La oxitocina mejora las habilidades sociales de algunos niños con autismo

Noticia | Tratamientos | 2017-07-12

  • Título original: Intranasal oxytocin treatment for social deficits and biomarkers of response in children with autism
  • Fuente: Proceedings of the National Academy of Sciences
RESUMEN

MADRID, 11 Jul. (EUROPA PRESS)

Los niños con autismo mostraron un comportamiento social mejorado cuando se trataron con oxitocina, una hormona ligada a las habilidades sociales, según un nuevo estudio realizado por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, en Palo Alto, California, Estados Unidos. Los niños con baja oxitocina se beneficiaron más de la medicación. La investigación, que se detalla en un artículo que se publica en la edición digital de este lunes de 'Proceedings of the National Academy of Sciences', consideró cómo los niveles basales de oxitocina influyen en las respuestas de los niños autistas a la sustancia. "Nuestros resultados sugieren que algunos niños con autismo se beneficiarán del tratamiento con oxitocina más que otros y que los niveles de oxitocina en sangre podrían ser un signo biológico que nos permitirá predecir si un niño responderá al máximo o no", afirma Karen Parker, profesora asociada de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento, quien añade que el ensayo, realizado en 32 niños, era relativamente pequeño y necesita replicarse. "Finalmente, estamos detallando para quién sería beneficiosa la oxitocina", dice el autor principal del estudio, Antonio Hardan, profesor de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento. Aunque el efecto de la oxitocina fue modesto, los resultados son emocionantes porque no existen otros medicamentos para tratar cualquiera de las características centrales del autismo, agrega Hardan. El autismo es un trastorno del desarrollo caracterizado por una mala capacidad social y habilidades de comunicación verbal, así como comportamientos restrictivos y repetitivos. No todos los niños con el trastorno están igualmente afectados; los síntomas varían en gravedad. En 2014, Parker y Hardan y sus colegas descubrieron que los niveles de oxitocina varían mucho en niños con y sin autismo y que aquellos con baja oxitocina tienen más discapacidad social independientemente de si tienen autismo. Ese descubrimiento hizo que los investigadores se preguntaran si los beneficios de la oxitocina como terapia para el autismo podrían limitarse a los niños cuyos niveles eran bajos al inicio. Otros ensayos sobre la oxitocina en el autismo han producido resultados mixtos, pero no tuvieron en cuenta los niveles basales de los sujetos.

UN FASCINANTE EFECTO PLACEBO

El nuevo estudio incluyó a 32 niños con autismo que fueron asignados aleatoriamente para recibir un espray de oxitocina intranasal o un espray placebo dos veces al día durante cuatro semanas. Los niveles de oxitocina en sangre de los niños se midieron antes y después del periodo de cuatro semanas. Se evaluó el comportamiento de los niños al inicio y al final del ensayo usando un cuestionario estandarizado completado por sus padres. Se encontró que la hormona era segura, sin eventos adversos. Como en muchos ensayos, los investigadores vieron alguna mejoría incluso en niños que recibieron placebo, aunque el efecto fue menos pronunciado que en el grupo con oxitocina. Los niños que tenían baja oxitocina en la línea de base recibieron más beneficio del placebo que los que comenzaron con alta oxitocina y la producción propia de sus cuerpos de la hormona aumentó modestamente. Este hallazgo inesperado sugiere una posible explicación biológica para el efecto placebo, que es común en estudios de tratamientos psicológicos y psiquiátricos, dice Parker. La idea de que el incremento de la producción natural de oxitocina podría explicar cómo los pacientes se benefician de un placebo merece futuras investigaciones, añade. Entre los niños que recibieron oxitocina, aquellos con los niveles más bajos de oxitocina al comienzo del ensayo experimentaron las mayores mejoras en el comportamiento social. Los efectos de la oxitocina fueron específicos: la hormona no cambió la frecuencia de los comportamientos repetitivos ni afectó a los niveles de ansiedad de los niños. Ya está en marcha una gran prueba de la oxitocina para niños con autismo en varias instituciones a través de Estados Unidos, y Hardan y Parker tienen curiosidad acerca de si este análisis de mayor tamaño replicará sus hallazgos. "Si nuestros hallazgos se replican en el gran estudio financiado por los NIH [Instituto Nacionales de Salud estadounidenses], entonces podría considerar hacer mediciones básicas de oxitocina como parte de mi práctica clínica para tratar de determinar si pacientes específicos responderán", dice Hardan, reconociendo la dificultad porque en la actualidad, los niveles de oxitocina en la sangre no se miden rutinariamente en los laboratorios clínicos. También advirtió que la administración oral o sublingual de oxitocina no necesariamente produciría los mismos resultados que la oxitocina intranasal probada. "Esperemos que esto sea un primer paso para identificar las características de las personas con autismo que responden a tratamientos específicos --afirma Hardan--. Debido a la heterogeneidad del trastorno, tenemos que empezar a hacer ensayos clínicos para ver si habrá una respuesta, pero más para ver quién responderá a los posibles tratamientos". Acceso gratuito al texto completo.



Url corta de esta página: http://psiqu.com/2-53934
PRÓXIMOS CURSOS ONLINE