PUBLICIDAD
Última actualización web: 08/12/2021

PARTICIPACIÓN DE LA SOCIEDAD CIVIL: SOCIEDADES CIENTÍFICAS Y DE USUARIOS Vs ATENCIÓN COMUNITARIA de la SALUD MENTAL

Autor/autores: Iñaki Markez Alonso
Fecha Publicación: 29/06/2016
Área temática: .
Tipo de trabajo: 

RESUMEN

El daño psíquico que la crisis y el desempleo producen en las personas, exige iniciar la reflexión a partir de esa ruptura del estatuto del bienestar, de la ruptura del modelo del contrato laboral como marco que articulaba el tiempo vital y ordenaba las edades de las personas. Acontecen fenómenos de pérdida, que exigen un enfrentamiento al trauma similar al trabajo del duelo ante la pérdida de un ser querido. Es preciso reelaborar la imagen de uno mismo.-Respuestas. No es difícil comprobar el malestar entre/con profesionales de la Salud y de Salud Mental. Los pacientes de S.M. requieren escucha, espacio asistencial, diálogo terapéutico, contención emocional, seguimiento adecuado, más dosis de tiempo. Los partidos, asociaciones de la sociedad civil e instituciones han de tomar iniciativas profesionales y sociales posibles, de ahí la necesaria participación comunitaria. Con criterios de unir energías, y de compartir en la construcción social.-Expectativas. Toca movilizarse frente a los límites de los derechos pues eso tiene sus recompensas. El movimiento asociativo relacionado con personas estigmatizadas, por la enfermedad mental o por el consumo de sustancias, necesita del apoyo social. Ser capaces de afrontar el cambio nos obliga a ser responsables pues la SM nos incumbe a tod@s.

Palabras clave: crisis; daño psíquico; respuestas; participación; movimiento asociativo

-----
VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-7170

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Avances en Salud Mental Relacional
Advances in Relational Mental Health
Vol. 15 - Núm. 1 - 2016
Revista Internacional On-Line / An International On-Line Journal

PARTICIPACIÓN DE LA SOCIEDAD CIVIL: SOCIEDADES CIENTÍFICAS Y
DE USUARIOS Vs ATENCIÓN COMUNITARIA de la SALUD MENTAL
CIVIL SOCIETY PARTICIPATION: SCIENTIFIC AND USER
ORGANIZATIONS AND COMMUNITY MENTAL HEALTH CARE
Iñaki Markez Alonso (Psiquiatra, Vicepresidente de OME-AE9)
imarkezalonso@gmail.com

RESUMEN
El daño psíquico que la crisis y el desempleo producen en las personas, exige iniciar la reflexión a partir
de esa ruptura del estatuto del bienestar, de la ruptura del modelo del contrato laboral como marco
que articulaba el tiempo vital y ordenaba las edades de las personas. Acontecen fenómenos de
pérdida, que exigen un enfrentamiento al trauma similar al trabajo del duelo ante la pérdida de un ser
querido. Es preciso reelaborar la imagen de uno mismo.
-Respuestas. No es difícil comprobar el malestar entre/con profesionales de la Salud y de Salud Mental.
Los pacientes de S.M. requieren escucha, espacio asistencial, diálogo terapéutico, contención
emocional, seguimiento adecuado, más dosis de tiempo. Los partidos, asociaciones de la sociedad civil
e instituciones han de tomar iniciativas profesionales y sociales posibles, de ahí la necesaria
participación comunitaria. Con criterios de unir energías, y de compartir en la construcción social.
-Expectativas. Toca movilizarse frente a los límites de los derechos pues eso tiene sus recompensas. El
movimiento asociativo relacionado con personas estigmatizadas, por la enfermedad mental o por el
consumo de sustancias, necesita del apoyo social. Ser capaces de afrontar el cambio nos obliga a ser
responsables pues la SM nos incumbe a tod@s.
Palabras clave: crisis, daño psíquico, respuestas, participación, movimiento asociativo.

ABSTRACT
The mental harm caused to people by the economic crisis and unemployment forces us to think about
the breakdown of the welfare state, the disappearance of the employment contract as the framework
which regulated the time of our lives and gave order to people's ages. It is no longer the case of
ASMR. 2016 - Vol. 15 - Núm. 1

-1-

Participación de la sociedad civil:
sociedades científicas y de usuarios vs
atención comunitaria de la salud mental

preparing oneself, performing the work and receiving the prize of retirement, but rather a complex
itinerary of entering and exiting the labor market, of recycling training, which is precarious and
temporary. Phenomena of loss occur which requires an approach to the trauma similar to the work
involved in grieving the loss of a loved one. The image of oneself needs to be prepared again.
-Responses. It is not difficult to see the gauge the ill feeling between/with the healthcare and mental
healthcare professionals. Mental health patients need to be listened to, with healthcare spaces,
therapeutic dialogue, emotional contention, suitable monitoring, a bigger dose of time. Political
parties, civil society associations and institutions have to take initiatives. Professional and social
initiatives are possible, which is why community participation is necessary. With criteria to bring
together energies, and to share in the social construction.
-Expectations. We have to mobilize against the limitation of the rights as this has its rewards. The
associations working with people stigmatized due to mental illness or due to substance abuse, need
social support. To be able to deal with the change we have to be responsible because Mental Health
affects all of us.
Key words: Crisis, psychic damage, responses, participation, associations.

También podría haberse titulado este capítulo Defensa de un derecho: atención de calidad a la Salud
mental pues es precisamente esa defensa del derecho a la salud lo que hegemonizan las iniciativas
comunitarias, impregnadas con frecuencia con un deseo de un mayor número de recursos y
prestaciones sanitarias. No obstante, no debemos equivocarnos, una buena atención en salud mental
no depende solo de la cantidad de recursos disponibles, también, y sobre todo, de su diversidad y
calidad. Esto implica la existencia de equipos multi-profesionales e interdisciplinares que respondan a
la complejidad bio-psico-social de las personas, que sean suficientes y bien formados en calidad y
variedad.
Durante demasiado tiempo hemos polemizado mucho para no llegar a ninguna parte. Así, hoy,
¿necesitamos más debates? ¿Son precisas nuevas recetas? Hemos llegado a un punto donde contamos
con muchos cocineros que quieren añadir su "recetario" alegando que hay que tener ideas claras.
¿Quién necesita el debate sobre Salud Mental y Psiquiatría comunitaria? Parece que se trata de una
cuestión sobre la cual formalmente hay un amplio consenso. Hoy hay quienes hace tiempo lo
defendieron y lo aplican hoy día, si bien hay amplios sectores, corrientes más alejadas de los ámbitos
sociales, que miran para otro lado, aunque nunca se plantearán ir en su contra. Señalemos, no
obstante, que muchos manuales de psiquiatría describen conceptos y teorías (muy similares) y pocos

ASMR. 2016 - Vol. 15 - Núm. 1

-2-

Participación de la sociedad civil:
sociedades científicas y de usuarios vs
atención comunitaria de la salud mental

cuentan cómo desarrollar la salud mental en la Comunidad, diciendo "cómo" se hace salud mental más
que explicar "qué" es salud mental.

1. ¿QUÉ NECESITAMOS?
Necesitamos información para formar a los nuevos profesionales de la salud mental. También ir
resolviendo la brecha de tratamiento entre las necesidades reales y los recursos existentes. Los
recursos, la necesaria mayor inversión económica, y también caminar hacia la reducción y eliminación
del estigma de la enfermedad mental: tenemos que lograr que desaparezca la discriminación de
quienes padecen alguna enfermedad mental. En este camino, la producción de textos sobre Salud
Mental y con experiencias innovadoras es importante, y más si usuarios y las familias que rara vez
están presentes en los manuales, aparecen en ellos con mayor frecuencia. Precisamos de su presencia
y favorecer la desaparición de una relación paternalista pues como ciudadanos gozan de plenos
derechos.

Cuadro 1. Profesionales de la Salud mental por 100.000 habitantes. 2005
Las personas son el principal activo de un Servicio de Salud Mental. Interesan su número, su
motivación, su formación, su competencia y su participación. Si bien contamos con una tasa de
psiquiatras equiparable a la media de la Europa de los ricos (la UE de los 15 con un nivel de desarrollo
económico similar) no es menos cierta la enorme diferencia en otros sectores profesionales, léase

ASMR. 2016 - Vol. 15 - Núm. 1

-3-

Participación de la sociedad civil:
sociedades científicas y de usuarios vs
atención comunitaria de la salud mental

psicólogos, enfermería o trabajadoras sociales (Ver Cuadro 1). Ahí tenemos mucho por avanzar para
equipararnos con quienes desarrollan un importante trabajo comunitario desde hace años.
En el País Vasco contamos con documentación y consensos sobre el modelo del sistema de atención a
la salud mental, que ha de ser universal, público, integral, comunitario, eficaz, equitativo y evaluable
aunque este consenso no siempre se traduce en definir prestaciones en base a las necesidades,
planificación y financiación de servicios a ofertar y la obligada evaluación. Desde aquel ya "viejo" Plan
de Asistencia Psiquiátrica y de Salud Mental (1983) hasta la Estrategia en Salud Mental (2010), pasando
por serios Informes del Ararteko al Parlamento sobre los Hospitales Psiquiátricos (1992) y sobre la
Atención Comunitaria de la enfermedad mental (2000) además de otros sobre la discapacidad, las
drogodependencias, la atención infanto-juvenil o el ámbito socio-sanitario.

2. LA CRISIS Y LA MIRADA PSIQUIÁTRICA
En una crisis estructural como la actual donde el desempleo coincide con problemáticas asociadas a
las migraciones, a los consumos de sustancias o a otras consecuencias sociales, el daño psíquico que
producen en las personas, exige iniciar la reflexión a partir de esa ruptura del estatuto del bienestar,
de la ruptura del modelo del contrato laboral como marco que articulaba el tiempo vital y ordenaba
las edades de las personas. Éstas no se constituyen con un prepararse a trabajar, cumplir con el trabajo
y recibir el premio de la jubilación, sino en un complicado itinerario de entradas y salidas en el mercado
laboral, en reciclajes de formación, de forma precaria y temporal. El paro es una situación -no un
agente causal- que modifica los riesgos de sufrir trastornos subjetivos, que aumentará y disminuirá la
vulnerabilidad a la enfermedad psíquica en función de las modificaciones de identidad que produzca y
de la capacidad de enfrentamiento que cada persona establezca. Paradigma del desempleado@: el
parado como persona depresiva por el estrés de su situación o el parado como simulador de
enfermedad psíquica y como caricatura de una clase mantenida.
Nos encontramos con una realidad donde el paro aparece en escena como:
2.1 Un fenómeno de pérdida, de ruptura, que exigiría de los individuos un enfrentamiento al trauma
del paro similar al trabajo del duelo ante la muerte o pérdida de un ser querido. Es preciso reelaborar
la imagen de uno mismo sin ese objeto de deseo antaño interiorizado. Hipótesis mil veces,
comprobada de que el paro genera aumento en las tasas de suicidio, delincuencia, separaciones
familiares, trastornos físicos, tiempo vacío y desafiliación social... El estereotipo del paro en la
población, cuando mide las actitudes ante la crisis, reproduce ese modelo. El paro, como la

ASMR. 2016 - Vol. 15 - Núm. 1

-4-

Participación de la sociedad civil:
sociedades científicas y de usuarios vs
atención comunitaria de la salud mental

enfermedad, es una especie de túnel al final del cual se ve la salida y la reintegración a la normalidad
laboral o a la salud.
2.2. Otra forma opuesta de pensar la crisis. Algunos trabajos de orientación "Foucaultiana" dan cuenta
del horror de sectores de población al ser introducidos en el mundo industrial, en las disciplinas de las
fábricas que, más allá de las condiciones de miseria, eran vividas en sus horarios, turnos y "vivienda"
como mundos carcelarios, identificando trabajo con trabajo forzado, un cambio que causaba
verdaderas epidemias de suicidios. El higienismo médico social, que enseñó a vivir a estas poblaciones
tanto mediante una serie de medidas económicas-sociales-cajas de ahorros y pensiones, casas baratas,
servicios médicos integrados en la sociedad-, como, mediante la psicologización de la vida cotidiana
con campañas contra las tabernas, niños golfos y usos de navajas, y a favor del hogar obrero, la crianza
y el progreso mediante el esfuerzo.
Si la vida cotidiana es psiquiatrizada por la enseñanza de cómo alimentarse, tener sexo sano, parto
feliz, educación progresista, relaciones de pareja armónicas y envejecimiento enriquecedor, el taller y
las empresas eran colonizadas por la Ciencia. El movimiento obrero ha tenido una historia trágica por
su contumacia en elegir la opción contraria a sus intereses. En estados Unidos hay más trabajadores
de Mac Donald`s que metalúrgicos. Fagor y MCC han tenido problemas pero ¿son problema de gestión,
de corrupción, de ignorancia social o política? Tendremos que acostumbrarnos a la reflexión que va
más allá de los titulares de prensa.

3. PARO COMO TRAUMA
Miles de trabajos desarrollan la hipótesis de que el paro es un trauma o suponga una agresión
psiquiátrica, enmarcando el paro como factor de estrés y midiendo diferentes sucesos. Perder el
trabajo supone en principio una fase de impacto que exige reelaborar rutinas de normalidad e
imágenes de uno mismo que hasta entonces funcionaban de forma automática.
Tras ese impacto, el individuo mejorará con o sin trabajo si hace un buen trabajo de duelo, elabora la
pérdida sin masoquismos o agresiones a su yo y busca objetos intermediarios que compensen la
pérdida. O si la evolución de ese duelo es negativa, el parado aceptará una etiqueta de formas de
degradación del Yo: el fracasado, el vago, el enfermo.
Lo que "le pasa" al parado incluye los siguientes pensamientos automáticos:

ASMR. 2016 - Vol. 15 - Núm. 1

-5-

Participación de la sociedad civil:
sociedades científicas y de usuarios vs
atención comunitaria de la salud mental

3.1. Alteraciones de identidad.
"No soy nadie si no trabajo", "mi mujer va a limpiar y yo no hago nada", "mis hijos no me respetan",
"debería estar trabajando y estoy en paro". Todos esos pensamientos configuran una estructura
pseudo-depresiva que ocasiona alcoholismo, delincuencia y rupturas familiares.
3.2. Alteración del tiempo.
El tiempo del parado como un tiempo vacío, en el que la abundancia de horas conduce al abandono
personal, al aislamiento y a las conductas de dejadez, de no rituales sociales y de adquisición de hábitos
tóxicos.
3.3. Disminución de relaciones sociales.
Las redes amistosas en varones están muy ligadas a relaciones de trabajo, al desaparecer las relaciones
laborales con ellas los factores que conducen al conflicto familiar.
3.4. Búsqueda de reconocimiento en acción psicopática.
El deseo de ser reconocido como valioso para algo, de superar la indefensión del "haga lo que haga no
obtengo resultados", lleva al parado en ocasiones a incluirse en grupos violentos ­hinchas de fútbol,
agrupamientos racistas, grupos de riesgo--que compensan en ocasiones la auto-punición.

4. CRISIS FINANCIERA, AUSTERIDAD Y SALUD EN EUROPA
La crisis económica que ha invadido Europa desde 2008 ha despertado inquietudes relativas a la salud
de la gente del pueblo. Se han podido prever los aumentos inmediatos en las tasas de suicidios y el
descenso en las de muertes por accidentes de tráfico en las carreteras. Grecia, España y Portugal, ya
desde aquellos años, han adoptado una estricta austeridad fiscal; sus economías siguen en recesión y
la presión sobre sus sistemas sanitarios aumenta. En estos países se están haciendo más frecuentes
los suicidios, los brotes de enfermedades infecciosas y los recortes presupuestarios han restringido el
acceso a la sanidad. Por el contrario, Islandia rechazó, mediante el voto popular, la austeridad y parece
que la crisis financiera ha tenido menores o nulos efectos discernibles sobre la salud.
La crisis financiera era evitable. En una reacción en cadena, un incremento de los intereses dio lugar a
retrasos en los pagos de los prestatarios, que condujo a retrasos de los bancos y a un hundimiento de
los mercados de viviendas y de la bolsa. A principios de 2008, casi nueve millones de propietarios de
viviendas en Estados Unidos debían más de lo que valían sus propiedades. Cada vez más propietarios
dejaban de pagar sus préstamos y el valor de los títulos con base en las hipotecas se desplomó. Como

ASMR. 2016 - Vol. 15 - Núm. 1

-6-

Participación de la sociedad civil:
sociedades científicas y de usuarios vs
atención comunitaria de la salud mental

muchos títulos basados en las hipotecas se habían vendido en Europa, el revuelo del sector de la
vivienda en Estados Unidos se extendió rápidamente a los bancos europeos. Ciertos países como
Irlanda, España e Italia, que habían desarrollado las llamadas burbujas inmobiliarias que, a su vez,
estaban alimentadas por los artificialmente bajos tipos de interés se encontraron entre los más
afectados.
La crisis financiera pronto llevó a la crisis económica. La caída de los ingresos por impuestos y el
aumento de los gastos (especialmente por los rescates de los bancos, pero en cierto modo por los
costes del desempleo) incrementaron los déficits gubernamentales. Algunos países adoptaron políticas
de austeridad e hicieron grandes recortes en el gasto público.

5. ¿EN QUÉ SITUACIÓN ESTAMOS?
Los pronósticos de la OMS para adoptar medidas preventivas, han de ser considerados. Las medidas
preventivas y de atención en Salud mental están pendientes de instaurar e impulsar. El aumento de
tasas de suicidio; de prevalencia de trastorno mental en la Atención Primaria con aumentos en las tasas
de depresión, ansiedad y trastornos somatoformes o por abuso y dependencia del alcohol que se
multiplican, cuando no trastornos derivados de la violencia...
Se alega un escaso número de profesionales, aunque no siempre es el motivo de las carencias en una
atención a la salud más adecuada. Por ej., se ningunea o se invisibiliza el papel de profesionales del
trabajo social o la educación social,... Hay donde mejorar. En nuestro ámbito, tras más de dos décadas
de gobiernos del PP, sus políticas públicas en el sector de la Salud en diferentes Comunidades
Autónomas, han deteriorado la atención, organización así como el modelo comunitario.
La crisis económica y social, junto al despilfarro de los dineros por muchos gestores a través de la
corrupción institucionalizada que hace pensar en la endogamia de estos personajes (sueldos,
sobresueldos, chanchullos, comisiones, sobres, robos, dietas,...) de muchos que se dicen
representantes de la ciudadanía, mientras se iba caminando hacia la imposición de los principios
empresariales.

6. CAMBIOS EN LA SALUD
En contraste con la rapidez con que se publican los datos económicos, a menudo pasan varios años
antes de que esté disponible la información referente a la salud de las poblaciones. Los datos más
completos y precisos son las estimaciones de la mortalidad. Sin embargo, algunos efectos están claros
ASMR. 2016 - Vol. 15 - Núm. 1

-7-

Participación de la sociedad civil:
sociedades científicas y de usuarios vs
atención comunitaria de la salud mental

ya. La incidencia de trastornos mentales ha aumentado en Grecia y en España y los propios informes
sobre la salud en general y sobre el acceso a los servicios sanitarios han empeorado en Grecia. El
número de suicidios en menores de 65 años ha aumentado en la UE desde 2007, dando la vuelta a lo
que era un descenso estable en muchos países. En los países que se asociaron a la UE en 2004 o
después, los suicidios alcanzaron un máximo en 2009 y siguieron siendo una cifra alta en 2010, al
mismo tiempo que se notó un aumento mayor en 2010 en los quince estados que eran de la UE desde
antes de 2004. En Inglaterra, los incrementos en las tasas de suicidios en el periodo de 2008 a 2010 se
asociaron significativamente con el aumento del desempleo y se pudo estimar que hubo unas mil
muertes más de las esperadas.
Las poblaciones más vulnerables son las de países que se enfrentaron con los recortes más grandes en
los presupuestos públicos y con cifras crecientes de desempleo. Tanto la pérdida del trabajo como el
miedo a perderlo tiene efectos adversos en la salud mental y la reducción de los ingresos, así como el
coste creciente de los servicios sanitarios y los recortes en los servicios evitan el acceso de los pacientes
a la asistencia a tiempo.

7. MIRANDO AL FUTURO
Que no haya crecimiento económico significa que habrá pérdida de ingresos y de empleo y reducciones
en las ayudas sociales para las personas corrientes, lo que tendrá consecuencias que probablemente
durarán muchos meses, durante los cuales la protección de la salud y el acceso a los servicios de
asistencia sanitaria y social por parte de los miembros más vulnerables de la sociedad son de especial
importancia. Podemos aprender varias lecciones.
7.1. Muy al contrario de lo que sucede con la disponibilidad de la información económica, la ausencia
de datos actualizados de morbilidad y mortalidad hace que sea imposible analizar los efectos
inmediatos de la crisis sobre la salud, lo que hace que la atención política se centre en los aspectos
económicos.
7.2. Es notable que se ha hecho poca investigación sobre las consecuencias en la salud de la crisis y
que mucho de lo que se ha hecho lo han emprendido investigadores a título individual sin financiación
extra. Los mayores financiadores de la investigación sanitaria han estado ausentes.
Ante lo anterior, muchos ministros de sanidad han estado callados, pero los efectos sobre la salud
pública de la crisis económica son visibles ya, especialmente en los países más afectados por la
recesión; sin embargo, Islandia hasta la fecha ha evitado los efectos negativos sobre la salud.

ASMR. 2016 - Vol. 15 - Núm. 1

-8-

Participación de la sociedad civil:
sociedades científicas y de usuarios vs
atención comunitaria de la salud mental

Los mecanismos de protección social fuertes (tanto oficiales, o no) pueden aliviar algunos efectos
negativos de la recesión sobre la salud, como por ej., el aumento de suicidios. Las medidas de
austeridad pueden exacerbar los efectos a corto plazo sobre la salud pública de la crisis económica,
por ej., el recorte de costes o el copago en la asistencia sanitaria, que reduce el acceso y desvía la carga
las familias.
Entre 2006 y 2012, aumentaron de manera significativa las prevalencias de trastornos mentales en
personas que acudían a la atención primaria, especialmente los problemas de estado de ánimo,
ansiedad, psicosomáticos y relacionados con el alcohol; el aumento de la prevalencia de depresiones
graves era la mayor de todas. Al menos la mitad de ese aumento en acudir a consulta con trastornos
mentales podía atribuirse a los riesgos individuales o familiares de desempleo y a las dificultades para
pagar las hipotecas. La pérdida de ingresos familiares afecta a los miembros más débiles y vulnerables
de la sociedad. Las familias se dirigen cada vez más a organizaciones no gubernamentales (ONGs) en
demanda de alimentos, alojamiento, empleo, asesoramiento legal y apoyo psicológico.
En abril de 2012 se introdujo por real decreto (saltándose el parlamento) una ley que convertía la
cobertura sanitaria universal a la cobertura basada en el empleo. Una consecuencia de esta norma es
que cientos de miles de inmigrantes ilegales sólo tendrían la asistencia de urgencias, de maternidad y
pediátrica.
Una pequeña fuente de optimismo es que las organizaciones de la sociedad civil europea, incluidas las
instituciones profesionales, se han pronunciado sobre los efectos sanitarios adversos de los recortes
del gasto sanitario y social. La pregunta es si alguien los escuchará. Van surgiendo grupos de trabajo,
debate sobre el rol de cada cual (trabajo social, médicos, enfermería...) en la Salud mental, más allá de
"lo socio-sanitario" que tanto confunde... Hoy, sabiendo que tenemos enfrente la defensa de un
derecho (la Atención de Calidad a la Salud mental), las Asociaciones (de familiares, de usuarios, de
profesionales de la salud,...) tienen mucho que aportar, partiendo de la promoción y defensa del
Modelo comunitario de atención a la salud mental, donde estarán en primer plano:
la Psiquiatría comunitaria, que significa el acercamiento de las estructuras psiquiátricas y de Salud
mental al paciente y sus familias. Es una opción técnica (y política) para mejorar el nivel de bienestar
social, de la población, ofertando atención pública integral en el campo de la Salud mental, y un
sistema universal, para todas las personas. Pareciera que, por definición, es comunitario. La realidad
en esta época de neoliberalismo, de precariedad y de distorsión de la Salud Pública, es muy distinta.
Tenemos que volver a aquellas características que suenan a lejanas aunque las tenemos aún
pendientes: Público... Participación pública; Comunitario. De y En la comunidad y Para, la comunidad.

ASMR. 2016 - Vol. 15 - Núm. 1

-9-

Participación de la sociedad civil:
sociedades científicas y de usuarios vs
atención comunitaria de la salud mental

Las asociaciones tienen mucho que decir; Equitativo. Proporcionalidad respecto al grado de necesidad,
NO por criterios políticos o economicistas; Atención integral, Bio-psico-social. Con equipos multi-interprofesionales; Prestaciones psicoterapéuticas y rehabilitadoras. Según necesidades, NO por oferta de
servicios; Coordinación de dispositivos de la red. Continuidad de cuidados; Planes terapéuticos y de
rehabilitación psico-social individualizados e imbricados entre sí; Inserción socio-laboral; Atención
especializada e integrada en un 2º nivel asistencial dentro del sistema sanitario general; Formación
continuada... Cuidados al cuidador, de la familia o profesional; Trabajo de equipo, interdisciplinar y
multiprofesional; Orientación hacia los grupos vulnerables; Estrategias y métodos de intervención
Proactivos, favoreciendo funcionamiento positivo; Trabajo en red de empoderamiento; Armonizar
políticas públicas y mejore la calidad de vida; El reforzamiento del potencial de las personas;
Orientación del sistema de salud y de servicios sociales; El reforzamiento de la acción comunitaria.
Una buena atención en salud mental no solo depende de la cantidad de recursos disponibles, sino
también de su diversidad y calidad. Implica equipos multi-profesionales e interdisciplinares que den
respuesta a la complejidad bio-psico-social de las personas, que estos equipos sean suficientes y bien
formados en cuanto a calidad y variedad.

8. RESPUESTAS
No es difícil comprobar el malestar entre y con profesionales de la Salud y de Salud mental. Pero
también de pacientes de Salud mental que requieren mayor escucha y espacio asistencial, adecuado
diálogo terapéutico, contención emocional, seguimiento digno, más dosis de tiempo,... Ante esta
situación las iniciativas de carácter asociativo, profesionales y sociales, que son posibles, y de ahí la
necesaria participación comunitaria. Con criterios para unir energías, compartir, tener propuestas.
En estos últimos cuatro años nos hemos encontrado con no pocas confluencias e iniciativas asociativas
profesionales y sociales:
La Declaración de Atocha en defensa de la atención pública en la salud mental apoyada por 50
asociaciones y 3000 profesionales de la salud mental. Y en esa misma línea multitud de acciones
emanadas desde el Movemento Galego da Saùde Mental, la Plataforma catalana en defensa de la
atención pública de la Salud Mental, el Foro de la Salud Mental en Canarias, Andalucía y otras CC.AA.,
el Foro Vasco de Salud, las mareas blancas, la plataforma por la defensa de la salud mental pública, o
el reciente Manifiesto de Cartagena de Salud mental aprobado desde el marco de las Jornadas de la
AEN con varias organizaciones de usuarios, de familiares y de profesionales de la salud. que han sabido
agrupar a asociaciones científicas y profesionales con Asociaciones de familiares y de personas
ASMR. 2016 - Vol. 15 - Núm. 1

-10-

Participación de la sociedad civil:
sociedades científicas y de usuarios vs
atención comunitaria de la salud mental

estigmatizadas por Enfermedades mental o por usos de drogas, Grupos de autoayuda y no pocas ONGs,
muchas trabajando en ese amplio Tercer Sector del complejo campo socio-sanitario.

8.1. Exigencias
Venimos de una sociedad donde hay especulación con el dinero público como amplia práctica, incluso
asumida por los sectores sociales, tal y como reflejan algunos resultados electorales que pueden
parecer incomprensibles. Ahí ha de haber iniciativas.
Sí está habiendo iniciativas, incluso pretendiendo la suspensión de algunas medidas legislativas como
la Derogación de la Ley 15/1997 Sobre habilitación de nuevas formas de gestión del Sistema Nacional
de Salud; o la Derogación del Real Decreto-ley 16/2012 de Medidas para garantizar la sostenibilidad
del Sistema Nacional de Salud y mejorar calidad y seguridad de sus prestaciones, que tanto daño causó
dejando sin opciones de atención a grandes poblaciones de inmigrantes o a los jóvenes que marchaban
al extranjero. En definitiva, son exigencias sobre la aplicación de todos los derechos para todas las
personas.
La Instituciones y responsables públicos se deben al control, la ética, las necesidades sociales y no a
los bolsillos particulares.
8.2. Expectativas
Es época de exigencias frente a la desviación de los derechos pues eso tiene sus recompensas. Hay que
seguir desarrollando iniciativas y si se entendiera que existe debilidad en la atención de la salud mental
de la población, no puede esperarse más tiempo para el cambio y defensa de una atención más justa.
El movimiento asociativo relacionado con personas estigmatizadas, por la enfermedad mental,
necesita del apoyo social. Ser capaces de afrontar el cambio nos obliga a ser responsables pues
sabemos que la Salud mental nos incumbe a tod@s, más cuando sabemos que movilizarse frente a la
desviación de los derechos también tiene sus recompensas. Ejemplos recientes los tenemos, con
muchos pequeños logros, el freno a la entrega de algunos hospitales a la gestión privada; que el
proyecto de ley sobre el aborto haya ido a la basura; que muchas personas no sean desalojadas de sus
viviendas, un derecho constitucional; o los miles de afectados por las hipotecas y otros engaños
bancarios; muchos logros parciales en el ámbito vecinal, en el universitario, medioambiental, o de los
derechos; sin olvidar la legislación vasca sobre drogas y sobre el ámbito socio-sanitario.
Es época para seguir el debate y desarrollar iniciativas. A sabiendas e que nos importa el compromiso
con la ciudadanía desde el puesto de trabajo. No nos importa la afiliación política, sindical o de credo,
ASMR. 2016 - Vol. 15 - Núm. 1

-11-

Participación de la sociedad civil:
sociedades científicas y de usuarios vs
atención comunitaria de la salud mental

precisamos profesionales de la salud comprometidos que aspiran a algo mejor. Profesionales
comprometidos con la gente y sus problemas.
Una propuesta final: su sentido ético, científico y social debe apuntar a la mejora de la salud, individual
y colectiva de la ciudadanía. Es un derecho no una mercancía objeto de consumo. Como diría Paulo
Freire Por el diálogo adquieren trascendencia los seres humanos. El diálogo tiene el poder de
transformar a las personas y cambiar el mundo.

ASMR. 2016 - Vol. 15 - Núm. 1

-12-

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar