MENU

PUBLICIDAD

Me Gusta   0 Comentar    1

Actualidad y Artículos | Psiquiatría general   Seguir 82

Noticia | 26/12/2023

Investigadores descubren cómo el tabaquismo afecta al cerebro y se relaciona con el Alzheimer y la demencia



0%

Es bien conocido que el consumo de tabaco se asocia a más de 25 enfermedades, siendo la principal causa de buena parte de muertes por cáncer de pulmón y de más del 50% de las enfermedades cardiovasculares. Además, hace poco se asociaba al riesgo de desarrollar depresión, por su asociación a las enfermedades mentales.


Ahora un nuevo estudio se ha ido directo a observar cuáles son sus efectos en el cerebro, un órgano por estudiado en lo que se refiere al tabaquismo. Así, investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis en (EEUU) han observado que fumar encoge el cerebro.


La buena noticia es que dejar de fumar previene una mayor pérdida de tejido cerebral, pero aun así, dejar de fumar no devuelve el cerebro a su tamaño original. Dado que el cerebro de las personas pierde volumen de forma natural con la edad, fumar efectivamente hace que el cerebro envejezca prematuramente.


Los hallazgos, publicados en 'Biological Psychiatry: Global Open Science', ayudan a explicar por qué los fumadores tienen un alto riesgo de deterioro cognitivo relacionado con la edad y La enfermedad de Alzheimer.


"Hasta hace poco, los científicos habían pasado por alto los efectos del tabaquismo en el cerebro, en parte porque nos centrábamos en todos los terribles efectos del tabaquismo en los pulmones y el corazón", afirma la autora principal Laura J. Bierut, profesora de psiquiatría de antiguos alumnos.


"Pero a medida que empezamos a observar el cerebro más de cerca, se hizo evidente que fumar también es muy malo para el cerebro", afirma Bierut, quien señala que desde hace mucho tiempo se sabe que fumar y un menor volumen cerebral están relacionados, pero nunca han estado seguros del porqué.


Al respecto hay estudios que han señalado la genética como un factor a considerar. Tanto el tamaño del cerebro como el hábito de fumar son hereditarios.


Aproximadamente la mitad del riesgo de que una persona fume se puede atribuir a sus genes.Para desentrañar la relación entre genes, cerebros y comportamiento, Bierut y el primer autor Yoonhoo Chang, un estudiante de posgrado, analizaron datos extraídos del UK Biobank, una base de datos biomédica disponible públicamente que contiene información genética, de salud y de comportamiento de medio millón de personas, en su mayoría de ascendencia europea.


Un subconjunto de más de 40.000 participantes del Biobanco del Reino Unido se sometió a imágenes cerebrales, que pueden usarse para determinar el volumen cerebral. En total, el equipo analizó datos no identificados sobre el volumen cerebral, el historial de tabaquismo y el riesgo genético de fumar de 32.094 personas.


Así, pudieron demostrar que cada par de factores estaban relacionados: antecedentes de tabaquismo y volumen cerebral; riesgo genético de fumar y antecedentes de tabaquismo; y riesgo genético de fumar y volumen cerebral.


Además, la asociación entre fumar y el volumen cerebral dependía de la dosis: cuanto más paquetes fumaba una persona al día, menor era su volumen cerebral.


Cuando se consideraron los tres factores juntos, la asociación entre el riesgo genético de fumar y el volumen cerebral desapareció, mientras que el vínculo entre cada uno de ellos y las conductas de fumar permaneció.


Utilizando un enfoque estadístico conocido como análisis de mediación, los investigadores determinaron la secuencia de eventos: la predisposición genética conduce a fumar, lo que conduce a una disminución del volumen cerebral.


"Suena mal y es malo. Una reducción en el volumen cerebral es consistente con un mayor envejecimiento. Esto es importante a medida que nuestra población envejece, porque tanto el envejecimiento como el tabaquismo son factores de riesgo de demencia", afirma la investigadora.


Y, desgraciadamente, la contracción parece irreversible. Al analizar datos de personas que habían dejado de fumar años antes, los investigadores descubrieron que sus cerebros permanecían permanentemente más pequeños que los de las personas que nunca habían fumado.


"No se puede deshacer el daño que ya se ha causado, pero se puede evitar causar más daños. El tabaquismo es un factor de riesgo modificable. Hay una cosa que puedes cambiar para dejar de envejecer tu cerebro y ponerte en mayor riesgo de demencia, y es dejar de fumar", concluye.

Fuente: Europa Press
Palabras clave: alzheimer, demencia, tabaquismo
Url corta de esta página: http://psiqu.com/2-72553

Comentarios de los usuarios


Buenas noches, cierto es que el tabaco y su combustión como producto ultra procesado es muy tóxico para la naturaleza humana. Pero debajo de las asociaciones que se proponen causadas por el tabaquismo, está la respuesta de una buena parte de la cronicidad humana, que de forma simple se explica por la existencia de una base biológica de vulnerabilidad biológica heredada o genética que las une. Esta base es la mas común entre los nacidos y nacidas que es el TDAH/TDA y su interacción con estresores socio-ambientales ultra procesados. Saludos alegres del neandertal hiperactivo de Sevilla

Jose Luis Frias Pulido
Médico - España
Fecha: 26/12/2023



No hay ningun comentario, se el primero en comentar


-Publicidad

Síguenos en las redes

desvenlafaxina antidepresivos
Publicidad

LIBRO RECOMENDADO

Suicidio Prevención

¡Novedad en libros! La visión actual del suicidio, científicamente fundamentada, es que, aunque ...

COMPRAR AQUÍ

VER MÁS LIBROS RECOMENDADOS
▶️ VÍDEO

Terapia de resolución de problemas

Inicio: 08/05/2024 |Precio: 120€

Ver curso