Última actualización web: 02/06/2020

Ansiedad y conducción. Diferencias entre conductores expertos y noveles

Autor/autores: Jose Luis Antoñanzas Laborda , Carlos Salavera Bordas
Fecha Publicación: 11/06/2015
Área temática: Trastornos de ansiedad .
Tipo de trabajo:  Artículo original

RESUMEN

Se realizó un estudio con 353 conductores, profesionales y noveles, para anali-zar la relación de los rasgos de ansiedad con las habilidades metacognrivas que estos usan en la tarea de la conducción de vehiculos, asi como con  la autoevaloración que estos hacen de su forma y tipo de conducción. Los resultados obtenidos ponen de manifiesto que los conductores profesionales con rasgos de ansiedad bajos son los que más utilizan las habilidades metacognitivas y a la vez perciben su conducción co-mo muy buena y muy segura.

Palabras clave: ansiedad; habilidades metacognitivias; conductores profesionales y nóveles


VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-7118

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Antoñazas Laborda JL. Psicologia.com. 2015; 19:5

Artículo original
Ansiedad y conducción. Diferencias entre conductores
expertos y noveles
Jose Luis Antoñanzas Laborda1, Carlos Salavera Bordas1
Resumen
Se realizó un estudio con 353 conductores, profesionales y noveles, para anali-zar la relación de
los rasgos de ansiedad con las habilidades metacognrivas que estos usan en la tarea de la
conducción de vehiculos, asi como con la autoevaloración que estos hacen de su forma y tipo de
conducción. Los resultados obtenidos ponen de manifiesto que los conductores profesionales
con rasgos de ansiedad bajos son los que más utilizan las habilidades metacognitivas y a la vez
perciben su conducción co-mo muy buena y muy segura.
Palabras claves: Ansiedad, Habilidades metacognitivias, Conductores profesionales y nóveles.
Abstract

A study was conducted with 353 drivers, professional and novice, to analyze the relationship
between trait anxiety with these metacognitive skills used in the task of driving a car, so as to
make autoevaloración these form and type of driving. The results obtained show that
professional drivers with low anxiety traits are the ones to use metacognitive skills while your
driving perceived as very good and very safe.
Keywords: Anxiety, Metacognitivias skills, Professional and novice drivers.

Recibido: 12/05/2014 ­ Aceptado: 20/10/2014 ­ Publicado: 11/06/2015

* Correspondencia: jlantona@unizar.es
1 Universidad de Zaragoza
Psicologia.com ­ ISSN: 1137-8492
© 2015 Antoñazas Laborda JL, Carlos Salavera B

1

Antoñazas Laborda JL. 2015; 19:5.

Introducción
Se sabe relativamente poco sobre el comportamiento de los individuos ansiosos cuando estan
conduciendo (Clapp, et al., 2011, Sahar, 2009). Existen algunos estudios, que versan sobre el
miedo experimentado por conductores cuando están conduciendo, como los realizados por
Taylor, Deane y Podd (2007) u otros estudios, relacionan la agresión con la conducción, como
un estado perjudicial para la misma (Ullberg, 2002). Además de estas líneas de investigación,
existen otras manifestaciones de la ansiedad en la conducción: las fobias a la conducción (Pérez,
2005), el estrés postraumático cuando se ha sufrido una accidente (McKenna, & Horswill, 2006;
Oltedal & Rundimo, 2006), la ansiedad o estrés cuando se va a examinar de la conducción
(Fairclough, Tattersall, & Houston, 2006.; Groeger & Brady, 2004) o la ansiedad generada por
los efectos del alcohol y de los fármacos (Alonso, Esteban, Calatayud, Alamar, & Egido, 2008;
Liu & Ho, 2010).
En general, se puede decir que los conductores asumen la conducción con una determinada
carga emocional, que luego va influir en su forma de conducir. En un estudio realizado por
Alonso, Sanmartín, Esteban, Calatayud, Alamar y López, (2006b) se pudo constatar que cuando
la conducción se realiza en un estado emocional desagradable se produce más fatiga, menor
atención, se asumen más riesgos y se cometen más errores e infracciones.
Fernández y Duval (2010) en un estudio realizado sobre los conductores españoles, han podido
identificar que hay un 18 % de personas que poseen carné de conducir que sienten un nivel
considerable de ansiedad y un 4 % sienten mucha ansiedad al volante. Así pues, un 22 % de
conductores sienten ansiedad cuando conducen.
También, se ha observado cómo la ansiedad se puede manifestar en la tendencia a experimentar
cambios negativos en el estado de ánimo precisamente cuando se conduce: sudoración o tener
temblores cuando se está al volante, sentirse preocupado cuando se sabe que se tiene que
conducir, buscar excusas para no hacerlo, sentirse estresado o recriminado por los
acompañantes del vehículo y tender a reducir la velocidad.
Hoy en día, se sabe cómo muchos de los comportamientos anómalos en el tráfico, así como
muchas de las conductas que comportan riesgos para la conducción, están causadas por el estrés
(Oltedal & Rundmo, 2006; Sahar, 2009).
En nuestro país, los profesores Fernández, Moreno y Giménez estudiaron en 1987 los efectos del
estrés en los accidentes de tráfico. Para estos autores, los acontecimientos estresantes, positivos
o negativos, parecían debilitar los sistemas de atención, control y reacción, es decir, el sistema
de seguridad en la conducción, facilitando la aparición de accidentes.
En investigaciones posteriores, se pudo comprobar cómo personas que fallecieron en accidente
de tráfico habían sufrido estrés veinticuatro horas antes del siniestro, aunque no parece una
relación totalmente directa, dado que el automóvil puede ser utilizado por algunas personas
como elemento de suicidio (Bañuls, 1993).
También, existen otra serie de situaciones de la vida diaria que producen estrés en los sujetos y
repercute negativamente en la conducción, como el ruido, el no encontrar aparcamiento, las
pequeñas discusiones, etc.
La mayor parte de estos estudios se ha dedicado a la evaluación de las respuestas fisiológicas de los
conductores. Es indudable que la exposición a determinadas situaciones de tráfico está
relacionada con la actividad del sistema nerviosos simpático.

2

Antoñazas Laborda JL. 2015; 19:5.

Otra de las cuestiones relativas a la ansiedad en la conducción, y que ha sido ampliamente
investigada, es la concerniente a la ansiedad como rasgo de la personalidad (Fairclough et al.,
2006; Wilson, Smith, Chattington, Ford & Marple-Horvat, 2006). Parece ser que los sujetos con
rasgos de ansiedad más elevados son más proclives a tener accidentes. En este sentido, se ha
demostrado que los sujetos con emociones más positivas son los conductores que se sienten más
seguros a la hora de conducir, ya que disfrutan de su tarea (Alonso et al., 2006a). Autores como
Deffenbacher, Huff, Lynch, Oetting y Salvatore (2000), relacionan los rasgos de ansiedad altos
de los sujetos con un bajo umbral para desencadenar la agresividad en situaciones de tráfico
estresantes.
Si se revisa la literatura sobre la relación entre rasgos de personalidad y ansiedad en
conducción, nos encontramos con investigaciones que se realizaron en los años setenta. De esta
forma, podemos ver cómo Shoham y colaboradores (1974, 1976) estudian la ansiedad desde la
investigación sobre rasgos de personalidad, adoptando un modelo basado en las teorías de
rasgos. Es decir, la ansiedad es entendida como una característica más de personalidad, los
comportamientos que el sujeto tiene en el medio están determinadas por este tipo de rasgo. Para
dichos investigadores, los sujetos propensos a los accidentes y/o a cometer infracciones de
tráfico tienen dos tipos de personalidad diferentes: la del conductor ansioso y la del temerario.
El conductor ansioso tiende a entrar en un estado de ansiedad cuando se enfrenta con
situaciones de riesgo en el tráfico. Es decir, el nivel de ansiedad (estado) de un conductor en un
momento determinado está afectado por la interacción de dos componentes, sus características
de personalidad (rasgo) y las propiedades estimulares de la situación de tráfico (Stephens y
Groeger, 2009, Ullberg, 2002).
También Tiwari y Behere, en 1983 destacaban que la ansiedad como rasgo de personalidad
influia en los accidentes, de tal foma que estos no ocurren al azar, sino que es la personalidad del
sujeto la que provoca los mismos. En algunos individuos puede suponer una característica que
conlleve una alta probabilidad de sufrir algún accidente. Según las últimas investigaciones, se
puede afirmar que aquellos conductores que realizan su tarea a diario parecen tener menos
niveles de ansiedad que aquellos sujetos que conducen con menor frecuencia (Scott-Parker,
Watson, King y Hyde, 2013). También se pone de manifiesto cómo las mujeres manifiestan
mayores niveles de ansiedad que los hombres entre los conductores no habituales. En el caso de
los conductores habituales, el hecho de que manifiesten menor ansiedad que los conductores
con menos experiencia, no significa que no tengan ansiedad cuando conducen. De hecho más de
la mitad de los conductores habituales manifiesta tener ansiedad en la conducción (Clapp et al.,
2011; Dula, Adams, Miesner & Leonard, 2010).
Del mismo modo, parece que los individuos con altos niveles de ansiedad conducen de una
manera más arriesgada. Según Horta (2005), también se relaciona el comportamiento de los
conductores de riesgo con este rasgo de personalidad. La ansiedad puede conducir a una serie
de reacciones incontroladas y, por lo general, está asociada a los niveles de emocionabilidad y de
accidentabilidad.
En general, se puede afirmar que la ansiedad se produce por el mero hecho de conducir, más por
la responsabilidad de coger uno mismo el volante que por los posibles peligros de la conducción.
Existen unas situaciones que son percibidas como de riesgo por los dos tipos de conductores
(conductores con ansiedad y conductores con poca ansiedad), pero hay otras como la forma de
conducir de los demás conductores, conducir por carreteras desconocidas, llevar un coche ajeno
y el mal tiempo que preocupan más a los sujetos con ansiedad, es decir, están más preocupados
por su capacidad de anticiparse a los peligros que por los peligros en sí.

3

Antoñazas Laborda JL. 2015; 19:5.

En los últimos estudios realizados por la Queensland University of Technology, se llega a la
conclusión de que la ansiedad a la hora de conducir no es algo que disminuya con la edad; sí que
merma, pero por la experiencia del conductor. A mayor experiencia mayores capacidades para
conducir. Los conductores profesionales y experimentados tienen más conocimiento de la
carretera que los conductores noveles. Es la falta de confianza, lo que dispara la ansiedad (QUT,
2011; Sahar, 2009).

Material y método
Participantes
La muestra estuvo compuesta por 160 conductores noveles y por 153 conductores profesionales.
Las edades en los conductores noveles variaban desde los 17 hasta los 33 años, aunque es el
grupo de 18 a 20 años el que representa a más del 70 % de este colectivo (x=19,91; D.S.=2,425).
En el caso de los profesionales, estaban entre los 23 y 63 años, aunque la mayor parte, tienen
edades entre 36 y 50 años ( % ) (X = 41,79; DS = 9,13).
En relación con el tiempo de conducción, los conductores noveles tienen la mayoría un año o
menos de experiencia en la conducción (N = 105; 65,80%), seguido por aquellos que tienen
hasta dos años (N=30; 18,80%). La media es de 1,63 y la desviación típica de 1,074. En el caso
de los profesionales, la mayor parte de los conductores tiene entre 20 y 35 años de experiencia
(N = 73), seguido por los que poseen entre 11 y 20 años (N = 53). El tiempo medio conduciendo
es de 21,93, con una desviación típica de 9,29. La experiencia mínima es de 2 años y la máxima
de 45 años.
Instrumentos
Para evaluar la ansiedad en los participantes, se utilizó el cuestionario STAI. Dicha prueba es
una autoevaluación de la ansiedad como estado transitorio (ansiedad/estado) y como rasgo
latente (ansiedad/rasgo). Su aplicación es colectiva. El tiempo de contestación es variable, pero
es aproximadamente de 20 minutos. En cuanto a la edad en la que se puede pasar, está diseñada
para adolescentes y adultos. La prueba consta de dos partes, con 20 cuestiones cada una de
ellas. La primera (A/E), evalúa un estado emocional transitorio, caracterizado por sentimientos
subjetivos, conscientemente percibidos, de atención y aprensión y por hiperactividad del
sistema nervioso autónomo. La segunda (A/R), señala una propensión ansiosa, relativamente
estable, que caracteriza a los individuos con tendencia a percibir las situaciones como
amenazadoras. Se indicó a los participantes que tenían que cumplimentarlo en situación de
simulación de conducción.
Para las habilidades metacognitivas, se utilizó un cuestionario ad-hoc realizado específicamente
para medir estas habilidades. La decisión sobre los instrumentos utilizados se ha realizado en
función de los objetivos de la investigación (Balcikanli, 2011; Herrera, Mezquita y Rojas, 2013;
Wuth y Muñoz, 2012).
El cuestionario trató de comprobar los diferentes tipos de habilidades metacognitivas que
emplea un sujeto a la hora de conducir un vehículo. Se divide en tres partes claramente
diferenciadas. La regulación y control del conocimiento va referida a la participación activa del
conductor en tres momentos: antes de iniciar la actividad de conducir (predecir, organizar, etc.),
durante el proceso de conducir (ajustar, revisar, etc.) y después de conducir (evaluar,
retroalimentar, etc.).

4

Antoñazas Laborda JL. 2015; 19:5.

Para ello, el sujeto debe contestar a una serie de afirmaciones que se le presentan y que
responden a los principios de las habilidades metacognitivas. Cada uno de los ítems se puntúa
de 1 a 6, siendo 1 siempre y 6 nunca.
Control de los procesos cognitivos:
1.

Planificación: diseño de los pasos a dar.

2.

Autorregulación: seguir cada paso planificado.

3.

Evaluación: valorar cada paso individualmente y en conjunto.

4.

Reorganización (feedback): modificar pasos erróneos hasta lograr los objetivos.

5.

Anticipación (forward): avanzar o adelantarse a nuevos aprendizajes.

También en el custionario se les preguntaba al sujeto sobre su tipo de conducción, si era bueno o
malo, en una escala del 1 al 6, siendo muy buena el 1 y muy mala el 6, y de cómo percibia su
estilo de conducir, si era muy seguro (un 1) o por el contrario si era muy arriesgado (un 6).
Procedimiento
La aplicación de las pruebas se realizó por el investigador principal. Todos los participantes
recibieron una serie de pautas para la realización de los cuestionarios. En las propias pruebas se
les informaba sobre el estudio a la vez que se les daba las garantías de anonimato del mismo y
firmaron un consentimiento informado de participación en el estudio. Así mismo, se respetaron
las normas éticas siguiendo la Declaración de Helsinki, siendo aprobado el estudio por el Comité
de Ética de la Universidad. Para el análisis de estadístico de los datos, se utilizó el programa
estadístico SPSS, en su versión 19.0.

Resultados
Se muestran los resultados, divididos en los tres momentos de la conducción: antes, durante y
después.
Antes de conducir
En relación con los grupos, expertos y noveles, de conductores con la ansiedad como rasgo y con
el uso de las habilidades metacognitivas antes de la conducción, destacan aquellos sujetos con
baja ansiedad, ya que son estos los que utlizan con mayor frecuencia las distintas habilidades
metecognitivas. Las direncias enrtre ambos grupos de conductores son manifiestas. El
porcentaje de conductores profesionales que usan las diferentes habilidades es mayor al de los
conductores noveles, siendo las diferencias significativas en todas las habilidades (véase Tabla
6.25). Así, por ejemplo, en la primera habilidad, sé por dónde tengo que ir, del total de sujetos
profesionales que manifiesta tener un rasgo de ansiedad bajo (N = 66), ha sido un 53 % (N = 35)
el que ha dicho que siempre saben por dónde tienen que ir, frente a un 12 % (N = 7) de los
noveles. Otra habilidad, donde las diferencias entre expertos y noveles con rasgos de poca
ansiedad es muy significativa, es controlo lo que voy a realizar. En este caso, el 51,5 % (N = 34)
de profesionales dice controlar lo que van a realizar frente a un 13,8 % de noveles (N = 8).

5

Antoñazas Laborda JL. 2015; 19:5.

TABLA 6.25. Expertos y noveles. Ansiedad y habilidades metacognitivas antes de conducir
Ansiedad-rasgo

Sé por dónde tengo que ir

Poca

Planifico un trayecto largo

Poca

Controlo lo que voy a realizar

Poca

Pienso en mi estado físico

Poca

Pienso en mi estado psíquico

Poca

Resuelvo mentalmente los
problemas

Poca

Pienso en no cometer errores

Poca

Pienso en no infringir las normas

Poca

Siempre

Casi
siempre

A veces

Pocas
veces

Casi
nunca

Nunca

Novel

12,10 %

50,00 %

22,40 %

13,80 %

1,70 %

--

Experto

53,00 %

37,90 %

9,10 %

--

--

--

Novel

27,60 %

37,90 %

15,50 %

8,60 %

6,90 %

3,40 %

Experto

59,10 %

25,80 %

7,60 %

1,50 %

1,50 %

4,50 %

Novel

13,80 %

43,10 %

24,10 %

12,10 %

5,20 %

1,70 %

Experto

51,50 %

40,90 %

6,10 %

1,50 %

--

--

Novel

25,90 %

27,60 %

25,90 %

19,00 %

--

1,70 %

Experto

50,00 %

25,80 %

13,60 %

3,00 %

6,10 %

1,50 %

Novel

15,50 %

24,10 %

27,60 %

15,50 %

6,90 %

10,30 %

Experto

42,40 %

24,20 %

12,10 %

9,10 %

6,10 %

6,10 %

Novel

15,50 %

34,50 %

43,10 %

3,40 %

1,70 %

1,70 %

Experto

40,90 %

36,40 %

13,60 %

7,60 %

--

1,50 %

Novel

44,80 %

12,10 %

24,10 %

3,40 %

15,50 %

--

Experto

59,10 %

21,20 %

12,10 %

1,50 %

1,50 %

4,50 %

Novel

36,20 %

37,90 %

19,00 %

6,90 %

--

--

Experto

54,50 %

24,20 %

12,10 %

6,10 %

--

3,00 %

Durante la conducción
Las diferencias entre expertos y noveles con baja ansiedad también son significativas en todas
las habilidades. Así, por ejemplo, en pienso en cómo voy conduciendo, un 43,90 %(N = 29) de
los conductores profesionales dicen que lo hace siempre, frente a un 6,9 % de los noveles (N = 4)
(véase Tabla 6.26). En esta misma habilidad, el porcentaje de conductores noveles que dice
realizarlo pocas veces o casi nunca es de un 25,90 % (N = 15). Otra de las habilidades que usan
más los profesionales que los conductores noveles es pienso mis decisiones, son un 56 %
(N = 37) de conductores profesionales los que dicen realizarla, frente a un 24,1 % (N = 14) de
conductores noveles. Lo mismo sucede con recuerdo las normas, nuevamente son los
profesionales con un 54,5 % (N = 36) son los que dicen realizarla siempre frente a un 27,6 %
(N = 16) de noveles.
TABLA 6.26. Conductores expertos y noveles con baja ansiedad y habilidades metacognitivas
Ansiedad-rasgo
Pienso en cómo voy
conduciendo
Pienso en situaciones
similares
Evalúo detalladamente
la situación
Conozco y controlo las
distracciones

