PUBLICIDAD

Actualidad y Artículos | Síntomas somáticos, Trastorno de síntomas somáticos y trastornos relacionados   Seguir 29

Me Gusta   0 0 Comentar  0 0

Construir la paz desde el cuerpo

0%
Artículo para difusión | 10/09/2023

Artículo referido a la dimensión psicocorporal de la paz.


Construir la paz desde el cuerpo 


Al nacer la sabiduría del cuerpo ocupa e impregna todo.


Se impone el llanto para expresar el malestar o la necesidad, la risa, el gesto.La palabra y la razón aún están ausentes.


Con el transcurrir del tiempo seguirán siendo predominantes los sentidos, la sinestesia, y lentamente los vocablos aparecen como un juego, canturreos, movimientos, exploración, ensayos, prueba y error sin ser jamás y ojalá juzgados, pues a nadie se le ocurre que si nos caemos nos estamos equivocando.


Explorar es parte inherente al crecer.


En el acto de amor profundo no hay palabras ni discursos.


Solo el cuerpo conoce los caminos a recorrer cuando la sexualidad se abre paso en abrazos, piel, sudor, calor, etc.


Cuando crecemos los sistemas de control, nos restringen, anulando la parte más mágica y fresca de nuestra esencia: controlar el dolor, ser fuertes y competitivos, resistir, apretar y aguantar.


La autorregulación se nos va escapando, escurriendo, y la sabiduría innata se desestima a favor de quienes poseen otra más racional y valorada socialmente, que hay que insertar con solidez.


Como adultos en la mayoría de nuestras sociedades centroamericanas no está bien visto ser demasiado sincero o directo, por lo que gestionar sentimientos de ira o enojo se hace complejo, teniendo que aprender a reprimir para mostrarse educado y no “malcriado”, un vocablo que alude a quien se comporta “inadecuadamente” rompiendo las reglas establecidas.


El individualismo y la desconfianza no nos permite aflojarnos por el miedo a no ser sostenido cuando nos derrumbamos.


El derrumbe tiene que ver con soltar, con descansar, con ir hacia el suelo, lugar de partida de nuestra infancia, donde estábamos seguros.


El suelo un lugar en el que confiar sin lugar a dudas, un lugar privilegiado donde anclar nuestra identidad.


Derrumbe no necesariamente tendrá que tener connotación negativa, por fin la verticalidad por momentos puede convertirse en horizontalidad. Estar siempre erguidos puede resultar agotador. Erguidos y mirando la vida, como se suele decir, “de frente” sin contemplar que no siempre deseamos ver lo que ella nos muestra, o no siempre nos hace bien.


Apología de un bienestar que llega a pesarnos. Agendas llenas, tiempos escasos, correr para no llegar…


¿Como construir la paz que tiene que ver con el bienestar primero dentro de nuestra integridad, sin un cuerpo? Porque el cuerpo suele estar últimamente tan desmembrado, tan aturdido de redes sociales y ruido, interferido, tan lejos de nosotros mismos.


Sin empatía y amabilidad hacia nosotros, sin suficientes caricias y abrazos y piel tibia como podemos construir la paz.


¿Como sanaremos lo traumas y las heridas sin refugios y cobijo?


Dicen que un monito sin afecto se muere y que hay de los adultos.


No se van muriendo un poco cada día y perdiendo la alegría cuando dejan de recibir afecto en su cuerpo.


Cuerpos sedientos de ser tocados, queridos y sostenidos, y abrazados ….Cuando los ojos se iluminan después de haber sido mirados con afecto y brillan sabemos que la huella positiva ha sido indeleble.


Ella cambiará nuestra percepción hacia el mundo que será posiblemente mirado como un espacio vivible y placentero.


Asumir nuestra dependencia como humanos nuestra fragilidad, nos da conciencia de unirnos en lugar de atacarnos, como si fuéramos extraños y no reconociéramos a los de la misma especie.


Las guerras que ocupan gran parte de nuestro breve paso por la tierra solo hacen que confirmar creernos infinitos y darnos el lujo de perder el escaso tiempo en peleas fútiles ignorando lo efímero que es todo.


Humanidad a veces deshumanizada, desforestación, respeto por la tierra y por los otros no pueden ser concebidos sin un cuerpo sensible.


Anhelada paz


Un cuerpo que ojalá vibre como un violín afinado cada vez que se destroza un bosque y aun pueda llorar y estremecerse.


Un cuerpo que entienda que como parte del todo necesitamos colaborar y acompañarnos , sorprendernos, movernos con las formas que ya existen en cada ser vivo: hojas redondas, copas de árboles perfectas, ríos que ya saben como correr. Descansemos ya para poder seguir.  


MSc Silvina Gimpelewicz


Palabras clave: Construir la paz desde el cuerpo
Url corta de esta página: http://psiqu.com/2-71598

Comentarios de los usuarios


Gracias, una reflexion muy transformadora

DORIS SOSA
Psicólogo - Colombia
Fecha: 14/09/2023



No hay ningun comentario, se el primero en comentar

el mundo cambia. actualízate tu formación
Publicidad

Recomendamos

GOLDBERG, STAHL. PSICOFARMACOLOGÍA PRÁCTICA

Goldberg y Stephen M. Stahl. Prologo de Alan F. Schatzberg. Durante las últimas cuatro décadas, l...

VER MÁS
VER TODO
desvenlafaxina antidepresivos
Publicidad

Próximos cursos

CFC

CHEMSEX: Introducción a un nuevo fenómeno adictivo

Inicio: 30/10/2024 |Precio: 125€

Ver curso