Última actualización web: 23/09/2020

La complejidad de los TP?s.

Seguir

Autor/autores: Pedro Moreno Gea
Fecha Publicación: 24/05/2010
Área temática: .
Tipo de trabajo: 

RESUMEN

-----

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-6022

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

La complejidad de los TP's.
FUENTE: PSIQUIATRIA.COM. 2006; 10(1)

Dr. Pedro Moreno Gea
Doctor en psiquiatría.
Director del Instituto Balear de Psiquiatría y Psicología.
Co-editor de psiquiatria.com

En la práctica clínica cotidiana queda en evidencia la complejidad de los trastornos de personalidad y de su
tratamiento: son los pacientes difíciles que todos tenemos y en especial los trastornos limite de la personalidad.
Las investigaciones recientes sobre esta patología son numerosas y es unas de las áreas que actualmente
despiertan más interés.
Los avances actuales en la comprensión del trastorno limite de la personalidad están siendo influenciados por
hallazgos relevantes (1): 1.- la evidencia que el TLP tiene un curso menos crónico de lo que inicialmente se pensó
(2); 2.- el surgimiento de intervenciones psicosociales relativamente efectivas que parecen acelerar la tasa de
recuperación (3).- la eficacia comprobada de los tratamientos psicofarmacologicos en alguno de los síntomas de
los TP's es una realidad evidente (4)
Son muchas las áreas a profundizar en el tema de los trastornos de personalidad como por ejemplo: las bases
biológicas de los trastornos de personalidad, aspectos vinculados al desarrollo, tratamiento, pronóstico, predicción
de factores de riesgo (suicidio, violencia o maltrato infantil); cuestiones relativas a la taxonomía, género y
aspectos culturales (5).
Hay novedades esperanzadoras en torno a la evolución del trastorno límite de la personalidad y de algunos otros.
Estudios recientes demuestran que en un seguimiento longitudinal a 6 años, hay una mejoría clínica de al menos
¾ parte de los pacientes con sintomatología borderline (2). Pero nos queda por delante identificar que trastornos
son los que resultan susceptibles de remisión o recuperación y cuales no (5).
La problemática de la excesiva comorbilidad entre Trastornos de eje I y II., nos debe de hacer cuestionarnos
algunos conceptos. Debemos de mejorar la idea que actualmente tenemos de comorbilidad, no podemos aceptarlo
meramente como una observación interesante; es una demostración excelente del fallo de un sistema de
clasificación (6).
Muchos de los temas van a ser abordados en este número monográfico, aunque sin duda muchos quedaran en el
tintero. Todos los participantes en el, son profesionales con una dilatada experiencia en el campo de trastornos de
personalidad. Creo que este número va aportar una información de primera mano y muy actualizada sobre esta
problemática concreta y tan compleja.
La necesidad de una concepción biopsicosocial en el tratamiento de los trastornos de personalidad conlleva el
desarrollo de programas multicomponentes complejos. El reto, es poder desarrollarlos en los diferentes
dispositivos de atención a la Salud Mental (CSM, Unidad de Agudos, CRPS, o Unidades especializadas) con
programas longitudinales que abarquen los diferentes dispositivos asistenciales, garantizando una coherencia de
la atención y una continuidad de los cuidados. Estos, son asuntos que se abordan en este número monográfico,
pero que quedan por resolver, siendo absolutamente necesario su desarrollo para poder dar un tratamiento
adecuado y coherente, a esta patología que genera tanto sufrimiento no solo en los pacientes sino en su entorno
inmediato.
Además del abordaje farmacológico y psicoterapéutico de los trastornos de la personalidad, se debe de adoptar
una posición claramente rehabilitadora y esta debe de estar fundamentada en tres principios generales: Primero,
tanto en cuanto muchos de los rasgos de personalidad son estables a lo largo del tiempo, el terapeuta no debe de
intentar conseguir un cambio radical; es suficiente ayudar al paciente a que consiga un nivel mejor de
funcionamiento. Segundo, el curso crónico de los trastornos de personalidad significa y conlleva que el terapeuta
deba de plantearse metas reales, con expectativas escalonadas desde el principio siendo capaz de ver pequeños
logros como victorias significativas. Tercero, los pacientes necesitan focalizar menos en su pasado, y mas en
como se sienten, piensan y se comportan en el presente. Cuando los pacientes pueden reflexionar e identificar sus
problemas actuales están en mejor disposición para poder modificar sus emociones, pensamientos y conductas
cuando se ven confrontados a nuevos estresores (7).

En el estado actual de la investigación sobre tratamiento de los trastornos de la personalidad, no estamos en
condiciones de comparar los resultados de los diferentes modelos investigados, la selección de pacientes ha sido
muy heterogénea y la comparación entre estudios es solo aproximativa. Si podemos concluir que los tratamientos
estructurados son mas eficaces que los no estructurados (8).
Los costes directos e indirectos derivados de los trastornos de personalidad son muy elevados, requiriendo el
desarrollo de unidades especializadas y programas muy estructurados de tratamiento que hoy en día han
demostrado la posibilidad de garantizar una asistencia eficaz y eficiente, demostrando una relación coste beneficio
que justifica la implantación de programas especializados para este tipo de trastorno (9).
Damos la enhorabuena desde psiquiatría.com a los autores de este número y a su coordinador el Dr. Carlos
Mirapeix, por el magnífico trabajo realizado en el mismo y por la calidad de los autores seleccionados para su
elaboración y agradecemos el que hayan seleccionado nuestra revista para publicar tan interesante material, que
estamos convencidos será de gran utilidad a nuestros lectores.

Referencias
(1) Fonagy P, Bateman A. Progress in the treatment of borderline personality disorder. Br J Psychiatry 2006
Jan;188:1-3.
(2) Zanarini MC, Frankenburg FR, Hennen J, Silk KR. The longitudinal course of borderline psychopathology: 6year prospective follow-up of the phenomenology of borderline personality disorder. Am J Psychiatry 2003
Mar;160(2):274-83.
(3) Leichsenring F, Leibing E. The effectiveness of psychodynamic therapy and cognitive behavior therapy in the
treatment of personality disorders: a meta-analysis. Am J Psychiatry 2003 Aug;160(7):1223-32.
(4) Markovitz PJ. Recent trends in the pharmacotherapy of personality disorders. J Personal Disord 2004 Mar;18
(1):90-101.
(5) Nyquist Potter N. Perplexing issues in personality disorders. Current opinion in psychiatry 17, 487-492. 2004.
Ref Type: Abstract
(6) Tyrer P, Seivewright H, Johnson T. The core elements of neurosis: mixed anxiety-depression (cothymia) and
personality disorder. J Personal Disord 2003 May;17(2):129-38.
(7) Paris J. Recent advances in the treatment of borderline personality disorder. Can J Psychiatry 2005 Jul;50
(8):435-41.
(8) Clarkin J. Conceptualization and treatment of personality disorders. Psychotherapy Research 2006;16(1):1-11.
(9)
NIMH
(E).
Personality
disorders:
no
www.dh.gov.uk/assetRoot/04/05/42/30/04054230.pdf . 2003.
Ref Type: Serial (Book,Monograph)

longer

a

diagnostic

of

exclusion.

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar
psiquiatria.com - Portal número 1 en salud mental en lengua castellana