que
contamos para este artículo. De momento avanzaremos algunos de los conceptos-clave
en los que habremos de basar nuestra posición. Los cimientos de lo que será un nuevo
modelo que facilite la comprensión y profundice el análisis de los procesos de estrés,
desde un enfoque activo y positivo:






Entendemos que los modelos explicativos del proceso de generación de estrés han
de ser lo suficientemente globales como para abarcar cualquier situación genérica,
pero lo suficientemente específicos para conseguir su oportuna focalización; han
de dar estar actualizados, dando respuesta a las cuestiones que han ido
planteándose en las últimas épocas, pero sin despreciar los aciertos de anteriores
investigadores. Partimos de una concepción que atiende a la definición de estrés
como transacción entre sujeto y ambiente, aunque prestando una importancia
capital a los procesos cognitivos implicados. Uno de los modelos que mejor
encajan con nuestra particular aproximación al tema es el "modelo multimodal transaccional", expuesto por Palmer, y Dryden (1995), que aúna las anteriores
propuestas formuladas por Cox, y Mackay (1981) y Lazarus, y Folkman (1984).
A este modelo que, como todos los demás, identifica estrés con distrés, hay que
completarlo con el amplio porcentaje de casos y situaciones de eustrés que faltan:
aquéllos en los que el individuo tiene la seguridad de ser capaz de gestionar con
éxito las demandas de su entorno (Mohr, 1993).
Es necesario ampliar el conocimiento de aquellas situaciones de estrés
satisfactorio, o eustrés, buscadas y ejecutadas de forma activa por los sujetos.
Estas situaciones, enmarcadas dentro de actividades diversas (deportivas, sociales,
sexuales, etc.) y practicadas de forma empática y no competitiva, procuran a sus
actores experiencias muy positivas: sensaciones y sentimientos placenteros
(sensación de bienestar, de adaptación), fortalecimiento de la propia autoestima,
reforzamiento de estrategias de afrontamiento, etc. (Bunting , Little, Tolson, y
Jessup 1986). Estas podrían ser las actividades de eustrés puro.
Habría que citar también las actividades de transformación, en las que el
objetivo fundamental es superar una situación negativa de distrés en función de
tácticas diversas: algunas atacan el problema de forma frontal (técnicas de
resolución de conflictos, optimización de los procesos cognitivos de apreciación
de la realidad, etc.); otras avanzan en aspectos paralelos (reforzamiento y/o
mejora de las estrategias de afrontamiento, aprendizaje de nuevas habilidades,
etc.) favoreciendo la función agente del propio individuo (Selye, 1975a; Richard,
1995).











