Última actualización web: 16/07/2020

Inteligencia emocional. Víctor Frankl.

Autor/autores: Maite Nicuesa
Fecha Publicación: 22/07/2010
Área temática: .
Tipo de trabajo: 

RESUMEN

-----

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-6417

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Inteligencia emocional. Víctor Frankl.
FUENTE: PSICOLOGIA.COM. 2009; 13(2)

Maite Nicuesa.
Investigadora en la Universidad de Navarra

Recibido el 26/04/2009

Victor Frankl es el fundador de la logoterapia una escuela psicológica que tiene como idea principal el hecho de que
toda vida humana, incluso en las peores circunstancias, es digna de ser vivida, en definitiva, tiene un sentido que
el hombre debe encontrar ya que no le viene dado a la conciencia de manera inmediata. El sentido ayuda a mitigar
el propio sufrimiento ya que existen muchas formas diferentes de enfrentarse a él. Victor Frankl fue un médico
judío que sobrevivió a los campos de concentración nazi, si bien, su familia no corrió la misma suerte y sus padres
murieron. En tales circunstancias, Frankl luchó internamente para no dejarse vencer interiormente y dejarle ganar
la batalla al sin sentido, o lo que es lo mismo, al nihilismo, que promueve que todo es un absurdo. El hecho de
dotar de sentido experiencias tales como la enfermedad o la muerte produce consuelo en el ser humano ya que
aporta razones o motivos para sobrellevar de una manera más optimista esa carga tan difícil. Así afirma: "no hay
ninguna situación en la vida que realmente carezca de sentido. Esto significa que los aspectos aparentemente
negativos de la existencia humana, y en especial esa triada trágica en la que se incluyen dolor, culpa y muerte,
pueden también llegar a transformarse en algo positivo cuando se afrontan con la postura y actitud correctas"1.
Por esta razón, afirma Frankl que la labor del médico no es meramente restituir la salud corporal del paciente sino
también ayudarle a encontrar la actitud adecuada para enfrentarse a su situación. El hombre es un ser de una
grandeza y una nobleza extrema, por esta razón, el autor afirma que un médico que no se haga cargo de este tipo
de funciones no se diferenciará en nada de un veterinario, con la diferencia de que el objeto de estudio es distinto:
en un caso, las personas, en otro, los animales: "Si se frustra la voluntad de sentido, el hombre está igualmente
inclinado a quitarse la vida a pesar de la abundancia y el bienestar que le rodean. Basta con ver las asombrosas
cifras de suicidios en los países típicamente prósperos, como Suecia y Austria"2.
La psicología de la «voluntad de sentido» propia de la logoterapia se opone a la psicología de la «voluntad de
placer» propia de la escuela freudiana, y a la psicología de la «voluntad de poder» propia de Adhler. De hecho,
Frankl mantuvo contacto al principio de su carrera con Freud, sin embargo, abandonó tal corriente de pensamiento
porque consideraba que reducía al ser humano a pura biología.
"El hombre en busca de sentido" es la obra en la que Frankl describe la dureza de su experiencia en el campo de
concentración: falta de alimento, exceso de trabajo, malas condiciones de higiene, conciencia de las pocas
opciones de supervivencia, incomunicación con los seres queridos... Es un libro que realmente merece la pena leer
por su gran riqueza humana. En aquellas condiciones, realmente infrahumanas, Frakl cuenta que muchos de sus
compañeros en el campo se dejaron vencer por el sin sentido, sin embargo, él lucho para mantener viva la
esperanza en su vida.
Frankl describe que existen tres vías que ayudan a dotar de sentido la existencia humana:
a) El trabajo, por esta razón, es fundamental que un ser humano descubra cuál es su vocación, es decir, se oriente
hacia aquello que está llamado a ser no sólo en el terreno personal sino también en el profesional. La naturaleza
humana está orientada a la acción teniendo en cuenta que el ser humano tiene la capacidad de decidir. Por otra
parte, el propio organismo vivo trabaja continuamente como muestra el palpitar continuado de nuestro corazón o
la circulación de la sangre.
b) La creatividad propia del arte o cualquier disciplina científica o humanista apela directamente a la esencia
personal única e irrepetible del sujeto. El ser humano debe potenciar y reforzar sus habilidades mediante la
constancia y el trabajo.
c) La actitud personal: existen personas que reaccionan de forma totalmente diferente ante un mismo hecho, por

tanto, cada quien puede elegir en parte la forma en la que se enfrenta a determinada situación.
El sentido es importante para Frankl hasta el punto que afirma que no puede decir con rotundidad que todos
aquellos que se suicidan lo hagan porque han perdido el sentido en sus vidas, sin embargo, sí tiene la convicción
de que el impulso al suicidio desaparecería desde el momento en que encontrasen un motivo para vivir. El ser
humano por naturaleza se hace preguntas que muchas veces no tienen una respuesta clara. Por ejemplo, cualquier
enfermo de cáncer puede preguntarse sin éxito por qué le tuvo que suceder a él. Existen interrogantes difíciles de
responder ya que su causa o motivo en realidad es incierto y la duda provoca intranquilidad en el conocimiento ya
que el intelecto por norma tiende a buscar la certeza. Por esta razón, otorgar sentido a una situación puede ser
una forma de orientarse hacia la verdad y dotar de significado cualquier experiencia por trágica que sea. El mejor
regalo que puede recibir un ser humano es la esperanza; la búsqueda de sentido siempre reporta confianza en el
futuro.

Notas
1 Frankl, V., La presencia ignorada de Dios, Herder, Barcelona, 1985, 110.
2 Frankl, V., La idea psicológica del hombre, Rialp, Madrid, 1984, 205.

Bibliografía
Victor, F., Ante el vacío existencial; hacia una humanización de la psicoterapia, Herder, Barcelona, 1982.
Victor, F., La presencia ignorada de Dios, Herder, Barcelona, 1977.
Victor, F., El hombre en busca de sentido, Herder, Barcelona, 2004.
Victor, F., El hombre en busca del sentido último: el análisis existencia y la conciencia espiritual del ser humano,
Barcelona, Paidós, 1999.
Victor, F., Psicoanálisis y existencialismo; de la psicoterapia a la logoterapia, Fondo de Cultura Económica, México,
1992.
Victor, F., La voluntad de sentido: conferencias escogidas de logoterapia, Barcelona, Herder, 1988.
Victor, F., En el principio era el sentido: reflexiones en torno al ser humano, Barcelona, Paidós, 2000.
Victor, F., La idea psicológica del hombre, Rialp, Madrid, 1986.
Lukas, E., Apoyo para la vida con orientación hacia el sentido según Victor Frankl, San Pablo, Buenos Aires, 1995.
Lukas, E., También tu sufrimiento tiene sentido: alivio en la crisis a través de la logoterapia, Lag. México, 2000.
Lukas, E., Una vida fascinante: la tensión entre ser y deber ser: un libro de logoterapia, San Pablo, Buenos Aires,
1998.
Freire, J., El humanismo de la logoterapia de Victor Frankl: la aplicación del análisis existencial en la orientación
personal, Pamplona, Eunsa, 2007.
Guttman, D., Logoterapia para profesionales: trabajo social significativo, Desclée de Brouwer, 1998.
Fizzotti, E., De Freíd a Frankl: interrogantes sobre el vacío existencial, Eunsa, Pamplona, 1977.
Sentido y esperanza: la misión de la logoterapia en el nuevo milenio, I Congreso mexicano de logoterapia:
Memorias, Lag, México, 2000.
Brito Crabtree, L., Los nuevos caminos de la libertad: del psicoanálisis a la logoterapia, Diana, México, 1998.

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar
psiquiatria.com - Portal número 1 en salud mental en lengua castellana