Última actualización web: 01/06/2020

Aspectos psicológicos de la recogida de semen en la Reproducción Asistida: ¿dónde están los hombres? I.- las actitudes del personal sanitario

Autor/autores: Mª Cruz Botas , Sonia Rodríguez, Paloma González, Jesús Ramos-Brieva, Olga Vicente-López, Amelia Cordero-Villafáfila
Fecha Publicación: 19/07/2016
Área temática: Psicología general .
Tipo de trabajo:  Artículo original

RESUMEN

Objetivos: Conocer las actitudes sanitarias hacia la obtención de semen por masturbación, para desarrollar prestaciones mejor adaptadas a la satisfacción del paciente. Material y métodos: Estudio transversal, observacional y descriptivo utilizando un cuestionario autoaplicado, desarrollado para esta investigación, de 16 ítems, con respuestas expresadas sobre una escala tipo Likert de 7 puntos. Ciento diecisiete sanitarios de diversas cualificaciones respondieron al cuestionario anónimamente. Resultados: El 82% sabe que los pacientes pasan apuros al masturbarse en el laboratorio; y el 93% de quienes conocen personas que lo han hecho. El 86% piensa que el procedimiento es barato y sencillo; el 52% que intimida más que un tacto rectal/vaginal. El 88% del personal de laboratorio entiende que no expone la intimidad del sujeto más que cualquier exploración ginecológica (p<0,03). El 71% de los médicos (p<0,02), y 89% de quienes conocen personas que hicieron la prueba asumen que el procedimiento tiene connotaciones sexuales (p<0,00). Algo que rechazan quienes indican o procesan las muestras; que, además, minimizan los aprietos de los pacientes. El 64% rechaza que el seminograma convierta en pública una actividad sexual privada (masturbación), salvo quienes conocen a alguien que se hizo la prueba (p<0,02). El 62% de los sanitarios rechazarían masturbarse si lo requiriese una prueba médica. Excepto enfermería, que admitiría hacerlo (p<0,00). Conclusiones: Existe una tendencia entre los sanitarios a minimizar las dificultades subjetivas de los sujetos que tienen que masturbarse para aportar muestras seminales, salvo los que tienen a alguna persona conocida obligada a hacerlo. Esa actitud, obstaculiza organizar la realización de esta prueba orientándola hacia la satisfacción del usuario.

Palabras clave: seminograma; masturbación; actitudes; organización asistencial; intimidad colección seminal


VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-7174

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Ramos-Brieva J, Psicologia.com. 2016; 20:3

Articulo original

Aspectos psicológicos de la recogida de semen en la
Reproducción Asistida: ¿dónde están los hombres? I.- las
actitudes del personal sanitario
Psychological aspects of the semen collection in Assisted Reproduction: where are the men? I.- attitudes of
the healthcare providers

1

2

Jesús Ramos-Brieva , Paloma González
Vicente-López

,



2

Sonia Rodríguez

,

2

Mª Cruz Botas

, Olga

3

, Amelia Cordero-Villafáfila4.

Resumen
Objetivos: Conocer las actitudes sanitarias hacia la obtención de semen por masturbación, para
desarrollar prestaciones mejor adaptadas a la satisfacción del paciente.
Material y métodos: Estudio transversal, observacional y descriptivo utilizando un cuestionario
autoaplicado, desarrollado para esta investigación, de 16 ítems, con respuestas expresadas sobre
una escala tipo Likert de 7 puntos.
Ciento diecisiete sanitarios de diversas cualificaciones respondieron al cuestionario
anónimamente.
Resultados: El 82% sabe que los pacientes pasan apuros al masturbarse en el laboratorio; y el
93% de quienes conocen personas que lo han hecho.
El 86% piensa que el procedimiento es barato y sencillo; el 52% que intimida más que un tacto
rectal/vaginal. El 88% del personal de laboratorio entiende que no expone la intimidad del
sujeto más que cualquier exploración ginecológica (p<0,03).
El 71% de los médicos (p<0,02), y 89% de quienes conocen personas que hicieron la prueba
asumen que el procedimiento tiene connotaciones sexuales (p<0,00). Algo que rechazan
quienes indican o procesan las muestras; que, además, minimizan los aprietos de los pacientes.
El 64% rechaza que el seminograma convierta en pública una actividad sexual privada
(masturbación), salvo quienes conocen a alguien que se hizo la prueba (p<0,02).
El 62% de los sanitarios rechazarían masturbarse si lo requiriese una prueba médica. Excepto
enfermería, que admitiría hacerlo (p<0,00).
Conclusiones: Existe una tendencia entre los sanitarios a minimizar las dificultades subjetivas
de los sujetos que tienen que masturbarse para aportar muestras seminales, salvo los que tienen
a alguna persona conocida obligada a hacerlo. Esa actitud, obstaculiza organizar la realización
de esta prueba orientándola hacia la satisfacción del usuario.
Palabras-clave: seminograma, masturbación, actitudes, organización asistencial, intimidad,
colección seminal.
Summary
Objectives: To ascertain healthcare attitudes towards the obtaining of semen by masturbation,
Psicologia.com ­ ISSN: 1137-8492
© 2016 Ramos-Brieva J, Gonzalez P, Rodriguez S, Botas MC, Vicente-Lopez O, Cordero-Villafáfila A

Ramos-Brieva J, Psicologia.com. 2016; 20:3

to develop better services adapted to the patient satisfaction.
Material and Methods: Cross-sectional, observational and descriptive survey, using a
self-administered questionnaire developed for this research, with 16 items and answers scored
on a Likert-type, 7 points scale.
117 health workers with various qualifications answered the questionnaire anonymously.
Results: 82% know that patients struggle when masturbating in the laboratory; specially those
who know people who have done it (93%).
86% think that the procedure is cheap and simple, and that it intimidates more than a
rectal/vaginal examination (52%). However, 88% of the laboratory workers think that it doesn´t
expose the privacy of the subject more than any gynecological examination (p<0.03).
71% of doctors (p<0.02) and 89% of those who know people who have done it (p<0.00) assume
that the procedure has sexual connotations. Something that is rejected by those who ask the
patients to do the test or those who process the samples. Furthermore, they minimise the
patients struggling.
64% reject that the test makes public a private sexual activity (masturbation), except those who
know someone who went through it (p<0.02).
62% of health workers of both sexes would not accept to masturbate if a medical test required it,
except nursing staff, who would admit doing it (p<0.00).
Conclusions: There is a tendency among health workers to diminish the problems of subjects
who have to masturbate to give seminal samples, except those who know people who were
required to do it. That attitude obstructs the organization of this test orienting it towards the
satisfaction of the user.
Key-Word: spermiogram, masturbation, attitudes, assistance organization, intimacy, semen
collection
"Si uno no es sensible nunca será sublime" (Voltaire)

2

Ramos-Brieva J, Psicologia.com. 2016; 20:3

Recibido: 12/07/2016 ­ Aceptado: 13/07/2016 ­ Publicado:

* Correspondencia: jramosb@salud.madrid.org
1

Coordinador de Calidad. Servicio de Psiquiatría. Hospital Universitario "Ramón y Cajal" de Madrid