Es preciso distinguir las diferencias fundamentales existentes entre las dos
maneras fundamentales de "combate" profesional contra el distrés: la relajación y
el eustrés. Los distintos métodos de relajación psicofísica (Jacobson, Schultz,
Meditación trascendental) se ocupan de reducir la tensión (a veces, crispación)
muscular para relajar y desocupar la mente; la liberación y bienestar físico sirven
de punto de partida para que la psique del sujeto se libere de los nocivos procesos
cognitivos del distrés. Se trata, por tanto, de un proceso que alivia los efectos del
distrés (resultados, consecuencias), sin atacar sus causas.
Por el contrario, en los procesos de eustrés (puros o de transformación) se ataca a
la raíz: las actividades eustresantes (generadoras de eustrés) alimentan procesos
de adaptación psicofísica, tanto hacia el interior del sujeto como dirigidas a su
propio entorno. En estas situaciones eustresantes suelen combinarse las variables
de duración e intensidad: a veces en esfuerzos de corta duración y mucha
intensidad emocional (paracaidismo, "puenting", etc.), a veces en actividades que
ocupan más tiempo pero que suponen mayor facilidad (pasear, conocer a nuevas
personas, relacionarse con los amigos, etc.). En otras ocasiones, es extrema la
dureza y el tiempo empleado (actividades deportivas como el maratón). Todas
estas actividades pueden ser englobadas bajo la rúbrica general de ocio activo
(Fujibayashi, y Koizumi, 1989).
Como hipótesis de trabajo y desde un enfoque fisiológico, podríamos describir el
eustrés (Labrador, y Crespo, 1993; Labrador, 1995; Nogareda, 1994) como el
aumento de catecolaminas (hormonas del sistema nervioso vegetativo) sin la
aparición de cortisol (hormona del eje hipófiso-suprarrenal). Es decir, el cortisol
vendría a actuar como un bio-marcador de las situaciones de distrés (como
interesante aportación al campo de los bio-marcadores de estrés, véase Armario,
Martí, Molina, De Pablo, y Valdés 1996). Expresado de forma alternativa, el
eustrés sería la situación neuroendocrina que genera el mantenimiento de
actividades en las que, sean cuales sean las demandas, el grado de control del
sujeto es alto (o bajas las restricciones), según el modelo de Karasek (1979). En
palabras de Milsum, el eustrés es "la condición ideal en cuya dirección se efectúa
el trabajo del complejo sistema homeostático de cada individuo" (Milsum, 1985).
En el sistema de fuerzas que estamos bosquejando, el eustrés es el fulcro o punto
de apoyo, y los eustresores serían las palancas, es decir, los instrumentos que el
individuo puede utilizar para desplazar las resistencias que encuentra en su
entorno. Podemos definir de modo genérico los eustresores como aquellas
variables personales y/o ambientales - fortuitas o activamente buscadas - que
refuerzan el bienestar psicofísico del sujeto y sus defensas ante las situaciones de
desajuste. La función que ejerzan dependerá de su aparición en un momento u
otro del proceso ; podrán ser variables moduladora (del proceso distresor apreciación, apreciación - afrontamiento, apreciación - resultados - consecuencias,
etc.), interviniente (en el proceso de acumulación de autoestima, satisfacción
personal, estrategias de afrontamiento, etc.), predisponente y desencadenante (del
proceso de cambio genérico de distrés en eustrés).
Además de los eustresores externos (actividades eustresantes, apoyo social,
ayuda profesional, etc.) a los que ya hemos hecho referencia, haremos breve
reseña de los eustresores internos, esto es, aquellos que conforman
características de la personalidad del sujeto. Pueden resumirse en lo que
Antonovsky (1991) denomina "fuerzas salutogénicas": su propio "Sentido de la
coherencia" (SOC), la personalidad resistente (Kobasa, 1982), la autoeficacia
(Bandura, 1986), el locus de control interno, la personalidad tipo B, la tolerancia a
la ambigüedad, etc. Todas ellas conforman barreras que ayudan a mejorar nuestra
adaptación además de reducir los resultados y consecuencias de las situaciones de
distrés.
Hay que explorar a fondo el mecanismo que pueda hacer posible la
transformación de distrés en eustrés. No deben bastarnos las terapias de



aproximación pasiva a la situación (técnicas de respiración, relajación,
meditación, etc.) utilizadas hasta ahora. En ellas se da por supuesta la
inevitabilidad del evento distresante. Y aunque en verdad lo sea, lo que hace al
suceso generador de distrés es la percepción negativa del mismo por parte del
sujeto. Y es ahí donde podemos y debemos intervenir, mediante técnicas
eustresantes activas, como las citadas con anterioridad.
En resumen, es nuestra intención diseñar una formulación del proceso general de
estrés que modele tanto los sucesos negativos como los positivos (distrés y
eustrés, respectivamente): variables ambientales y recursos (distresores y
eustresores), características de la persona (nocivas y salubres), experiencias
subjetivas (apreciaciones cognitivas), respuestas del individuo en casos de eustrés
(satisfacción, mejora y acumulación de estrategias) y distrés (estrategias de
afrontamiento, resultados y consecuencias), y posibilidades de transformación
(generación de eustrés a partir del distrés). Todo ello, teniendo en cuenta el
discurrir de los distintos procesos a lo largo del tiempo (su influencia en las
posibilidades de cambio y transformación, de cronificación de síntomas, etc.).

En definitiva, pretendemos establecer un modelo que proporcione soluciones a los
aspectos negativos de las situaciones de estrés y destaque la relevancia de los aspectos
activos y positivos: un modelo que promueva el eustrés.
Agracecimientos: A Ascensión Gómez Garrido y Enrique Marocchi Rodríguez,
cuyas agudas preguntas han motivado este artículo.

Referencias
Antonovsky, A. (1991). The structural sources of salutogenic strengths. En C.
L. Cooper, y R. Payne, Personality and Stress: individual differences in the
stress process (pp. 67-104). Chichester: John Wiley & Sons.
Armario, A., Martí, O., Molina, T., De Pablo, J., y Valdés, M. (1996). Acute
stress markers in humans: response of plasma glucose, cortisol and prolactin to
two examinations differing in the anxiety they provoke.
Psychoneuroendocrinology, 1, 17-26.
Bandura, A. (1986). Social foundations of thought and action: a social
cognitive theory. Englewood Cliffs, NJ: Prentice-Hall.
Bunting, C. J., Little, M. J., Tolson, H., Jessup, G. (1986). Physical fitness and
eustress in the adventure activities of rock climbing and rappelling. Journal of
Sports, Medicine and Physical Fitness, 26, 11-20.
Casares, J. (1994). Diccionario ideológico de la lengua española. Barcelona:
Gustavo Gili. (Publicación original en 1959).
Cox, T., y Mackay, C. J. (1981). A transactional approach to occupational
stress. En E. N. Corlett, y J. Richardson (Eds.), Stress, work design and
productivity. Chichester: Wiley & Sons.
Donalisio González, R. (1996). Condiciones de trabajo y estrés. Boletín de
información de Mutual Cyclops, 10, 21-26.
Fujibayashi, S., y Koizumi, A. (1989). Circadian rhythm and stress in the
elderly: a study using salivary cortisol levels as an indicator. Nippon Eiseigaku

Zasshi, 44, 869-876.
HarperCollins Publishers (1994). Collins Concise Diccionario Inglés-Español.
Barcelona: Grijalbo Mondadori.
Karasek, R. A. (1979). Job demands, job decision latitude and mental strain:
Implications for job redesign. Administrative Science Quarterly, 24, 285-308.
Kobasa, S. C. (1982). The hardy personality: toward a social psychology of
stress and health. En G. S. Sanders, y J. Suls, The Social Psychology of health
and illness. Hillsdale, NJ: Lawrence Erlbaum.
Labrador, F. J. (1995). El estrés. Nuevas técnicas para su control. Madrid:
Temas de hoy.
Labrador, F. J., y Crespo, M. (1993). Estrés. Trastornos psicofisiológicos.
Madrid: Eudema.
Lazarus, R. S., y Folkman, S. (1984). Stress, coping and adaptation. New York:
Springer.
Luecken, L. J., Suárez, E. C., Kuhn, C. M., Barefoot, J. C., Blumenthal, J. A.,
Siegler, I. C., y Williams, R. B. (1997). Stress in employed women: Impact of
marital status and children at home on neurohormone output and home strain.
Psychosomatic Medicine, 59, 4.
Mason, J. W. (1975). A historical view of the stress field. Journal of Human
Stress, 1, 6-12.
Milsum, J. H. (1985). A model of the eustress system for health/ilness.
Behavioral Science, 30, 179-186.
Mohr, G. (1993). Significance of psychological stress, absence of stress and
resources for helath promotion at the workplace. Sozial und Praventivmedizin,
38(Suppl. 2), S96-99.
Nogareda Cuixart, S. (1994). Fisiología del estrés. Notas técnicas de
prevención, nº 355. Madrid: INSHT.
Omar, A. G. (1995). Stress y Coping. Las estrategias de coping y sus
interrelaciones con los niveles biológico y psicológico. Buenos Aires: Lumen.
Palmer, S., y Dryden, W. (1995). Counselling for Stress Problems. London:
Sage.
Peiró, J. M. (1993). Desencadenantes del Estrés Laboral. Madrid: Eudema,.
Richard, C. (1995). Stress without distress in baccalaureate nursing education if
that were possible? Soins et Formation. Pédagogique.des Encadrements, 4, 3540.
Selye, H. (1975a). Stress and distress. Comprehensive Therapy, 1, 9-13.
Selye, H. (1975b). Confusion and controversy in the stress field. Journal of
Human Stress, 1, 37-44.
Selye, H. (1978). The Stress of Life. New York: McGraw Hill. (Original
publicado en 1956).
Stotland, E., y Pendleton, M. (1989). Workload, stress and strain among police
officers. Behavioral Medicine, 15, 5-17.

Referencia a este artículo según el estilo de la APA:
Guitiérrez García, J. M. (1998). La promoción del eustrés. Psicologia.COM [Online], 2 (1), 38 párrafos. Disponible
en: http://www.psiquiatria.com/psicologia/vol2num1/art_3.htm [1 Febrero 1998]
NOTA: la fecha indicada entre corchetes será la del día que se haya visualizado este artículo.

info@psiquiatria.com

Sumario

Principio de página

Página principal

© INTERSALUD, 1998. Reservados todos los derechos. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida sin
la autorización por escrito del titular del copyright.

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar