La adherencia al tratamiento del trastorno por consumo de alcohol aumenta con la implicación de pacientes expertos

Noticia | Adicciones | 2017-06-19

RESUMEN

“Nuevas Tecnologías en el Empoderamiento del paciente con Trastorno por Consumo de Alcohol”

La adherencia al tratamiento del trastorno por consumo de alcohol aumenta con la implicación de pacientes expertos

 
  • El consumo de alcohol es un grave problema de salud pública.
  • Información y motivación, ingredientes esenciales para contar con un paciente involucrado en su tratamiento.
  • La aplicación SIDEAL, una herramienta validada científicamente, al servicio de los pacientes con trastorno por consumo de alcohol y sus médicos, para su uso conjunto en un contexto terapéutico.
  Madrid, 15 de junio de 2017.- El papel de las nuevas tecnologías en la involucración y papel activo del paciente con trastorno por consumo de alcohol (TCA) que, junto al profesional sanitario, debe realizar una toma de decisiones compartida, ha sido el eje central de la Jornada “Nuevas Tecnologías en el Empoderamiento del paciente con Trastorno por Consumo de Alcohol”, organizada por Lundbeck, en la que también se ha presentado la aplicación SIDEAL, una herramienta de soporte al paciente con TCA, ejemplo de medicina centrada en el paciente. Trastorno por consumo de alcohol: la importancia del poder del paciente   El trastorno por consumo de alcohol es una patología crónica en la que el papel activo del paciente resulta crucial. Aumentar el conocimiento sobre su enfermedad, los tratamientos disponibles, tanto farmacológicos como psicoterapéuticos, y otras herramientas a su alcance permiten que el paciente se involucre en su tratamiento. Como explica el doctor Carlos Mur, Director Gerente del Hospital Universitario de Fuenlabrada, en Madrid, y Coordinador Científico de la Estrategia en Salud Mental del SNS, Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, “hay que motivar para el cambio. En el TCA, luchamos contra una necesidad fisiológica y psicológica del organismo, por lo que siempre hay que actuar en alianza con el paciente, involucrarle en su tratamiento igual que sucede con quienes tienen hipertensión o una bronquitis crónica. Esto ayudará, además, a lograr una mayor adherencia al tratamiento, que se ha visto que aumenta con la implicación de pacientes expertos”. La prevención de recaídas, uno de los grandes retos para el correcto abordaje de esta enfermedad, se logra en mayor medida con un paciente empoderado. Por otro lado, “la integración de las redes de salud mental y de conductas adictivas, realizada en algunas comunidades, han demostrado una clara mejoría en los pacientes con patología dual, a los que se les ofrece un tratamiento integral”, afirma el Dr. Mur. La clave, en estos momentos, pasa por lograr sinergias entre los profesionales sanitarios, pacientes, sus familiares y las asociaciones que les representan. Pero, ¿cómo se logra involucrar al paciente en su enfermedad? “Con información y motivación”, aseguran tanto el Dr. Mur como el Dr. Antoni Gual, Jefe de la Unidad de Conductas Adictivas del Hospital Clínic de Barcelona. Información y motivación, claves esenciales para el cambio La mayor parte de las enfermedades crónicas implican cambios en el estilo de vida, cambios que son difíciles de implementar. La adicción es probablemente una de las situaciones donde el cambio es más importante y difícil de conseguir. Por eso, un paciente bien informado y motivado para el cambio es esencial. Como pone de manifiesto el Dr. Gual, “el cambio es un proceso, que implica situaciones crónicas, requiere tiempo, mucho esfuerzo y también asumir riesgos. Existen varios ingredientes de éxito para lograr el cambio, pero el más importante es la motivación”. Ahora, las nuevas tecnologías pueden ayudar a iniciar y mantener los cambios de hábitos y las aplicaciones juegan un papel motivacional importante en enfermedades como el trastorno por consumo de alcohol (TCA). “Las nuevas tecnologías se están empezando a utilizar en el manejo de enfermedades como el trastorno por consumo de alcohol. Hay dos grandes líneas de investigación. Por un lado, las apps móviles y, por otro, nuevas formas de determinar tóxicos en el organismo (en sudor, orina…) y tecnologías más sofisticadas que, con la incorporación de sensores, permiten la monitorización del nivel de alcohol en sangre de forma directa”, explica el Dr. Gual, quien también afirma que “no hay ninguna duda de que el uso de las nuevas tecnologías en la práctica clínica diaria no es el futuro sino el presente”. Con el respaldo de multitud de trabajos clínicos, hoy en día “las apps se desarrollan como si fueran medicamentos, con ensayos clínicos controlados”, afirma el Dr. Gual, opinión que comparte el Dr. Pablo Barrio, psiquiatra de Unidad de Conductas Adictivas del Hospital Clínic de Barcelona. SIDEAL, una app para el manejo del trastorno por consumo de alcohol SIDEAL es una aplicación gratuita, validada científicamente, y promovida por Lundbeck, como soporte al paciente con trastorno por consumo de alcohol. “Se trata de una herramienta imprescindible para el control del consumo de alcohol, con utilidad tanto para los pacientes con TCA orientados a la abstinencia como para aquellos enfocados a la reducción de consumos. El registro que antes se hacía de forma manual, con papel y bolígrafo, y escasos resultados, ahora se actualiza con una herramienta más versátil, práctica, cercana y cómoda para los pacientes, en un contexto móvil como en el que vivimos”, explica el Dr. Barrio. SIDEAL permite realizar el registro del consumo diario de alcohol, incluye los tratamientos y objetivos terapéuticos acordados entre médico y paciente, ofrece información y consejos, informes, notificaciones y tareas, tales como visitas médicas programadas. Según el Dr. Barrio, “lo que más valoran los pacientes son la medición de consumos y el registro de la medicación, lo que les permite estar involucrados con sus tratamientos. Es una app tanto para el paciente como para el médico, una herramienta que ayuda en la toma de decisiones compartida y se basa en la medicina centrada en el paciente. Hay un flujo de información continua entre paciente y profesional, con un registro más certero y preciso de la evolución del paciente, más información y de mayor calidad, todo con el fin último de mejorar la asistencia a los pacientes”. La edad no parece ser una barrera a la hora de utilizar este tipo de herramientas. En el estudio piloto realizado con SIDEAL, “los resultados entre los pacientes más mayores, entre 60-70 años, fueron espectaculares”, matiza el Dr. Barrio, para quien “la edad no tiene que ser una limitación para el uso de estas apps, es un prejuicio que hay que quitarse de encima”. Para Susana Gómez-Lus, Medical & Market Access Director de Lundbeck España, “el desarrollo y lanzamiento de esta aplicación se basa en el compromiso de nuestra compañía con la innovación, los pacientes y los profesionales sanitarios, en una patología crónica como es el trastorno por consumo de alcohol, que requiere todos los esfuerzos posibles para lograr un abordaje integral basado en la confianza entre médico y paciente”. A pesar de ser una aplicación de uso libre y gratuito -disponible en la App Store y en Google Play Store- se pretende que haya un profesional detrás de la creación de la cuenta del paciente, que sea el médico quien la “prescriba”. Una vez que el médico da de alta al paciente en la aplicación vía web, previo consentimiento, en la propia consulta médica, el paciente descarga la app en su móvil, sincronizando después la aplicación entre el móvil del paciente y la plataforma web del médico. De este modo, el profesional sanitario puede realizar un seguimiento médico desde su ordenador, lo que le permite preparar la visita del paciente con antelación y llevar a cabo un seguimiento más real y directo.



PRÓXIMOS CURSOS ONLINE

PRÓXIMOS EVENTOS EN Adicciones