PUBLICIDAD
Última actualización web: 04/12/2021

Mauricio Goldenberg.

Autor/autores: Ana Diamant
Fecha Publicación: 04/11/2010
Área temática: .
Tipo de trabajo: 

RESUMEN

-----

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-6599

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Avances en Salud Mental Relacional / Advances in relational mental health
Vol.4, núm. 2 - Julio 2005
Órgano Oficial de expresión de la Fundación OMIE
Revista Internacional On-line / An International On-line Journal

"MAURICIO GOLDENBERG [1] EL MAESTRO DE LANÚS
Ana Diamant (coordinadora del archivo testimonial y documental, facultad de
psicología, uba.)
adiamant@me.gov.ar

PRESENTAR A MAURICIO GOLDENBERG
"Venía luchando activamente por algo más amplio que mejorar la atención de
los pacientes psiquiátricos. Venía luchando por cambiar los modos de aproximación a
las problemáticas y buscaba crear condiciones y mentalidades distintas en la
organización de servicios. Por eso (...) inventaba nuevos lugares de trabajo, rastreaba
posibilidades, integraba psiquiatría clínica, perspectivas sociales y psicoanálisis"[2].
SE PRESENTA MAURICIO GOLDENBERG
"Soy Mauricio Goldenberg, un psiquiatra veterano (...). Prácticamente toda mi
vida la he dedicado al ejercicio profesional. He vivido cosas muy dolorosas y cosas muy
buenas y generosas. Desde que me recibí de médico ejercí permanentemente en
psiquiatría, no a la manera de los años anteriores en que la psiquiatría era una institución
en algunos casos hasta carcelaria." [3]
EMPEZAR A APRENDER
"Una figura muy importante para mí fue el maestro que tuve en 5º y 6º grado de
la escuela primaria. Era una escuela pública. En aquellos años las escuelas públicas eran
los verdaderos lugares de aprendizaje. Nos enseñaba, además de las cosas propias del
contenido, qué era lo ético, lo moral. Nos enseñaba cómo hay que votar, la importancia
de votar. Creo que nos marcó muchísimo. En la escuela secundaria tenía algunos
profesores malos ­como pasa siempre en cualquier estructura docente­ pero teníamos
algunos profesores excelentísimos. En 4º y 5º año tuvimos a Ricardo Rojas en
Literatura, y en Instrucción Cívica a Luis Roque Gondra, que después fue presidente de
la Corte Suprema."Enseñar..."... sería la condición para trasladar algo que uno sabe a
otro que no lo sabe y tiene que aprender.""Existen maestros en quienes la tarea de
enseñar no se reduce a la transmisión de conocimientos ni al solo ejemplo de su
práctica, sino que fundan con su estilo una nueva forma de utilizar el conocimiento (...)
se dice de esos maestros que `hacen' escuela porque su estilo se hace espíritu en un
modo de pensar y hacer que trasciende la voluntad de su autor. Mauricio es uno de esos
maestros..." [4] "Hay muchas maneras de ser docente. Un buen docente, a mi manera de
ver, es aquel que se ocupa, que cree, que siente que es muy valioso lo que está haciendo,
que se compromete con lo que tiene que enseñar, con lo que tiene que aprender el otro,
los otros... el que puede tener una buena relación transferencial, una buena
comunicación con la gente, con las estructuras. Yo tenía condiciones pedagógicas. A mí
siempre me costó mucho escribir, pero dar clase... Tenía actitud pedagógica y eso es
ASMR Revista Internacional On-line - Dep. Leg. BI-2824-01 - ISSN 1579-3516
CORE Academic, Instituto de Psicoterapia, Manuel Allende 19, 48010 Bilbao (España)
Copyright © 2005

1

Avances en Salud Mental Relacional / Advances in relational mental health
Vol.4, núm. 2 - Julio 2005
Órgano Oficial de expresión de la Fundación OMIE
Revista Internacional On-line / An International On-line Journal

genético. Hay que ser claro, hay que tener memoria, hay que discernir lo que es
importante y lo que no lo es, hay que reconocer lo que otros hicieron, crearon."
LLEGAR A LA UNIVERSIDAD. PRIMERA FRUSTRACIÓN
"Empecé en una muy mala época. Era el año 1934. El examen de ingreso a la
Escuela de Medicina era bastante severo. Me aplazaron en ese examen. Había estudiado
mucho y el tema que salió era especial para mí. Me lo acordaba muy bien. Estaba
seguro de que lo sabía. Pero ¿por qué no estaba en la lista? Miré y miré y con varios
compañeros nos dimos cuenta de que casi todos los apellidos judíos estaban
desaparecidos. Ésta fue la primera experiencia traumática... nunca había tenido ningún
problema por razones religiosas o por ser judío, ni en la escuela primaria ni en la
secundaria. Tal es así que decidí que iba a dejar de estudiar. Me puse a trabajar en un
negocio de cueros, en Avellaneda. Pero mi mamá, como buena madre judía, con un
único hijo varón después de tres mujeres, quería un doctor. ¡Pobre mamá! Tenía que ser
doctor. Y doctor era médico. Un abogado es un abogado, un ingeniero es un ingeniero y
sólo un médico es un doctor. El Centro de Estudiantes y los alumnos progresistas
hicieron mucho lío por lo sucedido. De todos modos no pudieron incorporarnos porque
ya habían empezado los cursos. Tuvimos que darlo de nuevo. Perdí un año, pero aprendí
muchas cosas. Supe lo que era llorar."
SEGUNDA FRUSTRACIÓN
"Volví a estudiar y aprobé. En 1º año teníamos Anatomía. Era todo de memoria
y yo nunca fui un gran memorista. Por lo tanto, en el primer examen, en diciembre, me
aplazaron. Me sentí completamente frustrado. Primero el ingreso y ahora esto.
Nuevamente decidí que no iba a estudiar Medicina, que podía hacer otras cosas. Pero mi
madre, que fue una figura fuerte, como buena madre judía me persiguió de tal manera
que volví y me quedé en la Facultad de Medicina. A pesar de aquel aplazo tuve muy
buenas notas y buen promedio. En aquella época, Medicina duraba siete años y a partir
del sexto había que ir al hospital como practicante. Ahí me enganché con la psiquiatría."
EL HOSPICIO, LAS CONTRADICCIONES Y EL CAMINO
"Entré como practicante al Hospicio de las Mercedes. El Dr. Gonzalo Bosch era
el director del hospital y el profesor de Psiquiatría de la Facultad. Vio que me gustaba,
que estudiaba, que me quedaba de noche si un paciente lo requería. Me dejó como
médico y me dio la posibilidad de un puesto en la Cátedra de Psiquiatría. En aquella
época se usaba el electroshock, coma insulínico, tratamiento con cámara de calor hasta
cuarenta grados por muchas horas para tratar algunas enfermedades como la sífilis. Allí
establecí una excelente relación con el Dr. Carlos Pereyra, también profesor de
Psiquiatría. Era fenomenólogo, antipsicoanalista a muerte. Me quería, pero discutíamos
mucho. Él apadrinó mi tesis, que fue sobre patología psiquiátrica del alcoholismo. Al
mismo tiempo, en aquella época estaba en el hospicio Pichon Rivière, un joven
brillantísimo. Yo lo iba a visitar a escondidas, porque si en la cátedra se enteraban de
que estaba mezclándome con psicoanalistas, estaba `kaput'. Y yo quería seguir la
carrera docente, quería ser profesor de Psiquiatría. Enrique era mayor que yo. Sabía
ASMR Revista Internacional On-line - Dep. Leg. BI-2824-01 - ISSN 1579-3516
CORE Academic, Instituto de Psicoterapia, Manuel Allende 19, 48010 Bilbao (España)
Copyright © 2005

2

Avances en Salud Mental Relacional / Advances in relational mental health
Vol.4, núm. 2 - Julio 2005
Órgano Oficial de expresión de la Fundación OMIE
Revista Internacional On-line / An International On-line Journal

mucho más que yo. Paseábamos por el jardín del hospital, con él y con el Dr. Krapf, un
alemán que llegó a ser adjunto de Psiquiatría. Con él, un día por semana teníamos la
responsabilidad del funcionamiento del hospital con 4000 pacientes. Era un erudito, un
hombre de una cultura excepcional. Tenía una biblioteca fabulosa, me prestaba libros,
me aconsejaba en la lectura. Llegó a ser jefe de Salud Mental de la OMS y se fue a
Ginebra. Me fui haciendo una buena formación fenomenológica, conocía la clínica, la
terapéutica de la época... y me enganché con Enrique."
VOLVER A ESTUDIAR
"Tuve una relación muy bonita con el Dr. Celes Cárcamo, que fue uno de los
primeros psicoanalistas del país. Hicimos juntos el primer curso de postgrado que se
llamó Curso Superior de Médicos Psiquiátricos, que duraba dos años. Hicimos un pacto.
Yo le enseñaba la psiquiatría fenomenológica, la clínica, los síntomas, la evolución, y él
me iba a ayudar en la lectura de Freud. Fue una situación difícil porque tenía que vivir
en secreto mi simpatía por el psicoanálisis.Iba mucho a la sala de Pichon. Él me decía:
`¿Por qué no te metés directamente?' Pero si hubiera hecho públicas mis relaciones
subrepticias con el psicoanálisis no hubiera llegado a jefe de Clínica en la cátedra.
Había una pugna a muerte. Pero yo tenía muchos amigos analistas y los pude
ayudar.Mauricio Abadi vino a verme porque quería hacer un poco de clínica. Lo ayudé
a entrar en la cátedra pero le recomendé `no digas que sos analista'. Más adelante me
pasó lo mismo con Grinberg y con Liberman."
SALIR AL MUNDO
"En el año 50 se hizo el Primer Congreso Mundial de Psiquiatría. Gonzalo
Bosch me invitó. Le dije que tenía ganas de ir, pero que no tenía plata. Me contestó:
`Voy a arreglar para que su señora cobre el sueldo mientras usted esté en París'.
Entonces fui. Pude conocer a los famosos de la época. Los médicos jóvenes nos
costeamos la participación haciendo reseñas, cada uno en su idioma. A la mañana
trabajaba para el congreso y a la tarde iba al hospital psiquiátrico Sainte Anne. Íbamos a
comer a un restaurante ruso, Strogonoff. A los estudiantes nos cobraban muy poco. Una
noche entro y la familia que lo atendía estaba comiendo, todos muy bien vestidos. Me
doy cuenta de que era el fin del día de Iom Kipur. No lo sabía. Habían pasado el día de
ayuno. Tenían tantas cosas ricas en la mesa... Me acerco y digo "Feliz año".­¿Usted es
judío? ­me preguntaron. Respondí que si y me sentaron a la mesa. Fue la primera vez,
después de tres meses, que comí hasta atracarme. Guardo de entonces una foto en el hall
de la Sorbonne, en la escalinata. Estaban en primera fila Melanie Klein y la hija de
Freud, estaba Henry Ey que era el secretario general del congreso; yo fui pidiendo
permiso, como si estuviera bajando para salir, para irme, y me quedé en el segundo
escalón. Y en la foto, entre los famosos, aparece mi cara joven. El Dr. Bosch me decía
que me quedara, que aprovechara, que aprendiera. Estuve en Inglaterra visitando una
experiencia de terapia después de la Segunda Guerra Mundial. El presidente de la
Kodak tenía un palacio en Sussex y lo regaló para tratar a las personas que durante la
guerra habían sufrido traumas. Vi una experiencia mezcla de psiquiatría dinámica con
otras corrientes que se llamaba laborterapia. En Italia conocí a Cerletti y a Bini, que
fueron los que descubrieron el electroshock. En Holanda estuve en el centro de la Liga
ASMR Revista Internacional On-line - Dep. Leg. BI-2824-01 - ISSN 1579-3516
CORE Academic, Instituto de Psicoterapia, Manuel Allende 19, 48010 Bilbao (España)
Copyright © 2005

3

Avances en Salud Mental Relacional / Advances in relational mental health
Vol.4, núm. 2 - Julio 2005
Órgano Oficial de expresión de la Fundación OMIE
Revista Internacional On-line / An International On-line Journal

Mundial de Salud Mental. En España me recibió López Ibor. Volví cuando me quedé
sin un centavo y me puse a trabajar seriamente. En el año '56 se abrió el concurso para
los tres hospitales nuevos que había construido el peronismo: Lanús, Avellaneda y San
Martín."
DE LA TRADICIÓN A LA ALTERNATIVA
"Tuve una buena formación en psiquiatría casi fundamentalmente biológica,
tuve vínculos con el psicoanálisis, entonces, no era un psiquiatra tradicional. Y además
tenía mi posición desde el punto de vista social. Era una persona progresista, de
izquierda, votaba al Partido Socialista. Ya entonces, para reuniones de discusión sobre
temas muy puntuales, me invitaban a la APA.Con todo esto ­judío, izquierdoso, amigo
de psicoanalistas­ tuve que enfrentarme a circunstancias complicadas. Quería un
servicio con un modelo distinto al del hospital psiquiátrico. Invitaba a gente de distintas
ideas y formaciones una vez por semana para los ateneos. Hicimos un gran movimiento
para terminar con el chaleco de fuerza. Finalmente se consiguió un decreto por el cual,
desde el Ministerio, se eliminaba su uso."
LANÚS, LA EXPERIENCIA MÁS QUERIDA
"Porque a Lanús había que llegar. Y había que llegar viajando por ese espacio
donde procesábamos un aprendizaje que no provenía de la teoría de los libros. Lo que
aprendimos en Lanús, lo aprendimos con las tripas y lo que se aprende así, deja una
marca para toda la vida." [5]. "Fue fabuloso. Un gran trabajo. Conseguí que se fueran
los psiquiatras tradicionales que ya estaban ­unos carcamanes­ y puse gente joven. El
servicio creció muchísimo. Había reflexólogos, psicoanalistas, conductistas...
discutíamos mucho, pensábamos, defendíamos nuestra ideología. Llegó a tener cerca de
doscientas personas trabajando. Fuimos pioneros. Nunca fui un gran estudioso de la
organización hospitalaria, más bien fui intuitivo y además fui honrado. No queríamos
una asistencia psiquiátrica tradicional. Las instituciones psiquiátricas, en general, eran
cerradas. Sus recursos terapéuticos eran fundamentalmente biológicos: electroshock,
insulinoterapia, etcétera, muy pocos ingredientes psicológicos, y del psicoanalítico,
cero. Entonces se planteó otra manera de ver el trabajo. En primer lugar, respetar las
personalidades. En segundo lugar, un servicio totalmente abierto. El paciente tenía que
traer al hospital un certificado de que era enfermo mental, por consiguiente venía
etiquetado: era un loco. Me rebelé contra eso, exigía respeto por el paciente que venía.
Empezamos a trabajar en la comunidad cercana al hospital, en una villa miseria. La idea
fue hacer primero un estudio estadístico, un trabajo epidemiológico para decidir luego
qué había que hacer. Se limpiaron las calles, se hicieron pozos para inodoros,
trabajamos mucho con la escuela, con las maestras que atendían chicos con dificultades,
con las mujeres. A algunas se les dio una especie de nombramiento y para jerarquizar su
actividad se les dio un título en el Aula Magna del hospital. Simbólicamente tuvo
mucho sentido, la gente se sintió reconocida y trabajó de una manera excepcional.
Conseguimos a través de ellas que las demás mujeres en vez de tener el parto allí,
vinieran al hospital, y hubo menos muertes de chicos. Después esos chicos siguieron
viniendo al hospital. ¿Si esto es salud mental? Si. Porque para tener salud mental
primero hay que tener salud. Otros golpes"En mi vida tuve suerte. Trabajé mucho y con
ASMR Revista Internacional On-line - Dep. Leg. BI-2824-01 - ISSN 1579-3516
CORE Academic, Instituto de Psicoterapia, Manuel Allende 19, 48010 Bilbao (España)
Copyright © 2005

4

Avances en Salud Mental Relacional / Advances in relational mental health
Vol.4, núm. 2 - Julio 2005
Órgano Oficial de expresión de la Fundación OMIE
Revista Internacional On-line / An International On-line Journal

bastantes sobresaltos. Gané el concurso para profesor adjunto en la Facultad de
Medicina y después vino el concurso para titular. También allí tuve suerte porque en el
sorteo, los jurados que salieron elegidos fueron Usandivaras y Etchegoyen. Pero la
gente enemiga hizo un gran movimiento y terminó anulándose. La "noche de los
bastones largos" nos reunimos en una asamblea muy importante en el hospital todos los
médicos, psicólogos y pedagogos del servicio y la pregunta fue qué hacer ante esta
situación. Decidimos movilizarnos para defender la universidad y renunciar. En
Medicina fuimos tres los primeros que renunciamos. Un patólogo que estaba trabajando
en París y mandó la renuncia, un neurólogo y yo. Luego renunció el equipo completo.
Fue un momento muy trascendente en la historia de la universidad y del país.A mi me
encantaba la docencia, había trabajado por ser doctor y por ser profesor. Ahí fue donde
conocí a Sadosky. Yo ya tenía una cierta relación con Rolando García. Su esposa era
educadora y tenía vínculos con nuestro servicio. El me dijo que Sadosky había sido
atacado y fui a verlo.""Quería agradecerle al Dr. Sadosky que esté presente. Cuando lo
vi llegar recordé aquel día en que los militares entraron al Consejo donde ustedes
estaban reunidos. No sé si se acuerda, fui a verlo para preguntarle qué podíamos hacer
para defender la Universidad y me contestó `Haga lo que mejor le parezca'. Y yo hice lo
que había que hacer: renuncié. Desde que lo vi entrar pensé que tenía que agradecerle la
actitud y la honestidad con la que enfrentó lo que los militares hicieron con la
Universidad." [6]. "Fue un antes y un después. La democracia fue atacada y tuvo un
costo elevadísimo. La universidad en ese momento era algo fabuloso y le pegaron un
golpe en la cabeza. Nosotros sufrimos mucho, lo vivimos como una castración."
LA CAMISETA DE LANAS
"A los muchachos, como eran jóvenes y les gustaba el fútbol, les decía `el que
viene tiene que ponerse la camiseta de Lanús'.`Ponerse la camiseta' quiere decir que
había que estudiar, había que trabajar, había que tener el mayor respeto por el paciente,
una especie de diez mandamientos que todos cumplíamos. Yo tenía una ética y exigía
de todos que la tuvieran. Siempre se los dije: lo hicimos todos."
MÁS GENTE CON LA CAMISETA DE LANAS
"Se trabajó de entrada con lo multidisciplinario. Desde el principio tuvimos
psicólogos en nuestra estructura, pedagogos, sociólogos, un antropólogo y estaban al
mismo nivel que los médicos. Hacíamos, además, docencia e investigación. Para todo
esto peleé mucho y en este sentido me anoto una condecoración. Mucha gente no veía
con tan buenos ojos mi actitud tan abierta. Y no sólo en el servicio."
MÁS UNIVERSIDAD
"Cuando Frondizi ganó las elecciones, su hermano, Risieri que fue Rector de la
UBA, nos llamó a la Dra. Reca, a Butelman y a mí. Nos dijo que se reestructuraba la
Universidad y que quería hacer una Escuela de Psicología. Estuvimos de acuerdo.
Entonces cada uno de nosotros tomó una materia. A la mía le pusimos un nombre largo:
Fisiología Aplicada a la Clínica Psicológica. Yo trabajé poco. Delegué en la gente que

ASMR Revista Internacional On-line - Dep. Leg. BI-2824-01 - ISSN 1579-3516
CORE Academic, Instituto de Psicoterapia, Manuel Allende 19, 48010 Bilbao (España)
Copyright © 2005

5

Avances en Salud Mental Relacional / Advances in relational mental health
Vol.4, núm. 2 - Julio 2005
Órgano Oficial de expresión de la Fundación OMIE
Revista Internacional On-line / An International On-line Journal

me rodeaba. Después le cambiamos el nombre a la materia. José Bleger nos ayudó, otra
vez me vinculé con la gente del psicoanálisis. También estaba Itzigsohn.
UN TEMA QUE NO SE PUEDE EVADIR: EL EXILIO
"El lugar que ocupaba Mauricio en la psiquiatría Argentina no fue ocupado,
quedó vacante realmente con la partida. En cuanto al país, representa esa tragedia
argentina en la que sus mejores hijos tienen que irse. En eso Mauricio no es una
excepción. Es uno de nuestros defectos, el derroche argentino." [7].
NOTAS

[1] Mauricio Goldenberg está por cumplir 89 años. Durante la última dictadura debió
exiliarse en Caracas, Venezuela. Actualmente reside en Washington. Este artículo se
realizó a partir de una serie de entrevistas hechas en Buenos Aires entre el 14 y el 21 de
noviembre
de
1995.
[2] Valentín Barenblit y Vicente Galli; Prólogo; en Mauricio Goldenberg. Maestro,
médico, psiquiatra, humanista; Edición Secretaría de Cultura y Bienestar Universitario;
Facultad
de
Psicología,
UBA,
Buenos
Aires,
1996.
[3] Mauricio Goldenberg, testimonio oral; Buenos Aires, 14 de noviembre de 1995.
[4] Emiliano Galende, Mauricio Goldenberg, por su estilo; agosto de 1996.
[5] Enrique Loffreda; en Jornadas. Encuentro del Servicio de Psicopatología del
Policlínico
de
Lanús;
agosto
de
1992.
[6] Mauricio Goldenberg, en Mesa redonda sobre instituciones y salud mental; Facultad
de
Psicología,
UBA,
noviembre
de
1995.
[7] Horacio Etchegoyen, testimonio oral, julio de 1996.
(8) Este artículo se publica con la cortesía de la revista Encrucijadas de la Universidad
de Buenos Aires (www.uba.ar/encrucijadas)

ASMR Revista Internacional On-line - Dep. Leg. BI-2824-01 - ISSN 1579-3516
CORE Academic, Instituto de Psicoterapia, Manuel Allende 19, 48010 Bilbao (España)
Copyright © 2005

6

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar