PUBLICIDAD
Última actualización web: 19/05/2022

Alexitimia y estilo represivo de afrontamiento: ¿dos constructos emocionales diferentes o similares?

Autor/autores: F. Martínez Sánchez
Fecha Publicación: 01/02/1998
Área temática: Psiquiatría general .
Tipo de trabajo: 

RESUMEN

El propósito de este estudio es investigar las relaciones entre la alexitimia y el estilo represivo de afrontamiento. Se utilizó la Escala de Marlowe-Crowne Scale (MCS) y el Inventario de Situaciones y Respuestas de Ansiedad para seleccionar los sujetos "represores", así como los grupos de control. Posteriormente todos los sujetos completaron la escala de Alexitimia de Toronto (TAS-20). Los resultados muestran que los sujetos calificados como represores (altos en deseabilidad social y bajos en ansiedad) obtienen las puntuaciones inferiores en alexitimia, en comparación con el resto de los grupos. Estos resultados sugieren que la alexitimia y el estilo represivo de afrontamiento son constructos emocionales diferentes.

Palabras clave: Emoción; Alexitimia; Represión; Afrontamiento.

-----
Para más contenido siga a psiquiatria.com en: Twitter, Facebook y Linkedl.

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-6363

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

REVISTA ELECTRÓNICA DE PSICOLOGÍA
Vol. 2, No. 1, Enero 1998
ISSN 1137-8492

Alexitimia y estilo represivo de afrontamiento: ¿dos
constructos emocionales diferentes o similares?
F. Martínez Sánchez

ARTÍCULO
ESPECIAL
[Resumen] [Abstract]

Universidad de Murcia
Correspondencia:
Francisco Martínez Sánchez
Departamento de Psicología Básica y Metodología
Facultad de Psicología. Edificio Luis Vives
Universidad de Murcia
Apartado 4021 - 30080 Murcia (España)
E-mail: franms@fcu.um.es

Introducción
Método
Resultados
Discusión y conclusiones

Introducción

En

las últimas décadas se han acumulado sólidos apoyos, especialmente
epidemiológicos (Barefood, Dahlstrom, y Williams, 1983), a las diversas hipótesis que
atribuyen a los factores emocionales un papel variable en la etiología de múltiples
alteraciones somáticas (O´Leary, 1990). Se constituyen las respuestas emocionales, de
esta manera, en factores de riesgo para la salud, en su calidad de agentes capaces de
influenciar las funciones somáticas de muy diversas maneras que, además, inciden en
diferentes momentos del proceso de enfermar (Fernández Castro y Edo, 1994; Martínez
Sánchez y Fernández Castro, 1994).
Se han postulado diversos constructos teóricos, orientados a explicar la capacidad
predictiva que la expresión y/o la represión de las emociones tienen sobre la morbilidad
y mortalidad de ciertos trastornos (Pennebaker, 1995); entre ellos destacamos la
supresión de la ira (Chesney y Rosenman, 1985), la inhibición (King y Emmons, 1992),
el patrón de conducta tipo A (Rosenanm, 1991; Palmero y Codina, 1996), el síndrome
¡AHI! (Fernández-Abascal y Martín, 1994), el estilo represivo de afrontamiento
(Weinberger, 1990), la ambivalencia de la expresión emocional (King y Emmons, 1990)
y, por último, la alexitimia (Taylor, 1994; Martínez Sánchez, 1995). Todos ellos
comparten la característica común de ser descriptores de los estilos de afrontamiento y
expresión de la respuesta emocional.
El término alexitimia describe un trastorno específico en el procesamiento emocional
que se manifiesta principalmente mediante: 1) dificultad para identificar y describir
sentimientos y emociones verbalmente, 2) dificultad para distinguir entre sentimientos y
los componentes somáticos que acompañan a la activación emocional, y 3) patrón de
pensamiento orientado a lo externo, así como a una marcada constricción en los
procesos simbólicos (Taylor, 1984, 1994; Salminen, Saarijärvi, y Äärela, 1995).

Estas características han sido conceptualizadas, tanto como una alteración afectiva,
como un rasgo continuo de personalidad que correlaciona positivamente con el
neuroticismo (Pandey and Mandal, 1996), la depresión (Hendryx, Haviland, y Shaw,
1991) y la ansiedad (Bagby, Taylor, y Atkinson, 1988; Martínez Sánchez, Sánchez,
Castillo, Gordillo, y Ortiz, 1996); diversos autores (Horton, Gewirtz, y Kreutter, 1992),
argumentan que la alexitimia puede considerarse también como un estado -alexitimia
secundaria- consecuente a la depresión y/o ansiedad (Hendryx, Haviland, Shaw, y
Henry, 1994), así como al efecto de diversos trastornos crónicos tanto psicopatológicos
como somáticos.
Recientemente diversos investigadores han propuesto que la alexitimia no sólo consiste
en una dificultad en la expresión verbal de las emociones, sino en un déficit en el
procesamiento cognitivo (Berenbaum y Prince, 1994; Martínez-Sánchez y Marín, 1997),
a consecuencia del cual, las emociones permanecen indiferenciadas y pobremente
reguladas (Taylor, Bagby, y Parker, 1991). Se ha hipotetizado que, en sujetos con altos
niveles de alexitimia, la limitada conciencia emocional junto al deficiente procesamiento
cognitivo de los afectos, propiciaría la prolongación del malestar emocional y la
activación fisiológica, lo que podría provocar trastornos autonómicos, endocrinos e
inmunes, favoreciendo la lesión estructural en sistemas orgánicos especialmente
vulnerables al trastorno (Martin y Pihl, 1986b). Esta tendencia podría explicar la
propensión hacia los trastornos somáticos "funcionales" descrita en los alexitímicos.
Además, la alexitimia es interpretada como uno más de los posibles factores de riesgo
que puede incrementar la susceptibilidad hacia el trastorno físico (Parker, Bagby, y
Taylor, 1989; Martínez Sánchez, 1997). Por ejemplo, se estima que el 47% de los
pacientes que acuden a clínicas psicosomáticas y del dolor muestran características
alexitímicas (Smith, 1983).
Por su parte, el estilo represivo de afrontamiento, conceptualizado por Weinberger,
Schwartz, y Davidson, (1979), como una forma peculiar de afrontamiento de los
estímulos emocionales mediante su evitación cognitiva y conductual, se define
operativamente por la combinación de bajos niveles de ansiedad autoinformada evaluados con el cuestionario de Ansiedad Manifiesta de Taylor (1953)- y alta
deseabilidad social -medida con la Escala de Deseabilidad Social de Marlowe-Crowne
(1961)-.
El estilo represivo de afrontamiento se asocia a: (1) bajos niveles de comunicación de
las emociones negativas tales como la ansiedad y la ira (Weinberger, et al., 1979); (2)
alta latencia de respuesta ante estímulos cargados emocionalmente; (3) defensividad en
procesos atencionales frente a estímulos ansiógenos (Fox, 1993); (4) déficits de
memoria para recuerdos emocionales negativos (Davis y Schwartz, 1987); (5) intentos
de evitar dar una impresión de perturbación psicológica (Blackburn, 1965; Byrne, 1961),
tratando, por el contrario, de ofrecer autodescripciones positivas de ellos mismos en
situaciones emocionales (Díaz-Ovejero, Cano-Vindel, y Miguel-Tobal, 1993); (6) pobre
descripción de la experiencia emocional (Carroll, 1972), (7) evitación de la atención a
los aspectos emocionales, especialmente si estos son negativos (Cano-Vindel, Sirgo, y
Pérez, 1994); (8) elevados niveles de activación fisiológica en respuesta a estresores
manipulados experimentalmente (Asendorpf y Scherer, 1983; Kneier y Temoshock,
1984), aún informando de bajos niveles de estrés percibido.
Diversos autores se han aproximado al estudio de las relaciones entre estos dos
constructos emocionales; así, mientras que diversos autores apoyan explícitamente la
similitud de ambos constructos (Nemiah y Sifeos, 1970; Nemiah, Freyberger, y Sifneos,
1976; Weinberger y Schawartz, 1990), o consideran la alexitimia como una dimensión
del estilo represivo de afrontamiento (Bonanno y Singer, 1990), por el contrario, otros

autores no encuentran relación alguna (Martin y Phil, 1986a) o la cuestionan (Páez y
Velasco, 1993). Es más, recientemente Newton y Contrada (1994) informan de la
existencia de una relación inversa entre ambos constructos.
En base a lo anteriormente expuesto, el objetivo del presente trabajo fue valorar la
relación entre la alexitimia y el estilo represivo de afrontamiento, estudiando los niveles
de alexitimia presentes en diversos grupos.

Método
Sujetos
Sobre una muestra compuesta por 364 estudiantes de la Universidad de Murcia, 105
hombres (28.85 %) y 259 mujeres (71.15%), de edades comprendidas entre los 18 y 25
años (
19.44; Sx = 1.99), procedimos a seleccionar los grupos de sujetos calificados
como "represores", "sensibilizadores", "de alta ansiedad" y "de baja ansiedad", de
acuerdo al procedimiento descrito por Weinberger, Schwartz, y Davidson, R (1979)
consistente en utilizar los grupos extremos sobre la base de los cuartiles primero y
tercero de la escala de Marlowe y Crowne (1961) y una prueba que evalúa el rasgo de
ansiedad, en este caso utilizamos el ISRA (Miguel-Tobal y Cano-Vindel, 1986), dadas
sus destacadas propiedades psicométricas en la evaluación de la ansiedad.
En base a estos criterios, el grupo quedó reducido a 129 sujetos que cumplían las
condiciones expuestas; las puntuaciones de corte, la denominación y composición de los
grupos se recogen en la Tabla 1.
Tabla 1. Criterios clasificatorios y composición de los grupos
Criterio de
puntuación
Grupo

Criterio de grupo

N (%)

MCS

ISRA

Baja ansiedad

ISRA - MCS

18 (13.95)

11

140

Alta Ansiedad

ISRA - MCS

43 (33.33)

11

249

Represores

ISRA - MCS

50 (38.76)

16

140

Sensibilizadores

ISRA - MCS

18 (13.95)

16

249

129
Siendo: MCS=Escala de Deseabilidad Social; ISRA=Inventario de Situaciones y Respuestas de Ansiedad

Instrumentos
1. Escala de Deseabilidad Social, MCS, de Marlowe y Crowne (1961). Escala
compuesta por 33 ítems de tipo Verdadero/Falso, que evalúa la búsqueda de la
aprobación social mediante la emisión de respuestas socialmente deseables.
2. Inventario de Situaciones y Respuestas de Ansiedad, ISRA (Miguel-Tobal y CanoVindel, 1986). Autoinforme que permite obtener un rasgo general de ansiedad,
tres componentes de las respuestas de ansiedad (cognitivo, fisiológico y motor),
así como cuatro áreas situacionales o rasgos específicos de ansiedad (de
evaluación, interpersonal, fóbica y de la vida cotidiana).

3. Escala de Alexitimia de Toronto, TAS-20 (Bagby, Taylor, y Parker, 1994), en la
adaptación de Martínez-Sánchez (1996). Autoinforme compuesto por 20 ítems,
que permite obtener una puntuación total en alexitimia, así como tres factores
congruentes con el constructo:
F. I: dificultad para identificar sentimientos y diferenciarlos de los síntomas
asociados a la activación emocional; F. II: dificultad para describir sentimientos a
otros, y F. III: patrón de pensamiento orientado a lo externo.
Procedimiento
Tras la confección de los cuatro grupos ya descritos, todos los sujetos completaron la
Escala de Alexitimia de Toronto, TAS-20 (Bagby, Taylor, y Parker, 1994).

Resultados
Tras realizar un análisis de varianza, así como las comparaciones post hoc entre grupos,
los resultados mostraron la existencia de diferencias significativas en el nivel total de
alexitimia, así como en los factores I y II del TAS-20; por el contrario, no se obtuvieron
diferencias significativas en el factor III.
En la Tabla 2 se recogen las medias y desviaciones típicas obtenidas por cada uno de los
grupos en el nivel total de alexitimia, así como en los tres factores que componen el
TAS-20. Como puede observarse, además del significativo efecto de la variable "grupo",
es de destacar cómo los sujetos calificados como "represores" son los que obtienen
globalmente niveles inferiores de alexitimia, mientras que los calificados como de "alta
ansiedad" muestran niveles superiores en todos los factores que componen el TAS-20.
Tabla 2. Puntuaciones en el TAS-20 de cada uno de los grupos
Represores Sensibilizadores
(sx)
(sx)

Alta
Ansiedad
(sx)

Baja
Ansiedad
(sx)

F (p)

TAS-20

44,52
(9,45)

45,44 (13,00)

58,81
(8,09)

49,50
(11,04)

18.00***

Factor I

15,14
(5,55)

17,88 (6,47)

22,27
(5,76)

16,72
(6,93)

11.49***

Factor
II

12,88
(4,69)

11,16 (4,32)

16,90
(3,81)

14,72
(3,98)

10.45***

Factor
III

17,44
(3,86)

15,88 (5,14)

17,93
(4,19)

18,44
(3,31)

1.40
N.S.

Siendo: *** p< .000
Factor I: dificultad para identificar sentimientos y diferenciarlos de los síntomas asociados a la
activación emocional
Factor II: dificultad para describir sentimientos a otros
Factor III: patrón de pensamiento orientado a lo externo

Las comparaciones post hoc confirman (p<.05) en términos generales la existencia de
diferencias significativas de los represores con el resto de los grupos en los factores I y
II, no así en el III. En la Figura 1 pueden apreciarse gráficamente los resultados
descritos.

Figura 1. Niveles de alexitimia de los diferentes grupos.

Discusión y conclusiones
Los resultados obtenidos son plenamente coincidentes con los informados por Newton y
Contrada (1994), así como por Myers (1995), en el sentido de observar los menores
niveles de alexitimia en los represores, así como niveles superiores en los sujetos del
grupo de alta ansiedad.
Los bajos niveles de alexitimia del grupo de "represores" pueden estar condicionados
por el mismo procedimiento de evaluación, tal y como señala Myers (1995), ya que se
sabe que el estilo represivo de afrontamiento está asociado a alteraciones en la memoria
de hechos afectivos (Davis y Schwartz, 1987), lo que condicionaría las respuestas a los
inventarios que evalúan emociones.
A nuestro juicio, estos resultados pueden interpretarse plausiblemente desde la
consideración de la alexitimia, al contrario que el estilo represivo de afrontamiento,
como una alteración esencialmente el carácter afectivo del trastorno y no equiparable a
la represión emocional, por cuanto en el trastorno no subyace un intento más o menos
deliberado de control voluntario -o represión- emocional, sino que el problema se ubica,
a nuestro juicio, más en el ámbito de la disfunción cognitiva que de lo volitivo.
Los niveles de alexitimia son mayores en el grupo de "alta ansiedad", por cuanto la
alexitimia puede interpretarse como consecuente al efecto de emociones negativas. Los
"represores" muestran los menores de niveles de alexitimia (Total y en F I), mostrándose
capaces de identificar y describir afectos. Este fenómeno puede explicarse desde la
consideración de la alexitimia como un estado/rasgo caracterizado no por una actitud
deliberada de rechazo hacia el afecto o la emoción, o su control, sino más bien de falta
de habilidad en la comprensión/descripción (del carácter simbólico) de ésta.
En suma, no parece, a la luz de estos resultados, que puedan considerarse como
similares la alexitimia y el estilo represivo. Posiblemente sea el nivel de "control
emocional percibido" el elemento capaz de explicar las diferencias entre alexitímicos y

represores.

Referencias
Asendorpf, J. B., y Scherer, K. R. (1983). The discrepant repressor: differentiation between
low anxiety, high anxiety, and repression of anxiety by autonomic-facial-verbal patterns of
behavior. Journal of Personality and Social Psychology, 45, 1334-1346.
Bagby, R. M., Parker, J. D., y Taylor, G. J. (1994). The twenty-item Toronto Alexithymia
Scale-I. Item selection and cross-validation of the factor structure. Journal of
Psychosomatic Research, 38(1), 23-32.
Bagby, R. M., Taylor, G. J., y Atkinson, L. (1988). Alexithymia: a comparative study of
three self-report measures. Journal of Psychosomatic Research, 32, 107-116.
Barefood, J. C., Dahlstrom, W. C., y Williams, R. B. (1983). Hostility, CHD incidence, and
total mortality: A 25-year follow-up study of 255 physicians. Psychosomatic Medicine, 45,
59-63.
Berenbaum, H., y Prince, J. D. (1994). Alexithymia and the interpretation of emotionrelevant information. Emotion and Cognition, 8(3), 231-244.
Blackburn, R. (1965). Emotionality, repression-sensitization and maladjustment. British
Journal of Psychiatry, 111, 399-404.
Bonanno, G. A., y Singer, J. L. (1990). Rrpressive personality style: theoretical and
methodological implications for health and phatology. En J. L. Singer (Ed.), Repression and
dissociation (pp. 435-470). Chicago: Chicago University Press.
Byrne, D. (1961). The Repression-Sensitization Scale. Rationale, reliability and validity.
Journal of Personality, 29, 334-349.
Cano-Vindel, A., Sirgo, A., y Pérez, G. (1994). Cáncer y estilo represivo de afrontamiento.
Ansiedad y Estrés, 0, 101-112.
Carroll, D. (1972). Repression-sensitization and the verbal elaboration of the experience.
Journal of Consulting and Clinical Psychology, 38, 147.
Chesney, M. A., y Rosenman, R. H. (1985). Anger and hostility in CHD and behavioral
disorders. Washington: Hemisphere.
Davis, P. J., y Schwartz, G. E. (1987). Repression and the inaccessibility of affective
memories. Journal of Personality and Social Psychology, 52, 155-162.
Díaz-Ovejero, M. B., Cano-Vindel, A., y Miguel-Tobal, J. J. (1993, Mayo). Estilo represivo
de afrontamiento y control de la ansiedad. En III Congreso Internacional "Latini Dies",
Toulouse, France.
Fernández Castro, J., y Edo, S. (1994). Emociones y salud. Anuario de Psicología, 61, 2532.
Fernández-Abascal, E. G., y Martín, M. D. (1994). El síndrome AHÍ y su relación con los
trastornos cardiovasculares. Ansiedad y Estrés, 0, 25-36.
Fox, E. (1993). Allocation of visual attention and anxiety. Cognition and Emotion, 7, 207215.
Hendryx, M. S., Haviland, M. G., y Shaw, D. G. (1991). Dimensions of alexithymia and
their relationships to anxiety and depression. Journal of Personality Assessment, 56(2), 227-

237.
Hendryx, M. S., Haviland, M. G., Shaw, D. G., y Henry, J. (1994). Alexithymia in women
and men hospitalized for psychoactive substance dependence. Comprehensive Psychiatry,
35(2), 124-128.
Horton, P. C., Gewirtz, H., y Kreutter, K. J. (1992). Alexithymia-state and trait.
Psychotherapy and Psychosomatics, 58(2), 91-96.
King, L. A., y Emmons, R. A. (1990). Conflict over emotional expression: psychological
and physical correlates. Journal of Personality and Social Psychology 58, 864-877.
King, L. A,. y Emmons, R. A. (1992). The structure of inhibition. Journal of Research in
Personality, 26, 273-280.
Kneier, A. W., y Temoshock, L. (1984). Repressive coping reactions in patients with
malignant melanoma as compared to cardiovascular diseases patients. Journal of
Psychosomatic Research, 28(2), 145-155.
Marlowe, D., y Crowne, D. P. (1961). Social desirability and response to perceived
situational demands. Journal of Consulting Psychology, 25, 109-115.
Martin, J. B., y Pihl, R. O. (1986). Influence of alexithymic characteristics on physiological
and sbjective stress responses in normal individuals. Psychotherapy and
Psychosomatics,45, 66-77.
Martin, J. B., y Pihl, R. O. (1986b). The relevance of alexithymia for research on stress and
stress-related disorders. En Humphrey, J.H. (Ed.), Human Stress, current selected research
(pp. 99-111). New York: AMS Press, Inc. .
Martínez-Sánchez, F. (1995). La alexitimia: un constructo potencialmente útil en la
investigación de las relaciones entre emoción, cognición y salud. Cuadernos de Medicina
Psicosomática, 34
Martínez-Sánchez, F. (1996). Adaptación Española de la Escala de Alexitimia de Toronto
(TAS-20). Clínica y Salud, 7(1), 19-32.
Martínez-Sánchez, F. (1997). La alexitimia: un factor de riesgo para el padecimiento de los
efectos patógenos del estrés. En E.G. Fernández-Abascal y F. Palmero (Eds.), Emoción y
salud. Madrid: Ariel (en prensa)
Martínez-Sánchez, F., y Fernández Castro, J. (1994). Emoción y Salud. Desarrollos en
Psicología Básica y Aplicada. Anales de Psicología, 10(2), 101-109.
Martínez-Sánchez, F., y Marín, J. (1997). Influencia del nivel de alexitimia en el
procesamiento de estímulos emocionales en una tarea stroop. Psicothema, 9(3), 519-527.
Martínez-Sánchez, F., Sánchez, J. A., Castillo, J. C., Gordillo, B., y Ortiz, B. (1996).
Rasgos alexitímicos en pacientes de un Centro de Atención Primaria. Psiquis, 17(1), 58-64.
Miguel Tobal, J. J., y Cano Vindel, A. (1986). Manual del Inventario de Situaciones y
Respuestas de Ansiedad -ISRA-. (1a. ed.). Madrid: TEA.
Myers, L. B. (1995). Alexithymia and repression: the role of defensiveness and trait
anxiety. Personality and Individual Differences, 19(4), 489-492.
Nemiah, J. C., y Sifeos, P. E. (1970). Affect and fantasy in patients with psychosomatic
disorders. En O. Hill (Ed.), Modern trends in psychosomatic medicine, Vol. 2, (pp. 26-34).
London: Butterworths.
Nemiah, J. C., Freyberger, H., y Sifeos, P. E. (1976). Alexithymia: a review of the
psychosomatic process. En O. Hill (Ed.), Modern trends in psychosomatic medicine, Vol. 3,
(pp. 430-439). London: Butterworths.

Newton, T. L., y Contrada, R. J. (1994). Repressive coping and verbal autonomic response
dissociation: the influence of behavior. Journal of Personality and Social Psychology, 62,
159-167.
O´Leary, A. (1990). Stress, emotion, and human immune function. Psychological Bulletin,
108, 362-382.
Páez, D., y Velasco, C. (1993). Alexitimia: una revisión de los conceptos, de los
instrumentos y una comparación con la represión. En D. Páez (Ed.), Salud, expresión y
represión social de las emociones (pp. 195-235). Valencia: Promolibro.
Palmero, F., y Codina, V. (1996). Influencia de las emociones en la reactividad
cardiovascular. Valencia: Promolibro.
Pandey, R., y Mandal, M.K. (1996). Eysenckian personality dimensions and alexithymia:
examining the overlap terms of perceived autonomic arousal. Personality and Individual
Differences, 20(4), 499-504.
Parker, J. D., Bagby, R. M., y Taylor, G.J. (1989). Toronto Alexithymia Scale, EPQ and
Self-report measures of somatic complaints. Personality and Individual Differences, 10(6),
599-604.
Pennebaker, J. W. (1995). Emotion, Disclosure, & Health. Washington, DC: American
Psychological Association.
Rosenman, R. H. (1991). Type A Behavior Pattern: A personal overview. En M. J. Strube
(Ed.), Type A Behavior (pp. 1-24). London: Sage.
Salminen, J. K., Saarijärvi, S., y Äärela, E. (1995). Two decades of alexithymia. Journal of
Psychosomatic Research, 39(7), 803-807.
Schwartz, G. W. (1990). Psychobiology of repression and health: a systems approach. En
J.L. Singer (Ed.), Repression and dissociation (pp. 405-434). Chicago: University Press.
Smith, G. R. (1983). Alexithymia in medical patients refered to a consultation liason
service. American Journal of Psychiatry, 140(1), 99-101.
Taylor, G. J. (1984) Alexithymia: Concept, measurement and implications for treatment.
American Journal of Psychiatry, 141(6), 725-732.
Taylor, G. J. (1994) The alexithymia construct: conceptualization, validation, and
relationship with basic dimensions of personality. New Trends in Experimental and Clinical
Psychiatry, 10, 61-74.
Taylor, G. J., Bagby, R. M,. y Parker, J.D. (1991). The alexithymia construct. A potential
paradigm for psychosomatic medicine. Psychosomatics, 32(2), 153-164.
Taylor, J. A. (1953). A personality scale of manifiest anxiety. Journal of Abnormal
Psycholgy, 48, 285-290.
Weinberger, D. A. (1990). The construct validity of the repressive coping style. En J.L.
Singer (Ed.), Repression and dissociation: implications for personality theory,
psychopathology and health. Chicago: Chicago University Press.
Weinberger, D. A., y Schwartz, G. E. (1990). Distress and restraint as superordinate
dimensions of self-reported adjustment: a typological perspective. Journal of Personality,
58, 381-417.
Weinberger, D. A., Schwartz, G. E., y Davidson, R. J. (1979). Low-anxious, high-nxious,
and repressive coping styles: Psychometric patterns and behavioral and physiological
responses to stress. Journal of Abnormal Psychology, 88(4), 369-80.

Referencia a este artículo según el estilo de la APA:
Martínez, F. (1998). Alexitimia y estilo represivo de afrontamiento: ¿dos constructos emocionales diferentes o
similares? Psicologia.COM [Online], 2 (1), 23 párrafos. Disponible en:
http://www.psiquiatria.com/psicologia/vol2num1/art_7.htm [1 Febrero 1998]
NOTA: la fecha indicada entre corchetes será la del día que se haya visualizado este artículo.

info@psiquiatria.com

Sumario

Principio de página

Página principal

© INTERSALUD, 1998. Reservados todos los derechos. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida sin
la autorización por escrito del titular del copyright.

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar