PUBLICIDAD
Última actualización web: 30/11/2021

TERAPIA GRUPAL DINÁMICA INTENSIVA Y BREVE PARA PACIENTES CON TRASTORNO BORDERLINE DE LA PERSONALIDAD

Autor/autores: José Guimón , Claudio Maruottolo
Fecha Publicación: 19/03/2012
Área temática: Psiquiatría general .
Tipo de trabajo:  Comunicación

RESUMEN

Se presentan los resultados de un programas de psicoterapia de grupo intensiva (cuatro horas diarias, 5 días a la semana), breve (50 días de media), dinámica para pacientes psiquiátricos en los que prevalecían los borderline (64%). Los pacientes mejoraron notablemente tanto en síntomas como en adaptación social. Tuvieron una implicación al tratamiento mucho mejor de lo previsto inicialmente vista la frecuencia de abandonos  e incumplimientos en este tipo de trastornos.  

Palabras clave: pacientes borderline; psicoterapia de grupo intensiva.

-----
VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-6954

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Avances en Salud Mental Relacional / Advances in Relational Mental Health
ISSN 1579-3516 - Vol. 10 - Núm. 3 - Diciembre 2011
Órgano de expresión de la Fundación OMIE y AMSA Avances Médicos
Revista Internacional On-line / An Internacional On-line Journal

TERAPIA GRUPAL DINÁMICA INTENSIVA Y BREVE PARA
PACIENTES CON trastorno BORDERLINE DE LA
PERSONALIDAD

José Guimón (Catedrático de psiquiatría, Universidad del País Vasco Euskal Herriko Unibertsitatea,
Bilbao)
jose. guimon@ehu. es
Claudio Maruottolo (Psiquiatra, Jefe clínico de la institución AMSA Avances Médicos, Bilbao)

RESUMEN
Se presentan los resultados de un programas de psicoterapia de grupo intensiva (cuatro horas diarias, 5
días a la semana), breve (50 días de media), dinámica para pacientes psiquiátricos en los que
prevalecían los borderline (64%). Los pacientes mejoraron notablemente tanto en síntomas como en
adaptación social. Tuvieron una implicación al tratamiento mucho mejor de lo previsto inicialmente
vista la frecuencia de abandonos e incumplimientos en este tipo de trastornos.
Palabras clave: Pacientes borderline. psicoterapia de grupo intensiva.

SUMMARY
The results are presented of an intensive group psychotherapy programme (four hour a day, 5 days a
week), also brief (average of 50 days), and dynamic for the psychiatric patients where the borderline
patients prevail (64%). The patients improved notably both in symptoms and in social adaptation. They
were much more involved in the treatment than initially expected in view of the frequency of
abandonment and breaches in this type of disorders.
Key words: Borderline patients. Intensive group psychotherapy programme.
Terapia grupal dinámica intensiva y breve para pacientes con trastorno borderline de la personalidad

Sin entrar a discutir procedimientos conductuales como la terapia Dialéctica (Linehan, 2003)) iy
la terapia por Esquemas (Giesen-Bloo J, 2006), que se han mostrado también eficaces en los pacientes
con Trastornos Borderline, pretendemos resumir aquí un programa de terapia de grupo Dinámica
intensiva y breve , para pacientes en los que predominan los Trastornos de la personalidad borderline
(64%) que un equipo de profesionales hemos puesto en marcha desde hace10 años, en los Servicios
externos de una dispositivo privado (AMSA), en Bilbao (España)

1. NUESTRA APROXIMACIÓN DINÁMICA PARA LOS TRASTORNOS DE PERSONALIDAD
Los programas que se describen aquí se basan en dispositivos asistenciales con orientación de
"Comunidades terapéuticas" que hemos creado durante los últimos 35 años (Guimón y cols, 1998,
2001a, 2001b, 2002, 2007, Maruottolo y cols, 2011). Se inspiran también parcialmente en los llamados
"Centros de terapia Breve" de los Hospitales Universitarios de Ginebra, en los que uno de nosotros
colaboró con Andreoli y cols quienes han desarrollado desde hace 20 años programas intensivos
ambulatorios breves con excelentes resultados (Venturini y cols, 2011).

1. 1. Nuestra orientación teórica

1. 1. 1. La PBT dee Kernberg
La orientación teórica a la que nos adscribimos es la de las relaciones objetales, sustentada por
el equipo de Kernberg y colaboradores desde 1967. La psicoterapia Basada en la transferencia (PBT)
(Kernberg, 2008) consiste en una modificación de la psicoterapia psicoanalítica clásica, que permite
combinar el tratamiento biológico con el psicoterapéutico. Acepta el concepto de Kernberg de
"Organización Borderline de la Personalidad" (Kernberg, 1967) en el que se incluyen, entre otros
cuadros, el trastorno Borderline de la personalidad .
La PBT subraya la importancia del establecimiento de un encuadre y un contrato de trabajo
claros. El tratamiento es exclusivamente individual, cara a cara, tiene una duración de por lo menos de
un año, con una asistencia de dos veces por semana y con sesiones de cuarenta y cinco minutos cada
una. La focalización en la relación transferencial con el paciente, es en el aquí y ahora, siguiendo una
secuencia precisa de clarificaciones, confrontación e interpretación de la transferencia. El terapeuta
tiene una actitud más activa en sus intervenciones y debe estar preparado para intervenir en el acting
out, bloqueándolo a través del establecimiento de límites sobre acciones potencialmente peligrosas
para el paciente, para su entorno y para el tratamiento.
Los objetivos terapéuticos apuntan a disminuir los síntomas del paciente borderline, a promover
un cambio a nivel del sentido de sí mismo del paciente y de los otros y en integrar las representaciones
escindidas del self y del objeto. La aplicación de este modelo requiere por parte de los trabajadores en
salud mental implicados una formación dinámica avanzada y el colaborar durante cierto tiempo en las
unidades actualmente Nueva York.

1. 1. 2. Nuestra elección técnica
Por otra parte, los pacientes que presentan trastorno Borderline de la personalidad son difíciles
de tratar en psicoterapias analíticas individuales debido a su gran inestabilidad que condiciona un alto
porcentaje de abandono. La terapia de grupo, tradicionalmente utilizada para pacientes hospitalizados,
ha sido considerada de especial interés para pacientes en régimen ambulatorio ya que reduce los
abandonos y aumenta el compromiso terapéuticoii (Dawson, 1988, Dawson 1993), por lo que hemos
hecho de los grupos el elemento esencial de nuestros programas.
Adicionalmente, debido al riesgo de acting out, nos hemos asegurado de que los terapeutas
cuenten además con un sistema de apoyo que ofrezca a estos pacientes una mayor "contención", como
nuestra una unidad hospitalaria de corta estancia iii, iv, v, vi, vii . Sin embargo numerosos trabajos señalan el
peligro con estos pacientes de generar una relación prolongada y contraproducente con la institución.
Por ello, con una perspectiva dinámicaviii, los recientes trabajos de Bateman y Fonagy (Bateman et al. ,
1999) han mostrado resultados favorables aportando la contención en unidades u hospital de día. ix .
La "manualización" de las técnicas de Kernberg y cols (Clarkin y col, 2007) y Bateman y cols.
(Fonagy&Luyten, 2009) ha permitido la realización de estudios de eficacia "basados en las pruebas" en
investigaciones bastante bien controladas y que han demostrado su eficacia en varios estudios. Sin
embargo, como ocurre en estas experiencias con frecuencia, no son fácilmente generalizables por lo
que, en nuestra práctica recurrimos a un modelo ecléctico. Nuestros programas combinan el enfoque
individual y el grupal en la resolución de problemas y en la formación de habilidades. Los grupos
psicodinámicos diarios, como ocurre en otras experiencias (Klein, 1993), tienen en cuenta aspectos
como el acting out, el splitting, la contratansferencia y la tendencia a la erotización en las relaciones. En
los grupos psicoeducativos, los pacientes aprenden un cierto número de cualidades para la regulación
emocional, el funcionamiento interpersonal y la tolerancia al estrés. En las entrevistas individuales, los
profesionales enseñan a los pacientes a integrar estas cualidades en la vida diaria. Por ejemplo, se
proponen normas para generalizar el aprendizaje al mundo exterior (incluso en el uso del teléfono).

2. NUESTRO DISPOSITIVO ASISTENCIAL (AMSA)
2. 1. Unidades asistenciales
Además de una unidad de hospitalización brevc y de un amplio servicio de consultas
ambulatorias, AMSA cuenta con un hospital de día con 4 unidades integradas, especializadas en
patología mental grave que incluye un alto porcentaje de pacientes con TPs. Cada unidad de
tratamiento está concebida para un máximo de 18 pacientes. , Los pacientes acuden entre 5 y 6 días por
semana según el programa propuesto y entre 4 y 8 horas al día.
La media de edad de los pacientes es de 37, 64 años y el tiempo medio de tratamiento es de 70
días con un rango de entre 60 y 80 días para las primeras fases más intensivas del tratamiento en
hospital de Día (adherencia por contrato y de interdependencia sana), . El tratamiento se puede
posteriormente extender con intervenciones menos intensivas a lo largo de un año y medio.

Por diagnósticos, la población de pacientes que son tratados en el hospital de día es
heterogénea: 64, 2% trastorno borderline de la personalidad (BPD) y el 35, 8% No-borderline (NBPD).
Este último grupo se subdivide en los siguientes diagnósticos: un 5, 7% psicosis, un 18, 9% de Abuso de
sustancias, un 23, 6% otros Trastornos de personalidad y un 47, 2% Trastornos ansioso-depresivos. El
perfil diagnóstico, la gravedad y la comorbilidad condicionan el programa que cada paciente recibirá en
el hospital de Día.

2. 2. El programa terapéutico
El programa incluye la prescripción y el control farmacológico, las actividades psicoterapéuticas
basadas en la comprensión de los factores dinámicos y sociales que intervienen en la problemática, y las
técnicas que buscan la disminución de los síntomas clínicos y el favorecer la adherencia.
El modelo Comunitario preside las actividades terapéuticas. El día comienza en cada programa o
unidad de tratamiento con un espacio de acogida (tiempo para el café) y durante el día se realizan 3
grupos pequeños, uno de tipo verbal psicodinámico (3 días por semana), uno de tipo cognitivo (3 días
por semana) y uno de educación para la toma de medicación (2 días por semana). Cada unidad de
tratamiento realiza una Asamblea Comunitaria semanal para co-responzabilizarse de ciertos aspectos de
la Institución. También se incluyen grupos "expresivos" como el de Danza Movimiento terapia o Arte
plástico (2 días por semana), terapia ocupacional (2 días por semana) y grupos de actividades físicas (2
veces por semana). También existe un grupo grande dinámico donde acuden todos los pacientes de los
3 programas (1 vez por semana) y un grupo multifamiliar psicodinámico que congrega a los pacientes
con sus familiares y al personal una vez por semana (Mascaro, 2009, 2010).
Los grupos psicodinámicos, diarios, se centran en aspectos como el acting out, el splitting y la
contratansferencia. Sin embargo, se combinan el enfoque individual y el grupal en la resolución de
problemas y en la formación de habilidades. En los grupos psicoeducativos, los pacientes aprenden un
cierto número de habilidades para la regulación emocional, el funcionamiento interpersonal y la
tolerancia al estrés.
A los dispositivos terapéuticos comunitarios se agregan, en algunas ocasiones, salidas
terapéuticas extra comunitarias grupales culturales y recreativas, aprovechando los recursos de la
propia ciudad.
Los pacientes que se encuentran en los programas cuentan con un número telefónico para
conectarse con el psicólogo de guardia telefónica del hospital de Día (rotación semanal) en caso de
malestar subjetivo, riesgo de acting-out o conflictividad familiar y tienen la posibilidad de dirigirse las
24hs los 365 días del año a nuestra unidad de internamiento psiquiátrico (AMSA).
El equipo terapéutico consta de psiquiatras dinámicos, psicólogos de distinta orientación
dinámicos, cognitivos y sistémicos, trabajadores sociales, educadores sociales, terapeutas
ocupacionales, terapeutas corporales, etc. Los profesionales están especializados en psicoterapia
dinámica individual y grupal y también poseen formación en terapia familiar y en terapia social, a través
de un programa de formación orientado como una "Comunidad didáctica" desde hace más de 35 años
(Guimón y cols. 2004, 2006). Los profesionales se comunican la información a través de grupos de
trabajo (reuniones de equipo).

3. LOS RESULTADOS
En varios trabajos hemos estudiado las variables socio-demográficas y las variables clínicas que
predicen la evolución de una muestra pacientes con trastorno borderline de la personalidad tratados en
AMSA, en comparación con pacientes con otros diagnósticos y con su propio estado clínico durante el
año anterior a su incorporación a 3 unidades de día de orientación dinámica.
El protocolo de evaluación consta de la administración de tests antes y después (Pre-Post) del
tratamiento con el objetivo de obtener de manera fiable un diagnóstico certero y evaluar la
modificación sintomatológica que se produce en los pacientes. Los instrumentos utilizados son los
siguientes: SCID: entrevista clínica estructurada para el DSM IV-TR; BDI: Borderline Diagnostic Inventory
(Gunderson, 1992); HS: Beck´s Hopelessness Scale; STAI: State-Trait Anxiety Inventory ; BDI: Beck´s
Depression Inventory; BSI: Brief Symptoms Inventory (Lipman and Derogatis); ERA: Questionnaire
d`évaluation des relations avec les autres (Fredenrich & Zanetti) ; QFS: Questionnaire de
Fonctionnement Social (Weber-Rouget & Zanello)
Los resultados en un primer estudiomostraron mejorías generales importantes tanto en el
grupo de borderline como los no-bordeline. La mejoría sintomática fue notable y similar en ambos
grupos. La dimensión "Apertura a los otros", medida con el ERA, era importante sin diferencias
significativas entre BPD y NBPD. La dimensión "Actividades de la vida cotidiana", medida con el QFS ,
mejoraba en ambos grupos de forma similar. La ansiedad mejoró en ambos tipos de pacientes más en
aquellos que tenían antecedentes de consumo de sustancias. La depresión mejoró en ambos grupos
más en personas con: nivel socio-económico alto, nivel educacional alto y antecedentes de autolesiones.
La ideación autolítica mejoró en ambos grupos más en estudiantes universitarios. La implicación familiar
mejoró en ambos grupos. El número de abandonos disminuía en ambos grupos si las familias estaban
implicada. Por otro lado, el tiempo de estancia y la regularidad en la asistencia eran más adecuados en
pacientes con familias implicadas.
Al estudiar los abandonos de nuestro tratamiento con trastornos de personalidad que, como
suele ocurrir en estos programas es elevado, encontramos en los primeros cinco años (2003-2008) un
32%. Sin embargo, vimos que un 47% de esos pacientes que habían abandonado el programa tenían
diagnóstico de BPD (TLP) y TUS (patología dual). Por eso decidimos agrupar a los pacientes con patología
dual en un programa específico, con mayor número de horas diarias y actividades menos psicodinámicas
y más cognitivo-comportamentales. Con ello modificamos el programa pero manteniendo algunos
dispositivos que se comparten con pacientes no consumidores y manteniendo los principios
fundamentales del mismo, obteniendo resultados más satisfactorios en términos de abandono dado
que disminuyó significativamente del 47% al 21% en esta población con patología dual.

4. MECANISMOS TERAPÉUTICOS
Se han realizado muchos estudios sobre los predictores de resultados favorables para estos
tratamientos. Existen siete variables significativas asociadas con la remisión rápida de síntomas: edad
joven, ausencia de abusos sexuales en la infancia, ausencia de antecedentes familiares con trastornos
por abuso de sustancias, buena carrera profesional, bajo neuroticismo y alto nivel de compromiso con el
tratamiento Los resultados de estos estudios sugieren que la predicción del tiempo de remisión de los
trastornos borderline de la personalidad es de naturaleza multifactorial, incluyendo factores que son
rutinarios en la práctica clínica, particularmente aspectos del temperamento, y otros que no lo son
(Zanarini, 2009). Gunderson y colaboradores (Gunderson et al. , 2006) encontraron que algunas
características de gravedad sintomatológica de la psicopatología (por ejemplo gravedad del trastorno
borderline, importante incapacidad funcional) y antecedentes de traumas infantiles predicen malos
resultados. La calidad de las relaciones actuales en estos pacientes correlaciona con su pronóstico.
Zanarini y colaboradores (Zanarini, 2004) encontraron que los pacientes con abuso de sustancias están
estrechamente asociados con el fracaso en la remisión del trastorno borderline de la personalidad
En este tipo de ambientes que se basan en las comunidades terapéuticas, interactúan
diferentes tipos de profesionales. Adshead (Adshead, 1998), siguiendo la teoría del apego, afirmó que el
medio hospitalario provee seguridad únicamente si los profesionales son capaces de tolerar tanto las
demandas externas del sistema como las demandas internas de los pacientes. También señaló que las
relaciones terapéuticas entre los profesionales y los pacientes son simplemente repeticiones y
recreaciones de relaciones objetales internas y que las respuestas del equipo terapéutico al splitting y a
la identificación proyectiva pueden ser en algunas ocasiones negativas. Adshead destacó que un cierto
número de reacciones negativas pueden ser detectadas a través de la manera de expresarse del
terapeuta y que la excesiva regulación de algunos servicios, como por ejemplo la restricción inapropiada
de movilidad, puede ser el resultado de la actitud contradictoria del personal. Adshead también señala
cómo se viene a añadir al conflicto entre el terapeuta y el paciente, la nueva organización de contención
de costes, particularmente en el sistema de tratamiento, y la interferencia de las compañías
aseguradoras. Por último, recuerda que ciertos problemas estructurales de la unidad, como por ejemplo
una práctica contable inadecuada, una falta de liderazgo, dificultades en la comunicación y la violación
de límites, pueden agravar seriamente la condición de los pacientes. Nuestro ambiente terapéutica
presta una atención muy particular a esos fenómenos e intenta paliar sus posibles efectos negativos en
las intervisiones y en las supervisiones.


Nuestros pacientes, debido a su baja autoestima, no saben cómo pedir ayuda de una manera
adecuada, y lo hacen provocando crisis, que obligan al equipo terapéutico a reaccionar. Los
profesionales explican a los pacientes que deben aprender a hablar sobre sus sentimientos suicidas y
autoagresivos. También les explican que tratan de ser tolerantes pero que esperan un cambio en sus
comportamientos. Intentan evitar el sentimiento de omnipotencia de los pacientes cuando provocan
reacciones autoagresivas. Los terapeutas prestan especial atención a la hostilidad y la envidia evitando o
manejando reacciones terapéuticas negativas.
Hemos detectado una serie de mecanismos terapéuticos que ya habían sido mencionados por
otros autores en experiencias semejantes. Como Gunderson (Gunderson, 1983) dijo, en los programas
de tratamiento propuestos por (Menninger, 1939) y Bettelheim (Bettelheim, 1950), dos factores
presentes en el seguimiento del tratamiento en ciertos centros psiquiátricos son reconocidos:
"contención" (en el sentido de Bion), que proporciona un sentimiento de seguridad en el dolor, rabia y
desesperación infantiles. Las actividades diseñadas para proporcionar esta estructura van desde la
organización de un sistema jerárquico de recompensa y privilegio hasta el uso de contratos,
programación de reuniones y guías de apoyo para la vida diaria de los pacientes. Autores como
Menninger (Menninger, 1939) y Bettelheim (Bettelheim, 1950) elaboraron programas estructurados a
través del espacio, actividades, algunos privilegios y contratos y la planificación de actividades diarias.

Nuestras unidades, por la media de estancia más corta (50 días) no se prestan a organizaciones tan
definidas, pero la necesidad de estructura permanece en los responsables de las unidades.
Otros factores son eficaces en nuestras unidades. El "apoyo" de todo lo que puede fomentar la
inversión personal del paciente en el tratamiento trata de luchar contra la pasividad para promover la
aceptación de la expresión de la patología que permite al paciente asumir su individualidad. En nuestros
programas está estipulado que el deseo de soledad del paciente debe ser respetado. El paciente debe
guardar en secreto, sus sentimientos de incapacidad y ciertos síntomas. Insistimos mucho en la
"implicación", mecanismo a través del cual los pacientes son alentados a interactuar con su medio para
escapar de la pasividad y colaborar.
Estos mecanismos actúan de una manera específica en cada paciente. Por lo tanto, para un
esquizofrénico en una fase aguda, la contención puede ser confusa e impulsiva mientras que puede
tener efectos negativos en pacientes crónicos. El apoyo puede resultar de gran ayuda para pacientes
depresivos o asustados, pero puede ser peligroso para pacientes con trastornos borderline de la
personalidad o para pacientes paranoicos. Proporcionar estructuras puede también ser de ayuda para
esquizofrénicos crónicos (como la implicación para esquizofrénicos paranoides), mientras que un
psicótico puede sentirse abrumado por las demandas de la comunidad. La validación puede ser muy útil
para pacientes con trastornos borderline de la personalidad
y para pacientes paranoicos pero puede
resultar muy peligroso para pacientes con tendencias suicidas pero puede conllevar la negligencia de
cierto pacientes pasivos o verbosos.
Otro factor terapéutico fundamental e Nuestras unidades de día (Haigh, 1999; Hinshelwood,
1999) es el ya mencionado concepto de la contención, que hace referencia al elemento maternal de
estas instituciones. Pero también existe un elemento paternal que consiste en establecer y reforzar los
límites y las normas, lo que contradice de alguna manera la noción de permisividad demandada en
nuestros programas.
Por otra parte, en las comunidades terapéuticas también existe el pensamiento básico de que el
efecto terapéutico más importante procede del propio paciente y no del terapeuta. La falta de simetría
entre el terapeuta y el paciente es aceptada, pero la afirmación automática de la superioridad del
terapeuta es rechazada.
La vida de nuestras unidades evoluciona constantemente debido a la curiosidad de sus
miembros ("epistemophilic" pulsion). Esto corresponde al proceso de búsqueda del si mismo descrito
como una "culture of enquiry" (Main, 1977). Bion denomina en psicoanálisis las relaciones de
"curiosidad de investigación" como relaciones "K" (de "knowing") (Bion, 1959). Este enfoque es el
equivalente al de "community enquiry", que, en cada etapa busca saber porque algunas cosas son
hechas.

5. BIBLIOGRAFÍA
Adshead, G. (1998). Psychiatric staff as attachment figures. Understanding management problems in
psychiatric services in the light of attachment theory. British Journal of Psychiatry, 172, 64-69.
Bateman, A. , & Fonagy, P. (1999). Effectiveness of partial hospitalization in the treatment of borderline
personality disorder: a randomized controlled trial. Am J Psychiatry, 156(10), 1563-1569.
Bettelheim, B. (1950). Love is not enough. New York: Free Press.
Binks, C. , Fenton, M. , McCarthy, L. , Lee, T. , Adams, C. , & Duggan, C. (2007). Psychological therapies for
people with borderline personality disorder. Cochrane Database of Systematic Reviews(1).
Bion, W. (1959). Experiences in Groups and other papers. New York: Basic Books.
Campling, P. , & Dixon Lodge, F. (1999). Chaotic personalities: Maintaining the Therapeutic Alliance. In P.
Campling & R. Haigh (Eds. ), Therapeutic Communities. Past, Present and Future. London, Jessica Kingslay
Publishers.
Clarkin, J. F. , Marziali, E. , & Munroe-Blum, H. (1991). Group and family treatments for borderline
personality disorder. hospital Community Psychiatry, 42, 1038-1043.
Clarkin
JF, Levy
KN, Lenzenweger
MF, Kernberg
OF. Evaluating
three
treatments
for borderline personality disorder: a multiwave study. Am J Psychiatry. 2007 Jun; 164(6):922-8.
Dawson, D. F. (1988). Treatment of the borderline patient, relationship management. Can J Psychiatry,
33(5), 370-374.
Dawson, D. F. , & MacMillan, H. L. (1993). Relationship Management of the Borderline Patient. New York:
Brunner/Mazel.
Dixon-Gordon KL, Turner BJ, Chapman AL. Psychotherapy for personality disorders. Int Rev
Psychiatry. 2011 Jun; 23(3):282-302.
Dolan, B. , Warren, F. , & Norton, K. (1997). Change in borderline symptoms one year after therapeutic
community treatment for severe personality disorder. British Journal of Psychiatry, 171, 274-279.
Fonagy P, Luyten P. A developmental, mentalization-based approach to the understanding and
treatment of borderlinepersonality disorder. Dev Psychopathol. 2009 Fall; 21(4):1355-81.
Giesen-Bloo J, van Dyck R, Spinhoven P, van Tilburg W, Dirksen C, van Asselt T, Kremers I, Nadort
M, Arntz A. Outpatient psychotherapy for borderline personality disorder: randomized trial of schemafocused therapy vs transference-focused psychotherapy. Arch gen Psychiatry. 2006 Jun; 63(6):649-58.
Goldman GA, Gregory RJ. Relationships between techniques and outcomes for borderline personality
disorder. Am J Psychother. 2010; 64(4):359-71.
Guimón, J. (1998). Thérapie groupale dynamique intensive et brève. Psychothérapies, 18(1), 15-21.
Guimón, J. (2001a). Intervenciones en psiquiatría comunitaria (Vol. 3). Madrid: Core Academic.
Guimón, J. (2001b). Introduction aux thérapies de groupe. Paris: Masson.
Guimón, J. (2002). Groups in Therapeutic Communities. In F. W. Kaslow & J. J. Magnavita (Eds. ),
Comprehensive Handbook of Psychotherapy (Vol. 1, pp. 529-549). New York: John Wiley & Sons, Inc.
Guimón, J. , Ayerra, J. M. , Trojaola, B. , González, E. , & de la Sierra, E. (2004). Thirty Years Experience of
Group Analytic Training in Bilbao. The European Journal of Psychiatry, 18(Sup), 27-33.
Guimón, J. , Ayerra, J. M. , Trojaola, B. , González, E. , & de la Sierra, E. (2004). Thirty Years Experience of
Group Analytic Training in Bilbao. The European Journal of Psychiatry, 18(Sup), 27-33.
Guimón, J. (2006). Subgroups in didactic communities. European Journal of Psychotherapy and
consultimg, 8(1), 47-61.
Guimón, J. Maruottolo, C. Mascaró, A Boyra, A. ( 2007) "Results of a brief crisis program for people
with borderline personality disorders". European Psychiatry, vol Nº22, Nº 58.
Gunderson JG. Clinical practice. Borderline personality disorder. N Engl J Med. 2011 May
26; 364(21):2037-42.
Hafner, R. J. , & Holme, G. (1996). The influence of a therapeutic community on psychiatric disorder.
Journal of Clinical Psychology, 52(4), 461-468.
