Última actualización web: 12/11/2019

Experiencias en grupos multifamiliares en el Hospital de Día de la Axarquía (Vélez Málaga).

Autor/autores: Manuel Martínez García de Castro , Francisca Perles Roselló
Fecha Publicación: 31/12/2010
Área temática: .
Tipo de trabajo: 

RESUMEN

Nuestro modelo psicoterapéutico y grupal se fundamenta en el concepto de vínculo como elemento esencial en la constitución del individuo y del grupo. Desde ahí nuestra técnica en psicoterapia grupal seguirá el rastro del vínculo tanto en las intervenciones más individuales como en la trama vincular que constituye el todo grupal al que se atienen las intervenciones grupales. En este contexto teórico y técnico pensamos que el Grupo Multifamiliar constituye, dentro del Hospital de Día, un gran espacio de conexión entre los vínculos que los pacientes establecen con el equipo terapéutico y los vínculos de los pacientes con sus figuras parentales reales. Aparece así este grupo como un interesante elemento bisagra entre vínculos nuevos y antiguos, vínculos patológicos y otros supuestamente más sanos.

Palabras clave: Vínculo; Hospital de Día


VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-6726

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Avances en Salud Mental Relacional / Advances in Relational Mental Health
ISSN 1579-3516 - Vol. 9 - Núm. 2 - Diciembre 2010
Órgano Oficial de expresión de la Fundación OMIE
Revista Internacional On-Line / An International On-Line Journal

EXPERIENCIAS EN GRUPOS MULTIFAMILIARES EN EL HOSPITAL
DE DÍA DE LA AXARQUÍA (VÉLEZ MÁLAGA)

Manuel Martínez García de Castro (Psiquiatra, Psicoterapeuta. Unidad de Salud Mental Anarquía)
Francisca Perles Roselló Psiquiatra (Psicoterapeuta. Unidad de Salud Mental Anarquía)

RESUMEN
Nuestro modelo psicoterapéutico y grupal se fundamenta en el concepto de vínculo como elemento
esencial en la constitución del individuo y del grupo. Desde ahí nuestra técnica en psicoterapia grupal
seguirá el rastro del vínculo tanto en las intervenciones más individuales como en la trama vincular que
constituye el todo grupal al que se atienen las intervenciones grupales. En este contexto teórico y
técnico pensamos que el Grupo Multifamiliar constituye, dentro del Hospital de Día, un gran espacio de
conexión entre los vínculos que los pacientes establecen con el equipo terapéutico y los vínculos de los
pacientes con sus figuras parentales reales. Aparece así este grupo como un interesante elemento
bisagra entre vínculos nuevos y antiguos, vínculos patológicos y otros supuestamente más sanos.
Palabras clave: Vínculo. Hospital de Día.

SUMMARY
Our psychosocial and group model is based on the concept of the link as an essential element in the
constitution of the individual and of the group. Starting from there, our group psychotherapy technique
will continue the path of the link both in the most individualised interventions and in the related stage
which constitutes that the group is everything during the group interventions. In this theoretical and
technical context we think that the Multifamily Group constitutes, within the Day Hospital, a great space
for connection between the links that the patients establish with the therapeutic team and the links of
the patients with their real parental figures. In this way, this group appears as an interesting hinge
element between new and old links, pathological links and other supposedly more healthy links.
Key words: Link. Day Hospital.

© 2010 CORE Academic, Instituto de Psicoterapia

-1-

Experiencias en grupos multifamiliares en el Hospital de Día de la Axarquía (Vélez Málaga)

1. CONTEXTO
El contexto de esta experiencia es el Hospital de Día de la Axarquía incluido en la red pública de
Salud Mental de Andalucía que inició su recorrido en Noviembre de 2007 y que definimos como: Un
dispositivo de tercer nivel integrado en la red de Salud Mental, específico para pacientes graves, que
oferta una atención intensiva en régimen de día y de tiempo limitado, a mitad de camino entre la
atención ambulatoria/domiciliaria de la Unidad de Salud Mental Comunitaria y la hospitalización a
tiempo completo en la Unidad de Agudos del Hospital General. Está destinado a promover un cambio en
el funcionamiento psíquico del paciente que le permita mejor calidad de vida a él y a sus familiares. Sus
actividades están basadas en intervenciones psicosociales con la utilización del ambiente terapéutico
como herramienta central de trabajo y la terapia grupal como modalidad preferente de tratamiento.
La capacidad de este Hospital de Día es de 25 pacientes. La patología que se acoge se reparte
aproximadamente en un 60% de psicosis y un 40% de trastornos graves de personalidad. El tiempo de
estancia oscila entre tres meses y un año con excepciones en ambos márgenes. Por tanto todas las
actividades grupales, y el propio Hospital de Día como grupo terapéutico, son grupos abiertos y, para
muchos pacientes, cortos en relación a la duración de los grupos en el ámbito ambulatorio. Sin
embargo, a los pacientes y familiares se les invita a seguir acudiendo al Grupo Multifamiliar tras el alta.
La orientación o modelo teórico del que partiremos es de inspiración psicodinámica siguiendo la
filosofía genérica de la Comunidad Terapéutica que, como señalan Del Olmo e Ibáñez (1998), toma en
sus últimas aplicaciones conceptos del psicoanálisis, de las terapias existenciales e interpersonales y de
las técnicas de dinámica grupal. Por otra parte incluiremos en nuestra metodología actividades de
inspiración cognitivo conductual y de modelos psicosociales que han demostrado su eficacia en
psicoterapias y programas de rehabilitación de pacientes con trastorno mental grave. Nuestro propósito
es integrar los diversos planteamientos teóricos en una práctica que respete las orientaciones
personales siguiendo los principios de Rosie y adaptándonos a los objetivos terapéuticos e
institucionales.
A parte de las consultas individuales psiquiátricas, psicoterapéuticas, de enfermería y de terapia
ocupacional, el grueso de las actividades del dispositivo son grupales y podemos ordenarlas en tres
áreas:


Área Terapéutica: Grupo Psicodinámico (de alto y bajo nivel), Grupo de Habilidades Sociales (de
alto y bajo nivel), Grupo para Trastornos Límite de Personalidad, Psicoterapia Corporal, Grupo
de Apoyo a Familiares, Grupo Multifamiliar.



Área de Cuidados: Taller de Educación para la Salud.



Área Ocupacional y Social:
-

Programa de Corporalidad: Taller de Psicomotricidad, Tai.Chi, Musicoterapia y Baile.

-

Programa Ocupacional Laboral: Artes Plásticas, Informática, Rehabilitación Cognitiva,
Taller de Cocina.

-

Programa de Ocio y Tiempo Libre: Salidas Culturales, Actividades Deportivas.

ASMR. 2010 - Vol. 9 - Núm. 2

-2-

Experiencias en grupos multifamiliares en el Hospital de Día de la Axarquía (Vélez Málaga)

Las personas encargadas de poner en marcha el dispositivo teníamos formación y experiencia en
psicoterapia dinámica y grupal pero no en Grupos Multifamiliares. El azar hizo que en la etapa de
planificación del Hospital de Día contactáramos con los doctores Mascaró y Ayerra, con amplia
experiencia en este campo y habiendo sido colaboradores del Dr. García Badaracco. A partir de ahí nos
planteamos incluir un Grupo Multifamiliar en nuestras actividades entendiéndolo como algo novedoso y
experimental en nuestro medio sanitario público andaluz y sintiendo como un reto el saber hacerlo útil
en nuestra aplicación.

2. FUNDAMENTOS DE PARTIDA
Partimos de la idea de García Badaracco de que los conflictos de los pacientes psicóticos son
consecuencia de vínculos de interdependencia patógenos que el paciente ha desarrollado en su infancia
en la convivencia con sus familiares. Las figuras parentales no tuvieron la capacidad de comportarse
como objetos estructurantes, esto determina una distorsión del desarrollo con sucesivas
reincorporaciones de vínculos frustrantes y la estructuración de un falso self con detención del
crecimiento del self verdadero. El niño se identifica, por tanto, con los aspectos patológicos de los
progenitores y la respuesta de estos objetos externos (los padres) seguirá cristalizando cada vez más
este vínculo ("vínculos de interdependencia patógenos") con gran carga de violencia latente mal
elaborada. Los padres de estos pacientes, a menudo, son seres inmaduros que presentan dificultades
muy importantes en el terreno emocional y, en particular, en la relación interpersonal. El paciente
desaparece bajo el rotulo de enfermo y así se justifica su dificultad de comunicarse con él. Los rencores,
resentimientos y reproches acumulados desaparecen bajo la forma de la enfermedad mental.
El contexto multifamiliar constituye una trama social continente. En los grupos multifamiliares se puede
expresar mejor la violencia sin pasar al acto, y se disminuye el temor a hacer daño. En el grupo
multifamiliar el paciente y la familia encuentran unos límites seguros que contienen la destructividad de
sus emociones. Cuando una familia se atreve a abordar su problemática propia, con toda la carga de
violencia reprimida, esto se constituye en una experiencia emocional que por identificación viven todos
los demás, cada uno con sus posibilidades personales y también en relación con el momento del
proceso terapéutico que está atravesando. El paciente, al sentir que la actuación de su locura encuentra
límites seguros que contienen su destructividad fantaseada, puede empezar a desprenderse de las redes
de interdependencias patológicas, tanto externas como internas en un proceso de desidentificación, y
va permitiendo que surja un sí mismo verdadero que no pudo ser desarrollado a lo largo de su vida.
Enfocamos este espacio como un grupo abierto con encuadre flexible respecto a los asistentes: aunque
se indica a todos los familiares y pacientes el interés en asistir, no tiene un carácter obligatorio. La
conducción del grupo está a cargo de dos psiquiatras que hemos actuado en coterapia y otros
profesionales, de enfermería y ocupacionales, como observadores participantes. La periodicidad es
quincenal con hora y media de duración. Durante el primer año se ha estado celebrando en horario de
tarde para facilitar la asistencia de los familiares, pero hemos observado que este horario dificultaba la
presencia de muchos pacientes que se marchan del hospital de día después del almuerzo y el hecho de
volver por la tarde se les hace difícil. De esta manera en el Grupo Multifamiliar había clara mayoría de
familiares. Por eso estamos probando recientemente el horario de mañana con el resultado inverso, hay
mayoría ahora de pacientes. De todas formas, el número real de familiares no ha disminuido
significativamente sino que todos los pacientes del dispositivo acuden al estar en su horario habitual.

ASMR. 2010 - Vol. 9 - Núm. 2

-3-

Experiencias en grupos multifamiliares en el Hospital de Día de la Axarquía (Vélez Málaga)

Como objetivos nos proponemos los siguientes:
·

Posibilitar elementos de clarificación emocional en los pacientes y las familias.

·

Identificar y vivenciar los patrones de relación familiar.

·
Posibilitar y trabajar las transferencias múltiples propias de los grupos, en este caso con
las imágenes parentales reales pero contenidas por otras muchas personas sobre las que se
proyectan también los vínculos familiares.
·
Crear un clima de seguridad y solidaridad en todos los participantes que no sólo es la
base de esta actividad sino de toda la funcionalidad del hospital de día.
·
Contener a partir de ese clima la violencia latente permitiendo su expresión verbal sin
necesidad de actuarla.

Los elementos técnicos utilizados han sido:
·
otra.

Señalar las semejanzas entre lo que le pasa a una familia en relación a lo que le pasa a

·
Facilitar que se puedan verbalizar los obstáculos que no dejan pensar de otra manera,
en general la violencia interna (resentimiento, remordimiento, envidia, odio).
·
No intelectualizar o evitar un tema emocionalmente difícil para todos (incluido los
terapeutas), sino explicitarlo como tal.
·
Señalar la pertinencia de lo que se dice: si es para elaborar un tema o para taponar una
verdad.
·
Cuidar, manejar cualquier situación quitándole el carácter traumático que puede hacer
sentirse mal al que expresa algún contenido comprometido.
·

Favorecer y apoyar la multiplicidad de transferencias.

3. VINCULACIÓN CON EL GRUPO DE APOYO DE FAMILIARES
La actitud hacia la esquizofrenia y los pacientes afectos de trastornos mentales graves es un
asunto sumamente personal y variable. Para una comprensión empática de las experiencias
proporcionadas por los pacientes, será del máximo interés conocer los antecedentes familiares, el
desarrollo de las relaciones primarias, y su conexión con los problemas actuales. Por tanto, resulta
imprescindible para hacer crecer la dimensión humana de sus personalidades, el abordaje
psicoterapéutico de los familiares cuidadores de los pacientes.
Desde nuestro Hospital de Día de la Axarquía, hemos planteado una modalidad de terapia familiar, a
nuestro parecer, particular a través del establecimiento de dos grupos de terapia, de aplicación
secuencial. Desde el arranque del Hospital de Día el Grupo Multifamiliar viene vinculado en el horario a

ASMR. 2010 - Vol. 9 - Núm. 2

-4-

Experiencias en grupos multifamiliares en el Hospital de Día de la Axarquía (Vélez Málaga)

un grupo sólo para familiares, de tal manera que quincenalmente los familiares vienen al Hospital para
tener una primera sesión del grupo de familiares (en el que no entran los pacientes) y, tras un descanso,
la sesión del Grupo Multifamiliar.
Nuestra orientación como terapeutas familiares, es psicodinámica aunque adaptando esta orientación al
marco de referencia de nuestro trabajo. Así, siguiendo las recomendaciones del Plan Andaluz de Salud
Mental, nuestra presentación durante las primeras 6 sesiones de terapia sigue un modelo
psicoeducativo. Durante estas sesiones, se proporciona provisión reglada de información acerca de la
enfermedad a los familiares participantes. A esta etapa le sigue un periodo de atención a los signos y
síntomas derivados del cuidado del familiar afecto por la enfermedad. Por último, la etapa más extensa
en el tiempo, el grupo queda abierto a terapia de discusión libre.
Algunas de nuestras características, ya esbozadas, serian:


El papel directivo de los terapeutas implicados, se va difuminando a lo largo del periodo total de
terapia, para dejar paso a la discusión libre flotante.



El modelo psicoeducativo inicial se pierde, y desde aproximadamente la mitad del periodo de
atención, dejamos de marcar temas y objetivos



Al promover el dialogo, se ayuda a los participantes a hablar uno con otro, favoreciendo los
procesos de pensamiento desde donde observar otros supuestos que permitan desmitificar
actitudes y explorar alternativas.



En el grupo de familiares destaca el papel jugado por el compañerismo; el grupo actúa como
contenedor de emociones y violencia para las familias más afectadas, y cuya expresión en otros
encuadres se presenta de forma más reprimida.



Los contenidos aquí presentados no difieren de los manifestados en el grupo Multifamiliar, al
que se le da continuidad.

4. EMERGENTES PRINCIPALES DEL GRUPO MULTIFAMILIAR
Para comunicar los contenidos aparecidos en las sesiones que venimos realizando desde hace
año y medio, hemos agrupado los emergentes principales en cuatro categorías temáticas que pasamos a
comentar. Obviamente todos los emergentes surgen a los largo de todo el recorrido grupal aunque con
predominio de unos u otros según las sesiones. Pero con un fin clarificador los exponemos de forma
ordenada como si se tratara de una sesión ideal.

1) Una primera línea temática fueron los contenidos agresivos. Sabíamos la carga de violencia latente
que tenía que ir presentándose en el grupo, pero nos sorprendió que apareciera tan pronto. Fue en
forma del relato de agresiones recibidas, daños antiguos que siguen ahora dañando. Los portadores de
este material eran predominantemente pacientes con trastornos de personalidad y familiares que a
veces rivalizaban a ver quien había sufrido más: agresiones físicas, humillaciones, violaciones, en una
catarsis no exenta de aspectos histriónicos.

ASMR. 2010 - Vol. 9 - Núm. 2

-5-

Experiencias en grupos multifamiliares en el Hospital de Día de la Axarquía (Vélez Málaga)

Este daño pasado se acompañaba del odio y el rencor actuales, presentado por estos pacientes límites y
por algunos familiares, y contrastaba con el daño imaginario presentado por pacientes psicóticos en
forma de delirios. ¿Qué hacemos con tanto daño? nos preguntamos. La elaboración grupal iba
respondiendo en la línea de la atención a los aspectos positivos actuales y del afrontamiento de la carga
violenta en el clima de contención y reconocimiento que propiciaba el grupo.
Pero estos emergentes eran referidos a agresores antiguos ausentes con predominio del rencor como
emoción resultante. La actualización del daño se manifestó más adelante en ideas paranoides actuadas
en la transferencia (hacia un terapeuta y hacia otros miembros del grupo) por parte de un paciente
límite que se sintió observado y criticado momentos antes de comenzar una sesión. Su rabia expresada
en gestos y muecas, pudo luego expresarse en palabras en el contexto grupal y elaborarse, siquiera para
disminuir la angustia del paciente y de los otros.
Creemos que un punto de inflexión en el desarrollo del grupo fue un emergente portado por el marido
de una paciente con frecuentes crisis disociativas: "Delante de ellos (los pacientes) no podemos hablar,
si lo hacemos se van a enfadar". Esta verbalización y su trabajo grupal permitieron que sí se pudiera
hablar de las cuentas pendientes que los familiares sentían que tenían con los pacientes: "Los pacientes
se irritan y consiguen cosas. Se les mima, se les tiene miedo". Y el poder contarlo delante de ellos, en
este grupo, demostró que no pasaba nada destructivo, más bien al contrario, el reconocimiento por
parte de los pacientes de estar "consentidos", la posibilidad de "plantar cara" y poner límites aunque
tengamos miedo.

2) Un segundo bloque temático que parte quizá del anterior, podíamos llamarlo aspectos latentes que
se manifiestan, reconociendo su heterogeneidad pero considerándolo como la parte más esclarecedora
de esta terapia.
A tenor de la carga de violencia que hemos comentado se puso de manifiesto el reconocimiento de que
la rabia, tanto en familiares como en pacientes, sale de mala manera o se tapa. De alguna forma este
contenido se reproducía en la situación grupal, tras la primera etapa de sesiones en que la violencia era
protagonizada por figuras ausentes o no salía, aparecieron las manifestaciones que describimos antes y,
posteriormente, la rabia se actuó en el grupo en forma de reproches y discusiones entre los miembros,
indistintamente fueran pacientes o familiares.
Trabajamos ese clima grupal de agresividad manifiesta; parecía que se respondía de manera excesiva
ante desavenencias menos importantes. Seguramente se estaba proyectando en el grupo la carga de
violencia y rencor que existía en estas familias. La contención grupal y la elaboración de estos
contenidos dieron paso a emergentes del tipo "se puede hablar de la rabia y podemos enfadarnos pero
luego nos reímos", "se puede atacar sin destruir".
Otro aspecto que queremos destacar es el difuminado de las etiquetas paciente, familiares. En muchas
ocasiones los familiares aparecen también como pacientes, algunos oficialmente porque están en
tratamiento por depresión o ansiedad, todos porque se sienten comprometidos, afectados. Y, enlazando
con la elaboración de cargas violentas, aparece el emergente "los pacientes también pueden cuidar a
sus cuidadores y a otros pacientes".

ASMR. 2010 - Vol. 9 - Núm. 2

-6-

Experiencias en grupos multifamiliares en el Hospital de Día de la Axarquía (Vélez Málaga)

El elemento culpa, sin ser un tema preferente, surgió en diversas situaciones, por ejemplo por parte de
las madres por haber mimado a los niños en exceso. Y en relación con esto un emergente muy repetido,
que venía preparándose desde el grupo de familiares: "Dependencia reciproca madre hijo", la simbiosis
entre la madre que no suelta al hijo y el hijo que se siente protegido y a la vez agredido por ella. Este
asunto, de gran calado, ha sido verbalizado y trabajado pero no elaborado en el grupo, más bien ha
actuado aquí el Grupo Multifamiliar como preparación para seguir actuando en otros espacios
terapéuticos.

3) Un tercer tipo de contenidos que conviene señalar son los emergentes que podríamos filiar como más
propios de la posición depresiva, temáticas de reparación e integración y que se muestran como
elementos de cohesión y apoyo grupales.
Así aparecen contenidos como: "hablar de lo que me pasa en grupo sirve para aclararme y para que nos
podamos ayudar", "la voluntad, poner de mi parte puede cambiar", o "la necesidad de perdonar y de
ser reconocido".
También se habla del bloque desconfianza-aislamiento en forma de su reconocimiento: "El aislamiento
es una defensa pero no una solución". Relacionarse para afrontar la desconfianza con el apoyo del
grupo. En este punto, como en otros, el Grupo Multifamiliar enlaza explícitamente con el resto de
actividades del Hospital de Día, es un tema menos específico de este grupo, aquí se señala para
trabajarlo en otros espacios y se repasa lo que surgió en aquellos.

4) Por último comentaremos algunos emergentes que giran en torno a la gratitud hacia el grupo
y hacia el Hospital de Día. En un contexto transferencial hacia los terapeutas y observadores, pero
también hacia el grupo en sí, aparecen contenidos de reconocimiento a la institución y a la utilidad del
grupo.
A veces en forma de contraste con el temor o el mal recuerdo de la Unidad de Agudos
(dispositivo de hospitalización total para crisis) y su diferencia con el Hospital de Día que se muestra
como un espacio más contenedor, más lúdico y de mayor elaboración. Pero el trabajo de este extremo
concluye también en reconocimiento de la necesidad de ambos espacios.
Las mejorías que se van sintiendo durante la estancia en el dispositivo se expresan también en
este grupo: "Lo mal que estábamos. Lo bueno de poder expresarse, ver las cosas de otra manera. Se
pueden cambiar las ideas". Estos contenidos, como es propio de cualquier grupo, sirven para infundir
esperanza en los pacientes y familiares que están en peor situación y para desarrollar la capacidad de
dar en los que están mejorando.
Entre los puntos más directamente relacionados con este grupo aparecieron emergentes como
"poder contar cosas íntimas en un grupo grande", "poder contar cosas negativas de la familia". Siendo el
sentido de estas frases que el grupo favorece un diálogo familiar que a veces es imposible en casa.

ASMR. 2010 - Vol. 9 - Núm. 2

-7-

Experiencias en grupos multifamiliares en el Hospital de Día de la Axarquía (Vélez Málaga)

5. IMPRESIONES Y REFLEXIONES

Partíamos los terapeutas de experiencia en psicoterapia dinámica individual y grupal, pero también de
una inexperiencia en grupos grandes y en grupos de pacientes mezclados con familiares. Nuestra
impresión primera fue que familiares y pacientes juntos entraban bien en el espacio grupal. Todos
participan a pesar de la combinación (presuntamente explosiva) y del tamaño grande del grupo. De
todas formas, si bien la sensación es de "habernos hecho con el grupo" es frecuente la impresión de
"dureza" y cansancio en el papel de terapeuta. Lo vivimos aún como un grupo duro quizá por la
novedad, por el tamaño o por la carga de violencia latente, percibida o fantaseada (también por los
terapeutas). Pero a la vez lo sentimos como gratificante, el balance subjetivo es positivo de momento,
merece la pena seguir.
Por lo que vamos viendo en la práctica y por la bibliografía, el núcleo del trabajo en estos grupos se
concreta en la relación familiares-pacientes con su carga de violencia latente que va mostrándose en el
desarrollo grupal y que hay que ir elaborando con el apoyo de la técnica y de la gran contención que
supone un grupo grande. En nuestro recorrido hemos visto como estos aspectos agresivos surgían
pronto, primero centrados en hechos pasados y con figuras ausentes y luego proyectándose en el grupo
o explicitándose en las familias actuales.
En nuestro caso, los relatos de daños y rencores los aportan, más bien, pacientes límites, no los
psicóticos, en los que predomina la inhibición. Desde luego este tipo de pacientes tiene más facilidad
para exteriorizar la agresión, pero en este asunto creemos que tiene un sesgo importante el hecho de
que el horario de tarde determinaba que muchos psicóticos no acudieran. Probablemente haya cambios
en este aspecto con la variación de horario a la mañana en el que participan todos los pacientes del
Hospital de Día.
En los familiares se muestra más el apoyo y la cohesión hasta que se plantea el emergente "delante de
ellos no podemos hablar" que es detonante para que sí se hable a partir de ese momento. Si bien la
"violencia latente" en las relaciones familiares no ha salido de los pacientes psicóticos hacia sus familias,
si al revés: los familiares han planteado sus miedos, reproches, los límites que no han puesto.
Junto a la manifestación de su problemática aparece la contención y el apoyo recíproco como elemento
constante. Creemos que en todos los grupos los factores de contención, catarsis, cohesión,
universalidad y esperanza, son muy importantes, aunque psicoanalíticamente sean menos valorados.
Probablemente en el Grupo Multifamiliar este tipo de factores terapéuticos tiene aún más peso dados
los grandes déficits de estos pacientes; el tamaño y la composición del grupo seguramente determinan
esto.
En cuanto a la comparación y la influencia del Grupo Multifamiliar con el grupo de familiares, pensamos
que no hay una divergencia entre los contenidos de uno y otro grupo sino más bien una
complementariedad e incluso una continuidad en sus temáticas. En algún caso, como hemos señalado a
colación de la simbiosis madre-hijo, se da una preparación en el grupo de familiares para abordarlo de
lleno en el Multifamiliar.
Quizá en el grupo de familiares, éstos son más explícitos en la expresión de emociones, en el Grupo
Multifamiliar son más suaves. Los temas estrella en el grupo de familiares son el impacto de la

ASMR. 2010 - Vol. 9 - Núm. 2

-8-

Experiencias en grupos multifamiliares en el Hospital de Día de la Axarquía (Vélez Málaga)

enfermedad en la familia y la necesidad de poner límites a los pacientes. En este grupo hay más
complicidad, más intimidad por la ausencia de los pacientes y quizá por el tamaño más reducido. Esto es
propio de grupos homogéneos de apoyo, donde la cohesión y la catarsis son elementos centrales.
En el grupo de familiares los integrantes se dirigen más a los terapeutas, en el Grupo Multifamiliar la
atención está repartida, tienen más en cuenta las intervenciones de los miembros. Seguramente esto
tiene que ver con el modelo terapéutico de cada grupo: El papel del terapeuta es más directivo en el
grupo de familiares, con muchos elementos psicoeducativos, y más analítico en el Grupo Multifamiliar.
El número de participantes entre pacientes y familiares es 15-20 de media, es decir faltan muchos. Nos
planteamos una cuestión que se ha repitido siempre en los años que venimos realizando en nuestra
unidad ambulatoria los grupos de familiares: ¿por qué vienen pocos familiares? ¿vienen los que menos
lo necesitan? Es cierto que en nuestro medio de Andalucía y en un contexto rural como es el nuestro,
aún hay poca mentalidades de asociación, de grupo, y el modelo médico, que coloca a pacientes y
familiares en un papel pasivo, sigue siendo el imperante, incluso favorecido por desarrollo de las
prestaciones sanitarias y sociales que, en su lado perverso, propicia en los usuarios del sistema sanitario
una actitud de exigencia de soluciones que vienen de fuera, del sistema. Quizá esto sea el motivo
fundamental y habrá que esperar una evolución social en este sentido, y fomentarla desde nuestra
actuación psicoterapéutica y grupal.

A modo de conclusiones queremos destacar algunos puntos que podrían resumir la utilidad que
percibimos en el Grupo Multifamiliar:
·
Ver la enfermedad no sólo como un tema médico sino como un problema de todos en el
que todos ayudamos.
·

Airear lo tapado y ver que no pasa nada malo por hacerlo sino que se abren alternativas.

·
Poder expresar reproches tanto como catarsis como elaboración de la agresividad
latente reprimida, delirada o actuada.
·

Poder expresar culpa y reparar.

·

Apoyo, contención, como en todos los grupos pero quizá más en este.

·
Amortiguar la radicalidad de los papeles de paciente y familiar que están rigidificados
en estas patologías.

En relación con este último punto, queremos terminar con una reflexión de carácter transferencial. En
nuestro Hospital de Día, como señalamos al principio, nos parece que la herramienta de trabajo
fundamental es el ambiente terapéutico y, a su vez, un elemento fundamental para generar este
ambiente es el equipo terapéutico. Como refiere Mascaró (1993), el equipo terapéutico va a funcionar
en un plano inconsciente como una familia sustitutiva que favorecerá a los pacientes una serie de
experiencias vivenciales que permitirán contrarrestar el daño psicológico producido por vínculos

ASMR. 2010 - Vol. 9 - Núm. 2

-9-

Experiencias en grupos multifamiliares en el Hospital de Día de la Axarquía (Vélez Málaga)

pasados. En definitiva la actualización de esos vínculos en las transferencias múltiples del Hospital de Día
como grupo, permite ir cambiándolos por vínculos nuevos.
Nuestro modelo psicoterapéutico y grupal se fundamenta en el concepto de vínculo como
elemento esencial en la constitución del individuo y del grupo. Desde ahí nuestra técnica en psicoterapia
grupal seguirá el rastro del vínculo tanto en las intervenciones más individuales como en la trama
vincular que constituye el todo grupal al que se atienen las intervenciones grupales. En este contexto
teórico y técnico pensamos que el Grupo Multifamiliar constituye, dentro del Hospital de Día, un gran
espacio de conexión entre los vínculos que los pacientes establecen con el equipo terapéutico y los
vínculos de los pacientes con sus figuras parentales reales. Aparece así este grupo como un interesante
elemento bisagra entre vínculos nuevos y antiguos, vínculos patológicos y otros supuestamente más
sanos. Y en esa red de transferencias múltiples, para los familiares también somos familia sustitutiva el
equipo terapéutico, lo que ya se establece desde el grupo donde sólo entran familiares y que prepara,
en este sentido, al Multifamiliar. Lo vemos, por tanto como un terreno delicado en el que se mezclan
muchos elementos y muchos niveles transferenciales. De ahí su dificultad y su riqueza.

6. BIBLIOGRAFÍA

·
DEL OLMO ROMERO-NIEVA, F; IBAÑEZ ROJO,V.: "Hospitalización parcial: conceptos y
tendencias asistenciales actuales". En Archivos de Neurobiología, vol. 61, nº 1, 1998.
·
GARCÍA BADARACO, J.: "Comunidad Terapéutica Psicoanalítica de Estructura
Multifamiliar". Ed. Tecnipublicaciones, Madrid, 1990.
·
MASCARÓ MASRI, N.: "El trabajo en equipo". Ponencia a las V Jornadas regionales de
Socidrogalcohol Castilla y León, Burgos, 1993.
·
Proceso asistencial integrado Trastorno Mental Grave". Consejería de Salud, Junta de
Andalucía, 2006.

ASMR. 2010 - Vol. 9 - Núm. 2

-10-

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar
psiquiatria.com - Portal número 1 en salud mental en lengua castellana