Poco
Poco
Poco
Poco

Pienso mis decisiones

Poco

Recuerdo las normas

Poco

Intento controlar los
impulsos

Poco

Siempre

Casi
siempre

A veces

Pocas
veces

Casi
nunca

Nunca
1,70 %

Novel

6,90 %

37,90 %

27,60 %

13,80 %

12,10 %

Experto

43,90 %

33,30 %

15,20 %

1,50 %

6,10 %

­

Novel

5,20 %

32,80 %

31,00 %

17,20 %

10,30 %

3,40 %

Experto

22,70 %

33,30 %

27,30 %

4,50 %

6,10 %

6,10 %

Novel

10,30 %

37,90 %

32,80 %

12,10 %

5,20 %

1,70 %

Experto

50,00 %

28,80 %

16,70 %

3,00 %

1,50 %

­

Novel

19,00 %

39,70 %

36,20 %

1,70 %

1,70 %

1,70 %

Experto

40,90 %

40,90 %

12,10 %

4,50 %

­

1,50 %

Novel

24,10 %

37,90 %

22,40 %

13,80 %

1,70 %

­

Experto

56,10 %

33,30 %

10,60 %

­

­

­
­

Novel

27,60 %

37,90 %

22,40 %

8,60 %

3,40 %

Experto

54,50 %

31,80 %

13,60 %

­

­

­

Novel

17,20 %

31,00 %

22,40 %

13,80 %

10,30 %

5,20 %

Experto

37,90 %

48,50 %

10,60 %

1,50 %

­

1,50 %

6

Antoñazas Laborda JL. 2015; 19:5.

Después de la conducción
Las diferencias entre expertos y noveles son igualmente significativas en todas las habilidades
metacognitivas. En este caso, los noveles se diferencian de los expertos en la mayoría de las
habilidades por no utilizar casi nunca dichas habilidades (véase Tabla 6.27). En el caso de
repaso si he cometido errores, los noveles en un 56,90 % (N = 33), dicen hacerlo pocas veces o
casi nunca o nunca frente a un 28,8 %(N = 19). Lo mismo ocurre con evalúo las situaciones
detalladamente y con resuelvo problemas mentalmente, son los noveles los que prácticamente
no usan dichas habilidades (67,20 %; N = 39 y 53,40 %; N = 31) frente a un 22,70 % (N = 15) y
34,80 % (N = 23) de expertos que dicen hacerlo siempre.
TABLA 6.27. Conductores expertos y noveles con bajos niveles de ansiedad y habilidades
metacognitivas después de conducir

Repaso si he cometido
errores
Recuerdo cómo he
conducido
Evalúo las situaciones
detalladamente

Poco
Poco
Poco

Resuelvo problemas
mentalmente

Poco

Repaso los errores
ajenos

Poco

Planifico futuras
actuaciones

Poco

Siempre

Casi
siempre

A veces

Pocas
veces

Casi
nunca

Nunca

Novel

3,40 %

8,60 %

31,00 %

20,70 %

20,70 %

15,50 %

Experto

24,20 %

19,70 %

27,30 %

9,10 %

13,60 %

6,10 %

Novel

1,70 %

12,10 %

36,20 %

22,40 %

17,20 %

10,30 %

Experto

27,30 %

22,70 %

21,20 %

10,60 %

13,60 %

4,50 %

Novel

--

5,20 %

27,60 %

34,50 %

15,50 %

17,20 %

Experto

22,70 %

24,20 %

22,70 %

13,60 %

12,10 %

4,50 %

Novel

3,40 %

27,60 %

15,50 %

25,90 %

10,30 %

17,20 %

Experto

34,80 %

25,80 %

18,20 %

10,60 %

7,60 %

3,00 %

Novel

3,40 %

32,80 %

19,00 %

15,50 %

20,70 %

8,60 %

Experto

16,70 %

22,70 %

13,60 %

12,10 %

24,20 %

10,60 %

Novel

15,50 %

15,50 %

29,30 %

17,20 %

12,10 %

10,30 %

Experto

36,40 %

16,70 %

21,20 %

9,10 %

10,60 %

6,10 %

En cuanto al tipo de conducción existen diferencias significativas entre los noveles y los expertos
(X2 = 34,15***). Son los conductores profesionales los que manifiestan un tipo de conducción
más segura (N = 109; 72 %) frente a un 46 % de conductores noveles que dice conducir de forma
solo segura o arriesgada (N = 73).

TABLA 6.6. Tipo de conducción. Noveles y Expertos
Noveles

Expertos

Muy seguro

7,5 %

31,4 %

Bastante seguro

46,3 %

40,5 %

Seguro

35,0 %

22,2 %

Arriesgado

10,6 %

3,9 %

,6 %

2,0 %

Bastante arriesgado

7

Antoñazas Laborda JL. 2015; 19:5.

Discusión
Los niveles de ansiedad de los conductores, en general, han sido normales y se sitúan en la
media. Aunque son los conductores noveles los que han manifestado ciertos índices de
alteración de la ansiedad, no así los profesionales que se muestran más tranquilos y con niveles
más bajos (Ledesma, Montes, Poó, & López-Ramón,. 2010; Sáiz, Bañuls & Monteagudo, 1997).
Al igual que Fernández & Duval (2010), se puede afirmar que los profesionales son menos
ansiosos, debido principalmente a su rutina en el trabajo. La mayor experiencia en la
conducción les proporciona mayores niveles de control sobre su estado de ansiedad, lo cual
repercute en un comportamiento más seguro en las vías. Así lo constatan también Gwyther &
Holland (2011) en un estudio realizado con conductores noveles, adultos y mayores. En dicha
investigación, se pone de manifiesto que los procesos de autorregulación en los conductores
mejoran conforme lo hace el control de la ansiedad, de tal forma que la experiencia condiciona
un mayor uso de la autorregulación en la conducción.
Existe una serie de autores que sostienen que la mayor capacidad de control sobre la carretera está
determinada por la experiencia en la conducción y no por la edad del conductor. Por lo tanto, es la
falta de confianza la que eleva los niveles de ansiedad (Dahlen & White, 2006; Horta, 2005;
Tränkle, Gelau & Metker, 1990). Como hemos comprobado en esta investigación, los conductores
con mayor experiencia son los que tienen a su vez mayores niveles de seguridad en su conducción.
Pero también es cierto que los resultados obtenidos demuestran que a mayor edad mayores
niveles de seguridad, hecho que coincide con el estudio realizado por la OCDE1(2006) sobre los
jóvenes conductores, donde la variable edad tiene un importante papel en la conducción. A mayor
edad, mayores niveles de maduración tanto física como mental y, por lo tanto, mayores niveles de
seguridad (Brown, 1987; Dogan, Steg, Delhomme, & Rothengatter, 2012).
Siguiendo el modelo de Lazarus (1966) sobre el estrés, hay que recordar que este aparece
cuando la percepción de las demandas de la tarea excede de las habilidades del conductor para
enfrentarse a ellas. En este sentido, son los conductores noveles los que perciben mayores
dificultades para enfrentarse a la tarea, ya que se le exigen al sujeto determinados esfuerzos
durante la conducción para controlar el estrés. Hay que recalcar que no todos los individuos
perciben de la misma forma las diferentes situaciones del tráfico y son los conductores
profesionales debido a su capacidad de reacción, los que realizan un mejor control del estrés
(Boggs & Roberts, 2004; Horta, 2005; Sousa, 2005).
Otra de las cuestiones importantes es la relación de la ansiedad con la seguridad en la conducción,
dónde se encontró que aquellos sujetos que dicen tener menores niveles de ansiedad manifiestan
tener también una conducción más segura y menos arriesgada. Según diversas investigaciones, los
individuos con mayores niveles de ansiedad tienen más posibilidades de tener un accidente
(Bañuls, Casanoves & Chisvert, 1996; Miles & Johnson, 2003) algo que demuestran también los
resultados obtenidos en este estudio. También, se ha comprobado en nuestro trabajo que los
sujetos con menores rasgos de ansiedad utilizaban en mayor medida las diferentes habilidades
metacognitivas en las tres fases de la conducción, siendo los profesionales los sujetos que hacían
un mayor uso de las mismas.

1 La organización para la cooperación y el desarrollo económico. Los Países-miembros de la OCDE son: Australia,
Austria, Bélgica, Canadá, República Checa, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Hungría, Islandia, Irlanda,
Italia, Japón, Corea, Luxemburgo, México, Holanda, Nueva Zelanda, Noruega, Polonia, Portugal, República Eslovaca,
España, Suecia, Suiza, Turquía, el Reino Unido y los Estados Unidos. La Comisión de la Comunidad Europea también
está involucrada en el trabajo de la OCDE.

8

Antoñazas Laborda JL. 2015; 19:5.

Conclusiones
En el presente estudio, los expertos o profesionales manifiestan tener una conducción muy
segura y además dicen que su forma de conducir es muy buena. Los noveles, aunque
frecuentemente se perciben a sí mismos como buenos conductores, lo cual concuerda con la
visión detectada por otros trabajos entre jóvenes conductores (Ivers, Senserrick, Boufous,
Stevenson, Chen & Woodeward, 2009; Fundación MAPFRE, 2010; Sundström, 2011), también
perciben su tipo de conducción como arriesgada. En este sentido coinciden, con las
apreciaciones de Fernández y Duval (2010) y Horta (2005), donde los conductores con mayor
nivel de ansiedad son los que tienen comportamientos más arriesgados en el tráfico. En
general, se puede afirmar que los conductores profesionales han manifestado menores niveles
de ansiedad, debido principalmente a que realizan su trayecto diariamente, algo que también
defienden autores como Fernández y Duval (2010). A su vez, el mayor número de habilidades
metacognitivas que dicen utilizar los profesionales frente a los noveles, contribuye también a un
mayor control de las situaciones y por lo tanto de los niveles de ansiedad, pudiendo concluirse
que un mayor uso por parte de los sujetos de las habilidades metacognitivas conlleva un mayor
control de la ansiedad (Keegan, 2007).

Referencias
Alonso, F., Esteban, C., Calatayud, Alamar, B. & Egido, A. (2008). Salud Vial. Teoría y prácticas de los trastornos
físicos y psíquicos en la conducción. Cuadernos de Reflexión Attitudes.
Alonso, F., Sanmartín, J., Esteban, C., Calatayud, C., Alamar, B. & López, E. (2006). Emociones y conducción:
Una visión a partir de los sentimientos de la población española. Cuadernos de Reflexión Attitudes.
Bañuls, R. (1993). Aspectos emocionales y actividad de conducir: el Inventario de Situaciones Ansiógenas en el Tráfico
(ISAT). Valencia: Tesis Doctoral (no publicada).
Bañuls, R., Casanoves, M. & Chisvert, M. (1996). Emotional anxiety in traffic situations as a functions of driving
experience. International Conference on Traffic and Transport Psychology. Valencia.
Bogg, T. & Roberts, B. W. (2004). Conscientiousness and health-related behaviours: A meta- analysis of the
leading behavioral contributors to mortality. Psychological Bulletin, 130, 887-919.
Brown, A.L. (1987). Metacognition, excutive control, self-regulation and other mysterious mechanisms. Hillsdale:
Erlbaum.
Clapp, J.A., Olsen, S.A., Danoff-Burg, S., Hagewood, J.H., Hickling, E.J., Hwang, V. S. & Beck, J.G. (2011).
Factors contributing to anxious driving behavior: The role of stress history and accident ity Journal of
Anxiety Disorders 25 (4), 592-59.
Dahlen, E. & White, R. (2006). The Big Five factors, sensation seeking, and driving anger in the prediction of
unsafe driving. Personality and Individual Differences, 41, 903­915.
Deffenbacher, J. L., Huff, M. E., Lynch, R. S., Oetting, E. R. & Salvatore, N. F. (2000). Characteristics and
treatment of high-anger drivers. Journal of Counseling Psychology, 47 (1), 5-17.
Dogan, E., Steg, L., Delhomme, P. & Rothengatter, T. (2012). The effects of non-evaluative feedback on drivers'
self-evaluation and performance. Accident Analysis &Prevention 45:522-528.
Dula, C. S., Adams, C. L., Miesner, M. T. & Leonard, R. L. (2010). Examining relationships between anxiety
and dangerous driving. Accident Analysis & Prevention, 42 (6), 2050-2056.
Fairclough, S. H., Tattersall, A. J., & Houston, K. (2006). Anxiety and performance inthe British driving test.
Transportation Research Part F, 9, 43-52.
Fernández, J. & Duval, E. (2010). La ansiedad y su influencia en los conductores españoles. Cuadernos de
Reflexión. Attitudes.

9

Antoñazas Laborda JL. 2015; 19:5.

Fernandez, M., Moreno, B. & Jimenez, L (1987). El estrés en los accidentes de tráfico. Mapfre Seguridad. 7, 1320 .
Fundación MAPFRE.(2010). Jóvenes y Actitudes durante la Conducción. Recuperado el 10 de octubre del 20011
en http://www.mapfre.com/ccm/content/documentos/fundacion/segvial/investigacion/estudio completo sobre
jóvenes y actitudes.
Groeger, J. A., & Brady, S. J. (2004). Differential effects of formal and informal driver training (no. 42).
London: Department for Transport.
Gwyther, H. & Holland, C. (2012).The effect of age, gender and attitudes on self-regulation in driving.
Accident Analysis & Prevention, 45, 19-28.
Horta, M. S. (2005). Intervenção com o adolescente em risco. Análise psicológica, 1 (23), 27-31.
Ivers, R., Senserrick, T., Boufous, S., Stevenson, M., Chen, H.,Woodward, M., Norton, R. (2009), Novice
Drivers' Risky Driving Behavior, Risk Perception, and Crash Risk: Findings From the DRIVE Study.
American journal of public health. 99(9), 1638-44.
Keegan, E. (2007). Ensayos de Terapia Cognitiva. Buenos Aires: EUDEBA
Lazarus, R.S. (1966). Psychological stress and the coping process. Nueva York: McGraw-Hill.
Ledesma, R., Montes, S., Poó, F. & López-Ramón, M. F. (2010). Individual Differences in Driver Inattention:
The Attention-Related Driving Errors Scale. Traffic Injury Prevention, 11, 142-150.
Liu, Y. & Ho, C. H. (2010). Effects of different blood alcohol concentrations and post-alcohol impairment on
driving behavior and task performance. Traffic Injury Prevention, 11 (4), 334-341.
McKenna, F. P.& Horswill, M. S., 2006. Risk taking from the participant's perspective: the case of driving and
accident risk. Health Psychol. 25, 163-170.
Miles, D. & Johnson, G. (2003). Aggressive driving behaviors: are there psychological and attitudinal
predictors? Transportation Research Part F: Traffic Psychology and Behaviour, 6, 147-161.
OECD Organisation for Economic Cooperation and Development (2006). Young drivers: The road to safety.
Paris: European Conference of Ministers of Transport ECMT/CEMT, Joint OECD/ECMT Transport Research
Centr
Oltedal, S. & Rundmo, T. (2006). The effects of personality and gender on risky driving behavior and accident
involvement. Safety Science, 44, 621-628.
Pérez Peláez, E. (2005). Amaxofobia, miedo a conducir. Madrid: Instituto Mapfre.
Queensland University of Technology (2011). Anxiety and depression linked to risk-taking in young drivers,
Australian study finds. Science Daily. Recuperado el 11 de diciembre de 2011, de:
http://www.sciencedaily.com /releases/2011/05/110517111240.htm.
Sahar, A. (2009). Self-Reporte driving behaviors as a function of trait anxiety. Accident Analysis and
Prevention, 41, 241-245.
Scott-Parker B, Watson B, King MJ, & Hyde MK.(2013). Revisiting the concept of the 'problem young driver'
within the context of the 'young driver problem': Who are they?. Accident Analysis and Prevention, 59, 144152
Shoham, S. C., Geva, N., Markovski, R. & Kaplinsky, N. (1976). Intemalization of norms, risk- perception and
anxiety as related to driving offences. The British Journal of Criminology, 16, 142-155.
Shoham, S. C., Geva, N., Markovski, R. & Kaplinsky, N. (1974). Relationship between traffic offenses,
anxiety, risk-taking and internalization of trafic norms. Report to the Ministry of Transportation: Tel Aviv
University.
Sousa, S. (2005). Intervenção na formação geral de condução. Carro para que te quero? Análise Psicológica, 1
(23), 55-58.

10

Antoñazas Laborda JL. 2015; 19:5.

Stephens, A.N & Groeger, J.A, (2009). Situacional specifity of influences on drivers evaluations and driving
behaviour. Transportation Research Part F: Traffic Psychology and Behaviour, 12(1), 29-39.
Sundström A. (2011). The validity of self-reported driver competence: Relations between measures of
perceived driver competence and actual driving skill. Transportation Research Part F, 14, 155-163.
Taylor, J. E., Deane, F. P., & Podd, J. V. (1999). Stability of driving fear acquisition pathways over one year.
Behaviour Research and Therapy, 37(10), 927-939.
Tiwari, K. & Behere, P. B. (1983). Anxiety dimensions and motor vehicle accidents. Indian Journal of Clinical
Psychology, 10 (2), 469-471.
Trankle, U., Gelau, C. & Metker T. (1990). Risk perception and age-specific accidents of young drivers. Accident
Analysis and Prevention. 22 (2), 119-125.
Ulleberg, P. (2002). Personality subtypes of young drivers. Relationship to risk-taking preferences, accident
involvement, and response to a traffic safety campaign. Transportation Research Part F: Traffic Psychology
and Behaviour, 4, 279-297.
Wilson, M., Smith, N. C., Chattington, M., Ford, M. & Marple-Horvat, D. E. (2006). The role of effort in
moderating the anxiety-performance relationship: Testing the predictions of processing efficiency theory in
simulated rally driving. Journal of Sports Sciences, 24 (11), 1223-1233.

Cite este artículo de la siguiente forma (estilo de Vancouver):
Antoñazas Laborda JL, Carlos Salavera B. Ansiedad y conducción. Diferencias entre conductores
expertos y noveles. Psicologia.com [Internet]. 2015 [citado 11 Jun 2015];19:5. Disponible en:
http://www.psiquiatria.com/revistas/index.php/psicologiacom/article/view/1672/

11

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar
psiquiatria.com - Portal número 1 en salud mental en lengua castellana