Kernberg OF, Yeomans FE, Clarkin JF, Levy KNTransference focused psychotherapy: overview and
update. Int J Psychoanal. 2008 Jun; 89(3):601-20. .
Levy KN, Beeney JE, Temes CM. Attachment and its vicissitudes in borderline personality disorder. Curr
Psychiatry Rep. 2011 Feb; 13(1):50-9.
Linehan M. (2003) Manual de tratamiento de los Trastornos de personalidad Límite. Barcelona: Paidós,
2003.
Gunderson, J. G. et al. (2006). Predictors of 2-year outcome for patients with Borderline Personality
Disorder. American Journal of Psyquiatry. 163-5.
Hafner, R. J. , & Holme, G. (1996). The influence of a therapeutic community on psychiatric disorder.
Journal of Clinical Psychology, 52(4), 461-468.
Haigh, R. (1999). Psychotherapy for severe personality disorder. Evolution is part of the therapeutic
process of therapeutic communities [letter]. BMJ (England), 319(7211), 709-711.
Hinshelwood, R. D. (1999). Psychoanalytic Origins and Today's Work. The Cassel Heritage. In P. Campling
& R. Haigh (Eds. ), Therapeutic Communities. Past, Present and Future. London: Jessica Kingsley
Publishers Ltd.
Hinshelwood, R. D. , & Skogstad, W. (1998). The hospital in the mind: the setting and the internal world.
In J. Pestalozzi & S. Frisch & R. D. Hinshelwood & D. Houzel (Eds. ), Psychoanalytic Psychotherapy in
Institutional Settings. London: Karnac.
Kernberg O. (1967) Borderline personality organization. J Amer Psychoanal Assoc; 15:641-685.
Klein, R. H. (1993). Short-term group psychotherapy. In W. Wilkins (Ed. ), Comprehensive Group
Psychotherapy (pp. 256-270). Baltimore: Williams & Wilkins.
Main, T. F. (1977). The concept of the therapeutic community: variations and vicissitudes. Group
Analysis, 10(Suppl. ), 2-16.
Maruottolo, C. Guimón, J. (2011) "Reducción de abandonos en una unidad de día con un programa de
psicoterapia breve dinámica para trastornos límite de la personalidad asociados a trastornos adictivos".
En Avances en Salud Mental Relacional / Advances in Relational Mental Helth, Vol 10, Nº 2.
Maruottolo, C. (2009) El psicoanálisis multifamiliar como dispositivo terapéutico hipercomplejo. Avances
en Salud Mental Relacional, Vol. 8, núm. 2. 2009
Mascaró, N. (2010) García Badaracco y la terapia familiar. Avances en Salud Mental Relacional, Vol 9, Nº
1.
Mascaró N. (2009) Primer congreso internacional interdisciplinario de psicoanálisis multifamiliar: "50
años de evidencias y articulaciones". Avances en Salud Mental Relacional, Vol 8, Nº 1.
Menninger, W. C. (1942). Experiments and educational treatment in a psychiatric institution. Bulletin of
the Menninger Clinic, 6, 38-45.
Menninger, W. (1939). Psychoanalytic principles in psychiatric hospital therapy. Southern Medical
Journal, 32, 354-384.
Schimmel, P. (1997). Swimming against the tide? A review of the therapeutic community. Aust. N. Z. J.
Psychiatry, 31(1), 120-127.
Springer, T. , & Silk, K. R. (1996). A review of inpatient group therapy for borderline personality disorder.
Harvey Review of Psychiatry, 3(5), 268-278.
Venturini A, Andreoli A, Frambati L, Lorillard S, Burnand Y, Ohlendorf P. Borderline personality disorder is
easy to treat: are we ready to accept this good news?. Rev Med Suisse. 2011 Feb 16; 7(282):390-4.
Zanarini, M. C. et al. (2004). Mental Health Service Utilization by Borderline Personality Disorder patients
and axis II comparison subjects followed prospectively for 6 years. journal of clinical psychiatry, 65; 1.
Zanarini MC. Psychotherapy of borderline personality disorderActa Psychiatr Scand. 2009
Nov; 120(5):373-7. en Harvard. 2 psicodimnámicas (TFP, Me4ntalization) y dos cognitivoconductualed
útiles y prolongadas y sería comveniente más breves
Zanello, A. , Weber Rouget, B. , Gex-Fabry, M. , Maercker, A. , & Guimon, J. (2004). Validation du
Questionnaire de Fonctionnement Social (QFS), un auto-questionnaire mesurant la fréquence et la
satisfaction des comportements sociaux d'une population adulte psychiatrique. L'Encephale, 32, 45-59.

6. NOTAS
La técnica desarrollada por Linehan, es una modificación de la terapia cognitiva conductual (TCC)
especialmente diseñado para individuos que presentan conductas autolesivas como autocortarse,
pensamientos, deseos e intentos suicidas. Los pacientes reciben tres modalidades básicas de
tratamiento: terapia individual, grupo de habilidades y asistencia telefónic, asistiendo al menos a una
sesión semanal de terapia individual de aproximadamente una hora de duración y deben participar del

ASMR. 2011 - Vol. 10 - Núm. 3

-10-

Terapia grupal dinámica intensiva y breve para pacientes con trastorno borderline de la personalidad

grupo de habilidades de dos horas semanales al menos durante un año. El terapeuta individual, coordina
el tratamiento con otra profesionales del equipo.
ii

En efecto un estudio controlado que comparó la terapia individual y la grupal (Clarkin, Marziali, y
Munroe-Blum, 1991) mostró mejores resultados en el abordaje grupal
iii

Los pacientes del Francis Dixon Lodge(Campling, 1999) son hospitalizados generalmente a causa de la
forma destructiva que tienen de expresar el dolor psíquico. Después de tres semanas de hospitalización,
se propone una formulación psicodinámica que incluye predicciones sobre las reacciones transferenciales
que se puede esperar y se intentan comprender las conductas auto-agresivas. Se intenta crear una
relación terapéutica en la que el paciente se sienta suficientemente seguro, para poder explorar las
nuevas vías de relación y se considera que los acting-out tienen una función expresiva y defensiva, y que
incluso la conducta más autodestructiva. Se explica a los pacientes que han de hablar de sus rumiaciones
suicidarias o de sus ideas de automutilación. Se les explica que el equipo es muy tolerante, pero que
espera también modificaciones de su conducta. Se intenta evitar la sensación de omnipotencia de los
pacientes cuando presentan actividades de autoagresión.

iv

Springer y Silk (Springer, 1996), basándose en la literatura existente, proponen un marco en el que se
organiza un tratamiento de grupo eficaz a corto plazo y discuten, en particular, sobre las ventajas y
desventajas de la adaptación de la terapia Dialéctica de Linehan utilizándola a corto plazo para
pacientes hospitalizados. Por su parte, Dolan y col. (1997) evalúan el impacto del tratamiento
psicoterapéutico de 137 pacientes hospitalizados principalmente a causa de trastornos de la
personalidad. Constataron una mejoría mayor en los pacientes tratados que en el grupo
v

Así mismo Hafner y Holme (Hafner, 1996) hicieron un estudio prospectivo con cuarenta y ocho
residentes de una comunidad terapéutica, que presentaban, en general, trastornos de la personalidad
borderline. Después de una estancia media de 64 días, se observó una reducción significativa de los
síntomas y las tasas de reingresos en el hospital cayeron de forma significativa durante el año que
siguió a la salida
vi

Schimmel (Schimmel, 1997) apoya también la eficacia del tratamiento comunitario terapéutico para
pacientes que padecen trastorno de la personalidad borderline.

vii

Hafner y Holme (Hafner & Holme, 1996) observaron una reducción significativa de los síntomas en 34
pacientes con trastornos borderline de la personalidad después de una estancia media de 64 días en una
comunidad terapéutica

viii

El modeloa de Bateman y Fonagy incluye la hospitalización parcial de Bateman y Fonagy es un
tratamiento combinado psiquiátrico y psicoterapéutico de abordajes multicomponentes, que combinan
herramientas de distintos orígenes bajo el paraguas de una perspectiva básica que en este caso es la
orientación psicoanalítica. En detalle, consiste en una sesión semanal de psicoterapia psicoanalítica, tres
sesiones semanales de análisis grupal (1 hora cada una), una sesión semanal de terapia expresiva que
utiliza técnicas de psicodrama (1 hora) y una reunión comunitaria semanal (1 hora), todo ello distribuido
a lo largo de los 5 días laborables. Además, una vez al mes el paciente tiene una entrevista con el
«administrador del caso» (1 hora) y otra con un psiquiatra para revisar y ajustar en su caso la
medicación. Las terapias y los contactos informales paciente-equipo se organizan de acuerdo con un
modelo psicoanalítico de trastorno límite de la personalidad que concibe a éste como una alteración del
ASMR. 2011 - Vol. 10 - Núm. 3

-11-

Terapia grupal dinámica intensiva y breve para pacientes con trastorno borderline de la personalidad

apego o vinculación (attachment), la tolerancia de la separación y de la mentalización (la capacidad de
pensar acerca de uno mismo en relación con otros y de entender los estados mentales de otros) que
exige por su parte un entrenamiento en el manejo de la "mentalización" que se puede hacer en
Londres, con manuales ad hoc, y en otros centros (describir)
ix

En ese sentido, en el 2006, Binks y colaboradores observaron que la unidad de día de orientación
psicoanalítica, en comparación con un servicio de psiquiatría general, tiende a ser más eficaz: se
producen menos ingresos hospitalarios, se consume menos medicación que en el grupo control, la
ansiedad y la depresión disminuyen y se obtiene un buen ajuste social. Los porcentajes de abandono
son similares.

ASMR. 2011 - Vol. 10 - Núm. 3

-12-

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar