PUBLICIDAD
Última actualización web: 03/12/2021

Controversias en el tratamiento de los agresores sexuales.

Autor/autores: José Guimón
Fecha Publicación: 03/05/2010
Área temática: .
Tipo de trabajo: 

RESUMEN

Varios países realizan ya o han propuesto imponer la castración para los pederastas recidivistas y/o crear centros especiales para su tratamiento en aislamiento después de que purguen su pena. Estas medidas plantean dudas sobre su eficacia para reducir tales delitos y sobre su impacto sobre los Derechos Humanos. En cualquier caso, un celo excesivo a la hora de impedir un perjuicio causado a un tercero puede llevar a la utilización de ciertas medidas de protección (reclusión o hospitalización excesivamente prolongada, notificación al vecindario de la presencia entre ellos de un abusador, etc. ) que, representan una pérdida de libertad para el paciente. Lamentablemente el dilema es muy difícil de resolver y le corresponde a la Sociedad (no a los psiquiatras) enfrentarse a su solución menos traumática.

Palabras clave: Castración; Derechos humanos; Pederastia.

-----
VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-5861

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Avances en Salud Mental Relacional / Advances in relational mental health
Vol. 6, núm. 3 ­ Noviembre 2007
Órgano Oficial de expresión de la Fundación OMIE
Revista Internacional On-Line / An International On-Line Journal

CONTROVERSIAS EN EL TRATAMIENTO DE LOS
AGRESORES SEXUALES

José Guimón (Catedrático de Psiquiatría de la UPV/EHU. Fundador y expresidente de
la Fundación "Ginebra por los Derechos Humanos de los Pacientes mentales")
RESUMEN
Varios países realizan ya o han propuesto imponer la

castración para los

pederastas recidivistas y/o crear centros especiales para su tratamiento en aislamiento
después de que purguen su pena. Estas medidas plantean dudas sobre su eficacia para
reducir tales delitos y sobre su impacto sobre los Derechos Humanos.
En cualquier caso, un celo excesivo a la hora de impedir un perjuicio causado a
un tercero puede llevar a la utilización de ciertas medidas de protección (reclusión o
hospitalización excesivamente prolongada, notificación al vecindario de la presencia
entre ellos de un abusador, etc. ) que, representan una pérdida de libertad para el
paciente.
Lamentablemente el dilema es muy difícil de resolver y le corresponde a la
Sociedad (no a los psiquiatras) enfrentarse a su solución menos traumática.
PALABRAS CLAVE
Castración; derechos humanos; pederastia
SUMMARY
ASMR Revista Internacional On-Line ­ Dep. Leg. BI-2824-01 ­ ISSN 1579-3516
CORE Academic, Instituto de Psicoterapia, Manuel Allende 19, 48010 Bilbao (España)
Copyright © 2007

Avances en Salud Mental Relacional / Advances in relational mental health
Vol. 6, núm. 3 ­ Noviembre 2007
Órgano Oficial de expresión de la Fundación OMIE
Revista Internacional On-Line / An International On-Line Journal

Several countries have already implemented or proposed castration for recurrent
paedophiles and/or the establishment of special centres for treatment in isolation once a
prison sentence has been served. There are doubts with regard to the efficacy of these
measures in terms of reducing offences of this kind and with regard to their impact on
human rights.
In any case, excessively intense efforts made to prevent harm in third parties
could produce certain protective actions (too lengthy hospitalisation or imprisonment,
reporting the presence of an abuser in a neighbourhood, etc.) which would reduce the
degree of freedom of a patient.
Unfortunately, it is very difficult to solve this dilemma and society at large (not
psychiatrists) must tackle the least traumatic solution.

KEY WORDS
Castration; human rights; paedophilie.

Nicolás Sarkozy ha reaccionado ante la comprensible indignación
producida en la población por la recidiva casi inmediata de un pederasta excarcelado
tras cumplir tres penas por ese motivo, con el anuncio de que impondrá la castración
para los pederastas recidivistas y que creará un centro especial para su tratamiento en
aislamiento después de que purguen su pena. El anuncio del Presidente francés plantea
dudas sobre la eficacia de esas medidas para reducir tales delitos y sobre su impacto
sobre los Derechos Humanos. La posible medida, ha sido además criticada de inmediato
por muchos importantes juristas franceses como posiblemente inconstitucional.
El modo de presentar la propuesta ha sido considerado por muchos
comentaristas de todas las tendencias políticas como oportunista, en el sentido de
intentar ganar popularidad con una medida que parecería más vengativa que correctiva:
"Contra la violación castración", fue el lema en los setenta de algunos grupos feministas
ASMR Revista Internacional On-Line ­ Dep. Leg. BI-2824-01 ­ ISSN 1579-3516
CORE Academic, Instituto de Psicoterapia, Manuel Allende 19, 48010 Bilbao (España)
Copyright © 2007

Avances en Salud Mental Relacional / Advances in relational mental health
Vol. 6, núm. 3 ­ Noviembre 2007
Órgano Oficial de expresión de la Fundación OMIE
Revista Internacional On-Line / An International On-Line Journal

radicales. La palabra "castración" evoca (y más desde Freud) la fantasía terrorífica de
amputaciones genitales y con frecuencia, erróneamente, la del pene, no la de los
testículos a la que se refiere en propiedad la palabra.
El anuncio de Sarkozy no se puede considerar, sin embargo, como improvisado
porque se encuadra entre las acciones previstas por el gobierno de endurecimiento de la
legislación contra los delincuentes contumaces, entre los que se encuentran con
frecuencia los agresores sexuales. La ministra de sanidad Roselyne Bachelot venía
estudiando ya la creación de centros cerrados para delincuentes con trastornos mentales
cuya peligrosidad no hubieran remitido tras cumplir sus penas.
1. Distintos tipos de patologías
Los agresores sexuales son un grupo heterogéneo con perfiles de
personalidad y modos de agredir diferentes. Se han descrito también algunos
mecanismos neurobiológicos y neuroendocrinos comunes aunque no muy específicos.
Es difícil diferenciar la desviación de la agresión sexual, entre otras razones porque su
consideración ha sido distinta en diferentes momentos y culturas (Stompe, 2007). Hay
que distinguir lo que puede considerarse como la desviación del objeto de deseo propia
de las "parafilias" (por ejemplo en la pedofilia) sin que se llegue a actuar, de la
impulsión irrefrenable al abuso sexual que es lo que presentan la mayoría de los
delincuentes sexuales de los que hablamos. Los abusadores sexuales tienen
características impulsivas que los hacen parecerse a pacientes con otros tipos de
patologías como los trastornos de personalidad asocial ("los psicópatas") y algunas
conductas agresivas y suicidas repetitivas de tipo impulsivo. Una investigación de un
equipo de California (Malamuth, 2003) muestra que frecuentemente el perfil
psicopatológico de esos pacientes se superpone con los de los agresores sexuales. Las
muestras de varones agresivos sexualmente criminales y no criminales tienen, en contra
de lo que se piensa habitualmente, muchas características parecidas. Ambos grupos
muestran características de conducta y de personalidad asociadas a los "psicópatas" y a
la conducta antisocial en general. Como factores más claramente relacionados se vieron
una tendencia a ser condescendientes con los abusos sexuales, un interés obsesivo por la
excitación sexual y el consumo abusivo de pornografía. En otra investigación reciente
ASMR Revista Internacional On-Line ­ Dep. Leg. BI-2824-01 ­ ISSN 1579-3516
CORE Academic, Instituto de Psicoterapia, Manuel Allende 19, 48010 Bilbao (España)
Copyright © 2007

Avances en Salud Mental Relacional / Advances in relational mental health
Vol. 6, núm. 3 ­ Noviembre 2007
Órgano Oficial de expresión de la Fundación OMIE
Revista Internacional On-Line / An International On-Line Journal

(Vega & Malamuth, 2007) del mismo grupo de California se vio que el consumo
intenso de pornografía era un factor significativo en la predicción de agresión sexual en
varones que estaban ya caracterizados (basándose en otros factores de riesgo) como en
riesgo relativamente elevado de agresión sexual. Finalmente señalan que los agresores
sexuales criminales han cometido a menudo otros varios actos antisociales además de la
agresión sexual, mientras que los no criminales presentaban sólo cierta elevación de
características de personalidad que suelen potenciar esas conductas antisociale, pero no
las habían realizado.
2. Tratamientos: de la castración a la psicoterapia.
La castración quirúrgica se realizó rutinariamente (y muy poco cruentamente
porque sólo se eliminaba un tejido"seminal") hasta hace unos años como tratamiento
del cáncer de próstata. Es un procedimiento que no produce los efectos deseados sobre
los delincuentes sexuales porque las hormonas sexuales también se producen fuera de
los testículos, como fue bien conocido en los eunucos a quienes la ausencia de testículos
no les impedía tener relaciones sexuales en los harenes con las mujeres cuya virtud se
suponía que debían guardar.
La técnica de la que Sarkozy habla no es quirúrgica sino farmacológica y
consiste en la administración de substancias químicas que bloquean determinados
centros en el cerebro en los que se produce deseos sexuales irrefrenables Se emplean en
algunos países si el paciente las acepta, a cambio de una reducción de su pena o de su
puesta en libertad bajo supervisión.
De entre esas numerosas substancias

(Inhibidores de la recaptación de la

serotonina, el Acetato de medroxyprogesterona (MPA), el Acetato de ciproterona y los
Agonistas de la hormona liberadora de la hormona luteotrópica) los más utilizados son
éstos últimos (LHRH) . En una revisión de estas técnicas realizadas en las unidades
forenses alemanas, sobre 474 agresores sexuales realizada por el equipo de W.Berner
de Hamburgo (Czerny, Briken, & Berner, 2002), el 12% recibieron o el acetato de
ciproterona (la CPA, que tiene efecto cancerígeno) o un LHRH (generalmente el
acetato de leuprolido (Saleh, 2005))) con resultados de eficacia semejantes (Briken,
Berner, Noldus, Nika, & Michl, 2000; Briken, Hill, & Berner, 2003). En una revisión
ASMR Revista Internacional On-Line ­ Dep. Leg. BI-2824-01 ­ ISSN 1579-3516
CORE Academic, Instituto de Psicoterapia, Manuel Allende 19, 48010 Bilbao (España)
Copyright © 2007

Avances en Salud Mental Relacional / Advances in relational mental health
Vol. 6, núm. 3 ­ Noviembre 2007
Órgano Oficial de expresión de la Fundación OMIE
Revista Internacional On-Line / An International On-Line Journal

posterior del equipo de Hamburgo (Briken, Hill, & Berner, 2003) encontraron, entre
otros un estudio que comparaba la CPA con la LHRH con un seguimiento de varios
meses. La eficacia fue mayor con la LHRH , que es lo que reciben, de hecho la mitad
de este tipo de agresores sexuales en Alemania (Hill, Briken, Kraus, Strohm, & W.,
2003)
En cualquier caso, la repetición de agresiones sexuales en pacientes a pesar de
ser tratados de esta manera hace ser cautos a la hora de pensar en técnicas de este tipo
como prevención única de los abusos sexuales. Los especialistas están de acuerdo de
que en cualquier caso debe ir acompañada de una psicoterapia conductual o, en algunos
casos, de orientación psicoanalista. Lamentablemente tampoco la psicoterapia es una
medida muy eficaz en estos casos.
3. Las medidas de prevención
Resulta necesario subrayar el hecho de que, en relación con lo que precede, el
concepto de riesgo de paso al acto, de peligrosidad, no es clínico y tan sólo tiene una
relación indirecta con el trastorno mental subyacente del agresor.
Ante

esa

incertidumbre

algunos

autores

radicales han propuesto

el

confinamiento de por vida, lo que no es, naturalmente, compatible con los Derechos
Humanos de estas personas
En los casos (difíciles de detectar) en los que los tratamientos son poco eficaces
hay que procurar aislar al paciente de sus posibles víctimas. Para ello, en muchos países
se han establecido procedimientos legales que incluyen confinamiento de los que salen
en libertad en lugares lejanos de sus posibles víctimas; la vigilancia, con medidas
electrónicas de control; la creación de listas de delincuentes que se hacen conocer a sus
futuros vecinos, etc.
Es en EE.UU donde mejor se ha evaluado la eficacia de tales medidas y parece
que, lamentablemente,

hay pocas pruebas empíricas de que impidan las

recidivas(Cohen & Jeglic, 2007). Por otra parte, una de esas medidas, la notificación al
vecindario, ha generado controversias(Beck & Travis, 2004; Caputo & Brodsky, 2004;
Logan, 2003), por el indudable daño que produce sobre la fama del agresor una vez en
la Comunidad.
ASMR Revista Internacional On-Line ­ Dep. Leg. BI-2824-01 ­ ISSN 1579-3516
CORE Academic, Instituto de Psicoterapia, Manuel Allende 19, 48010 Bilbao (España)
Copyright © 2007

Avances en Salud Mental Relacional / Advances in relational mental health
Vol. 6, núm. 3 ­ Noviembre 2007
Órgano Oficial de expresión de la Fundación OMIE
Revista Internacional On-Line / An International On-Line Journal

4.Los problemas para los derechos humanos
Cualquier medida de este tipo supone una dialéctica entre libertad individual y
control social muy difícil de resolver. La aplicación de medidas de detección de
pederastas mediante medios policiales con pocos filtros corre el peligro de destruir la
fama de numerosas personas acusadas injustamente. Las tragedias humanas que se
airean en los periódicos de personas injustamente acusadas hacen llamar la atención
sobre estos riesgos.
Como ocurre siempre a la hora de evaluar el daño producido sobre las víctimas
por el estrés de los traumas de cualquier género hay que también hilar fino a la hora de
detectar el verdadero estrés postraumático (después de guerras, catástrofes naturales, y
también agresiones sexuales) de otras actitudes que van desde la simulación a aparentar
síntomas para obtener indemnizaciones) de la sobresimulación (exagerar síntomas
realmente existentes y la neurosis de renta que es una búsqueda inconsciente de
beneficios no justificados por el daño experimentado. Esta distinción es importante a la
hora de enjuiciar algunas situaciones como las enormes indemnizaciones que la Iglesia
católica norteamericana ha tenido que pagar a víctimas de abusos sexuales por parte de
sacerdotes pederastas. No cabe duda que la Iglesia no ha tenido la actitud adecuada al
ocultar durante decenios esos abusos. Sin embargo, no hay duda tampoco de que, en
este caso como en otros, ha habido muchas acusaciones oportunistas de víctimas
dudosas.
La decisión de permitir la salida de un hospital a un delincuente sexual paciente
psiquiátrico puede tener consecuencias trágicas. Los pleitos originados por estos casos
por los perjuicios producidos sobre las víctimas (agresiones sexuales, o físicas, ,
homicidio, etc.) son curiosamente poco frecuenctes en todo el mundo. Ello se explica
en parte porque los psiquiatras observan escrupulosamente las regulaciones legales y
también porque los jueces en todo el mundo tienen la tendencia a ser conservadores a la
hora de permitir la salida de esos pacientes..
De hecho, en la mentalidad del público y de los profesionales se producen
errores de apreciación que epidemiológicamente se han denominado « falsos
positivos », es decir, la existencia de pacientes considerados peligrosos sexualmente
ASMR Revista Internacional On-Line ­ Dep. Leg. BI-2824-01 ­ ISSN 1579-3516
CORE Academic, Instituto de Psicoterapia, Manuel Allende 19, 48010 Bilbao (España)
Copyright © 2007

Avances en Salud Mental Relacional / Advances in relational mental health
Vol. 6, núm. 3 ­ Noviembre 2007
Órgano Oficial de expresión de la Fundación OMIE
Revista Internacional On-Line / An International On-Line Journal

pero que nunca cometen agresiones sexuales. A la inversa, los « falsos negativos », los
pacientes que de forma inesperada cometen una agresión sexual, son relativamente
escasos. Existen, en especial, dos grandes principios que pueden servir de guía a los
clínicos para la predicción del riesgo: ante todo, el hecho de que la existencia de
antecedentes de abuso sexual y violencia en un paciente predice actitudes de ese tipo en
el futuro, lo que suele condicionar una actitud más prudente en estos casos ; en segundo
lugar, el hecho de que ingresar a un paciente puede, con frecuencia, evitar un daño.
Sin embargo, los pacientes y sus familias tienen la tendencia a insistir, (lo que
resulta comprensible), en obtener la alternativa terapéutica menos restrictiva, lo cual
aumenta la presión sobre los psiquiatras y los jueces para que se trate al enfermo mental
en un contexto ambulatorio. Hay que saber que, sin duda, la elección de opciones
terapéuticas menos restrictivas aumenta el riesgo de nuevas agresiones sexuales.
RESUMEN
Varios países realizan ya o han propuesto imponer la

castración para los

pederastas recidivistas y/o crear centros especiales para su tratamiento en aislamiento
después de que purguen su pena. Estas medidas plantean dudas sobre su eficacia para
reducir tales delitos y sobre su impacto sobre los Derechos Humanos.
En cualquier caso, un celo excesivo a la hora de impedir un perjuicio causado a
un tercero puede llevar a la utilización de ciertas medidas de protección (reclusión o
hospitalización excesivamente prolongada, notificación al vecindario de la presencia
entre ellos de un abusador, etc. ) que, representan una pérdida de libertad para el
paciente.
Lamentablemente el dilema es muy difícil de resolver y le corresponde a la
Sociedad (no a los psiquiatras) enfrentarse a su solución menos traumática.
Palabras clave: Castración; derechos humanos; pederastia
BIBLIOGRAFÍA
Beck, V., & Travis, L. (2004). Sex offender notification and protective behavior.
Violence Vict., 19(3), 289-302.
Briken, P., Berner, W., Noldus, J., Nika, E., & Michl, U. (2000). Treatment of
paraphilia and sexually aggressive impulsive behavior with the LHRH-agonist
leuprolide acetate. Nervenarzt., 71(5), 380-385.
ASMR Revista Internacional On-Line ­ Dep. Leg. BI-2824-01 ­ ISSN 1579-3516
CORE Academic, Instituto de Psicoterapia, Manuel Allende 19, 48010 Bilbao (España)
Copyright © 2007

Avances en Salud Mental Relacional / Advances in relational mental health
Vol. 6, núm. 3 ­ Noviembre 2007
Órgano Oficial de expresión de la Fundación OMIE
Revista Internacional On-Line / An International On-Line Journal

Briken, P., Hill, A., & Berner, W. (2003). Pharmacotherapy of paraphilias with longacting agonists of luteinizing hormone-releasing hormone: a systematic review.
J Clin Psychiatry., 64(8), 890-897.
Caputo, A., & Brodsky, S. (2004). Citizen coping with community notification of
released sex offenders. Behav Sci Law., 22(2), 239-252.
Cohen, M., & Jeglic, E. (2007). Sex offender legislation in the United States: what do
we know? Int J Offender Ther Comp Criminol., 51(4), 369-383.
Czerny, J., Briken, P., & Berner, W. (2002). Antihormonal treatment of paraphilic
patients in German forensic psychiatric clinics. Eur Psychiatry., 17(2), 104-106.
Hill, A., Briken, P., Kraus, C., Strohm, K., & W., B. (2003). Differential
pharmacological treatment of paraphilias and sex offenders. Int J Offender Ther
Comp Criminol., 47(4), 407-421.
Logan, W. (2003). Sex offender registration and community notification: emerging
legal and research issues. Ann N Y Acad Sci., 989, 337-351.
Malamuth, N. (2003). Criminal and noncriminal sexual aggressors: integrating
psychopathy in a hierarchical-mediational confluence model. Ann N Y Acad Sci.,
989, 33-58s.
Saleh, F. (2005). A hypersexual paraphilic patient treated with leuprolide acetate: a
single case report. J Sex Marital Ther., 31(5), 433-444.
Stompe, T. (2007). Drug-therapy with sexual offenders. Neuropsychiatr., 21(1), 12-17.
Vega, V., & Malamuth, N. (2007). Predicting sexual aggression: the role of
pornography in the context of general and specific risk factors. Aggress Behav.,
33(2), 104-117.

ASMR Revista Internacional On-Line ­ Dep. Leg. BI-2824-01 ­ ISSN 1579-3516
CORE Academic, Instituto de Psicoterapia, Manuel Allende 19, 48010 Bilbao (España)
Copyright © 2007

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar