PUBLICIDAD
Última actualización web: 19/05/2022

De la locura.

Autor/autores: Nazarena Natta Vera
Fecha Publicación: 09/08/2010
Área temática: .
Tipo de trabajo: 

RESUMEN

-----
Para más contenido siga a psiquiatria.com en: Twitter, Facebook y Linkedl.

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-6508

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

De la locura.
FUENTE: PSICOLOGIA.COM. 2004; 8(2)

Nazarena Natta Vera.
E-mail: sinisterkitty@hotmail.com
[artículo especial] [12/7/2004]

Abstract
It is difficult to explain how people feel when they are considered insane, when they are different from the others,
when they have to be locked up and medicated. Human beings have been suffering mental disorders since ancient
time and the considerations and treatment society gives to them has been changing.
From the ¨crazy people´s ship¨ in the XIV century, to modern mental hospitals, different societies have been
judging each person and deciding who is insane. Nowadays, it is considered that a person whose attitude is
different from the common ones, has mental problems. People say: ¨he is crazy¨ or ¨what a freak¨ and they
judge anyone who is different from them. But, on the other hand, patients can be better assisted now than years
ago. There are some therapies that give patients good results. However, there are some places, like Río Negro,
where the government does not help mentally ill people, therefore their families have to afford all the problems
these people may cause.
Because of this, it is interesting to have more information about the laws involved and the different meanings of
madness throughout time. Also because anyone may suffer from a mental problem and usually everyone tends to
isolate and discriminate this kind of people. So, these attitudes have to be eliminated and each person has to
reconsider their feelings for the others, taking into account that they can also be in that difficult position.

Introducción: Elogio de la locura
¨Sé muy bien lo que dice de mí la gente, pues no se me oculta la mala fama que tengo, aun entre los más necios.
Pero yo soy la única, sí, la única que, cuando quiero, hago reír a los dioses y a los hombres. Y prueba de evidente
de ello es que tan pronto como he comenzado a hablar ante esta numerosa audiencia vuestros rostros se han
iluminado con nueva y no acostumbrada alegría. Habéis desarrugado el ceño, acompañando vuestros aplausos con
una risa franca y amable (...) apenas me habéis visto aparecer, se os ha dibujado un nuevo semblante. Algo así
como cuando un nuevo sol muestra su rostro resplandeciente a la tierra; o como cuando la primavera, empujada
por un blando céfiro, renueva la faz de las cosas, les da un color distinto y les devuelve su juventud.
Mi sola presencia ha logrado ya lo que apenas consiguen los grandes oradores con sus largos y cuidados discursos,
esto es, disipar las pesadas molestias del espíritu (...) como veis, soy aquella manirrota distribuidora de bienes
llamada Stultitia, en latín, y Moría, en griego1 (...) ¿quién mejor capacitada que yo para definirme? (...) a no ser
que alguien diga que me conoce mejor que yo misma (...) en fin, yo para mí, acepto aquel conocido refrán: bien
se alaba, quien no encuentre otro que lo haga (...) a mí siempre me ha gustado decir lo que se me viene a la boca
(...) todo el mundo sabe que la edad más feliz y, con mucho, la más alegre, es la infancia. ¿Qué hay en los niños
que nos empuja a besarlos, abrazarlos y acariciarlos (...) ¡y qué decir de la juventud que sigue a la infancia! ¡Qué
risueña es para todos! ¿De donde viene ese encanto sino de mí? (...) cuando más se distancian de mí, menos
viven, hasta dar con la molesta vejez, tan mal vista para sí misma como para los demás (...) así yo, cuando veo a
alguien cercano al sepulcro, lo devuelvo en cuanto me es posible a la infancia. De ahí lo acertado de la expresión
popular que llama a la vejez segunda infancia (...) añádase a esto el no despreciable testimonio del refrán popular:
sólo la estulticia es la única que detiene el paso fugaz de la juventud e impide el avance molesto de la vejez. Pues,
¿no se parece un poco a la estulticia, la convivencia, el disimulo, la alucinación y debilidad, esa especie de
admiración y cariño por alguno de los defectos de los amigos como si fueran virtudes? ¿Qué es sino estulticia ese
beso en el lunar de la amiga, o el deleitarse en la verruga nasal de su corderita? ¿O cómo calificar ese estrabismo
del padre que ve a su hijo levemente tuerto? Dígase dos y tres veces que es pura necedad y, no obstante,
reconozcamos que es la única que une y mantiene unidos a los amigos (...) os diré, resumiendo, que sin mí no
existiría algún tipo de sociedad ni relación humana agradable y sólida. Sin mí, el pueblo no aguantaría por mucho
tiempo a su príncipe, ni el amo al criado, la criada a la señora, el maestro al discípulo, el amigo al amigo, la mujer
al marido, el casero al inquilino (...) ciertamente no podrían aguantarse si no se engañaran mutuamente,
adulándose unas veces, condescendiendo otras, y finalmente, untándose con la miel de la estulticia¨2.

Erasmo de Rótterdam en ¨Elogio de la locura¨ (Siglo XVI)
¿La locura de la que hablaba Erasmo, es semejante a la que vivimos en la actualidad?

Capítulo I: Evolución histórica del concepto
Tanto el término salud como el de enfermedad mental, han sufrido avatares terminológicos, políticos y científicos a
lo largo del tiempo. La sociedad misma, según se vio afectada por acontecimientos favorables o no, modificó la
definición de estos conceptos. De esta forma, en un primer momento, en el siglo XV, surgió una idea que se
convirtió en un símbolo de la imaginación popular: ¨La nave de los locos¨; errantes por el río, un grupo de parias
(persona excluida de las ventajas de que gozan los demás) es trasladado en una nave, de ciudad en ciudad,
siempre rechazados.3
Luego de esto, la concepción de la locura continuó variando y las actitudes de la sociedad con respecto a estas
personas, también.
Hasta que en el siglo XVIII, fuera de toda previsión, sobrevino la Revolución Francesa que, propiciando los ideales
de igualdad, fraternidad y libertad, impulsó el desalojo de los enfermos mentales de las cárceles, ya que resultaba
humillante para los presos comunes estar encerrados con ellos. Debido a la inexistencia de hospitales, éstos fueron
enviados a sus casas. Sin embargo, no pasó mucho tiempo para que volvieran nuevamente a las cárceles, ya que
causaban demasiados trastornos en sus hogares.
De esta forma, locos y criminales eran estrictamente discriminados, ante lo cual se creó un mito alrededor de los
dos grandes ¨libertadores de los locos¨; hombres nobles y sabios que humanizaron el tratamiento de la demencia:
Philippe Pinel y Samuel Tuke.
Pinel, fue considerado el gran libertador de la locura durante la Revolución Francesa. Recorría las prisiones y
lograba que se les quiten las cadenas a los enfermos. Al ser interrogado, respondió:
¨Ciudadano, estoy convencido de que estos locos son tan intratables sólo debido a que han sido privados del aire y
la libertad¨4
Por otro lado, Tuke funda un ¨retiro rural para los locos¨: sin rejas ni cadenas; parecido a una granja en un
contexto de familia.
Tanto Pinel como Tuke, creyeron que lo fundamental era la presencia de una gran autoridad moral y ambos
contrataron doctores para los hospicios creados. Los doctores fueron definidos como hombres nobles y sabios
legitimados; lo que provocó que muchas veces, ante el olvido de esta categorización, el poder del doctor pareciera
cada vez más mágico: consideraban que la medicina era una ciencia dura y que su lugar en el hospicio era el de
un científico.
Por lo tanto, la Revolución Francesa fue un elemento clave en la creación de ¨la clínica¨5. Existieron dos grandes
sueños de la Revolución:
- Un orden nacional y casi religioso de doctores que debían interesarse en el cuerpo, como los sacerdotes se
habían interesado antiguamente en el alma.
- Un orden social perfeccionado, en el que las enfermedades fueran erradicadas por completo.
¨Las enfermedades de los pobres son producto de las terribles condiciones en las que viven, y las enfermedades
de los ricos son el resultado de sus excesos.¨6
A grandes rasgos, los sucesos nombrados fueron modificando la historia de ¨los locos¨, en el marco de un análisis
sobre hechos considerados de importancia global.
Sin embargo, cada etapa de la historia provocó una evolución particular del concepto ¨locura¨. De esta forma,
distinguimos varias formas de concepción respecto de la locura, distinguidas por las características de las
sociedades pertenecientes a distintos momento de la historia.
Concepción mágico-animista

Las antiguas civilizaciones tenían una concepción mágico-animista o demonológica de gran parte de las
enfermedades, en especial de los trastornos psíquicos. Es así como en Mesopotamia los primeros médicos
babilonios fueron los sacerdotes de Assipu, que se ocupaban de las enfermedades internas y, especialmente, de
las afecciones mentales, que eran consideradas como posesiones demoníacas y tratadas con métodos mágicoreligiosos. Más adelante aparecieron los médicos "no sacerdotes", que se ocupaban de las manifestaciones
patológicas externas, como curar heridas, utilizando formas más naturales de tratamiento.
Concepción Egipcia
Los egipcios, mucho antes que los griegos, establecieron en sus templos un tipo de medio ambiente en el cual se
estimulaba a los pacientes a entretenerse con actividades recreativas, como excursiones, conciertos, danzas,
pintura y dibujo. Los dos papiros egipcios más importantes referentes a medicina datan de 1550 a.C. y son el
papiro de Ebers y el de Edward Smith; en este último se reconoce, por primera vez en la historia, al cerebro como
"localización de las funciones mentales". Los egipcios describieron el trastorno emocional denominado luego como
"histeria" por los griegos, atribuyéndolo a una malposición del útero, por lo cual fumigaban la vagina como
tratamiento, con la intención de devolverlo a su posición original.
Concepción Griega
Los griegos fueron los primeros en estudiar las enfermedades mentales desde el punto de vista científico,
separando el estudio de la mente de la religión, es decir, atribuyeron las enfermedades psíquicas a un origen
natural, lo cual subsistió hasta fines del siglo XVIII. La medicina griega buscó leyes universales que pudieran
constituir la base de una ciencia real de la enfermedad, investigando a fondo las leyes que gobiernan las
enfermedades y buscando la conexión entre cada parte y el todo, la causa y el efecto. Además de los tratamientos
somáticos de la escuela hipocrática, los griegos emplearon tres tratamientos psicológicos: inducción del sueño,
interpretación de los sueños (a cargo de sacerdotes) y el diálogo con el paciente.

Hipócrates (460-370 a.C.) sostuvo que las enfermedades se producían por un desajuste de los cuatro humores
esenciales: flema, bilis amarilla, bilis negra y sangre. Así, el exceso de bilis negra causaba demencia; el de bilis
amarilla, ira maníaca, y el de flema, melancolía. Pequeños excesos de estos tres humores y de sangre daban lugar
a personalidades flemáticas, coléricas y sanguíneas. Hipócrates ubicó en el cerebro la capacidad para pensar,
sentir o soñar. También fue pionero en describir y clasificar racionalmente enfermedades como epilepsia, manía,
paranoia, delirio tóxico, psicosis puerperal, fobias e histeria.
Más tarde Aristóteles (384-322 a. De C.) continuó con las concepciones hipocráticas acerca de las perturbaciones
de la bilis, mientras que su maestro Platón (427-347 a.C.) consideró que los trastornos mentales eran en parte
orgánicos, en parte éticos y en parte divinos, clasificando la locura en cuatro tipos: profética, ritual, poética y
erótica.
Concepción Romana
Los romanos siguieron directrices similares a las griegas y postularon que las pasiones y deseos insatisfechos
actúaban sobre el alma produciendo enfermedades mentales. Entre sus máximos exponentes en ésta área se
encuentra Celso (25 a.C. - 50 d.C.), conocido como "Hipócrates latino", quien dividió las enfermedades en locales
y generales; dentro de estas últimas incluyó las enfermedades mentales, que a su vez las dividió en febriles
(delirios) y no febriles (locura). Areteo (50-130 d.C.), que hizo descripciones clínicas de diversas enfermedades y
se preocupó por el bienestar de los pacientes, encontró que la manía y la melancolía podían presentarse como
parte de una misma enfermedad. Fue el primero en hablar de personalidades pre-psicopáticas; así, concluyó que
las personas propensas a la manía eran irritables y violentas, en tanto que las propensas a la melancolía eran de
carácter depresivo. Adelantándose a Kraepelin, sostuvo que el pronóstico es determinante en la naturaleza de la
enfermedad.
El médico romano Galeno (130-200) hizo una síntesis de los conocimientos existentes hasta ese entonces,
convirtiéndose en un sumario, o más bien un epílogo del período grecorromano, pues a su muerte comenzó la era
del oscurantismo.
Concepción durante la Edad Media
Con la caída del Imperio Romano, las prometedoras ideas de las culturas griega y latina sufren una involución. La
Iglesia excluyó a la psiquiatría de la medicina, pero no pudo abolirla, pues reapareció bajo el nombre de
demonología. Así pues, las enfermedades mentales fueron consideradas como posesiones demoníacas, y la
demonología debía estudiar los signos o estigmas de posesión diabólica. La actitud hacia los enfermos variaba
entre el rechazo y la tolerancia, renació el primitivismo y la brujería, con lo que reapareció el modelo extranatural

de la enfermedad mental. En este tiempo se destacaron algunos médicos árabes como Razés (865-925), conocido
como el "Galeno persa", quién se opuso a las explicaciones demonológicas de las enfermedades.
Concepción durante el Renacimiento
El Renacimiento, que se originó tras la toma de Constantinopla por los turcos, ofreció la promesa de un nuevo
espíritu de humanismo y conocimiento, pero terminó por convertirse en uno de los capítulos más nefastos en la
historia de la psiquiatría. En 1486, los teólogos alemanes Heinrich Kramer y Johann Sprenger, con el apoyo del
papa, publicaron el Malleus maleficarum (El martillo de las brujas), referente a una conspiración contra el
cristianismo, dando lugar a una cacería de brujas que condujo a la muerte a miles de personas, la gran mayoría
mujeres, atribuyendo a la vez la causa de todas las enfermedades mentales al demonio. El "tratamiento" prescrito
para la enfermedad mental fue entonces la tortura, aún si se llegaba a la muerte, y la cremación como un acto de
piedad, para "liberar el alma" del "desdichado".
En este periodo acontecen también algunos hechos muy positivos, es así como ocurre la Primera Revolución
Psiquiátrica, consistente en la fundación del primer hospital psiquiátrico del mundo, en Valencia en 1409, por el
sacerdote Fray Juan Gilbert Jofré. Luego desde 1412 a 1489 se fundaron en España cinco centros similares y en
1567 se formó el primer centro mental en el Nuevo Mundo (México).
Paracelso (1493-1541, médico y alquimista suizo) se opuso duramente a las creencias médicas de su época,
rechazando la demonología y así también lo hizo Vives (1492-1540), considerado como el padre de la psiquiatría
moderna y primer psiquiatra.
Concepción Barroca
Ocurren en este período grandes avances en múltiples áreas de la medicina (Histología, fisiología, anatomía, etc),
pero la psiquiatría no presentó grandes cambios. Los pacientes psicóticos permanecían recluidos en asilos, pues se
les consideraba una especie de "alienados". Surgen aquí dos médicos ingleses, Sydenham (1624-1689) y Willis
(1621-1675), quienes plantean que la histeria no sería una enfermedad del útero, sino del cerebro, y que existe
también la histeria masculina.
Concepción durante la Ilustración
Aunque los enfermos mentales ya no eran quemados en la hoguera, su suerte era aún lamentable durante la
Ilustración. Si no eran internados en los hospitales, vagaban solitarios, siendo objeto de desprecios, burlas y
maltratos. En 1656, un edicto en Francia estableció asilos para insanos, cuyos directores estaban autorizados para
detener personas indefinidamente, y en los cuales se llegó a encerrar enfermos mentales junto con indigentes,
huérfanos, prostitutas, homosexuales, ancianos y enfermos crónicos, a lo que se sumaba que debían soportar los
inhumanos tratamientos: eméticos, purgantes, sangrías y torturas.

Alrededor de 1800 comienza en Francia la Psiquiatría Científica, con la obra del médico y reformador francés
Philippe Pinel (1745-1826). Su contribución fundamental fue cambiar la actitud de la sociedad hacia los enfermos
mentales para que sean considerados como seres humanos merecedores de un tratamiento médico. A cargo de la
Bicêtre, liberó a los pacientes de sus cadenas en 1793; dos años después hizo lo mismo en la Salpêtrière. Pinel
llamó a su labor "tratamiento moral", y muchos de sus principios conservan su valor hasta hoy. En su obra
¨Tratado de la Insanía¨ (1801), clasificó las enfermedades mentales en cuatro tipos: manía, melancolía, idiocia y
demencia, explicando su origen por la herencia y las influencias ambientales. Con la obra de Pinel y sus
seguidores, como Esquirol, la psiquiatría se libera de las interpretaciones demonológicas y se sustituye la
especulación por la observación empírica, originándose así la Segunda Revolución Psiquiátrica.
Concepción Romántica
Esquirol (1782-1840), discípulo de Pinel, fue el psiquiatra más influyente de esta época. Continuador de la terapia
moral, consideraba al asilo como el arma más poderosa contra la enfermedad mental, siendo autor de una ley, en
1838, que estableció la construcción de un asilo en cada departamento de Francia. En su libro ¨Enfermedades
mentales: un tratado de insanía¨ (1838), acuñó el término "alucinación", que diferenció de la ilusión. Además,
clasificó las insanías en "monomanía" (insanías parciales, como la paranoia) y "manía general" (similar al
delirium); a la monomanía asociada con depresión la llamó "lipemanía". Inauguró el primer curso de psiquiatría.
Entre sus principales seguidores tenemos a Jean Pierre Falret (1794-1870) y Jules Baillarger (1809-1890), que
describieron la "insanía circular", y Jacques Joseph Moreau de Tours (1804-1884), que fue el primero en describir
un cuadro psicótico inducido por una droga (el hashish).
El cirujano inglés James Braid (1795-1860) descubrió que los estados de trance no son por magia ni magnetismo,

sino por exceso de fatiga muscular debida a prolongados periodos de concentración, acuñando el término
"hipnosis". Este procedimiento lo utilizó en cirugía para disminuir el dolor.
El neurólogo francés Jean Martin Charcot (1825-1893) diferenció entre las pacientes con lesiones orgánicas y
aquéllas cuyos síntomas eran de origen psicológico o "histérico". Fue también el primero en estudiar la función del
trauma psicológico en el origen de la histeria, suponiendo que los recuerdos traumáticos se almacenan en el
inconsciente, separados de la conciencia, y dan lugar a los síntomas físicos.
Otros autores importantes de esta época fueron: Johann Reil (1759-1813), alemán, creador de la psicoterapia
racional, fundador de la primera revista psiquiátrica y fue también el primero en utilizar la palabra "psiquiatría";
Benjamin Rush (1745-1813), reconocido como el "padre de la psiquiatría norteamericana"; Joseph Adams (17561818), inglés, sostuvo que se hereda la susceptibilidad a la enfermedad y no la enfermedad en sí, con lo cual
permitió pensar en prevención y curación; Johann Christian Heinroth (1773-1843), alemán, el primero en utilizar
el término "psicosomático"; James Cowles Pritchard (1786-1848), inglés, dijo que la actitud antisocial es una
forma de enfermedad mental, describiendo lo que luego se denominó psicopatía; Wilhem Griesinger (1817-1868),
alemán, proclamó que las enfermedades mentales son patologías cerebrales; Carl Wernicke (1848-1905), alemán,
seguidor de Griesinger, intentó localizar fenómenos psiquiátricos en estructuras cerebrales; Walter Cooper Dendy
(1794-1871), inglés, introdujo el término "psicoterapia", al que definió como prevención y remedio mediante
influencia psíquica; John Conolly (1794-1866), inglés, en su obra ¨Tratamiento de la insanía sin restricciones
mecánicas¨ (1856) insistió en la eliminación de los tratamientos coercitivos; Daniel Hack Tuke (1827-1895),
bisnieto de William Tuke, fue autor, junto con John Charles Bucknill (1817-1895), del primer texto completo de
psiquiatría.
Concepción Positivista
En esta época es donde comienza la decadencia de la psiquiatría francesa con la "teoría de la degeneración" de
Morel (1809-1873), quién en su ¨Tratado de enfermedades mentales¨ (1860) postuló que algunas enfermedades
mentales podían heredarse de padres con afecciones similares y que la predisposición podía sufrir una activación
lenta hasta convertirse en una enfermedad debido a transmisión vertical repetida o bien a una activación repentina
por eventos externos (como traumas sociales, alcoholismo o infecciones). Introdujo la denominación de "demencia
precoz" para referirse a la actual esquizofrenia.
Otros exponentes de esta teoría fueron: Valentin Magnan (1835-1916), francés, uno de sus iniciadores; Richard
von Krafft-Ebing (1840-1902), alemán, en su obra ¨Psicopatía sexual¨ (1886) describió varios casos de
perversiones sexuales y los atribuyó a degeneración, siendo considerado como el fundador de la sexología; Cesare
Lombroso (1836-1909), italiano, autor de ¨El hombre delincuente¨ (1876) y ¨La mujer delincuente¨ (1893),
sostuvo que la criminalidad representa un fenómeno biológico producto de la degeneración, identificable a partir de
la fisonomía, induciendo la creación de una escuela de antropología criminal, de donde se desarrolló la
criminología.
A mediados del siglo XIX ocurre la Tercera Revolución Psiquiátrica, con las concepciones de Kraepelin (18561926): ¨Hay que acercarse al lecho del enfermo y observarlo¨, y de S. Freud (1856-1939): ¨Hay que escuchar al
enfermo y comprenderlo¨. Así Kraepelin valoró especialmente la investigación clínica, por sobre la especulación
teórica y la anatomía patológica, dando especial valor al estudio del curso completo de la enfermedad.

Y Freud, por su parte, descubre que el ser humano tiene algo más que la mente conciente, creando en 1896 el
"psicoanálisis" para referirse a su técnica de asociaciones libres e interpretación de sueños con el propósito de
traer a la conciencia los recuerdos traumáticos del pasado almacenados en el inconsciente. Fue el creador también
de la teoría de la personalidad y describió los mecanismos mentales de defensa del yo.

Capítulo II: Michel Foucault, un hito en la conceptualización de la locura
Michel Foucault nace el 15 de Octubre de 1926 en Poitiers. Dentro de su extenso y variado campo de estudio, se
destacan: su Licenciatura en Filosofía (1948) y en Psicología (1949); su trabajo como Asistente en la Universidad
de Upsala (1952) y en la Facultad de Letras de la Universidad de Lille (1955-8); y además, el dictado de distintos
cursos y conferencias sobre temas que representan la base de sus obras: locura, enfermedad, criminalidad,
sexualidad pervertida; de las cuales se desprenden ¨El nacimiento de la clínica¨ (1966), ¨Las palabras y las
cosas¨ (1975), ¨Vigilar y castigar¨ (1977), ¨Historia de la locura en la Epoca Clasica¨ (1979), ¨Historia de la
Sexualidad¨ (tomos I -1985-, II -1986- y III -1987-), entre otras.
En su trabajo ¨Historia de la locura en la Epoca Clásica¨, Foucault realiza una descripción de los procedimientos

empleados en los asilos primitivos: la noción de locura funciona a lo largo de todo el libro para sugerir una fusión
de lo súper y lo infrahumano; evoca aquellos poderes mitológicos de una naturaleza indomada. Si hasta el
Renacimiento la locura había funcionado como ¨el signo de otro mundo¨, para la conciencia de la Edad Clásica,
argumenta Foucault, ella ¨revelaba una libertad rugiendo en las formas monstruosas de la animalidad¨7. Sin
embargo, la postura de Foucault no intenta ignorar la noción de racionalidad y, menos aún, de verdad. Intenta,
simplemente, señalar que la razón y la verdad no son sustancias eternas y trascendentes, sino construcciones
históricas e inmanentes. No se trata tampoco de defender la irracionalidad, ya que sin parámetros racionales ni
siquiera podríamos comprendernos; sin algunos acuerdos básicos, las sociedades no serían posibles. Pero no se
debe olvidar que existieron sociedades cuyo principio de orden no fue la razón sino, por ejemplo, lo mítico
religioso.8
De esta forma podemos establecer que, al no existir verdad inamovible que persista a través del tiempo, las
prácticas sociales de una época determinada generan saberes considerados sólidos, serios, confiables. En ¨La
arqueología del saber¨ (México, Siglo XXI, 1991), Foucault establece que el saber está constituido por dos formas
el ver y el decir; dos formas que no guardan entre sí una correspondencia unívoca pero de la interacción entre
ambas surge el saber de una época determinada: es debido a ello, como en distintas épocas históricas se ¨ve¨ de
distintas maneras y ¨se¨ dicen diferentes cosas ante referentes que, en sí mismos, permanecen iguales.
A su vez, en la concepción foucaultiana, no hay saber que se sostenga si no está avalado por un algún dispositivo
de poder: ¨No hay saber sin poder¨, lo que no significa que el saber es poder (o viceversa). Los saberes, por más
verídicos que sean, no triunfan, no obtienen reconocimiento público si les falta poder. Y por su parte, los poderes
necesitan saberes para sostenerse. El saber, entonces, es una interacción entre dos formas (el ver y el decir), pero
es considerado una relación de fuerzas. De todos modos, es importante aclarar que, quien posee poder, no puede
imponer cualquier cosa como saber. Para que algo sea considerado verdadero debe responder a las expectativas,
es decir, al imaginario social de una época histórica, o ser lo suficientemente creativo para producir un cambio en
dicho imaginario. Finalmente, cuando no hay poderes que sostengan un saber, ese saber no se impone.
Por otra parte, es necesario hacer mención a algunos aspectos desarrollados por Foucault en ¨Vigilar y castigar: el
nacimiento de la prisión¨ (Madrid, Siglo XXI, 1992) ya que permiten hacer alusión a puntos que se vinculan con el
tema investigado.
En 1972, Foucault visita la prisión de Ática, Estado de Nueva York y relata:
¨Hasta entonces había imaginado la exclusión de la sociedad como una especia de función general, algo abstracta;
traté de esquematizar esa función como constitutiva, de alguna manera, de la sociedad, considerando que cada
sociedad es capaz de funcionar sólo con la condición de que cierto número de gente sea excluido de ella. La
sociología tradicional (...) presentaba el problema de esta manera: ¿Cómo puede la sociedad mantener juntos a
los individuos?. (...) a mi me interesaba un problema casi opuesto: ¿a través de qué sistema de confinamiento,
mediante la eliminación de quiénes, creando qué división, qué juego de negación y rechazo, puede la sociedad
comenzar a funcionar?9
Para Foucault, la prisión como medio de castigo representa un estadio en el proceso de normalización de los
individuos, necesaria para el gobierno de los procesos vitales. Investigar la línea divisoria entre lo ¨normal¨ y lo
¨anormal¨ es crucial en una organización social dedicada a administrar la vida. Es así como se establece que el
encierro crea la posibilidad de observar las conductas humanas y que la observación permitió estipular normas, es
decir, reglas de comportamiento para cumplir con las finalidades que llevan a la reclusión. En el caso de los
psiquiátricos, el fin es separar al paciente de la comunidad, debido a que no se ajusta a la realidad social, los
pensamientos e ideologías reinantes y a las formas de vida que se desarrollan.

Debido al estudio de las presidios y torturas (prácticas sociales y discursivas) que Foucault realiza en ¨Vigilar y
castigar¨ (entre ellos, el martirio de Demián que fue quemado en azufre en la plaza pública mientras que, con una
tenaza lo despedazaban), se puede establecer un cierre final a lo que fue el desarrollo de su investigación, que a
su vez, nos acerca a una conclusión sobre el tema: no hay progreso en las formas de racionalidad sino
distintas conformaciones, dispositivos y red de poderes que posibilitan el acaecimiento de nuevas
prácticas y discursos, no por una especie de evolución o superación, sino por irrupciones históricas.

Capítulo III: Concepto de locura en la actualidad
La palabra ¨locura¨, de amplio uso popular, ambigua y de múltiples acepciones, se aplicaba sin ningún rigor y con
la mayor naturalidad. Definir la locura era casi imposible, pero tampoco era necesario: era una concepción
enteramente popular que todo el mundo conocía, entendía y hasta podía oponerse, precisamente por su
ambigüedad y fácil revocabilidad. Ciertamente, llamar loco a alguien porque incordiaba a los demás, podía
resultarle fastidioso o denigratorio, pero nunca le significaba un calificativo definitorio y mucho menos definitivo,

justamente por no estar avalado por un diagnóstico psiquiátrico. En cambio, diagnosticarse de demente, de
esquizofrénico, de psicópata o simplemente de histérico le suponía casi automáticamente un estigma social
negativo y el correspondiente tratamiento correctivo. Con el diagnóstico psiquiátrico, el loco era reconvertido en
enfermo mental y sometido a tratamiento, incluso en contra de su voluntad. Ya que, la psiquiatría de entonces era
omnipotente frente al loco o enfermo mental, cuyo discurso se negaba por incoherente y cuya palabra sólo servía
para verificar un diagnóstico.
Era muy fácil diagnosticarle, tratarle y curarle, lo que a menudo suponía corregir su conducta, reeducarlo y
domesticarlo. Con el diagnóstico y tratamiento psiquiátrico, el loco perdía gran parte de su condición humana y
adquiría la categoría de enfermo, de simple portador de síntomas de una extraña enfermedad, que debían ser
eliminados a toda costa. Porque el loco era peligroso, o -podía serlo en cualquier momento, y por eso era preciso
detectarlo precozmente, internarlo, tratarlo y curarlo.
Frente a esta noción de enfermedad mental como algo incomprensible, de origen misterioso y con riesgo
imprevisible de peligrosidad social, nosotros preferíamos la noción popular de la locura, que se presentaba como
un fenómeno inclusivo de la condición humana, que surgía en un determinado contexto social-familiar, como el
subproducto de un proceso contradictorio que había pesado sobre el sujeto a lo largo de toda su vida. Para
nosotros, la locura era un discurso, extraño, pero susceptible de ser analizado y comprendido en términos de
dinámica interactiva, de la propia biografía, etc. Un discurso que, en el fondo, expresaba las contradicciones de la
familia y de una sociedad racionalista en exceso, aunque alienada en cuanto a la verdadera satisfacción de las
necesidades humanas. De una sociedad que, al no poder integrar "felizmente" a todos sus miembros excluía a los
que no se adaptaban a la realidad normativa.
No obstante y con respecto a tiempos pasados, la situación de los enfermos mentales en la sociedad ha mejorado
notablemente. La vida en la mayoría de los servicios de salud mental se ha humanizado, tienden a reconocerse los
derechos humanos de los pacientes, y su organización como centros de servicio público se ha acercado a las
crecientes demandas de buena parte de la población. Pero, sin duda, lo más novedoso ha sido que, al cabo de los
siglos, los locos están dejando de ser considerados como peligrosos sociales, siendo sustituidos en el imaginario
colectivo de los horrores por otros chivos expiatorios: delincuentes, drogadictos, terroristas, inmigrantes, pilotos
de Iberia o talibanes. Para la psiquiatría clásica, la peligrosidad del enfermo mental era una noción bastante
misteriosa y profundamente paradójica, puesto que implicaba al mismo tiempo la afirmación de una cualidad
inmanente en el loco (ser peligroso) y una simple probabilidad, la de que podría cometer una acción violenta. En
realidad, era sólo una hipótesis nunca verificada en la mayoría de los casos: todos los locos, aún los más
inofensivos, eran misteriosos portadores de una amenaza violenta, aunque la realización de esa amenaza era
aleatoria y escasamente probable. En caso de duda, el psiquiatra prescribía la reclusión manicomial del loco, o no
le daba de alta aunque estuviese clínicamente "curado".
En la actualidad, la noción de loco continúa siendo un enigma. Los parámetros utilizados para poder diagnosticar
son siempre relativos, incluso los tratamientos varían según el individuo y sus síntomas. Acorde al diccionario de la
Real Academia Española, el concepto de locura se define como: privación del juicio o del uso de la razón; acción
inconsiderada o gran desacierto; acción que por su carácter anómalo causa sorpresa, exaltación del ánimo o de los
ánimos, producida por algún efecto y otro incentivo.
En virtud de un hecho fuertemente vinculado a los conceptos tratados, es relevante nombrar el sistema por el cual
se rigen los neuropsiquiátricos en nuestra región, patagonia argentina. El 5 de noviembre del corriente año, una
mujer de 32 años asesinó a cinco de sus hijos mientras dormían, destacándose que se encontraba bajo
tratamiento psiquiátrico: el hospital de Choele Choel, departamento de Río Negro (lugar donde ocurrieron los
hechos) asegura que la mujer estaba bajo seguimiento y medicada y que hacía poco tiempo agentes sanitarios
habían visitado su casa y logrando constatar que estaba contenida. El diagnóstico en Choele Choel fue que sufría
de problemas maníaco depresivos y que tras dar a luz a su ultimo bebé le había suspendido los medicamentos;
versión que contradice relatos anteriores.
No sólo este hecho deja en evidencia el mal funcionamiento de los organismos de salud mental en la región, sino
que otros casos de pacientes con alteraciones mentales refuerzan la situación.
En el año 1999, una joven de 20 años mató salvajemente a su tío, a puñaladas y golpes. Esta mujer, también
había recibido tratamiento psiquiátrico y estaba medicada. Tres años más tarde, una mujer que se encontraba
bajo tratamiento psiquiátrico mato a su hija de tres años sofocándola con un pañuelo. Estos hechos forman parte
de una larga lista de casos en los que los involucrados son personas con alteraciones mentales y que, fruto de la
falta de administración gubernamental se encuentran desprotegidos, y así también sus familiares y amigos
cercanos.
Al hablar de un mal funcionamiento de los organismos de salud mental y de una falta de administración
gubernamental en la región nos referimos a los principios establecidos en la Ley nº 2440, de Septiembre de 1991,

denominada Ley de Salud Mental, correspondiente a la provincia de Rio Negro, Argentina. La misma tuvo el
objetivo de ¨poner a quien sufre al igual que a quien goza, equilibrar e igualar, recuperar y reconocer, producir y
crear solidaridad y esperanza¨10; es decir, desmanicomializar a la región, lo que significa atender a las personas
que padecen sufrimientos mentales en su pueblo, evitando la marginación y el desarraigo, reestructurando la
atención psiquiátrica.

De esta forma, dicha ley se conformó de principios como:
- Promover un sistema de salud que garantice el tratamiento y rehabilitación de las personas con sufrimiento
mental, debiendo los establecimientos públicos y privados relacionados con la atención de personas con
sufrimiento mental, cumplimentar el régimen establecido por la Ley.
- Queda prohibida la habilitación y funcionamiento de manicomios o neuropsiquiátricos que no se adecuen a los
principios de la Ley.
- La internación se concibe como último recurso terapéutico y luego de agotar todas las posibilidades de
tratamiento. En caso de ser imprescindible la internación se deberá procurar una pronta recuperación y
resocialización de la persona, debiendo procurarse (en todos los casos) que el tiempo de internación se reduzca al
mínimo posible y permanentemente tender a lograr su externación y tratamiento ambulatorio. El fin ultimo de la
Ley es lograr la recuperación de la persona y su reinserción en la comunidad.
- El Poder Ejecutivo en el plazo de 120 días procederá a la reglamentación de la Ley y las distintas reparticiones
administrativas.11
- La promoción laboral y el trabajo constituyen un derecho y un recurso terapéutico, razón por la cual, la Provincia
garantizará los medios adecuados para el acceso al trabajo como factor esencial tendiente a su recuperación.
- Asegurará el acceso (cuando no pudiere procurárselo por si mismo) a la vivienda, educación y capacitación
laboral, beneficios personales, salud, medicamentos y todo otro elemento necesario a ese fin.
- Se dispone la creación de equipos terapéuticos integrados por trabajadores de Salud Mental, enfermeros,
agentes sanitarios y profesionales en número necesario ara el cumplimiento de los objetivos de la Ley. Esos
equipos terapéuticos evaluarán a las personas con sufrimiento mental y en cada caso particular propondrán tantas
estrategias terapéuticas como sean necesarias.
- La Provincia desconoce la validez de todo tratamiento terapéutico que solo apunte a la estabilización o reclusión
de las personas, como único fin, desvinculado del propósito social de la Ley. Garantiza a todos los habitantes el
acceso gratuito a las alternativas terapéuticas que en cada caso correspondan.
- Los recursos se deberán promover en el lugar de residencia del paciente o en el más cercano. Serán parte activa
de la recuperación: la familia, amigos y familias sustitutas.
- En el caso de ser necesaria la internación los equipos terapéuticos deberán aconsejar el respectivo plazo de
internación.
Como crítica y conclusión con respecto a esta Ley podemos establecer que si bien la misma contiene principios
sociales en beneficio de las personas con sufrimiento mental, no se cumplimentaron los organismos necesarios
para poder concretar el fin. Y con respecto a los casos nombrados con anterioridad, se evidencia la falta de
seguimiento con respecto a los tratamientos que dichas personas debieron realizar. Esta de más resaltar que un
enfermo mental que se encuentra medicado necesita del apoyo técnico para poder asistir y cumplimentar su
tratamiento. La ley ampara el otorgamiento de trabajo e inclusión social de los enfermos, pero difícilmente se
encontrará algún caso que lo atestigue. Es inevitable pensar que aquellos enfermos que padezcan patologías
severas imprescindiblemente necesitarán internación por un largo tiempo: esto no se encuadra con la Ley aplicada.
Además, psicológicamente, sus afinidades deben ser asistidas de manera que la recuperación del enfermo sea
facilitada. Todos estos factores no están tomados en cuenta y ningún soporte médico cuenta con los recursos
necesarios para poder desarrollar correctamente los requisitos establecidos en la Ley. Si estos problemas no son
solucionados, los casos de enfermos con crisis violentas que desencadenan tragedias como las nombradas, van a
seguir en aumento.

Conclusión: A pesar de negar la exclusión, muchas veces se la exige indirectamente

Salud y enfermedad mental.¿Por qué estos dos términos? ¿Por qué constituyen un par dialéctico, y no podemos
hablar de uno sin aludir al otro? Estas nociones han variado en las distintas épocas, y por consiguiente, se han ido
modificando los tratamientos a realizar.
La salud mental implica la satisfacción emocional, la eficiencia intelectual, adaptación al mundo y a los demás con
un máximo de eficacia y felicidad. Es el funcionamiento pleno y armonioso de todas las funciones biológicas,
psicológicas y sociales del proceso de ser humanos.
La locura, está hundida en el discurso de la experiencia histórica y en la tajante realidad de los hechos humanos.
Pero, siempre eludida, siempre inapreciable, estalla como un confín y al mismo tiempo se cierra como una
peligrosa transparencia bajo las líneas de fuerza de la razón dominante.
Nadie está libre de padecer un trastorno mental, y no obstante, los enfermos sufren muchas veces la exclusión y
un rechazo social que les lleva a ser olvidados o recluidos, donde no pocas veces sus derechos fundamentales son
violados. Los prejuicios que rodean a los problemas de salud mental todavía suscitan cierto sentimiento de
vergüenza y explican la carencia de cuidados médicos en muchas ocasiones.
Es relevante destacar que los cambios sociales y políticos que se vienen dando en un mundo siempre cambiante,
han impulsado el desenvolvimiento de los aspectos antropológicos dentro del marco de una legislación más
progresista en materia de salud mental a la par de un interesante desarrollo en las técnicas de psicoterapia y
rehabilitación. Muchas de estas enfermedades nacen de la soledad. Por eso, además de reorientar los servicios de
salud mental, es importante acabar con la exclusión que suponen tanto la falta de tratamiento como la integración
social de los enfermos mentales.
En muchas ocasiones, por obra de la civilización, de la sociedad en la que un viviente se origina, la masa amorfa
que es el humano, es moldeada por las manifestaciones culturales; sin embargo, muchas potencialidades quedan
sin hallar expresión ni significado o reprimidas y deben encontrar una vía especial para realizarse, enfrentándose
abiertamente a la realidad, de un modo alucinatorio, disfrazado y simbólico. Estas expresiones difícilmente puedan
encontrar su camino si son recluidas, reprimidas y discriminadas sólo por ser distintas.
Entonces, me pregunto, ¿o acaso todos los habitantes del planeta deberán seguir siempre las reglas que
establezca la sociedad, para poder ser considerados normales? ¿quién sabe cuál es la tajante frontera que
determina el límite entre lo anormal y lo normal?
Para la mayoría de la gente, el ser calificado como enfermo mental sigue siendo un estigma social negativo, que
puede ser definitivo y que finalmente puede llevarle a la incapacitación civil. Entonces, dar categoría de enfermos a
personas porque resultan problemáticas o difíciles para otras, no puede significar otra cosa que patologizar una
conducta esencialmente normal, aunque molesta e inquietante.
En definitiva, no hay postura alguna que nos ponga a salvo de la demencia: la historia justamente lo que nos
demuestra todo el tiempo es que la constante perdida del juicio es inherente al ser humano; el mundo entero es
locura, exuberancia, desproporción, enfermedad.

Bibliografía
Gonzalez Duro, Enrique: ¨Concepto actual de locura y las nuevas formas de tratamiento¨ - Texto íntegro del
primer encuentro estatal sobre ¨perspectivas Críticas en Psicología y Psiquiatría¨ - Málaga, Octubre 2001.
Achury, Tayron: ¨La sociedad desequilibrada¨ - Wikipedia, enciclopedia libre.
Diaz, Esther: ¨Para seguir pensando¨, Eudeba, Buenos Aires, Argentina, 1998.
Foucault, Michel: ¨El yo minimalista y otras conversaciones¨, Biblioteca de la mirada, Buenos Aires, Argentina,
1996.
Diaz, Esther: ¨La ciencia y el imaginario social¨, Biblos, Buenos Aires, Argentina, 1998.
Lopez Gil, Marta: ¨Zonas Filosoficas¨, Biblos, Buenos Aires, Argentina, 2002.
Fillingham, Alix ­ Susser, Moshe: ¨ Michel Foucault para principiantes¨.
Ley nº 2440, de Septiembre de 1991, denominada Ley de Salud Mental, correspondiente a la provincia de Rio
Negro, Argentina.

Notas
1 Las palabras Stulticia y Moría son interpretadas como: necedad, tontería, insensatez, locura.
2 Desiderio Erasmo de Rotterdam, originalmente llamado Geert Geertsz, fue un pensador holandés nacido en
Gonda, cerca de Rotterdam, hacia 1467 y fallecido en Basilea en 1536. Fue el mas grande humanista del
Renacimiento y sin duda el escritor más elegante y agudo de su tiempo. Hombre esencialmente de letras, su
doctrina dio origen al movimiento erasmista. Abierta su mente a todas las cuestiones y erudito ingenioso, Erasmo
es un precursor del espíritu moderno. Su ideal fue únicamente ético: reforma gradual y pacífica de la Iglesia y la
sociedad civil, hasta conseguir una sociedad humanizada, donde el hombre pudiera desarrollarse al máximo.
Amigo de Tomás Moro, le dedica su Elogio de la locura, que es una sátira a las costumbres retrógradas y un canto
a la libertad, al ingenio, a la rebeldía, al atrevimiento, es decir, a la cultura libre.
3 Fillingham, Alix ­ Susser, Moshe: ¨ Michel Foucault para principiantes¨.
4 Foucault, Michel - ¨Historia de la locura en la Época Clásica¨.
5 Foucault, Michel - ¨El nacimiento de la Clínica¨.
6 Fillingham, Alix ­ Susser, Moshe: ¨ Michel Foucault para principiantes¨.
7 Foucault, Michel: ¨Historia de la locura en la Época Clásica¨
8 véase ¨Capitulo I: Evolución histórica del concepto¨ - concepción mágico-animista
9 ¨Michel Foucault on Attica¨, entrevista con John Simon en 1972.
10 Corresponde a la ¨exposición de motivos¨ del anteproyecto de ley redactada por el Dr. Hugo Cohen, Jefe del
Departamento Salud Mental del Consejo Provincial de Salud Pública que contó con el asesoramiento jurídico del Dr.
Horacio Yamandú Jouliá.
11 El Decreto Reglamentario Nº 794 correspondiente a la Ley nombrada, se realizó en Diciembre del año 1998, es
decir, 7 años después del plazo correspondiente.

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar