La respuesta emocional ante el ciberacoso

Noticia | Trastornos infantiles y de la adolescencia | 2017-11-10

RESUMEN

 
Investigadores del Laboratorio de Estudios sobre Convivencia y Prevención de la Violencia de las Universidades de Jaén y Córdoba, y del grupo “Interpersonal Aggression and Socio-Emotional Development” de la de Sevilla, diseñaron y validaron una herramienta de medición de los efectos emocionales que produce el ciberacoso en adolescentes de entre 12 y 18 años. Una nueva metodología que posibilita una mejor planificación de las estrategias de intervención ante este tipo de violencia, según los expertos.

Los resultados de este estudio incluyen las cifras del acoso a través de medios telemáticos y muestra las distintas posibilidades de impacto emocional de las víctimas ante estos sucesos. “Se trata de un trabajo que surgió de la necesidad, en 2009, cuando realizamos el primer estudio de impacto emocional con el objetivo de intentar medirlo y ver qué emociones sentía una víctima. Comenzamos con el acoso y, con la incorporación de las redes sociales al día a día, continuamos con el ciberacoso. Hasta la fecha no existían instrumentos con características psicométricas adecuadas”, explica la investigadora de la Universidad de Jaén Paz Elipe.

El trabajo destaca que un 20% de los escolares de Secundaria de distintos centros andaluces han sufrido algún tipo de intimidación a través de dispositivos informáticos. Los datos obtenidos, además, no encuentran diferencias en función del género, y muestran que existen respuestas que no son tan evidentes como las incluidas en trabajos anteriores, como podrían ser el sentirse activo o atrevido.

Por tanto, los investigadores observaron la necesidad de establecer herramientas de análisis más precisas que las usadas hasta el momento: “El acoso cibernético es una cuestión suficientemente importante como para ser considerado un problema de salud pública. Por esta razón debíamos obtener un sistema que sirviera de indicador válido para conocer no solo las causas, sino también las consecuencias”.

Los científicos comprobaron la capacidad de evaluación de la herramienta “Escala de Impacto Emocional de la Cibervictimización”, que recoge tres factores según el tipo de respuesta: deprimido, activo y enojado. “En cada uno se engloban múltiples emociones que van más allá de lo que intuitivamente se puede presuponer ante un ataque, lo que lo convierte en un instrumento con una estructura robusta, como muestran los análisis estadísticos realizados”, afirma Elipe.



Url corta de esta página: http://psiqu.com/2-54773
PRÓXIMOS CURSOS ONLINE

PRÓXIMOS EVENTOS EN Trastornos infantiles y de la adolescencia