PUBLICIDAD-

Actualidad y Artículos | Alimentarios, Trastornos alimentarios y de la ingestión de alimentos   Seguir 36

Me Gusta   0 0 Comentar  0 0

Los trastornos de la conducta alimentaria son los trastornos mentales que mayor mortalidad presentan: 4 de cada 10 no se recuperan o solo parcialmente



0%
Noticia | 25/04/2024

 


-La tasa de mortalidad de los TCA se sitúa en torno al 6% y se debe sobre todo a una elevada tasa de suicidios y a las complicaciones de salud propias de los TCA, que también generan altas cifras de morbimortalidad: “Entre los 10 y los 20 años no hay otro trastorno mental con una tasa tan elevada”.


-“Los TCA, que ya per se son complejos de abordar y difíciles de entender -incluso para muchos profesionales-, tienen una alta comorbilidad con trastornos depresivos o con trastornos ansiosos, con abuso de sustancias y con conductas impulsivas”. 


-A lo largo de los años la comorbilidad del TCA con trastornos afectivos o de personalidad (sobre todo ansiedad y depresión) se sitúa entre el 20% y el 80% y se estima que hasta uno de cada cuatro pacientes con TCA presenta también algún trastorno por abuso de sustancias, fundamentalmente tabaco, alcohol, cafeína y cannabis.


“Es necesaria la perspectiva de la patología dual y un abordaje integral y complementario porque vemos que los casos de pacientes que presentan TCA junto con abuso de sustancias son aquellos con mayor severidad y psicopatología, rasgos de personalidad más disfuncionales, más afectados a nivel cognitivo y son también los que presentan peor resultado al tratamiento”.


Los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) afectan a alrededor de entre el 1% y el 3% de la población, con picos en determinadas etapas del desarrollo evolutivo como la adolescencia, cuando según datos de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia afectan a entre el 4,1% y el 6,4% de las mujeres entre los 12 y los 21 años (0,3% de los hombres).


“Se trata de trastornos multicausales, en los que intervienen distintos factores (ambientales, biológicos, sociales, etc.). No es casual que suelan aparecer sobre todo en la adolescencia, alrededor de los 13-18 años, una etapa en la que surgen una serie de conflictos y complejidades que generan problemáticas en las personas.


La mayoría afronta esta etapa de tránsito y sus conflictos con normalidad, pero las personas con vulnerabilidad tienen un mayor riesgo de desarrollar un TCA”, afirmó el catedrático de la Universitat de Barcelona Fernando Fernández Aranda, director de la Unidad de Trastornos de la Conducta Alimentaria del Hospital de Bellvitge (HUB) y miembro de la Sociedad Española de Patología Dual (SEPD).


Durante su intervención en el 8º Congreso Mundial de la World Association of Dual Disorders (WADD) y del 26º Congreso de la Sociedad Española de Patología Dual (SEPD), que reunió la semana pasada en Mallorca a más de 2.000 expertos internacionales vinculados al ámbito de la salud mental, el psicólogo clínico lamentó que a los trastornos de la conducta alimentaria no se les haya dado históricamente la importancia que tienen, sobre todo teniendo en cuenta que los TCA son los trastornos mentales que mayor tasa de mortalidad presentan. Ésta se sitúa en torno alrededor del 6% y se debe sobre todo a una elevada tasa de suicidios y a las complicaciones de salud propias de los TCA, que también generan altas cifras de morbimortalidad.


“Entre los 10 y los 20 años no hay otro trastorno mental con una tasa tan elevada”, subrayó Fernández Aranda, que destacó el impacto a largo plazo que presentan los trastornos de la conducta alimentaria sobre los afectados y sus familiares: “Hay que pensar que cuatro de cada diez personas no se van a recuperar o solo se recuperan muy parcialmente, lo que tiene un impacto a todos los niveles (individual, familiar, académico, emocional, laboral, sanitario, etc.) durante décadas”. 


Este impacto a largo plazo, además, también contribuye a la comorbilidad de los TCA con otros trastornos mentales, lo que se conoce como patología dual. “Los TCA, que ya per se son complejos de abordar y difíciles de entender -incluso para muchos profesionales-, tienen una alta comorbilidad con trastornos depresivos o con trastornos ansiosos, con abuso de sustancias y con conductas impulsivas”, afirmó el experto. 


El porcentaje de pacientes con TCA que tienen otro trastorno mental, según Fernando Fernández Aranda, varía en función del momento en el que se atiende a las personas afectadas. En una etapa temprana, la comorbilidad con otro tipo de trastornos mentales suele ser más baja; pero a lo largo de los años la comorbilidad del TCA con trastornos afectivos o de personalidad (sobre todo ansiedad y depresión) se sitúa entre el 20% y el 80% y se estima que hasta uno de cada cuatro pacientes con TCA presenta también algún trastorno por abuso de sustancias, fundamentalmente tabaco, alcohol, cafeína y cannabis. 


“Suele ocurrir que esto pasa inadvertido y que no se recibe la atención que se precisa. Y, sobre todo, si hay comorbilidad con abuso de sustancias y/o adicciones conductuales, es frecuente que se haga hincapié exclusivamente en el TCA o bien en las sustancias, pero que no se atienda al paciente de forma integral”, explicó subdirector del CIBER de Obesidad y Nutrición (CIBERobn), que destacó la importancia de introducir la perspectiva de la patología dual en el abordaje de estos TCA.


“Esta perspectiva es necesaria porque vemos que los casos de pacientes que presentan TCA junto con abuso de sustancias son aquellos con mayor severidad y psicopatología, rasgos de personalidad más disfuncionales, más afectados a nivel cognitivo y son también los que presentan peor resultado al tratamiento y duración, así que son necesarios abordajes coordinados y multidisciplinares”, concluyó.


 


Palabras clave: TCA, trastornos mentales, mortalidad, alimentación
Url corta de esta página: http://psiqu.com/2-73681

Comentarios de los usuarios


Hace tiempo que no leo ni oigo nada que me sorprenda y valore como positivo, que aporte o ayude de verdad en el entendimiento personal y social de las personas que sufren por causas desconocidas o multicausales o bio-psico-sociales comportamientos crónicos perjudiciales que involuntarios y a las que se les promete una vez detectado su sufrimiento, un tratamiento por fases o etapas multidisciplinar prácticamente de por vida. Donde no van a tener solo un enfoque que entienda todo de forma transversal todo su proceso vital, si no múltiples miradas multidisciplinares pero organizadas. En fin, el mismo enfoque que se realiza para toda la cronicidad humana y que vendemos desde lo académico, pero que aporta poco y fracasa mucho. Como siempre no puedo entrar en criticar a los compañeros que se dedican su tiempo y ganas en ayudarles, pero si critico al sistema ideológico-social ultra liberal,que está en el origen de estos desajustes cada vez mas frecuentes y precoces. A los que solo va a dedicar personal apasionado en ayudar para su diagnostico y tratamiento, cuando hay suerte para toda una esperable larga vida. La Ciencia no puede hacer nada por modificar la dirección deshumanizada de nuestra sociedad, solo quedamos para parchear síntomas de estos desajustes, pero siempre consumiendo en este caso fármacos y terapias de por vida. Para realizar el camino de Vuelta de estos desajustes es necesario entender el de Ida. Saludos alegres del neandertal hiperactivo de Sevilla

Jose Luis Frias Pulido
Médico - España
Fecha: 26/04/2024



No hay ningun comentario, se el primero en comentar

Recomendamos

GOLDBERG, STAHL. PSICOFARMACOLOGÍA PRÁCTICA

Goldberg y Stephen M. Stahl. Prologo de Alan F. Schatzberg. Durante las últimas cuatro décadas, l...

VER MÁS
VER TODO
página antidepresivos
Publicidad

Próximos cursos

CFC

La exploración psicológica a través del dibujo en la infancia y adolescencia

Inicio: 25/09/2024 |Precio: 170€

Ver curso