Actualidad y Artículos | Coronavirus   Seguir 3

Me Gusta   0 0 Comentar  0 0

El riesgo de padecer enfermedades neurológicas y psiquiátricas aumenta dos años después de la covid



0%
Noticia | 06/09/2022

Resultados de un estudio sobre 1,25 millones de registros sanitarios de pacientes publicado en 'The Lancet Psychiatry'.


El riesgo de algunas afecciones neurológicas y psiquiátricas (como demencia, psicosis y convulsiones) sigue siendo mayor dos años después de la covid-19 en comparación con otras infecciones respiratorias, según sugiere un estudio observacional de más de 1,25 millones de registros sanitarios de pacientes publicado en la revista The Lancet Psychiatry. El aumento del riesgo de depresión y ansiedad en adultos dura menos de dos meses antes de volver a tasas comparables a las de otras infecciones respiratorias.


Desde el inicio de la pandemia ha habido cada vez más pruebas de que los supervivientes podrían tener un mayor riesgo de padecer problemas neurológicos y psiquiátricos. Un estudio observacional anterior realizado por el mismo grupo de investigación informó de que los supervivientes de covid-19 tienen un mayor riesgo de padecer varias afecciones neurológicas y mentales en los primeros seis meses tras la infección. Sin embargo, hasta ahora no había datos a gran escala que examinaran los riesgos de estos diagnósticos durante un periodo de tiempo más largo. Este estudio también es el primero a gran escala que examina el riesgo de padecer este tipo de afecciones tras la infección por covid en niños y que evalúa cómo cambian los riesgos con la aparición de nuevas variantes.


El profesor Paul Harrison, autor principal del estudio, de la Universidad de Oxford (Reino Unido), afirma: "Además de confirmar los hallazgos anteriores de que la covid puede aumentar el riesgo de padecer algunas afecciones neurológicas y psiquiátricas en los primeros seis meses tras la infección, este estudio sugiere que algunos de estos mayores riesgos pueden durar al menos dos años. Los resultados tienen importantes implicaciones para los pacientes y los servicios sanitarios, ya que sugieren que es probable que se produzcan nuevos casos de afecciones neurológicas relacionadas con la infección por Covid-19 durante un tiempo considerable después de que la pandemia haya remitido. Nuestro trabajo también pone de manifiesto la necesidad de realizar más investigaciones para entender por qué ocurre esto después de la covid, y qué se puede hacer para prevenir o tratar estas afecciones".


Muestra y análisis


El estudio analizó datos sobre 14 diagnósticos neurológicos y psiquiátricos recogidos de registros sanitarios electrónicos procedentes en su mayoría de EEUU durante un periodo de dos años. De las personas con registros sanitarios en la red TriNetX, con sede en EEUU, 1.284.437 tenían una infección confirmada por el SARS-CoV-2 a partir del 20 de enero de 2020 y fueron incluidas en el estudio: 185.748 niños (menores de 18 años), 856.588 adultos de entre 18 y 64 años, y 242.101 adultos mayores de 65 años. Estos individuos fueron emparejados con un número igual de pacientes con otra infección respiratoria para actuar como grupo de control.


También se compararon los registros de los pacientes de covid infectados durante diferentes oleadas pandémicas para investigar las diferencias en el impacto de las variantes alfa, delta y ómicron en el riesgo de diagnósticos neurológicos y psiquiátricos. Las personas que tuvieron un primer diagnóstico de covid dentro del periodo en el que una variante concreta era dominante (alfa: 47.675 personas, delta: 44.835 personas, ómicron: 39.845 personas) se compararon con un grupo de control del mismo número de individuos que tuvieron un primer diagnóstico de covid en el periodo justo antes de la aparición de esa variante.


Depresión y ansiedad


El estudio descubrió que, en los adultos, el riesgo de tener un diagnóstico de depresión o ansiedad aumentó inicialmente tras la infección por SARS-CoV-2, pero volvió a ser el mismo que con otras infecciones respiratorias después de un tiempo relativamente corto (depresión a los 43 días, ansiedad a los 58 días). Tras el aumento inicial, los riesgos de diagnóstico de depresión o ansiedad descendieron por debajo de los del grupo de control, lo que significa que, al cabo de dos años, no había diferencias en la incidencia general de depresión y ansiedad entre el grupo de covid-19 y el de otras infecciones respiratorias (en los adultos de 18 a 64 años de ambos grupos, en los dos años posteriores a la infección, se produjeron aproximadamente 1.100 casos de depresión por cada 10.000 personas y unos 1.800 casos de ansiedad por cada 10.000 personas).


Sin embargo, el riesgo de diagnóstico de algunas otras afecciones neurológicas y de salud mental seguía siendo mayor después de la covid que en el caso de otras infecciones respiratorias al final de los dos años de seguimiento. Los adultos de 18 a 64 años que habían padecido covid hasta dos años antes tenían un mayor riesgo de déficit cognitivo, o niebla cerebral (640 casos por cada 10.000 personas), y de enfermedad muscular (44 casos por cada 10.000), en comparación con los que habían padecido otras infecciones respiratorias hasta dos años antes (550 casos por cada 10.000 personas de "niebla cerebral" y 32 casos por cada 10.000 de enfermedad muscular). En los adultos de 65 años o más que habían tenido covid hasta dos años antes, hubo una mayor incidencia de niebla cerebral(1.540 casos por cada 10.000 personas), demencia (450 casos por cada 10.000 personas) y trastorno psicótico (85 casos por cada 10.000 personas) en comparación con los que habían padecido previamente otra infección respiratoria (1.230 casos por cada 10.000 de niebla cerebral, 330 casos por cada 10.000 de demencia y 60 casos por cada 10.000 de trastorno psicótico).


La probabilidad de la mayoría de los diagnósticos neurológicos y psiquiátricos después de la covid fue menor en los niños que en los adultos, y no tuvieron mayor riesgo de ansiedad o depresión que los niños que tuvieron otras infecciones respiratorias. Sin embargo, al igual que los adultos, los niños fueron más propensos a ser diagnosticados con algunas condiciones, incluyendo convulsiones (260 casos por cada 10.000 niños para el grupo Covid-19; 130 casos por cada 10.000 para el grupo de control) y trastornos psicóticos (18 casos por cada 10.000 niños para el grupo covid; 6 casos por cada 10.000 para el grupo de control), durante los dos años siguientes a la infección.


Con las nuevas variantes


Se observaron pocos cambios en los riesgos de diagnósticos neurológicos y psiquiátricos seis meses después de la covid, justo antes y después de la aparición de la variante alfa. Sin embargo, la aparición de la variante delta se asoció con riesgos significativamente mayores a los seis meses de ansiedad (10% de aumento del riesgo), insomnio (19% de aumento del riesgo), déficit cognitivo (38% de aumento del riesgo), epilepsia o convulsiones (26% de aumento del riesgo) y accidentes cerebrovasculares isquémicos (27% de aumento del riesgo), pero un menor riesgo de demencia (40% de disminución del riesgo) en comparación con los diagnosticados de Covid justo antes de la ola de delta. Los riesgos durante ómicron eran similares a los que se daban cuando la variante delta era la dominante.


"Nuestros hallazgos arrojan nueva luz sobre las consecuencias a largo plazo para la salud mental y cerebral de las personas tras la infección por Covid-19. Es una buena noticia que el mayor riesgo de diagnósticos de depresión y ansiedad después de la infección sea relativamente efímero y que no haya un aumento del riesgo de estos diagnósticos en los niños. Sin embargo, es preocupante que algunas otras afecciones, como la demencia y las convulsiones, sigan diagnosticándose con mayor frecuencia después de la infección por covid, incluso dos años después", afirma el doctor Max Taquet, de la Universidad de Oxford, que dirigió los análisis. "La aparición de la variante delta se asoció a un aumento del riesgo de varias afecciones; sin embargo, es importante señalar que el riesgo global de estas afecciones sigue siendo bajo. Con ómicron como variante dominante, aunque vemos síntomas mucho más leves directamente después de la infección, se observan tasas similares de diagnósticos neurológicos y psiquiátricos que con delta, lo que sugiere que la carga para el sistema sanitario puede continuar incluso con variantes que son menos graves en otros aspectos".


Más recursos y apoyo a los sanitarios


Los investigadores piden que los resultados de su estudio sirvan de base para las clínicas sanitarias y las políticas de salud pública. Este estudio sugiere que es probable que un aumento del número de nuevos casos de covid conduzca a un incremento relativamente breve del número de afecciones del estado de ánimo y la ansiedad, lo que significa que los profesionales de la salud mental deben estar preparados y dotados de buenos recursos tras una oleada de Covid-19. Además, el aumento sostenido del riesgo de algunos diagnósticos neurológicos y psiquiátricos a lo largo de los dos años posteriores al covid indica que los pacientes y los médicos deben permanecer alerta ante la posibilidad de que se produzcan estas afecciones diferidas. Los centros de salud deben estar bien respaldados para diagnosticar y tratar estas afecciones neurológicas y mentales, ya que es probable que se produzcan nuevos casos durante un tiempo considerable después de que la pandemia haya remitido.


Los autores advierten de que hay que tener en cuenta algunas limitaciones importantes, como que el estudio puede infravalorar los casos autodiagnosticados y asintomáticos de covid, ya que es poco probable que se incluyan en los registros sanitarios electrónicos. Además, no analizaron la gravedad o la duración de cada afección tras el diagnóstico ni si éstas son similares tras la covid que tras otras infecciones respiratorias.


El doctor Jonathan Rogers y el profesor Glyn Lewis, del University College de Londres (que no participaron en el estudio), señalan: "A medida que salimos de la fase aguda de la pandemia, es fundamental comprender si los riesgos de discapacidad resultantes son transitorios o persistentes. La respuesta que ofrece esta investigación -al menos durante un periodo de seguimiento de dos años- es que depende del resultado neurológico o psiquiátrico que nos interese. Este estudio es el primero que intenta examinar parte de la heterogeneidad de los aspectos neurológicos y psiquiátricos persistentes de Covid en un gran conjunto de datos. Destaca algunas características clínicas que merecen especialmente una mayor investigación, pero debe complementarse con estudios prospectivos que proporcionen una mayor validación de los resultados".

Fuente: Diario Médico
Palabras clave: neurología, psiquiatría, coronavirus
Url corta de esta página: http://psiqu.com/2-68470

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar

Recomendamos

Suicidio Prevención

¡Novedad en libros! La visión actual del suicidio, científicamente fundamentada, es que, aunque ...

VER MÁS
VER TODO
página antidepresivos
Publicidad

Próximos cursos

CFC

Evaluación y psicoterapia del duelo complicado

Inicio: 24/07/2024 |Precio: 150€

Ver curso