2

Laboratorio de Andrología. Hospital Universitario "Ramón y Cajal" de Madrid

3

Centro de Salud de Las Rozas. Las Rozas de Madrid (Madrid)

4

Centro de Salud Mental "Miraflores" de Alcobendas (Madrid)

Introducción
Balint introdujo en 1969 el concepto de "Medicina Centrada en el Paciente (MCP)"1
reivindicando centrar el esfuerzo sanitario en la persona e individualizando su atención. La MCP
considera tanto la pericia en el tratamiento de los pacientes, como la protección de su intimidad,
su dignidad y su derecho a la información2,3. Pese a que tal tipo de cuidados se recogen en la
legislación actual, en nuestro medio apenas están implantadas3. Médicos y enfermeras la
infravaloran en la práctica4,5, así como los laboratorio clínicos y los de andrología6-9.
Las investigaciones psicosociales sobre fertilidad han marginado a los hombres10. Thompson
(2005) argumenta que se debe a que los varones han sido reducidos a meros proveedores de
semen ("apéndices eyaculadores", dice ella)11. Otras autoras señalan que tal indiferencia sucede
porque no se percibe al hombre como sujeto enfermo; ellos sólo servirían como acompañantes
de la mujer, y como abastecedores de semen12. No considerarlos como sujetos enfermos facilita,
por ejemplo, pensar en las alteraciones genitales masculinas con ironía13 (se perciben distinto la
ausencia de lubricación de una mujer que la falta de erección en un hombre). Algo
especialmente cierto al proporcionar muestras seminales14; causa recurrente de bromas en
películas y series televisivas, en lo que también incurre el personal sanitario cuando habla del
Procedimiento de Obtención de Muestras Seminales por Masturbación (POMSM)15. Esa
marginación en los estudios psicosociales de fertilidad hace preguntarse a Lorraine Culley y sus
colegas: ¿dónde están los hombres? 16
. Cuestión incorporada al título de este artículo, porque la
presente investigación intenta romper ese descuido hacia los hombres y centrarse en un aspecto
muy específico de ellos, y poco estudiado hasta ahora.
Resulta inevitable mostrar algo de la propia intimidad en las consultas médicas y de enfermería.
Pero la legislación actual obliga a minimizar esa exposición en la medida que sea posible. Se
muestra mucho de la intimidad (física y emocional) del sujeto en las consultas de Reproducción
Asistida (RA). Y una de las actuaciones especialmente delicada para los varones es obtener y
entregar sus muestras de semen.
La OMS recomienda recoger el semen preferiblemente por masturbación (no por obligación)17.
Y, habitualmente, el POMSM suele considerarse una acción sencilla y banal18. Puede serlo para
los sanitarios, pero no lo parece tanto para los sujetos19, pues muchos de ellos manifiestan
incomodidad, dificultades, vergüenza y embarazo cuando tienen que hacerlo20,21. Suelen
señalarlo como un acto innecesariamente público y sórdido22
, y es la principal causa referida de
inasistencia a las revisiones seminales postvasectomía (48%)21,23. La incapacidad para eyacular
cuando se les solicita es la expresión extrema de tales problemas; aunque es algo que parece

3

Ramos-Brieva J, Psicologia.com. 2016; 20:3

alcanzar a un número limitado de adultos (1-2%)24,25, y de adolescentes (14%)26. Que sea más
frecuente entre adolescentes muestra la influencia que ejerce la vergüenza durante el
desempeño del POMSM. Más aún: se sabe que la calidad espermática empeora cuando los
padres acompañan al adolescente a los laboratorios26. Tener que masturbarse para entregar una
muestra, es también un factor reconocido de influencia en la rápida toma de la decisión de
criopreservar semen por razones médicas para el 54,2% de los sujetos que deben hacerlo27.
No parece un asunto baladí, aunque no se le preste la debida atención.
Es obvio que el problema se centra en la obligación de masturbarse con conocimiento de otros28
para proporcionar el semen. Se trata de la única prueba médica (análisis seminal) que exige
ejecutar una práctica sexual muy personal (masturbación) que hombres y mujeres reservan para
la intimidad20. Tan íntima y reservada, que a estas últimas les cuesta esfuerzo tan sólo
reconocerla ante terceros29; y a los pacientes, en general, hablar de ello en nuestras consultas30.
Facilitar este paso, preservando al máximo la intimidad del sujeto, es una función de la MCP
aplicada a la RA.
Pero la MCP tiene un desarrollo muy débil en la RA, y no respeta esa intimidad31. Lo que no
sucede por desconocimiento de la legalidad32, sino porque los sanitarios identifican mal las
amenazas contra la intimidad del sujeto en sus actuaciones. Y eso reduce significativamente la
satisfacción del paciente y, por tanto, la calidad percibida respecto al Centro33. Los pacientes se
quejan de falta de privacidad durante el POMSM 18; un 70%, al menos, reclama algún lugar
especial que les proporcione esa intimidad34, como recomienda la OMS17 y no todos los centros
cumplen, remitiendo a los pacientes a los baños comunes20.
Y dada la poca representatividad que tiene este tipo de investigaciones en la parte masculina de
las parejas infértiles35, quizás, sea el momento de romper esa tendencia e investigar algo que les
atañe de un modo tan específico. Es un tema escasamente estudiado y que nosotros nos
proponemos iniciar con este artículo.
Quizás, antes de saber qué piensan los sujetos sometidos al POMSM, fuera de interés pensar en
inducir cambios que faciliten el procedimiento. Probablemente haya que pensar en humanizar
de algún modo el POMSM (que recuerda aspectos de la clínica veterinaria) y evitar la exposición
innecesaria de la intimidad del sujeto.
Sin embargo, para producir cambios, antes es necesario que el personal sanitario implicado en
el proceso perciba la necesidad de hacerlo. Por eso planteamos esta investigación que precede a
otras en las que preguntamos a los propios pacientes y a sus acompañantes.
El objetivo concreto de esta investigación fue determinar la actitud del personal sanitario
respecto al POMSM, para saber si resultaría posible mejorar la calidad asistencial de estos
sujetos, humanizando su atención, protegiendo su intimidad, para reducir el impacto
psicológico que ello les provoca y su consecuente influencia en la calidad seminal36. La idea es
que cuanta mayor empatía se tenga hacia las dificultades del POMSM, mejores posibilidades
habrá de cambio. Y, al contrario: cuantos menos problemas se aprecien en el POMSM, peores
posibilidades habrá de cambiar para mejorar sus condiciones. Recuérdese, que el POMSM se
mantiene inmodificado desde los orígenes de la RA; unos cincuenta años.
Tabla 1.- Algunas características de la muestra

Sexo
Hombres
Mujeres:

N (%)

40 (34)
77 (66)

4

Ramos-Brieva J, Psicologia.com. 2016; 20:3


Edad

Tipo de profesional:
Médicos
Enfermería:
Auxiliar enfermería; técnicos laboratorio, etc.:
Otrosa:

Años de experiencia

Relación con los seminogramas y seminocultivos:
Directab:
Intermediac
Indirectad:






(41,71±12,67)


77 (66)
24 (21)
06 (05)
10 (09)

(15,68±12,12)


10 (09 )
27 (23)
80 (68)

a

± )= (media aritmética±desviación típica); biólogos, bioquímicos, farmacéuticos, etc
Directa: Prescriben la prueba o reciben y analizan las muestras; c Intermedia: Conocen
teóricamente la prueba (en qué consiste y cómo se obtiene la muestra), y
conocen a alguien que se la hizo; d Indirecta: Sólo conocen la prueba teóricamente.
b

Material y métodos
Sujetos
Utilizamos una muestra de conveniencia de 117 sanitarios procedentes de un Hospital General,
un Centro de Salud de Atención Primaria y un Centro de Salud Mental, seleccionados por su
accesibilidad para los autores. Los sujetos fueron reclutados por el procedimiento
catch-as-catch-can (traducible como "pilla al que puedas"), muy próximo al azar37. Se les
abordaba en sus lugares de trabajo, se explicaba la naturaleza del estudio verbalmente y por
escrito y, tras consentir en participar, cumplimentaban anónimamente el Cuestionario de
Actitudes frente al Seminograma-versión Sanitarios (CAS-VS) desarrollado para esta
investigación.
También se envió el CAS-VS a 950 profesionales sanitarios de diferentes Áreas por e-mail,
recibiéndose 10 cuestionarios cumplimentados (1%). La solicitud de colaboración cara-a-cara
sólo registró tres negativas (2,5%).
La muestra se subdividió para analizar los resultados según fueran médicos, personal de
enfermería u otras (técnicos de laboratorio, bioquímicos, auxiliares...), o su grado de relación
con los estudios seminales (Directa: los indican o analizan; Indirecta: conocen el procedimiento
teóricamente; Intermedia: conociendo el procedimiento teóricamente, y saben de alguien que
realizó esa prueba).
Instrumento
El CAS-VS, es un cuestionario autoaplicado de 16 ítems donde los sujetos expresan, de forma
mensurable, sus opiniones sobre el POMSM. Cada ítem es una afirmación sobre la que el sujeto
manifiesta su grado de ACUERDO o DESACUERDO utilizando una escala de siete puntos con
los siguientes adverbios cuantificadores: extremadamente (3), bastante (2) o ligeramente (1).
Ejemplo:

5

Ramos-Brieva J, Psicologia.com. 2016; 20:3

La reticencia masculina a proporcionar muestras de semen es una leyenda urbana.
ACUERD
O

3

2

1

0

1

2

3

DESACUERDO

Que significa bastante en desacuerdo.
Antes de grabarlas, las respuestas fueron transformadas así:
3

2

1

0

1

2

3

1

2

3

4

5

6

7

El valor "7" expresa máximo desacuerdo con la propuesta, y "1" máximo acuerdo.
Así, aunque las variables son ordinales, se pueden manejar estadísticamente como continuas25.
Promedios entre "1" y "3" indican diversos grados de ACUERDO, y medias situadas entre "4" y
"7" muestran diferentes niveles de DESACUERDO. En evaluaciones cualitativas, se consideran
valores de aceptación el "1" (extremadamente) y el "2" (bastante), puesto que el "3"
(ligeramente) ya muestra cierto grado de reticencia y tiende a incluirse en el desacuerdo.
Su desarrollo se hizo para establecer un perfil empático/minimizador que poder adscribir a los
diferentes tipos de sanitarios estudiados. La selección de ítems se realizó en base a los
comentarios escuchados de forma informal en charlas previas ad hoc que se hicieron, sobre todo
con mujeres, y consultando diferentes foros sobre fertilidad encontrados en Internet, en torno a
la idea de que los hombres se avergüenzan de tener que masturbarse para proporcionar una
muestra seminal. Los comentarios (incrédulos) sobre estos apuros masculinos, pudieron
sintetizarse así: "En comparación con lo que se tienen que hacer las mujeres, lo de los hombres
no es nada. Sólo tienen que masturbarse; lo que, encima, les da placer. ¿Por qué abrumarse?
Todos saben que los hombres se masturban, masturbarse por esa buena causa carece de
importancia; es otra más. Y no afecta a la intimidad, porque nadie les ve hacerlo; se
masturban en un cuarto bien cerrado en el que saben que no entrará nadie; los otros que
esperan, van a lo mismo, no tienen que pensar en ellos; y los profesionales que les atienden
están acostumbrados; ven eso todos los días. Las mujeres sí que se exponen abriéndose de
piernas en el potro y dejándose meter cosas por ahí y hurgar. Además: si ellos tienen que
entregar una muestra de semen, la entregan y ya está". Los 16 ítems del CAS-VS se elaboraron
para recoger estas ideas y algunas otras (Tabla 2).
El CAS-VS así compuesto contiene cuatro factores o dimensiones que explican una proporción
de la varianza total obtenida del 56% (h2= 0,56); un buen indicador de la validez de constructo.
Tiene, igualmente, una buena fiabilidad alfa (= 0,77)38.
Análisis Estadístico
Las comparaciones emparejadas se han analizado mediante un Chi-cuadrado, la "t" de Student,
o un Análisis de Varianza de un Factor (ANOVA), según correspondiera. Los análisis múltiples
de medias se hicieron con la prueba post-hoc de Bonferroni. Y los Análisis Discriminantes (AD),
que tienen en cuenta las interrelaciones entre variables, se realizaron introduciéndolas
paso-a-paso, hacia atrás, con un valor de significación de F para entrar de p<0,05 y para salir de

6

Ramos-Brieva J, Psicologia.com. 2016; 20:3

p<0,10. Se exigió a los AD que explicaran el 100% de la varianza total obtenida38. La
probabilidad de que un determinado perfil de actitudes hacia el POMSM pueda atribuirse a un
grupo de sanitarios u otro, y las probabilidades condicionadas de que responder
afirmativamente a cada ítem pertenezca a un determinado grupo de sujetos, se han calculado
utilizando el Modelo de Probabilidad Condicionada Bayesiana de tasa de bases39.
Los cálculos se hicieron con el programa de análisis estadístico SPSS-15.0, y el programa de
análisis bayesianos WimBugs40.
El nivel de significación estadística mínimo exigido siempre ha sido p<0,05.
El estudio fue aprobado por el Comité de Ética de Investigación Clínica del Hospital
Universitario "Ramón y Cajal" de Madrid (Referencia número 290.15).
El trabajo de campo se desarrolló durante el último trimestre del año 2015 (octubre, noviembre,
diciembre).

Tabla 2.- Actitudes del personal sanitario respecto a la extracción de muestras seminales por masturbación.
Afirmaciones del
Hombres
Mujeres
(N= 40)
(N= 77)
CAS-VSa
Acuerdo
Acuerdo
± (%)
La reticencia masculina a proporcionar muestras de semen es una leyenda
urbana.

La renuencia masculina para hacerse un seminograma procede del temor
general de los hombres a ser explorados sanitariamente.

La tensión que genera en los hombres el seminograma viene de la vergüenza
que sienten al tener que obtener la muestra por masturbación.

La solicitud de seminogramas resulta tan natural y rutinaria como pedir
cualquier otra prueba exploratoria o analítica.

La extracción de la muestra de semen por masturbación no es más
intimidatoria que un tacto vaginal o rectal, por ejemplo.

La obtención de semen por masturbación es un procedimiento barato.

La extracción de la muestra para el seminograma es un procedimiento
sencillo.

Lo que se requiere a los hombres para cada seminograma es que realicen
una simple eyaculación, no hay que darle más vueltas a la cosa.

La producción de una muestra de semen en el laboratorio no expone la
intimidad del paciente varón más de lo que lo hace, por ejemplo, la
exploración ginecológica de una mujer.

La extracción de la muestra para el seminograma carece de connotaciones
sexuales.

No es para tanto tener que masturbarse para obtener una muestra de semen.

(20)
4,50±1,75

(23)
3,78±1,89


(60)
2,78±1,72


(38)
3,68±2,26

(58)
3,15±2,12

(85)
1,68±1,37

(70)
2,35±1,64

(43)
2,95±1,72


(50)
3,15±2,20



±
(%)
(17)
4,56±1,81

(23)
4,17±1,17


(51)
2,71±1,49


(29)
4,34±2,13

(43)
3,51±2,02

(87)
1,68±1,08

(53)
2,74±1,62

(34)
3,48±1,88


(57)
2,91±1,91



Total
(N=117)
Acuerdo
± (%)
(18)
4,54±1,78

(23)
4,03±1,88


(54)
2,74±1,57


(32
4,11±2,18

(48)
3,38±2,05

(86)
1,68±1,18

(59)
2,61±1,63

(37)
3,30±1,84


(55)
2,99±2,01



7

)

Ramos-Brieva J, Psicologia.com. 2016; 20:3


No conozco otra prueba médica que sea: no invasiva, sencilla, barata, sin
efectos secundarios, que no duela y produzca placer como sucede con el
seminograma.

La masturbación es una actividad sexual común entre las personas; hacerlo
para el seminograma sólo es una masturbación más de la que no habría que
avergonzarse.

La masturbación es una actividad sexual privada que la práctica del
seminograma convierte en pública.

Si mis circunstancias clínicas lo exigieran, yo no tendría inconveniente
alguno en que explorara mis genitales un facultativo del sexo opuesto al
mío.

Si un facultativo (de cualquier sexo) me indicara una hipotética prueba
médica que exigiera masturbarme en un laboratorio, lo haría sin
problemas...

a

ver texto

b

gl= 115; t= 2,07; p<0,04

c

(20)
4,25±2,01

(43)
3,18±1,71b

(45)
3,03±1,79


(50)
3,03±1,90


(33)
3,88±2,12

(75)
2,03±1,44c


(43)
3,35±2,17

gl= 115; t= 2,15; p<0,03

(34)
3,90±2,07

(31)
3,95±2,01 b

(39)
3,31±1,76


(47)
3,14±1,94


(38)
3,73±2,14

(92)
1,55±0,95 c


(35)
3,86±2,13

(29)
4,02±2,05

(35)
3,68±1,94

(41)
3,21±1,77


(48)
3,10±1,92


(36)
3,78±2,13

(86)
1,71±1,16


(38)
3,68±2,15

Resultados
Las características principales de la muestra estudiada quedan resumidas en la Tabla 1.
Los sanitarios consideran al POMSM sencillo (59%) y barato (86%). El 82% acepta que los
apuros masculinos en el POMSM son reales, y piensan que no tiene el carácter rutinario y
cotidiano de otras pruebas (68%). Un 59% rechaza considerarla una prueba "no invasiva,
sencilla, sin efectos secundarios... que da placer" (Figura 1).
El 54% sostiene que esos aprietos proceden de tener que masturbarse, más que del temor a
explorarse sanitariamente (23%).
Un 48% piensa que el POMSM "intimida menos que un tacto rectal o vaginal", y un 55% que no
expone "la intimidad masculina más que una exploración ginecológica". El 52% entiende que
aunque la masturbación sea una actividad sexual común, hacerlo para el POMSM no puede
considerarse otra más de la que no cabría avergonzarse. También rechazan tanto que "no sea
para tanto masturbarse..." (65%), como que sólo se pida una "simple eyaculación" (63%).
La mayoría (71%) acepta que el POMSM "tiene connotaciones sexuales", pero sólo un 36%
entiende que transforme esa "actividad sexual privada en algo público". Mientras el 86%
admite que profesionales del género opuesto exploren sus genitales, una mayoría (62%) "no
aceptaría masturbarse en las mismas condiciones que lo hacen esos pacientes". Las mujeres
rechazan hacerlo más que los hombres, pero es una tendencia estadísticamente no significativa;
como sucede con la mayoría de las afirmaciones relacionadas con el género (Tabla 2).
Según el AD, las mujeres discrepan más que los hombres en que "no es para tanto
masturbarse..."; del mismo modo que aceptan con mayor énfasis "...no tener inconveniente... en
que explore sus genitales un facultativo del sexo opuesto" (Tabla 2 y 5).
Esa función discriminante clasifica correctamente al 63% de los sujetos (mujeres: 61%;
hombres: 68%).

8

Ramos-Brieva J, Psicologia.com. 2016; 20:3

El cálculo de Probabilidades Condicionadas revela que la aceptación de cualquiera de las
afirmaciones aisladas contenidas en el CAS-VS, es más probable que la haga una mujer. Lo que
resulta congruente con la mayoritaria presencia de mujeres en la muestra (Tabla 6).
Ejemplos:
a) "La masturbación es una actividad sexual privada que la práctica del seminograma
convierte en pública". Aunque, la responden afirmativamente en torno a un tercio de cada
género (33% hombres; 38% mujeres), la Probabilidad Condicionada supone que esa afirmación
es más probablemente sostenida por el 69% de las mujeres y por el 31% de los hombres.
b) "No es para tanto tener que masturbarse para obtener una muestra de semen". Están de
acuerdo con la afirmación el 43% de los hombres y el 31% de las mujeres, pero la Probabilidad
Condicionada de responder de ese modo es del 42% y del 58% respectivamente.
Siguiendo este modelo, la Probabilidad Condicionada de que un sanitario rechace hacerse una
prueba médica que exija masturbarse en las mismas condiciones que estos sujetos, es alta; sobre
todo las mujeres (39% para hombres; 61% para mujeres). Lo que resulta congruente con sus
reconocidas reticencias a aceptar públicamente realizar esta práctica sexual29.

9

Ramos-Brieva J, Psicologia.com. 2016; 20:3

Figura 1.-Proporciones de acuerdo con la afirmación correspondiente del CAS-VS.

Tabla 3.- Actitudes del personal sanitario respecto a la extracción de muestras seminales por masturbación en función del tipo de
profesión sanitaria

10

Ramos-Brieva J, Psicologia.com. 2016; 20:3

Afirmaciones del

[M]édicos
(N= 77)

[E]nfermería
(N= 24)

[O]tros*
(N= 16)

Acuerdo
± (%)

Acuerdo
± (%)

(16)
4,61±1,71
(16)
4,34±1,81
(47)
2,91±1,52
(27)
4,43±2,12
(46)
3,53±2,10
(90)
1,71±1,28
(60)
2,60±1,54
(29)
3,65±1,81
(52)
3,21±2,05

Acuerdo
±
(%)
(33)
4,42±2,19
(38)
3,08±1,59
(63)
2,42±1,72
(42)
3,50±2,19
(54)
2,96±1,73
(71)
1,79±1,06
(50)
2,92±1,98
(38)
3,08±1,72
(42)
3,13±1,90

... no es para tanto masturbarse para obtener muestra de
semen.

(21)
4,39±1,90
(29)
4,05±1,91

... prueba médica no invasiva, sencilla, barata, sin efectos
secundarios, que no duela y produzca placer.

CAS-VS

... una leyenda urbana.

Significación
ANOVA**
F
p<

(6) 4,38±1,54

0,18 0,83

(38) 4,00±2,19

4,33 0,02a

(75) 2,38±1,50

1,40 0,25

(38) 3,50± 2,31

2,44 0,09

(50) 3,31±2,72

0,73 0,49

(94) 1,31±0,79

0,91 0,40

(69) 2,19±1,47

0,97 0,38

(75) 1,94±1,57

6,51 0,00b

(88) 1,75±1,53

3,73 0,03c

(38)
3,29±1,83
(38)
3,17±1,76

(56) 3,31±2,63

3,92 0,02d

(63) 2,69±1,92

4,61 0,01e

(29)
3,71±1,78

(58)
2,50±1,35

(75) 1,88±1,09

11,38 0,00f

... masturbarse para el seminograma es una masturbación
más.

(42)
3,40±2,01

(58)
2,71±1,71

(63) 2,25±1,44

3,14 0,05g

... masturbación es actividad sexual privada que el
seminograma convierte en pública.

(34)
3,87±2,13

(29)
3,92±1,91

(56) 3,13±2,42

0,88 0,42

... yo no tendría inconveniente en exploración genital por
facultativo del sexo opuesto al mío.

(86)
1,75±1,09

(92)
1,50±1,10

(81) 1,81±1,56

0,51 061

(50) 3,06±2,05

8,50 0,00h

... renuencia a ser explorados sanitariamente.
... tensión por obtener muestra con masturbación.
... solicitud seminogramas natural y rutinaria.
... no intimida más que un tacto vaginal o rectal.
... obtener semen por masturbación es barato.
... extracción muestra es un procedimiento sencillo.
... sólo se requiere una simple eyaculación.
... no expone su intimidad más que exploración
ginecológica.
... carece de connotaciones sexuales.

... si tuviera que masturbarme en un laboratorio, lo haría.

(29)
4,22±2,14
[Entre corchetes, el símbolo de representación del grupo]

(58)
2,38±1,53

*Básicamente, personal de laboratorio: bioquímicos, farmacólogo, biólogos, auxiliares de clínica,
técnicos de laboratorio...
**ANOVA, gl intergrrupo: 2; gl intragrupo: 114
Prueba post-hoc de Bonferroni : a EE=O; eO=E g
O=E
11

Ramos-Brieva J, Psicologia.com. 2016; 20:3

Pero las diferencias se relacionan más con el tipo de profesional sanitario y la relación que
tienen con esta prueba. Así, el personal de enfermería admite más que los problemas masculinos
"procedan del temor a explorarse sanitariamente", y rechazan menos hacerse una "prueba
médica que requiera masturbarse en un laboratorio" (Tabla 3). El personal médico y el de
laboratorio no estarían tan dispuestos a hacerlo, pese a ser quienes lo indican o analizan.
Aunque la Probabilidad Condicionada por la tasa de base de las muestras sitúan a las
enfermeras en una posición intermedia, siendo el personal de laboratorio quien tiene la menor
disposición a hacerlo (Tabla 6).
Un AD donde la variable dependiente sea admitir o rechazar masturbarse para una prueba
médica, arroja como variables relacionadas con esa decisión: rechazar que "la renuencia a
hacerse esa prueba es por tener que masturbarse", afirmar que "masturbarse... para el
seminograma es una masturbación más", considerar que "...se le pide una simple eyaculación",
y considerarlo "una prueba no invasiva, sencilla, barata, que da placer" . Esa función
discriminante clasifica correctamente al 81% de los sujetos (Tabla 5).
El personal de laboratorio es más proclive a minimizar los problemas subjetivos del POMSM.
Así, admiten más que "sólo se requiere una simple eyaculación", que el sujeto "no expone su
intimidad más que una exploración ginecológica", que "no es para tanto masturbarse para
obtener una muestra", que es una prueba "no invasiva, sencilla..., que no duele y da placer",
además de que "...masturbarse para el seminograma sólo es una masturbación más de la que
no habría que avergonzarse" (Tabla 3).
El personal médico entiende que masturbarse para "el seminograma tiene connotaciones
sexuales"; el resto de los sanitarios lo consideran igualmente aunque en menor medida (Tabla
3).
El AD no incorpora los ítems "...no expone su intimidad...", "...carece de connotaciones
sexuales...", "...no es para tanto..." y "...es una masturbación más..."; y añade "que el POMSM
convierte una actividad sexual privada en algo público" (Tabla 5). Esa función discriminante
clasifica correctamente al 68% de los sujetos (médicas: 69%; enfermeras: 71%; otras: 63%).

12

Ramos-Brieva J, Psicologia.com. 2016; 20:3

Tabla 4.- Actitudes del personal sanitario respecto a la extracción de muestras seminales por masturbación en función de su
relación con los seminogramas.
Afirmaciones del

[Dir]ecta
(N= 10)

[Int]ermedia
(N= 27)

[Ind]irecta
(N= 80)

Significació
n
ANOVA*
F
p<

Acuerdo
± (%)

Acuerdo
±
(%)

Acuerdo
± (%)

... no es para tanto masturbarse para obtener muestra de
semen.

(40)
3,50±2,07
(40)
3,80±2,04
(60)
2,80±1,55
(50)
3,10±2,42
(60)
2,80±2,10
(90)
1,40±0,97
(70)
2,20±1,55
(60)
2,90±2,28
(70)
2,60±1,96
(80)
2,50±2,42
(60)
3,00±2,45

(07)
5,04±1,65
(19)
4,04±1,89
(56)
2,44±1,48
(26)
4,63±2,27
(37)
3,67±1,86
(82)
1,89±1,48
(48)
3,07±1,84
(22)
3,96±1,85
(44)
3,70±2,30
(11)
5,00±1,90
(22)
3,89±1,70

(19)
4,50±1,75
(23)
4,06±1,87
(53)
2,83±1,60
(31)
4,06±2,10
(50)
3,36±2,11
(88)
1,64±1,09
(61)
2,50±1,55
(39)
3,13±1,75
(56)
2,80±1,87
(29)
3,88±1,91
(36)
3,70±1,96

2,86
0,06a
0,09
0,92
0,60
0,55
1,88
0,16
0,66
0,52
0,75
0,47
1,61
0,20
2,41
0,09
2,31
0,10
6,64
0,00b
0,77
0,47

... prueba médica no invasiva, sencilla, barata, sin efectos
secundarios, que no duela y produzca placer.

(60)
2,80±1,81

(22)
3,81±1,86

(45)
3,06±1,70

2,18
0,12

... masturbarse para el seminograma es una masturbación
más.

(50)
2,80±2,04

(33)
3,85±1,94

(53)
2,89±1,86

2,77
0,07c

... masturbación es actividad sexual privada que el
seminograma convierte en pública.

(50)
3,60±2,50

(52)
2,81±1,88

(29)
4,13±2,08

4,08
0,02d

... yo no tendría inconveniente en exploración genital por
facultativo del sexo opuesto al mío.

(100)
1,20±0,42

(93)
1,48±0,89

(83)
1,85±1,27

2,11
0,13

CAS-VS

... una leyenda urbana.
... renuencia a ser explorados sanitariamente.
... tensión por obtener muestra con masturbación.
... solicitud seminogramas natural y rutinaria.
... no intimida más que un tacto vaginal o rectal.
... obtener semen por masturbación es barato.
... extracción muestra es un procedimiento sencillo.
... sólo se requiere una simple eyaculación.
... no expone su intimidad más que exploración ginecológica.
... carece de connotaciones sexuales.

... si tuviera que masturbarme en un laboratorio, lo haría ...

(40)
(22)
(43)
3,40±1,90
4,37±2,04
3,49±2,19
[Entre corchetes, el símbolo que representa al grupo]; *ANOVA, gl intergrrupo: 2; gl intragrupo:
114.Prueba post-hoc de Bonferroni : a DirInd; c Dir=Int>Ind; d Dir=Int El personal de laboratorio y auxiliar ("otros") tiene numerosos ítems con Probabilidades
Condicionadas de aceptarlos por encima de su representación muestral (Tabla 6): "...renuencia
a ser explorados sanitariamente", "...sólo se requiere una simple eyaculación", "...no expone su

13

1,83
0,17

Ramos-Brieva J, Psicologia.com. 2016; 20:3

intimidad más que exploración ginecológica", "...carece de connotaciones sexuales", "...no es
para tanto masturbarse para obtener muestra de semen", "... prueba médica no invasiva,
sencilla, barata, sin efectos secundarios, que no duela y produzca placer", "...masturbación es
actividad sexual privada que el seminograma convierte en pública". Si bien, las probabilidades
aisladas más altas de que cada ítem del CAS-VS sea más aceptado pertenece al grupo más
numeroso: los médicos de ambos sexos.

Tabla 5.- Resultados de los Análisis Discriminantes (AD)


Variables en la función discriminante
Coeficientes

estandarizados
Entre sexos:



- No es para tanto masturbarse para obtener una -0,75
muestra de semen.



- Sin inconvenientes en que un facultativo del otro 0,77
sexo explore sus genitales
Entre tipos de profesionalesa:



- Temor a ser explorados sanitariamente.
0,28


- La masturbación es una actividad sexual privada
que el seminograma convierte en pública.
0,34


- Si yo tuviera que masturbarme para una prueba
médica en las mismas condiciones de los 0,58
pacientes, lo haría.



- Procedimiento sencillo.
-0,60


- Sólo se requiere una simple eyaculación, no hay 0,31
que darle más vueltas.



- Es una prueba médica no invasiva, sencilla y 0,58
bara-ta, que da placer.
Según relación con seminogramasa:

-La extracción de la muestra de semen carece de 1,00
connotaciones sexuales.
Según estuvieran dispuestos a realizarse una
prueba que exigiera masturbarse o no:



- Sólo se requiere una simple eyaculación, no hay -0,37
que darle más vueltas.



- Masturbarse es común entre todas las personas,
hacerlo para el seminograma es una 0,45
masturbación más.





- Es una prueba médica no invasiva, sencilla y 0,46
bara-ta, que da placer.



- Temor a obtención de muestra por 0,51

Contraste de funciones

Chi-cuad gl
Lambda rado
de Wilks
0,92
9,80
2

Sig.

0,01

0,60

57,74

12

0,00

0,90

12,57

2

0,00


0,64


50,70


4


0,00

14

Ramos-Brieva J, Psicologia.com. 2016; 20:3

masturbación.
a
definiciones en el texto

Los sanitarios con una relación Intermedia con el POMSM son quienes más rechazan que el
POMSM "carezca de connotaciones sexuales" (Tabla 4). Del mismo modo aceptan más que el
POMSM convierte la masturbación "de una actividad privada, en algo público".
En esta clasificación de sujetos, el AD, sólo incluye un ítem en la función discriminante: "carece
de connotaciones sexuales"; clasificando correctamente al 29% de los sujetos (indican/analizan:
80%; conocen a alguien: 67%; lo conocen teóricamente: 10%) (Tabla 5).
El cálculo de las Probabilidades Condicionadas arroja resultados similares. El grupo Intermedio
rechaza más que los otros que los apuros de los sujetos sometidos al POMSM sea una leyenda
urbana (9% de aceptación condicionada; frente al 20% de los relacionados Directamente con la
indicación o análisis del semen y el 71% de los Indirectos), y rechazan más que el POMSM
carezca de connotaciones sexuales (Tabla 6). También destaca que acepten menos masturbarse
para una prueba médica, siendo, precisamente, quienes las indican o analizan las muestras
seminales (Directa: 9%; Intermedia: 13%; Indirectas: 77%).
Resulta muy ilustrativa la información contenida en la Figura 2, donde se han destacado 9 ítems
del CAS-VS que dibujan el perfil menos empático con los sujetos sometidos al POMSM. En la
medida que los sanitarios lo asuman, señalan una escasa percepción de las dificultades de los
sujetos durante el procedimiento; lo que les obstaculiza contemplar la necesidad de introducir
mejoras en las condiciones de su realización.
La Probabilidad Condicionada de banalizar el POMSM, ajustada a las correspondientes
tasas-bases de cada grupo, es alta entre hombres y mujeres; aproximadamente la mitad de cada
género no ve problemas en su ejecución. Lo trivializan algo más el personal de enfermería y de
laboratorio (11%) que los médicos (9%). Y asumen ese perfil intranscendente, sobre todo,
quienes tienen una relación directa con el procedimiento, indicándolo o analizando las muestras
(59%); mientras que lo rechazan más quienes conocen personalmente a alguien que se sometió
al POMSM y conocen los apuros que pasaron con él (el 0% de éstos, asumen el perfil).

15

Ramos-Brieva J, Psicologia.com. 2016; 20:3

Tabla 6.- Probabilidad condicionada de las actitudes aisladas del personal sanitario respecto a la extracción de muestras seminales por
masturbación.
Afirmaciones del
CAS-VS
... una leyenda urbana.

... renuencia a ser explorados
sanitariamente.

... tensión por obtener muestra
con masturbación.

...
solicitud seminogramas
natural y rutinaria.

... no intimida más que un tacto
vaginal o rectal.

...
obtener
semen
por
masturbación es barato.

... extracción muestra es un
procedimiento sencillo.

... sólo se requiere una simple
eyaculación.

... no expone su intimidad más
que exploración ginecológica.

... carece de connotaciones
sexuales.

... no es para tanto masturbarse
para obtener muestra de semen.

... prueba médica no invasiva,
sencilla, barata, sin efectos
secundarios, que no duela y
produzca placer.

...
masturbarse
para
el
seminograma
es
una
masturbación más.

... masturbación es actividad
sexual
privada
que
el
seminograma
convierte
en
pública.

... yo no tendría inconveniente
en exploración genital por
facultativo del sexo opuesto al
mío.


Hombres
tasa-base:
34%
PCB(%)
(38)

(34)


(38)


(40)


(41)


(33)


(40)


(39)


(31)


(23)


(42)



(37)




(35)



(31)




(30)




Mujeres
tasa-base:
66%
PCB(%)
(62)

(66)


(62)


(60)


(59)


(67)


(60)


(61)


(69)


(77)


(58)



(63)




(65)



(69)




(70)




Médicos
tasa-base:
66%
PCB(%)
(58)

(44)


(57)


(56)


(62)


(68)


(66)


(51)


(62)


(47)


(53)



(46)




(57)



(62)




(65)




Enfermería
tasa-base:
21%
PCB(%)
(38)

(33)


(24)


(28)


(23)


(17)


(18)


(21)


(16)


(27)


(22)



(29)




(25)



(17)




(22)




Otros
tasa-bas
e: 14%
PCB(%
(05)

(22)


(19)


(17)


(14)


(15)


(16)


(28)


(22)


(26)


(25)



(25)




(18)



(22)




(13)




Directa
tasa-bas
e: 9%
PCB%)
(20)

(15)


(10)


(14)


(11)


(09)


(11)


(15)


(12)


(24)


(15)



(13)




(09)



(12)




(10)




Intermedia
tasa-base:
23%
PCB(%)
(09)

(19)


(24)


(19)


(18)


(12)


(19)


(14)


(19)


(09)


(14)



(12)




(16)



(33)




(25)




16

Indirecta
tasa-base:
68%
PCB(%)
(71)

(66)


(66)


(67)


(71)


(69)


(71)


(72)


(70)


(67)


(70)



(75)




(75)



(55)




(65)




Ramos-Brieva J, Psicologia.com. 2016; 20:3

... si tuviera que masturbarme en
un laboratorio, lo haría.
(39)



(61)


(50)


(32)


(18)


(09)


(13)


(77)


DISCUSIÓN.
La actitud de los sanitarios hacia el POMSM es contradictoria. Muchos reconocen los aprietos de
los sujetos por tener que masturbarse, aceptan globalmente que el POMSM tenga connotaciones
sexuales, y rechazan que transforme una práctica sexual íntima en algo público. Minimizan las
circunstancias que rodean al acto y sostienen que masturbarse sabiéndolo otros (el médico que
lo indica, el personal de enfermería que lo acompaña, quienes dan la cita, quienes le guían hacia
el lugar de obtención, quienes recogen la muestra..., más, quizás, algunos familiares y amigos...)
expone la intimidad del sujeto menos que una exploración ginecológica, que sólo afecta al sujeto
y su explorador.
Quien minimiza más es el personal de laboratorio. Lo que concuerda con lo que anunciaban
varias de sus encuestadas en la exploración de campo previa: "yo pienso que ellos lo pasan
menos mal de lo que creemos"; " por qué habrían de pasarlo mal? Es una prueba como otra
cualquiera".
Sorprende el empeño en ignorar otros componentes sexuales del POMSM ("una simple
eyaculación", "no es para tanto...", "no intimida..."...). Cuando, si no fuese algo sexual, ni
expusiera la propia intimidad sexual ante terceros, los sanitarios no se negarían
mayoritariamente (62%) a masturbarse en un laboratorio para una prueba que lo exigiera. Estos
no tienen inconvenientes en agarrar el pene de un hombre para un sondaje vesical, o exprimir el
periné y el pene para conseguir la última fracción seminal obtenida con electroestimulación41 ...
Pero es que tales acciones carecen verdaderamente de connotaciones sexuales aunque invadan
la intimidad del sujeto. Si el POMSM tampoco las tuviera, los sanitarios masturbarían a los
sujetos para obtener las muestras exactamente como se desean para su análisis; no dejarían que
lo hicieran ellos en condiciones incontroladas. Pero sólo leer la frase anterior despierta rechazo.

17

Ramos-Brieva J, Psicologia.com. 2016; 20:3

Figura 2.- Probabilidad condicionada de mantener la actitud dibujada por un
perfil determinado
La Sociedad Española de Química Clínica, reconoce implícitamente el carácter sexual del
POMSM al sugerir que el sujeto esté fuertemente excitado para obtener mejores resultados42. Y
muchos laboratorios intentan facilitarlo proporcionando pornografía.
Tales contradicciones parecen un mecanismo de defensa inconsciente, utilizado para camuflar
que el POMSM es realmente una actividad sexual que se obliga a realizar en público. En
definitiva, una racionalización (elaboración de un argumento falso, plausible, que encubre la
verdadera razón de un comportamiento, modo de pensar o actitud inaceptables)43.
Ignoramos por qué el personal de enfermería parece más dispuesto a masturbarse para una
prueba médica. Algunas mujeres entrevistadas señalaron antes de entregar el cuestionario que
"las mujeres responderemos diferente que los hombres porque sabemos que nunca nos
encontraremos en una situación semejante...". Pero eso no justifica la respuesta, pues la
presencia de mujeres en todas las categorías de encuestados es mayoritaria ([directa: 90%;
intermedia: 63%; indirecta: 64%; p<0,24], [médicos: 66%; enfermeras: 63%; otros: 69%;
p<0,91]); y apenas existen diferencias significativas relacionadas con el género. Quizás se trate
de una respuesta desiderativa y sobreactuada. Ya se sabe que la mayoría del personal de
enfermería afirma que hablarían sobre sexualidad con los enfermos, pero no lo hacen por
desconfianza hacia su capacidad y "por falta de tiempo"44. Pero esto no deja de ser una
especulación sin otros datos que la avalen. Cuando esos porcentajes se corrigen con el peso de
las tasas de base de cada grupo muestral, las enfermeras pierden fuerza en aceptar masturbarse
para una prueba médica, situándose en una situación intermedia.
Lo que sí cambia radicalmente la actitud de los sanitarios es conocer a alguien implicado en un
POMSM, que los pacientes describen como innecesariamente público y sórdido22
. Es el personal

18

Ramos-Brieva J, Psicologia.com. 2016; 20:3

que más rechaza que esas desazones sean "una leyenda urbana", que el POMSM carezca de
"connotaciones sexuales", y que no transforme una actividad sexual íntima en "algo público".
También son los que más rechazan el perfil minimizador de la Figura 2. Y mal lo deben ver
cuando manifiestan una tendencia (no significativa) a ser los menos dispuestos a masturbarse
para una prueba médica. Actitud explicada por las leyes que rigen la adquisición y
mantenimiento de las actitudes: aparecen y se afianzan cuanto más próximo está el objeto de
actitud45.
Estos resultados impiden ser optimistas en cuanto a la introducción de cambios sustanciales de
mejora en el respeto a la intimidad durante el POMSM. La ambivalencia sanitaria, cuando no su
indiferencia al potencial sufrimiento de los sujetos, les impide advertir una necesidad de
cambio. Y la esperanza de que lo descubran por sí mismos es pequeña, dadas sus dificultades
para autoevaluarse, y su tendencia a sobrestimar la importancia que tienen los procedimientos
que utilizan y el control ejercido sobre ellos46,47. Hemos comprobado que los sanitarios que han
vivido el POMSM como personas cercanas a sujetos sometidos al mismo, tienen una disposición
más empática y próxima a esos sujetos y a sus dificultades. Lo contrario que los sanitarios
directamente implicados en el procedimiento. Pero no se puede esperar a que todos los
sanitarios dispongan de ese tipo de experiencia para que adviertan la necesidad de cambio. Será
necesario hacérselo ver desde otras instancias, en el marco de actuación de la MCP y la
legislación que la ampara.
Durante el POMSM la protección de la intimidad de estos sujetos es abiertamente mejorable.
Pese a que las muestran deben obtenerse en "salas privadas próximas al laboratorio"18, muchos,
son obligados a hacerlo en baños comunes, "a la vista de otros". La mayoría de los hospitales
respeta poco la intimidad de estos sujetos21; quizás porque "hemos perdido el tren de la
satisfacción del paciente"3 . Y respecto al POMSM deben producirse cambios sustanciales para
que el derecho a la intimidad y la dignidad de estos sujetos se respete. El primer paso para que
eso suceda, sin embargo, es percibir la necesidad de hacerlo; y no parece que existan tales
condiciones en la actualidad.
Si hubiera que actuar siguiendo las preferencias de los usuarios, cabría decir que si bien
hombres y mujeres aprecian la existencia de salas privadas en los laboratorios (89%), el 64% de
los sujetos prefiere obtener la muestra en casa. Y puestos a recogerlas en el laboratorio, entre el
53% y el 60% de las parejas prefieren entrar juntos a la sala48,49. Y si se da a elegir entre el coito y
la masturbación, los sujetos prefieren siempre el primero50.
Conflicto de intereses: Los autores declaran no tener conflictos de intereses.

Bibliografía
Balint E: The possibilities of patient-centered medicine. J R Coll Gen Pract, 1969; 17(82): 269-276

1

2

Sacristán JA: Medicina basada en la evidencia y medicina centrada en el paciente: algunas reflexiones sobre su
integración. Rev Clin Esp. 2013; 213(9): 460-464
Illana F: La organización centrada en la satisfacción del paciente. Rev Calidad Asistencial 2003; 18(5):2 59-260

3

4

van Empel IWH, Dancet EAF, Koolman XHE, Nelen WLDM, Stolk EA, Sermeus W, D'Hooghe TM, Kremer
JAM: Physicians underestimate the importance of patient-centredness to patients: a discrete choice experiment
in fertility care. Hum Reprod, 2011; 263: 584-593
5

López F, Moreno ME, Pulido ML, Rodríguez M, Bermejo B, Grande J: La intimidad de los pacientes percibida
por los profesionales de Enfermería. NURE Inv. [Revista en Internet] 2010 May-Jun. 7(46):[ aprox. 10 pant].

19

Ramos-Brieva J, Psicologia.com. 2016; 20:3

[consultado el 30/12/2015]. Disponible en:
http://www.nureinvestigacion.es/OJS/index.php/nure/article/viewFile/488/477
6

Riddell D, Pacey A, Whittington K: Lack of compliance by UK andrology laboratories with World Health
Organization recommendations for sperm morphology assessment. Hum Reprod, 2005; 20(12): 3441-3445
7

Pacey AA: Is quality assurance in semen analysis still really necessary? A view from the andrology laboratory.
Hum Reprod, 2006; 21(5): 1105-1109
8

Barratt CLR, Björndahl L, Menkveld R, Mortimer D: ESHRE special interest group for andrology basic semen
analysis course_a continued focus on accuracy, quality, efficiency and clinical relevance. Hum Reprod, 2011;
26(12): 3207-3212
9

Björndahl L, Barratt CLR, Mortimer D, Jouannet P: "How to count sperm properly": checklist for acceptability
of studies based on human semen analysis. Hum Reprod, 2016; 31(2): 227-232
10

Inhorn MC: Masturbation, semen collection and men's IVF experiences: anxieties in the Muslim world. Body
Soc. 2007; 133: 37­53
Thompson C: Making Parents: The Ontological Choreography of Reproductive Technologies. MIT Press,
Cambridge, MA. 2005 [consultado el 30/12/2015]. Disponible en:
11

http://dx.doi.org/10.1016/j.androl.2014.06.003
12

Meerabeau L: Husbands' participation in fertility treatment: they also serve who only stand and wait. Sociol
Health Illn, 1991; 13 3: 396-410
Snowden R, Snowden E: The Gift of a Child. London: George Allen and Unwin. 1984

13

Kirkman M: Saviours and satyrs: Ambivalence in narrative meanings of sperm provision. Cult Health Sex.
2004; 64: 319-335
14

Cortés-Tormo M: Curso Análisis de semen según la OMS 2010. Servicio de Análisis Clínicos. Hospital Virgen
de los Lirios. Alcoy (Alicante). Diapositiva 33 [consultado el 30/12/2015 y el 12/04/2016]. Disponible en:
15

http://alcoy.san.gva.es/laboratorio/Web/Seminograma%20OMS%202010.pps
16

Culley L, Hudson N, Lohan M: Where are all the men? The marginalization of men in social scientific research
on infertility. Reprod Biomed Online, 2013; 27: 225-235
17

World Health Organization: WHO laboratory manual for the examination and processing of human semen 5th ed. World Health Organization. Geneva. 2010
18

Jouannet P, David G: Aspects pratiques et psychologiques de collection de sperme. J Gynecol Obstet Biol
Reprod, 1977; 61: 55-64
19

Perreault SD, Buus RM, Olshan A, Jeffay SC, Strader LF: Home-based collection of biological measurements
and specimens from men. Epidemiol, 2005 ; 16(5): p S107
Giami A: Le «glauque» ou la production de sperme infertile. Ethnol Fr. 2011; 41: 41-48

20

21

Smucker DR, Mayhew HE, Nordlund DJ, Hahn WK Jr, Palmer KE: Postvasectomy Semen Analysis: Why
Patients Don't Follow-Up. J Am Board Fam Pract. 1991; 4(1): 5-9
Throsby K, Gill R: "It's Different for Men" Masculinity and IVF. Men and Masculinities, 2004; 6(4): 330-348

22

Duplisea J, Whelan T: Compliance with semen analysis. J Urol. 2013; 189(6): 2248-2251

23

24

Javed A, Ashwini LS, Pathangae VG, Roy A, Ganguly D: Ejaculation malfunctions on the day of oocyte pick up
for IVF/ICSI: A report of four cases. International Letters of Natural Sciences. 2015; 48: 32-36
25

Okohue JE, Ikimalo JI, Onuh SO: Ejaculation failure on the day of oocyte retrieval for IVF: A report of five

20

Ramos-Brieva J, Psicolo

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar
psiquiatria.com - Portal número 1 en salud mental en lengua castellana