PUBLICIDAD
Última actualización web: 04/12/2021

¿Se puede hablar de una Psicopatología institucional?

Autor/autores: José Guimón Ugartechea
Fecha Publicación: 14/12/2010
Área temática: .
Tipo de trabajo: 

RESUMEN

Se revisan las aproximaciones de algunos autores de orientación psico-socio-analítica respecto a la dinámica y la Psicopatología de las instituciones.Los intentos pioneros al respecto se relizaron en Europa en el Instituto Tavistock de Londres, a partir de los trabajos de Jaques que se basó en las concepciones de Bion sobre la dinámica de los grupos y en última instancia en las de Melanie Klein sobre el desarrollo del psiquismo del bebé. Los trabajos de Kurt Lewin tuvieron más influencia sobre los autores norteamericanos. En Francia han tenido una importancia decisiva los trabajos de la Escuela de Kaës que se comentan con más amplitud y que añaden propuestas e interés a las de los anteriores autores. En realidad, los intentos de psicoterapia institucional no han sido todo lo exitosos que se podría esperar teniendo en cuenta las ricas disquisiciones teóricas que se revisan. Todo hace pensar que, auque en el futuro será de utilidad contar con una taxonomía de la patología organizacional, resultará muy distante de las tipologías que aporta el diagnóstico psicoanalítico si éste no alcanza a realizar proposiciones mensurables empíricamente.

-----

VOLVER AL INDICE

Url corta de esta página: http://psiqu.com/1-6655

Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas.

Vol.
1,
núm.
1Marzo
2002

Revista Internacional On-line / An International On-line Journal

¿Se puede hablar de una Psicopatología institucional?
Prof. Dr. José Guimón Ugartechea.
HU-Hôpitaus Universitaires de Genève Belle - Ideé
2, Ch. du Petit Bel-Air
1225 Chêne-Borrg (Suiza)
jose.guimon@hcuge.ch

Resumen
Se revisan las aproximaciones de algunos autores de orientación psico-socio-analítica respecto a la
dinámica y la Psicopatología de las instituciones.Los intentos pioneros al respecto se relizaron en Europa
en el Instituto Tavistock de Londres, a partir de los trabajos de Jaques que se basó en las concepciones
de Bion sobre la dinámica de los grupos y en última instancia en las de Melanie Klein sobre el desarrollo
del psiquismo del bebé. Los trabajos de Kurt Lewin tuvieron más influencia sobre los autores
norteamericanos. En Francia han tenido una importancia decisiva los trabajos de la Escuela de Kaës que
se comentan con más amplitud y que añaden propuestas e interés a las de los anteriores autores.
En realidad, los intentos de psicoterapia institucional no han sido todo lo exitosos que se podría esperar
teniendo en cuenta las ricas disquisiciones teóricas que se revisan. Todo hace pensar que, auque en el
futuro será de utilidad contar con una taxonomía de la patología organizacional, resultará muy distante de
las tipologías que aporta el diagnóstico psicoanalítico si éste no alcanza a realizar proposiciones
mensurables empíricamente.
Abstract
The author reviews the viewpoints of some authors who show psycho-social-analytical tendencies
regarding institutional dynamics and psychopathology, all of which is summed up in this chapter.
Pioneering attempts in Europe were made in the Tavistock Institute in London, starting with Jacques'
work, which was based on Bion's conception of group dynamics, and in the last instance on Melanie
Klein's work on the development of psychism of the baby. Kurt Kewin's work had more influence on North
American authors. In France the Kaes School has been very important. This work is discussed more
thoroughly, and it adds proposals and interest to the work of the previous authors. Really, attempts at
institutional psychotherapy have not been as successful as might have been expected, if we bear in mind
the valuable theorical considerations reviewed.
All of this leads us to believe that, although in the future it will be useful to count on a taxonomy of
organizational pathology, it will be very distant from the typologies contributed by psychoanalytical
diagnosis if this diagnosis does not manage to carry out empirically measurable proposals

Los avances más fructíferos para la evaluación de las instituciones de deben sin duda a la moderna
ciencia de la Organización institucional. Desde esa óptica, las instituciones psiquiátricas no son muy
diferentes que el resto. Sin embargo, a la hora de considerar las instuciones de Salud Mental resulta
indudable la utilidad de las aproximaciones de algunos autores de orientación psico-socio-analítica, que
resumimos en este capítulo.
Grupos, organizaciones e instituciones
El punto común de los dispositivos asitenciales involocucrados en la Salud Mental, como en todas las
entidades psicosociales (Petit & Dubois, 1998) es el estar constituidos por grupos, compuestos por
individuos que se descubren a lo largo de los días, que por lo tanto se conocen, interaccionan y se
encuentran en un estado de interdependencia no sólo funcional -por el trabajo- sino también psicológica.
Siguiendo a Lapassade ((1970, citado por Petrit (Petit & Dubois, 1998) podríamos describir tres niveles en
tales dispositivos asistenciales : a. grupos ( un equipo de un hospital, etc) ; b.organizaciones (un hospital
o un centro de salud mental); c.instituciones, entidades que emanan del Estado (como una dependencia
ministerial que define todo lo que está establecido a través, por ejemplo de una Ley de Salud mental que
brinda a la institución su fuerza legal ).
1. Grupos

Kaës (Kaës, 2000c) define al grupo como " un conjunto de individuos que interaccionan (con roles,
estatutos,etc) compartiendo ciertas normas en la realización de una tarea. ". Considera que en todo
grupo existe un tipo de relación que " , paradójicamente, es una no-relación, es decir una noindividualización " que se impone como matriz o de base de todo grupo y persiste de manera variable
durante toda la vida. Llama a este tipo de " relación sociabilidad sincrética, para diferenciarla de la
sociabilidad por interacción (...). La interacción es la figura de una Gestalt sobre el fondo de la sociabilidad
sincrética "
Dentro del grupo, el individuo es objeto de presiones por parte de sus pares para que adopte opiniones y
conductas de acuerdo con las normas del grupo (conformismo) Pero el conformismo no tiene siempre un
carácter tan coercitivo: el individuo puede valorizar su pertenencia al grupo y conformarse a sus normas
con el fin de conseguir un objetivo personal, por ejemplo satisfacer su necesidad de relaciones afectivas.
Por otra parte los grupos generan cierta solidaridad que permite al individuo defenderse de manera más
eficaz contra las presiones de la organización. Los individuos pueden utilizar los sistemas de roles y de
normas institucionalizadas dentro de la organización, para reforzar sus mecanismos de defensa contra la
ansiedad (Jacques).
La afiliación al grupo aporta a sus miembros además una cierta seguridad que se robustece por el hechos
de que sus miembros " viven juntos y simultáneamente el mismo proceso de acceso a la identidad
" (Sainsaulieu ,1977, citado por Petit (Petit & Dubois, 1998)).
2. Organización
La corriente de la " Organización Científica del Trabajo " consideraba que las organizaciociales funcionan
como una maquinaria cuyos engranajes se ajustan perfectamente los unos a los otros, ignorando los
factores afectivos consecutivos a las relaciones entre sus miembros. En cambio, las llamadas teorías de
las Relaciones humanas profundizadas por la corriente de las Neo-Relaciones humanas (Mc. Gregor,
1974 ; Maslow, 1943 ; Herzberg, 1971, citados por Petit (Petit & Dubois, 1998)) muestran que las
organizaciones originan una serie de satisfacciones e insatisfacciones en los seres humanos que en ellas
participan.
En una organización , los individuos, grupos, locales y servicios que la componen se articulan en una
interdependencia necesaria para la realización del objetivo común de producir un bien o un servicio. Toda
modificación de un elemento conlleva la modificación de todos los demás
El trabajo puede ser una fuente de expansión y de realización personal cuando la organización funciona
conforme a un ideal de "familia feliz "
3. Institución
Una institución (que puede ser tanto un grupo como una organización) se define como (Mendras,1979,
citado por Petit (Petit & Dubois, 1998)) " un conjunto de normas que se aplican en un sistema social, y
que definen lo que es legítimo y lo que no lo es en ese sistema ". Para resumir la distinción entre
organización e institución Petit y Dubois (Petit & Dubois, 1998) toman como ejemplo. la educación que
"es, por excelencia, una institución, es decir un conjunto de ideas, de creencias y de normas de conducta
propuestas y frecuentemente impuestas a los individuos de una sociedad determinada. Pero, un grupo
escolar primario, una escuela secundaria, una universidad, un ministerio de Educación o un rectorado,
son organizaciones que se nutren de la institución educación brindándole al mismo tiempo una base
concreta de existencia. "
Kaës (Kaës, 2000c) señala que el concepto de institución ha sido utilizado con significados muy diversos y
él lo emplea a referirse " al conjunto de las normas, reglas y actividades agrupadas alrededor de los
valores y de las funciones sociales ". Aunque la institución podría también definirse como una
organización, en el sentido de una disposición jerárquica de las funciones que se llevan a cabo
generalmente al interior de un edificio, de una área o de un espacio delimitado, él utiliza para esta
segunda acepción, exclusivamente la palabra organización.
Para Kaës toda organización tiene tendencia a mantener la misma estructura que el problema que trata
de enfrentar o por el cual ha sido creada : " Así, un hospital termina teniendo, como organización, las
mismas características que los enfermos (aislamiento, deprivación sensorial, déficit de comunicaciones,
etc.).Nuestras organizaciones psiquiátricas, nuestras terapias, nuestras teorías y nuestras técnicas tienen
también las mismas estructuras que el fenómeno que tratamos de enfrentar. Se han convertido y no son
más que organizaciones ; ellas llevan a cabo por este motivo la misma función de mantenimiento y
control del clivaje : una tendencia a la burocratización.(...) el staff técnico o el equipo administrativo de un
hospital tienen también tendencia a estructurarse como organizaciones (..) E Jacques ha afirmado que las
instituciones sirven como defensa contra las angustias psicóticas. Esta afirmación es limitada, y es más
preciso decir que las instituciones y las organizaciones son depositarias de la sociabilidad sincrética o de
la parte psicótica, y que eso explica bien la tendencia a la burocracia y la resisitencia al cambio ".

La dinámica institucional

Antes de empezar un programa de desarrollo de las organizaciones, es indispensable realizar un
diagnóstico sobre, a la vez, los sistemas organizacionales en su conjunto, y los sub-sistemas que lo
componen (Petit & Dubois, 1998): los grupos reales de trabajo, los departamentos o servicios, un nivel
jerárquico particular, equipo de dirección y ejecutivos medianos, etc. Concretamente, un diagnóstico de
esta índole, consiste en cuestionarse acerca del funcionamiento de la organización. Cómo se toman las
decisiones ? Cómo se elaboran los objetivos y los planes ? Cómo se comunican los individuos y los
grupos ? Cuál es el estado de las relaciones entre los grupos ? Cómo solucionan sus conflictos ?"
1. El método socioanalítico en el estudio de las instituciones
En el método socioanalítico el consultante vive con la organización considerada en su totalidad, una
relación " profesional " que excluye todo vínculo privado o privilegiado entre unos y otros miembros o
grupos de la organización y les impone la confidencialidad con relación al exterior, a menos que exista un
acuerdo explícito del sistema organizacional para la publicación de ciertos resultados. Por otro lado, el
procedimiento socioanalítico se refiere a nociones psicoanalíticas para escalarecer ciertos fenómenos :a.la
ambivalencia de los profesionales, a la vez atraídos por el cambio y desalentados por el hecho de tener
que cambiar ciertas conductas ;la transferencia positva por la que los profesionales proyectan sobre el
consultante su deseo de cambio ; la transferencia negativa por la que proyectan sobre el consultante
sentimientos de hostilidad que esconden, de hecho, la resistencia al cambio.
Dubost propone que esas resistencias constituyen mecanismos de defensa contra las ansiedades que
pueden analizarse y vencerse mediante un método llamado " perlaboración " o elaboración interpretativa
" (equivalente al " working through " psicoanalítico) : Un consultante con una formación en métodos de
grupo, atrae la atención grupal por interpretaciones que conciernen hechos conocidos por todos, sobre la
naturaleza de las resistencias que obstaculizan su progreso.El consultante, dice Kaës (Kaës, 2000b) "
debe aprovechar todas las oportunidades que se le presentan a lo largo de las reuniones para aclarar "
aquí y ahora " el significado de los sentimientos (miedo, culpabilidad, desconfianza) que provocan
cambios que son percibidos a la vez como necesarios y amenazantes por el grupo.
Las referencias psicosociológicas(Petit & Dubois, 1998) surgen a partir de los trabajos de Jacques quien, a
su vez, se inspiró en Bion (1965) y Lewin que, en la frontera del psicoanálisis y la psicosociología,
estudiaron el desarrollo de los procesos inconscientes dentro de los pequeños grupos.
Por su parte, Rapoport en el Instituto Tavistock con su procedimiento de "investigación-acción " intentó
aplicar esos a personas que se encuentran en situaciones problemáticas y al desarrollo de las ciencias
sociales (Rapoport, (1973, citado por Petit (Petit & Dubois, 1998).
2. Las referencias psicoanalíticas
Comenta Kaes (Kaës, 2000a) que " aún no disponemos en estos días de los medios necesarios para el
establecimiento de una teoría psicoanalítica de la institución, comenzando por la constitución de su
objeto. " .Las primeras reflexiones de Jacques al respecto surgieron en el contexto de un proyecto de
investigaciones del gobierno trabajador laborista inglés en el que participó como consultor en el dominio
de los conflictos en el Trabajo inmediatamente dspués de la Segunda Guerra Mundial. Definiendo a las
instituciones desde un punto de vista socio-analítico, Jacques distinguió dos concetos : el de " estructuras
sociales " que son el conjunto de roles ocupados por las personas y la manera en la cual los roles son
distribuidos en el interior de la jerarquía ejecutivade ; el de " mecanismos culturales " que son las
normas, tabúes, hábitos que estructuran una institución determinada (Fornari, 2000).
El modelo de la Escuela Kleiniana considera a las instituciones descritas como mecanismos de defensa
contra la angustia primaria persecutoria y depresiva. Las nociones de continente-contenido (Bion) y de
función de contenedor (Kaës) han promovido la reflexión acerca de la necesidad de encontrar un lugar en
el que las angustias y los conflictos intrapsíquicos e intersubjetivos preentes en la Institución puedan ser
actualizados, escuchados y pensados. Por su parte, los trabajos de D. Anzieu sobre el Yo-piel y las
envolturas psíquicas han fomentado investigaciones sobre las envolturas grupales e institucionales.
La visión psicoanalítica tiene también en cuenta el " clima " característico de cada institución : " la historia
y la estrustura de la institución, la naturaleza y las dificultades de su tarea primaria, la infraestructura
inconsciente, que organizan las relaciones en búsqueda de satisfacciones que pueden ser descontadas
"(Kaës, 2000b). En ese sentido, la " familia " surge como referencia constante, ejemplo privilegiado e
incluso justificación y legitimación del recurso analítico . (Vidal, 2000)
Señala Kaës que las instituciones nos inflingen varias heridas narcisistas : el darse cuenta de que la
institución no " está hecha para cada uno de nosotros personalmente, como la Providencia " ; por otra
parte hemos debido admitir que " la vida psíquica no está exclusivamente centrada en un inconsciente
personal (...) su inconsciente no le pertenece a sí mismo sino a las instituciones sobre las cuales se
apuntala y que dependen de este apuntalamiento ". Sin embargo, dice "las instituciones no son
inmortales. El orden que imponen no es inamovible, los valores que proclaman son contradictorios y
niegan lo que las fundamenta. "

El diagnóstico institucional
El traspaso de los conocimientos de organización institucional al estudio de los ambientes terapéuticos en
los que el paciente se desenvuelve, ha enriquecido notablemente la compresión del hábitat en que la
enfermedad mental se desarrolla(Guimon, 1989).. Algunos autores, como Gruenberg (1968), afirman que
"las necesidades de la epidemiología psiquiátrica no se verán satisfechas únicamente por la clsificación de
los transtornos mentales. Se debe estar capcitado para clasificar los datos del ambiente. (condiciones")
en las que que los transtornos se manifiestan o no se manifiestan". Sin embargo, en opinión de Herman
[Hermann, 1984 #1518] existe entonces el peligro de incluir en las clasificaciones diagnósticas datos que
no caracterizan al enfermo sino a su ambiente. Tales datos "periféricos" tienen interés y nos ayudan a
comprender el transtorno, pero no caracterizan al paciente como tal . Sería, probablemente, mejor
registrarlos separadamente y cruzarlos con los diagnósticos cuando se quiera. Algunas clasificaciones
multiaxiales son una tentativa de solución de ese problema.
Lo cierto es que los psiquiatras desarrollan con frecuencia su labor en el contexto de instituciones como
hospitales psiquiátricos, hospitales generales, centros penitenciarios, acuartelamientos militares, etc. No
es excepcional, por lo tanto, que tengan que desarrollar labores administrativas, lo que les ha llevado a
interesarse por la evaluación y el diagnóstico de las organizaciones. Aunque un conocimiento de la
Psicología individual y, en ocasiones, grupal les ha favorecido la comprensión de la dinámica institucional,
es, desgraciadamente, frecuente que hayan intentado transpolar adjetivos y etiquetas provenientes de la
nosología psiquiátrica a la calificación de las organizaciones o de sus líderes. Calificar a una organización
de "paranoide", a un administrador de "narcisista" o a un empleado de "obsesivo" puede ser una
metáfora aproximada pero, en ningún caso, un diagnóstico adecuado. El aplicar tal "diagnóstico" a la
organización en sí, puede resultar simplemente ineficaz o pretencioso. Sin embargo, el aplicarlo a los
individuos, resulta, sin duda, abusivo y de dudosa eticidad (Guimon, Mezzich, & Berrios, 1989).
Hay que ser extremadamente cauteloso a la hora de plantearse in mente el diagnóstico de la patología o
de los rasgos de carácter de una persona con la que se trabaja y mucho más cauteloso al verbalizarlo. Un
psiquiatra sólo está capacitado para diagnosticar cuando realiza la toma de datos en circunstancias bien
precisas y sólo está habilitado para emitir un diagnóstico cuando es requerido para ello. Cuando existe la
duda sobre la patología mental de un miembro de la organización en la que el psiquiatra trabaja, lo
adecuado es intentar que consulte con un psiquiatra externo y no emitir diagnósticos como armas
arrojadizas (Guimón, 1998).
En caso contrario, al igual que se ha hablado de interpretaciones salvajes, sería adecuado de tener
presente el peligro de emitir diagnósticos salvajes o silvestres. Es curioso observar cómo psiquiatras que
se muestran opuestos a la utilización de diagnósticos sobre organizaciones o sobre las personas que
trabajan en ellas, sin datos suficientes y sin un contrato específico para que las realicen.
No quiere esto decir que el recurrir, en ocasiones, a consultores externos que conozcan bien la teoría
psicodinámica y que tengan una experiencia organizativa no tengo utilidad. Exiten en efecto, autores que
han aportado datos que se han demostrado útiles para el diagnóstico institucional . Otros autores han
trasladado sus conocimientos de la evaluación de los grupos al diagnóstico de las organizaciones.
Así Kaplan(Kaplan, 1983) diagnostica el momento de evolución de una organización, basándose en su
experiencia en grupos terapéuticos y en la recolección de datos sistemáticos sobre instituciones por él
creadas. Otto Kernberg (Kernberg, 1978, 1979) propone, cuando esablece el diagnóstico del síndrome
que él llama "regresión organizacional", el establecer un diagnóstico diferencial entre los efectos que la
desorganización institucional puede producir sobre un líder, y los problemas creados por la regresión del
propio líder, H. Foulkes (Foulkes, 1965; Foulkes & Anthony, 1957) propone, para el diagnóstico en las
instituciones, la utilización de la técnica grupoanalítica por él creada, de acuerdo con ciertos principios
generales.
En el " diagnóstico " de la situación de la organización es necesario estudiar la dinámica intra-grupal y la
inter-grupal, prestando una atención particular al organigrama. Se evalúa el grado de burocratización o el
grado de fisura que hace que el clivaje entre los niveles de integración y los niveles de sociabilidad
sincrética . Una vez establecida una estrategia general de intervención, para enfrentarse a los problemas
organizacionales se utilizan técnicas de dinámica grupal. Muchos terapeutas en las instituciones
psiquiátricas tendrían las habilidades de base para, tras una formación específica, colaborar en la
comprensión de la organización en sí misma. Sin embago, como advierte Bleger (Bleger, 2000) los
profesionales de la salud mental deben tener mucho cuidadode no transferir " con técnicas grupales, el
hospital psiquiátrico al hospital general, y estos dos a las organizaciones (industrias, escuelas,etc. "
Patología institucional
Kaes (Kaës, 1996) dice que el aparato psíquico grupal debe idealmente poseer la capacidad de articular la
fuerza y el sentido de las interaciones entre sus miembros, de asegurar la existencia de " un espacio de
simbolización que acoja, administre y transforme los elementos pulsionales insensatos que inmobilizan las
formaciones psíquicas comunes. ".. Jean Pierre Pinel (Pinel, 1996) propone que los fenómenos de
alteración (deliaison o " desenlace ") de los lazos institucionales son puestos en evidencia por una falta de
esa regulación económica grupal.tanto por un exceso como por una falta de investismiento y son el
resultado de una carencia de esa capacidad mencionada por Kaes para el aparato psíquico grupal.

Para comprender los movimientos de desenlace y reenlace en las instituciones se ha propuesto recurrir a
la teoría de las catástrofes de R. Thom (1989) que ofrece una interpretación de las disociaciones, en
términos de accidentes morfológicos, y la reconstrucción de dinámicas catastróficas subyacentes.
Kaes (Kaës, 2000b) habla de la existencia en las instituciones de " ansiedades paranoides, del miedo a lo
desconocido o a la situación nueva (..) el miedo se produce frente a lo desconocido que cada persona
lleva dentro de sí bajo la forma de no-persona o de no-identidad (o de Yo sincrético) (...)No es sólamente
la novedad lo que provoca miedo, sino también lo desconocido que existe al interior de lo conocido.
En las instituciones asistenciales se pueden observar distintos mecanismos de defensa (hipertrofia de la
memoria ; rituales) y síntomas disfuncionales (ataque contra los pensamientos ; exclusión de algunos
profesionales ;inmovilización) que comentamos a continuación.
1. La hipertrofia de la memoria
Correale (Correale, 1996) describe un fenómeno que otros autores (Kaes y coll.,1988 ; Bion, 1970 ;
Douglas, 1986) han analizado igualmente, que se produce muy frecuentemente en el seno de las
instituciones, notablemente cuando estas están atravesando fases en las cuales los procesos de
institucionalización son marcados e importantes. Consiste en que hay ciertos hechos que tienen tendencia
a fijarse y casi a petrificarse en el patrimonio colectivo de los recuerdos, siguiendo modalidades rígidas y
difícilmente modificables. "
Se trata de recuerdos colectivos, casi siempre de acontecimientos relacionales que se han producido en
un pasado lejano y que son contados siempre de una manera igual y repetitiva, como para demostrar una
hipótesis o una afirmación de la cual tienen que ser la prueba.
Correale afirma que son verdaderas " alucinaciones retrospectivas " puesto que estos recuerdos
presentan, por un lado, una gran vivacidad y claridad, una forma de hiperclaridad ; pero por otro,
parecen no ser suceptibles a una evolución y a una interpretación distinta a las ya incorporadas al
recuerdo en sí. El objetivo fundamental de estos recuerdos sería la " evacuación " (Bion, 1965 y 1967) de
alguna cosa para liberar al grupo , aunque sea de manera parcial o incompleta de sus efectos nocivos
(pág106)
En ese contexto puede considerarse también el fantasma de " los primeros fundadores ", que Eugène
Enriquez (Enriquez, 2000)describe gráficamente :" En tales conjuntos ronda un fantasma :aquel de los
primeros fundadores y de la envoltura mítica que han forjado permitiendo así la fundación de la
institución " Las funciones del fantasma son : a.expresar que en el tiempo primordial, aquel del origen,
existía un equipo cohesivo, sin problemas internos puesto que estaba movido por un proyecto coherente :
de donde la aparición de un sentimiento de culpabilidad entre los nuevos que no logran mostrarse dignos
de tales ancestros ; b.mantener el poder de los fundadores, al estar todavía presentes en la institución;
c.No cuestionar el proyecto inicial, que si fuera examinado cuidadosamente, mostraría las fallas e
inconsistencias que presentaba desde la génesis y que son el origen de las dificultades actuales. ;
d.fomentar las historias, las leyendas, las contra-verdades, los rumores más locos atestiguando por una
parte la presencia subterránea de una escena primitiva insoportable reproducida con añadiduras de
carácter dramático, y por otra parte la perpetucación de una serie de " crímenes " diversos que pasaron
en el silencio y que, una vez evocados, aparecen como irrisorios en tanto que acontecimientos pero que
han servido a dar un aire trágico al conjunto de la vida institucional.
2. El pseudo-igualitarismo
Las instituciones asistenciales (y más las psiquiátricas) viven bajo la utopía de una ideología " igualitaria
". Cada uno de los trabajadores sería terapeuta. La idea de una " cooperación entre iguales " se plantea,
dice Enriquez (Enriquez, 2000)como una necesidad. Que, sin embargo, es enseguida desmentida : "
cada especialista puede sucumbir al deseo de pensar que los progresos del paciente son debidos
únicamente a la técnica específica que él/ella utiliza y que la acción de los otros no es sino una traba.
Celos y rivalidad van a manifestarse en lo concerniente a las técnicas y a averiguar quién es el "
propietario " del enfermo ".
3. Los rituales de grupo
Correale (Correale, 1996) subraya la tendencia que tienen las instituciones a preservar los momentos
rituales y los hábitos de grupo en general, consagrados por el uso hasta convertirse en verdaderas
ceremonias. Se trata de hábitos y a formas de comportamiento que se han estratificado a lo largo del
tiempo y que frecuentemente han perdido en un pasado lejano las raíces de su origen y que deben ser
interpretados como " una forma de patología obsesiva de la institución, en relación a necesidades
estrictas de conservación y de autoconservación".
Las instituciones intentan(Enriquez, 2000), por ejemplo, resolver los conflictos entre los profesionales
creando sesiones de trabajo en común sobre los casos clínicos y sesiones de regulación del equipo. Sin
embargo, las intervenciones de algunos (por ejemplo los psicoanalistas) suelen tener más peso
institucional que las de otros (por ejemplo : de los educadores) ; las de los más antiguos (de los

fundadores) más que las de los nuevos ". Finalmente las reuniones en las que se debería " hablar de los
problemas " se convierten en un ritual vacío. Los profesionales hablan, pero las cuestiones
verdaderamente importantes rara vez son abordadas, porque si lo fueran, podrían originar conflictos que
podrían poner en riesgo la seguridad y la identidad de cada uno. " (Correale, 1996)
Jean Pierre Pinel (Pinel, 1996) señala que " las múltiples reuniones organizadas en las instituciones para
solucionar temas o conflictos no hacen más que reforzar las vivencias paranoides o de vaciado psíquico.
Esas reuniones, repetitivas y estériles, se limitan a la organización de nuevas reuniones de análisis o de
regulación, que no hacen más que reforzar el proceso de entropía. La única " ventaja " que obtienen los
profesionales de tanta reunión es evitar la relación con los pacientes. "
4. El ataque contra los pensamientos y la inmovilización
El profesional mantiene con la institución relaciones ambivalentes porque se encuentra atrapado entre el
deseo de satisfacer sus fines propios y la renuncia necesaria al funcionamiento del conjunto. La relación
con la institución mobiliza afectos negativos como el odio y sobre todo la envidia. El profesional puede
verse afectado por una auténtica " parálisis psíquica del pensamiento " (Pinel, 1996) por la que los
pensamientos personales que se salen del discurso común son atacados y destruidos. "
Para Pinel(Pinel, 1996) las instituciones de asistencia ponen en evidencia su fragilidad por la recurrencia
de episodios disfuncionales que marcan su historia. Estas crisis pueden provenir de un exceso o de una
falta de investismiento (" usura institucional ") que hace que la institución ya no pueda ejercer " sus
funciones esenciales de sistema de defensa contra las angustias primitivas . La angustia, sorda o
masiva, se difunde al conjunto de instancias institucionales " (Jacques, 1955).
Todos los procesos mencionados son fuentes de ansiedad para los profesionales que temen las posibles
agresiones de la institución contra su seguridad y supervivencia. Deroche denomina "el mito del
paraguas" a la tendencia a evocar algún acontecimiento fortuito, como la omisión de una formalidad por
inadvertencia o ignorancia con consecuencias catastróficas infladas por la imaginación y que habría
ocurrido en la historia de la Institución. Aunque se sabe que, salvo en caso de gravedad excepcional, el
profesional no está arriesgando su empleo, el mito del paraguas permite dar una base racional a todo un
conjunto de precauciones y de ritos de protección :multiplicación de los formularios, de los duplicados,
de las visas y firmas de los superiores jerárquicos, de las referencias a la reglamentación, etc
5. La exclusión de algunos profesionales
En cualquiera de los casos se produce un sufrimiento de los profesionales (Pinel, 1996) que se
manifiesta en la aparición de chivos expiatorios o en episodios de sacrificio ritual de algún profesional.
Señala este autor que " el sacrificio puede tomar la forma de una exclusión manifiesta, de maniobras
perversas que conduzcan a que un profesional renuncie (o a que un paciente interrumpa su
tratamiento), pero más frecuentemente a la aparición de síntomas psíquicos o somáticos en ciertas
personas que se convierten en los porta-síntomas del conjunto " . Con frecuencia se observan ataques
envidiosos contra la institución idealizada o contra alguno de sus miembros, que pueden provenir de los
profesionales, de los administrativos o de los pacientes. Se forman alianzas inconscientes que se
actualizan en acciones perversas " destructoras de los enlaces más elaborados y de la creatividad.
" (Klein, 1968).
6. La utilización de los pacientes por parte de los profesionales
Señala Eugène Enriquez (Enriquez, 2000) que la relación que los profesionales mantienen con sus
clientes está moldeada de acuerdo a la relación que mantienen con su institución : " Como pueden
encontrase atrapados por la repetición, el secreto opaco, la culpabilidad y a rivalidad, pueden tener la
tentación de utilizar a sus pacientes para expresar sus necesidades narcisistas y para solidificar una
identidad continuamente amenazada. A veces llegan a y se dedican a discutir " sobre teorías analíticas,
prácticas educativas, necesidad de referencia a la ley sin mencionar a los enfermos,su sufrimiento
específico, y la relación que el equipo terapéutico debía establecer con ellos ". Si por azar los mencionan,
es para reemplazar la palabra de los pacientes, presentándose como los portavoces de sus pedidos, sin
que estos con su cortejo de angustias y violencia puedan ser expresados directamente en un lugar
colectivo en donde su palabra sería esperada y escuchada. "
Bibliografía
Bleger, J. (2000). Le groupe comme institution et le groupe dans les institutions. In R. Kaës (Ed.),
L'institution et les institutions.Etudes psychanalytiques (2 ed., pp. 48-62). Paris: Dunod.
Correale, A. (1996). L'hypertrophie de la mémoire en tant que forme de patholgie institutionnelle. In R.
Kaës (Ed.), Souffrance et psychopathologie des liens institutionnels (pp. 105-120). Paris: Dunod.
Enriquez, E. (2000). Le travail de la mort dans les institutions. In R. Kaës (Ed.), L'institution et les
institutions.Etudes psychanalytiques (2 ed., pp. 61-95). Paris: Dunod.
Fornari, F. (2000). Pour une psychanalyse des institutions. In R. Kaës (Ed.), L'institution et les

institutions.Etudes psychanalytiques (2 ed., pp. 95-130). Paris: Dunod.
Foulkes, S. H. (1965). Therapeutic Group Analysis. New York: International Universities Press.
Foulkes, S. H., & Anthony, E. J. (1957). Group psychotherapy. The psychoanalytic approach. Londres:
Penguin Books.
Guimon, J. (1989). The biases of psychiatric diagnosis. In J. Guimon & G. E. Berrios & J. E. Mezzich
(Eds.), Psychiatric Diagnosis (Vol. 155, pp. 33-38): British Journal of Psychiatry.
Guimón, J. (1998). La profession de psychiatre. Evolution et devenir. Paris: Masson.
Guimon, J., Mezzich, J. E., & Berrios, G. E. (Eds.). (1989). Diagnostico en psiquiatria. Barcelone: Salvat
Editores, S.A.
Kaës, R. (1996). Souffrance et Psychopatologie des liens intitués. In R. Kaës (Ed.), Souffrance et
psychopathologie des liens institutionnels (pp. 2-20). Paris: Dunod.
Kaës, R. (2000a). Préface à la nouvelle édition. In R. Kaës (Ed.), L'institution et les institutions.Etudes
psychanalytiques. (2 ed.). Paris: Dunod.
Kaës, R. (2000b). Réalité psychique et souffrance dans les institutions. In R. Kaës (Ed.), L'institution et
les institutions.Etudes psychanalytiques (2 ed., pp. 1-47). Paris: Dunod.
Kaës, R. (Ed.). (2000c). L'institution et les institutions.Etudes psychanalytiques. Paris: Dunod.
Kaplan, S. R. (1983). Phases of development in psychiatric institutions. In J. A. Talbott & S. R. Kaplan
(Eds.), Psychiatric Administration. New York: Grune & Stratton.
Kernberg, O. (1978). Leadership and organizational functioning: organizational regression. Inernational
Journal of Group psychotherapy, 28, 3-25.
Kernberg, O. (1979). Regression in organizational leadership. Psychiatry, 42, 24-39.
Petit, F., & Dubois, M. (1998). Introduction à la Psychosociologie des organizations (3 ed.). Paris: Ed.
Dunod.
Pinel, J. P. (1996). La déliaison patholgique des liens institutionnels dans les institutions de soins et de
réeducation. In R. Kaës (Ed.), Souffrance et psychopathologie des liens institutionnels (pp. 49-80).
Paris: Dunod.
Vidal, J. P. (2000). Le familialisme dans l'aproche analytique de 'institution. In R. Kaës (Ed.), L'institution
et les institutions. .Etudes psychanalytiques (2 ed., pp. 178-201). Paris: Dunod.
ASMR Revista Internacional On-line - Dep. Leg. BI-2824-01 - ISSN (en trámite)
CORE Academic, Instituto de Psicoterapia, Manuel Allende 19, 48010 Bilbao (España)
Copyright © 2002

Comentarios de los usuarios



No hay ningun comentario, se el primero en comentar